Los asturianos de Mauthausen

agosto 9, 2019

El Registro Civil Central publica un edicto con el listado de españoles que murieron en Mauthausen y Gusen para que puedan ser inscritos como fallecidos.

La Magistrada-Juez encargada del Registro Civil Central publicaba un edicto para que hoy viernes en el BOE se incluyera el listado más completo de los españoles fallecidos en los campos de concentración de Mauthausen y Gusen, un total de 4427 víctimas, para que los familiares y otros allegados de estos puedan presentar alegaciones y correcciones en el plazo de un mes. Transcurrido este periodo de alegaciones serán inscritos como fallecidos en el propio Registro Civil Central, condición que a día de hoy aún no tienen.

En el listado, un centenar de asturianos **

Fuentes: La Voz de Asturias,  El País, 9 de agosto de 2019

Tras fijar el 5 de mayo como un día para homenajear todos los años a las víctimas españolas del nazismo, el Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado hoy una relación de los 4.427 españoles muertos en los campos de concentración nazis austríacos de Mauthausen y de Gusen, 85 de ellos procedentes de Asturias. El listado de asturianos incluye cerca de un centenar de nombres, de muy distintas localidades, repartidas por la práctica totalidad de la geografía del Principado, y que fueron deportados a campos que ya son sinónimos del horror como Mauthausen, Gusen, Dachau, Buchenwald***, Bergen-Belsen o Hartheim.

La historia de estos asturianos es la de muchos excombatientes republicanos y sus familias en la Guerra Civil que tuvieron que exiliarse a Francia tras el fin de conflicto. Allí, fueron de nuevo víctimas cuando estalló la Segunda Guerra Mundial y los nazis invadieron Francia, siendo apresados, aunque varios de ellos comenzaron a implicarse en la Resistencia gala. Las autoridades franquistas se negaron a reconocerles la nacionalidad y fueron deportados a los campos de exterminio como apátritas o «combatientes rojos». Lee el resto de esta entrada »


La resurrección y el infierno

julio 19, 2019

Las recientes disputas con el Vaticano a propósito de la exhumación de Franco, nos llevan a recordar los estrechos vínculos de la Iglesia con el fascismo y a ponernos de nuevo en guardia ante quienes buscan deshumanizar y exterminar al otro.

Collage ‘El fascismo os hará libres’ / Marcos Crespo Arnold – Carlos Crespo Arnold

Ricardo Crespo, El Salto, 19 de julio de 2019

La exhumación de los restos del dictador Francisco Franco, aprobada por unanimidad en el Parlamento, encuentra resistencia en la familia y sus defensores políticos, y las declaraciones hace unos días del Nuncio del Vaticano, Renzo Fratini, afirmando que tal medida “pretende provocar la división de la sociedad y resucita a Franco” y ensalzando la figura del dictador porque “evitó una guerra civil”, obligó al Gobierno a una protesta formal y dejó atónitos a la mayoría de los españoles.

Que Franco comandó el golpe de Estado que dio lugar a la guerra civil no podía ser desconocimiento del Nuncio sino declaraciones que le salían del cuerpo y del alma. Fratini dimitió pero, según noticia de prensa, el Papa la aceptó, no por estas declaraciones alucinantes y de injerencia en la política de nuestro país, sino por haber alcanzado el límite de edad de 75 años. Pudo ser una justificación diplomática pero, en todo caso, el Vaticano no entró en el fondo de la cuestión. El Nuncio se disculpó.

Tal vez se deba recordar que fueron los primeros que reconocieron a Hitler y a Franco, quien entraba bajo palio en las iglesias. La relación del nacionalsocialismo (nazismo) y el nacionalsindicalismo (fascismo) recorre nuestra historia reciente más allá de la derrota de la Alemania nazi. Solo podemos imaginar lo que hubiera pasado si el Tercer Reich vence. Lo que fue el nazismo y el fascismo empezamos a olvidarlo. Lee el resto de esta entrada »


El 18 de julio

julio 18, 2019

El 18 de julio fue el origen de la versión maniquea y manipuladora que la dictadura de Franco, apoyada por la Iglesia, transmitió de la guerra, del “plebiscito armado”: que el “Movimiento Nacional” encarnaba las virtudes de la mejor tradición cristina y el Gobierno republicano todos los vicios inherentes al comunismo ruso.

 

Franco, Queipo de Llano y el cardenal Pla y Deniel durante la Guerra Civil en Toledo. / Fuente foto

Julián Casanova, InfoLibre, 18 de julio de 2019

Desde febrero de 1936 la prensa católica y de extrema derecha incitaban a la rebelión frente al desorden que atribuían al “Gobierno tiránico del Frente Popular”, “enemigo de Dios y de la Iglesia”. La CEDA inició un proceso de acercamiento definitivo a las posiciones autoritarias, que era muy visible desde hacía ya meses en sus juventudes, en el lenguaje y saludo fascista que utilizaban y en los uniformes que vestían.

A partir de la derrota electoral de febrero de 1936, todos captaron el mensaje: había que abandonar las urnas y tomar las armas.

El lenguaje integrista, el del “derecho a la rebeldía” al que había apelado ya en un libro de 1934 el canónigo magistral de Salamanca Aniceto Castro Albarrán, el de una rebelión en forma de cruzada patriótica y religiosa contra la República atea, ganó adeptos. Las Juventudes de Acción Popular engrosaban las filas de Falange, alrededor de quince mil afiliados se pasaron de una organización a otra, y Gil Robles secundaba en las Cortes la violencia verbal y antisistema de José Calvo Sotelo.

Pero toda esa ofensiva de las viejas oligarquías servidoras de la Monarquía y de las masas católicas de la CEDA no habría dado los frutos deseados, echar abajo la República y extirpar la amenaza socialista y libertaria, si no hubiera podido contar con las armas de un sector importante del Ejército.

De la organización de la conspiración se encargaron algunos militares de extrema derecha y la Unión Militar Española (UME), una organización semisecreta, antiizquierdista, que incluía a unos cuantos centenares de jefes y oficiales. El 8 de marzo de 1936, Francisco Franco, los generales Mola, Orgaz, Villegas, Fanjul, Rodríguez del Barrio, García de Herrán, Varela, González Carrasco, Ponte, Saliquet y el teniente coronel Valentín Galarza se reunieron en Madrid, en casa de José Delgado, corredor de bolsa y amigo de Gil Robles, “para acordar un alzamiento que restableciera el orden en el interior y el prestigio internacional de España”, según consta en los documentos conservados sobre “la preparación y desarrollo del Alzamiento Nacional”. Y los asistentes mostraron también su acuerdo en que el general Sanjurjo, que vivía entonces en Portugal, encabezara la sublevación. Lee el resto de esta entrada »


#NiValleNiAlmudena / Concentración en Madrid el jueves 18 de julio

julio 16, 2019

La campaña #NiValleNiAlmudena respaldada por más de 100 organizaciones, colectivos y asociaciones, (entre ellas Asturias Laica) convoca una concentración en la madrileña Puerta del Sol este jueves 18 de julio a las 20:00 h.

Fragmento cartel / CONCENTRACIÓN, 18 de julio, 20:00 h. Puerta del Sol

Asturias Laica, 16 de julio de 2019

Las organizaciones que participan en la campaña han consensuado un comunicado que se leerá en la concentración en la que, además, se leerá un texto redactado  y aprobado por “Caminar”, coordinadora nacional de 18 asociaciones memorialistas francesas de descendientes y amigos de los exiliados de la España Republicana.

Comunicado-manifiesto

La Campaña #NiValleNiAlmudena, respaldada por más de 100 organizaciones y colectivos memorialistas y de víctimas del franquismo, organizaciones vecinales, feministas, cristianas, ecologistas, políticas, sindicales, culturales, etc… ha convocado un acto público -coincidiendo con el 83 aniversario del golpe militar contra el régimen democrático y legal de la 2ª República- el próximo 18 de Julio desde las 20:00 horas, en la Puerta del Sol de Madrid. En dicho acto vamos a exigir la condena unánime de las instituciones al golpe militar y a la dictadura franquista, así como la salida de los restos de Franco de Cuelgamuros, para que sean trasladados a un emplazamiento que no pueda convertirse en lugar de homenaje y exaltación.

Cada día que Franco pasa en Cuelgamuros constituye un insulto a la sociedad española y a la democracia, y un menosprecio a sus cientos de miles de víctimas. La exhumación de los restos mortales del dictador es un acto de Justicia, y una medida de reparación moral y simbólica de las víctimas de la dictadura. Además, es un requerimiento de la legalidad internacional en materia de derechos humanos, como han puesto de manifiesto diversos organismos internacionales, que han solicitado a España dicha exhumación.

Como ya defendimos a las puertas del Tribunal Supremo el pasado 4 de junio, creemos que el alto Tribunal hubiera debido rechazar en su auto la medida cautelar solicitada por la familia Franco, de suspensión de la exhumación y traslado programados por el Gobierno, puesto que el objetivo de los diversos recursos presentados por la familia del dictador y por la Fundación que lleva su nombre, es dilatar el proceso. Esto debería haber sido, por sí mismo, causa de inadmisión de la petición. Lee el resto de esta entrada »


La Iglesia regatea el ‘mea culpa’ por el franquismo (aunque ha pedido perdón a otras víctimas y pueblos)

julio 7, 2019

Las declaraciones de nuncio –”algunos dicen que Franco ha liberado a España”– agitan el debate en torno a la postura de lavarse las manos de la Conferencia Episcopal

El exnuncio Renzo Fratini, que se sitúa equidistante entre quienes llaman “dictador” a Franco y quienes creen que “liberó a España de una guerra civil” / Foto

Ángel Munárriz, InfoLibre, 7 de julio de 2019

A menudo se olvida: la Iglesia española, además de una organización atomizada en más de 40.000 terminales por todo el territorio nacional, es la delegación local de un Estado extranjero, el Vaticano, con el que mantiene una singular relación bilateral que le da un acceso privilegiado a las aulas, las arcas y las almas de nuestro país, como señala Ángel Luis López Villaverde, profesor de Historia Contemporánea, en El poder de la Iglesia en la España contemporánea (Catarata, 2013). Ese Estado extranjero, de carácter teocrático, tiene en el papa a su jefe supremo. Y ese jefe supremo, hoy Jorge Mario Bergoglio, conocido como Francisco, tiene su primer representante diplomático en España en la figura del nuncio, valedor de los intereses y voz aquí del Estado vaticano. Pues bien, el que hasta esta misma semana ha sido nuncio del Vaticano en España,Renzo Fratini, afirmó antes de certificar su salida del cargo que el Gobierno español “ha resucitado a Franco” por intentar exhumar sus restos del Valle de los Caídos.

Las palabras de Fratini han provocado una queja del Gobierno de España, que ha pedido al Vaticano que lo desautorice y ha denunciado una “injerencia” por parte del diplomático vaticano. La reacción de la vicepresidenta Carmen Calvo ha sido calificada por la jerarquía católica como “impresentable” y “amenazante”. Fratini había dicho: “Dejarlo en paz [a Franco] era mejor, la mayoría de la gente, de los políticos, tiene esta idea porque han pasado 40 años de la muerte, ha hecho lo que ha hecho, Dios juzgará. No ayuda a vivir mejor recordar algo que ha provocado una guerra civil”. Y añadió: “A Franco algunos lo llaman dictador, algunos dicen que ha liberado a España de una guerra civil, que ha solucionado un problema. No continuemos peleándonos sobre si tenía razón o culpa”.

Ni el Vaticano lo ha desautorizado ni Fratini ha rectificado.Si piensan que la Iglesia es franquista, se equivocan“, ha dicho el ya exnuncio. Técnicamente es difícil ser hoy franquista, cuando Franco lleva más de cuatro décadas muerto. En todo caso, se puede ser nostálgico o neofranquista. Pero sí fue franquista. Vaya que si lo fue. Más que franquista, la Iglesia fue consustancial al Estado franquista, al que le suministró su caudal ideológico fundamental, que resultó en el nacionalcatolicismo. También le dio cobertura diplomática y moral. Y le mantuvo el apoyo hasta el final (aunque no puedan negarse corrientes reformistas y hasta rupturistas en el seno de la Iglesia, sobre todo en la recta final de la dictadura).

Complicidad con el franquismo

Lee el resto de esta entrada »


Mujeres en lucha. Documental

junio 13, 2019

“Bajo el fascismo no puede hablarse de liberación de nadie, pero menos aún de liberación de la mujer. Porque el fascismo es la negación más absoluta, el reducir a la mujer a su ser biológico en exclusiva. Eso es para mi el fascismo en relación a la mujer”, Dulcinea Bellido

Anita Sirgo, fotograma del documental

13 de junio de 2019

“Mujeres en lucha” es un documental sueco, rodado en España en 1976,(muerto ya el dictador pero aún sin celebrar las primeras elecciones democráticas),  estrenado en la TV sueca,  y que en nuestro país se vio por primera vez 42 años después, en la fiesta del PCE de 2018.

Se trata de un documento histórico que había “dormido” esas cuatro décadas entre los objetos particulares de Dulcinea Bellido, una de las protagonistas del documental y que sería “rescatado”  y digitalizado por su hijo, Daniel Lobato, 42 años después.

El documental, que arranca en Asturias, nos permite oír y ver a Carmen, Anita, Esperanza, Dulcinea, Eloísa, Isabel, Maruja, Montserrat… mujeres antifranquistas que relatan su lucha para traer derechos sociales, políticos, económicos y en defensa de la emancipación de la mujer. Lee el resto de esta entrada »


Carlos Hernández presenta en Gijón “Los campos de concentración de Franco”

junio 5, 2019

Audio/Vídeos/Imágenes: Los campos de concentración en Asturias

Gijón, Escuela de Comercio / 4 de junio de 2019

5 de junio de 2019

Reeducación (con la iglesia católica como uno de los imprescindibles brazos ejecutores), esclavismo y muerte marcaron la vida en los campos de concentración creados por el bando franquista. El libro Los campos de concentración de Franco de Carlos Hernández de Miguel nos lleva a aquel país de miedo y desolación.

El libro, presentado por su autor ayer en la Escuela de Comercio de Gijón, en un acto organizado por FAMYR, Ateneo obrero y Sociedad Cultural gijonesa, recupera la memoria robada y esa historia que nos ha sido falseada.

Lola García (FAMYR) abriría el acto dando lectura a un texto de Juan Cigarría, presidente de la asociación, y publicado en la revista “Tiempo de cerezas”, para, a continuación, dar la palabra a Carlos Hernández.

La presentación, conocida ya la decisión de paralizar la exhumación de Franco, la iniciaría el autor dedicando el acto al Tribunal Supremo, para, a continuación, ir analizando, con datos, documentos históricos y testimonios de protagonistas (Marcos Ana -fallecido en 2016- y Luis Ortiz, fallecido el 7 de marzo, a los 102 años), la dureza extrema de los campos de concentración (que duraron más allá de acabada la guerra) y de las condiciones que tenían que soportar  quienes formaban esa mano de obra esclava de los batallones de trabajo.

No podía faltar el repaso a los 12 campos de concentración que hubo en Asturias, entre ellos el de más duración, el de Arnao que permaneció abierto hasta 1943 y uno de los pocos, junto al alicantino de Los Almendros, al que fueron llevadas mujeres pero también niños y/o familiares cuyo delito era ser familiares o cómplices de huidos o guerrilleros republicanos.

Audio presentación

Lee el resto de esta entrada »