El Concordato, Franco y la autodeterminacion se cuelan en la campaña electoral

octubre 31, 2019

Antonio Gómez Movellán, presidente de Europa Laica

Los asistentes al acto de Falange realizan el saludo fascista en el Ateneo.

26O: Los asistentes al acto de Falange realizan el saludo fascista en el Ateneo de Madrid / Fuente

Antonio Gómez Movellán, Público, 31 de octubre de 2019

En las últimas semanas se ha hablado mucho en nuestro país de la reasignación de los símbolos. La exhumación de la momia de Franco, en medio de una retrasmisión televisa con cierto olor a naftalina ha concitado, por un lado, la alegría de todas las personas que sufrieron la represión franquista y por otro, la incomodidad de una derecha española que nunca ha roto su cordón umbilical con el franquismo. Ha sido Nicolás Sánchez de Albornoz quien ha puesto los puntos sobre las ies sobre el futuro del monumento nacional católico: “tengo la esperanza de que un día al mirar la gran cruz, ésta haya desaparecido”.

En España los símbolos del franquismo se han mantenido durante más de cuarenta años y todavía muchos persisten por aquí o por allá. Por ejemplo, en la ciudad de Santander la estatua ecuestre de Franco presidió la plaza central de la ciudad desde el año 1964 hasta el año 2009 y con la aquiescencia explicita de todos los partidos políticos de la ciudad. La realidad es difícil de explicar, pero en España, tras la muerte de Franco, se produjo una reforma, lo que se vino en denominar transición, que fue dirigida por los capitostes del régimen franquista en un contexto de fortísimas movilizaciones sociales. En cierta forma la Constitución española de 1978 tiene, como dice Pérez Royo, más de Carta otorgada que de Constitución radicalmente democrática. La transición española requiere de una urgente revisión histórica y de su desmitificación y el régimen surgido de ella de un reseteo que abra la vía a cambios políticos y constitucionales profundos. El resultado de estas elecciones de 10 N determinará, en gran medida, si se avanza en un sentido de ruptura o bien se consolida un bipartidismo monárquico que ya no cabe en sus costuras.  Desde luego, las reformas que se puedan emprender necesitarán de una fuerte presión popular. Lee el resto de esta entrada »


Dios los cría, y Franco los junta: ¿qué Iglesia es posible en España tras la exhumación?

octubre 26, 2019

Los obispos no se oponen a la exhumación de Franco, pero sí al fin de las prebendas que les dio el dictador

El prior Cantera, con los Franco

Jesús Bastante, Religión Digital, 26 de octubre de 2019

Cuando Franco murió, la Iglesia española había dejado ‘atados y bien atados’ sus privilegios en una sociedad que intentaba avanzar, lentamente, hacia la democracia. En Roma, diez años atrás, había concluido el Concilio Vaticano II, que trató de poner a la Iglesia católica en hora con el mundo, pero los obispos españoles seguían con el reloj parado en 1953, momento en que el Régimen consagró la alianza entre la Cruz y la Espada que hizo posible la ‘Sagrada Cruzada’ (así llamaron los obispos en 1937 a la Guerra Civil).

Hoy, 44 años después, con Franco reinhumado en Mingorrubio, los obispos españoles continúan mirando con dificultad al futuro. Igual que sucediera tras el Concilio, pocos prelados se animan a seguir el impulso del Papa Francisco y acabar con una Iglesia clericalizada, que oculta en un armario los estigmas de los abusos de poder y sexuales, se afana en conservar privilegios anacrónicos y sigue sin darse cuenta de que hoy, en pleno siglo XXI, España ha dejado de ser católica y su influencia en la sociedad resulta prácticamente insignificante.

En muy pocos países de nuestro entorno la Iglesia católica (y sólo la Iglesia católica) recibe, sin dar nada a cambio, un porcentaje de los Presupuestos Generales del Estado, cuya finalidad no detalla con precisión.

Acabar con la herencia del dictador

Los obispos no se oponen a la exhumación de Franco, pero sí al fin de las prebendas que les dio el dictador. El nuevo Concordado (ahora llamado Acuerdos Iglesia-Estado), que se negoció a la par que la Constitución y fue aprobado ahora hace 40 años, continúa dotando a la Iglesia de múltiples beneficios fiscales, económicos, jurídicos y de presencia social.

La enseñanza de la Religión católica es de oferta obligatoria y sus profesores son designados por el obispo del lugar (que puede despedirlos sin dar razón alguna), pero pagados por la Administración. Con el personal religioso en hospitales públicos, el Ejército o las prisiones sucede tres cuartos de lo mismo.

Polémicas inmatriculaciones Lee el resto de esta entrada »


La Iglesia y el Estado, asignatura pendiente

octubre 11, 2019

La mención de la Iglesia Católica en el artículo 16 de la Constitución y los Acuerdos con la Santa Sede que se publicaron en el BOE el 4 de enero de 1979 son una herencia del régimen del general Franco que todavía gravita sobre la democracia española, como estamos pudiendo comprobar con la exhumación del dictador

El nuncio de la Santa Sede, Renzo Fratini, en una audiencia con el entonces rey, Juan Carlos I / EFE

El nuncio de la Santa Sede, Renzo Fratini, en una audiencia con el rey Juan Carlos I, ahora emérito. / EFE

Javier Pérez Royo, El Diario, 11 de octubre de 2019

Nada de lo que está ocurriendo con la exhumación del general Franco se explica sin volver al momento constituyente. La Iglesia católica consiguió ser mencionada expresamente en el artículo 16 de la Constitución y consiguió negociar con el Gobierno presidido por Adolfo Suárez unos Acuerdos a lo largo del año 78, es decir, al mismo tiempo que se estaba haciendo la Constitución. El contenido de dichos acuerdos estaba fijado antes de que la Constitución se publicara y entrara en vigor el día 29 de diciembre. Los Acuerdos, sin embargo, se publicaron el 4 de enero de 1979. Son por tanto unos Acuerdos materialmente preconstitucionales, pero formalmente posconstitucionales. La Iglesia sabía que esos Acuerdos no hubieran podido ser negociados una vez la Constitución estuviera en vigor y con un gobierno constitucional. Pero era importante que la publicación de los Acuerdos se hiciera después de la entrada en vigor de la Constitución, porque de esta manera gozaban de una presunción de constitucionalidad mucho más fuerte que la que hubieran tenido de haberse publicado antes.

Con estos Acuerdos, la Iglesia consiguió conservar parte de la situación de privilegio de la que había gozado durante el Régimen del general Franco. La Iglesia española, que había sido una pieza clave en la lucha contra la democracia antes de que se iniciara la Guerra Civil, continuó siendo una pieza todavía más importante durante la Guerra Civil y las décadas posteriores. Entendió perfectamente que no podría mantener íntegramente la situación de privilegio que había venido disfrutando desde 1936, pero sí supo maniobrar para intentar conservar lo más posible. Lee el resto de esta entrada »


¿Quién manda aquí?

octubre 10, 2019

Los Acuerdos existen y ofrecen una cierta verosimilitud a la posición del prior Cantera

Tumba de Franco en el Valle de los Caídos.

Tumba de Franco en el Valle de los Caídos / SAMUEL SANCHEZ

Juan G. Bedoya, El País, 11 de octubre de 2019

Cuando Franco se vio forzado a abrir una cárcel en Zamora solo para curas, el ministro de Gobernación, Camilo Alonso Vega, planteó si no era el momento de romper con el Estado vaticano y tratar a la Iglesia católica como una simple religión. “Camilo, no te metas con los curas, que la carne de cura indigesta”, dicen que dijo el dictador a su jefe de policía. Corría el año 1969 y Franco llevaba tiempo irritado con los papas Juan XXIII y Pablo VI, y con el mismísimo Concilio Vaticano II, por su alejamiento del nacionalcatolicismo que tanto mimo y dinero había puesto en proteger. Tampoco el Vaticano se decía contento. Pero los dos estados estaban atados (y bien atados) por el Concordato firmado en Roma en 1953 y publicado en el BOE con este encabezamiento: “En el nombre de la Santísima Trinidad”.


Catolicismo, aconfesionalidad y república

agosto 18, 2019

Decía Rousseau que no puede haber república cristiana porque un término —basado en absolutos— excluye al otro… En Cataluña Quim Torra nombra al nuevo prior de la capilla de Sant Jordi, tradición reinstaurada por Tarradellas y que tal vez el trozo de un Estado aconfesional, -por no hablar ya de quien aspira a la república-, debería aparcar

Quim Torra y el abad de Poblet.

Quim Torra y el abad de Poblet. / Jaume Sellart / EFE

Francesc Vall, El País, 18 de agosto de 2018

El historiador y sacerdote Joan Bada solía ironizar sobre las exhibiciones de fe sociológicas que tanto abundan en este país. En una ocasión, cuando el Fútbol Club Barcelona ofreció con pompa y boato sus trofeos a la Virgen en la basílica barroca de la Mercè, sentenció: “Los seguidores de los demás clubes deben haber apostatado, puesto que la Virgen ha mostrado que el Barça es el elegido”. Bada murió hace casi dos años y todo va a peor: el Barça ha recuperado su vieja tradición nuñista y vuelve a hacer ofrenda de sus trofeos a la Mercè, una práctica, por otra parte, muy similar a la que sigue el Real Madrid con la Almudena.

Lee el resto de esta entrada »


En España, con más ateos que practicantes, la Iglesia católica nos cobra más del 1% del PIB

agosto 8, 2019

Cada español, sea católico, ateo, agnóstico, musulmán o tierraplanista, sigue financiando con 240 € anuales a la Santa Madre Iglesia

Una Iglesia por dentro durante una misa

José Antonio Pareja, El Plural, 8 de agosto de 2019

El último barómetro del CIS no sólo ha preguntado sobre nuestras preferencias políticas, sino también por otras cuestiones que dicen más sobre nuestra sociedad que la simple orientación de nuestro voto. Por primera vez en España, según los datos del Centro de Investigaciones Sociológicas, en nuestro país hay más ateos o no creyentes que católicos practicantes. Concretamente, los españoles que aseguran ir a misa con cierta asiduidad son el 22,7%, frente a un 29% que afirman ser ateos o agnósticos. Sólo un 2,3% practican otra religión que no sea la católica.

En las comunidades autónomas donde el peso de la población urbana es mayor, como Cataluña, Madrid, Euskadi o Valencia, la desproporción entre unos y otros es aún más elevada. Los no creyentes superan el 30% y los practicantes apenas llegan al 18 y en el caso más extremo, Cataluña,  no alcanzan el 11% de la población. Resumiendo, en España las iglesias están cada vez más vacías, los sacerdotes atienden a menos feligreses, pero cada español, sea católico, ateo, agnóstico, musulmán o tierraplanista, sigue financiando con 240 € anuales a la Santa Madre Iglesia.

Esa cantidad que pagamos con nuestros impuestos, hayamos señalado la cruz de la Iglesia o no en nuestra declaración de la renta, es de 11.000 millones de euros anuales, más del 1% del PIB español. A esa cifra hay que añadir muchísimos otros privilegios como la exención del IBI por sus más de 110.000 propiedades inmobiliarias, muchas de ellas viviendas que tienen alquiladas y por las que no pagan ningún tipo de impuesto. En ciudades como Toledo, Ávila, Burgos o Santiago de Compostela, la Iglesia es propietaria del 70% del suelo habitable. A los innumerables inmuebles hay que sumar 150.000 hectáreas de tierras agrícolas, joyas, obras de arte, participaciones en bolsa, depósitos, letras del tesoro, capital en fundaciones y un largo etcétera que puestos en fila llegarían hasta la morada de Dios, nuestro señor. Lee el resto de esta entrada »


Un milagro educativo bendecido con dinero público

mayo 19, 2019

El matrimonio firmado a ojos de Dios entre el PP y la iglesia valenciana ejemplificó con la bendición pública de los populares al proyecto educativo privado del arzobispado autóctono: la Universidad Católica de Valencia. Un milagro docente que hacerse por gracia del dinero público, los regalos y los privilegios fiscales otorgados por los conservadores. Según la documentación recopilada por EL TIEMPO, el centro superior del arzobispado recibió 10.248.549,39 euros. La cifra sólo contempla las aportaciones de la Generalitat Valenciana durante la etapa 2007-2015 y los recursos públicos cedidos por los ayuntamientos de Torrent y Alzira.

El arzobispo ultraconservador y Gran Canciller de la Universidad Católica de Valencia Antonio Cañizares | UCV

Moisés Pérez, El Temps, 19 de mayo de 2019

En la periferia de la capital del País Valenciano, en el enclave noroeste en el que se dibuja la línea divisoria entre la pedanía de Benimàmet y Burjassot (Valencia), ha encontrado la Universidad Católica de Valencia su tierra prometida. Entre una larga lista de grandes superficies comerciales, un hospital privado, carreteras y proyectos de impulso de restaurantes de comida rápida, el arzobispado de Valencia ha alquilado por 20 años una pastilla de terreno de 13.000 metros cuadrados. Unas parcelas que servirán para levantar tres facultades y dependencias administrativas. El objetivo es convertir el Campus de Burjassot en la sede espiritual de un proyecto que se ha expandido gracias a las prebendas otorgadas por los diferentes gobiernos locales y autonómicos del PP, pese a su condición de universidad privada.

Según la documentación recopilada por EL TEMPS la Universidad Católica de Valencia pescó 10.248.549,39 euros en dinero y recursos públicos. Esta cifra, sin embargo, sólo recoge las inyecciones de la Generalitat del PP entre 2007 y 2015, así como la valoración de los terrenos y los edificios propiedad de la administración que cedieron a la institución religiosa privada los ayuntamientos de Torrent (Valencia) y Alzira (Ribera Alta). No en vano, el centro universitario beneficiarse de otras prebendas otorgadas por el PP, como el exención de abonar el impuesto de bienes inmuebles en la ciudad de Valencia. Este semanario radiografía como bendijeron las administraciones en manos de los conservadores el proyecto eclesiástico con recursos públicos.

Santificarás el erario público

Lee el resto de esta entrada »