Las crucecitas

marzo 24, 2020

“Seguir contribuyendo vía Presupuestos Generales del Estado y usando los fondos públicos para complacer unas determinadas creencias, además de injusto es anacrónico en un Estado aconfesional”

José Antonio Luque (MHUEL), El Diario.es, 24 de marzo de 2020

Todos los años recibimos el mismo mensaje durante estas fechas. Estamos inmersos en la campaña de renta. Desde el Gobierno nos recuerdan que Hacienda somos todos, aunque una abogada del Estado haya dicho que la frase no es nada más que un eslogan al que no hay que darle mayor importancia.

Nos gustaría creer que fue una estrategia procesal que no encerraba mensaje alguno. Con gran pesar tenemos que reconocer que la letrada tenía razón.

En primer lugar encontramos a fundaciones variopintas que sirven para eludir obligaciones fiscales a adineradas familias escondidas tras una fórmula legal que hace opaca su tributación, eximiendo de carga impositiva a prácticamente la totalidad de los beneficios de las fundaciones.

A continuación podemos enumerar a sociedades que gozan de una especie de limbo fiscal y quedan enmarcadas en la categoría de “Paraíso de las Finanzas”, son las llamadas SICAV. Su aportación a las arcas del Estado es en un porcentaje tan exiguo que sonroja pensar en España como país que aboga por tener un sistema de redistribución de la riqueza.

El escalón más descarado de desfachatez lo encontramos en una sociedad exenta de cualquier tipo de gravamen y obligación impositiva. Ni sus actividades, ni sus bienes muebles e inmuebles están sujetos a control contributivo. Merced a unos Acuerdos con la Santa Sede firmados a la sombra de los Concordatos emanados del rancio franquismo, nos topamos con la sangrante realidad: la Iglesia Católica Española tan solo rinde cuentas ante la Hacienda Celestial. “Hacienda somos todos” es un chiste para la Conferencia Episcopal Española. Rouco lleva años partiéndose de risa. Lee el resto de esta entrada »


Cádiz cobrará el IBI a la Iglesia para que contribuya en la crisis del coronavirus

marzo 22, 2020

Actualización: El alcalde cifra en 300.000 euros el importe de las facturas del IBI a la Iglesia / Cadena SER, 26 de marzo de 2020

cádiz

Plaza de San Juan de Dios de Cádiz, donde se encuentra el Ayuntamiento / Patronato Provincial de Turismo

Pedro Espinosa, Cadena SER, 22 de marzo de 2020

El Ayuntamiento de Cádiz ha anunciado que pasará las facturas del Impuesto de Bienes Inmuebles a la Iglesia católica por sus viviendas, garajes y locales no dedicados al culto en la ciudad con el fin de que esos ingresos sirvan para contribuir a las medidas que se están poniendo para hacer frente a la crisis generada por la pandemia del coronavirus.

El gobierno municipal, dirigido por Adelante Cádiz, considera que todas las administraciones e instituciones van a hacer un importante esfuerzo para paliar o minimizar las consecuencias económicas presentes y futuras derivadas del estado de alarma. De ahí que considere necesario que también la Iglesia se sume a ese esfuerzo aportando parte de lo que ingresa por la gestión de esas propiedades con las que cuenta en la capital gaditana.

El Ayuntamiento de Cádiz va a cursar las correspondientes facturas para cobrar el IBI de las propiedades de la Iglesia que no estén destinadas al culto. Tampoco a la enseñanza, con lo que quedarán excluidas iglesias, parroquias o colegios. El gobierno municipal entiende que esas propiedades (inmuebles, locales y garajes) no están directamente relacionadas con la práctica religiosa y que es una forma de implicar a la iglesia en este “esfuerzo descomunal” que está haciendo la sociedad gaditana para combatir la crisis generada por el coronavirus. También recuerda que por el alquiler de esas propiedades recibe ingresos.

Lee el resto de esta entrada »


La eutanasia y el prejuicio

marzo 2, 2020

Lo malo de la Iglesia moderna es que ya no sólo escribe los catecismos, sino los libros de ética, de bioética, los códigos deontológicos y los códigos penales. Sus prejuicios vestidos con bata blanca o toga negra nos alcanzan a todos.

Resultado de imagen de la eutanasia y el prejuicio

Tony García (GETTY) / Fuente

Esperanza Guisán, El País, 2 de marzo de 2020

La conquista de las libertades humanas ha sido penosa y esforzada a lo largo del tiempo. Y, por encima de todo, inacabable. Inexplicablemente, por lo demás.La conquista del bienestar es costosa, y de las libertades positivas, también, en el mismo sentido. ¿Pero por qué no avanzamos cuando se trata de libertades meramente negativas como no interferir en el ámbito de lo privado, cuyo coste económico es cero?

“Racionalizar”, que no razonar, es tener de antemano la conclusión y simular la deducción lógica. Si yo no deseo que los seres humanos desobedezcan a un dios autoritario que posee la llave de la vida, haré todo tipo de filigranas para llegar a la conclusión de la que eutanasia activa es mala o el suicidio reprobable, y los que ayudan al suicida pequeños asesinos.

Se puede comenzar por “no podemos renunciar a los derechos inalienables”, “es así que la vida es un derecho inalienable”, para concluir: “luego no podemos renunciar a la vida sin justificar de ningún modo las dos primeras premisas, ya que de hacerlo tendríamos que poner de relieve que estamos partiendo de presupuestos teológicos, no filosóficos, y que valoramos por encima de todo los mandatos de un dios celoso de nuestras libertades”. Otro modelo de racionalización es el siguiente, decididamente seudoutilitarista: 1. “No podemos llevar a cabo acciones que lesionen gravemente a los demás”. 2. “Es así que si nos quitamos la vida lesionamos gravemente a los demás”. De ello se sigue: 3. “Nuestra vida no puede ser suprimida ni por nosotros ni por las personas que elijamos para ayudamos a morir”. Pero todo esto es insostenible como veremos más adelante al tratar del utilitarismo. Lee el resto de esta entrada »


Ateo por la fuerza de la razón

marzo 1, 2020

La religión no puede convertirse en creencia probada y verdad inamovible, a través del poder institucional.


Las hermanas Ramírez vencen a la Iglesia: “Querían inmatricular nuestro patio 10 metros cuadrados”

febrero 23, 2020

La familia y el Arzobispado de Madrid han mantenido un litigio durante más de un año

Las hermanas Ramírez, en el patio de Miraflores de la Sierra.

Las hermanas Ramírez, en el patio de Miraflores de la Sierra.

Manuel Viejo, El País, 23 de febrero de 2020

Un enviado de Dios en la Tierra llegó a un acuerdo con la señora Mercedes González el día de los enamorados de 1995. Sucedió a 49 kilómetros de la Puerta del Sol, en Miraflores de la Sierra, un pueblo de 6.000 vecinos fundado por ganaderos segovianos allá por el siglo XIII. Muy cerquita de su Iglesia empedrada, un templo consagrado a la Asunción de Nuestra Señora, la vecina Mercedes heredó una casa blanca de tres plantas con un patio exterior de tres metros cuadrados.

“Mi madre era una mujer muy católica y les consistió todo. ¿Ingenua? Quizá. Por eso este patio está como está”, cuenta Marta Ramírez, de 58 años, observando hacia arriba la gigantesca mole de ladrillo de 10 metros de altura de la casa sacerdotal. “A mí y a mis hermanas nos pareció una estupidez que mi madre permitiera la obra, pero, al fin y al cabo, cada uno hace lo que quiere con su casa. La cuestión es que en el acuerdo que firmaron queda claro que el patio sigue siendo nuestro”.

La señora Mercedes murió en 1999 a los 74 años de una insuficiencia cardíaca. Su familia creció. La casa quedó deshabitada. Un día de 2015 decidieron alquilar el hogar de su infancia a una familia del pueblo. Dos años después, sonó el teléfono: “Mira, Marta, queremos comprar vuestra casa, que nos gusta”. La venta estaba en marcha. Lee el resto de esta entrada »


A las puertas de una clínica que practica abortos: “¿Viene usted a matar a su hijo?”

febrero 23, 2020

El 89% de las embarazadas que quieren interrumpir su gestación reciben presiones por grupos antiabortistas, según un informe de ACAI

Antiabortistas frente a la Clínica Dator, a la espera de la llegada de alguna mujer.

Antiabortistas frente a la Clínica Dator, a la espera de la llegada de alguna mujer.

Lucía Franco, El País, 23 de febrero de 2020

A la salida de la parada de metro Tetúan, subiendo por la calle Hermano Gárate, hay una pintada en el suelo: “Aquí matan niños”. Los últimos pasos para entrar en la Clínica Dator, una de las siete que realizan interrupciones voluntarias del embarazo en la Comunidad de Madrid, no son fáciles para las mujeres que acuden al centro. En las paredes cercanas, más mensajes. Y luego, el recibimiento en persona.

Una de las trabajadoras del centro, Sonia Lamas, también portavoz de la Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción del Embarazo (ACAI). Expresa su frustración. “Hemos denunciado hace meses el acoso que sufrimos, pero las autoridades ni vienen ni siquiera a limpiar las pintadas”, señala. Lo considera un ataque directo a las mujeres y a su derecho a decidir sobre su embarazo, una facultad que es parte de la cartera de servicios de la sanidad pública. “Las mujeres que acuden aquí lo hacen derivadas de la sanidad pública. La Comunidad de Madrid debería velar por lo que sucede a sus pacientes”, defiende.

Las acciones de acoso no acaban en la calle. Al contrario, estos grupos de presión trabajan sobre diversos planos: jurídico, administrativo y público. En el último informe de ACAI, de 2018, la asociación entrevistó a 300 mujeres que habían experimentado estos mecanismos de presión. Algunos nombres aparecieron de modo recurrente: Hazte Oír, Derecho a Vivir, Más Futuro y Asociación Sifra dedican buena parte de sus recursos y esfuerzos a poner obstáculos a la interrupción voluntaria del embarazo. En el informe, el 89% de mujeres declaró alguna forma de acoso por parte de estos grupos; un 67% de ellas se sintió amenazada durante los procesos médicos. El 100% de las mujeres abordadas mantuvo su decisión e interrumpió su embarazo. Lee el resto de esta entrada »


La Iglesia española amenaza con acudir a los tribunales si el Gobierno les cobra el IBI

febrero 18, 2020

“Si hay que pagar ese dinero, los fondos se retirarían de otras partidas y disminuirían nuestras actividades”

Luis Argüello, durante su entrevista en Radio Televisión Castilla y León

Luis Argüello, durante su entrevista en Radio Televisión Castilla y León

Jesús Bastante, Religión Digital, 18 de febrero de 2020

Si el Gobierno sólo pretende cobrar el IBI a la Iglesia católica, la Conferencia Episcopal irá a los tribunales. “El portavoz de la CEE, Luis Argüello, apuntó esta posibilidad durante una entrevista en Radio Televisión Castilla y León, en la que mostró su disposición al “diálogo” y al “entendimiento” con el Ejecutivo.

“Si solo afecta a la Iglesia y no es general, al considerarse una discriminación,apelaríamos a la legislación vigente”, recalcó el obispo auxiliar de Valladolid, quien añadió que la exención del tributo está contemplada no sólo en los Acuerdos Iglesia-Estado de 1979, sino también en otras normas, como “el impuesto de sociedades, la Ley de Mecenazgo o la ley de Haciendas locales”, que afecta a todas las organizaciones no lucrativas, desde iglesias a ONG, pasando por partidos políticos o sindicatos.

“Si el Estado decide cambiar esta normativa, que afecta a todos, la Iglesia tendrá en el diálogo con el Gobierno ver cómo cumple con la legislación vigente”, sostuvo el portavoz, que negó haber hecho un cálculo de lo que supondría para las parroquias pagar este impuesto. “Si hay que pagar ese dinero, los fondos se retirarían de otras partidas y disminuirían nuestras actividades”, indicó.

Los templos son algo más que lugares de culto, ha considerado el también secretario general de la Conferencia Episcopal, que ha explicado “que atraen muchos visitantes a pueblos y ciudades”, lo que supone un incremento de la riqueza de forma indirecta, pero también por las actividades sociales y culturales que en ellas se realizan.

Vídeo entrevista Lee el resto de esta entrada »