Más ‘mártires’ de la Guerra civil

abril 28, 2021

A estas alturas resulta ridículo que la Iglesia proclame la inocencia de sus mártires, beatificándolos, y olvide a posta la beligerancia antidemocrática que ella, sus obispos y sacerdotes mostraron durante la República

Víctor Moreno, Nueva Tribuna, 28 de abril de 2021

“Los mártires están por encima de las trágicas circunstancias que los han llevado a la muerte. Con su beatificación se trata ante todo de glorificar a Dios por la fe que vence al mundo y que transciende las oscuridades de la historia y las culpas de los hombres” (“Conferencia Episcopal Española”, El País, 28.4.2007).

¡¡Más madera!!

Nuevamente, los periódicos se han hecho eco de la decisión papal -se supone que inspirada por el santo Pichón-, de reconocer urbi et orbi el “martirio por odio de la fe” del sacerdote Vicente Nicasio Renuncio Toribio y otros 11 compañeros, cinco de ellos también curas, y seis laicos, pertenecientes a la Congregación del Santísimo Redentor en Madrid y que fueron asesinados durante la Guerra Civil española (1936-1939). Motivo por el cual serán beatificados.

No es la primera vez que esto sucede. En noviembre de 2020, el papa reconoció el “martirio” por “odio de la Fe” del sacerdote Juan Medina y otros 126 entre laicos y religiosos de la provincia de Córdoba, asesinados durante la Guerra Civil española (1936-1939.

Al contrario de lo que sucedía con los beatos y santos clásicos, a los que se les exigía aportar un “milagro científico” para ser elevados a los altares del reconocimiento de la santidad, a esta doble hornada beatífica solo ha bastado con que “fueran asesinados por odio de la fe”, una expresión talismán convertida en razón más que suficiente a los ojos de la Iglesia católica, apostólica y romana, para convertirlos en testigos de la fe y, por tanto, mártires.

Si en algo es experta la Iglesia es en inventarse santos

Lee el resto de esta entrada »

Libros al fuego y lecturas prohibidas. El bibliocausto franquista (1936-1948)

abril 25, 2021

Libro descargable en PDF

Sin título

Quema de libros en el patio de la Universidad Central para celebrar el Día del Libro de 1939

Fuente Libros CSIC, 25 de abril de 2021

Desde el jueves 22 de abril, y como homenaje al día del Libro, el catálogo de libros electrónicos del CSIC incorpora (para descarga directa) el trabajo de Ana Martínez Rus, de la Universidad Complutense, Libros al fuego y lecturas prohibidas. El bibliocausto franquista (1936-1948).

En este trabajo se analiza la destrucción del patrimonio bibliográfico español por el bando franquista durante la Guerra Civil y la primera posguerra. La quema de libros, la depuración de fondos del mercado editorial y librero y el expurgo de bibliotecas se convirtieron en una necesidad imperiosa para las autoridades militares. El objetivo era eliminar todas las publicaciones de la anti-España, que habían envenenado la mente y el alma de los españoles.

Y al mismo tiempo que se quemaban libros, muchos maestros, bibliotecarios y bibliotecarias, editores y libreros fueron fusilados.

Sumario:

El libro, editado por el CSIC, tras la reseña biográfica de la autora y un poema, La Libertad, de Joan Margarit, se estructura en los siguientes apartados:

Una introducción: Las posibilidades y vidas de un libro
La quema de libros de la Anti-España
Las destrucciones de libros por decreto
Las comisiones depuradoras de bibliotecas
Recuperar para castigar
Las depuraciones de fondos y control de bibliotecas
A modo de conclusión
Selección bibliográfica

La imagen que ilustra esta entrada y que corresponde a La quema de libros de la Anti-España, lo titula Ana Martínez Rus “«Auto de fe en la U. Central. Los enemigos de España fueron condenados al fuego»:

Lee el resto de esta entrada »

Principado e Iglesia negocian la retirada de una treintena de símbolos franquistas

abril 19, 2021

La posición de la iglesia asturiana sigue siendo remisa. «No me agrada porque a mi modo de ver reabren heridas que con generosidad y esfuerzo se habían ido suturando y reabrirlas no me parece ni inteligente ni justo», justifica Sanz Montes.

principado-iglesia-kVlE-U14095367452GgH-624x385@El Comercio

Placas falangistas en una iglesia que el Ayuntamiento de Nava retiró con sus propios medios en 2014. / PABLO NOSTI

Ramón Muñiz, El Comercio, 19 de abril de 2020

Principado y Arzobispado de Oviedo tienen abierta una línea de negociación para avanzar en la retirada de símbolos franquistas en una treintena de templos de la región. «Una de las últimas veces que estuve con el presidente Adrián Barbón me pasó una lista y estamos colaborando», explica el arzobispo Jesús Sanz Montes. El documento lo revisó con el consejo episcopal para detectar en qué casos «es fácil y en cuáles más complicado», dice.

La posición de la Iglesia asturiana sigue siendo remisa a las leyes de Memoria Histórica. «No me agrada porque a mi modo de ver reabren heridas que con generosidad y esfuerzo se habían ido suturando y reabrirlas no me parece ni inteligente ni justo», justifica Sanz Montes.

Sin embargo la normativa obliga a las partes. La Ley autonómica de Recuperación de la Memoria Democrática, aprobada en 2019, establece la retirada o eliminación de «escudos, insignias, placas y demás objetos» que en su día fueron realizados «en conmemoración, exaltación, legitimación, justificación, enaltecimiento individual o colectivo del golpe militar de 1936 y del franquismo, de sus dirigentes o de las organizaciones que sustentaron al régimen dictatorial».

La norma fija la responsabilidad de la retirada voluntaria en los titulares de los edificios y, caso de no hacerlo, es la consejería la que debe iniciar de oficio el procedimiento, dando trámite de audiencia a los interesados por quince días. La resolución final se dictará «en el plazo máximo de tres meses».

Lee el resto de esta entrada »

Educación pública, laica, mixta y obligatoria en la II República / La Sexta Columna

abril 10, 2021

¿Cómo era la educación en la II República? ¿Qué cambió? ¿Por qué los maestros sufrieron la represión del bando franquista?

Sin título

Fotograma reportaje

La educación en los primeros años de la República fue una revolución. Por primera vez era pública, obligatoria, laica y mixta; basada en el ideal de la solidaridad humana.

LaSextaColumna

La II República buscó transformar un país donde el analfabetismo alcanzaba al 40%. En 1931, el nuevo Gobierno se propuso construir 27.000 escuelas nuevas en cinco años, y crearon las llamadas Misiones pedagógicas para llevar la educación y la cultura a los sitios más recónditos.

En ese momento no importaba si había que cruzar riachuelos, subir el coche en una balsa o cargar libros en las alforjas de un borrico. Uno de esos rincones del país donde no llegaba la educación era San Esteban del Valle, en Ávila. LaSexta Columna visita este lugar con Flora y Margarita 90 años después de subir esas escaleras por primera vez.

Hasta la llegada de la II República, la mayoría de las niñas solo podían quedarse en casa. Ellas recuerdan con laSexta Columna cómo vivieron esos días: “Me acuerdo cuando quitaron los crucifijos”. La República cambió crucifijos por libros y llevó más de 5.500 bibliotecas a pueblos y aldeas de toda España

Lee el resto de esta entrada »

La limitación del poder de la iglesia católica en la II República / La Sexta Columna

abril 10, 2021

Sin título

Fotograma del reportaje

La Sexta Columna, 10 de abril de 2021

A pocos días de que se cumplan 90 años de al proclamación de la II República ‘La Sexta columna’ analiza en un especial de dos programas (República, 1931: la España que nunca estudiaste) este periodo de nuestra historia en sendos reportajes, uno de los cuales se emitió este viernes 9 de abril y el siguiente lo hará el día 16. que emitirá este viernes, 9 de abril, y el siguiente, día 16.

Los especiales contaron con la participación de expertos e historiadores de la talla de Ángel Viñas y Julián Casanova, y del Premio Nacional de Historia Fernando del Rey. También con los catedráticos Eduardo González Calleja y Ángeles Egido, así como doctoras como Ana Martínez Rus.

En el programa emitido el viernes 9, la relación de la iglesia católica con la recién declarada república laica fue fruto de un breve análisis. Por un lado, para desmentir el papel de la República en la quema de iglesias, y por otro, para analizar la limitación de poder de la iglesia en la II República.

Desmontando tópicos: “En la II República hubo incendio de iglesias y conventos, pero no agresiones mortales al clero por el hecho de serlo”

laSexta Columna

El gobierno republicano quiso impedir la quema de edificios religiosos. Sacó los tanques a la calle y desplegó al Ejército frente a los templos abrasados, evitando nuevos destrozos

Lee el resto de esta entrada »

Estos son los ochos símbolos franquistas que el Principado pide retirar a la Iglesia

abril 1, 2021

La Dirección de Memoria Democrática dio un plazo de un mes a la vicaría general para quitar cruces, escudos y monumentos

Luanco

Iglesia Santa María de Luanco

Juan A. Ardura, La Nueva España, 1 de abril de 2021

La Dirección General de Emigración y Memoria Democrática envió el pasado mes de febrero un escrito a la vicaría general del Arzobispado de Oviedo en el que instaba la retirada de “ocho símbolos franquistas” en edificios que son de su titularidad.

Los símbolos descritos en ese listado, para su retirada, son los siguientes:

1.-Una cruz inscrita junto a la capilla del Humilladero en Cudillero.

2 /3.–Sendas cruces de los Caídos en el cementerio de Posada de Llanera y en el templo de San Pedro de Tineo.

4.-Un escudo preconstitucional en la casa de ejercicios espirituales de Covadonga.

5.-Un escudo franquista en el retablo de la Inmaculada Concepción en la iglesia de Santa María de Luanco (Gozón).

6.-Un grabado en recuerdo de los caídos por Dios y por España en la iglesia parroquial de San Antonio.

7.-Un monumento a los caídos en la capilla de San Sebastián, situado en el lateral de la Catedral de Oviedo, junto a la capilla de Santa Eulalia de Mérida.

8.-Un monumento a los caídos en la iglesia de Olloniego (Oviedo).

Lee el resto de esta entrada »

Del nacionalcatolicismo al cristianismo antifranquista: los “secretos” de los archivos de Acción Católica Española

marzo 9, 2021

La Universidad Pontificia de Salamanca trabaja en la catalogación de miles de documentos provenientes de las distintas ramas de esa entidad religiosa desde 1926. En algunas cajas había papeles de PSOE, PCE y otras organizaciones políticas.

Imagen de uno de los archivos de Acción Católica. — Cedida / UNIVERSIDAD PONTIFICIA DE SALAMANCA

Danilo Albin, Público, 9 de marzo de 2021

Para descargar 3.000 cajas hacen falta varias manos; para desentrañar los archivos que se guardan dentro de cada una de ellas, también. En la biblioteca de la Universidad Pontificia de Salamanca (UPSA) ya probaron lo primero y ahora están en lo segundo: allí se encuentran miles de documentos generados por Acción Católica Española (ACE) y sus distintas entidades desde 1926. En esos papeles, fotos o cintas magnetofónicas aparece reflejada la Iglesia que comulgó con Franco, pero también están los grupos cristianos que lucharon contra la dictadura.

“Igual al principio teníamos una imagen algo borrosa y distorsionada de los archivos de ACE. Ahora se aprecia más nítida y llena de matices de colores“, afirmaba hace unos días Ángeles Sánchez, una de las investigadoras a cargo de ese ingente trabajo, al término de la primera conferencia organizada por la UPSA para dar a conocer ese fondo documental que atraviesa la historia de España en el siglo XX. Los actos, organizados por la Biblioteca y el Archivo de esa universidad junto con el Instituto de Historia de Ciencias Eclesiásticas (IHCE), continuarán a lo largo del mes de marzo.

Acción Católica nació en 1926 impulsada por los cardenales Reig y Casanova y Herrera Oria. “En 1931 contará con sus primeras bases y organización. En un principio se estructuró en cuatro ramas: Hombres de Acción Católica, Mujeres de Acción Católica, Juventud Masculina y Juventud Femenina. A esta Acción Católica General se sumarán a mediados de los años cuarenta del siglo XX los movimientos de la Acción Católica Especializada (movimientos obreros, estudiantiles, rurales)”, resume la UPSA en una nota informativa sobre estos archivos. Lee el resto de esta entrada »


El recuerdo a los golpistas sobrevive en forma de cruz: “No es un símbolo religioso, es un símbolo de la represión”

enero 31, 2021

“Se levantaron para honrar a los caídos por dios y por España, en muchos casos a iniciativa de la Falange. Claro que no tienen connotación religiosa, creo que es un debate que ya debería estar superado”, señala el abogado memorialista Eduardo Ranz

Retirada de la ‘Cruz de los Caídos’ de Aguilar de la Frontera (Córdoba) / EFE

Álvaro Sánchez Castrillo, InfoLibre, 31 de enero de 2021

A pocos kilómetros de Zafra, entre Sevilla y Mérida, se ubica Medina de las Torres, un pequeño municipio de apenas un millar de habitantes cuya historia, como la de otros tantos pueblos a lo largo y ancho de la geografía española, está marcada por la represión posterior al golpe de Estado de 1936. Se la conoce bien el activista de la CGT Cecilio Gordillo, natural de la localidad. Cuenta que se fusiló a 58 personas. Sin embargo fueron los únicos disparos que se escucharon en la localidad durante aquella etapa negra. Sin muchos problemas, los golpistas se hicieron con el control de la urbe pacense. Y, algunos años más tarde, levantaron en ella una pequeña cruz para honrar la memoria de los caídos durante lo que llamaron cruzada. “De sus caídos”, se apresura a matizar Gordillo. Un monumento de los años más negros de la historia reciente de España que, señala el activista, sigue en pie más de ocho décadas después, aunque con una leyenda diferente: “Ahora pone algo así como ‘En memoria de todas las víctimas de todas las guerras de España’. Se encuentra en la parte trasera de la plaza, en un pequeño jardín pegado a la Iglesia”, cuenta Gordillo.

Es la hora de comer después de una mañana ajetreada que ha dedicado a visitar y fotografiar algunos vestigios franquistas en el municipio sevillano de Constantina. Sin embargo, el miembro de la CGT y coordinador de Recuperando la Memoria de la Historia Social de Andalucía no duda en parar momentáneamente sus labores para abordar la polémica, tanto mediática como política, que ha suscitado la retirada en la localidad cordobesa de Aguilar de la Frontera de la Cruz del Llanito de las Descalzas, con una fuerte vinculación franquista en tanto que fue erigida en plena Guerra Civil como monumento para homenajear a todos los muertos del bando golpista. Unas actuaciones, que la alcaldesa de IU ha vinculado a la aplicación de la Ley de Memoria Histórica, que incluso llevaron el pasado fin de semana al obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, a lanzar una amenaza durante la misa dominical retransmitida por televisión. “Ahí están los sentimientos religiosos, por eso que nadie los toque. O si los toca, que se atenga a las consecuencias. Los cristianos no somos violentos, pero tomamos nota”, dijo el religioso. Lee el resto de esta entrada »


La Iglesia, el franquismo y la Constitución: de la ‘Carta Colectiva’ al fin del nacionalcatolicismo. ¿O no?

diciembre 6, 2020

A lo largo de los últimos cien años, los obispos españoles han dado su visión (con diversos documentos) ante los procesos electorales o los momentos históricos, e incluso los bélicos, que ha vivido el estado español

Tarancón vota la Constitución

Tarancón vota la Constitución

Josep Miquel Bausset, Religión Digital, 6 de diciembre de 2020

A lo largo de los últimos cien años, la Iglesia, o mejor dicho, los obispos españoles, han dado su visión (con diversos documentos) ante los procesos electorales o los momentos históricos, e incluso los bélicos, que ha vivido el estado español.

En este siglo que ha pasado, cabe recordar en primer lugar la Carta Colectiva del episcopado español del 1 de julio de 1937, redactada por el cardenal Isidre Gomà, arzobispo de Burgos, un texto dirigido a los obispos de todo el mundo, con la intención de dar a conocer la situación de la guerra de 1936. Este documento, de carácter histórico-doctrinal, fue redactado por el mismo cardenal Gomà a instancias del general Franco, para mostrar el apoyo y la adhesión de la mayoría de los obispos españoles a la sublevación fascista y para informar a los obispos de todo el mundo de la situación que se vivía con la guerra.

Cabe recordar que no hubo unanimidad entre los obispos a la hora de firmar esta Carta. Aunque solo cinco de ellos no la firmaron, la Carta apareció como un texto del episcopado español. Los obispos que no firmaron este texto fueron el de Vitoria, Mateo Múgika, el de Menorca, Joan Torres, el de Sevilla, Pedro Segura, exiliado en Roma, el arzobispo de Tarragona, Francesc Vidal i Barraquer y el Administrador Apostólico (sin jurisdicción diocesana), Javier Irastorza.

La Carta Colectiva, divulgada por la propaganda franquista, apoyaba el “Movimiento Nacional, reconocía la sublevación franquista y era una llamada patriótico-militar contra el comunismo. De hecho, la Carta Colectiva responsabilizaba a los dirigentes republicanos de ser los que, “con sus prácticas de gobierno se empeñaron en torcer bruscamente la ruta de nuestra historia en un sentido totalmente contrario a la naturaleza y exigencias del espíritu nacional y especialmente opuesto al sentido religioso predominante en el país”. La Carta Colectiva afirmaba que los gobernantes republicanos, con su política, estaban “anulando los derechos de Dios y vejada la Iglesia” y por eso el episcopado español defendía “el derecho a la resistencia defensiva por la fuerza”. Y es que la Iglesia, según decían los obispos que firmaron la Carta Colectiva, “no podía ser indiferente en la lucha” y por eso este texto calificaba el “Alzamiento” con un doble significado: “el sentido patriótico y el sentido religioso”. Lee el resto de esta entrada »


Obispos españoles y el referéndum de 1947

octubre 21, 2020

La Dictadura de Franco se sostuvo gracias al apoyo incuestionable de la Iglesia, lo mismo que la justificación del golpe de Estado contra la II República.

“El pensamiento navarro” periódico navarro (impreso desde 1897 a 1981, aunque con interrupciones), órgano oficial de la Junta Regional Carlista de Navarra.

Víctor Moreno, Nueva Tribuna, 21 de octubre de 2020

De la Carta Colectiva del Episcopado de 1937…

Con relación a la jerarquía católica española, es bastante habitual recordar su Carta Colectiva del Episcopado español a los obispos del mundo, publicado el 1 de julio de 1937, donde se justificaba teológicamente (sic) el golpe de Estado de los militares africanistas. Isidro Gomá fue el autor intelectual y material de dicha carta, pero no se decidió a escribirla hasta el 10 de mayo de 1937, respondiendo así a los requerimientos de Franco quien le pidió que publicara “un escrito que, dirigido al episcopado de todo el mundo, con ruego de que procure su reproducción en la prensa católica, pueda llegar a poner la verdad en su punto”.

Gomá, entonces, solicitó la opinión de varios obispos sobre el particular, quienes le mostraron los inconvenientes de su publicación. El purpurado pasó de tales reparos. Y con Enrique Pla y Deniel, entonces obispo de Salamanca, y con el obispo falangista Leopoldo Eijo Garay, obispo de Madrid, redactaron dicha carta.

Luego, se pidió a los obispos su adhesión a dicha misiva.

Fueron varios obispos los que no firmaron dicho documento, aunque por razones diversas. No la rubricaron el obispo de Menorca, Juan Torres y Riba y el cardenal Pedro Segura, obispo de Orihuela, pero sus motivaciones no eran las mismas que ocasionaron la postura negativa de Javier Irastorza Loinaz, obispo de Ciudad Real, que era nacionalista; el obispo de Vitoria, Mateo Múgica y el cardenal arzobispo de Tarragona, Francesc Vidal i Barraquer, y casi no lo firmó su amigo Justino Guitar, obispo de Urgel y copríncipe de Andorra, a quien el cardenal Gomá llegó a amenazarlo si no estampaba su firma en la carta… Con el tiempo, tanto Múgica como Vidal pagarían cara su osadía por enfrentarse a Gomá.

Se hicieron más de treinta y seis ediciones de la Carta y se tradujo a todos los idiomas de los países donde un obispo regía los intereses católicos. El golpe de Estado estaba justificado por la voluntad de Dios y nada más habría que añadir, toda vez que los obispos eran sus intérpretes aquí en la tierra. Lo demás, la argumentación política, siempre en un nivel más bajo de importancia que la argumentación teológica, era baladí comparada con la artillería doctrinal teológica aportada por Gomá (en la imagen).

A partir de este momento, la deriva golpista de la Iglesia fue en picado hasta convertirse en el brazo doctrinal del fascismo, luego, franquismo y dando un fundamento integrista al nacionalcatolicismo, gracias al cual la religión se convirtió en política de Estado.

Lo de Gomá se veía venir, pues ya en su pastoral del 30 de enero de 1937 había sentenciado: “Quede por esta parte como cosa inconcusa que si la contienda actual aparece como guerra puramente civil, porque es en el suelo español y por los mismos españoles donde se sostiene la lucha, en el fondo debe reconocerse en ella un espíritu de verdadera Cruzada en pro de la religión católica, cuya savia ha vivificado durante siglos la historia de España y ha constituido como la medula de su organización”. Lee el resto de esta entrada »