“Terapias” para homosexuales y guerra al feminismo: así es el sector ultraconservador de la Conferencia Episcopal

octubre 7, 2018

En la foto, De izq. a dcha., el obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, el arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, el obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Pla, el cardenal Antonio Rouco Varela, el arzobispo de Valencia Antonio Cañizares, el jefe de la Iglesia en Córdoba Demetrio Fernández González y el obispo de Getafe, Joaquín María López Andujar. / EFE – EP

Fuente: Danilo Albin, Público, 7 de octubre de 2017

Su traje lucía impoluto. Su voz, pausada y fuerte, mantenía en vilo a los fieles. De repente, lo soltó: “os aseguro que encuentran el infierno”. La sentencia del obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Pla, iba dirigida a las personas homosexuales. Aquella frase, que recorrió telediarios de distintas parte del mundo, le convirtió en uno de los rostros visibles del sector ultraconservador de la Conferencia Episcopal. Nunca se retractó, ni siquiera cuando el Papa Francisco empezó a dar señales en otro sentido. La línea dura de la Iglesia española, en la que se ubica Reig Pla, sigue fiel a sus postulados.

El sector más radical está compuesto por una quincena de obispos. La mayoría de ellos figura en uno de los rankings con peor prestigio del país: el listado de obispos homófobos que elabora el Observatorio Español contra la LGBTfobia (***) (STOPLGBTFobia), coordinado por la confederación Colegas (***). No es casualidad que este colectivo que trabaja por la igualdad de lesbianas, gais, bisexuales y transexuales en toda España lleve tres años haciendo un seguimiento de la jerarquía eclesiástica más homófoba: este tema ocupa uno de los lugares predilectos en el argumentario de los religiosos ultraconservadores. Según su estudio, uno de cada seis obispos mantiene posiciones de este tipo. Lee el resto de esta entrada »


Inmatriculaciones: 20 años de un regalo de Aznar a la Iglesia que pudo evitarse

septiembre 29, 2018

Giralda de Sevilla, uno de los bienes inmatriculados por la Iglesia. / InfoLibre

Ángel Munárriz, InfoLibre, 29 de septiembre de 2018

•La reforma para que las diócesis inscriban sin título templos de culto se aprobó y no fue recurrida pese a fallos anteriores contra este privilegio.
•En 1993 el Constitucional vio contraria a la ley la equiparación de Iglesia y Estado, base de las inmatriculaciones
•El Supremo observó en 1996 un posible “desajuste” con la aconfesionalidad del Estado.
•Nadie recurrió la norma del 98, que permitió inscribir miles de bienes de dominio público, iglesias y catedrales, y hoy ya es tarde para hacerlo

Las palabras de la ministra de Educación, Isabel Celaá, no pudieron ser más mesuradas. Tras tranquilizar al sector de la concertada –”no tiene nada que temer”–, se limitó a afirmar que el Gobierno tenía la intención de eliminar de la Lomce un criterio de asignación de plazas que favorece la expansión de la enseñanza privada subvencionada en las zonas de mayor renta. No parece una amenaza existencial a un sector, controlado en un 60% por la Iglesia, al que el Estado dedica más de 6.000 millones de euros anuales. A pesar de todo, la reacción de los grupos de presión católicos y de la propia jerarquía fue furibunda. Amenazas de denuncia, un comunicado fulminante de la Conferencia Episcopal… “Vuelve la dictadura totalitaria”, clamó el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz. Así es la jerarquía católica española: ante la menor amenaza al statu quo, brama como si fuera víctima de una brutal agresión; en cambio, cuando se apunta un logro o arranca una concesión del poder civil, calla. Jamás celebra, ni agradece. Cuanto mayor es el privilegio, más sepulcral su silencio. Por eso su silencio fue total y absoluto en septiembre de 1998.

Hace ahora veinte años, un 29 de septiembre, se publicó en el BOE una de las reformas legales más ventajosas para la Iglesia de todo el periodo democrático, y sin duda la más discreta: el real decreto del Gobierno de José María Aznar que permitió a la institución católica inmatricular templos religiosos, precipitando una histórica alteración del esquema de propiedad del patrimonio histórico en España. La reforma modificó la normativa hipotecaria franquista de los años 46 y 47, que equiparaba a los obispos con funcionarios del Estado al atribuirles la potestad de inscribir por primera vez a nombre de las diócesis bienes inmuebles –inmatricular– sin título acreditativo. Pero no la reformó para eliminar esta potestad, sino para ampliarla al otorgarle también algo que ni siquiera el franquismo había permitido a la Iglesia: inscribir bienes de culto. Además ampliaba los supuestos de inmatriculación y señalaba: “Los bienes inmuebles de dominio público también podrán ser objeto de inscripción”. Lee el resto de esta entrada »


Jorge García, presidente de MHUEL y el portavoz del Arzobispado de Aragón cara a cara en “Buenos días Aragón”

septiembre 25, 2018

25 de septiembre de 2018

Jorge García, presidente de MHUEL

Poco a poco el tema de las inmatriculaciones de la iglesia católica va adquiriendo en los medios el lugar, la importancia y la trascendencia que se merece.

El esfuerzo y el trabajo del Movimiento Hacia un Estado Laico (MHUEL) lo convierten en un referente del que los medios se hacen frecuentemente eco. Si ayer, 24 de septiembre, su presidente, Jorge García, era entrevistado en Zaragoza en la Onda*** a propósito del registro de la solicitud de entrevista a la ministra de Justicia por parte de la Coordinadora Recuperando, hoy  el informativo “Buenos días Aragón” ofrecieró un cara a cara entre el portavoz del Arzobispado de Zaragoza, José Antonio Calvo y el presidente de MHUEL, sobre las inmatriculaciones en general y las inmatriculaciones en Zaragoza de manera más puntual

Vídeo *

Lee el resto de esta entrada »


Los payeses pelean por sus iglesias y sus casas de campo. Unió de Pagesos (UP) denuncia que los obispados de Vic y Solsona inmatricularon 430 bienes

septiembre 25, 2018

Cataluña inicia la lucha por el patrimonio usurpado por los obispos

Iglesia de Sant Pere de Castellfollit del Boix /Toni Ferragut / El País

Carmen Morán Breña, El País, 25 de septiembre de 2018

Cataluña apenas ha levantado la alfombra y ya ha descubierto que la Iglesia católica ha puesto a su nombre 250 propiedades usando el famoso artículo 206, una norma franquista que les ha permitido inscribir en el registro bienes que no les pertenecen. El antiguo sindicalista Joan Casajoana, apoyado por la Unión de Payeses, ha peinado tres comarcas barcelonesas, el Bages, Berguedà y L’Anoia, 35 municipios, y está pendiente de acabar con Osona, que reúne unas 50 localidades más. El caso catalán suma al llamado “expolio de la Iglesia” algunas peculiaridades, propias del territorio. En esta comunidad, los agricultores descubrieron que el el obispado de Vic estaba haciéndose con la propiedad de las pequeñas iglesias románicas que acompañan a las casonas de campo que a principios del primer milenio se constituían como pequeños municipios.

Esta es la razón de que el contraataque venga de la mano de los payeses. En una de las propiedades de Casajoana, donde en el siglo X sus antepasados ya eran labradores, la familia levantó una pequeña iglesia junto a la casa. Todo ello está ahora cedido a un centro excursionista para que, al menos, esté conservado. 70 días antes de que se derogara, en 2015, la norma franquista, el obispado de Vic se hizo con todo lo urbanizado en la finca de Serracanta, que incluye un coqueto cementerio. “Después de encontrarme con esta sorpresa fui a pelear al obispado, porque los Ayuntamientos aún no han despertado. Allí me enteré de que tenían un equipo técnico de cinco personas localizando propiedades para inmatricular [inscribir a su nombre]. No tengo papeles de la iglesia pero sí de la casa y me ofrecieron que me la devolvían si no iba a juicio con el templo. Les dije que eso era chantaje. Y no lo voy a pelear por ahora, porque creo que esto necesita una solución global. En seis meses vamos a tener los datos de toda Cataluña”, promete Casajoana. Este periódico ha tratado de obtener, sin éxito, la versión del obispado de Vic. Lee el resto de esta entrada »


Baile de cifras sobre las inmatriculaciones de la iglesia católica

septiembre 23, 2018

Distintos colectivos piden declarar nulas todas las inmatriculaciones desde 1946 que cifran en decenas de miles

Nuevatribuna.es, 23 de septiembre de 2018

El anuncio del Gobierno de que está preparando una lista de las inmatriculaciones realizadas por la Iglesia católica desde 1998 ha provocado un aluvión de reacciones y noticias, generando una gran controversia y un baile de cifras que hace difícil cuantificar a ciencia cierta cuantos bienes en España están en poder de las diócesis.

La propia Conferencia Episcopal (CEE) ha reconocido que “no dispone de un registro de bienes inmuebles de la Iglesia”. Así lo aseguró recientemente el vicesecretario económico de la institución, Fernando Giménez Barriocanal, quien también se atrevió a cifrar los bienes inscritos entre 30.000 ó 40.000, mientras algunos colectivos laicistas llegan a hablar de 60.000 y hasta de 100.000.

La “amnistía registral” de Rajoy

Es precisamente el periodo que comprende de 1998 a 2015 lo que está revisando el Gobierno de Pedro Sánchez

Que podemos hablar de miles no hay ninguna duda. La Iglesia empezó a registrar bienes en 1946 al amparo de la Ley Hipotecaria del régimen franquista. Cincuenta años después volvió a ampararse en la legislación (artículo 206 de la Ley Hipotecaria) cuando el Gobierno de Aznar reforma la ley en 1998 que dio barra libre a la Iglesia para registrar a su nombre Bienes de Interés Cultural (BIC), entre ellos la mayoría de las catedrales españolas. Bajo el Gobierno de Rajoy, una nueva reforma, en junio de 2015, frenó la posibilidad de que la Iglesia siguiera registrando propiedades como suyas sin que lo acreditara, pero esto no hizo revertir la situación, sino que en la práctica dio como resultado lo que Europa Laica califica de “amnistía registral”, reprobada incluso por el Tribunal Europeo de Estrasburgo.

Es precisamente el periodo que comprende de 1998 a 2015 lo que está revisando el Gobierno de Pedro Sánchez. Pero colectivos como Coordinadora Recuperando piden ir más atrás y declarar nulas todas las inmatriculaciones desde la dictadura. Lee el resto de esta entrada »


Ventajas y desventajas de la propiedad: La Iglesia católica hace gala de su sentido práctico ahora que la Mezquita es rentable

septiembre 22, 2018

No hay diálogo posible con quien no está dispuesto a ceder un ápice […] La buena solución pendiente es la que adoptó Francia en 1905: legislar que todos los edificios de culto son de dominio público, propiedad del Estado

Rafael Mir Jordano, escritor, Numerario de la Real Academia de Córdoba
Diario de Córdoba, 22 de septiembre de 2018

Vista desde la indigencia o la máxima pobreza la propiedad no tiene pero que ponerle, todo con ella es abundancia y felicidad, pero en la realidad la propiedad tiene muchas veces obligaciones o cargas frecuentemente costosas; la de conservar en ocasiones.

Porque mantener la Mezquita es tarea que conlleva continuas y gravosas inversiones, cuando apenas rendía nada y necesitaba mucho, la Iglesia católica ni insinuaba ser propietaria del monumental edificio. Le era mucho más fácil y práctico extender la mano menesterosa primero a los reyes –¡cuántas peticiones a Alfonso X y sus sucesores!–, luego al Estado y finalmente, desde las autonomías, a la Junta de Andalucía. Penúltimo ejemplo: la restauración de la torre de la Catedral costó a la Junta de Andalucía más de dos millones de euros; lo que hace la Iglesia es cobrar dos a todo el que quiere subir para ver la judería desde arriba.

Pero cuando la Mezquita empezó a ser rentable, a dar para reparar y retener, la Iglesia comenzó a presumir de propietaria y de haberlo sido siempre, lo que es una falacia. Lee el resto de esta entrada »


Retorno a la Mezquita

septiembre 19, 2018

Este tema es preciso que se afronte legal y no judicialmente

Zona inferior de la puerta del Espítiru Santo que contiene sobre las albanegas del arco la continuación del texto superior: de la fachada de esta puerta y se hizo bajo la dirección del arquitecto Ricardo Velásquez Bosco y se terminó con la ayuda de Allah en el año cuatro y novecientos y mil de Jesús / Imagen

Carmelo Casaño, abogado y escritor cordobés, escribe, nuevamente, en el Diario de Córdoba sobre la Mezquita, a propósito de los recientes acontecimientos tras hacerse público el informe de expertos sobre su titularidad. Casaño fue confundador de la revista poética Alfoz y del Teatro Universitario de Cámara de Granada, diputado en las Cortes Constituyentes y en la primera legislatura de la democracia. Además, es Cruz de Honor de San Raimundo de Peñafort y Medalla al Mérito Constitucional. Tiene publicados nueve libros y 2.600 artículos.

Retorno a la Mezquita

Como la Iglesia, con su tradicional habilidad, ha hecho del asunto de la Mezquita-Catedral una cuestión de fe, la razón tiene muy poco que hacer en el tema. No obstante, vamos a enhebrar unas breves reflexiones en torno al reciente informe de los expertos y a la subsiguiente reacción despertada.

El informe viene a decir con contundencia académica lo que sabíamos de antemano quienes habíamos meditado someramente sobre el asunto. Por eso, tampoco nos produce sorpresa que el Cabildo, con su forma abstracta de expresarse cuando le conviene, continúe asegurando, sin especificar nada, que «numerosas instancias judiciales reconocen que la Mezquita es de la Iglesia desde 1236».

En esta cuestión hay que precisar, sin meternos en camisas de once varas, que existen dos maneras de afrontar la controversia. Algunos católicos, inclusive no practicantes, entienden el tema de manera muy primaria, sin saber diferenciar algo tan elemental como la propiedad de la posesión. Lo que les lleva a suponer que la Mezquita, reconvertida en Catedral, y aunque dedique al culto divino menos tiempo que a los turistas, debe de ser, como todos los templos, propiedad de la santa madre Iglesia.

En el otro extremo, están los católicos crecientemente desengañados, a los que no nos puede entrar en la mollera, por mucho que lo intentemos, que un monumento de universal nombradía, patrimonio de la humanidad, pueda ser de propiedad privada. De igual manera, descolocaría nuestra cosmovisión histórica que, por ejemplo, las pirámides egipcias o el Partenón ateniense pudieran ser de un particular. Lee el resto de esta entrada »