La iglesia que encontró su paraíso en la tierra

julio 4, 2019

Eugenio Piñero Almendros, Levante

Después de tanta espera, por fin ha llegado el día. Los herederos de aquella extraña pareja que fue expulsada del paraíso y que, presuntamente, juraron regresar para recuperar lo que consideraban suyo, ya lo han conseguido. Los descendientes de Adán y Eva, más concretamente la Iglesia católica, han recuperado el paraíso perdido. Estos míticos antepasados gozaban de todo tipo de comodidades: abundante comida, nada en ese edén resultaba peligroso, nada amenazaba su posición privilegiada. Vivían como reyes. ¡Mejor! ¡Como dioses! Pero su codicia les pasó factura. Traspasaron la única línea roja dibujada por el dueño de aquel vergel; lo tenían casi todo, pero quisieron más y acabaron desahuciados para siempre. ¿Para siempre?

Desde entonces, los descendientes no han tenido otra obsesión que regresar al edén, donde quiera que este estuviese.

Inventaron el reino celestial, lugar idílico pleno de felicidad y a salvo de cualquier amenaza del mal. ¡Problema! Que era tan utópico como la isla de Jauja. Las escasas garantías de su existencia y el particular medio de acceder a él (pasando a mejor vida), les empujó a buscar ese paraíso en la tierra. ¡Lo que va delante, va delante! ¡Que nos quiten lo bailao!. Fueron, han sido y son, los lemas que han guiado su camino. Lee el resto de esta entrada »


¿Políticas teológicas?

julio 1, 2019

Más Religión, más ayudas a los colegios concertados y privados, pero menos atención a derechos y libertades consolidadas.

Manuel Menor, Mundiario, 1 de julio de 2019

Según José María Castillo, en Andalucía, nada más ponerse a mandar  la derecha, la clase de Religión ha cobrado nuevo protagonismo. Y, al preguntarse por cómo se enseña o transmite de verdad la fe religiosa, observa que de poco “han servido las clases de Religión en esta España tan corrupta y tan cainita: ¿Nos han hecho más honestos y más buenas personas?”. Viene a coincidir con Juan José Tamayo, quien  analiza cómo un conjunto de actitudes, de patriarcado machista, aunque no sean cristianas, están en muchos comportamientos eclesiásticos.

El pecado

Contrasta, en un país paralizado, la vitalidad de estos gestos, más antiguos de lo que nos han enseñado.  En la Italia de los años cuarenta, por ejemplo, el temor a resolver los problemas como veía la izquierda coaligó en su contra a fuerzas sociales insospechadas: aquella Democracia Cristiana, de la que tanto sabía Aldo Moro, resultó, altamente beneficiada y  con ella sus socios. Únanse las decisiones que se están tomando –no solo en Andalucía- con la presión sobre Ciudadanos para que ceda en la investidura de Sánchez, y se verá mejor la senda. Hay quienes prefieren la trinitaria alianza de la derecha –pese al programa que ya están desarrollando también en Córdoba o Madrid-, a que el PSOE tenga más fuerza apoyado en Unidas Podemos y algunos nacionalismos; cuanto huela a socialismo consistente sigue siendo pecado.

Que ahora hayan incrementado las clases de Religión, pone de relieve, por otra parte, la tradicional cercanía de la política conservadora con el lenguaje propositivo de la jerarquía católica en el tejido de las interpretaciones sobre la vida pública. La ocasión permite observar, además, cómo la izquierda con expectativas de poder está atenta a las dimensiones prácticas de ese lenguaje simbólico. Tampoco esto es nuevo. Si ya en el Congreso Pedagógico de 1892 se propuso –sin éxito- que la enseñanza religiosa debía tener carácter “fraternal y tolerante”, ahí sigue este foco de divergencias que tanto incide en el sistema educativo actual.

Política teológica Lee el resto de esta entrada »


RUEDA de PRENSA / Asturias Laica no convoca este año, el 29 de junio, acto cívico por la laicidad en las instituciones

junio 27, 2019

Asturias Laica, 27 de junio de 2019

Esta mañana en la Sala de Prensa del Ayuntamiento de Gijón comparecieron Aurelio Martín (IU) y Luis Fernández, presidente de Asturias Laica, acompañado de José Luis Iglesias, miembro de la directiva y ex-presidente de la Asociación.

El objeto de la rueda de prensa era comunicar que, este año, ante la confirmación de que la alcaldesa, Ana González, no participaría en el rito de la “bendición de las aguas” el día de San Pedro, Asturias Laica, (“sin lanzar las campanas al vuelo porque para llegar a un estado laico aún hay un camino muy largo”), no convocará la concentración en el Campo Valdés, tal y como viene haciendo desde hace años cada 29 de junio para exigir la no presencia institucional en actos religiosos.

En la rueda de prensa, Asturias Laica agradeció a los grupos municipales de IU, Xixón Sí Puede y PSOE su apoyo, y su no presencia institucional en los actos religiosos convocados por la parroquia de San Pedro así como también personalmente a la Alcaldesa su decisión de no participar, dado que “es Alcaldesa de todas y todos, no de una determinada congregación religiosa”.

Vídeo rueda de prensa
Grabación de IU


Lee el resto de esta entrada »


Carta abierta al (nuevo) Gobierno y al poder legislativo

junio 26, 2019

Esta reflexión, a modo de carta abierta, va dirigida al (nuevo) Gobierno, cuando se configure, a los partidos y coaliciones que están negociando para la investidura de la presidencia, al poder legislativo, emanado de las elecciones del mes de abril y a las gobernanzas municipales y autonómicas.

Francisco Delgado, Nueva Tribuna, 26 de junio de 2019

En las campañas electorales de 2019 apenas se ha hablado o debatido sobre “laicidad de las instituciones y de sus representantes”. Ello preocupa a una gran parte de la sociedad. También en los programas y documentos electorales apenas aparece la cuestión de los Derechos Humanos en lo que afecta a la libertad de conciencia o la obligada laicidad de las instituciones públicas y de los poderes del Estado, como principio constitucional.

Existe una enorme deuda con la historia y con una gran parte de la ciudadanía de los diversos pueblos que constituyen el Estado español. Durante décadas y siglos, salvo en muy cortos espacios de tiempo, el catolicismo, como religión de Estado, ha sido impuesto, incluso -durante siglos- se prohibía cualquier otra religión o convicción no religiosa, pagando con hasta la muerte quienes no se declaraban católicos. No debemos olvidar que la última incruenta dictadura fue nacional católica y fascista. Muriendo decenas de miles de personas por defender la democracia y, junto a ello, principios republicanos y el derecho a la libertad de conciencia.

La Constitución vigente proclama, con más o menos claridad, la laicidad del Estado. No hay lugar a dudas: “Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Nadie podrá ser obligado a declarar sobre su ideología, religión o creencias”. Es cierto que no se proclama estrictamente el Estado laico y que se contempla que los poderes públicos mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia católica y las demás confesiones. Esa posiblemente fue la coartada para la firma del Concordato y otros Acuerdos. Pero ello, en ningún caso, debería de significar una tutela católica de las instituciones del Estado.

La realidad ha sido muy otra: Los diferentes gobiernos y los poderes legislativo y judicial se han ido “echando en brazos de los obispos” en multitud de temas y ocasiones: educación, servicios sociales, fiscalidad, patrimonio, folclore religioso y han ido retrasando ciertos derechos civiles.

Mantener relaciones de cooperación con cualquier entidad privada, sea religiosa, empresarial, sindical, fundación, etc., no significa que esa cooperación tenga que romper el principio constitucional de laicidad o el principio del artículo 14, de que todos y todas somos iguales ante la ley o el artículo 10 en cuanto al cumplimiento de la DUDH o el 27, al pleno desarrollo de la personalidad humana. Como así está siendo. Lee el resto de esta entrada »


Sobre el párroco de San Pedro y el laicismo

junio 25, 2019

En respuesta a la interpretación de “laicismo” que el párroco de San Pedro*** da en La Nueva España del 22 de junio, escribe Luis Fernández

Foto Juan Plaza / La Nueva España

Luis Fernández, presidente de Asturias Laica, 25 de junio de 2019. Publicado en La Nueva España

He leído con atención el escrito del párroco de san Pedro en este periódico, en el que intenta argumentar sobre el concepto de laicismo. Para empezar, dice refiriéndose a quienes se congregan para participar en su bendición de las aguas de la bahía: “Nosotros somos gijoneses creyentes, es más, con toda seguridad, somos primero gijoneses y luego creyentes”.

Catherine Kintzler, una de las más claras formuladoras de lo que es el laicismo, afirma: “El hecho religioso… no tiene ningún carácter fundador o primordial, previo a la asociación política”

¡Sorpresa! Ambos están de acuerdo en que la asociación política es previa a la creencia religiosa. Por eso entre los y las gijonesas existen pertenecientes a muy diferentes formas de creer, por eso la ciudad está abierta a cualquier otra conciencia, y por eso los principios de gestión de la ciudad son anteriores a cualquier confesión ¿Será laico el párroco?

Parece que la interpretación de esta afirmación común es muy diferente para cada autor. Para Kintzler, consecuentemente con su afirmación, “los poderes públicos son garantes de la tolerancia civil y precisamente por ello resulta imposible aplicarles esta misma tolerancia. No podemos otorgar a los poderes públicos el derecho de gozar de la libertad religiosa de que gozan los ciudadanos… De ahí que los poderes públicos permanezcan en guardia precisamente para que la sociedad civil pueda gozar de tolerancia”.

Para el párroco esa afirmación de prioridad de la ciudadanía sobre la creencia no le lleva a nada. En su análisis, a pesar de reconocer que “España es un país aconfesional o laico” le disgusta la utilización del término “laicismo” por parte de la Alcaldesa, a quien el diccionario de la Real Academia -antigua y definitiva fuente de información- le dice que significa “independencia del individuo o de la sociedad, y más particularmente del Estado, respecto de cualquier organización o confesión religiosa”. Y este disgusto (el de la independencia del Estado de cualquier confesión religiosa) le lleva a unas extrañas reflexiones sobre el Estado laico, la laicidad y el laicismo. Lee el resto de esta entrada »


Agua va

junio 20, 2019

Bien está que desaparezcan ciertos usos que no pintan nada en las prácticas municipales

“Bendición de las aguas” 2016, con presencia de Sanz Montes / Foto La Nueva España

Alejandro Ortea, La Nueva España, 20 de junio de 2019

La alcaldesa que acabamos de estrenar en esta nuestra querida villa marinera se abstendrá, junto al equipo de gobierno, de asistir a la misa de San Pedro y posterior bendición de las aguas. Bien está que el ayuntamiento se desprenda de ciertas adherencias que no vienen a cuento en una institución laica y aconfesional; lo contrario es una mistificación de la actividad política representativa, al menos en entidades democráticas en España y con nuestra Constitución vigente. Llama la atención de cura de San Pedro por contar en tal acto al alcalde del pueblo, pero contra el vicio de pedir está la virtud de no dar. Ya está bien que se le consienta, en aras del consentimiento a las libertades de expresión y culto que se le permita realizar en plena calle sus ritos y pases mágicos.

Ahora, queda el segundo paso: mover del calendario festivo la fiesta de San Pedro y colocarla en una fecha más popular y, ¿por qué no? Tan cercana como la de San Juan que en la madrugada del 24 de junio es tan celebrada por multitud de conciudadanos. ¿Tanta importancia tendrá para el beaterío militante el desplazamiento de fechas? A fin de cuentas, San Pedro ha poco que es considerada día de asueto local. Habrá que considerarlo para el año que viene. Y si el cura de San Pedro quiere salir revestido con sus galas a tirar una pileta de agua al pedrero cercano, que lo haga y que procure no entorpecer mucho el paseo de los pacíficos viandantes.

Y, con esto, nuestras felicitaciones al grupo que durante los últimos años se acercaba con sus carteles a las cercanías del evento -justo hasta la línea trazada por las fuerzas del orden- para protestar por la asistencia oficial de la representación municipal a misa y bendición de las aguas. Este año, un problema ético y estético menos. Lee el resto de esta entrada »


Razones y tradiciones

junio 20, 2019

Reflexiones a propósito de las declaraciones de los concejales de la oposición sobre la no presencia de la Alcaldesa en el rito católico de la bendición de las aguas

Luis Fernández, presidente de Asturias Laica / 20 de junio de 2019

El portavoz del PP en el Ayuntamiento de Gijón, Alberto López-Asenjo, entiende que la ceremonia de bendición de las aguas «trasciende de lo estrictamente religioso». Es decir, entiende que la justificación de su asistencia no se apoya en la creencia en que el oficiante del rito es alguien “ordenado” por un ser superior que transmite sus poderes a una porción de agua con la que se salpica la orilla del mar. Ser superior que, agradecido por la presencia de los participantes, va a influir en las condiciones de la naturaleza para que éstas sean favorables a los invocantes (el favor cambia con el tiempo, lo que empezó siendo una plegaria para que las aguas fueran generosas con los pescadores se convierte en una petición de buen tiempo para que abunde el turismo). Según el edil su justificación se apoya, “transcendiendo todo eso”, en una supuesta tradición, por lo que advierte: «quien no respeta a sus tradiciones, no se respeta a sí mismo».

Llama la atención la frivolidad con que se desprecia a los verdaderamente creyentes quienes, después de asistir a una ceremonia destinada a convertir el pan y el vino en la carne y la sangre de su dios, salen a la orilla a implorarle por su futuro (al menos todo eso dice el oficiante). Algo tan singular según sus creencias es “trascendido”, según López-Asenjo, por la costumbre repetida de salpicar el mar.

Y para remachar lo importante de las costumbres reiteradas se admoniza a los dubitativos con aquello de que «quien no respeta a sus tradiciones, no se respeta a sí mismo». Lee el resto de esta entrada »