Enseñanza concertada: un millonario negocio subvencionado cuyo grueso se lleva la Iglesia

febrero 7, 2019

Los centros religiosos concentran a dos terceras partes del alumnado de los tramos educativos obligatorios que estudian en colegios sostenidos con fondos públicos.

Eduardo Bayona, Público, 7 de febrero de 2018

La enseñanza concertada no universitaria, una fórmula de emergencia importada por el Gobierno de Felipe González en 1985 ante la insuficiencia de colegios públicos y cuya elección por las familias han sido convertida en un derecho por la legislación y la jurisprudencia, se ha convertido a lo largo de cuatro décadas en un negocio subvencionado que la iglesia sigue acaparando, aunque cada vez con menor rentabilidad.

“Un porcentaje mayoritario de los centros son de la iglesia, alrededor del 75% o el 80%”, señala Jesús Gualíx, responsable de Enseñanza Privada de UGT, que hace hincapié en que “la concertada es una red que forma parte del sistema público. No hacemos distinciones según la titularidad, sino en función de cómo funcionan los centros, y la mayoría lo hacen correctamente”.

La última estadística del Ministerio de Educación con datos desagregados, del curso 2016-2017, indica que en España operaban 5.001 centros concertados, una cifra superior a la de los 4.184 privados que carecen de conciertos con la Administración, mientras la red pública sumaba 19.026.

El alumnado de los concertados superaba con claridad al de los privados (2.087.474 por 558.380, ambos a mucha distancia de los públicos, que sumaban 5.490.022. En una década, desde el curso 2006-2007, los primeros ganaron 228.748 alumnos (12,3%), los segundos 107.208 (23,7%) y los últimos, que son la única opción en gran parte del territorio, 711.258 (15,8%).

La proporción entre religiosos y laicos concertados era un 52%-48% dos años antes, mientras que el reparto de alumnos se disparaba a un 68%-32%.

6.000 millones al año en conciertos

Lee el resto de esta entrada »


La educación, el gobierno socialista y el cretinismo parlamentario, por Antonio Gómez Movellán

enero 14, 2019

Antonio Gómez Movellán, presidente de Europa Laica
Público, 14 de enero de 2019

En un ambiente político enrarecido y viciado, presagio de tormentas y vendavales, el partido del gobierno está incumpliendo lo que prometió en la oposición. Desde muchos lados  se achaca al partido socialista  que esté utilizando el gobierno como plataforma electoral  pensando que, a través de algunos gestos izquierdistas, pueda recuperar la credibilidad de un electorado perdido. Pero tienen razón los independentistas catalanes: los gestos no son suficientes. Los sindicatos también lo han dicho con toda claridad: hay que comenzar a derogar la reforma laboral y emprender acciones contra la situación  intolerable de pobreza y precariedad laboral que existe en nuestro país. Hay poca ambición y mucha efervescencia publicitaria. Algunos gestos, además, rayan en el esperpento como la exhumación de la momia de Franco. ¿Cómo es posible que un gobierno soberano tenga que arrodillarse, ante la Iglesia católica, para enterrar, donde le venga en gana, al último dictador del fascismo europeo?

En el caso de la educación, la ambición no parece existir. Ni siquiera para parar las medidas de los recortes, ya que el proyecto de ley que se ha tramitado deja en manos de las Comunidades Autónomas la determinación final de la carga del  horario lectivo del profesorado y del número de alumnos por aula. Además, la reforma y pseudoderogación de la LOMCE proyectada plantea  un regreso a la ley anterior manteniendo, en esencia, los equilibrios existentes en el sistema educativo en España. No existe un propósito de política de largo aliento en educación. Lee el resto de esta entrada »


La Iglesia pelea para no perder influencia en la educación, un negocio de 4.866 millones al año

diciembre 4, 2018

La Iglesia contrata, controla y despide a los profesores de Religión, pero es el Estado quien los paga; cuánto dinero público total se emplea en esta partida se desconoce.

Daniel Sánchez Caballero / Jesús Bustamante. eldiario.es, 4 de diciembre de 2018

La Iglesia atiende a 1,5 millones de alumnos y emplea (aunque no necesariamente paga) a 102.476 profesionales en los 2.591 centros educativos que controla, la inmensa mayoría a través de la organización Escuelas Católicas. Dicho de otro modo, casi uno de cada cinco jóvenes escolarizados en España en etapas no universitarias (más del 18%, en concreto) acude a un colegio católico concertado

Este porcentaje del alumnado que manejan los centros católicos, junto a los pagos a sus empleados, muchos de los cuales realiza el Estado, se traduce en que la Iglesia Católica recibe cada año 4.866 millones de euros por su labor educativa, según sus propios datos. Un bocado considerable al que no está dispuesta a renunciar.

Lee el resto de esta entrada »


La Iglesia se aferra al paraíso español de la enseñanza concertada

agosto 4, 2018

La “demanda social” como criterio rector de oferta educativa, que el Gobierno quiere quitar de la Lomce, estrecha el margen para limitar el avance de la red católica

Comisión Permanente, junio 2018 / Flickr, CEE

Ángel Munárriz, InfoLibre, 4 de agosto de 2018

“Vuelve la dictadura totalitaria“, ha clamado el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz. “Con su habitual liberticidio intervienen nuestra libertad. Tienen miedo de la verdad que nos hace libres de veras, y por eso la quieren controlar, expulsando a los padres de la educación de sus hijos e imponiendo ellos una ética de Estado”. Las apocalípticas manifestaciones invitarían a pensar que el nuevo Gobierno de Pedro Sánchez (PSOE) ha decidido acabar de sopetón con la escuela concertada, católica en más del 60% y a la que el Estado dedica más de 6.000 millones de euros anuales. Pero no. Ni mucho menos tiene previsto ir tan lejos. La ministra de Educación, Isabel Celaá, se ha limitado a anunciar, tras declarar que la concertada no tiene “nada que temer”, que eliminará la asignación de plazas en razón de la llamada “demanda social” recogida en la Lomce. La Plataforma Concertada, que agrupa a las organizaciones CECE, Cofapa y Escuelas Católicas, ha puesto el grito en el cielo. Y hasta la Conferencia Episcopal ha emitido una nota expresando su “profunda preocupación” e invocando la “libertad” de los padres.

¿Están justificadas las suspicacias? La respuesta sólo puede ser afirmativa con la lógica de la defensa de un marco actual privilegiado, pero no porque exista una amenaza al modelo de doble red. La concertada no depende de la Lomce. Ya era sólida antes. Lo que hace es estrechar aún más los márgenes para que gobiernos progresistas intenten limitar su ascenso. “Las familias son las primeras responsables de la educación de sus hijos y por ello el sistema educativo tiene que contar con la familia y confiar en sus decisiones”, señala la ley. Es decir, lo que hace la Ley Wert es consagrar legalmente la interpretación constitucional sobre la pugna entre derecho a la educación y libertad de elección más favorable a la Iglesia, que ya disponía desde antes de un paraíso para el desarrollo de su propia red. Una red generosamente financiada por el Estado.

El dinero público dedicado a la concertada en España ha subido más de un 40% en la última década. En 2016, según el Ministerio de Educación, el Estado gastó en conciertos 6.000 millones, la cifra más alta de una serie que arranca en 1992. En cambio, la enseñanza pública sigue por debajo de los umbrales previos a la crisis. En 2016 la inversión alcanzó los 41.500 millones, todavía 6.400 millones menos que en 2009. España es el quinto país la UE que más ha recortado en educación desde el inicio de la crisis, dedicándole un 4,1% del PIB, sólo por delante de Rumanía, Irlanda, Bulgaria e Italia, según Eurostat. Y lejos de Dinamarca, Suecia, Finlandia, Estonia y Portugal. Lee el resto de esta entrada »


Doctrina con dinero público

julio 23, 2018

El Estado dedica más de 5.000 millones de euros anuales a los centros privados católicos, cuya enseñanza contradice la ciencia y la igualdad.

Un colegio / Álvaro Minguito / La Marea

Cristina Fallarás, La Marea, 23 de julio de 2018

La niña llamada Carolina S. F. estudia Primaria en un colegio concertado del madrileño distrito de Moncloa-Aravaca. Entre los libros que carga en la mochila, uno titulado El regalo de la creación, de la Editorial SM. Dicho volumen arranca así: “Vivimos en un mundo maravilloso que es creación de Dios. Es muy importante que las personas lo cuidemos y vivamos en él sin estropearlo”. En una primera ojeada, no queda claro si se trata de un manual para el alumnado o para los docentes. De lo que no cabe duda es de que, ya desde el principio, muestra su encontronazo con la base científica del conocimiento. Para la cría que vuelve a casa con la mochila cargada, la Creación será obra de alguien llamado Dios, y que por supuesto nada tiene que ver ni con la evolución ni con el saber desarrollado en los últimos siglos. Dos páginas después, el librillo reproduce el arranque del Génesis, y lo anuncia: “El Génesis es el primer libro de la Biblia. En él podemos leer que Dios creó el universo y todos los seres vivos que existen”. Las siglas de la editorial SM vienen de Santa María, grupo nacido en 1937 a partir de un núcleo de sacerdotes marianistas.

Carolina es una del más del millón (1.073.165) de alumnas y alumnos que cursa la asignatura de Religión en España en Primaria. En Secundaria son 537.876; en Bachillerato, 129.639; y en Educación Infantil, 423.194 escolares. En total, más de dos millones (2.163.874) en los niveles no universitarios, la inmensa mayoría, religión católica. A todos ellos les cuenta las calificaciones de esta materia en la nota media de final de curso. Hace unos días, la nueva ministra de Educación, Isabel Celaá, anunció que dejará de computar para la nota, tanto para la media como para la beca. “Propongo la creación de una asignatura obligatoria de valores cívicos y éticos, centrada en el tratamiento y análisis de los derechos humanos y de las virtudes cívico-democráticas”, afirmó en el Congreso, donde enumeró algunas medidas con las que el nuevo gobierno de Pedro Sánchez pretende revertir la Lomce, conocida como ley Wert.

Mientras tanto, observemos estos datos: entre los docentes financiados con fondos públicos, 3 son judíos, 48 son musulmanes, 235 son evangelistas y 16.500 son católicos. En cifras: el coste de los docentes católicos a las arcas públicas es de 600 millones de euros mientras el de los evangélicos es de 5,5 y el de los musulmanes, de 1,2 millones. Lee el resto de esta entrada »


Siguen las reacciones a las palabras de Sanz Montes sobre las propuestas de modificación de la LOMCE

julio 18, 2018

A las reacciones de los grupos políticos se suman las de la privada concertada y de la Escuela Pública

Continúan las reacciones a las palabras del arzobispo de Oviedo tildando de vuelta a la dictadura totalitaria las propuestas de modificación de la LOMCE (modificar el artículo 109.2 de laLey Wert, que establece la oferta de plazas en función de la llamada “demanda social” y que la Religión deje de contar para la media).

A las ya publicadas de IU (IU pide a la Conferencia Episcopal el relevo del «ultramontano» Sanz Montes) y de Asturias Laica (Ejercicio de cinismo), se suman ahora las valoraciones de OTECAS y de la CONCAPA, por un lado y de SUATEA por otro.

También los grupos políticos han empezado a situarse: el PP considera “lógica” la reacción del Arzobispo a los ataques del Gobierno, Ciudadanos aboga por la negociación con la concertada e IU le insta a pedir perdón. Ninguna valoración, por el momento, de Podemos ni del PSOE.

El debate estuvo también en La Ventana de Asturias, el pasado 16 de julio, de la mano de Guillermina Caso y con las intervenciones de Alejandro Suárez (IU) y Fernando de Silva : ¿Debe la Iglesia tomar partido ante decisiones políticas que afectan a la sociedad?

La concertada defiende la postura de Sanz Montes y la pública la tilda de “insulto”

Fuente: La Nueva España, J.A.A. / P.A., 18 de julio de 2018

Unos comparten su defensa del derecho de los padres -y “no de Estado”- a elegir el modelo de educación que prefieren para sus hijos, y otros consideran que sus declaraciones son “un insulto a nuestra sociedad”, al amparar intereses económicos de empresas privadas y propugnar la enseñanza de creencias que sólo profesa una parte de la ciudadanía. Las declaraciones del arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, publicadas ayer por LA NUEVA ESPAÑA, referidas a los cambios de la legislación educativa que propugna el Gobierno central, han generado una honda controversia. “Se está usurpando a los padres el sacrosanto derecho de educar a sus hijos según ellos consideren mejor: en vez de esto, se les dificulta hasta la imposibilidad que puedan hacerlo, y se les impone una ética de Estado para adoctrinar ideológicamente”, subrayó el Arzobispo como respuesta a los planes del Gobierno central del PSOE sobre la asignatura de Religión, cuya nota ya no contará, y el proyecto de otorgar preminencia a la escuela pública sobre la concertada.

“El Arzobispo tiene perfecto derecho a opinar, como cualquier ciudadano”, señaló Juan Luis González, secretario general de la Organización de Trabajadores de Enseñanza Concertada de Asturias (Otecas). A juicio de Emma Rodríguez, portavoz del sindicato Suatea, hablar de “dictadura totalitaria”, como hizo Sanz Montes el pasado viernes en su cuenta de Twitter, “es un insulto a nuestra sociedad”. Rodríguez considera censurable que se critique “que el Estado debe garantizar la escuela pública por encima del interés de las empresas privadas dedicadas a la educación”. Lee el resto de esta entrada »


Educación segregada. También por sexos

abril 14, 2018

Igualmente erróneo y pernicioso a la educación cristiana es el método llamado de la coeducación, fundado también, según muchos, en el naturalismo negador del pecado original, y, además, según todos los sostenedores de este método, en una deplorable confusión de ideas que trueca la legítima convivencia humana en una promiscuidad e igualdad niveladora... (Divini illius magistri)

Pío XI., autor de la carta encíclica Divini illius magistri (1929)

Enrique del Teso, La Voz de Asturias, 14 de abril de 2018

Abundan los cantores al capitalismo y su intrínseca perfección. Pero con el capitalismo pasa como con la inmortalidad que, como decía Borges, es una convicción rarísima. De hecho, las palabras que definen la esencia del capitalismo se refieren siempre a una parte de la población, nunca se dicen para todos, como sería el caso si se dijeran en serio. Cuando se habla de competitividad o eficiencia se habla siempre a los de abajo. La competitividad y la eficiencia se invocan para despidos, bajadas de salarios o mermas de los servicios públicos. Los grandes sólo compiten cuando no hay más remedio.

Los grandes de verdad intentan siempre eludir la competencia. Prefieren tratar con los poderes públicos como decía aquel personaje de Chirbes, «se necesitan cere­moniales, ritos, saber […] cuándo tienes que seducir­, acariciarle la nuca a alguien, hablarle suavemente al oído, rozándole con los labios la oreja, cogerlo por los riñones, abra­zarlo, acariciarle los lomos, […] cuándo toca dejar caer una frase que sabes que se le ajusta al otro entre dos miedos y trabaja como una palanca […] conocer en qué punto una pizca más de presión quiebra el caparazón». Sin embargo, cuando se utiliza la palabra libertad, nunca se habla para los de abajo. Los cantos a la libertad siempre son para proteger intereses de las alturas. La enseñanza sabe mucho de esas cosas. Si oímos sostenibilidad o eficiencia, es que aumentará el número de alumnos por aula o desaparecerán desdobles de idiomas. Si oímos libertad, siempre habla el Opus, el obispado, el PP o la Concapa. Precisamente ellos, a quienes nada debe ninguna de nuestras libertades. Siempre es algún poderoso o representante de poderosos porque a ellos se dirige la palabra libertad, por hermosa que sea tal como está en el diccionario. Lee el resto de esta entrada »