Apuntes históricos sobre el laicismo en España

noviembre 1, 2018

La pugna clericalismo/anticlericalismo ha provocado que podamos constatar sus profundos problemas pasionales y beligerantes hoy

Foto: La Barraca (1933), RTVE / CTXT

Fuente: José María Rueda Gómez,  CTXT, 1 de noviembre de 2018

Cualquier repaso al debate sobre el laicismo o la pugna clericalismo/anticlericalismo en España durante el siglo XX (y no sólo en el mismo) hace que constatemos su “apasionamiento” y su profunda beligerancia. Sólo a partir de la Constitución de 1978 se atisba una moderación en los términos de la cuestión, sin duda debida al aprendizaje de nuestra historia, que ya se venía apuntando en las actitudes políticas de la oposición al franquismo desde los años 50 y 60. En su inicio, no puede eludirse el dato fundamental de la crisis profunda en todos los sentidos en que se hallaba sumido nuestro país tras el llamado “desastre de 1898” y sus consecuencias; la pugna entre el mantenimiento del status quo y el consiguiente sistema de turnosentre los partidos Conservador y Liberal, con los innumerables y no siempre bien coordinados intentos de regeneración y reforma política y social. Ello traerá consigo, como he manifestado, una fuerte radicalidad del debate político en general y de la cuestión religiosa en particular.

La misma se irá acrecentando hasta la proclamación de la Segunda República y la redacción de la Constitución de 1931, alcanzando unos niveles de virulencia que imposibilitaban cualquier posibilidad de acuerdo o consenso, convirtiendo la cuestión en un verdadero bucle interminable en las que pretendo mostrar la evidencia de que el debate sobre la laicidad o no del Estado español, ofrece en pleno siglo XXI contenidos enormemente similares al debate de 100 años antes, toda una demostración de la idiosincrasia española a la hora de abordar cuestiones troncales de nuestra sociedad.

“El debate sobre la laicidad o no del Estado Español, ofrece en pleno siglo XXI contenidos enormemente similares al debate de 100 años antes”

Lee el resto de esta entrada »


¿Donó Fernando III la Mezquita de Córdoba a la Iglesia en 1236?

septiembre 26, 2018

Todas las evidencias históricas disponibles apuntan a que, siendo consciente de su enorme valor simbólico y arquitectónico, el rey Fernando III mantuvo la Mezquita bajo su propiedad

Alejandro García Sanjuan, Universidad de Huelva, Al Ándalus y la historia, 26 de septiembre de 2018

La reciente publicación del Informe de la Comisión de Expertos designada por el Ayuntamiento de Córdoba para abordar el problema generado a raíz de la inmatriculación de la Mezquita por parte del obispado de la ciudad en 2006 ha reactivado el interés por la situación de este excepcional espacio histórico, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1984.

Una de las cuestiones en las que incide dicho Informe es el que se refiere a uno de los asuntos clave en el debate público sobre la titularidad de la Mezquita. Frente a las pretensiones de la Iglesia, que afirma ser propietaria del edificio por donación del rey Fernando III desde la conquista de la ciudad en 1236, el Informe pone de manifiesto, no sólo que no existen testimonios históricos que acrediten de forma fehaciente esa circunstancia, sino que lo que las evidencias disponibles indican es todo lo contrario, es decir, que tal donación jamás existió.

A continuación me propongo realizar un breve examen de las principales evidencias históricas relativas a este asunto. Para ello, debemos comenzar, en primer lugar, por las fuentes narrativas, que nos aportan el contexto histórico de las circunstancias en las que se produjo la toma de Córdoba en 1236. Existen dos textos coetáneos a estos hechos, escritos por dos personajes eclesiásticos de gran relieve en la época de Fernando III. Lee el resto de esta entrada »


Mazucu 2018

septiembre 15, 2018

Alto de la Tornería, 15 de septiembre de 2018

Mazucu 2018

Un año más, contra viento y marea, contra todos los intentos de destrozar el monumento-homenaje, (¿y van?), a los republicanos que lucharon en el Mazucu volvió a celebrarse el homenaje a los luchadores antifranquistas en el Alto de la Tornería.

“…Xentes de Asturies, Cantabria, Euskalerria, Madrid, Andalucia etc…, xente de Podemos, de Iu, de Andecha Astur, de Csi, de CC.oo, Asturias Laica, Cultural Gijonesa, Famyr, Ateneo Obrero, Asturies y Gijón Socialista etc…hoy también unidos en el recuerdo de Javi Ardines (esti añu no te dejaron venir compañeru), también pa él verdad, justicia y reparación.”, Rafael Velasco (Facebook)

Galería de imágenes

Fuentes:  Facebook / Rafael Velasco – Soldepaz Pachacuti – Juan UHP Asturies

Lee el resto de esta entrada »


27 de agosto de 1953 / #TalDíaComoHoy se firma el Concordato con la Santa Sede

agosto 27, 2018

Roma, 27-8-1953.- Firma del Concordato entre España y la Santa Sede. De izda. a dcha., el ministro Martín Artajo, monseñor Tardini, y el embajador Castiella / EFE.

27 de agosto de 2018

España firma el Concordato con la Santa Sede. Por parte española suscriben el acuerdo Alberto Martín Artajo, ministro de Asuntos Exteriores, y Fernando María Castella, embajador en el Vaticano, y monseñor Domenico Tardini como representante del Papa Pío XII.

La promoción del concordato correspondió a Franco, que en 1951 escribiría a Pío XII solicitando un nuevo Concordato tras el firmado cien años antes, en 1851, en el reinado de Isabel II:

Beatísimo Padre:[…] Extendida ahora por la paternal bondad de S.S. el año santo a todo el mundo, España entera y su autoridad se refuerzan en que las celebraciones jubilares tengan aquí la máxima solemnidad […] Creo que no cabría forma mejor para marcar esta fecha de 1951, en que se cumple el centenario del concordato firmado en 1851, que concertado con la Santa Sede Apostólica uno nuevo donde se resuman los convenios parciales celebrados desde 1941, que,completados adecuadamente, constituyan una norma estable para las amistosas relaciones entre la Iglesia y el Estado español. Derogada espontáneamente por mi Gobierno, desde el instante en que se constituyó, toda la legislación sectaria y antirreligiosa de Gobiernos que nunca representaron el sentir español, abordados y resueltos en convenios posteriores aquellos puntos jurídicos más delicados […] Ha llegado el momento de cumplir el propósito solemnemente […] Lo antes posible a la celebración de un Concordato según la tradición católica de la nación española […] Y asegurarán una pacífica y fecunda colaboración entre la Iglesia y el Estado en España. […] Seguro de su comprensión y benevolencia postrado ante Su Santidad, besa, humildemente vuestra sandalia el más sumiso de vuestros hijos.”

(El Franquismo. Segunda Parte, págs. 109-110.  Stanley G.Payne.  Arlanza ediciones. / en Scribd  y  Wikipedia)

El acuerdo consta de 36 artículos  declarando ya en el primero de ellos la oficialidad de la religión católica:

La Religión Católica, Apostólica, Romana sigue siendo la única de la Nación española y gozará de los derechos y de las prerrogativas que le corresponden en conformidad con la Ley Divina y el Derecho Canónico.

Asimismo refrendaba el valor civil del matrimonio canónico, la adaptación de la enseñanza religiosa al dogma católico y la intervención de los obispos en materia de censura cuando se tratara de asuntos de fe. Establecía la enseñanza religiosa obligatoria, el sostenimiento económico del clero, la exención de impuestos y el restablecimiento de los fueros en cuanto a la jurisdicción de los tribunales de justicia…

El Concilio Vaticano II y los cambios políticos operados en la España de transición a la democracia, llevaron a la revisión del Concordato que se hizo efectiva tras la firma del acuerdo de 1976 y los cuatro acuerdos específicos de 1979.

 

Texto Concordato

Lee el resto de esta entrada »


#TalDíaComoHoy, 19 de agosto de 1936, empezaba el Bibliocausto en la España franquista

agosto 19, 2018

La quema de libros durante la guerra civil y la dictadura

Imagen del suceso de la quema de libros en la plaza Zaharra de Tolosa, el 11 de agosto de 1936. / El Diario Vasco

Fuentes:
Expolios, hogueras, infiernos. La represión del libro (1936-1951), Ana Martínez Rus, Universidad Complutense.
La quema de libros durante la guerra civil y la dictadura, Blog de Historia

Desde los primeros días del golpe militar se convirtió en una necesidad imperiosa la eliminación de los textos perniciosos, causantes de todos los problemas del país por sus ideas extranjerizantes, inmorales y subversivas. Así en los primeros meses de la contienda las operaciones se centraron en incautaciones y destrucciones, junto con la depuración de bibliotecas públicas y privadas. Al mismo tiempo muchos maestros, bibliotecarios, editores y libreros fueron fusilados: El director de la casa Nós, Ángel Gasol, y el librero, Rogelio Luque, entre otros corrieron la misma suerte que las publicaciones que producían y vendían. Rogelio Luque, que ejercía el comercio de librería desde 1917 en la calle Gondomar de Córdoba, fue fusilado el 16 de agosto de 1936. Juana Capdevielle, bibliotecaria de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Madrid, fue asesinada el 18 de agosto de 1936 en Rábade (Lugo) estando embarazada de su primer hijo a los treinta años de edad. Días antes su marido, Francisco Pérez Carballo, gobernador civil de La Coruña, también había sido asesinado por los militares sublevados.

El periódico Arriba España en su primer número de 1 de agosto de 1936, incitaba a la destrucción de libros: “¡Camarada! Tienes obligación de perseguir al judaísmo, a la masonería, al marxismo y al separatismo. Destruye y quema sus periódicos, sus libros, sus revistas, sus propagandas. ¡Camarada! ¡Por Dios y por la patria!”. Su director fue el clérigo falangista, Fermín Yzurdiaga, que acabó siendo Jefe Nacional de Prensa y Propaganda. Fue tal el entusiasmo y celo en la destrucción de libros en los domicilios particulares que el mismo periódico en noviembre de 1936 pidió mesura y que se no se actuara las bibliotecas privadas. La quema de libros se convirtió en un ritual habitual. Estas prácticas que recuerdan a la Alemania de Hitler, organizadas por el Ministro de Propaganda, Joseph Goebbels, fue denominado por la revista estadounidense Time como bibliocausto. Y también en España puede hablarse deun holocausto de libros, un bibliocausto, o al menos de una bibliofobia desatada en palabras de José Andrés de Blas (La guerra civil española y el mundo del libro: Censura y represión cultural -1936-1937, en Represura)  Lee el resto de esta entrada »


#TalDíaComoHoy: 81 años de la carta colectiva de los obispos españoles apoyando la rebelión militar

agosto 10, 2018

El cardenal Isidro Gomá, José Millán Astray (3d) y otras personalidades del régimen celebran en Salamanca la toma de Tarragona por las tropas de Franco en la guerra civil. / EFE

10 de agosto de 2018

La Carta colectiva de los obispos españoles a los obispos de todo el mundo con motivo de la guerra en España (***) se firmó el día 1 de julio pero no se publicó hasta el 10 de agosto de 1937.

El texto fue redactado por el cardenal Isidro Gomà, cardenal primado de España durante la Guerra Civil, a instancias del general Franco y fue firmado por todos los obispos españoles, a excepción del cardenal de Tarragona, Francesc Vidal i Barraquer y de Mateo Múgika, obispo de Vitoria, así como también de Joan Torres, obispo de Menorca, ya muy anciano.

La “carta” se estructura en 8 apartados  más la conclusión:  1º. Razón de este documento / 2º. Naturaleza de esta carta / 3º. Nuestra posición ante la guerra / 4º. El quinquenio que precedió a la guerra / 5º. El alzamiento militar y la revolución comunista / 6º. Caracteres de la revolución  comunista / 7º. El movimiento nacional: sus caracteres / 8º. Se responde a unos reparos / 9º. Conclusión.

El documento,  que confirmaba la unión de la iglesia católica y el régimen franquista, se inicia argumentando el motivo por el que se escribe: Lee el resto de esta entrada »


Los críticos de la Iglesia reclaman a la jerarquía que pida perdón por el franquismo

agosto 6, 2018

Las bases reformistas afirman que la exhumación del dictador es una oportunidad para que la cúpula haga pública una confesión, disculpa o arrepentimiento. La Iglesia ha evitado renegar oficialmente de su papel en la guerra y la dictadura. La posición episcopal, que ignora su complicidad estructural con el golpe y el régimen, consiste en pedir “el perdón de Dios, en uno y otro lado”

En primer término Rouco Varela, expresidente de la CEE / EFE

Ángel Munárriz, InfoLibre, 6 de agosto de 2018

La jerarquía católica española se resiste, tras casi cuarenta años de democracia constitucional, a ejercer la autocrítica, a pedir perdón o a expresar arrepentimiento por las complicidades de la Iglesia con Francisco Franco durante la guerra, la represión y la dictadura. La pretensión del Gobierno de Pedro Sánchez (PSOE) de exhumar los restos del dictador de la basílica católica del Valle de los Caídos, que se enfrenta a la oposición de la comunidad benedictina que los custodia, ha vuelto a aflorar las dificultades del alto clero para lidiar con la historia del siglo XX, en el que la Iglesia fue aliada de las dictaduras de Miguel Primo de Rivera y Franco, del que obtuvo unos privilegios que en buena medida mantiene en democracia. “La exhumación de Franco ofrece una oportunidad de hacer confesión pública, que es una acto claramente religioso. La petición de perdón es una actitud cristiana. Es el cumplimiento de uno de los deberes más intrínsecos al cristianismo,”, señala Juan José Tamayo, teólogo de la Asociación Juan XXIII y pensador de referencia de la Iglesia progresista.

Juan José Tamayo afirma que “los pronunciamientos de la jerarquía católica sobre la exhumación de Franco” vienen siendo “muy formales y muy tímidos”. “Aquí hay una situación inexplicable en gobiernos democráticos e iglesias cristianas del mundo. No existe otro mausoleo a un dictador custodiado por una congregación religiosa. Los obispos no pueden limitarse a decir que esto es un asunto del Gobierno y la familia, porque el dictador está enterrado en un templo católico, lo cual supone una prolongación por parte de la Iglesia de la legitimación de la dictadura.Esto es inaceptable y contrario al espíritu evangélico”, sintetiza Tamayo. Lee el resto de esta entrada »