A por el IBI de la iglesia

marzo 30, 2020

El Ayuntamiento de Cádiz quiere comprobar el grado de implicación de una de las diócesis que más ingresan por patrimonio en España

Fotograma vídeo

El Vaticano sí paga el IBI, pero en España sólo dos Ayuntamientos, Barcelona y León, han logrado cobrar el IBI a la iglesia católica por bienes inmuebles no dedicados al culto y dedicados a actividades lucrativas.

Otros Ayuntamientos lo han intentado sin éxito (era noticia estos días el Ayuntamiento de San Fernando) y ahora es el de Cádiz el que quiere comprobar  el grado de implicación de una de las diócesis que más ingresan por patrimonio en España.

El País, 30 de marzo de 2020

El alcalde Jose María González Kichi quiere que la Iglesia de Cádiz “arrime el hombro” en el descalabro económico provocado por crisis sanitaria del coronavirus. O, al menos, pretende sondear su grado de implicación y el coste en términos de imagen que la institución religiosa está dispuesta a asumir si se niega. El termómetro para lograrlo va a ser una vieja aspiración de su Ayuntamiento, rescatada en tiempos de pandemia: exigir el pago del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) de todas aquellas propiedades que no tengan uso cultual o educativo.

Lee el resto de esta entrada »


El Gobierno vuelve a negar el listado de inmatriculaciones de la Iglesia

marzo 30, 2020

El Ejecutivo elude responder a un senador de Compromis por qué no hace pública la relación de los 34.984 bienes inscritos entre 1998 y 2015, en contra de la reclamación del Consejo de Transparencia. En su contestación, en cambio, el Gobierno advierte que las inscripciones eclesiales “no constituyen el título de adquisición de propiedad”.

De izq. a der., algunos templos inmatriculador por la Iglesia: el campanario y ábside de la Iglesia-Fortaleza de Sant Bertomeu (Xàbia, Alicante); la Iglesia de Santa Cruz de Ribas (Palencia); el santuario de la Fuensanta (Córdoba); y la Iglesia de San Jua

De izq. a der., algunos templos inmatriculador por la Iglesia: el campanario y ábside de la Iglesia-Fortaleza de Sant Bertomeu (Xàbia, Alicante); la Iglesia de Santa Cruz de Ribas de Campos (Palencia); el santuario de la Fuensanta (Córdoba); y la Iglesia de San Juan de los Panetes

A. Moreno, Público, 30 de marzo de 2020

El Gobierno ha vuelto a dar un portazo a la publicación de los casi 35.000 bienes inmatriculados por la Iglesia católica entre 1998 y 2015. En una respuesta por escrito dirigida al senador por Compromis Carles Mulet el pasado 17 de marzo, el Ejecutivo elude nuevamente hacer pública la relación de fincas inscritas y ni siquiera responde a la razón que se esconde detrás de su negativa.

El listado de bienes inmatriculados por la Iglesia católica en virtud del polémico artículo 206 de la Ley Hipotecaria de 1946 fue solicitado en sede parlamentaria por la coordinadora Recuperando en febrero de 2017. Dos meses después, la Comisión de Justicia del Congreso aprobó por mayoría una proposición no de ley, formulada por el PSOE, para reclamar el voluminoso inventario de fincas, que incluye la práctica totalidad del patrimonio histórico de España, así como cementerios, plazas públicas, huertos, viviendas y hasta un frontón.

El entonces presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ordenó en octubre de 2017 al Colegio de Registradores de la Propiedad que elaborara la relación de inscripciones de la Iglesia católica y un año después, tras la moción de censura,Pedro Sánchez se comprometió a hacer público el listado.

El Consejo de Transparencia reclamó al Gobierno la difusión de las inmatriculaciones

Lee el resto de esta entrada »


El Estado tutela con recursos públicos desde el siglo XIX el prerrománico asturiano inmatriculado por la Iglesia

marzo 28, 2020

La Consejería de Cultura de Asturias ha invertido 3,4 millones desde 1983 en los ocho edificios más relevantes, mientras que el Gobierno central ha inyectado ingentes fondos y aportado ayuda técnica desde hace, al menos, doscientos años.

Santa María del Naranco. WIKIPEDIA

Santa María del Naranco / WIKIPEDIA

A. Moreno, Público, 28 de marzo de 2020

Todo el arte prerrománico asturiano, inmatriculado de forma unilateral por la Iglesia católica, ha recibido la tutela patrimonial del Estado y una inversión multimillonaria constante desde, como mínimo, principios del siglo XIX. Fue la Comisión de Monumentos de Oviedo, creada en 1844 para gestionar los bienes desamortizados, quien protegió y documentó el valioso patrimonio prerrománico, en avanzado estado de ruina por entonces.

Así lo constata el Libro Blanco del Arte Prerrománico de Asturias, editado por el Gobierno autonómico el pasado año. “Los bienes del prerrománico han sido objeto de atención preferente de las administraciones desde, al menos, la creación de las comisiones provinciales”, señala el documento. La primera restauración acreditada se produjo en 1846 en San Miguel de Lillo bajo las directrices del académico ilustrado José Caveda y Nava.

Algunos de los edificios más relevantes fueron catalogados en el inventario de los Monumentos Arquitectónicos de España (1852-1881), el colosal proyecto impulsado por la Real Academia de Bellas Artes y patrocinado por el Ministerio de Fomento. Santa Cristina de Lena, San Miguel de Lillo, Santa María del Naranco, la Cámara Santa, San Salvador de Valdediós y San Salvador de Priesca fueron estudiadas metódicamente en 1877 por el erudito José Amador de los Ríos en aquel registro oficial del Estado.

La acción más decisiva de protección, no obstante, fue la declaración de Monumento Nacional desde 1885 de todos ellos. La orden emitida por el Gobierno, previo informe de la Real Academia de la Historia, ponía los edificios “bajo la inspección de la Comisión de Monumentos de Oviedo” y alertaba de forma taxativa sobre su crítica situación: “…la declaración de Monumento Nacional como único medio de salvar a la ermita del deplorable estado en que se halla”. Se refiere, en este caso, a Santa Cristina de Lena. Los monumentos de San Miguel de Lillo y Santa María del Naranco también recibieron la máxima figura de protección estatal ese mismo año. Lee el resto de esta entrada »


La Iglesia inmatriculó otro monumento prerrománico asturiano en 1981 cuando estaba prohibido registrar templos

marzo 27, 2020

San Julián de los Prados, Monumento Nacional en 1917 y Patrimonio Mundial por la Unesco desde 1998, fue construida por Alfonso II en el siglo IX e inscrita por la jerarquía eclesiástica a su nombre en uso del polémico artículo 206 sin aportar ningún título de propiedad

Ábside de San Julián de los Prados. WIKIPEDIA

Ábside de San Julián de los Prados / WIKIPEDIA

A. Moreno, Público, 27 de marzo de 2020

La Iglesia católica también inmatriculó San Julián de los Prados (Oviedo), otra joya del arte prerrománico, y lo hizo en 1981 cuando la ley prohibía expresamente la inscripción en el registro de la propiedad privada para los templos de culto, según confirma la nota acreditativa en poder de Público.

El diocesano utilizó una fórmula sibilina para sortear la normativa: inscribió la finca de 2.555 metros cuadrados del antiguo cementerio parroquial, en cuyo interior se encontraba el monumento del alto medievo. Sorprendentemente, el registrador, por desconocimiento o por pasividad, accedió a inmatricular el inmueble pese a que la norma era taxativa en ese momento.

Hasta 1998, los templos de culto tenían vedado el acceso al registro de la propiedad privada. ¿Por qué? Porque desde el derecho romano, eran considerados bienes comunes y, por tanto, quedaban fuera del comercio y no podían ser privatizados. Hoy día, según sostienen los colectivos patrimonialistas, los templos de carácter histórico deberían ser categorizados como bienes de dominio público y su inscripción en el registro de la propiedad privada debería ser anulada. Fue el expresidente José María Aznar quien amplió, en una polémica decisión de enorme trascendencia histórica, las prerrogativas de la Iglesia para registrar también lugares de culto. En su razonamiento, la norma aducía que la limitación de registrar templos católicos era inconstitucional. Lee el resto de esta entrada »


La Iglesia inmatriculó dos joyas históricas del arte prerrománico fundado por los reyes de Asturias

marzo 16, 2020

El Grupo Inmatriculaciones Asturias está convencido de que la jerarquía eclesiástica ha inscrito a su nombre todos los monumentos de un conjunto de incalculable valor cultural promovido en el alto medievo por los monarcas astures y reconocido hoy por la Unesco como bienes del Patrimonio Mundial

Santa Cristina de Lena (izQ.) y San Miguel de Lillo (der.). WIKIPEDIA

Santa Cristina de Lena (izQ.) y San Miguel de Lillo (der.) / WIKIPEDIA

A. Moreno, Público, 16 de marzo de 2020

Al menos dos de los ocho monumentos históricos más relevantes del arte prerrománico de Asturias han sido inmatriculados por la Iglesia católica, según constatan las notas registrales que obran en poder de Público. Santa Cristina de Lena y San Miguel de Lillo fueron inscritos en el registro de la propiedad privada por orden de la Diócesis o el Arzobispado de Oviedo, a través de procedimientos administrativos dispares y en fechas distintas.

El resto de los bienes más reseñables del legado cultural asturiano también habrían sido registrados a nombre de la Iglesia por los mismos procedimientos irregulares, en opinión de la asociación patrimonialista, que ha encontrado enormes dificultades para verificar en los registros la titularidad de todos estos bienes de interés general.

Santa Cristina de Lena fue inmatriculada en el año 2010 en virtud de la “posesión” en el tiempo, que es la fórmula que habitualmente usa la Iglesia para justificar su derecho de propiedad sobre monumentos pertenecientes al legado cultural. Aunque en el documento registral no se explicita el uso del polémico artículo 206 de la Ley Hipotecaria de 1946, las asociaciones patrimonialistas sostienen que todo indica que el arzobispo invocó esa norma presuntamente inconstitucional que permitía a los diocesanos autocertificarse la propiedad sin aportar ninguna prueba documental.

El caso de San Miguel de Lillo es distinto. Y sorprendente. El monumento está inscrito en el registro de la propiedad privada desde 1929, por lo que no habría sido inmatriculado en uso del artículo 206. En este supuesto, la Iglesia se habría aprovechado de una resolución dictada durante la dictadura de Primo de Rivera que permitía entonces la inscripción en el registro de la “posesión” de bienes eclesiásticos, pero no de la “propiedad”. El obispo de Oviedo habría registrado la finca rústica ocultando que en su interior se ubicaba una iglesia del arte prerrománico, cuya inmatriculación como templo de culto estaba expresamente prohibida por ley.

Lee el resto de esta entrada »


Europa Laica llevará el IBI de la Iglesia ante la UE para que fije un criterio claro

marzo 6, 2020

El TJUE ya sentenció en 2017 que la entidad católica está obligada a pagar el impuesto de obras en actividades lucrativas pero la organización laicista quiere evitar que el tributo municipal se atasque en la maraña judicial.

Asamblea plenaria CEE / Foro, Conferencia Episcopal

A. Moreno, Público, 6 de marzo de 2020

Europa Laica prepara una reclamación ante la Comisión Europea para que ponga fin al caos y la confusión sobre el pago del IBI por parte de la Iglesia a los ayuntamientos, que en la práctica representa una casi total exención del pago de decenas de millones de euros en todo el país. La organización católica escamotea gran parte de sus obligaciones fiscales, amparada en los Acuerdos Iglesia-Estado de 1979 y la Ley del Mecenazgo de 2002, aunque las dos normas estipulan la dispensa de su contribución únicamente en actividades relacionadas con el culto pero no en aquellas que comporten un rendimiento lucrativo.

El TJUE dictaminó que la Iglesia está obligada a pagar tributos en actividades económicas

Así lo sentenció además el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) en 2017 en el marco de un litigio que enfrentó al Ayuntamiento de Getafe con las Escuelas Pías por el impago del Impuesto de Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO). El TJUE dictaminó que la Iglesia está obligada a pagar tributos en actividades económicas cuando actúa como un operador más en el mercado. De lo contrario, las exenciones serían declaradas ayudas ilegales del Estado y representarían un caso claro de competencia desleal. Aunque el fallo judicial se refería al ICIO, algunos expertos consideran que los fundamentos jurídicos tienen carácter extensivo a todo tipo de impuestos.

Europa Laica ya trabaja con asesoramiento jurídico y prepara iniciativas concretas ante la UE para lograr un dictamen que ordene el desconcierto fiscal que permite a la Iglesia eludir el pago de tributos en España. El equipo de juristas que protagonizó con éxito el proceso judicial de Getafe sostiene que, con la sentencia del ICIO en la mano, los ayuntamientos ganarían sus litigios por el IBI en el caso de que la jerarquía católica siga remisa a abonar el impuesto. Solo tendrían que solicitar a los jueces ordinarios una consulta prejudicial ante el TJUE. Lee el resto de esta entrada »


Misericordia progresista con la Iglesia

enero 16, 2020

El presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Ricardo Blázquez.- EFE

David Bollero, Público, 16 de enero de 2020

Con la llegada del nuevo gobierno progresista podríamos hacer una porra: ¿Quién anda más inquieto, el empresariado o la Iglesia católica? El primero ya se chocó contra un muro cuando comprobó que la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) a 900 euros, lejos de perjudicarle, le ha beneficiado. En cuanto a la Iglesia católica, ésta vuelve a evidenciar un cuadro esquizofrénico asumiendo un papel de víctima cuando, a lo largo de la Historia, siempre ha sido más ejecutora.

¿Por qué en un Estado aconfesional la religión ha de puntuar en el currículum académico del alumnado? Busquen, indaguen, sumérjanse en la bibliografía que les plazca que no hallarán una respuesta lógica. Como también parece reñido con la sensatez que el Estado pague los salarios de un profesorado -el de Religión- sobre cuya selección no tiene ningún poder porque es postestad de la Iglesia católica. Esa anomalía también se produce con la educación concertada y por ello, desde este espacio, siempre he justificado su eliminación.

¿Qué teme la Iglesia? Perder privilegios. La élite eclesiástica está más preocupada por los bienes terrenales que espirituales. De no ser así, ya se habría ocupado de adaptarse a los nuevos tiempos cambiando postulados retrógrados que ella misma inventó sin fundamento en alguno en sus sagradas escrituras. El número de alumnos matriculados en religión desciende año a año. El pánico de la curia es que, al no computar para la nota media de cara a selectividad y ser voluntaria, se produza el temido motín de infieles. Lee el resto de esta entrada »