A cuestas con la asignatura de religión

julio 18, 2018

“El franquismo supo darle a la iglesia católica uno de los mejores regalos: que la enseñanza formal estuviera siempre bajo su control directo o indirecto”

Imagen nuevatribuna.es

Jesús Parra Montero, (catedrático de Filosofía) / nuevatribuna.es, 18 de julio de 2018

Lo que fue un pacto indebido, a conveniencia de parte, por mor a la dignidad e independencia de una institución que “se considera portadora de valores como la dignidad de la persona humana, la convivencia fraterna y la auténtica solidaridad entre los hombres, no puede correr el riesgo de filtrar su doctrina a través de una determinada ideología política, pretendiendo conformar el cristianismo con ella”. Así lo afirmaba el cardenal Tarancón en el curso de su carta cristiana, en marzo de 1978, titulada “El cristiano y las ideologías”. El franquismo ha sido una “excrecencia y anomalía ideológica e histórica”, un régimen tóxico que todo cuanto tocó lo contaminó; por desgracia, su “nacional-catolicismo” (identificó su perversa dictadura fascista como “una cruzada”) significó la exclusión política de los disconformes y la total sumisión, cuando no la supresión, de los desafectos, un acentuado uniformismo político y administrativo, un descarado y arbitrario protagonismo del ejército y la responsable aquiescencia de una gran parte de la jerarquía católica, a la que, bajo “palio” cobijó y dotó de un poder poco evangélico sobre “cuerpos y almas”; a su régimen se unieron militares, falangistas, tradicionalistas, monárquicos y católicos conservadores e integristas (entre ellos, asociaciones católicas, una parte del clero y no pocas congregaciones de religiosos y religiosas), entre los que supo repartir cargos y prebendas – como señala Antonio Viñao en su artículo “La educación en el franquismo” (***)-, intentado conciliar sus intereses y acallar sus conciencias, con el objetivo de que nadie pusiera en cuestión su preeminencia, hasta ser considerado “Caudillo de España por la Gracia de Dios”. El régimen franquista nació católico. Desde su inicio la religión católica fue declarada religión oficial, prohibiendo el ejercicio de cualquier otra.

En lo que la educación se refiere, dentro de ese reparto de “cargos y prebendas”, el franquismo supo darle a la Iglesia católica uno de los mejores regalos: que la enseñanza formal estuviera siempre bajo su control directo o indirecto. La mayoría de los obispos, fueron partidarios, como establecía el anacrónico “Syllabus” (***), promulgado por Pío IX, de una educación católica controlada, dogmática y teocéntrica, que estuviera siempre bajo la tutela de la Iglesia. El dictador vio en la Iglesia Católica un factor proclive a su régimen y propicio para la unificación de España, viendo en la religión católica el único cuerpo de creencias común y fácilmente utilizable; para ello se propuso como meta homogenizar la lengua y el cuerpo de creencias y actitudes a través de la escolarización; imponiendo la inclusión en el currículum de la lengua castellana y la religión católica a toda la población, instrumentada ésta última por las congregaciones religiosas y el clero secular principalmente. La religión católica pasó a ser una materia obligatoria en todos los niveles y modalidades de enseñanza, incluida la universidad, prodigándose en todos ellos, en especial en la enseñanza primaria, las actividades, símbolos y espacios religiosos; en relación con la iniciativa privada y el principio de libre elección de centros docentes por las familias, se redujo dicha posibilidad de elección a las escuelas católicas o las de un sector público asimismo “recatolizado”. Lee el resto de esta entrada »


Ejercicio de cinismo

julio 14, 2018

Conversaciones de Covadonga 2018 / Flickr Arzobispado de Oviedo

El ciudadano Jesús Sanz Montes nace en Madrid en  1955. Estudia bachillerato, hace estudios profesionales y trabaja muy poco tiempo en un Banco. En 1975 (con 20 años) ingresa en el seminario de Toledo. El ciudadano Sanz Montes es, por lo tanto, de mi generación. El ciudadano Sanz Montes estudió, como yo, en una escuela aplastada por el nacional-catolicismo que acaba de consolidar un golpe de estado. Escuela construida sobre la sangre de una gran cantidad de maestras y maestros ejecutados por el dictador por el sólo hecho de no serle sumisos y con el objetivo de aterrorizar a los supervivientes (Francisco Franco, Caudillo de España por la gracia de Dios, de su dios ¡maldita gracia!). Escuela sometida a un terrorismo de estado, de un estado cuyo dictador pasea bendecido bajo el palio de la iglesia católica. Escuela sometida, por tanto, a los poderes de esa iglesia católica. Sumisión rubricada por unos acuerdos con el Vaticano que le dan derecho de censura sobre todo aquello que pueda ser enseñado. Escuela donde no tiene cabida nada que no sea lo dictado por esa iglesia que convierte en cruzada un cruento golpe de estado de inspiración fascista para darle cobertura moral (cobertura de su moral).

Es posible que entonces el ciudadano Sanz Montes no se percatase del hecho. Todos nuestros sistemas de percepción son diferenciales (percibimos la diferencia) y si los suyos no se estimulaban es que no notaba diferencias entre lo que él quería que fuera y lo que realmente era. Normal, porque él era uno “de los suyos”, de los que se aprovechaban del golpe de estado para imponer sus creencias. Para aplastar cruelmente a todo aquel sospechoso de pensar diferente.

Pero el ciudadano Sanz Montes ya ha recorrido mucha parte de su vida (la mayor). Ha tenido tiempo de (y dinero para) leer, viajar, cruzar sus opiniones con otras muchas. Ha tenido, en resumen, la posibilidad de enriquecer sus sistemas de percepción y ampliar su capacidad de interpretar los hechos.

Cuando la Ministra de Educación del Gobierno de un país (aconfesional según su constitución) dice que hay que modificar una ley impuesta por el PP (el que cree que los muertos del franquismo están muy bien en las cunetas) para que la nota de religión no compute (para que no se confunda con un mérito una creencia confesional) y cuando esa Ministra declara que para el Gobierno la Educación Pública es prioritaria, el ciudadano Sanz Montes exclama desde el púlpito electrónico (twitter) que le concede la iglesia católica: Lee el resto de esta entrada »


Los mayores de 65 años también pierden la fe

julio 10, 2018

La caída de la religiosidad no solo afecta a los jóvenes. En menos de dos décadas se ha doblado el número de españoles de esta edad que casi nunca van a la iglesia

Feligresas rezan un domingo reciente en la Capilla de la Virgen del Trabajo, en el distrito de San Blas, Madrid. ALVARO GARCIA / El País

Fernando Peinado / David Alameda
El País, 10 de julio de 2019

Magdalena Lobatón, de 81 años, lidera el rezo del rosario minutos antes del comienzo de la misa del domingo por la mañana en la capilla de la Virgen del Trabajo, en el este de Madrid, mientras la iglesia se va llenando de parroquianos de avanzada edad. Esta pequeña iglesia católica de un barrio obrero no parece tener problemas de asistencia pero sí de juventud. “Venir a misa es una gran parte de nuestra vida”, dice Marisa Cifuentes, de 79 años, una de las muchas feligresas mayores.

Al término de la misa el párroco Abraham Cruz, que con 40 años podría ser nieto de la mayoría de los asistentes, reconoce que es complicado atraer a los jóvenes. “Poco a poco los fieles van muriendo, pero llega relevo generacional”, dice Cruz. Es la esperanza que tienen las iglesias de España para no desaparecer conforme la sociedad se seculariza, pero ese recambio no es suficiente.

Como pasa con los jóvenes, los mayores de 65 años también están apartándose de la religión, según datos del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) consultados por EL PAÍS. El número de encuestados de ese grupo de edad que responde que casi nunca va a oficios religiosos se dobló desde el año 2000, alcanzando en el barómetro de abril de este año el 41,9%. En ese mismo período el número de ateos y no creyentes mayores de 65 años se ha doblado hasta llegar al 10,7%. Lee el resto de esta entrada »


El secreto mejor guardado de la Iglesia: la larga lista de inmuebles que pagarían IBI

junio 23, 2018

Unas 100.000 propiedades en España. El gobierno central es el único que puede modificar la norma que afecta a la exención de pago de los tributos de la Iglesia.

UCAM. Universidad Católica de Murcia / La Información

Lucía Gómez, La Información 23 de junio de 2018

Debe pagar la Iglesia el IBI por los inmuebles que no se dedican al culto? En boca de todos ha estado muchas veces la discusión sobre si la Iglesia debe pagar el IBI o no, pero más allá de conversaciones de barra de bar, el verdadero problema reside en la inexistencia de una lista que aúne el conjunto de bienes de la Iglesia Católica en España. Muchos lo han intentado, pero ninguno lo ha logrado. La tan ansiada lista ha sido reclamada por muchos políticos que han tratado de registrar, con distintos fines, el conjunto de bienes inmuebles de la Iglesia.

Hay que remontarse hasta 1953 para entender por qué la Iglesia no paga, entre otros, el Impuesto sobre Bienes e Inmuebles. Fue en ese año cuando Franco firmó un Concordato con la Santa Sede por el cual otorgaba ciertos favores a la Iglesia católica en España, tanto en el plano económico como en cuanto a la enseñanza. Tras el fin de la dictadura, en1979, se actualizó esta alianza y se establecieron las bases para ciertos beneficios, entre ellos, la exención de pago de algunos impuestos como el IBI o el ICIE, que grava las construcciones y obras.

Para blindar por completo los bienes de este colectivo, en el año 2002, el por aquel entonces gobierno de José María Aznar aprobó la Ley de Mecenazgo sobre el régimen fiscal de las entidades sin fines lucrativos. A través de esta norma, eximía del pago del IBI y otras prebendas tanto a los inmuebles de culto como a los de otra naturaleza, como viviendas, terrenos… propiedad de este colectivo. Lee el resto de esta entrada »


La Iglesia se ha embolsado ya 3.000 millones gracias a la asignación del IRPF

junio 22, 2018

El sueldo de los obispos, la Seguridad Social del clero o proyectos como la ultraderechista 13Tv se pagan con ese dinero, del que sólo una mínima parte va a Cáritas.

111ª Asamblea de la CEE / Público

Vicente Clavero, Público, 22 de junio de 2018

La Conferencia Episcopal Española (CEE) obtuvo casi 2.500 millones de euros a través de la asignación tributaria sólo durante los diez primeros años de vigencia de este procedimiento, pactado en 2006 entre el máximo órgano de representación de los obispos y el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Así consta en las memorias de actividades que la CEE publica anualmente y cuya última entrega, presentada hace unos días, se corresponde al ejercicio de 2016. A esa cantidad hay que añadir la devengada en 2017 y la de este año, con lo que el montante total de la asignación tributaria debe de rondar ya los 3.000 millones.

En virtud de dicho procedimiento, el Gobierno entrega cada año a la cúpula de la Iglesia católica una cantidad que depende del número y volumen de renta de los contribuyentes que marquen la casilla dedicada a tal fin en la declaración del IRPF. Eso no supone para ellos ningún coste adicional, sino que lo pagan todos los españoles con cargo a los Presupuestos Generales.

Lee el resto de esta entrada »


Imparable declive de la Iglesia católica en España

junio 20, 2018

Los ciudadanos cada vez recurren menos a sus servicios religiosos: las bodas se redujeron a la mitad en el último decenio y los bautizos disminuyeron más del 30%.  Sin embargo, el dinero público destinado a financiar esta confesión religiosa a través de la asignación tributaria ha subido.

Intercambio de anillos / Público

Vicente Clavero, Público, 20 de junio de 2018

La demanda de servicios religiosos a la Iglesia católica ha sufrido un notable retroceso en España a lo largo del último decenio. Así lo ponen de manifiesto las memorias de actividades que la Conferencia Episcopal publica anualmente.

Ese retroceso se pone de manifiesto en el número de sacramentos impartidos (bautizos, comuniones, bodas…). El dinero público destinado a financiar esta confesión religiosa a través de la asignación tributaria ha subido mientras tanto.

Esta ha sido la evolución de las principales celebraciones de la Iglesia:

.- Bautizos. En 2007 se celebraron 325.271, casi mil de media al día. En cambio, en 2016 (último año del que existen datos oficiales) fueron 226.125, lo que equivale a un descenso del 30,5%. Es verdad que, según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), durante esos diez años disminuyó también el número de nacimientos (de 492.527 a 410.583), pero bastante menos (un 16,7%). De cada cien niños nacidos, en 2007 recibieron el bautismo 66 y en 2016, sólo 55.

.- Primeras comuniones. La caída no fue tan acusada en ese caso. Se pasó de 256.587 a 238.671, con una reducción del 7% en términos relativos. Por el contrario, las confirmaciones incluso aumentaron, pues en 2007 hubo 96.766 y en 2016 se llegó a 128.832 (+33,3%).

.- Bodas. Sufrieron un desplome espectacular. La memoria de actividades de la Conferencia Episcopal correspondiente a 2007 las cifró en 113.187. Sin embargo, diez años después los matrimonios eclesiásticos se quedaron en 50.805, menos de la mitad. Entretanto, según el INE, las bodas civiles con cónyuges de distinto sexo pasaron de 201.579 a 171.023; es decir, que también disminuyeron, aunque sólo un 15%. Lee el resto de esta entrada »


Las órdenes religiosas se mueren

junio 17, 2018

Las grandes congregaciones viven una debacle en España debido a la falta de jóvenes dispuestos a la vida casta y monacal. Solo la ayuda de personal seglar les permite sobrevivir

Albino García, prior de la extinta comunidad jesuita de Palencia. (David Brunat)

David Brunat, El Confidencial, 17 de junio de 2018

Casi todas las órdenes religiosas en España están gastando todos sus bienes en el cuidado de sus enfermos y ancianos. Se están muriendo, literalmente, porque no son capaces de atraer a los jóvenes. Algunas órdenes suman 800 años de historia, como los dominicos, agustinos y franciscanos. Otras más de 500 años, como los jesuitas. Pero en 20 años, 30 a lo sumo, podrían convertirse en un vestigio de la historia, víctimas de un país que vivió abrazado al catolicismo y en cuestión de unas décadas se ha secularizado casi por completo.

“Hemos de estar dispuestos a saber ir muriendo”, sentencia José Ignacio González Faus, teólogo, profesor y destacado jesuita. “Es un fenómeno que tiene muchas causas y sería simplista reducirlo a una sola. No es exclusivo de España, sino de toda Europa. Algunas causas son el paso, en España precipitado, de una sociedad nacionalcatólica a otra laica; la aparición de una sociedad ‘líquida’, sin más valores reales que el dinero y el consumo; la culpa de la Iglesia por no saber evolucionar a tiempo. Y en España también una cristianofobia sutil. Conviene no dejarse ninguna”.

En los pasillos de la residencia jesuita de Palencia reina el silencio. La biblioteca está vacía, los muebles e imágenes sagradas han sido empaquetadas y donadas a otras comunidades. La Compañía de Jesús llegó a esta ciudad en 1577 y se marchó este sábado. Una misa de despedida en la iglesia de San Francisco puso punto y final a la relación de la compañía con la ciudad.

Los jesuitas abandonan Palencia tras 400 años: “Es una decisión muy triste, pero nosotros ya no podemos más”

“Es una decisión muy triste, pero nosotros ya no podemos más. Solo quedamos ocho jesuitas, uno de 95 años, otro de 93, 91, 85. No tenemos edad para dar clases en las escuelas y tenemos las fuerzas físicas que tenemos. Dejamos un legado de cuatro siglos y a mucha gente que continuará nuestra labor desde fuera. Espero que en el futuro, cuando la gente pase frente a la residencia y la iglesia, diga ‘mira, aquí estuvieron los jesuitas'”, dice con aire de nostalgia Albino García, prior de la comunidad. Lee el resto de esta entrada »