La escuela laica de las sociedades laicas

abril 21, 2019

Aula de la Escuela Moderna Ferrer i Guàrdia

 

Jaume Funes, ara.cat, 21 de abril de 2019

Escribir en Semana Santa lleva a pensar en las religiones. Aún más si lees los periódicos que las asociaciones islámicas reclaman a los gobiernos que pongan los medios para hacer real el derecho de sus hijos e hijas a aprender su religión en la escuela. En tiempo de tonterías electorales tienes que escuchar que no podemos perder las raíces cristianas y que se debe luchar contra la islamización. Tienes que sentir como toda complejidad educativa se resuelve poniendo alguna asignatura obligatoria más al currículo. Compruebas que la memoria social es más que frágil. Quien recuerda la cantidad de veces que el mundo educativo activo y renovador ha opuesto al retorno de la religión como asignatura en las escuelas, que no se trataba de que fuera obligatoria o no sino que no tenía lugar en la escuela?

La verdadera escuela, la buena escuela, sólo puede ser laica. Que no significa de ninguna manera que los alumnos no puedan tener religión ni que el maestro, conociendo cada niño y adolescente, no tenga en cuenta que una parte de su mochila educativa quizás es religiosa o que una parte de la interpretación de la vida que llevan de casa tiene que ver con alguna religión. Pero la escuela siempre es un lugar acogedor en el que no tienen cabida los fundamentalismos.

El universo de las religiones no es el universo de la escuela, aunque sabemos perfectamente que las razones, los sentimientos o las relaciones del alumnado pueden estar situados en los dos universos.Pueden ser dos dimensiones no cotejadas y pueden compartir elementos explicativos del día a día. El trabajo de educar no pasa, de ninguna manera, para renunciar a la lógica no religiosa de la escuela en virtud de la tolerancia. Ninguna tolerancia debe introducir enseñar religiones en el aula.

La laicidad de la escuela es el producto de la defensa de una forma de vivir juntos que se basa en la aceptación crítica de todas las religiones sin que ninguna de ellas pueda ser impuesta a nadie. El esfuerzo para comprender lo que es diferente también incluye sus componentes religiosos. Pero la aceptación también incluye el acuerdo de encontrar y construir un conjunto de referencias culturales compartidas por todos.La escuela siempre educa sujetos que, siendo diferentes, deben formar parte de una sociedad tolerante, libre y laica. La forma de vivir juntos no la definen las religiones, las creencias religiosas. Se trata de aprender a vivir juntos con reglas comunes laicas.


Manuel Menor: La ley Celáa, la X del IRPF y los conciertos educativos

marzo 29, 2019

El proyecto de Ley escolar del PSOE pretende erradicar algunos principios organizativos de la LOMCE, pero deja intactos el núcleo de los desacuerdos educativos

Manuel Menor, Mundiario, 29 de marzo de 2019

Estamos prácticamente en campaña electoral en un momento de gran incertidumbre política y no es raro volver a oír, cuando ya nos urgen con el IRPF, de grupúsculos con muchísimo poder. Como quiera que los colegios concertados también han entrado en campaña para reafirmar sus cuotas de fidelizados, cabe referirse a dos entes poderosos en ese y otros procesos: la Iglesia católica –que, según estudia Ángel Munárriz, podría llamarse Iglesia. S.A.– y los empresarios que han visto en la enseñanza un sector de creciente interés rentable a poco que se amplíen subvenciones, conciertos y deducciones fiscales.

Las raíces históricas

Lo que denominamos Iglesia abarca un conglomerado de instituciones, organizaciones y creyentes con diversas tendencias, genéricamente en sintonía con el Vaticano. Su atención al mundo educativo viene de una historia potenciada desde el siglo IV, cuando la querencia del poder político romano facilitó a sus jerarcas controlar el valor simbólico de maestros de la verdad y propagar esa unicidad contra toda  heterodoxia discrepante. Lo recursos para la apología de esa razón vital procedieron de dos vías complementarias: los pobres como excusa para recibir y gestionar donativos, y la muerte como razón religiosa –subyacente a muchos rituales desde los orígenes de la humanidad- fundante de su existencia. De ambas fluyeron las limosnas y legados fundacionales que alimentaron los feudos monásticos y episcopales desde los albores medievales. ¿Son un precedente de fundaciones de algunos colegios privados? Lee el resto de esta entrada »


Campaña matriculación curso 2019-2020: Elige bien, elige la Pública. Elige bien, elige Educar en Valores éticos y cívicos

marzo 17, 2019

 

17 de marzo de 2019

En Asturias el BOPA publicaba el 5 de marzo el calendario de matriculación para el curso 2019-2020.  Se inicia, pues, el periodos de matriculación para el próximo curso y, por ello, se hace  necesario retomar la campaña para que las familias respeten la libertad de conciencia de sus hijas e hijos y no lxs matriculen en Religión.

El 15 de febrero de 2015 el Consejo de Ministros aprobó el proyecto de ley educativa que derogaría determinados artículos de la LOMCE entre ellos los relativos a la asignatura de Religión -que dejaría de tener alternativa y la creación de una asignatura para todo el alumnado de Valores cívicos y éticos-, que el adelanto de las elecciones dejó en el aire.

Mientras, deróguese la LOMCE o no, de cara al próximo curso ¿por qué deberíamos, matricular a nuestras hijas e hijos en una asignatura que hable de valores éticos y cívicos y no de religión? Lee el resto de esta entrada »


Enseñanza concertada: un millonario negocio subvencionado cuyo grueso se lleva la Iglesia

febrero 7, 2019

Los centros religiosos concentran a dos terceras partes del alumnado de los tramos educativos obligatorios que estudian en colegios sostenidos con fondos públicos.

Eduardo Bayona, Público, 7 de febrero de 2018

La enseñanza concertada no universitaria, una fórmula de emergencia importada por el Gobierno de Felipe González en 1985 ante la insuficiencia de colegios públicos y cuya elección por las familias han sido convertida en un derecho por la legislación y la jurisprudencia, se ha convertido a lo largo de cuatro décadas en un negocio subvencionado que la iglesia sigue acaparando, aunque cada vez con menor rentabilidad.

“Un porcentaje mayoritario de los centros son de la iglesia, alrededor del 75% o el 80%”, señala Jesús Gualíx, responsable de Enseñanza Privada de UGT, que hace hincapié en que “la concertada es una red que forma parte del sistema público. No hacemos distinciones según la titularidad, sino en función de cómo funcionan los centros, y la mayoría lo hacen correctamente”.

La última estadística del Ministerio de Educación con datos desagregados, del curso 2016-2017, indica que en España operaban 5.001 centros concertados, una cifra superior a la de los 4.184 privados que carecen de conciertos con la Administración, mientras la red pública sumaba 19.026.

El alumnado de los concertados superaba con claridad al de los privados (2.087.474 por 558.380, ambos a mucha distancia de los públicos, que sumaban 5.490.022. En una década, desde el curso 2006-2007, los primeros ganaron 228.748 alumnos (12,3%), los segundos 107.208 (23,7%) y los últimos, que son la única opción en gran parte del territorio, 711.258 (15,8%).

La proporción entre religiosos y laicos concertados era un 52%-48% dos años antes, mientras que el reparto de alumnos se disparaba a un 68%-32%.

6.000 millones al año en conciertos

Lee el resto de esta entrada »


La educación, el gobierno socialista y el cretinismo parlamentario, por Antonio Gómez Movellán

enero 14, 2019

Antonio Gómez Movellán, presidente de Europa Laica
Público, 14 de enero de 2019

En un ambiente político enrarecido y viciado, presagio de tormentas y vendavales, el partido del gobierno está incumpliendo lo que prometió en la oposición. Desde muchos lados  se achaca al partido socialista  que esté utilizando el gobierno como plataforma electoral  pensando que, a través de algunos gestos izquierdistas, pueda recuperar la credibilidad de un electorado perdido. Pero tienen razón los independentistas catalanes: los gestos no son suficientes. Los sindicatos también lo han dicho con toda claridad: hay que comenzar a derogar la reforma laboral y emprender acciones contra la situación  intolerable de pobreza y precariedad laboral que existe en nuestro país. Hay poca ambición y mucha efervescencia publicitaria. Algunos gestos, además, rayan en el esperpento como la exhumación de la momia de Franco. ¿Cómo es posible que un gobierno soberano tenga que arrodillarse, ante la Iglesia católica, para enterrar, donde le venga en gana, al último dictador del fascismo europeo?

En el caso de la educación, la ambición no parece existir. Ni siquiera para parar las medidas de los recortes, ya que el proyecto de ley que se ha tramitado deja en manos de las Comunidades Autónomas la determinación final de la carga del  horario lectivo del profesorado y del número de alumnos por aula. Además, la reforma y pseudoderogación de la LOMCE proyectada plantea  un regreso a la ley anterior manteniendo, en esencia, los equilibrios existentes en el sistema educativo en España. No existe un propósito de política de largo aliento en educación. Lee el resto de esta entrada »


Educación cívica y laica contra el auge del fascismo

diciembre 26, 2018

Por Enrique Javier Díez

Público, 26 de diciembre de 2018

La UE ha sido contundente y demoledora contra aquellos gobiernos que han intentado hacer políticas económicas de tipo social y alternativo al neoliberalismo vigente, pero es absolutamente dócil con los discursos racistas y xenófobos de centroeuropa, Europa del este o Italia. La UE no bromea con el neoliberalismo: la economía es algo demasiado importante como para confiársela a los pueblos. En cambio, la democracia y de los derechos humanos parece que sí son algo absolutamente secundario.

De hecho, no ha dudado en chantajear, presionar y amenazar al gobierno de Chipras en Grecia, para que pusiera en marcha medidas de recortes sociales contra el pueblo, para seguir pagando los intereses y la deuda con los banqueros alemanes y franceses. Sin embargo, se muestra completamente débil, complaciente e incluso apoya y secunda las políticas xenófobas de los países europeos gobernados por la extrema derecha. La solución xenófoba promovida por los gobiernos de ultraderecha se ha impuesto: un mayor control de las fronteras, el bloqueo de los migrantes en el Mediterráneo y la creación de centros de detención de migrantes dentro y fuera dela Unión Europea. Es decir, Guantánamos europeos, siguiendo el modelo norteamericano.

Italia y Austria, con gobiernos en coalición con la extrema derecha, junto con el Grupo de Visegrado –Polonia, Hungría, República Checa y Eslovaquia–, con gobiernos directamente de extrema derecha, han sido especialmente eficaz forzando la agenda europea hacia posiciones cada vez más xenófobas en la acogida de refugiados e inmigrantes. Lee el resto de esta entrada »


Pretextar “la ideología” del otro para sostener el inmovilismo

diciembre 22, 2018

La nostalgia de “poder fáctico” en democracia se aviene mal con la ejemplaridad que los obispos han de desarrollar para ser coherentes.

comision_permanente_septiembre

Fuente Imagen: CEE

Manuel Menor, Mundiario, 22 de diciembre de 2018

Poco se sabe de lo que hayan dialogado y concluido la ministra Pilar Celáa y el obispo Argüello a propósito del confesionalismo católico en diversos aspectos del sistema educativo. Al término del encuentro, ha habido buenas palabras acerca de lo fluido y fructífero que pueda haber sido, pero no faltó tiempo para que, desde La Razón, un profesor de Teología Moral  esgrimiera   el pretexto de “la ideología” de los demás como impedimento de un “pacto educativo” por parte de la CEE.

Antimodernismo

Por la edad,  es probable que haya obispos que se sientan obligados por  el  Juramento antimodernista que, para ser sacerdotes, debieron hacer antes de 1967, en que fue suprimido. Esa generación tal vez no vea como “ideológicas” sus posturas sobre relaciones de la Iglesia con su entorno, y es fácil que coincidan con ellos muchos de los elevados al episcopado después de 1978. En general, desde Juan Pablo II la selección y cooptación de  candidatos siguió baremos en los que el curriculum vitae acreditaba seguridades apropiadas a lo que se quería promocionar; nada que ver con las que habían prevalecido con Juan XXIII o Pablo VI. Esto facilita entender que, incluso desde 2013 y del Papa Francisco, observadores atentos puedan apreciar diversidad de juicios de valor que, cuando son doctrinales, han de ser considerados al menos como corriente ideológica.

En todo sistema de conocimiento son normales las variaciones interpretativas. El catolicismo también está sometido a esa condición. No obstante, fue en tiempos  de cristiandad dominante cuando el cuerpo doctrinal que debía ser entendido por los fieles fue denominado “Doctrina cristiana”. Reducida a breve sinopsis como “Catecismo” podía parecer más unitaria, y su “vigilancia” fue constante durante casi toda la historia del sistema educativo español, siempre más como obligado recitado memorístico que como entendimiento. El propio Catecismo de la Doctrina cristiana, del que el del  P. Gaspar Astete (1537-1601)  fue todavía preceptivo para muchos, imponía un criterio cognitivo tan corto en torno a qué creer, que no se aventuraba más allá de que se supiera mecánicamente el Credo. Acerca de “otras cosas”, debía responderse: “Eso no me lo preguntéis a mi que soy ignorante. Doctores tiene la santa madre Iglesia que lo sabrán responder”, y concluía: “Bien decís que a los Doctores conviene, y no a vosotros, dar cuenta por extenso de las cosas de la Fe; a vosotros bástaos darla de los Artículos como se contiene en el Credo” (Madrid: Imprenta Real, 1832, pág. 18).

Doctrinarismo apologético

A los clérigos, por su parte, la Filosofía y Teología que se les enseñaba siempre estuvo estructurada a la defensiva, contra los adversarii. Era el reflejo de una historia apologética con multitud de prácticas no menos ideologizadas. Por ejemplo, el trato con “los paganos” desde Teodosio a finales del siglo IV d.C., en que pronto se empezó a juzgar civilmente –y eliminar- a herejes y heterodoxos o a destruir su patrimonio artístico y cultural. Tampoco tienen desperdicio las largas guerras de religión, y cómo desde finales del XVIII la Iglesia, a medida que perdió poder temporal, se especializó en alianzas con que retenerlo en alguna medida. Hitos de gran interés para ver cómo se decantó después la posición política de la Iglesia son la reacción restauradora desde 1815 en Viena, la pérdida de los Estados Pontificios en 1870, o que se erigiera desde 1891 en mediadora “caritativa” de “la cuestión social” cuando los obreros urbanos ya llevaban décadas exigiendo justicia. Más cerca, cuando el 09.12.1905 se independizaron el Estado francés y el Vaticano, el ideologizado abanico de argumentos vaticanistas fue bien explícito frente a los de quienes pugnaron en pro de los intereses de la República francesa.

Con esta historia detrás –y sin mentar las posturas inspiradas desde el Vaticano en la etapa de entreguerras-, el pretexto de “la ideología”  no es  inocente. Entre las argucias reunidas en el Arte de tener siempre razón, de Schopenhauer, figuran las que, para salir exitosos de cualquier debate tratan de anular al otro con  argumentos ad hominem.  Al personalizar al adversario con “la ideología”, fabrica un espantajo contra el que dirigir todos los ataques mostrándole como “insultante, maligno, ofensivo y grosero. Es –dice el filósofo alemán- una apelación de las facultades del intelecto a las del cuerpo, o a la animalidad”. Lee el resto de esta entrada »