Manifiesto – Por la publicación del listado completo y la nulidad de las inmatriculaciones

abril 9, 2021

WhatsApp Image 2021-04-09 at 13.04.08

Concentración ante el Patio de los Naranjos reivindicativa durante la IV Asamblea de Recuperando celebrada en Sevilla

Plataforma en Defensa del patrimonio de Sevilla, 9 de abril de 2021

Desde 1946, la normativa hipotecaria franquista equiparaba a la jerarquía de l iglesia católica con el Estado y habilitaba a sus obispos como notarios. Esta normativa, pese a su inconstitucionalidad manifiesta, ha sido conservada por todos los gobiernos de la democracia hasta la actualidad. Peor aún, en 1998 el gobierno del PP la modificó permitiéndole, además, poner a su nombre los bienes de interés cultural destinados al culto que, hasta ese momento, formaban parte del dominio público.

Recientemente, en respuesta a múltiples demandas ciudadanas, el Gobierno ha conseguido elaborar un primer listado (incompleto) de inmatriculaciones del que ha hecho entrega al Congreso. En ese listado hemos podido comprobar que las administraciones eclesiásticas se han apropiado de todo tipo de bienes, no sólo lugares de culto, sino también inmuebles, plazas, zonas verdes, cementerios, tierras comunales…que, por el momento y sin una acción legislativa global que declare nulas estas inmatriculaciones y regule los bienes de dominio público, nos aboca a una infinidad de litigios inabarcables.

En nuestra ciudad, entre algunas docenas de bienes inmatriculados aparecen unas “dependencias anexas” de la Catedral que, suponemos, se refieren al Patio de los Naranjos y a la Giralda. La Giralda y el Patio de Los Naranjos, lugar de encuentro y disfrute de la ciudadanía sevillana durante 800 años, han sido los símbolos señeros de la ciudad y, en virtud del afán acaparador de un prelado, han terminado convertidos en simples “anexos”.

Lee el resto de esta entrada »

La ‘Plataforma en defensa del patrimonio de Sevilla’ exige el listado completo y la nulidad de las inmatriculaciones

abril 9, 2021

La plataforma sevillana se ha concentrado hoy a los pies de la Giralda para presentar un manifiesto que exige al Gobierno central y a los grupos parlamentarios “que se devuelva al uso público lo que es de dominio público”

inmatriculaciones

Sevilla, esta mañana

Plataforma en Defensa del Patrimonio de Sevilla, 9 de abril de 2021

Bajo el lema “Recuperemos el Patio de los Naranjos”, la plataforma sevillana que trabaja para denunciar las inmatriculaciones ha solicitado al conjunto de administraciones, en una concentración celebrada en el día de hoy, “que se impliquen para revertir las apropiaciones que ha hecho la jerarquía católica sin ningún título y aprovechándose de la normativa hipotecaria franquista”.

En el manifiesto hecho público durante la concentración, la plataforma denuncia que el listado hecho público por el Gobierno central “está incompleto” e insta al ejecutivo a que lleve a cabo “una acción legislativa global que declare nulas estas inmatriculaciones y regule los bienes de dominio público” porque de lo contrario, según la plataforma, “la ciudadanía estaría abocada a una infinidad de litigios inabarcables uno a uno”.

La plataforma recuerda que “con ese listado, aunque incompleto, se ha podido comprobar que las administraciones eclesiásticas se han apropiado de todo tipo de bienes, no sólo lugares de culto, sino también viviendas, plazas, zonas verdes, cementerios o fincas”. En concreto, el manifiesto especifica que en la ciudad de Sevilla “entre algunas docenas de bienes inmatriculados aparecen unas ‘dependencias anexas’ de la Catedral que se refieren al Patio de los Naranjos y a la Giralda”. Unos espacios, que el manifiesto reconoce como “lugares de encuentro y disfrute de la ciudadanía sevillana durante 800 años y símbolos señeros de la ciudad”.

Lee el resto de esta entrada »

Concentración-Protesta por el nombramiento de Hijo Adoptivo de Sevilla al arzobispo Juan José Asenjo

septiembre 23, 2020

Fuente. Plataforma en Defensa del Patrimonio de Sevilla (Twitter)

23 de septiembre de 2020

Con las abstenciones, por motivos diferentes, de Adelante Andalucía y Vox, el pasado día 17 el Ayuntamiento de Sevilla nombraba a sus Hijos Adoptivos, entre ellos Juan José Asenjo, arzobispo de Sevilla. Contra este nombramiento más de 20 entidades ((de ámbito local, provincial, autonómico y estatal, como la Coordinadora Recuperando), manifestaron su rechazo por lo que no era sino un premio “al mayor inmatriculador de nuestra tierra”.

Denunciaban que, al poco de ser nombrado arzobispo en Sevilla, Asenjo inscribió en el Registro de la Propiedad la Catedral de Sevilla “incluyendo a la Giralda y al Patio de los Naranjos como simples anexos de la finca, despreciando a estos dos símbolos de la ciudad y haciendo negocio con ellos cuando siempre fueron espacios públicos”. Además de contar con el dudoso honor de ser obispo de Córdoba cuando se inmatriculó la Mezquita”.

Por ello, coincidiendo con la entrega de reconocimientos en el Palacio de Congresos de Fibes, esta mañana la Plataforma en Defensa del Patrimonio de Sevilla había convocado una concentración de protesta por el nombramiento de Hijo Adoptivo al autor intelectual –Asenjo era el responsable del Patrimonio de la Iglesia cuando Aznar modificó la Ley Hipotecaria para extender a los templos de culto la posibilidad de ser inmatriculados- y ejecutor de las inmatriculaciones de la Mezquita de Córdoba , La Giralda de Sevilla o el Patio de los Naranjos

Varias decenas de personas se han concentrado esta mañana a más de 100 metros (obligatoriamente) de la entrada del recinto ferial donde ha tenido lugar el acto oficial, portando pancartas. Lee el resto de esta entrada »


La doble privatización del Patio de los Naranjos de Sevilla

julio 8, 2020

La clausura del Patio de los Naranjos solo se entiende como una privatización a favor de quién ostenta desde entonces su rumbo: la jerarquía católica sevillana.

Patio de los Naranjos / Jaime Jover

Jaime Jover, El Salto, 8 de julio de 2020

Todo esto va ligado a la historia personal de cada uno. La familia de mi madre vivía cerca de la Catedral. Yo, desde muy pequeño, jugaba en el Patio de los Naranjos, que me ha cabreado mucho que los curas lo hayan cerrado, porque los niños jugábamos allí, y había pocas plazas.” El testimonio es de una de las primeras personas que entrevisté hace unos años para mi tesis doctoral. No le preguntaba por el Patio de los Naranjos, sino qué significaba para él la ciudad histórica de Sevilla. En realidad, su respuesta es aplicable a todo tipo de barrios, tanto del centro como de las periferias. Lo que significa la ciudad es en gran medida lo que cada persona ha vivido; está determinado por los sitios donde habitamos y desarrollamos nuestra vida.

La identidad personal de cada uno se construye a través de los espacios donde nos relacionamos y, en ese proceso, nosotros también ayudamos a conformar la identidad de los espacios. Esa construcción, al mismo tiempo personal y social, es todavía más intensa durante la niñez, dejando una huella imborrable en nuestra memoria. En los espacios públicos sale particularmente a relucir: ¿quién no recuerda la plaza o la calle donde jugaba de pequeño? Como escribió el filósofo y teórico urbano Henri Lefebvre, “la calle y su espacio es donde un grupo (la propia ciudad) se manifiesta, se muestra, se apodera de los lugares”.

Como este entrevistado, hoy muchos sevillanos aún recuerdan pasear, jugar o simplemente estar en el Patio de los Naranjos. La gran parte de ellos ya tiene cierta edad, puesto que desde 1992, hace casi treinta años, esas actividades han desaparecido del lugar.

En el contexto de la Exposición Universal, el Cabildo catedralicio organizó la exhibición Magna Hispalensis y aprovechó para cerrar el Patio, controlando la entrada de los visitantes. Aquella exhibición, como la Expo, terminó; en cambio, el acceso al Patio continuó bajo control por primera vez desde su construcción hacía ocho siglos. Este espacio y el cuerpo principal de la Giralda, la torre alminar de la Mezquita Mayor, son los testigos más importantes de la Sevilla capital de al-Ándalus. Como parte del templo religioso musulmán, el Patio de los Naranjos funcionaba como patio de las abluciones. Ni la conquista castellana, ni la construcción de la Catedral que respetó la estructura del espacio en su mayor parte, ni las alteraciones posteriores del propio Patio modificaron su condición de plaza abierta para todos los sevillanos. Hasta 1992. Lee el resto de esta entrada »