El PSOE apuesta por una revisión de los Acuerdos Iglesia-Estado consensuada con los obispos

julio 23, 2021

La ponencia del 40 Congreso del PSOE se aleja de las posturas más anticlericales

Jesús Bastante, Religión Digital / Irene Castro, El Diario, 23 de julio de 2021

Hay debates recurrentes en los congresos del PSOE como el modelo de Estado -siempre hay una enmienda en favor de la república que se transacciona de madrugada- y otro de los siempre polémicos es la relación entre Iglesia y Estado. José Luis Rodríguez Zapatero fue el primero en plantear la derogación de los acuerdos con la Santa Sede, Alfredo Pérez Rubalcaba repitió el compromiso y, posteriormente, lo hizo Pedro Sánchez en las dos campañas de primarias por el liderazgo del PSOE. La ponencia del 40º Congreso que el partido celebrará a mediados de octubre -que se someterá ahora a un proceso de enmiendas de los militantes- recoge de nuevo esa propuesta, pero incluye esta vez que el proceso se hará con “diálogo” y el “consenso” de la Iglesia.

El PSOE ya no apuesta por una ruptura unilateral del Concordato, sino que aboga por una revisión de los Acuerdos Iglesia-Estado de 1979 con “diálogo y consenso” con la Iglesia católica, según se desprende de la ponencia del 40º Congreso, que se celebrará a mediados de octubre, y que se aleja de las posiciones más anticlericales. El ‘efecto Bolaños’ comienza a notarse en el nuevo rumbo que Pedro Sánchez quiere dar al partido, y que aboga por la política y los acuerdos, también en cuestiones de conciencia.

Así se expondrá en la ponencia marco del 40º Congreso socialista que se dará a conocer mañana sábado y que será la hoja de ruta para el evento que tendrá lugar entre el 15 y el 17 octubre y que guiará las políticas socialistas los próximos años.

Tal y como adelanta Irene Castro en elDiario.es, Ferraz incluye en esta ocasión la prevención de que la revisión se producirá de la mano de la Iglesia católica, que no figuraba en la resolución final del anterior congreso. En concreto, el borrador de ponencia afirma que “Es el momento de actualizar unos acuerdos que son de hace más de 40 años, algunos previos a la Constitución -señala el texto sobre el Concordato-. Esta revisión, que en términos propios de Derecho Internacional se denomina “denuncia”, la llevaríamos a cabo en diálogo con la Iglesia, buscando el consenso e impulsando desde el Gobierno unos nuevos acuerdos con el Vaticano propios de nuestro tiempo, en el marco de los valores y principios de la democracia constitucional y desde el respeto mutuo y adecuada distinción entre el Estado y la Iglesia, beneficiosa para ambos”.

Lee el resto de esta entrada »

Así vivían los niños la “violencia contenida” de la escolanía del Valle de los Caídos

julio 16, 2021

El internado religioso para niños cantores sigue funcionando en el interior de la megalomaníaca obra del dictador, sin que los menores que lo habitaron durante el franquismo fueran plenamente conscientes de su significado.

52c27529-f438-40a3-bbc6-e14c08ade0e9_16-9-discover-aspect-ratio_default_1024112

Pepe Galán (con camiseta a rayas) junto a sus compañeros de curso de la escolanía del Valle de los Caídos / Foto cedida

Elena Cabrera, El Diario, 16 de julio de 2021

Al abrigo del monte Abantos, en los inviernos hace un frío perro. Los niños juegan al fútbol con una pelota de cuero mil veces pateada, pesada como si fuera un bolo de granito, cargada del agua de los charcos de hielo de Guadarrama, rebozada en la arenisca que alfombra el valle de Cuelgamuros, allí donde no hay piedra.

Son 40 los niños. Los pequeños tienen nueve años. Van siempre en pantalón corto, da igual el frío perro. A los mayores, de 12 o 13, se les ve más serios, ya van domados. Un día a la semana se los llevan a caminar entre los riscos, ya puede ser agosto o enero. Da igual el frío perro.

Pepe Galán, que estudió en la escolanía del Valle de los Caídos entre 1967 y 1970, se acuerda de esto y de muchas cosas más. De la grandiosidad del monumento visto desde la estatura de un niño de 10 años. De la piedra, de las escaleras, del eco que amplificaba cualquier murmullo. De los ángeles con espadas. Del único día que les dejaron subir a lo más alto de la cruz, a uno de sus brazos, para celebrar la graduación. Del dolor de la pelota de cuero cargada de agua y rebozada en la arenisca cuando impactaba en un muslo. Se acuerda de esto y de lo que no se acuerda, también, porque a día de hoy, gracias a su militancia antifranquista y su activismo en la memoria, es capaz de reconstruir sus años con los benedictinos, rellenando los huecos de lo que no sabía y lo que no veía entonces.

Lee el resto de esta entrada »