Los registradores permitieron a la Iglesia inmatricular cientos de monumentos cuando la ley no lo permitía

julio 11, 2020

Hasta la reforma de Aznar de 1998, los templos no podían ser inscritos pero los obispos registraron a su nombre todo el tesoro mudéjar de Zaragoza, algunas joyas del prerrománico asturiano y centenares de edificios históricos por toda la geografía española. Los registradores de la propiedad miraron para otro lado y en 2001, tras un grave incidente por la negativa de uno de ellos, el Gobierno del PP legalizó con carácter retroactivo su inscripción.

Catedral-basílica de Nuestra Señora del Pilar de Zaragoza. /Wikipedia

Catedral-basílica de Nuestra Señora del Pilar de Zaragoza / Wikipedia

A. Moreno, Público, 11 de julio de 2020

Los registradores de la propiedad hicieron la vista gorda durante décadas a la inscripción por parte de los obispos de cientos, quizás miles, de monumentos de enorme valor histórico, que hasta la reforma de José María Aznar de 1998 no podían ser inmatriculados por tratarse de templos de culto. Al menos, todo el tesoro mudéjar de Zaragoza fue inscrito por el entonces prelado Elías Yanes. Los monumentos de la Magdalena, San Juan de los Panetes y la Seo, entre otros, fueron registrados en 1987, once años antes de que la ley lo permitiera. Incluso la Basílica del Pilar, nada menos, fue inmatriculada en contra de las restricciones legales impuestas por la norma hipotecaria.

El tesoro mudéjar aragonés no fue el único conjunto monumental inscrito en el registro de la propiedad privada cuando la norma lo impedía. También se inscribieron otros tres edificios históricos del prerrománico asturiano antes de 1998, tal como acaba de revelar diario Público semanas atrás. Se trata de San Julián de los Prados, San Salvador de Valdediós y San Pedro de Naves, todos ellos pertenecientes a la obra arquitectónica promovida por los reyes astures entre los siglos VIII y X, y amparados por las figuras de máxima protección patrimonial desde hace décadas.

En Córdoba, también se inmatriculó la ermita del Pocito en 1987, con el agravante de que en el mismo lote se registró una plaza pública, cuya propiedad está sujeta a litigio con el Ayuntamiento de la ciudad después de que la Plataforma Mezquita Catedral revelara el caso a los medios de comunicación. Todo indica que la inscripción de monumentos históricos cuando la ley lo prohibía de manera expresa puede alcanzar varios cientos, una vez que el Gobierno publique el listado completo de inmatriculaciones practicadas por la Iglesia entre 1998 y 2015, cuyo número roza los 35.000 inmuebles y fincas.

El reglamento hipotecario promulgado por Franco en 1947 no deja lugar a dudas. La Iglesia fue equiparada con el Estado y los obispos recibieron la consideración de fedatarios públicos para inscribir bienes sin aportar títulos de dominio en virtud de un privilegio hoy ya derogado. Pero la norma puso límites al “exceptuar” de la inscripción los “templos de culto”, tal como estipula el artículo 5.4 del reglamento. ¿Cómo pudieron los prelados inmatricular templos en el registro si la ley lo prohibía? Esa es la cuestión. Lee el resto de esta entrada »


La doble privatización del Patio de los Naranjos de Sevilla

julio 8, 2020

La clausura del Patio de los Naranjos solo se entiende como una privatización a favor de quién ostenta desde entonces su rumbo: la jerarquía católica sevillana.

Patio de los Naranjos / Jaime Jover

Jaime Jover, El Salto, 8 de julio de 2020

Todo esto va ligado a la historia personal de cada uno. La familia de mi madre vivía cerca de la Catedral. Yo, desde muy pequeño, jugaba en el Patio de los Naranjos, que me ha cabreado mucho que los curas lo hayan cerrado, porque los niños jugábamos allí, y había pocas plazas.” El testimonio es de una de las primeras personas que entrevisté hace unos años para mi tesis doctoral. No le preguntaba por el Patio de los Naranjos, sino qué significaba para él la ciudad histórica de Sevilla. En realidad, su respuesta es aplicable a todo tipo de barrios, tanto del centro como de las periferias. Lo que significa la ciudad es en gran medida lo que cada persona ha vivido; está determinado por los sitios donde habitamos y desarrollamos nuestra vida.

La identidad personal de cada uno se construye a través de los espacios donde nos relacionamos y, en ese proceso, nosotros también ayudamos a conformar la identidad de los espacios. Esa construcción, al mismo tiempo personal y social, es todavía más intensa durante la niñez, dejando una huella imborrable en nuestra memoria. En los espacios públicos sale particularmente a relucir: ¿quién no recuerda la plaza o la calle donde jugaba de pequeño? Como escribió el filósofo y teórico urbano Henri Lefebvre, “la calle y su espacio es donde un grupo (la propia ciudad) se manifiesta, se muestra, se apodera de los lugares”.

Como este entrevistado, hoy muchos sevillanos aún recuerdan pasear, jugar o simplemente estar en el Patio de los Naranjos. La gran parte de ellos ya tiene cierta edad, puesto que desde 1992, hace casi treinta años, esas actividades han desaparecido del lugar.

En el contexto de la Exposición Universal, el Cabildo catedralicio organizó la exhibición Magna Hispalensis y aprovechó para cerrar el Patio, controlando la entrada de los visitantes. Aquella exhibición, como la Expo, terminó; en cambio, el acceso al Patio continuó bajo control por primera vez desde su construcción hacía ocho siglos. Este espacio y el cuerpo principal de la Giralda, la torre alminar de la Mezquita Mayor, son los testigos más importantes de la Sevilla capital de al-Ándalus. Como parte del templo religioso musulmán, el Patio de los Naranjos funcionaba como patio de las abluciones. Ni la conquista castellana, ni la construcción de la Catedral que respetó la estructura del espacio en su mayor parte, ni las alteraciones posteriores del propio Patio modificaron su condición de plaza abierta para todos los sevillanos. Hasta 1992. Lee el resto de esta entrada »


Propiedades e Iglesia: de las desamortizaciones a las inmatriculaciones

julio 7, 2020

7 de julio de 2020

Escribe Ángel Aznárez un artículo, en dos partes, “La desamortización y las inmatriculaciones”, que publican La Voz de Asturias  (Primera parte – Segunda) y Religión Digital (Primera parte Segunda). En el artículo Aznárez revisa los procesos de desamortización y de inmatriculación.

La revisión de la desamortización eclesiástica del siglo XIX le lleva a concluir que Las diferencias entre la desamortización y las inmatriculaciones son absolutas, esenciales y con finalidades contrarias. Únicamente se relacionan cuando con las inmatriculaciones pudiera pretenderse una especie de “dejar sin efecto” la previa desamortización. Ambas son instituciones jurídicas, pero las inmatriculaciones son de naturaleza estrictamente hipotecaria, que de ninguna manera es un modo de adquirir la propiedad, sino un medio de dar publicidad a la propiedad ya adquirida, fuera del Registro. 

O que las consecuencias y efectos de la desamortización no concluyeron, un proceso interminable, llegando hasta la actualidad 

Y llegan hasta la actualidad, entre otras cosas, en la medida en que si la desamortización de bienes eclesiásticos por Mendizábal resultó irreversible fue porque el artículo 42 del Concordado de 1851 (entre la Iglesia y el Estado), luego repetido en la Ley 4 de abril de 1860, convino que no se “molestaría” por la Iglesia a los que compraron fincas por el procedimiento de la desamortización eclesiástica, tampoco se molestaría a sus herederos ni a los sub/adquirentes […]

Y que Ese no molestar no fue “gratis et amore”, pues el Concordato de 1851 a cambio obligó a dotar por el Estado importantes cantidades para el culto y para el clero; reconoció también a la Iglesia Católica y a su clero, el secular y el regular, la capacidad plena para volver a adquirir bienes. La Ley de 1860 determinaría (artículo 6º) qué bienes estarían excluidos de la desamortización, entre ellos los templos, luego exceptuados, como los bienes de dominio público, de la inscripción en el Registro de la Propiedad y así hasta 1998. 

En la segunda parte comparará la legislación anterior, la del siglo XIX, con la posterior a 1944, para llegar a la vigente legalidad hipotecaria. Lee el resto de esta entrada »


Un colegio perdido y hallado en el templo

julio 5, 2020

Escribe Francisco Martín Angulo, promotor del Centro Social de San Pedro y San Felices de Burgos y denunciante ante la Fiscalía Provincial de su inmatriculación a favor del Obispado.

Colegio San Pedro y San Felices. Colegio católico concertado de Infantil a Bachillerato

Francisco Martín Angulo, 5 de julio de 2020

El Centro social de San Pedro y San Felices inició su construcción en el año 1963, según proyecto del arquitecto don Luis Martínez Martínez y un presupuesto de 5 millones de pesetas constaba de semisótano, planta baja y dos plantas de aulas para 240 alumnos de E.G.B. y F.P. de 1er grado, que se inauguraron en el mes de junio de 1965. Una junta de vecinos se hizo cargo de las obras en las que colaboraron los vecinos, empresas e instituciones. No es un eufemismo hablar del barrio entero (los escolares aportaron los ladrillos del edificio, los jóvenes llenaron por tres veces de vidrio, papel y cartón el albero de la plaza de toros y las familias de hicieron diplomadas del mismo). El impulso social de las obras se debió a la muerte de escolares para acceder al colegio del centro de la ciudad. En menos de tres años se pudo financiar el edificio e iniciar el curso escolar.

Tres meses más tarde y de forma clandestina, un testaferro del arzobispo, Carlos Alonso Martínez, colombiano en tránsito, se hizo pasar por Presidente de la Junta “presidente en funciones” y solicitó del Ayuntamiento la ampliación de una planta más, que al crecer el negocio se convirtieron en dos. Es evidente que un purpurado debía convertir el hurto en estafa para pasar desapercibido ante el gran número de testigos que lo habían financiado, así que urdió la artimaña y argucia legal de cambiar la parte por el todo e inmatricular el edificio entero en lugar de las dos plantas de las que era propietario. Todo a la chita callando y sin alarma ni protesta social del barrio obrero.

Desde ese momento, el Primer Centro escolar del barrio desapareció de los archivos y registros públicos y pasó de “Colegio Público” a “Colegio diocesano concertado”. La Junta de vecinos desapareció totalmente el año 1967, al marchar por motivos laborales su Presidente y su Promotor, que se secularizó, momento que aprovechó el sagaz purpurado para matricularlo en el Registro de la Propiedad, como único propietario del complejo. Lee el resto de esta entrada »


Acabemos con los privilegios de la iglesia en España

julio 3, 2020

La Iglesia católica tiene ventajas fiscales, patrimoniales y educativas en el país. En una España moderna, esa institución debe estar sometida a las mismas normas de transparencia, responsabilidad y respeto a la tolerancia que cualquier otra organización.

merlin_171498786_b94ae390-aea9-4b5c-a429-b627451c53d7-superJumbo

David Jiménez, The New York Times, 3 de julio de 2020

 ¿Sigue España siendo un país católico? La pregunta, en uno de los bastiones centenarios de la Iglesia católica, habría resultado absurda hace tan solo unos años. Y, sin embargo, la respuesta hoy es que sí y no. O, dicho de otro modo: si los españoles seguimos siendo católicos, lo disimulamos muy bien. Según un estudio del año pasado del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), dos tercios de los ciudadanos declaran serlo, pero solo dos de cada diez van a misa. Las celebraciones religiosas de bautizos, comuniones y bodas se han desplomado. “Si no cambia la cosa, dentro de poco solo celebraremos funerales”, admite un obispo.

Las razones del declive son diversas, pero todas llevan al mismo punto: la Iglesia y el público al que se dirige viven en siglos diferentes y aspiran a modelos de sociedad cada vez más incompatibles. El papa Francisco lo explica mejor en una de las citas que le atribuye la película Los dos papas: “Hemos pasado estos últimos años censurando a cualquiera que no estaba de acuerdo con nosotros sobre el divorcio, el control de la natalidad y la homosexualidad. Mientras nuestro planeta estaba siendo destruido y la desigualdad creció como un cáncer. […] Todo el tiempo, el peligro real estaba dentro”.

Solo una reforma que haga a la Iglesia más inclusiva, incorpore a la mujer, se distancie de la política, acompañe su discurso moral del ejemplo y abrace la tolerancia, especialmente hacia quienes no comparten sus códigos morales, evitará que su irrelevancia vaya a más. Pero nada indica que ese sea el camino escogido por los dirigentes eclesiásticos. Al contrario: persiste el propósito de entrometerse en las políticas de Estados aconfesionales, empujar conceptos retrógrados sobre la sexualidad, negar el papel de la ciencia como motor del progreso y aferrarse a privilegios de otras épocas.

Lee el resto de esta entrada »


A preguntas de IU y Podemos, la Consejera de Cultura, Berta Piñán, recuerda que las competencias sobre inmatriculaciones son de Justicia (Vídeos)

junio 26, 2020

Comisión de Cultura, Cultura, Política Llingüística y Turismo: Comparecencia esta tarde de la Consejera Berta Piñán a solicitud de los Grupos Parlamentarios de IU y Podemos Asturies.

Consejera de Cultura, Política Lingüística y Turismo

25 de junio de 2020

Esta tarde Berta Piñán ha comparecido en comisión en el Parlamento asturiano a solicitud de Podemos e IU, quienes le pedían que informara de todo lo relacionado con las inmatriculaciones de la iglesia católica en Asturias:

Punto 4 del orden del día Comparecencia, a solicitud de los Grupos Parlamentarios de Izquierda Unida y Podemos Asturies, de la Consejera de Cultura, Política Llingüística y Turismo para que informe de todo lo relacionado con las inmatriculaciones en el Registro de la Propiedad en favor de la Iglesia Católica de bienes que forman parte del patrimonio cultural.

Se iniciaría la comparecencia con una exposición previa de la Consejera que, tras recordar que esta era la tercera vez que comparecía, resumió lo que desde su Consejería se ha estado llevando a cabo hasta ahora sobre el tema. Hizo hincapié en que su trabajo se había centrado fundamentalmente sobre los bienes del prerrománico asturiano citados en el Libro Blanco, sobre los que, tal y como se le había pedido, había solicitado en el registro las notas simples.

Insistiría Berta Piñán, ya desde esta exposición inicial, en que las competencias de su Consejería se centran en la gestión de los bienes culturales, mientras que las competencias sobre inmatriculaciones corresponden a Justicia.

Los diputados firmantes de la solicitud Ángela Vallina (IU) y Rafael Palacios (Podemos Asturies), intervendrían -por ese orden- a continuación. Primero para efectuar preguntas, y después para “fijar posiciones” sobre lo tratado; en ambos casos les seguirían intervenciones y preguntas del resto de los grupos: Foro, Ciudadanos, PP y Grupo Socialista.

A las preguntas de IU y Podemos Asturies la Consejera de Cultura respondería recordando nuevamente que desde su departamento se habían llevado a cabo las gestiones que se le habían pedido, es decir, la solicitud de notas simples de los bienes del prerrománico asturiano, haciendo hincapié en la dificultad y en que no de todos los bienes había sido posible conseguirlas al no figurar en el Registro, caso de la catedral, Santa María del Naranco o San Salvador de Priesca.  Recordaría que entre las competencias de su Consejería está la gestión de bienes culturales, su protección y salvaguarda (lo que incluye colaborar en su mantenimiento también con entidades privadas), pero que las competencias sobre inmatriculaciones y la legalidad o no de las mismas corresponden a la Dirección General de Justicia, dependiente de la Consejería de Presidencia.  Haría referencia también al informe que desde el Gobierno central se está elaborando sobre las inmatriculaciones de la iglesia católica a partir de las notas enviadas por los registradores, incluidas las de Asturias.

Desde Podemos se señalaría, entonces, la línea de la Dirección General de Justicia como línea a seguir.

Vídeos

Lee el resto de esta entrada »


Asturies: El llistáu d’inmatriculaciones continúa incompletu

junio 22, 2020

El último listado de inmatriculaciones en Asturias entregado por el Colegio de Registradores también está incompleto.

El prerrománico de Santa María del Naranco, características

Santa María del Naranco

Infoasturies, 22 de junio de 2020

El postreru llistáu, de 553 propiedaes inmatriculaes, apurríu pol Colexu Oficial de Rexistradores de la Propiedá a la Xunta Xeneral, tampoco ta completu

La Ilesia católica sigui despintando los datos de los bienes y propiedaes que punxo al so nome ente 1946 y 2015, apoderándose d’ellos ensin documentar la so propiedá; pa ello, cuenta cola connivencia del Principáu” y de les instituciones que teóricamente tendríen de velar pol padremuñu de los asturianos.

El postreru llistáu unviáu pol Colexu Oficial de Rexistradores de la Propiedá a la Xunta Xeneral espeya un total de 553 propiedaes. Nun ye fácil identificar les mesmes, el rexistru ye’n munchos puntos confusu y al Grupu de Inmatriculaciones Asturies llevó-yos un tiempu interpretalu correchamente. Esi llistáu ye muncho más completu que l’inicial, que nun algamaba la trentena y que foi remanáu por Berta Piñán nel parlamentu, a sabiendes de qu’esistía un segundu muncho más completu, pero hai motivos pa pensar que ye entá incompletu, una y bones el Grupu de Inmatriculaciones Asturies tien nel so poder notes rexistrales simples de bienes que la Ilesia punxo al so nome y que nun apaecen recoyíos en dengún de los dos llistaos. Barrúntase que la cifra total de inmatriculaciones podría rondar los 1.500, el triple de los reconocíos enagora.

Grupu de Inmatriculaciones ufren el casu de Santa María del Naranco como exemplu de la falta de tresparencia nesta tema: un edificiu de calter civil, venceyáu a la monarquía asturiano y perteneciente al Prerrománicu Asturianu, un estilu arquitectónicu únicu nel mundu y protexíu pola UNESCO; entrugóse dolce vegaes pola titularidá d’esti bien en concretu, y otres tantes recibióse una negativa a dar esa información, que llegalmente tendría de ser pública. Nun ye l’únicu casu, recibieron negatives sobro la titularidá d’otros monumentos, como San Salvador de Priesca, San Pedro de Nora, Santa María de Bendones, Santiago de Gobiendes, la ilesia de Santianes de Pravia  o la Cámara Santa de la Catedral. Lee el resto de esta entrada »


El puzle (incompleto) de las inmatriculaciones del Prerrománico asturiano

junio 20, 2020

Los investigadores han recibido hasta 12 negativas del registro en su intento de conocer la titularidad de Santa María del Naranco. Cuentan ya con seis confirmaciones, de las que cuatro están protegidas por la Unesco

Varias personas toman el sol este domingo ante el monumento prerrománico asturiano de Santa María del Naranco en Oviedo / Alberto Morante

Susana D. Machargo, La Voz de Asturias, 20 de junio de 2020

No parece que la vía oficial avance a un ritmo rápido, así que el Grupo de Inmatriculaciones Asturias está supliendo con sus escasos recursos la investigación que había reclamado a la Junta General del Principado y al Gobierno regional. Su obsesión consiste en descubrir cuántos bienes y propiedades la Iglesia puso a su nombre entre los años 1946 y 2015 en Asturias sin poseer ningún tipo de documento que acreditase su propiedad, solo con la declaración jurada de una autoridad eclesial. Aunque estiman que la cifra puede estar por encima de las 1.500 propiedades, al tomar como referencia lo ocurrido en Navarra y Aragón, donde las pesquisas están más adelantadas, se están centrando en el Prerrománico. Están convencidos de que es el patrimonio que mejor puede encarnar el valor de su pelea. Es un estilo arquitectónico único en el mundo y reconocido por la Unesco. Tal y como la Mezquita de Córdoba mostró a toda España en qué consistían las inmatriculaciones, creen que el Prerrománico puede remover a la sociedad asturiana. Pero no está siendo fácil. Hasta 12 veces han pedido sin éxito la titularidad del palacio de Santa María del Naranco, un edificio de carácter civil que nada tiene que ver con la Iglesia desde su origen. 12 intentos y 12 negativas de lo más variadas. José María Rosel, portavoz del grupo, advierte que no pararán. No tienen ninguna prisa. Prefieren avanzar sobre seguro.

Fruto de esas pesquisas iniciadas hace más de tres años, el puzle de las inmatriculaciones comienza a tomar forma. También el del Prerrománico. Pero ambos siguen incompletos. El último listado remitido por el Colegio Oficial de Registradores de la Propiedad a la Junta General consta de 553 propiedades. Es mucho más completo que uno inicial que no llegaba a la treintena y que se resumía en apenas cuatro folios pero no está todo. Lo sabe bien el Grupo de Inmatriculaciones Asturias porque tiene en su poder notas registrales simples de bienes que la Iglesia ha puesto a su nombre y que no están ni en el primer listado ni en el segundo. No saben por qué. Además, la descripción en muchos casos es tan genérica que parece un galimatías. Identificar de manera fehaciente cada apunte es casi imposible.

Las pesquisas al detalle

El Grupo de Inmatriculaciones trabaja con sus propias listas. La del Prerrománico consta de 16 propiedades, ocho figuran en el Libro Blanco del Principado y otros ocho no. De los ocho que sí integran esa guía de actuación del Gobierno asturiano, cuatro ya se han confirmado como inmatriculados por la Iglesia. La Voz ya había publicado que Santa Cristina de Lena fue inscrito en el año 2010 y San Julián de los Prados, la única en la que sigue habiendo culto y que, por tanto, no debió ser registrada, en 1981. Ahora cuentan con la certificación de que siguieron el mismo camino otras dos. San Miguel de Lillo data de 1929. En este caso la fecha es muy significativa, ya que es 17 años antes de que Franco aprobará la Ley Hipotecaria de 1946, que permitió a la Iglesia inscribir cualquier bien sin documentación. La cuarta es San Salvador de Valdediós, en Villaviciosa, una de las que no está protegida por el paraguas de la Unesco, que, por el momento, solo incluye a seis. Se remonta a 1993. Lee el resto de esta entrada »


Otro monumento del prerrománico asturiano inmatriculado por la Iglesia cuando la ley no lo permitía 

junio 16, 2020
Fachada del lado norte de la Iglesia prerrománica de San Salvador de Valdediós en Asturias. WIKIPEDIA

Fachada del lado norte de la Iglesia prerrománica de San Salvador de Valdediós en Asturias. WIKIPEDIA

A. Moreno, Público, 16 de junio de 2020

El Arzobispado de Oviedo puso también a su nombre San Salvador de Valdediós, uno de los ocho monumentos más importantes del arte prerrománico asturiano, con su única autocertificación eclesiástica y al amparo del controvertido artículo 206 de la Ley Hipotecaria, hoy ya derogado por su presunta inconstitucionalidad.

Lo hizo además en 1993, cinco años antes de que el ex presidente José María Aznar reformara la norma para autorizar que accedieran al registro de la propiedad privada los templos de culto históricos, hasta ese momento considerados bienes comunes y, por tanto, fuera del comercio. Público tiene en su poder la nota registral que así lo atestigua.

No es el primer monumento del prerrománico inmatriculado antes de 1998. San Julián de los Prados también fue inscrito en 1981, en clara vulneración de la legislación hipotecaria promulgada por Franco en 1946, que equiparaba a la Iglesia con el Estado y a los obispos con fedatarios públicos. Expertos juristas y colectivos patrimonialistas consideran que la Constitución aconfesional de 1978 neutralizó de facto esa norma y, por consiguiente, todas las inmatriculaciones son nulas de pleno derecho, cuanto más las inscripciones de edificios de culto.


Un excura denuncia la inmatriculación fraudulenta de un colegio y pide pase a manos de la ciudad

junio 11, 2020

El que fuera coadjutor de la parroquia cuando se inauguró el centro en 1965 presenta un escrito ante la Fiscalía Provincial que considera «fraudulenta» la inscripción y reclama que pase a manos de la ciudad.

Actualización   Archivan la inmatriculación de San Pedro y San Felices 30 /06/ 2020

Foto: Miguel Ángel Valdivielso

Diario de Burgos, 11 de junio de 2020

Un exsacerdote que llegó a ser coadjutor de la parroquia ha presentado ante la Fiscalía Provincial de Burgos un escrito en el que denuncia la «inmatriculación fraudulenta» del colegio diocesano de San Pedro y San Felices. En ese mismo documento, fechado el 29 de mayo y al que ha tenido acceso este periódico, reclama que «se haga constar en el listado de propiedades inmatriculadas por la iglesia burgalesa de forma indebida», aunque añade ser consciente de que si en su momento existió delito habría prescrito pues dataría de 1965.

El denunciante es Francisco Martín Angulo, de 81 años de edad, residente en Oviedo desde hace años y que en los años 60 fue uno de los promotores del centro educativo «junto con los vecinos del barrio», relata.

En aquella época, «en un solar baldío de un antiguo cementerio monjil y de eminente dominio del Estado», se levantó un centro social de enseñanza, con semisótano, planta baja y dos alturas, concebido para 240 alumnos de Primaria y de Formación Profesional de primer grado, cuyo presupuesto de construcción era de cinco millones de pesetas.

La colaboración del barrio, a través de multitud de ciudadanos y de comerciantes constituidos en ‘Junta de Apostolado Social’ que aportaron lo poco que tenían en aquella época en una zona humilde de la ciudad, permitió hacer realidad aquel centro que fue inaugurado en junio de 1965 por el arzobispo de Burgos, Segundo García de la Sierra. Ese mismo año fue declarado de interés social. Lee el resto de esta entrada »