IU pide a la Comisión Europea que aclare si la exención del IBI a la Iglesia y sus donaciones a TRECE TV suponen ayudas de Estado ilegales

octubre 8, 2020

El Tribunal de Cuentas español abre la puerta en su último informe a que se investiguen las aportaciones a la cadena ultraconservadora. Además, dos sentencias del TJUE de 2017 y 2018 confirman que la exención sobre los bienes inmuebles que se dedican a actividades mercantiles puede constituir una ayuda prohibida por la legislación europea.

Sira Rego y Manu Pineda, eurodiputados de IU

Izquierda Unida, 8 de octubre de 2020

Los eurodiputados de Izquierda Unida Sira Rego y Manu Pineda han solicitado este jueves a la Comisión Europea que aclare si la exención del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) del que goza la Iglesia Católica en España y la donación por un valor de 20 millones de euros a la cadena ultraconservadora Trece TV suponen ayudas prohibidas por la legislación europea.

IU traslada estas cuestiones en dos preguntas parlamentarias. La primera de ellas -sobre las donaciones a Trece TV- hace referencia al informe del Tribunal de Cuentas de España (TC) que el pasado mes de julio advirtió que los 20 millones de euros que la Iglesia dio a la cadena de televisión, gracias al dinero que recibe de la declaración de la renta, pueden ser consideradas ayudas de Estado prohibidas por la Unión Europea.

El TC explica que “debe destacarse que, en las memorias de 2016 y 2017 se señala que se han realizado aportaciones de fondos propios a una entidad mercantil controlada por la Iglesia por importe de 20 millones de euros procedentes de la asignación tributaria, que podría ser objeto de análisis por órganos competentes en ello”. Y a continuación, abre la posibilidad de que haya una investigación para comprobar que “respeta lo dispuesto en el artículo 107 del TFUE, teniendo en cuenta los requisitos establecidos en la sentencia C-74/16 y en la Comunicación 2016/C262/01”.

En febrero** de este año Rego y Pineda junto con los eurodiputados y eurodiputadas de Unidas Podemos pidieron a la Comisión que explicara su posición sobre estas ayudas y la vicepresidenta Margrethe Vestager contestó que hasta que el TC no hiciera público su informe definitivo no se podría estudiar el caso. Los eurodiputados de IU creen que el documento final hecho público en julio prueba la irregularidad de las donaciones. Lee el resto de esta entrada »


Un patrimonio incalculable arrebatado al pueblo

septiembre 20, 2020

No sorprende que la CEE empiece a mover sus hilos pues le van grandes intereses económicos en ello, por una parte por el valor de todo lo que ha inmatriculado y por otra porque ni rinde cuentas a nadie ni paga impuestos.

Plazoleta de Katabi en Bergara.

Plazoleta de Katabi en Bergara, inmatriculada / Fuente

Remedios Copa Sánchez, Diario de Pontevedra, 20 de septiembre de 2020

La polémica por las inmatriculaciones está en el candelero y no son pocas las reclamaciones que están surgiendo al respecto, tanto por particulares en defensa de sus bienes que se apropió impunemente la iglesia católica, como desde diferentes organizaciones que reclaman la devolución del patrimonio histórico y cultural, y de aquellos bienes que eran de uso público del pueblo.

Este verano, el portavoz de la Conferencia Episcopal Española, Luis Argüello, admitía que “quizá haya algún bien inmatriculado que sea discutible”, pero lo atribuye a posibles errores y que “nadie lo recurrió”; tampoco hubo reclamaciones en los dos años posteriores en que podían hacerlo, asegura; pero lo que no cuenta es que todavía a día de hoy, se desconocen muchos de los bienes que la iglesia inmatriculó y no son pocos los propietarios que desconocen que la iglesia les arrebató sus bienes aún cuando disponen de todos los documentos que acreditan históricamente su propiedad.

Cuenta Joan Casajuana, un agricultor catalán que un buen día descubrió que la casona familiar, la ermita románica y un pequeño cementerio ubicados ambos en una finca de su propiedad “desde hacía siglos”, los había inmatriculado el obispo a su nombre, usurpando así los bienes que pertenecían a sus antepasados desde tiempo inmemorial, de modo que acudió al Obispado reclamando la propiedad y acreditando documentalmente tal pertenencia, (se invirtió la carga de la prueba); tras meses de litigios lo único que el obispo admitió en el acto de conciliación, a propuesta del registrador de la propiedad, fue que declarara que la casa y finca se habían inmatriculado por error, pero ni el templo ni el cementerio los devuelve porque se alega el derecho de custodia de los difuntos, pese a que la construcción, la rehabilitación y mantenimiento, jamás recibió participación alguna de la iglesia católica.

Casajuana detectó que múltiples ermitas y cementerios privados de los payeses fueron inmatriculadas, alegando el Obispado haber cedido un sacerdote para la liturgia. Pero dice que esos bienes son solamente un 2 ó 3% de las inmatriculaciones; el resto forma parte del patrimonio histórico cultural de los pueblos, construido y pagado por los agricultores. Lee el resto de esta entrada »


La Iglesia católica pretende que el Gobierno reconozca 30.000 bienes inmatriculados como propiedad eclesiástica

septiembre 10, 2020

Pagar el IBI y conocer el número exacto de bienes inmatriculados para proceder a la devolución de aquellos que no estén dedicados al culto y tengan dueño legítimo era el objetivo del Gobierno de Pedro Sánchez. Pero tras el cambio en el poder de la Conferencia Episcopal con Juan José Omella, hombre afín al Ejecutivo, podría dejar esta pretensión en un gesto apoyado en pagar el impuesto en cuestión tal y como se hace en Francia o Italia pero sin tocar la Ley Hipotecaria que benefició al clero.

Juan José Omella, la mezquita de Córdoba, bien inmatriculado y Pedro Sánchez.

Juan José Omella, la mezquita de Córdoba, bien inmatriculado y Pedro Sánchez.

David González, El Cierre Digital, 10 de septiembre de 2020

Septiembre ha llegado con varias asignaturas pendientes para el Gobierno, el primero en coalición con otro partido desde los años de la II República, que tenía unas metas altas y progresistas. Pero la crisis sanitaria del Covid-19 se cruzó en el camino del Ejecutivo y lo ha trastocado todo. Sin embargo, uno de los temas más candentes, aunque sorprendentemente con menos recorrido en los medios de comunicación es el intento de acuerdo entre la Iglesia Católica española y el Gobierno de Pedro Sánchez.

De un lado, el Gobierno pretende que la confesión mayoritaria pague el IBI (Impuesto de Bienes Inmuebles) para aquellos lugares que no estén dedicados al culto. De otro, la Iglesia española que quiere mantener algunas prebendas mientras capea el temporal de sus guerras internas.

Al margen del IBI, algo que se ha conseguido en otros países de mayoría católica como Francia o Italia, también Sánchez ha exigido a la Conferencia Episcopal Española (CEE) que haga un inventario exhaustivo de los bienes inmatriculados. Un tema que genera mucha polémica tanto en círculos eclesiásticos como entre la sociedad.

Hace unos días Luis Argüello, Secretario General de la Conferencia Episcopal, aseguraba en una conversación con Religión Digital respectos a estos bienes que “era obvio que pertenecían a la Iglesia”, pero sin embargo, muchos de ellos están en disputa por parte incluso de Patrimonio del Estado, como la Mezquita-Catedral de Córdoba y otros por parte de particulares como fincas, viviendas y garajes.

La Iglesia Católica española posee en el apartado de inmatriculados, a falta de saber todos los datos exactos, más de 30.000 bienes entre los que figuran no sólo templos o casas parroquiales sino también fincas, pisos y hasta plazas garaje. Un tipo de propiedades por las que tendrían que pagar el IBI al no ser lugares de culto, tal y como recoge la legislación en materia tributaria. Lee el resto de esta entrada »


Un negocio como Dios manda: la Iglesia gana más de 90 millones limpios en tres años

septiembre 7, 2020

Hasta el 80% de las diócesis han llegado a tener ganancias mientras reciben fuertes inyecciones de dinero público que llevan a los laicistas a plantear si el modelo de financiación excede o no el compromiso del Estado para garantizar, hace ya más de 40 años, “su adecuado sostenimiento económico”

Juan José Omella

Juan José Omella, durante la celebración en la Sagrada Familia de una misa por las personas fallecidas a causa de la pandemia. EFE/Quique García

Eduardo Bayona, Público, 7 de septiembre de 2020

“¿Es ‘adecuado sostenimiento’ subvencionar a la Iglesia con más recursos de los que necesita para funcionar?”, plantea Europa Laica en su análisis sobre la última Memoria de Actividades de la Iglesia, referente al ejercicio de 2018, que ha publicado la Conferencia Episcopal.

La pregunta, que también se han hecho instituciones como el Tribunal de Cuentas, cobra mayor relevancia a la vista de los datos de las últimas tres memorias (20162017 y 2018, las únicas en las que el episcopado desglosa las cuentas consolidadas de las 70 diócesis españolas, que arrojan unas ganancias netas de 55,7 millones de euros en esos tres ejercicios a los que hay que añadir otros 39 de la gestión de la asignación tributaria por el episcopado: suman 94,7, a más de 31 por ejercicio.

Según indican esos documentos, las diócesis españolas tuvieron en esos años unos ingresos de entre 924 y 974 millones de euros y unos gastos de 908 a 954, lo que les proporcionó unas ganancias netas de entre 16 y 20,3.

Algo menos de la cuarta parte de esos fondos (24%) procedía de la asignación tributaria del Estado, es decir, la parte que los contribuyentes le destinan poniendo la ‘X’ en la casilla confesional del IRPF, mientras algo más de un tercio (36%) les llega vía donativos y el resto (40%) de su actividad comercial, económica y financiera.

Las principales partidas de gastos son las de Personal, con 348 millones el último año entre religiosos y seglares, y la conservación de edificios y el funcionamiento, con 271,7, a cierta distancia de las actividades pastorales (220,7) y de una abultada partida (88,9) de “extraordinarios”.

Más dinero para Trece TV que para Cáritas

Lee el resto de esta entrada »


La separación Iglesia-Estado y el patrimonio como víctima indirecta

septiembre 4, 2020

Incendio Notre Dame / Fuente imagen

Fuente: Magnet, 4 de septiembre de 2020

A propósito del problema que para Francia supone la rehabilitación de Notre Dame tras el incendio sufrido en abril de pasado año que significó una llamada de atención a la humanidad acerca de la fragilidad de su patrimonio histórico, Esther Miguel Trula repasaba en su artículo (“La rehabilitación de iglesias como Notre Dame es un problema en Francia. Así funciona en el resto de Europa”) modelos de financiación en Europa para la restauración y conservación del patrimonio ligado a la iglesia.

La separación Iglesia-Estado y el patrimonio como víctima indirecta

En Francia

La ley francesa de separación de la Iglesia y el Estado de 1905 hizo que la nación avanzase en su secularidad. Gracias a esa ley muchos edificios religiosos pasaron a ser propiedad del Estado y los gobiernos locales, sin haber mediado expropiaciones, aunque “poniendo tales edificios a disposición de las organizaciones religiosas sin costo para éstas siempre que esos edificios se usen con fines de culto”. Notre Dame tiene el permiso para ser utilizado libremente por la archidiócesis católica de París.

Entre los puntos de la ley también se estipulaba el modelo de financiación de las reparaciones, que es indirecto. La organización religiosa asignada “tienen la facultad pero no la obligación” de sufragar el mantenimiento del edificio. Sí se les pide que apelen a diferentes posibles fuentes de financiación, amigos del patrimonio, entes privados y también el Estado.

La responsabilidad del Estado varía según el estado legal de los edificios (protegidos o no), el tamaño (todas las catedrales son suyas) y la naturaleza del trabajo (si es un simple mantenimiento o una campaña de recuperación). Lee el resto de esta entrada »


La Justicia y el Tribunal de Cuentas ponen los negocios de la Iglesia bajo la sospecha de beneficiarse de ayudas ilegales

agosto 31, 2020

El órgano fiscalizador apunta a un posible incumplimiento de la legislación europea sobre ayudas de Estado por la financiación de Trece TV vía IRPF

Reunión de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española.

Reunión de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española / Europa Press

Ángel Munárriz, InfoLibre, 31 de agosto de 2020

Tanto la Justicia como el Tribunal de Cuentas, el órgano de fiscalización de las administraciones en España, han comenzado a cuestionar que la Iglesia católica haga negocios beneficiándose del dinero público, sea en forma de exención fiscal o de inyección económica.

Puede sonar raro que la Iglesia participe en el juego del mercado. Pero lo hace. Desarrolla actividades lucrativas. Y hace caja. Un ejemplo: la Iglesia, que no es una institución monolítica sino una suma de miles de entidades, pone en alquiler locales por los que no paga impuestos. Además, financia su televisión con dinero salido de las arcas públicas.

Esta última actividad, la que financia a la televisión Trece, acaba de llamar la atención del Tribunal de Cuentas, que la ha puesto bajo sospecha de ser una ayuda de Estado, y por lo tanto ilegal, al dinero salido del bolsillo de los contribuyentes que acaba en las cuentas de esta emisora.

Pero no es el único frente abierto para las actividades comerciales de la Iglesia, que también los tiene en los tribunales españoles y europeos, donde se abren paso los primeros fallos contra sus privilegios económicos. Pese a estos cuestionamientos, las reformas legales en España para que las ayudas a la Iglesia sólo cubran la actividad religiosa y caritativa siguen pendientes.

Del IRPF a Trece

Lee el resto de esta entrada »


Europa Laica: Informe sobre de la Memoria Anual de Actividades del ejercicio 2018 presentada por la Conferencia Episcopal Española

agosto 28, 2020

Elaborado por Enrique Ruiz del Rosal, Europa Laica

presentacion informe analítica web

Europa Laica, 28 de agosto de 2020

La asignación tributaria del IRPF a la iglesia católica: un cúmulo de opacidad en la subvención con dinero público

Europa Laica, como todos los años, ha hecho un INFORME detallado (120 páginas) analizando la Memoria de Actividades de la Iglesia Católica que fue publicada el pasado mes de junio.

Esta Memoria eclesial debería tener por objeto cumplir con el compromiso adquirido por la Iglesia Católica de dar cuenta de la financiación pública que recibe a través de la casilla del IRPF. 285 millones de euros en el ultimo ejercicio fiscal.

Pero nada más lejos de la realidad.

Europa Laica denuncia que esta Memoria es cualquier cosa menos lo que debería ser, sino un cumulo de opacidades, medias verdades y pura propaganda eclesial, pero sin dar cuenta real de este dinero público entregado a la Iglesia Católica, que es de lo que se trata justificar.

En las Conclusiones del INFORME, apuntamos:

– Es de todo punto antidemocrático que sigan sin denunciarse los Acuerdos con la Santa Sede que amparan esta subvención a la Iglesia católica, y que no se respete en su integridad la aconfesionalidad formal del Estado.

– Es aun menos admisible la comodidad y connivencia de los Gobiernos de turno en no hacer cumplir siquiera lo acordado, manteniendo el despropósito de falta de control y publicidad sobre los dineros públicos de los que es el principal. responsable.

– La Memoria de Actividades publicada por la Iglesia católica no cumple de forma manifiesta con el compromiso adquirido de dar cuenta de la financiación pública recibida a través del IRPF.

– Es imprescindible una completa y amplia fiscalización de las cuentas de la Iglesia Católica. El Tribunal de Cuentas ha determinado recientemente esta misma necesidad a la vez que sobre las carencias e incumplimientos mencionados.

– La Memoria de Actividades de la Iglesia católica es un burdo documento de pura propaganda eclesial, carente de transparencia  debida, con mucha opacidad y lleno de triquiñuelas y medias verdades contables con el único objetivo de ocultar sus privilegios.

Europa Laica, para mayor claridad,  ha elaborado un compendio de PREGUNTAS SIN RESPUESTA que dan cuenta de las denuncias, medias verdades y opacidades mencionadas en el INFORME**. En dos series, una sobre la Asignación Tributaria, otra sobre las Actividades eclesiales relacionadas. Lee el resto de esta entrada »


Religión o negocio

agosto 15, 2020

¿Anticlericalismo mío? Más bien amor a unos edificios que por la voracidad recaudatoria de la Iglesia se han convertido en museos, en espacios ajenos a la religión y a la vida de las ciudades en las que se encuentran

La Catedral de León

La Catedral de León

Julio Llamazares   El País, 15 de agosto de 2020

Mucho le molestó a la Iglesia, en especial a algunos obispos, el titular de una entrevista que me hizo este periódico con ocasión de la publicación del segundo tomo de mi viaje por las catedrales españolas: “La Iglesia ha secuestrado las catedrales”. Algún deán hubo, incluso, que me acusó de anticlerical pese a mi demostrado interés por esos edificios religiosos que construyen sobre la geografía de los países cristianos su identidad junto a otros militares y civiles. Diecisiete años dedicados a la contemplación de todas las catedrales españolas y 1.200 páginas a contar después sus maravillas y secretos no fueron suficientes para algunos a la hora de calibrar mi pasión por ellas

Mi declaración se refería a un fenómeno que es el de la tendencia de los cabildos catedralicios a cerrar las puertas de las catedrales para poder cobrar por su acceso con la excusa de su mantenimiento; un fenómeno que yo había visto nacer y desarrollarse a lo largo de los años en los que las recorrí: cuando comencé mi viaje, apenas media docena de ellas cobraban por visitarlas y hoy prácticamente lo hacen ya todas. Convertidas en museos, las catedrales han perdido así su verdadero sentido, que es el de ser lugares de culto, además de reunión y asilo. Hoy sólo entran en ellas los turistas y los contrayentes e invitados a las bodas que las utilizan como decorados, pagando por ello una cantidad, cómo no. Lee el resto de esta entrada »


Coronavirus: Los dineros del capellán y los rastreadores voluntarios

agosto 13, 2020

Ilustración: Verónica Montón Alegre

Ilustración: Verónica Montón Alegre

Enrique Ortega, Foro Ágora Salud, Público, 13 de agosto de 2020

Estamos inmersos en una nueva eclosión del coronavirus, con brotes que se producen por doquier y con un número de positivos equiparables a los del mes de abril. El mayor porcentaje de nuevos casos se está dando en Aragón, Cataluña, Madrid y Navarra. Son, probablemente, frutos de la estupidez humana y de estrafalarias teorías negacionistas que acaban produciendo un daño irreparable en vidas, y también acrecentando el daño económico y social. Ocurre también que, en algunas de las comunidades autónomas, como Madrid y Cataluña, a fecha de hoy no se ha contratado el personal de rastreo necesario para abortar los rebrotes realizando un seguimiento de los contactos de cada persona diagnosticada.

En este contexto, la presidenta de la comunidad de Madrid se ha aprestado a contratar un total 73 capellanes, uno por cada 100 camas hospitalarias, en una operación que costará anualmente un millón de euros, “para garantizar el derecho a la asistencia religiosa”. Se refiere a la religión católica, desde luego, y así se especifica: “reconocer, proteger y posibilitar el ejercicio garantizado constitucional, legal y convencionalmente, del derecho a la asistencia religiosa de los enfermos católicos y sus familiares o allegados en los centros hospitalarios adscritos al Servicio Madrileño de Salud”. Y al resto de la ciudadanía de Madrid que profese otras religiones, que la zurzan; no cabe ni el reconocimiento, ni la protección, ni posibilitar el ejercicio garantizado constitucionalmente en estos casos, a no ser que la ingeniosa presidenta nos sorprendiera ofertando igualmente, rabinos, imanes, pastoras o sacerdotes budistas, etc. ¿Y qué pasa con los agnósticos?

No es que estemos abogando porque todas las confesiones y sectas deban disfrutar de las prebendas que se ha otorgado a la católica, más bien parece justo que sean las propias organizaciones las que sufraguen, formen, aconsejen y conforten espiritualmente a quien lo demande, pero con sus propios medios.

Flipo colorines

Lee el resto de esta entrada »


Hablemos de iglesias y religión (ahora sin mentir, que es pecado)

agosto 6, 2020

Ante el penúltimo bulo lanzado por la extrema derecha en redes sociales para intentar atribuir un incendio en una iglesia a la comunidad musulmana, hacemos un repaso a las últimas noticias sobre iglesias y religión. Sin mentiras.

Un incendio en una iglesia del siglo XIII de Plasencia provoca daños en la puerta y el artesonado del interior

Fuente imagen

Dani Domínguez, La Marea, 6 de agosto de 2020

La extrema derecha ha lanzado en redes sociales su penúltima mentira. Y digo penúltima porque es muy probable que en el tiempo que tarde en publicarse este artículo, suelten alguna nueva. Son profesionales de ello. La hasta ahora última mentira se centraba en el incendio ocurrido en la iglesia de San Martín, en Plasencia (Cáceres).

El origen del fuego era totalmente desconocido pero, sin ningún tipo de pruebas, la extrema derecha ha intentado vincular las llamas a un ataque contra la cristiandad que habría sido provocado por musulmanes. Ese poso xenófobo y racista siempre presente en el relato de los ultras. Así, hemos podido leer comentarios afirmando que “el caos, odio y fuego francés» llegaban a España, en un intento por trazar un paralelismo con el incendio ocurrido en la catedral de Nantes a mediados de julio.

Un eurodiputado de Vox era mucho más directo: “Estos no son vándalos. Son los terroristas encargados de la destrucción y acoso a los testimonios y baluartes de la civilización. El jueves quemaban biblias en Portland. Hace diez días la catedral de Nantes. Ayer era Plasencia. Son los mismos”.

Lo cierto es que, según informa la Agencia EFEno existe una supuesta oleada de ataques a iglesias en Francia: “Algunos de los incendios mencionados fueron accidentales y otros provocados, pero ninguna investigación encontró vínculos con grupos islamistas”, explican en la verificación. En el caso de Plasencia, más de lo mismo: la investigación apunta a que un cortocircuito pudo ser la causa del siniestro. Lee el resto de esta entrada »