¿Políticas teológicas?

julio 1, 2019

Más Religión, más ayudas a los colegios concertados y privados, pero menos atención a derechos y libertades consolidadas.

Manuel Menor, Mundiario, 1 de julio de 2019

Según José María Castillo, en Andalucía, nada más ponerse a mandar  la derecha, la clase de Religión ha cobrado nuevo protagonismo. Y, al preguntarse por cómo se enseña o transmite de verdad la fe religiosa, observa que de poco “han servido las clases de Religión en esta España tan corrupta y tan cainita: ¿Nos han hecho más honestos y más buenas personas?”. Viene a coincidir con Juan José Tamayo, quien  analiza cómo un conjunto de actitudes, de patriarcado machista, aunque no sean cristianas, están en muchos comportamientos eclesiásticos.

El pecado

Contrasta, en un país paralizado, la vitalidad de estos gestos, más antiguos de lo que nos han enseñado.  En la Italia de los años cuarenta, por ejemplo, el temor a resolver los problemas como veía la izquierda coaligó en su contra a fuerzas sociales insospechadas: aquella Democracia Cristiana, de la que tanto sabía Aldo Moro, resultó, altamente beneficiada y  con ella sus socios. Únanse las decisiones que se están tomando –no solo en Andalucía- con la presión sobre Ciudadanos para que ceda en la investidura de Sánchez, y se verá mejor la senda. Hay quienes prefieren la trinitaria alianza de la derecha –pese al programa que ya están desarrollando también en Córdoba o Madrid-, a que el PSOE tenga más fuerza apoyado en Unidas Podemos y algunos nacionalismos; cuanto huela a socialismo consistente sigue siendo pecado.

Que ahora hayan incrementado las clases de Religión, pone de relieve, por otra parte, la tradicional cercanía de la política conservadora con el lenguaje propositivo de la jerarquía católica en el tejido de las interpretaciones sobre la vida pública. La ocasión permite observar, además, cómo la izquierda con expectativas de poder está atenta a las dimensiones prácticas de ese lenguaje simbólico. Tampoco esto es nuevo. Si ya en el Congreso Pedagógico de 1892 se propuso –sin éxito- que la enseñanza religiosa debía tener carácter “fraternal y tolerante”, ahí sigue este foco de divergencias que tanto incide en el sistema educativo actual.

Política teológica Lee el resto de esta entrada »


Educación sí, pero cuál

junio 27, 2019

Solo una escuela pública, laica, crítica  y democrática, puede sustituir a la escuela del adoctrinamiento.

José Manuel Barreal San Martín, 27 de junio de 2019

El conjunto de la izquierda, más allá de matices – que los hay- posiblemente vaya  a gobernar España. De cualquier manera que sea, ese posible gobierno se encontrará con las nunca dejadas  actuaciones que desde la oligarquía se llevan a cabo en todos los ámbitos de nuestra vida. Desde hace años, tiene como meta un nuevo “contrato social” que imponga sin debate, y acríticamente, su hegemonía de clase. Y parece que se está imponiendo.

 Ese recorrido hacia la imposición está abonado, en mi opinión, por el sometimiento a que el capitalismo mantiene, laminándolos, los derechos sociales y laborales colectivos, así como individuales, con las desastrosas consecuencias que eso conlleva, interiorizando  en el individuo, y en la sociedad en general, una falta de perspectiva futura que impide haya respuestas que propicien una alternativa real de cambio.  De tal manera está ocurriendo que situaciones que hace años se denunciaban y se les plantaba cara, ahora se entienden como normales y se aceptan sin que se vislumbre esa alternativa.

Este poder, esta hegemonía cultural, que parece domina como “pensamiento único” no nace por vía espontánea. Su diseño  necesita de una herramienta clave: la educación.  Qué mejor que ese paso previo (desde la infancia) para moldear las mentalidades y las personas. En efecto, el camino  a recorrer para que “la cosa” quede como está lo transitan las leyes, más o menos progresistas, pero nunca alternativas a una educación que ponga en cuestión el adoctrinamiento y por añadidura la situación social y económica. La acción educativo-persuasiva, es necesaria para  que dé conformidad al sistema social entero; que pueda conseguir lo que le convenga: orden, sumisión y aceptación del mensaje único. Todo en beneficio de que los intereses,  los valores del grupo social dominante, sean reconocidos, como suyos, por parte del grupo social dominado. Lee el resto de esta entrada »


El último servicio de Javier Fernández, presidente en funciones de Asturias, a la Escuela Pública

junio 20, 2019

Una acción estratégica: la formación del profesorado

Imagen en Pioneras, Manuel Martorell, Salomó Marqués y Carmen Argulló / Editorial Txalaparta, 2018

Luis Fernández González, presidente de Asturias Laica / 20 de junio de 2019

A propuesta de Josep Miralles Isbert, a la sazón obispo de Lleida, se le abre expediente a Josefa Úriz Pi, una de las más importantes renovadoras de la educación española a principios del siglo pasado, profesora numeraria de la Escuela Normal de Maestras de Lleida.

El primer cargo que se le imputa es:

Imponer a sus alumnas libros contrarios a la Fe y a la Moral (“Los orígenes del conocimiento” de RamónTurró, “Valor social de las leyes y autoridades” de Pedro Dorado Montero y “La condición social de la mujer en España” de Margarita Neiken)

Especial irritación producía al prelado el texto de Margarita Neiken, “La condición social de la mujer en España”, 1919, por adoptar una óptica feminista al realizar el análisis (Se puede leer en la reciente edición -2012- de la editorial Horas y Horas, ).

Para la iglesia era de gran importancia estratégica controlar la formación del profesorado como base para controlar la educación. Por ello siguió tenaz en su persecución hasta que consiguió la expulsión de la pedagoga.

El actual y agotado presidente del Principado, como último servicio hacia la Escuela Pública, ha permitido que su consejero de educación (no merece mayúsculas) que, a traición, en funciones, aprovechando el colapso producido en el Sistema Educativo por el final del curso y la convocatoria de oposiciones, decida someter la formación del profesorado en Asturias al obispado.

Hemos oído su rueda de prensa donde, seguro de su éxito, anunciaba cómo gracias a su hábil gestión, la formación del profesorado de la Escuela Pública en los aspectos socialmente más sensibles (acoso escolar, violencia de género, violencia racista, etc.) iba a quedar en manos de una facultad privada que depende del obispado, incluso cuando tras su “exitosa gestión”, él tenga que abandonar el puesto en el que ahora está en funciones.

Desde Asturias Laica, defensores junto a otras muchas fuerzas sociales de una Escuela Pública y Laica, nos parece inadmisible lo realizado, y exigimos la derogación del acuerdo por el responsable en funciones que le corresponda, y para sumarse a esta exigencia llamamos a todos aquellos colectivos que reprueben el acuerdo.


Sobre el Anteproyecto de la nueva ley educativa entrevista a Antonio Gómez Movellán en la RTPA

diciembre 7, 2018

7 de diciembre de 2018

Antonio Gómez Movellán, presidente de Europa Laica

A propósito de algunas de las modificaciones previstas en el Anteproyecto de Ley que explicaba la Ministra Isabel Celáa en la Comisión de Educación el pasado 28 de noviembre y que afectan a temas como la asignatura de Religión, la segregación escolar o las subvenciones a centros privados, en el informativo de la Radio Televisión del Principado de Asturias (RTPA), del 6 de diciembre, 2º edición, entrevistan al presidente de Europa Laica, Antonio Gómez Movellán.

Audio

Lee el resto de esta entrada »


Escuela pública y Religión

noviembre 21, 2018

Por la fuerza de un tratado internacional no puede imponerse una asignatura que no tiene acomodo en un Estado confesional

Profesor de Religión en el instituto Vega del Jarama, en San Fernando de Henares (Madrid) / Bernardo Pérez / El País

Cayetano López, El País, 21 de noviembre de 2018

Supongamos que un país extranjero opina que la presencia de una determinada asignatura en nuestro sistema de enseñanza es insuficiente y solicita que se firme un convenio internacional que nos obligue a incorporar esa asignatura en la modalidad que mejor convenga a ese determinado país. Imagino que nuestras autoridades rechazarían de plano semejante idea y reivindicarían, en uso de nuestra soberanía, su responsabilidad en el diseño del currículo que deben estudiar nuestros escolares. Nadie puede estar más interesado en la educación de los escolares de un país que sus propias autoridades. Pues bien, esa hipótesis inaceptable es precisamente lo que sucede con la enseñanza de la Religión Católica, y el convenio internacional existe. En efecto, dicha enseñanza está regulada por los convenios con el Vaticano firmados en 1979, y que nuestros Gobiernos deben cumplir escrupulosamente. La obligatoriedad de la oferta de dicha asignatura en nuestros centros públicos se deriva de dicho convenio, así como la consideración de docentes para quienes la imparten, designados por las autoridades eclesiásticas, por encima de cualquier procedimiento para la selección del profesorado fijado en nuestras leyes.

Pongo el énfasis en el aspecto del tratado internacional porque en todos los debates y discusiones en que he participado sobre este asunto, después de hablar de los aspectos pedagógicos y formativos, la última ratio, el argumento definitivo para defender la postura de que hay que incluir la Religión Católica en la escuela, es que, sean cuales sean los argumentos que puedan aducirse, el Estado español está obligado por ese tratado internacional. Y quienes así razonan pasan, de forma inadvertida, a actuar como representantes del otro Estado firmante en lugar de ciudadanos preocupados por la calidad de nuestro sistema escolar y de nuestra democracia. Por otra parte, cuando este asunto ha sido examinado en alguna de sus vertientes por los tribunales, el fallo se ha basado exclusivamente en la existencia de un tratado que nuestras autoridades deben cumplir.

Y cuando se menciona el dichoso tratado, parece que estuviera hablándose de algo inmutable, algo así como la ley de la gravitación universal, ineludible y sobre la que no tenemos control alguno. Aunque un convenio entre dos países es algo aceptado voluntariamente por las dos partes y puede modificarse según procedimientos normalmente contemplados en él. No se trata de una circunstancia impuesta por terceros ajenos a los firmantes. Por eso es urgente que el Gobierno español requiera la modificación de los acuerdos con el Vaticano, quizá también en otros aspectos, pero desde luego en el apartado que se refiere a la enseñanza de Religión en la escuela pública. Es un obstáculo prominente en la tarea de diseñar una escuela pública eficaz en un entorno institucional no confesional. Lee el resto de esta entrada »


¿Educación para la ciudadanía? Por supuesto

noviembre 14, 2018

Por Pedro Luis Angosto

Pedro Luis Angosto, Nueva Tribuna, 14 de noviembre de 2018

Recuerdo mis años mozos en el pueblo de la Sierra de Segura en el que nací, en pleno franquismo, en plena pobreza, en plena diáspora migratoria. Era un pueblo muy hermoso, de casas de dos plantas encaramadas a los cerros, con calles sin pavimentar, con un alumbrado público casi invisible, pero rodeado del verde y azul de las montañas y del verde inmenso de la huerta que lo aprisionaba mamando de las acequias que lo atravesaban y bordeaban. Criado como un pequeño salvaje que creía descubrir América cada vez que penetraba en la huerta interminable o construía una cabaña en los árboles junto a sus hermanos y amigos, aquel rincón era lo más parecido al paraíso que he conocido a lo largo de mi vida. Pese a ello, el ambiente era hostil una vez que abandonabas la naturaleza y te metían en las instituciones del régimen. Teníamos que acudir obligatoriamente a absurdos oficios religiosos en los que personas de muy escasa preparación nos aconsejaban sobre cualquier cuestión mundana, dejando las enseñanzas de su señor Jesucristo para mejor ocasión. A ellos, a los curas que iban a las escuelas, a los institutos y a las casas, les preocupaba nuestro sexo, qué hacíamos con él y qué iba a ser de nosotros pecadores llenos de lujuria adolescente. Eran unos obsesos que, en muchas ocasiones, cometieron actos incompatibles con el más mínimo sentido ético de la vida.

Los curas tenían poder en todo el proceso educativo, no sólo en los colegios de curas y monjas, sino en los que eran públicos, estatales. No obstante, España era la reserva espiritual de Europa y un Estado Nacional-Católico, nombre que se dio en España al fascismo patrio. En mi proceso de adoctrinamiento fascista, llegué a tener un singular terror al demonio, personaje al que no conocía pero que me describían un día y otro con absoluto tremendismo. También se me apareció la virgen, creo que era la del Carmen. Estaba mi madre un poco trastornada y me mandó que fuese a su dormitorio a por unas aspirinas. Así lo hice, pero la virgen que había encima de su cama me llamó vestida de azul: ¡Pedro, acércate, no temas! Salí triscando como alma que lleva el diablo y durante muchas semanas me abstuve de entrar en aquella habitación sagrada. Años después, pensé en comentar el suceso a la curia murciana y promover en mi casa una peregrinación que me habría dado pingües beneficios. Luego lo dejé por desidia, también por un poquito de rubor que he roto hoy para escribir este artículo. Lee el resto de esta entrada »


Fundamentos de la escuela laica

noviembre 13, 2018

Catherine Kintzler / Foto  Revue des deux mondes

12  de noviembre de 2018

Finalizaba el pasado día 10 el período de consulta que el Ministerio de Educación y Formación Profesional había dado para la presentación de aportaciones a su Anteproyecto de Ley de modificación de la actual Ley de Educación (modificación que no derogación de la LOMCE).

El anteproyecto presentado, y al que Europa Laica aportó una serie de sugerencias, solo supone un mínimo avance en temas como “religión en la escuela”, muy lejos aún de lo que podría considerarse escuela laica. El Anteproyecto propone:

•Organizar la enseñanza de la religión confesional de modo que no exista  la obligación de cursar una materia alternativa por quienes no soliciten dicha enseñanza.
•Dejar de considerar la religión confesional como una  materia específica  en 1º y 2º de Bachillerato.
•Evitar que, como consecuencia de lo anterior, la calificación que pudiera obtenerse en esta materia se tenga en cuenta en el cálculo de la media  en los procesos de acceso a la universidad, becas y otros similares.
•Suprimir de la parte dispositiva la regulación del currículo, estándares de aprendizaje,materiales didácticos y libros de texto de la enseñanza de la religión confesional, por reglamentista e impropia de esta ley.

Es por ello que resulta tan ilustrativo ahora como entonces lo que que Catherine Kintzel escribía en 1992 -revista Leviatán nº 48- sobre la escuela y la escuela laica: Fundamentos de la escuela laica:

Fundamentos de la escuela laica -fragmentos-

Tres son los elementos que se conjugan para formar el concepto de laicismo. El primero se aplica a la sociedad civil y el segundo a los poderes públicos. Sólo el tercero, aplicado a la escuela republicana, es problemático y nos obliga a salir del marco estrictamente jurídico. Pensar en la escuela laica no es pensar en un simple espacio de tolerancia, sino en un espacio alejado, en la medida de lo posible, de la sociedad civil; es por tanto a la teoría de lo que se hace en la escuela —teoría que engloba tanto la cuestión del saber como el concepto de autoridad— a la que debemos remitirnos. […]

[…] La escuela es un espacio en el que se instruye sobre las razones de las cosas, las razones de los discursos, las razones de los actos y las razones de las ideas. Se instruye de todo ello para que cada cual adquiera su propia fortaleza y capacidad, es decir aquello que nos permite prescindir de guías y maestros. . Por lo demás, no existe fortaleza más auténtica que la que nos permite escapar a todo tipo de dependencias. Y ello no se consigue sino sustrayéndose en primer lugar a las fuerzas que obstaculizan esta conquista de la propia autonomía. Para conquistar la propia fuerza es preciso escapar a la fuerza de la opinión, a la exigencia de adaptación, a las circunstancias sociales. Así pues, la tarea prioritaria de la escuela no es la de descubrir al niño el mundo que le rodea, sino la de descubrirle lo que ese mundo le oculta. No se trata de adaptar, ni de ampliar horizontes, sino de emancipar. […] Lee el resto de esta entrada »