Del jesuita Pujiula al PP: Una revisión histórica de la cruzada contra el aborto

octubre 28, 2021

Cuando en 1983, el Congreso debatió la ley del aborto, Manuel Fraga repitió los mismos argumentos que en 1925 esgrimiera el jesuita Pujiula.

________________

Víctor Moreno, Nueva Tribuna, 22 de octubre de 2021

Iglesia y ciencia volvieron a polemizar en 1925 sobre el aborto terapéutico. El libro publicado por la científica inglesa Marie Stopes encendió la mecha de un acalorado debate en España entre el jesuita Pujiula y el ginecólogo Francisco Haro. Muchos de los argumentos ultras de entonces recuerdan el ideario político de la derechas de ahora.

Marie Stopes, tan alabada como calumniada

En marzo 1918, la inglesa Marie Carmichael Stopes (Edimburgo, 1880-1958), publicó un libro titulado Married Love or Love in marriage. Fue el libro más importante que se editó a principios de siglo en el terreno de la sexología y que revolucionó más de un punto de vista de la clase médica y de las clases populares que lo leyeron. Fue un best seller. Vendió más de un millón de ejemplares. En Inglaterra, generó un debate tan inédito como insólito. Stopes utilizaba palabras jamás escritas en un libro de divulgación sexual: “orgasmo, intumescencia y eyaculación”. Pero lo más importante afirmaba que las mujeres experimentaban deseos sexuales y tenían derecho a tener y controlar sus orgasmos correspondientes. Ni el diluvio universal.

El libro fue calificado de inmoral y obsceno.

La clase médica inglesa estaba dispuesta a permitir que su autora escribiera sobre períodos fértiles e infértiles del ciclo reproductor de la mujer -algo que ya habían hecho los galenos griegos-, pero aconsejar a las mujeres que mantuvieran relaciones sexuales con la finalidad de buscar el placer en sí y para sí era pasarse siete distritos de la London City, máxime si se tiene en cuenta que esas palabras sonaban nada más y nada menos que en la santa bóveda de la época victoriana, imperante en Inglaterra.

Lee el resto de esta entrada »

¿Vuelve el nacionalcatolicismo?

septiembre 7, 2021

Las ceremonias celebradas durante la guerra eran una enorme inversión del nuevo régimen: la triada patria, religión y ejército quedaban indisociablemente unidos en el imaginario popular mediante estos espectáculos de masas

Lucio Martínez Pereda, Nueva Revolución, 7 de septiembre de 2021

España es un estado aconfesional poco secularizado y escasamente laicizado. Hábitos de ocio, ritos de paso, costumbres de representatividad institucional, y actividades educativas, de salud y beneficencia aun siguen girando- en mayor medida que en otros países- entorno a principios morales y calendarios fijados por la iglesia en la cultura cotidiana y en la consciencia colectiva. En España aún existe dificultad para establecer relaciones entre los cultos religiosos y sus implicaciones políticas, muchas practicas católicas están enraizadas desde bastante más de un siglo en la tradición del nacional catolicismo, y en consecuencia resulta fácil hacer olvidar su origen con la excusa de su enraizamiento en la religiosidad popular. En un contexto semejante algunos cultos acostumbran a pasar por piedades exclusivamente religiosas ajenas a su funcionalidad política.

Trataremos un caso concreto que ilustra esta realidad: el reciente intento-aun no concluido-del alcalde de Vigo por levantar una estatua del Sagrado Corazón de Jesús en un espacio de gran centralidad y visibilidad en el centro de la ría de Vigo.

La devoción al SCJ- originado en la Francia anti revolucionaria- tenia como objetivo reactualizar la vieja teoría del absolutismo borbónico francés mediante la cual el origen de la soberanía real se legitimaba- en contra de la noción democrática de soberanía nacional-como manifestación de la voluntad divina. Desde los años de la sublevación vendeana el Sagrado Corazón de Jesús se ligó a la resistencia contrarrevolucionaria contra la convención jacobina, sosteniendo la esperanza de quienes confiaban en la simultánea restauración de la Monarquía borbónica y de la Francia cristiana.  Las consagraciones al Sagrado corazón y la restauración del reinado social de Jesucristo, sirvieron con la ayuda del papado -que estableció la festividad de Cristo Rey “como remedio contra el laicismo”- para conseguir apoyos en el enfrentamiento contra las políticas secularizadoras republicanas.

Lee el resto de esta entrada »

La Iglesia católica que gusta al Partido Popular

junio 28, 2021

Julian-Casanova-Historiador_1506759353_126333790_667x375

Julián Casanova /Fuente foto

Julián Casanova, InfoLibre, 28 de junio de 2021

“Son días para apuntar, para tener en la cabeza y no olvidar”, ha declarado José María Aznar refiriéndose al apoyo de la Iglesia y de los empresarios a los indultos concedidos por el Gobierno a los independentistas catalanes. Y lo ha dicho en un encuentro con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en la Universidad Francisco de Vitoria, administrada por Regnum Christi, el movimiento eclesial fundado por Marcial Marciel.

A Aznar, al Partido Popular y a los medios de comunicación afines no les gusta esa Iglesia católica. Prefieren la Iglesia que vivió la época dorada de privilegios durante la dictadura de Franco, con presencia importante en la educación, con sus finanzas protegidas, influencia en las cuestiones morales y unida de forma consustancial a las gentes de orden.

La contribución de la Iglesia católica a la consolidación y mantenimiento de la dictadura fue inmensa. No se conoce otro régimen autoritario, fascista o no, en el siglo xx, y los ha habido de diferentes colores e intensidad, en el que la Iglesia asumiera una responsabilidad política y policial tan diáfana en el control social de los ciudadanos. Ni la Iglesia protestante en la Alemania nazi, ni la católica en la Italia fascista. Y en Finlandia y en Grecia, tras las guerras civiles, la Iglesia luterana y ortodoxa sellaron pactos de amistad con esa derecha vencedora que defendía el patriotismo, los valores morales tradicionales y la autoridad patriarcal en la familia. En ninguno de esos dos casos, no obstante, llamaron a la venganza y al derramamiento de sangre con la fuerza y el tesón que lo hizo la Iglesia católica en España. Es verdad que ninguna otra Iglesia había sido perseguida con tanta crueldad y violencia como la española. Pero, pasada ya la guerra, el recuerdo de tantos mártires fortaleció el rencor en vez del perdón y animó a los clérigos a la acción vengativa.

Lee el resto de esta entrada »

Mirando hacia el nacionalcatolicismo

marzo 27, 2021

A cada paso que se da en la dirección de un Estado desligado de la tutela moral de la Iglesia, esta responde, en voz de sus obispos, con los mayores exabruptos que uno pueda imaginar

tumblr_2d5ef6a542de981a6ff7d3d8d5b75925_ed87a194_1280

Contrainformación

Contrainformación, 27 de marzo de 2021

Hacia mediados de los setenta del siglo pasado, la dictadura franquista estaba dando sus últimos coletazos. Francisco Frano, quien fuera “Caudillo de España por la gracia de Dios”, lema que aparecía en las monedas que empezaron a circular en nuestro país a partir de 1946, se encontraba gravemente enfermo, por lo que su fallecimiento acontecería el 20 de noviembre de 1975.

Ante las numerosas movilizaciones populares que se daban contra la dictadura, era necesario empezar el desmantelamiento de un régimen en el que, entre otras cosas, la fusión del Estado con la Iglesia era total, dado que la religión católica era la oficial, con todos los privilegios que ello implicaba, dado que se había convertido en el sostén ideológico y moral de la dictadura.

La construcción de un Estado democrático se hacía inevitable, ya que la pervivencia del régimen franquista era rechazada por una parte muy importante de la sociedad española. En la nueva Constitución española, aprobada en referéndum el 6 de diciembre de 1978, en su artículo 16, se declaraba el Estado como aconfesional.

Pero desmontar todos los privilegios acumulados por parte de la Iglesia católica no iba a ser nada fácil, puesto que se buscó un añadido al final de la redacción del artículo en el que se decía “Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia católica”.

Lee el resto de esta entrada »

El cristoneofascismo, nueva religión

marzo 23, 2021

El nacional catolicismo sigue vivo, activo y con más fuerza en España de la mano de VOX

SCNETP4EHFY35DRHAE4SEFGFN4

Miembros de la asociación HazteOír reparten folletos sobre el PIN Parental en la puerta del C.P. Miguel Hernández de Leganés / Santi Burgos

Juan José Tamayo, El País, 23 de marzo de 2021

Fascismo y religión son dos fenómenos que históricamente han mantenido una relación de complicidad, que ha desembocado con frecuencia en sistemas dictatoriales, nacionalismos populistas de derecha excluyentes y regímenes confesionales que niegan la libertad de conciencia, persiguen el librepensamiento y legitiman el patriarcado. El avance del fascismo en Italia, Alemania, Austria y España en la primera mitad del siglo XX “fue respaldado, legitimado y autorizado con argumentos teológicos cristianos”, afirma Michael Löwy. El representante más cualificado del uso reaccionario de la teología cristiana para fundamentar el nazismo fue Carl Schmitt.

El nazismo contó también con el apoyo de grupos católicos y protestantes y sus jerarquías. Dentro de la Iglesia evangélica alemana apoyó la ideología del Tercer Reich el movimiento Cristianos Alemanes, creado por el ideólogo nazi Alfred Rosenberg y liderado por el obispo Ludwig Müller. Algunos obispos católicos y el propio nuncio del Papa eran partidarios de contemporizar con el régimen alegando que así se evitaban las persecuciones a católicos. En su libro Más allá de la mera obediencia. Sobre la ética cristiana para el futuro, de 1970, la teóloga evangélica alemana Dorothee Sölle calificó de “cristofascismo” la legitimación y el apoyo de la ideología totalitaria del nazismo por parte de sectores cristianos tanto de la Iglesia católica como de la protestante. Yo califico de “cristoneofascismo” la actual alianza entre las organizaciones políticas y sociales de la extrema derecha, apoyadas por el ultraliberalismo, y los movimientos cristianos integristas, que cuentan con el apoyo de dirigentes eclesiásticos críticos con el papa Francisco. Es la nueva religión.

Lee el resto de esta entrada »

Antonio Gómez Movellán: Del nacionalcatolicismo al catolicismo liberal

febrero 1, 2021

Aula universitaria

Antonio Gómez Movellán, Viento Sur, 1 de febrero de 2021

El sistema universitario español tiene muchas deficiencias si lo comparamos con países de nuestro entorno, pero se ha convertido en una fábrica de titulaciones eficaz, ya que el número de graduados universitarios está en la media de los países de nuestro entorno, aunque el desempleo de titulados es, por lo menos, el doble. Esta pulsión por los títulos la hemos visto trasladada al ámbito, incluso, de la vida política, donde constatamos que másteres, grados y doctorados se pueden expedir fraudulentamente sin una verdadera acreditación digna del nombre académico (Casado, Cifuentes, Pedro Sánchez…); estos y otros casos similares contribuyen a la desacreditación de las titulaciones legalmente expedidas y ponen en evidencia el poco control en las titulaciones de algunas Universidades privadas. Para una síntesis de la evolución del sistema educativo universitario recomiendo la lectura de un artículo muy explícito en su título: “Historia de un secuestro: de la Iglesia a la Marca. Evolución histórica de la universidad en España de Esther Simancas González y Marcial García Lópezpublicado en la revista Chasqui. Revista Latinoamericana de Comunicación, n.º 133, donde se analiza la evolución en España de la extensión de la universidad pública y de la universidad privada, que de ser una Universidad vinculada por completo a las órdenes religiosas católicas ha evolucionado hacia un negocio hoy ya en manos diversas –recientemente la Universidad Europea en Madrid ha sido controlada por un Fondo buitre internacional– aunque predomina el control de las Universidades vinculadas con el catolicismo; efectivamente, de las 37 universidades privadas que existentes 18 son católicas y alcanzan el 72% del alumnado matriculado en la universidad privada. A estas cifras habría que añadir los más de veinte centros adscritos a las Universidades públicas donde se expiden títulos en nombre de aquellas.

Para mucha gente, la Universidad pública en España no es siquiera enteramente funcional, en muchos aspectos, al sistema productivo y es muy mediocre en calidad de investigación; por lo demás, los problemas de sostenibilidad económica también están presentes y asociados a problemas de clientelismo y endogamia (incesto más bien, dijeron algunos); parafraseando a alguien que dijo que la corrupción en España se había convertido en un factor de gobierno, en la universidad pública española la endogamia y el clientelismo también han devenido factor de gobierno. Lee el resto de esta entrada »


Religión católica y su relación con la ultraderecha española

diciembre 8, 2020

Entrada 1- Spanish 2020 (LJN) - YouTube

Cruzados del siglo XX. Alegoría de Franco y la Cruzada / Arturo Renque Meruvía

Adrián Juste, AlDescubierto, 8 de diciembre de 2020

La religión y las creencias espirituales de todo tipo han regado la Historia de la Humanidad prácticamente desde que se tiene constancia del paso del ser humano por el planeta. Se cree, de hecho, que la primera construcción donde las personas empezaron a cooperar y, por lo tanto, a funcionar como sociedad (aunque fuera de manera muy primitiva), data de hace unos 12.000 años y tuvo un motivo religioso.

Podría decirse, por una cuestión lógica, que desde que el ser humano tiene la capacidad de hacerse preguntas sobre el sentido de la vida y el origen de todo lo que le rodea, existe la religión. Y, como tal, creencias de este tipo hay prácticamente tantas como culturas en el mundo.

Según el autor Kenneth Shoulder en su libro The Everything World’s Religions Book, existen cerca de 4.200 religiones vivas en la actualidad. A estas habría que sumar todas las que ya han desaparecido y las que nunca se llegarán a conocer.

No es de extrañar, por lo tanto, que la religión haya formado parte de infinidad de procesos históricos y de cambios sociales, políticos, culturales, económicos y de casi cualquier índole. En las expansiones territoriales de Oriente Medio, por ejemplo, entender el papel del Islam es fundamental, del mismo modo que el Cristianismo en el caso del Imperio Español.

Al final, las religiones no son más que un sistema de creencias, costumbres, valores y símbolos establecidos en torno a una idea de la divinidad, de lo sagrado o de lo espiritual que distintos grupos humanos adoptan como guía en sus vidas, para dar sentido a la misma y como guía de lo que es correcto o incorrecto. Lee el resto de esta entrada »


La Iglesia, el franquismo y la Constitución: de la ‘Carta Colectiva’ al fin del nacionalcatolicismo. ¿O no?

diciembre 6, 2020

A lo largo de los últimos cien años, los obispos españoles han dado su visión (con diversos documentos) ante los procesos electorales o los momentos históricos, e incluso los bélicos, que ha vivido el estado español

Tarancón vota la Constitución

Tarancón vota la Constitución

Josep Miquel Bausset, Religión Digital, 6 de diciembre de 2020

A lo largo de los últimos cien años, la Iglesia, o mejor dicho, los obispos españoles, han dado su visión (con diversos documentos) ante los procesos electorales o los momentos históricos, e incluso los bélicos, que ha vivido el estado español.

En este siglo que ha pasado, cabe recordar en primer lugar la Carta Colectiva del episcopado español del 1 de julio de 1937, redactada por el cardenal Isidre Gomà, arzobispo de Burgos, un texto dirigido a los obispos de todo el mundo, con la intención de dar a conocer la situación de la guerra de 1936. Este documento, de carácter histórico-doctrinal, fue redactado por el mismo cardenal Gomà a instancias del general Franco, para mostrar el apoyo y la adhesión de la mayoría de los obispos españoles a la sublevación fascista y para informar a los obispos de todo el mundo de la situación que se vivía con la guerra.

Cabe recordar que no hubo unanimidad entre los obispos a la hora de firmar esta Carta. Aunque solo cinco de ellos no la firmaron, la Carta apareció como un texto del episcopado español. Los obispos que no firmaron este texto fueron el de Vitoria, Mateo Múgika, el de Menorca, Joan Torres, el de Sevilla, Pedro Segura, exiliado en Roma, el arzobispo de Tarragona, Francesc Vidal i Barraquer y el Administrador Apostólico (sin jurisdicción diocesana), Javier Irastorza.

La Carta Colectiva, divulgada por la propaganda franquista, apoyaba el “Movimiento Nacional, reconocía la sublevación franquista y era una llamada patriótico-militar contra el comunismo. De hecho, la Carta Colectiva responsabilizaba a los dirigentes republicanos de ser los que, “con sus prácticas de gobierno se empeñaron en torcer bruscamente la ruta de nuestra historia en un sentido totalmente contrario a la naturaleza y exigencias del espíritu nacional y especialmente opuesto al sentido religioso predominante en el país”. La Carta Colectiva afirmaba que los gobernantes republicanos, con su política, estaban “anulando los derechos de Dios y vejada la Iglesia” y por eso el episcopado español defendía “el derecho a la resistencia defensiva por la fuerza”. Y es que la Iglesia, según decían los obispos que firmaron la Carta Colectiva, “no podía ser indiferente en la lucha” y por eso este texto calificaba el “Alzamiento” con un doble significado: “el sentido patriótico y el sentido religioso”. Lee el resto de esta entrada »


¿Son símbolos franquistas las cruces levantadas en honor a “los caídos”?

agosto 22, 2020

Aguilar de la Frontera

Carles Mulet, Todos los nombres, 22 de agosto de 2020

¿Son símbolos franquistas las cruces levantas en honor a “los caídos”?

Nuestros pueblos y ciudades son el lienzo de nuestra historia; algunos han quedado prácticamente sin pinceladas desde hace décadas o siglos, congelados, otros han ido cambiando, ampliando, demoliendo y adaptándose a modas y nuevas necesidades.

Han crecido (o no lo han hecho) en torno a los antiguos núcleos,  donde las iglesias, los edificios (nobles o no) de los ayuntamientos, suelen ser los centros históricos  ¿Qué instrucción más clara para detectar el casco histórico de un pueblo  o ciudad, que divisar el campanario e ir hacia él?

Es un reflejo de cómo la religión ha sido históricamente un elemento cultural, aglutinador,  identitario, si quieres gregario de primer orden  (dejemos para otro debate si impuesto o no) , y de cómo ha ido perdiendo ese  papel a lo largo de nuestra historia. Los cascos históricos suelen acumular los templos, las obras de arte arquitectónicas que suelen ser la mayoría de casos en edificios religiosos (iglesias, conventos, monasterios, capillas), las calles suelen tener nombre de santos, vírgenes, elementos bíblicos. Todas estas características se disipan en las nuevas zonas de las ciudades o pueblos.

La religión, en nuestra cultura, ha sido parte vertebradora para mal o para bien.  Viniendo de la ruralidad, se percibe todavía más este hecho; el calendario festivo lo marca o se mezcla con el calendario religioso, hasta hace poco no se concebía una festividad local sin su preceptiva misa, procesión, o romería.  Las misas, como la fórmula “normal” de celebrar todo, el día de la tercera edad, el día de las amas de casa, el centenario del nacimiento del vecino más longevo.

Creyentes o no, practicantes o no, “lo religioso” ha formado parte de nuestra vida en muchos casos. Nos ha marcado la costumbre y  el no plantearse el motivo de los hábitos. La religión, por otra parte, forma parte del ámbito más personal e íntimo; ni todos los que siguen las costumbres y tradiciones son creyentes y religiosos, ni los creyentes ni religiosos son todos practicantes.

Lee el resto de esta entrada »

El veraneo, el régimen y la moral cristiana

agosto 1, 2020

Con lo que no contaban los obispos era con la llegada del turismo en la España Católica de los años 50 y la revolución que supuso la aparición del bikini

Posguerra trajes de baño

Por María Torres, Nueva Revolución, 1 de agosto de 2020

En 1958 la Comisión Episcopal de Ortodoxia y Moralidad del Episcopado Español, editó las Normas de decencia cristiana, un librito de 85 páginas cuyo precio de venta al público era de 5 pesetas. La vida religiosa, el hogar, los esposos, el noviazgo, educación de la castidad, vestido y ornato del cuerpo, diversiones, el veraneo, la mujer en la vida pública y profesional, son algunos de los capítulos que conforman este texto.

Quiero detenerme en el capítulo XIII dedicado a el veraneo. La Iglesia debía velar por la moral -especialmente la de las mujeres- y poner coto a la invasión paganizante y desnudista de extranjeros que vilipendiaban el honor de España y el sentimiento católico de la patria.

«Se ha dicho que el veraneo es el invierno de las almas. Es tiempo, ciertamente en que el mundo, el demonio y la carne hacen mayor estrago en las almas. (…) El veraneo, fuera de los lugares habituales de residencia, no será peligroso si pensamos que Dios está en todas partes, que nos ve, y que sus mandamientos obligan siempre y en todo lugar.»

Para el Episcopado «especial peligro ofrecen para la moralidad los baños públicos en playas, piscinas y orillas de río», por lo que no paró de instar a las autoridades gubernativas para que dictaran instrucciones que debían ser cumplidas con sumisión y animaba a los ciudadanos a denunciar todos los actos públicos ofensivos de la moral. Debían evitarse los baños mixtos «que entrañan casi siempre ocasión próxima de pecado y de escándalo, por muchas precauciones que se tomen, y más, si cabe, en las piscinas, donde lo reducido del espacio y la aglomeración de personas hacen más próximo el peligro. Ni se atenúa porque las piscinas sean propiedad particular y aun familiares.» Solo estaban permitidas las piscinas mixtas infantiles «siempre que sean sólo para niños que no han llegado al uso de razón.» Los baños de sol no debían ser pretexto «para abusar del desnudo» y había que tener especial cuidado con las excursiones campestres en estanques o ríos «pues a los inconvenientes del baño público en general hay que añadir los que provienen de la frivolidad, ligereza y excesiva libertad de un día de excursión.»

Lee el resto de esta entrada »