La batalla entre secularización y democracia en Turquía

agosto 13, 2020

La reciente reconversión en mezquita de la iglesia de Santa Sofía, mal recibida en Occidente, representa un pequeño pero simbólico paso adelante en el proceso de islamización de Turquía. Otros países de Oriente Próximo también se juegan su futuro en una viva colisión entre los valores islámicos y seculares.

Santa Sofía en Estambul. / EFE

Santa Sofía en Estambul. / EFE

Eugenio García Tascón, Público, 13 de agosto de 2020

Las llamadas primaveras árabes de 2011 trajeron un repunte islamista de distintas categorías que fue aplastado sin contemplaciones en países como Egipto o Siria, o que está siendo aplastado en Libia estos días, sin tener en cuenta que algo parecido sucede en países que no participaron en las llamadas primaveras árabes, como Arabia Saudí, Bahrein o los Emiratos Árabes Unidos.

Tras la debacle general del islamismo de las primaveras, la Turquía de Recep Tayyip Erdogan se ha erigido como el último baluarte de la religión musulmana. Erdogan cuenta con el apoyo de Qatar, y los dos países se esfuerzan por salvar los muebles en Libia y plantan cara a los regímenes que aplastan al islam, lo que ha dado pie a una lucha abierta que en ocasiones trasciende a las meras declaraciones públicas.

En este contexto, Erdogan reconvirtió en mezquita la iglesia de Santa Sofía, que fue museo desde 1934, una decisión a la que se ha respondido con disgusto desde la comunidad occidental, sin tener en cuenta, como ha recordado cierta prensa turca, que más de 300 mezquitas otomanas fueron convertidas en iglesias en su momento sin provocar ninguna condena occidental.

La conversión de santuarios de una religión a otra viene de antiguo. En los albores del islam, los musulmanes convirtieron la que hoy se conoce como mezquita omeya de Damasco, que hasta entonces había sido una iglesia. Un camino inverso siguió la mezquita de Córdoba, y la lista sería muy larga de enumerar en las dos direcciones.

En el caso de Santa Sofía es difícil decir qué es lo que ha movido al presidente turco a dar ese paso, quizás puedan encontrarse varios motivos. Uno podría ser la voluntad de Erdogan de sacudir a sus propios votantes, otro podría ser dar muestras de poderío ante sus rivales, incluso en Europa, y otro podría ser una muestra de fervor religioso, o simplemente el deseo de corregir lo que hace muchos años hizo el secularismo de Mustafa Kemal Ataturk. Lee el resto de esta entrada »


Un exigente listado de promesas laicistas pendientes aguarda al Gobierno tras el hito simbólico del homenaje aconfesional

julio 16, 2020

La Vicepresidencia de Carmen Calvo negocia con los obispos sobre fiscalidad, educación, inmatriculaciones y medidas contra los abusos

Funeral de Estado: Unidos en el recuerdo a las víctimas del covid-19

Fuente foto

Ángel Munárriz, InfoLibre, 17 de julio de 2020

Pedro Sánchez ha marcado dos hitos simbólicos. El 2 de agosto de 2018, tras la moción de censura que envió a Mariano Rajoy de vuelta al registro de la propiedad, el líder socialista tomó posesión como presidente sin símbolos religiosos en la ceremonia, gesto imitado por el resto de su Gobierno. Los integrantes del Ejecutivo de PSOE y Unidas Podemos lo volvieron a hacer, tras las elecciones de noviembre de 2019. Ahora Presidencia ha organizado el primer homenaje de Estado aconfesional a las víctimas de una tragedia, rompiendo con ello un hilo histórico de asimilación litúrgica Iglesia-Estado en ocasiones solemnes. Dos hitos, pues. Y reconocidos incluso por las organizaciones laicistas, tan minoritarias como poco dadas a la complacencia con las autoridades. Pero estos dos hitos están lejos –muy lejos, en realidad– de colmar la lista de tareas pendientes del Gobierno sobre la relación Iglesia-Estado.

Fue el propio Sánchez quien generó elevadas expectativas. El programa electoral del PSOE de 2016 incluía la “supresión de la referencia a la Iglesia” en la Constitución, que debía incluir el “principio de laicidad”. Ambicioso, sin duda. También recogía la “denuncia” de los acuerdos con la Santa Sede de 1976 y 1979, la retirada de exenciones fiscales para los bienes sin uso religioso o social y el avance hacia la “autofinanciación”, la “reclamación de la titularidad” de bienes inmatriculados… El documento de su candidatura en las primarias de 2017 sostenía que España debía “consolidar su condición de Estado laico“, mediante la derogación de los acuerdos de 1976-1979. “Ninguna religión confesional deberá formar parte del currículo y del horario escolar”, señalaba. Había más en las resoluciones del 39º Congreso del PSOE, que recogían en la exclusión de la “religión confesional” del “currículo”. El congreso socialista también aprobó acabar con las exenciones, singularmente del IBI, cuando los bienes generen ingresos o no sirvan a finalidades sociales o de culto. A ello se añadió la aprobación en el Congreso, en febrero de 2018, de una proposición no de Ley (PNL) que instaba al Ejecutivo, entonces del PP, a “dejar la religión confesional fuera del sistema educativo oficial, es decir, del currículo y del horario escolar”, y a la “derogación” de los acuerdos con el Vaticano. Lee el resto de esta entrada »


Santa Sofía como símbolo

julio 16, 2020

La religión ha sido, históricamente, un factor de gran potencial para imponer intereses políticos…

Santa Sofía como símbolo

Santa Sofía

Juan Antonio Sacaluga, Nueva Tribuna, 16 de julio de 2020

La religión ha sido, históricamente, un factor de gran potencial para imponer intereses políticos. Sin embargo, sistemas políticos edificados sobre la hegemonía de los valores religiosos no desdeñan pactos o alianzas con agentes que se asientan sobre principios incompatibles con las creencias religiosas. Estos días hemos asistido a varios ejemplos.

En Turquíael presidente Erdogan ha anunciado la culminación de una vieja aspiración: convertir de nuevo el templo intercultural de Santa Sofía en una mezquita. En 1934, Atatürk, el hombre que trató de modernizar Turquía tras el hundimiento del Imperio Otomano, la convirtió en un museo, para proteger el legado de todas las civilizaciones que han enriquecido uno de los sitios más emblemáticos de la tierra.

Los islamistas turcos, repetidamente perseguidos y privados durante decenios de la notoriedad política que correspondería a su hegemonía social, albergaban la recuperación de Santa Sofía como lugar de culto musulmán, recuperando así la función que le fue asignada tras la conquista de Constantinopla en 1452 (1). Desde el siglo VI, Santa Sofía había sido el templo más emblemático del cristianismo ortodoxo, erigido por el emperador Justiniano sobre las ruinas de una vieja iglesia edificada por Constantino (2).

Erdogan acude a la simbología religiosa para imprimir una vuelta de tuerca más a su proyecto de nacional-autoritarismo, en un momento político delicado. A la crisis de su modelo de desarrollo se ha unido la depresión de la actividad económica provocada por el coronavirus. El presidente turco ha conservado el control político, pero su base electoral es más débil cada día y tiene precisamente en Estambul, la ciudad que lo encumbró, el mayor foco de protesta (3). La utilización de las creencias como elemento aglutinador es un recurso habitual del AKP, el Partido de la Justicia y el Desarrollo, pero Santa Sofía era la joya más preciada de ese botín político-religioso. Lee el resto de esta entrada »


La Iglesia católica siempre vuelve a las andadas

julio 5, 2020

En un momento de desconcierto, por decirlo de manera suave, de la representación política de la derecha española, la Iglesia Católica vuelve a acudir en su auxilio

Javier Pérez Royo, El Diario, 5 de julio de 2020

Casi inmediatamente después de la llegada del Partido Socialista al poder en octubre de 1982, la Iglesia Española en conexión con la Santa Sede ocupada a la sazón por Juan Pablo II, inició el proceso de beatificación de sacerdotes y monjas víctimas de la Guerra Civil. La mayor parte de los lectores no habrían nacido o serían niños o adolescentes y no tendrían ningún recuerdo, pero fue una operación orquestada con mucho boato y prolongada durante bastantes años.

Durante el periodo en que Unión de Centro Democrático, con Adolfo Suárez y Leopoldo Calvo Sotelo, había ocupado la presidencia del Gobierno, la Iglesia Católica no había sentido la necesidad de volver la mirada a los años de la Guerra Civil y de recordar a los “mártires” de aquellos años. Con la llegada de los socialistas al Gobierno se puso en marcha la primera operación de “memoria histórica” tras la muerte del general Franco, exclusivamente dirigida a recordar a los religiosos y religiosas asesinados en esos años.

Mientras la derecha se mantenía en el poder, no había que hacer ningún ejercicio de memoria histórica. Las cosas estaban bien como estaban y no había por qué echar la vista atrás. Más bien lo contrario. En cuanto llegó la izquierda, tal ejercicio resultó imprescindible. La Iglesia puso en marcha una particular operación de lectura de lo que habían sido los años de la Guerra Civil, en los que su participación activa en “La Cruzada” desaparecía por completo, en tanto que se ponía el foco en la violencia ejercida contra ella y padecida especialmente por sacerdotes y monjas. Violencia, solo de una parte. Martirio, únicamente de la otra. Ese es el mensaje que la Conferencia Episcopal conjuntamente con la Santa Sede transmitía al Gobierno socialista recién llegado. Lee el resto de esta entrada »


¿Cuál es el papel de la religión en las protestas raciales de EE.UU.?

junio 7, 2020

Las iglesias siempre han jugado un papel central en la lucha de la comunidad negra. El templo permitía organizarse y sirvió de altavoz a reverendos como Martin Luther King Jr. en los años 60, pero ahora el movimiento “Black Lives Matter” reniega de esas estructuras y quiere dar más relevancia a mujeres, jóvenes y homosexuales

¿Cuál es el papel de la religión en las protestas raciales de EE.UU.?

Beatriz Pascual Macías,  El Diario, 7 de junio de 2020

Las iglesias siempre han jugado un papel central en la lucha de la comunidad negra. El templo permitía organizarse y sirvió de altavoz a reverendos como Martin Luther King Jr. en los años 60, pero ahora el movimiento “Black Lives Matter” reniega de esas estructuras y quiere dar más relevancia a mujeres, jóvenes y homosexuales.

“Durante décadas y décadas, los afroamericanos no podían organizarse, no podían reunirse en ningún sitio a excepción de las iglesias. Y la iglesia era uno de los pocos lugares donde se podía construir una comunidad y donde se ofrecían oportunidades para el liderazgo negro”, dice a Efe el catedrático afroamericano Vincent Lloyd.

Sin embargo, ahora, las redes sociales han abierto una nueva vía para organizarse de manera horizontal, sin que haya un solo líder, sino muchos.

“BLACK LIVES MATTER” quiere dejar atrás a los reverendos

Para Lloyd, lo primero que hay que entender es que el movimiento “Black Lives Matter” (Las vidas negras importan) ha hecho un “esfuerzo consciente” para separarse del liderazgo heterosexual del hombre negro, encarnado en figuras como los reverendos Martin Luther King Jr., Jesse Jackson y Al Sharpton. Lee el resto de esta entrada »


Capillitas

junio 1, 2020

…Tras muchos de los actores autoritarios o neoabsolutistas de nuestros días, se encuentra el flujo del pensamiento religioso… …En España conocemos muy bien este proceso de injerencia eclesial en los asuntos públicos…

Capillitas es el  nombre que se da, sobre todo en Andalucía, a esa gente rancia que pasa el día entre la mohosa sacristía y los cientos de altarcitos que pueblan los rincones más insospechados de plazas públicas y patios particulares, como digo mayoritariamente en el Sur.

Pero el capillita no es un ser estrictamente meridional, su presencia se extiende por toda la geografía y, como decía Forges, es fauna ibérica sin peligro de extinción. Como en el caso de los virus de impactante actualidad, el capillismo no es muy contagioso, pero su letalidad, su capacidad de provocar daño es muy alta.

El capillita vive una vida ritualizada en la que los grandes momentos litúrgicos van acompañados de cientos de gestos menores todos ellos dominados por el mismo hilo conductor: no pensar, tan solo creer. Por eso el capillita es tan reacio a la lectura (excepto textos sacralizados o prensa ecuménica), la ciencia o el debate con el gentil, con quien no comparte los ritos de acción, omisión y pensamiento. El capillita está dominado por la emoción religiosa que le habilita tanto para el consumo ideologizado privado como para el odio indiscriminado contra terceros. Como el resto de los entes biológicos, cuando el capillita llega a la edad madura ya no tiene más misión en la vida que la de reproducirse y, a diferencia de otros seres, su esfuerzo reproductivo supera el mandato de la naturaleza de esparcir su genes y se centra en difundir sus creencias. La actitud religiosa se transforma en activismo político y se embarca en un intento de influir en el desarrollo social desde esa tesitura en la que la creencia está por encima de la evidencia. El capillita se convierte en fanático, a estas alturas de la involución, la oración y el incienso resulta soso y aspira a más. No es ambición, es designio divino.

En la conciencia inexacta del capillita, la creencia puede chocar con evidencias irrefutables. Para este choque el fanático está preparado ¿Vas a creer a dios o a tus ojos? Porque si vas a creer a tu ojo, potencialmente pecador, mejor arráncatelo. Así es que dicho y hecho, si lo que rodea al capillita es una realidad hostil, pues se relé. Dispone de una realidad alternativa que diría Bannon, el profeta lego del evangelismo mesiánico americano. No es tan complicado como se desprende de la reconfiguración de los hechos que tanto en Cataluña como en Madrid ha realizado un guardia civil muy sintonizado con uno de los grupos religiosos más combativos de los últimos años, el Opus, que en tiempos de Fernández Díaz consiguió que se conociera al suyo como monasterio del interior, con sus ángeles custodios reguladores del tráfico y todo.

Lee el resto de esta entrada »


“Rocío”, el documental censurado en democracia

junio 1, 2020

En un año en que el coronavirus ha obligado a suspender la romería de el Rocío, puede ser oportuno recuperar y revisar el documental que sobre el fenómeno del Rocío en Andalucía fue dirigido por Fernando Ruiz Vergara en 1980 y que tuvo “el honor” de ser la primera película secuestrada por un juez en democracia. Versión íntegra.

Rocío (documental, versión sin censurar), de Fernando Ruiz Vergara ...

Fotograma documental

1 de junio de 2020

Cada año, los habitantes de Almonte, en Huelva, y seguidores de la virgen vuelven a saltar la valla del Rocío para sacar la estatua en procesión. Este año el  coronavirus ha obligado a suspender la romería ; puede ser buen momento para revisar y recordar el documental que tiene “el privilegio” de ser la primera película prohibida en nuestro país una vez eliminada la censura: Rocío

Rocío, dirigida por Fernando Ruiz Vergara con guión de Ana Vila, fue rodada entre 1976 y 1978 y estrenada en 1980. Seleccionado por el Ministerio de Cultura para el Festival Internacional de Cine de Venecia de 1981,  se alzó con el premio en el Certamen de Cine Andaluz (el único a concurso) ​ de la primera edición del Festival de Cine de Sevilla, en 1980,​ en la categoría de 35 mm.

El triunfo en el festival de Sevilla permitió que se estrenara  en Madrid en 1981, pero pronto encontró serios problemas de exhibición ante las presiones de poderes eclesiásticos y conservadores.

El documental interpretado, como recogía el cartel, “por hombres, mujeres y niños del pueblo andaluz”, es un intento de explicar la romería desde un punto de vista social, histórico y antropológico, por lo que recurre a las opiniones de expertos, algún sacerdote, miembros relevantes de las hermandades rocieras y vecinos de Almonte, como una mujer que narra en primera persona un milagro de la Virgen: la curación de un sarcoma.

Contiene, claro, imágenes de gran potencia visual, muchas tan osadas que hoy serían imposible grabar, como la cercanía de las camareras con la Virgen (“Eres guapísima, eres encantadora, eres la reina almonteña”, le susurra una de ellas) o la descripción que el catedrático José Hernández Díaz realiza sobre la mutilación de imágenes sagradas para adaptarlas al culto o al gusto de la feligresía. Fernando Ruiz Vergara ilustró este hecho con el desmontaje en un convento sevillano de una talla muy modificada de la Virgen de la Merced. Lee el resto de esta entrada »


Caso Romina y 30 notas sobre el “feminicidio por honor”

junio 1, 2020
Actualidad_493461931_152699214_1024x576

Romina Ashrafi

Nazanin Armanian, Público, 1 de junio de 2020

Hacía unos meses, Romina de 13 años había pedido a su “amor” Bahman de, 32, que fuera a pedir su mano a su padre. Este lo rechazó, prohibiéndole a su hija volver a ver al hombre. La semana pasada, ella, harta de los malos tratos de su progenitor, que se había vuelto violento después de perder su trabajo y caer en las drogas, huye a casa de la hermana de Bahman. El padre pone una denuncia y la policía los lleva ante el juez, quien a pesar de los ruegos de la niña de que le matarían, le manda a casa y a él le pone en libertad. Horas después ella había sido degollada por su progenitor cuando dormía. La noticia conmocionó a Irán, obligando al presidente Hasan Rohani a condenar el asesinato y prometer endurecer las penas. No hubo manifestaciones feministas de rechazo, por estar prohibidas por la ley, y unas pocas mujeres se atrevieron a mostrar carteles que ponían “la mujer no es el honor de nadie”. Y ya está. Pronto será olvidada hasta que otro periódico sensacionalista saque el siguiente “caso”.

La verdad de cerca

1.- El concepto de honor, que en Europa hace referencia a la integridad, dignidad y honestidad, en Oriente Próximo significa virilidad, coraje y heroísmo para los hombres y modestia, fidelidad al esposo y tener hijos para la mujer. En su sentido más íntimo, los hombres colocan su honor no en su propio cuerpo, sino en el de la mujer: un grave error, ya que cuando una mujer sin derechos decide rebelarse ejerciendo su poder y utiliza su cuerpo-honor, estará apuntado al propio sistema social, destruyendo de paso el estatus de su opresor íntimo. En este caso, el crimen sucede en el marco de una teocracia totalitaria, lo cual significa que:

2.- No existe ninguna ley de protección de menores, ni un teléfono de emergencia para los niños maltratados, todo lo contrario: ella no es una niña ante las leyes vigentes desde 1979, sino una MUJER ADULTA a partir de 8-9 años: podrá ser casada y se le exigirá cumplir con las obligaciones maritales y maternales, pero no podrá ejercer su derecho al voto hasta los 16 años. De hecho, los 7-8 años son las edades de ponerle el velo, que en el islam marca el fin de la infancia y la etapa de fertilidad de su cuerpo: “Las mujeres que han llegado a la menopausia, que no esperan un nuevo matrimonio, no cometen falta al deponer sus velos de adultas.” (Corán 24: 59). La primera medida de la República islámica (RI) no fue el reparto justo de la renta del petróleo, paliando la pobreza, sino derogar la Ley de Familia que, gracias a la centenaria lucha feminista iraní, había fijado la edad nupcial en los 18 años, entre otras conquistas. Es imposible alguna mejora en los derechos de la mujer mientras esté prohibida la celebración del 8 de marzo, estén perseguidas sus propias organizaciones y estén sometidas a un apartheid sexual sin precedente en la historia moderna del país. Lee el resto de esta entrada »


Coronavirus/ El velo y las mascarillas

mayo 18, 2020

Ilya U. Topper, Msur, 18 de mayo de 2020

El cacao que tienen algunos en la cabeza equivale a media cosecha anual de Costa de Marfil. Estoy hablando de James McAuley, doctorado en Harvard y Oxford y corresponsal en París del diario Washington Post. Dice:  “Muchos musulmanes, defensores de la libertad religiosa y académicos ven cierta ironía en que una sociedad que ha elevado a gran virtud no taparse la cara de repente exige a la gente taparse la cara”. Hablamos de Francia, la prohibición de llevar niqab —el velo salafista, también conocido popularmente como burka, que tapa a la mujer entera, salvo los ojos— y, por supuesto, la nueva norma de llevar mascarilla. Sí, han leído bien.

“Si eres musulmana y escondes tu cara por motivos religiosos, pueden multarte y mandarte a un cursillo de educación cívica donde te enseñarán qué es ser ‘una buena ciudadana’. Pero si eres no musulmana durante la pandemia, entonces te invitan u obligan, como ‘buena ciudadana’, a adoptar ‘gestos de barrera’ para proteger la comunidad nacional”. Esta vez es una cita, publicada en el mismo diario, de Fatima Khemilat, politóloga en Aix-en-Provence. Han leído bien.

El burka y las mascarillas, ¿qué diferencia hay? Si Francia puede obligar a los franceses a taparse boca y nariz en la calle ¿por qué no va a poder el islam obligar a las musulmanas a taparse boca y nariz?  Igualdad para todos.

El cacao no es culpa del corresponsal. Lo deja claro la frase con la que arranca el artículo: “Francia, origen de la prohibición del burka, ha hecho más que ninguna otra nación de Occidente durante la década pasada para resistirse al hecho de cubrirse la cara en público”. Efectivamente. Cuando se debatió la ley, en 2010, se hicieron esfuerzos para evitar lo esencial. Se habló de cascos de motorista, de pasamontañas, de máscaras de carnaval, de seguridad, de crimen y hasta de filosofía. La ley no menciona el niqab: prohíbe taparse la cara. ¿Islam? ¿alguien ha dicho islam? Lee el resto de esta entrada »


Coronavirus / Grupos ultracatólicos lanzados contra el “totalitarismo” del Gobierno marcan el camino a la eclosión del barrio de Salamanca y las protestas de Vox

mayo 15, 2020

“Nos quieren en las catacumbas a golpe de BOE”: el lobby integrista agita la revuelta derechista contra el estado de alarma

Vecinos del madrileño barrio de Salamanca participan en una protesta contra el Gobierno por su gestión en la crisis del coronavirus, este miércoles en Madrid.

Vecinos del madrileño barrio de Salamanca participan en una protesta contra el Gobierno por su gestión en la crisis del coronavirus, este miércoles en Madrid / EFE

Ángel Munárriz, InfoLibre, 15 de mayo de 2020

Es una letanía. Gobierno socialcomunista. Liberticidio. Frente Popular. No todas las organizaciones lo dicen a la vez, ni todas dicen lo mismo, pero en conjunto lanzan un mensaje compacto. Totalitarismo. Caos. El discurso no es nuevo, pero se ha renovado y reforzado con la pandemia, añadiendo tintes dramáticos. Persecución religiosa. Eutanasia. Aborto. Es la voz del movimiento ultracatólico español, avanzadilla de la revuelta derechista contra el confinamiento.

Ahora se oye la cacerolada contra el Gobierno en el acomodado barrio de Salamanca, bajo el grito de “libertad”. Es la misma palabra, “libertad”, que gritan en Estados Unidos los más exaltados trumpistas para pedir la reapertura de la economía, y también la palabra con la que Vox convoca sus manifestaciones de este sábadoen pleno estado de alarma. Pero tanto Vox, que incluso ha llevado el estado de alarma al Constitucional, como el barrio Salamanca parecen en este concierto más los ecos que las voces. Las voces las llevan poniendo, desde el principio de la crisis y con intensidad creciente, entidades como Hazte-Oír, la Asociación Española de Abogados Cristianos, E-Cristians… Y muchas más.

Es interesante qué dicen y cómo lo dicen. En paralelo a las resonancias nacionalcatólicas que le son propias, asoma en el movimiento integrista una veta neoliberal, característica de la derecha católica española en su vertiente más radical, exaltada por la prolongación del confinamiento y alarmada ante la supuesta estrategia del Gobierno de aprovechar la crisis sanitaria para imponer una dictadura encubierta haciendo cautiva del voto a una mayoría subsidiada.

Izquierda “totalitaria” Lee el resto de esta entrada »