Un chollo fiscal que ni el papa defiende: así son las exenciones que la auditoría a la Iglesia ha puesto en el punto de mira

octubre 12, 2019

La justicia europea falló contra Italia por ventajas iguales a las que la Iglesia disfruta en España, donde el blindaje resiste 40 años después del acuerdo con el Vaticano.

Resultado de imagen de tribunal de cuentas

Ángel Munárriz, InfoLibre, 12 de octubre de 2019

Era una duda tan razonable como relevante: ¿aprovecharía el Tribunal de Cuentas la auditoría a la Iglesia católica, aprobada a finales de 2017 y aún sin finalizar, para adentrarse en el pantanoso terreno de las exenciones fiscales y su justificación legal? La decisión fue de maduración lenta. Pero finalmente se impuso el sí, dado que las exenciones constituyen, a su modo, un recurso público dedicado a la Iglesia, aunque sea por lo que el Estado deja de ingresar. El documento de directrices técnicas de la fiscalización, adelantado por infoLibre, establece que el órgano público de control verificará “las exenciones tributarias y los beneficios fiscales” de la institución. De tal modo que serán sometidos a escrutinio –ya se verá con qué profundidad– los privilegios tributarios de la Iglesia, que disfruta en la práctica de una exención generalizada de impuestos.

Las exenciones son un terreno delicado para la Iglesia. Es un privilegio bajo cuestionamiento, aunque las amenazas provienen sobre todo de fuera de España. La justicia europea ya ha rechazado mediante una sentencia referida a Italia exenciones iguales que las que disfruta en España la Iglesia católica. Un ejemplo da idea del alcance de los beneficios tributarios de la Iglesia: la cobertura de la que disfruta le permite hacer negocio mediante alquileres sin pagar el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI). Y algo más elocuente aún: incluso el papa Francisco afirma que la Iglesia sólo debería exenta del pago de impuestos en casos en los que haya justificación religiosa o caritativa.

Las cifras de Europa Laica

Europa Laica cifra los beneficios que para la Iglesia suponen las exenciones fiscales en 2.000 millones al año, 700 de ellos de IBI. A juicio del economista Enrique Ruiz del Rosal, miembro de la junta directiva de Europa Laica y autor del contrainforme anual para destripar las cuentas de la Iglesia, se trata de una exención “indiscriminada” que se beneficia de la falta de control del Estado.

La Conferencia Episcopal (CEE) no opone un dato a este de los 2.000 millones, pero tampoco lo da por bueno. Para ofrecer un dato alternativo, claro, tendría en primer lugar que explicar cuál es su patrimonio, ahora desconocido y disperso en más de 40.000 entidades imposibles de rastrear. La memoria que anualmente presentan los obispos para justificar el uso dado a sus ingresos de dinero público vía casilla de la Iglesia no da la menor pista del patrimonio, no sólo de la Iglesia en sentido amplio –con sus hermandades, parroquias, ONG…–, sino tampoco de la Iglesia diocesana, la compuesta por los 70 obispados. Así que la opacidad es el primer obstáculo para dimensionar adecuadamente las exenciones. Lee el resto de esta entrada »


Así es la auditoría a la Iglesia: el Tribunal de Cuentas investiga las exenciones fiscales y comprueba los controles del Gobierno

octubre 2, 2019

InfoLibre accede al documento que guía la fiscalización del Tribunal de Cuentas, que prevé tener elaborado un anteproyecto este mes

El presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Ricardo Blázquez.

El presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Ricardo Blázquez.

Ángel Munárriz, InfoLibre, 2 de octubre de 2019

Pocas veces una auditoría del Tribunal de Cuentas ha suscitado tanta expectación. El inicial rechazo del órgano público de control a fiscalizar a la Iglesia católica, desvelado por este periódico en enero de 2017, abrió un intenso debate sobre la necesidad de estrechar la supervisión de la institución religiosa, generosamente regada de fondos públicos pero sin obligaciones de transparencia acordes a su estatus. Un ejemplo: el Gobierno ni siquiera fiscaliza la memoria anual de justificación de los fondos de la casilla de la Iglesia. Finalmente, en medio de un clima de creciente exigencia política y social, el Tribunal de Cuentas aprobó a finales de 2017 realizar la primera fiscalización de la Iglesia y el resto de confesiones religiosas con apoyo público estable. Fue un compromiso histórico.

Casi dos años después, los trabajos no han terminado, desatando todo tipo de especulaciones. Hasta ahora tampoco se dado a conocer el alcance exacto de la investigación. Pero eso no significa que la institución no haya avanzado discretamente y que el ámbito de estudio no haya quedado delimitado por el órgano responsable. El Tribunal de Cuentas ha perfilado las características esenciales del informe en un documento de directrices técnicas que guía toda la auditoría en marcha a la institución privada más influyente de la historia de España.

infoLibre ha tenido acceso a ese documento. Estas son todas las claves de una auditoría que incluirá las exenciones fiscales de las que se beneficia la Iglesia y que comprobará los controles que lleva a cabo la Administración General del Estado sobre la memoria anual con la que los obispos justifican el dinero ingresado vía IRPF.

1. ¿Qué confesiones abarca?

No se trata sólo de la Iglesia católica. La fiscalización abarca “las actuaciones desarrolladas por la Administración General del Estado en materia de cooperación económica con las confesiones religiosas a través de los programas de ingresos y gastos contenidos en los Presupuestos Generales del Estado”. De este modo, también quedan incluidas la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas (Ferede), la Federación de Comunidades Judías (FCJE) y la Comisión Islámica (CIE) [ver el programa del Tribunal de Cuentas de 2018 y 2019].

No obstante, la diferencia entre la asignación de fondos públicos a la Iglesia católica y al resto de confesiones religiosas es abismal. Para empezar, sólo la Iglesia católica tiene una casilla propia en el IRPF. Por todo ello, la institución católica es inevitablemente el sujeto principal de interés de la auditoría. Lee el resto de esta entrada »


La anunciada transparencia sigue a la espera en la Iglesia

septiembre 28, 2019

Lagunas y equívocos lastran la memoria publicada por la Conferencia Episcopal

Ángel Munárriz, InfoLibre, 28 de septiembre de 2019

Han pasado más de cuarenta años de los acuerdos del Estado español con el Vaticano de 1979, que reformaron el Concordato de 1953. La Iglesia solemnizaba con estos acuerdos su “propósito” de autofinanciación a cambio del mantenimiento, ya en un régimen aconfesional, del grueso de sus centenarios privilegios económicos, simbólicos y educativos, traducidos al lenguaje democrático. La Iglesia ha incumplido su parte. La “dejación de funciones del Estado”, en palabras del profesor de Derecho Eclesiástico Alejandro Torres, le ha permitido mantenerse con total dependencia del erario público, que la surte de recursos directamente a través del IRPF e indirectamente a través de exenciones fiscales, a las que se suma una miríada de subvenciones, ayudas, retribuciones y conciertos por valor de miles de millones. Y ello a pesar de que no sólo no ha avanzado hacia la autofinanciación, requisito al que se aspiraba en el arranque de la democracia, sino que tampoco ha alcanzado la transparencia, exigencia que sobre el papel se le hace ahora, una vez constatado que la autofinanciación es una quimera. Este déficit de transparencia, pese a los avances en este terreno durante la última década, ha sido ahora puesto de relieve por un informe de Europa Laica, que concluye que la Iglesia disfruta de un “paraíso jurídico” sólo posible por una opacidad consentida por el Estado.

Aunque más cerca en el tiempo que el Concordato bis de 1979, también pasan los años para el Canje de Notas entre el Ministerio de Exteriores de España y la Nunciatura Apostólica para subir del 0,523% al 0,7% la aportación a la institución religiosa por cada equis marcada en la casilla de la Iglesia. Eso fue en 2006, hace trece años. La Iglesia pasó de ingresar directamente de las arcas públicas menos de 175 millones a 250 al año. ¿A cambio de qué? Esto es clave. Hubo dos concesiones. La primera, una supuesta “renuncia” de la Iglesia a la exención del IVA, que no era tal porque la Comisión Europea obligaba a España acabar con este privilegio. La segunda, laobligación de presentar anualmente una memoria justificativa del uso dado al dinero ingresado vía IRPF. Según proclamaba en 2006 la entonces vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, se trataba de introducir mayor “transparencia”.

Ese término, “transparencia”, ha pasado desde entonces a formar parte del catálogo habitual de las autoridades eclesiásticas españolas. La Conferencia Episcopal tiene un “portal de transparencia”, las páginas webs de las diócesis tienen apartados de “transparencia”, la Iglesia tiene firmado un convenio con Transparencia Internacional… Pero lo cierto es que, trece años después, las cuentas de la Iglesia en general, pero también el uso de los recursos públicos obtenidos, siguen protegidas del escrutinio de la opinión pública por un manto de confusión y opacidad. Lee el resto de esta entrada »


La Iglesia se pone al frente del boom de la universidad privada

agosto 18, 2019

El alumnado de las universidades católicas sube más de un 14% desde el curso 2010-2011, mientras en la pública cae

José María Aznar, durante su investidura como doctor honoris causa por la Universidad de Murcia. Interviene el presidente de la institución, José Luis Mendoza.

José María Aznar, durante su investidura como doctor honoris causa por la Universidad de Murcia. Interviene el presidente de la institución, José Luis Mendoza. UCAM

Ángel Munárriz, InfoLibre, 18 de agosto de 2019

Esther Simancas y Marcial López escriben en su artículo Historia de un secuestro: de la Iglesia a la Marca. Evolución histórica de la universidad en España (Revista Latinoamericana de Comunicación, 2016) una frase que enmarca el sentido de su aportación al debate académico: “Las tres etapas de evolución de la universidad han estado marcadas por una servidumbre al poder: Iglesia; Estado; capitalismo”. Ahora, aunque estaríamos en la tercera fase, la protagonista de la primera no pierde pie. Es más, se hace fuerte e incrementa su influencia sin cesar. Esto se explica en base a dos hechos singulares de la Iglesia en España: 1) La institución católica fue durante buena parte del siglo XX consustancial al Estado; y 2) Hoy es una organización cuyas terminales más poderosos están incrustadas en el neoliberalismo, es decir, en la forma más extrema de capitalismo, especialmente en el ámbito educativo. Dentro de ese ámbito educativo, último fortín del viejo poder eclesial, la universidad es el terreno más propicio.

A nadie puede extrañar el poderío de la Iglesia en la academia. La universidad es un campo vinculado a ella desde su origen, que escribe los primeros párrafos de su historia europea en la Sorbona, en Oxford… Y en España, concretamente en Salamanca. ¿Y ahora? ¿Avanza la Iglesia en el ámbito universitario o vive de la nostalgia de glorias pasadas? Avanza, y a toda máquina. Ha perdido la hegemonía, por supuesto. Pero su posición es poderosa. Y su alumnado aumenta año a año.

Pública a la baja, privada al alza

Hay que enmarcar el crecimiento de la universidad católica en dos datos. El primero dibuja un ascenso de la universidad privada en general. Entre el curso 2010-2011 y el curso 2018-2019, su número de alumnos ha pasado de 173.676 a 192.960, lo que supone 19.284 más, un 11,1%, según las estadísticas del Ministerio de Educación. El ritmo de crecimiento de la universidad católica es superior al de la universidad privada en su conjunto.

El segundo dato dibuja un retroceso de la universidad pública en el mismo periodo: de 1.382.701 alumnos en el curso 2010-2011 a 1.098.184 en el curso 2018-2019, lo que supone una merma de 284.517 alumnos, un 20,57% menos.

La Compañía de Jesús, el Opus y la Asociación de Propagandistas cimentan el poderío académico de la Iglesia

Compañía, Opus y Propagandistas

Lee el resto de esta entrada »


Asturias Laica-Europa Laica reclaman al Gobierno de Asturias que frene el acuerdo con la Iglesia para la formación del profesorado

agosto 5, 2019

Comunicado de Asturias Laica:  La inadmisible cesión de la formación del profesorado de la Escuela Pública, en áreas estratégicas, a una entidad confesional (Facultad Padre Ossó).

Facultad Padre Ossó

Fuente: Ángel Munárriz, InfoLibre, 5 de agosto de 2019

Asturias Laica-Europa Laica ven “inadmisible” que el Gobierno de Asturias (PSOE) haya cedido a una entidad de la Iglesia católica, en este caso la Facultad Padre Ossó, “la formación del profesorado de la escuela Pública en áreas estratégicas” como la diversidad. Esta entidad laicista pide al Ejecutivo del Principado, concretamente a la recién nombrada consejera de Educación, la paralización inmediata del convenio que pone en manos de una entidad confesional la formación sobre género de los docentes de la escuela pública y concertada.

Tal y como ha publicado infoLibre, el Gobierno del Principado de Asturias ha confiado a esta facultad de la Iglesia la formación del profesorado para la “atención a la diversidad” y la prevención de la “violencia de género” a través de un convenio entre la Consejería de Educación y Cultura y esta entidad cuyo patronato está presidido por Jesús Sanz Montes, arzobispo de Oviedo. El convenio acuerda el “desarrollo de actividades educativas de atención a la diversidad en los centros docentes financiados con fondos públicos”, es decir, públicos y concertados. Y añade que ambas instituciones –la consejería y la facultad– trabajarán “por la equidad, la inclusión y la respuesta a la diversidad” mediante la formación del profesorado y los programas de innovación.

“Prioritariamente –señala el convenio– se tratará de programas que aborden alguna o algunas de las siguientes materias: el absentismo, la resolución de conflictos, la educación para la salud, la prevención de conductas xenófobas y racistas, la violencia de género, el acoso escolar y la inclusión de jóvenes con discapacidad”.

Comunicado de Asturias Laica

Lee el resto de esta entrada »


«El peso de la Iglesia en la sociedad española es una anomalía»

julio 30, 2019

Entrevista a Ángel Munárriz

Víctor García Guerrero, La Soga, revista cultural, 30 de julio de 2019

La delegación local del único estado teocrático de Europa recibe fondos de los Presupuestos Generales del Estado. De sus impuestos. Ponga o no la x en la casilla correspondiente de la declaración de la Renta. La Iglesia católica goza de ese privilegio. No es el único: la exención de IBI, el registro de propiedades inmobiliarias o la explotación de la educación privada son otros ejemplos de una relación privilegiada con un Estado que, a veces, parasita. El periodista Ángel Munárriz desgrana estos tentáculos en Iglesia S.A. Dinero y poder de la multinacional vaticana en España (Akal, 2019).

Escribes que «la Iglesia es el cañamazo de la identidad española». ¿Por qué? ¿Una España laica no es española?

Lo que quiero decir es que la idea del español católico está incrustada como ideal único del español desde hace siglos. Uno de los grandes déficits democráticos españoles, quizá uno de los más serios, es la ausencia de un liberalismo político emancipado de la sotana. En el constitucionalismo liberal del siglo XVIII la idea de Dios vinculado a la idea de España se incrusta en la esencia de la nación y de ahí no ha llegado a salir del todo. Yo diría que hoy España es un país enormemente secularizado, pero que sigue llevando en el BOE ese cañamazo identitario eclesial que se le incrustó en el XVIII. Hay un abismo entre lo que la Iglesia representa oficialmente y lo que en realidad representa en la sociedad.

Según afirmas, la base del poder de la Iglesia católica está en el Concordato de 1953, actualizado en los acuerdos de 1976-1979. ¿Puedes resumir en qué consiste?

Los acuerdos del 76-79 son una traducción al lenguaje democrático de unos privilegios entregados por el franquismo a la Iglesia en pago a su complicidad estructural con el régimen y a su papel, también, como una de las fuerzas que socavaron la República y que dieron cobertura ideológica e internacional al régimen en sus primeros años. Es decir, cuando digo que la base del poder de la Iglesia católica está en el concordato no estoy dando una opinión: el concordato jamás fue derogado; fue reformado por los acuerdos del 76-79, que son actualmente el sustento jurídico fundamental por el cual la Iglesia tiene una posición de privilegio en el ámbito fiscal, educativo, simbólico y de poder en España.

La relación de España con la Iglesia es preconstitucional. ¿Es antidemocrática?

Lee el resto de esta entrada »


Los ultracatólicos españoles se hacen fuertes a nivel europeo

julio 22, 2019

13 de las 21 organizaciones que hacen lobby ante la UE tienen implantación en España

Presentación de la Plataforma por las Libertades, en diciembre de 2016, con la asistencia de Jaime Mayor Oreja y Rocío Monasterio.

Presentación de la Plataforma por las Libertades, en diciembre de 2016, con la asistencia de Jaime Mayor Oreja y Rocío Monasterio / Plataforma por las Libertades

Ángel Munárriz, InfoLibre, 22 de julio de 2019

España no es un nudo más en la red de grupos cristianos radicales que hacen lobby en Bruselas. Es, junto a Francia, el centro neurálgico. Como han publicado infoLibre y otros medios del proyecto European Investigative Collaborations (EIC), una maraña de hasta 21 organizaciones de carácter ultraconservador, defensoras de la sujeción de la sociedad y sus normas a la moral católica en el aborto, el matrimonio, la eutanasia o la educación, están registradas como grupos de presión ante las instituciones de la UE. El fenómeno, varios de cuyos puntales cuentan con financiación de think tanks y fundaciones estadounidenses en la órbita del trumpismo, va a más y pretende trasladar la “batalla cultural” por los valores tradicionales desde el país norteamericano a Europa. España, país por el que pasan más de la mitad de las organizaciones, pone al servicio de ese empeño una tupida malla de asociaciones en las que se aprecia además la participación de miembros de PP y Vox.

Los grupos lobistas identificados despliegan su representación en un total de 71 países, de los que 37 son europeos (35, si no se cuentan Rusia y Turquía), 12 asiáticos (10 si no se cuentan Rusia y Turquía), 11 de América del Sur y Centroamérica, ocho de África, dos de Norteamérica y uno de Oceanía. De las 21 entidades, tres son españolas: Asociación de Abogados Cristianos, Profesionales por la Ética y Enraizados. Diez más tienen representación, delegaciones o sede en España, según la información facilitada por las organizaciones ante el Registro de Transparencia de la UE. Esto supone que pasan por España un total de 13 de las 21 organizaciones católicas dedicadas a tareas de lobby ultracatólico ante la UE. Es decir, casi un 62%. Se trata de las tres antes mencionadas –Abogados Cristianos, Profesionales por la Ética y Enraizados– más otras diez: One of Us, Comisión de Episcopados de la UE, World Youth Aliance, Open Doors International, Federación de Asociaciones de Familias Católicas de Europa (Facfe, por sus siglas en francés), European Dignity Watch, Instituto Europeo de Bioética, YouthProAktiv, Organización Internacional por el Derecho a la Educación y la Libertad de Enseñanza (Oidel, por sus siglas en francés) y Fondation Jérôme Lejeune.

Sólo dos países, Francia, con 16 organizaciones, y Bélgica, con 14, aportan representación o sede a mayor número de entidades, si bien el caso de Bélgica se explica por que hasta 11 de ellas abren oficina en Bruselas por ser sede del Parlamento y de la Comisión Europea. Hasta 11 de las 21 organizaciones tienen su dirección de contacto en la capital belga (en dos ocasiones compartida con otro país).

Un tercio de las fundaciones, think tanks y ONG dedicadas a la presión en Bruselas contra el aborto, el matrimonio gay o la educación laica tienen españoles al frente

Lee el resto de esta entrada »