¿Estado aconfesional? Política y religión se mezclan en la campaña de Semana Santa

abril 18, 2019

Semana Santa es la época del año en la que se entierra el artículo 16.3 de nuestra Carta Magna y el poder público se entremezcla, sin complejos, con el catolicismo

13/04/2019.- El presidente del PP, Pablo Casado, y el tesorero del partido, Sebastián González, participan en la procesión de la Hermandad Universitaria de los Estudiantes, de Ávila. EFE/Raúl Sanchidrán

María F. Sánchez, Cuarto Poder, 18 de abril de 2019

España es un Estado aconfesional, reza nuestra Constitución. Ninguna confesión tiene “carácter estatal”. Semana Santa es la época del año en la que se entierra el artículo 16.3 de nuestra Carta Magna y el poder público se entremezcla, sin complejos, con el catolicismo, la religión oficial durante los años de la dictadura. Este año se da además la particularidad de que la campaña electoral para el 28 de abril coincide con esta festividad y algunos dirigentes políticos buscan el protagonismo en los actos religiosos o las procesiones.

Por ello Europa Laica, una organización que defiende la separación entre religiones y Estado, presentó a principios de abril una petición de “consulta-resolución” ante la Junta Electoral Central (JEC) declarando que los cargos institucionales no deberían participar en eventos religiosos de acuerdo a la Constitución. Todavía no han obtenido respuesta. “La ley electoral dice que los alcaldes no pueden hacer actos electorales en aquellos eventos que han sido subvencionadas por el Ayuntamiento, y muchas procesiones son subvencionadas”, pone como ejemplo Antonio Gómez Movellán, presidente de Europa Laica.

Las formaciones de derechas exaltan las tradiciones católicas, pero ningún partido político parece haber querido denunciar abiertamente, en esta Semana Santa de campaña, la estrecha relación entre el poder público y la religión católica que excede a lo contemplado en la Carta Magna. Según indica a Cuartopoder.es el presidente de Europa Laica, la organización propuso a varios partidos con principios laicistas que ellos mismos interpusieran una petición ante la Junta Electoral, pero no obtuvieron respuesta. Debido a que se agotaba el plazo, acabaron ellos mismos formulando la consulta, asegura Gómez Movellán a este medio. Lee el resto de esta entrada »


Elecciones y laicismo: ¿rebajas o grandes oportunidades? por Antonio Gómez Movellán

marzo 20, 2019

Antonio Gómez Movellán, Público, 20 de marzo de 2019

El anuncio de la convocatoria electoral ha provocado incertidumbres ya que, según sea el resultado de las mismas, se podrá abrir una periodo de reformas políticas o bien un periodo de involución. Para muchos se requeriría, en nuestro país, un profundo cambio del sistema político; un cambio de vocación y aspiración republicana.

En unos pocos años hemos pasado, con el trasfondo de una crisis económica y social muy dura, de un deterioro de la credibilidad de sistema político español, que se podía resumir en el lema del 15-M “no nos representan”, a una aparente restitución de la misma que, aunque no se haya  reformado ni una coma ni de la Constitución ni de la ley electoral , si se han incorporado nuevos partidos al sistema que han canalizado el desasosiego político y social y  han incorporado una nueva generación a la política institucional.

En este contexto, cabe destacar también la crisis de legitimidad del sistema en Cataluña y todos los problemas en que ha derivado y que puede conducir a una tentación neo autoritaria muy peligrosa, como se pudo ver en la intervención del Rey durante la crisis o en el surgimiento de la ultraderecha. Aunque también podría significar un impulso de reformas del sistema político de gran calado.

Una mayoría parlamentaria y un gobierno que no emprenda reformas de largo aliento significarían una gran frustración. Entre esas reformas está el laicismo como un principio indisociable de la democracia, de igual forma que lo es la separación de poderes, la elección de representantes públicos por elección popular, el sufragio universal, el valor de la deliberación y control entre los poderes del Estado, entre otros. Lee el resto de esta entrada »


El Gobierno topa con la Iglesia

marzo 10, 2019

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, junto al secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, en su reunión de octubre /EFE

Ángel Munárriz, Infolibre, 10 de marzo e 2019

El Ejecutivo, tras centrar su pulso con la jerarquía en la exhumación de Franco, deja sin culminar sus objetivos sobre inmatriculaciones, fiscalidad, educación y eutanasia / Sánchez, que tomó posesión con un gesto laicista, aparca los compromisos más ambiciosos del programa del PSOE, como derogar los acuerdos con la Santa Sede

El listón lo puso alto el propio Pedro Sánchez. Pero su Gobierno no lo ha superado. No sólo ha ocurrido con la exhumación de los restos de Franco, que el Ejecutivo aún pretende culminar antes de las elecciones del 28 de abril. Son numerosos los propósitos incumplidos hasta la fecha en políticas que afectan a la Iglesia católica. El Ejecutivo, nacido con un ceremonial laico, ha topado con la Iglesia a la hora de los hechos. Las tareas pendientes incluyen inmatriculaciones, prevención y castigo de abusos sexuales, educación y fiscalidad, entre otras.

Sánchez, que antes de ser presidente se manifestó reiteradamente a favor de las políticas laicistas, incluyó en el programa electoral del PSOE de 2016 la “supresión de la referencia a la Iglesia” en la Constitución, que debía incluir el “principio de laicidad”. El programa también recogía la “denuncia de los acuerdos con la Santa Sede de 1976 y 1979” –que abarcan aspectos jurídicos, educativos, de asistencia religiosa en el Ejército y económicos–, el “establecimiento de la fiscalidad general para aquellos bienes de las confesiones religiosas que no estén afectos a uso de culto o social”, el avance hacia la “autofinanciación de las confesiones religiosas”, la “reclamación de la titularidad” de los bienes inmatriculados sin título, y la “transformación de los lugares de culto en los centros públicos en lugares de oración multiconfesionales”…

Las expectativas cuando Sánchez se instaló en La Moncloa eran altas cuando. El 2 de agosto, tras una fulgurante moción de censura, Sánchez tomó posesión sin símbolos religiosos en la ceremonia, gesto imitado por el resto de su “Consejo de Ministros y Ministras”. Sus compromisos no sólo estaban expresados en el programa. El documento de su candidatura en las primarias de 2017 sostenía que España debía”consolidar su condición de Estado laico”, para lo que “tendrá que ser denunciado y derogado” el conjunto de acuerdos de 1976-1979. “Ninguna religión confesional deberá formar parte del currículo y del horario escolar”, señalaba este documento, que insistía en la “autofinanciación de la Iglesia, la secularización de las ceremonias y signos y la neutralidad de todas las instituciones”, para lo que se promovería una Ley de Conciencia y Libertad Religiosa.

Lee el resto de esta entrada »


De cómo el poder de los rabinos está alimentando una guerra santa en Israel

febrero 19, 2019

La población palestina, las personas seculares y las mujeres se enfrentan a un ambiente cada vez más hostil a medida que se afianzan las tendencias teocráticas

Un hombre judío pasa ante un puesto de venta de retratos de rabinos en el pueblo israelí de Netivot, en 2016 (AFP).

Fuente: Palestina en el corazón, 19 de febrreo de 2019

Autor Jonathan Cook

¿En qué país del mundo un clérigo de alto rango, remunerado por el Estado, instó a sus seguidores la semana pasada a convertirse en “guerreros” y a emular a un grupo de jóvenes que habían asesinado a una mujer de otra fe?

El clérigo lo hizo con impunidad. De hecho, sólo estaba haciéndose eco de otros colegas de alto rango que dieron su aval a un libro −una vez más, sin castigo alguno− donde se insta a sus discípulos a asesinar bebés pertenecientes a otras religiones.

¿En qué lugar del mundo puede el jefe del clero llamar a las personas negras “monos” e instar a la expulsión de otras comunidades religiosas?

¿En qué lugar una élite clerical tiene tanto poder que sólo ellos deciden quién puede casarse o divorciarse −y son respaldados por una ley que puede encarcelar a quien trate de casarse sin su aprobación−? Incluso pueden cerrar el sistema ferroviario nacional sin previo aviso.

¿En qué parte del mundo estos santos hombres son tan temidos que las imágenes de mujeres son borradas de las vallas publicitarias, las universidades introducen la segregación de género para apaciguarlos, y las mujeres se ven literalmente empujadas a la parte trasera del autobús?

¿Ese país es Arabia Saudita? ¿O Myanmar? ¿O quizás Irán?

No. Es Israel, el único autoproclamado Estado Judío del mundo.

¿Qué “valores compartidos”?

Casi no existe un político en Washington con intenciones de ser electo que no haya afirmado en algún momento el “vínculo inquebrantable” entre Estados Unidos e Israel, o que no reafirme los “valores compartidos” entre ambos países. Pocos, al parecer, tienen idea de los valores que Israel representa realmente.

Hay muchos motivos para criticar a Israel, incluida su brutal opresión del pueblo palestino bajo ocupación y su sistema de discriminación y segregación institucionalizada contra la quinta parte de su población que no es judía: la minoría palestina.

Pero los críticos han ignorado en gran medida las crecientes tendencias teocráticas en Israel. Lee el resto de esta entrada »


Los dioses y los hechos

enero 30, 2019

Mientras se vacían los púlpitos, la religión toma los discursos en un fenómeno de sustitución de la información por la creencia

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro / AFP

José Luis Sastre, El País, 30 de enero de 2019

El mundo se prepara con coches eléctricos para cuando se acabe el petróleo y, sin embargo, no previó nada para cuando se acabaran las ideologías. Al final de ese camino había un grupo de nuevos dirigentes, a menudo sin partidos políticos, que prometen para el futuro renovadas nostalgias. Retrotopía, lo llamó Bauman. Les alcanza con un tuit o con un mensaje de teléfono para enardecer a su público lo mismo que en la Edad Media servía subirse a un cajón en la plaza y dejar que corriera la voz.

Al poco de asumir la presidencia de Brasil, el mismo Día de Año Nuevo, Bolsonaro se dejó ver en las primeras frases de su intervención, que fueron iguales a las últimas: unas cuantas alusiones a Dios. Tenía interés en agradecer a los evangélicos que le prestaran el apoyo que antes brindaron a Lula para ascender a la Cancillería, pero aquello no era una novedad. El dios al que reza Bolsonaro es el mismo que cita Viktor Orbán en Hungría y al que entronizaron como rey de la República en presencia del presidente de Polonia. Líderes capaces de desafiar a la troika y que luego suscriben la “sumisión al poder divino”. Apelan al dios y a la religión sobre las que se explican las tradiciones de Navidad y Semana Santa, exaltadas por la nueva dirección del PP en España. El dios de la reconquista, mito sobre el que cabalga Vox con evocaciones a las cruzadas. Lee el resto de esta entrada »


El ala dura de la Iglesia impone su agenda integrista en la derecha

enero 20, 2019

La pugna entre PP y Vox, que identifican nación y religión y apelan a los valores católicos, rescata las banderas de un sector radical del episcopado opuesto a Francisco.

El potencial movilizador de esta baza es fuerte porque se trata de una batalla “cultural”, no “religiosa”, según el historiador Ángel Luis López Villaverde

HazteOír representa en Ifema (Madrid) un entierro para pedir al PP que “sepulte” la ley de memoria histórica, la del aborto, la de violencia de género o las LGTBI. EP

Ángel Munárriz, InfoLibre, 20 de enero de 2019

La identidad católica como factor de agitación política regresa con fuerza. Y la traen de vuelta Vox y el PP de Pablo Casado, que han entrado en una espiral de apelaciones a la naturaleza intrínsecamente católica del español, señalando además al discrepante. Ni el contenido del discurso ni el tono son nuevos. De hecho tienen su antecedente en los propios puntales del conservadurismo eclesial, que han mantenido viva la llama del rechazo a la “ideología de género”, enfoque desde el que cargan contra el aborto, la eutanasia, los derechos de las personas LGTBI y el feminismo.

El debate político en torno a estos temas en la derecha española, por extensión en su sistema político, está al rojo vivo. Tanto Santiago Abascal como Pablo Casado presentan su causa política como una “reconquista”, con ese término exacto. “La derecha entra en una fase de polarización de bloques políticos y electorales sobre la base de la cuestión religiosa. Hacía tiempo que esto no se daba. [Alberto Ruiz] Gallardón lo intentó con la Ley del Aborto, pero no tuvo suficientes apoyos“, señala Antonio Gómez Movellán, presidente de Europa Laica.

InfoLibre repasa las claves de este triunfo en toda regla del ala radical de la Iglesia.

La Iglesia “teocón”

18 de junio de 2005. El lema de la manifestación era “La familia sí importa”. Se agitaban banderas rojigualdas al cielo de Madrid. En una estaba escrito: “Familia=Hombre y mujer”. Había pancartas ingeniosas: “No al desmadre, queremos padre y madre”. Según el punto de vista, otras podían ser ofensivas: “Sodomía, no con mi dinero”. Y otra:¿Cambiarías a Juan y Puri por Boris y Zerolo?”. No fue una manifestación cualquiera. Convocada por el Foro Español de la Familia, una auténtica multitud se echó a la calle contra la legalización del matrimonio homosexual. Fueron 700.000 almas, según la Comunidad de Madrid, del PP; 166.000, según la Delegación del Gobierno, del PSOE. Y entre ellos había 19 obispos, encarnación de una línea dura del episcopado que ya entonces entonaba el discurso integrista que hoy abandera Vox y gana enteros en el PP.

Sí, aquella jornada de junio de 2005, que deparó la inolvidable fotografía de Antonio María Rouco Varela manifestándose con alzacuellos y gafas ahumadas, trae ecos del auge de un esencialismo catolicista que hoy marca la competición política en la derecha. Ni lo que podríamos llamar ahora los temas de Vox en el campo moral son nuevos ni tampoco lo son el tono tremendista y victimista con el que los plantea. Los ha mantenido vivos siempre el sector duro de la jerarquía católica, que lleva años denunciando que ningún partido asume sus postulados hasta las últimas consecuencias. Eso se acabó. Lee el resto de esta entrada »


El espacio público de la religión

enero 19, 2019

Víctor Moreno, nuevatribuna.es, 20 de enero de 2019

Hace años, el filósofo Jürgen Habermas irrumpió en el panorama de la opinión publicada con tres afirmaciones que sirvieron para que los creyentes se sintieran respaldados en su actitud beligerante contra el laicismo, al que no han dejado de zaherir por considerarlo un enemigo secular de la Iglesia y de la religión.

La primera afirmación de Habermas decía que «la religión tenía derecho a hacerse escuchar». Como si eso, con derecho o sin él, no lo hubiera hecho desde ab ovo, es decir, desde que el cristianismo se hizo religión de Estado, y que abandonó en muy pocas ocasiones, porque excepcionales han sido los momentos de España donde haya existido una democracia si es que la hubo en alguna ocasión, incluida la presente. La Iglesia y su religión se han hecho oír siempre, pesara a quien pesara.

Sin embargo, aunque lo dijera Habermas, la religión como tal no tiene derecho a nada, ni a ser escuchada, ni a ser silenciada, ni a algo parecido. No se alarmen. Tampoco disfruta de ese derecho la eutanasia, el suicidio y la humanidad. La religión no existe. Es un abstracto. Y los conceptos abstractos no tienen derechos, solo son significantes con un poder connotativo tremendo y a la carta del consumidor. Lee el resto de esta entrada »