Sobre el Anteproyecto de la nueva ley educativa entrevista a Antonio Gómez Movellán en la RTPA

diciembre 7, 2018

7 de diciembre de 2018

Antonio Gómez Movellán, presidente de Europa Laica

A propósito de algunas de las modificaciones previstas en el Anteproyecto de Ley que explicaba la Ministra Isabel Celáa en la Comisión de Educación el pasado 28 de noviembre y que afectan a temas como la asignatura de Religión, la segregación escolar o las subvenciones a centros privados, en el informativo de la Radio Televisión del Principado de Asturias (RTPA), del 6 de diciembre, 2º edición, entrevistan al presidente de Europa Laica, Antonio Gómez Movellán.

Audio

Lee el resto de esta entrada »


Europa Laica considera que la vuelta a la LOE del 2006 supondrá garantizar el mantenimiento de la religión y el confesionalismo en el sistema educativo

noviembre 23, 2018

 

Europa Laica, 23 de noviembre de 2018

DECLARACIÓN DE EUROPA LAICA  ANTE EL ANUNCIO DE ANTEPROYECTO DE LEY DE EDUCACIÓN QUE CONTEMPLA LA DEROGACIÓN DE LA LOMCE

El Ministerio de Educación-MEC ha hecho público el anteproyecto de Ley Orgánica por el que se deroga la LOMCE y se vuelve de forma generalizada a la situación LOE.

Europa Laica saluda la postura del MEC de derogar la LOMCE por responder a la demanda reiterada de una parte importante y mayoritaria de la comunidad educativa, también de las fuerzas parlamentarias.

A la vez que aprobamos de que con este anteproyecto deje de contar la nota de la asignatura de religión, se introduzca una asignatura de valores, se impida la segregación por sexo y de otros puntos por analizar con más detalle, a la vez que todo ello, también tenemos que manifestar que en lo que afecta a la laicidad del sistema educativo, la situación apenas sufre variación, sin tener un planteamiento acorde, puesto que mientras sigan vigentes los Acuerdos concordatarios con la Santa Sede, y los existentes con otras confesiones, mientras se dé categoría de Servicio Público a la escuela concertada dogmática -financiada con fondos públicos-, mientras los profesores de religión -personas designadas por los jefes religiosos-  mantengan las atribuciones y estabilidad, mientras todo ello se mantenga, la confesionalidad del sistema sigue estando presente, situación a la que desde Europa Laica nos oponemos radicalmente como así lo hemos venido haciendo y denunciando.

Lee el resto de esta entrada »


Escuela pública y Religión

noviembre 21, 2018

Por la fuerza de un tratado internacional no puede imponerse una asignatura que no tiene acomodo en un Estado confesional

Profesor de Religión en el instituto Vega del Jarama, en San Fernando de Henares (Madrid) / Bernardo Pérez / El País

Cayetano López, El País, 21 de noviembre de 2018

Supongamos que un país extranjero opina que la presencia de una determinada asignatura en nuestro sistema de enseñanza es insuficiente y solicita que se firme un convenio internacional que nos obligue a incorporar esa asignatura en la modalidad que mejor convenga a ese determinado país. Imagino que nuestras autoridades rechazarían de plano semejante idea y reivindicarían, en uso de nuestra soberanía, su responsabilidad en el diseño del currículo que deben estudiar nuestros escolares. Nadie puede estar más interesado en la educación de los escolares de un país que sus propias autoridades. Pues bien, esa hipótesis inaceptable es precisamente lo que sucede con la enseñanza de la Religión Católica, y el convenio internacional existe. En efecto, dicha enseñanza está regulada por los convenios con el Vaticano firmados en 1979, y que nuestros Gobiernos deben cumplir escrupulosamente. La obligatoriedad de la oferta de dicha asignatura en nuestros centros públicos se deriva de dicho convenio, así como la consideración de docentes para quienes la imparten, designados por las autoridades eclesiásticas, por encima de cualquier procedimiento para la selección del profesorado fijado en nuestras leyes.

Pongo el énfasis en el aspecto del tratado internacional porque en todos los debates y discusiones en que he participado sobre este asunto, después de hablar de los aspectos pedagógicos y formativos, la última ratio, el argumento definitivo para defender la postura de que hay que incluir la Religión Católica en la escuela, es que, sean cuales sean los argumentos que puedan aducirse, el Estado español está obligado por ese tratado internacional. Y quienes así razonan pasan, de forma inadvertida, a actuar como representantes del otro Estado firmante en lugar de ciudadanos preocupados por la calidad de nuestro sistema escolar y de nuestra democracia. Por otra parte, cuando este asunto ha sido examinado en alguna de sus vertientes por los tribunales, el fallo se ha basado exclusivamente en la existencia de un tratado que nuestras autoridades deben cumplir.

Y cuando se menciona el dichoso tratado, parece que estuviera hablándose de algo inmutable, algo así como la ley de la gravitación universal, ineludible y sobre la que no tenemos control alguno. Aunque un convenio entre dos países es algo aceptado voluntariamente por las dos partes y puede modificarse según procedimientos normalmente contemplados en él. No se trata de una circunstancia impuesta por terceros ajenos a los firmantes. Por eso es urgente que el Gobierno español requiera la modificación de los acuerdos con el Vaticano, quizá también en otros aspectos, pero desde luego en el apartado que se refiere a la enseñanza de Religión en la escuela pública. Es un obstáculo prominente en la tarea de diseñar una escuela pública eficaz en un entorno institucional no confesional. Lee el resto de esta entrada »


¿Educación para la ciudadanía? Por supuesto

noviembre 14, 2018

Por Pedro Luis Angosto

Pedro Luis Angosto, Nueva Tribuna, 14 de noviembre de 2018

Recuerdo mis años mozos en el pueblo de la Sierra de Segura en el que nací, en pleno franquismo, en plena pobreza, en plena diáspora migratoria. Era un pueblo muy hermoso, de casas de dos plantas encaramadas a los cerros, con calles sin pavimentar, con un alumbrado público casi invisible, pero rodeado del verde y azul de las montañas y del verde inmenso de la huerta que lo aprisionaba mamando de las acequias que lo atravesaban y bordeaban. Criado como un pequeño salvaje que creía descubrir América cada vez que penetraba en la huerta interminable o construía una cabaña en los árboles junto a sus hermanos y amigos, aquel rincón era lo más parecido al paraíso que he conocido a lo largo de mi vida. Pese a ello, el ambiente era hostil una vez que abandonabas la naturaleza y te metían en las instituciones del régimen. Teníamos que acudir obligatoriamente a absurdos oficios religiosos en los que personas de muy escasa preparación nos aconsejaban sobre cualquier cuestión mundana, dejando las enseñanzas de su señor Jesucristo para mejor ocasión. A ellos, a los curas que iban a las escuelas, a los institutos y a las casas, les preocupaba nuestro sexo, qué hacíamos con él y qué iba a ser de nosotros pecadores llenos de lujuria adolescente. Eran unos obsesos que, en muchas ocasiones, cometieron actos incompatibles con el más mínimo sentido ético de la vida.

Los curas tenían poder en todo el proceso educativo, no sólo en los colegios de curas y monjas, sino en los que eran públicos, estatales. No obstante, España era la reserva espiritual de Europa y un Estado Nacional-Católico, nombre que se dio en España al fascismo patrio. En mi proceso de adoctrinamiento fascista, llegué a tener un singular terror al demonio, personaje al que no conocía pero que me describían un día y otro con absoluto tremendismo. También se me apareció la virgen, creo que era la del Carmen. Estaba mi madre un poco trastornada y me mandó que fuese a su dormitorio a por unas aspirinas. Así lo hice, pero la virgen que había encima de su cama me llamó vestida de azul: ¡Pedro, acércate, no temas! Salí triscando como alma que lleva el diablo y durante muchas semanas me abstuve de entrar en aquella habitación sagrada. Años después, pensé en comentar el suceso a la curia murciana y promover en mi casa una peregrinación que me habría dado pingües beneficios. Luego lo dejé por desidia, también por un poquito de rubor que he roto hoy para escribir este artículo. Lee el resto de esta entrada »


Sugerencias de Europa Laica al MEC ante la consulta del anteproyecto de Ley orgánica de modificación de la actual Ley de Educación

noviembre 7, 2018

El Gobierno tiene sometido a consulta pública desde el pasado 26 de octubre un anteproyecto de Ley orgánica de modificación de la actual Ley de Educación.

El documento, muy breve -tres páginas-, plantea, entre otras cuestiones, los problemas que con este proyecto se pretenden solucionar, entre otros la religión confesional en el Bachillerato los objetivos que se persiguenentre los que se encuentra  el de “Regular el ejercicio del derecho a una enseñanza de la religión confesional, sin que obligue a una asignatura alternativa ni interfiera en la nota media obtenida en enseñanzas académicas, en el marco de los Acuerdos con la Santa Sede”

La fecha límite para enviar aportaciones está a punto de finalizar, el 10 de noviembre de 2018 .(consulta.seefp@mecd.es).

Foto Marcos León

Europa Laica ha enviado una serie de sugerencias que compartimos y suscribimos:
Fuente: Europa Laica, 7 de noviembre de 2018

Contribución inicial que hace Europa Laica, sin menoscabo de futuras sugerencias y aportaciones que hagamos durante el período de preparación de la norma por parte del Ejecutivo o, en su caso, del período legislativo

Estas aportaciones van en la línea de las que Europa Laica ha venido haciendo en la Comisión de Educación, durante la tramitación de la LOE y de la LOMCE, que fuimos invitados a participar o en iniciativas presentadas en el Parlamento desde 2003, algunas de ellas avaladas por decenas de miles de firmas de la ciudadanía, de entidades y de personas de reconocido prestigio en el ámbito de la Educación.

Sobre algunos de los objetivos de la normas que se proponen modificar.

  • Objetivo 2-Regular una estructura del currículo al servicio de una educación inclusiva y acorde con las competencias básicas, valorando, respetando y apoyando la diversidad,
  • Objetivo 3-Regular el ejercicio del derecho a una enseñanza de la religión confesional, sin que obligue a una asignatura alternativa ni interfiera en la nota media obtenida en enseñanzas académicas, en el marco de los Acuerdos con la Santa Sede.

*Sobre este tercer objetivo, muy controvertido, hay que analizar cómo se materializa en la práctica, ya que sólo cabe que, obligatoriamente, la religión confesional se imparta a primera o última hora y se diera libertad al alumnado para  permanecer o no en el centro. O bien sacarla del horario lectivo.

Lee el resto de esta entrada »


Los otros restos de Franco y la educación religiosa

noviembre 2, 2018

La educación religiosa confesional en los planes de estudio formales plantea además un problema de fondo: el reconocimiento y la aceptación de la institución escolar como un espacio de adoctrinamiento.

Curso de formación de profesores de Religión en la Diócesis de Valladolid. Foto: Ángel Cantero. CC-NC / El Diario de la Educación

Jaume Trulla, El Diario de la Educación, 2 de noviembre de 2018

Los restos de Franco están de actualidad. Serán exhumados del Valle de los Caídos, pero no se sabe todavía dónde irán a parar. La familia del dictador quiere enterrarlos en la basílica de la Almudena, lo cual no gusta nada al Gobierno socialista, pues teme, con razón, que un sitio tan céntrico de Madrid sea un lugar de muy fácil peregrinaje para los nostálgicos del franquismo. En relación a eso, hace unos días apareció en la prensa la noticia de que a finales de octubre la vicepresidenta del Gobierno español, Carmen Calvo, se reunirá en Roma con el secretario de Estado del Vaticano para tratar sobre esta patata caliente; aunque después se medio desmintió esta información en el sentido de que el motivo principal de la reunión no sería aquel, sino otros “temas pendientes” entre el Estado Español y la Santa Sede.

Es, desde luego, un problema qué hacer con el cuerpo difunto de Francisco Franco. Pero es un problema mucho mayor el de qué hacer con los otros restos del franquismo, pues algunos de ellos, a diferencia de los físicos, siguen la mar de vivos. Y es que son otros restos de Franco, por ejemplo: la monarquía (¿quién la reinstauró y puso en su frente al padre del rey actual?); el sesgo ideológico de ciertos sectores –algunos poderosos– de la judicatura, el ejército o la policía (¿hay que poner ejemplos?); la pujante ultraderecha española, y no solo la ultra sino también una parte de la derecha que ha gobernado España durante largos años del periodo democrático (¿de dónde procedían, si no, los fundadores más importantes de Alianza Popular?).

Entre estos otros restos de Franco hay uno que nos interesa en particular pues afecta directamente a nuestro sistema educativo: los Acuerdos de 1979 entre el Estado Español y el Estado Vaticano: en concreto, el Acuerdo que trata sobre “Enseñanza y Asuntos Culturales” (B.O.E., 15/12/1979). Esperemos que tales Acuerdos estén entre los “temas pendientes” que se tratarán en la reunión de la vicepresidenta española con el segundo de a bordo de la Santa Sede. Lee el resto de esta entrada »


Las universidades públicas ofertan a sus estudiantes de magisterio clases de doctrina católica impartidas por sacerdotes

octubre 28, 2018

Un acuerdo del consejo de ministros del año 2007, cuando Zapatero era presidente, dio carta de naturaleza al pacto de 1979 del Estado con El Vaticano que habilita como “voluntaria” la enseñanza de la doctrina católica en la enseñanza de magisterio y permite a la Iglesia colocar a párrocos como profesores universitarios

Edificio del Rectorado de la Universidad de Sevilla, en la antigua Fábrica de Tabacos. JESÚS MORÓN

Raúl Bocanegra, Público, 28 de octubre de 2018

Al menos 32 universidades públicas españolas ofertan asignaturas de doctrina católica a sus estudiantes del grado de educación primaria, o bien como materias optativas o bien como suplemento al título, según ha podido comprobar Público tras rastrear los planes de estudio de la carrera de magisterio en todas las universidades públicas del país, que son 50 (de ellas, siete no ofrecen el grado, otras ocho no dan información suficiente sobre las materias optativas, y de las 35 restantes, solo tres dejan fuera la enseñanza de la fe católica). Las clases las imparten en numerosos casos sacerdotes y párrocos seleccionados por el obispado y arzobispado correspondiente, a quienes las respectivas universidades contratan -y les pagan su salario-.

Dos acuerdos, uno entre el Estado y El Vaticano de 3 de enero de 1979 y otro posterior del consejo de ministros de 14 de diciembre de 2007, cuando José Luis Rodríguez Zapatero era presidente del Gobierno y Mercedes Cabrera ministra de Educación y Ciencia, permiten que la religión -la teología católica- ocupe así un espacio en un lugar destinado a la “creación, desarrollo, transmisión y crítica de la ciencia, la técnica y la cultura”, a la “preparación para el ejercicio de actividades profesionales que exijan la aplicación de conocimientos y métodos científicos y para la creación artística”, y a “la difusión, la valorización y la transferencia del conocimiento al servicio de la cultura, de la calidad de vida, y del desarrollo económico”, según recoge la Ley Orgánica de Universidades.

El acuerdo de 1979, firmado por Marcelino Oreja, ministro de Asuntos Exteriores del presidente Adolfo Suárez, y por Giovanni Villot, secretario de Estado del papa Juan Pablo II establecía que “la enseñanza de la doctrina católica y su pedagogía en las escuelas universitarias de formación del profesorado, en condiciones equiparables a las demás disciplinas fundamentales, tendrá carácter voluntario para los alumnos. Los profesores de las mismas serán designados por la autoridad académica [de entre aquellas que el Ordinario diocesano proponga para ejercer esta enseñanza…] y formarán también parte de los respectivos claustros”. Lee el resto de esta entrada »