Francia aprueba su ley contra el islamismo radical

julio 24, 2021

Los diputados de la Asamblea Nacional de Francia han aprobado este viernes una nueva Ley cuyo objetivo es combatir el islamismo radical y así lograr “fortalecer los principios republicanos”.

Macron y los musulmanes franceses acuerdan crear un ‘Consejo de Imanes’ para controlar la radicalización

Fuentes: RD/ Agencias, Infobae, 24 de julio de 2021

Los diputados de la Asamblea Nacional de Francia han aprobado este viernes una nueva ley cuyo objetivo es combatir el islamismo radical y así lograr “fortalecer los principios republicanos”.

Los diputados de la Asamblea Nacional votaron una norma, que ha visto la luz tras varios meses de deliberaciones, por la que se podrá disolver asociaciones que cuestionan los valores franceses, luchar contra los matrimonios forzados o castigar mensajes de odio en las redes.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, y su Gobierno buscan así contrarrestar la influencia del islamismos radical en la sociedad, especialmente entre los ciudadanos más jóvenes.

Macron ya anunció la nueva ley en octubre, cuando prometió tomar medidas drásticas contra el separatismo islamista después de que una serie de ataques se cobraron la vida de más de 250 personas.

“Nos estamos dando los medios para luchar contra quienes abusan de la religión para cuestionar los valores de la República”, señaló el ministro del Interior, Gerald Darmanin.

“Es una ofensiva secular extremadamente fuerte”, dijo Darmanin, a la radio RTL en febrero pasado. “Es un texto duro… pero necesario para la república”, añadió.

Lee el resto de esta entrada »

Islamofobia en Francia: la retórica de la estigmatización

julio 12, 2021

La islamofobia se instala de forma duradera en el país vecino a través de un discurso que apunta a hacer del islam el factor en donde se asientan los peligros latentes para la unidad y la supervivencia de la sociedad y del Estado

Andrés Santiago Bonilla Páez, InfoLibre, 9 de julio de 2021

De acuerdo con una definición de diccionario, el “separatismo” es aquella tendencia política que propugna la separación de un territorio respecto de un Estado, esto en pos de hacer valer los derechos de un pueblo que debido a su historia o de otras características como la etnia, el idioma o la religión, no estaría en disposición de integrarse al conjunto de poblaciones que forman parte de un sistema político determinado. Esta reivindicación gira siempre en torno a un territorio, por lo general una entidad política menor —un departamento o una región— que pretende conseguir su independencia o, quizás, pertenecer a un Estado vecino.

Sin embargo, el presidente francés Emmanuel Macron no ha dudado en utilizar este término en el momento de abordar los nuevos desafíos que la población musulmana, percibida por el francés promedio como en rápido crecimiento, genera en una sociedad de tradición cristiana y que tiene la “laicidad” por bandera. Así, y sin ir más lejos, o el gobierno francés teme por la desintegración de su territorio, o bien está forzando un término concreto, con un peso político específico, con unos propósitos determinados, a la vez que ubica retóricamente a los portadores de dicho “separatismo” fuera de la nación, pues les pone en el sitio de aquél que no desea pertenecer y pretende crear una entidad política nueva a través de la desintegración de un territorio identificable y que puede ser fácilmente ubicado en un mapa.

Lee el resto de esta entrada »

Elecciones presidenciales en Irán: Doce datos sobre Raisí y la última “república” islámica iraní

junio 12, 2021

Ahora imaginen que en la España franquista el Caudillo hubiera organizado unas elecciones presidenciales con la ayuda del Opus Dei y otras entidades del sistema en las que los candidatos sólo podrían ser hombres, leales, y católicos. Pues, en la RI, sólo los hombres pueden ser presidentes (art. 115 de la Constitución), y sólo los musulmanes, y de estos solo los chiitas, y de estos sólo los duodecimanos (que no los ismaelitas, por ejemplo), y entre ellos sólo los que tienen el certificado de lealtad absoluta hacia el Líder …

IRAN-POLITICS-VOTE

Un partidario del candidato presidencial iraní Ebrahim Raisi camina junto a sus carteles durante un mitin de campaña electoral en la capital, Teherán, el 10 de junio de 2021 / AFP

Nazanín Armanian, Público, 12 de junio de 2021

1. “Es posible que en el futuro no celebremos elecciones, pero la democracia religiosa y la república tendrá otras manifestaciones”, así adelantó el ayatolá Alí Jamenei, el líder de la República Islámica (RI) su intención de desmantelar uno de los pocos órganos “electos” de la teocracia en un discurso sobre las elecciones presidenciales del 16 de junio.

No pretende instaurar el sistema político del islam, el califato, sino el de su rama chiita en la que el poder (i) es propiedad de los descendientes de Mahoma, (ii) se transmite de forma hereditaria, y (iii) exclusivamente a los varones.

En realidad, en 1978, la República Islámica iba a llamarse Estado Islámico como proyecto vital del ayatolá Jomeini para recrear los años del gobierno de Mahoma en Arabia del siglo VI. Fue bajo la presión de su equipo que le acompañó desde París y los reclamos de los ciudadanos, hartos de miles de años de monarquías “designadas por los dioses”, lo que obligaron al ayatolá a aceptar la “república”, inventada por los “cristianos occidentales”, pero solo de cara a la galería. De hecho, introdujo en la Constitución el concepto de Velayat-e-Faqih (Tutela del jurista islámico), inexistente en el chiismo, que concentra en la persona del Caudillo -designada por una curia de chiitas duodecimanos- todas las facultades de un rey absolutista. Jomeini instaló su peculiar nacionalchiismo, apoyándose en dos instituciones: los Guardianes Islámicos, cuerpo militar formado por los hijos de bazaríes y jóvenes desclasados, y unos tribunales asombrosamente parecidos a la inquisición. 

Lee el resto de esta entrada »

El gueto teocrático. Islamismo y laicismo en Europa, por Mimunt Hamido

mayo 27, 2021
bitmap (1)

Fuente imagen original: RTVE

Mimunt Hamido, Observatorio del Laicismo / Cuaderno III de Formación de Europa Laica, 27 de mayo de 2021

Todas las religiones –al menos las monoteístas que tenemos el placer de conocer en el ámbito del Mediterráneo– imponen al creyente un conjunto de valores y actitudes justificados como voluntad divina y, por lo tanto, blindados contra todo debate. Pero mientras poco caso se hace desde los púlpitos a la vulneración de mandamientos del tipo No matarás hay un campo en el que los teólogos han perseguido siempre con dureza todo atisbo de insubordinación: el de las normas sexuales. Y en concreto, las impuestas a la mujer.

En el ámbito de la moral sexual, prácticamente no hay diferencias entre judaísmo, cristianismo e islam, si atendemos a las Escrituras. En lo que sí se diferencian mucho las tres religiones es en la cuota de poder de la que disponen hoy día para imponer sus normas a la población. Desde la Revolución Francesa de 1789, la Iglesia ha perdido su posición como autoridad legisladora. Y este proceso de secularización política es algo que queda pendiente en gran parte de los países de mayoría islámica –Turquía es una honrosa excepción– y especialmente en el llamado mundo árabe.

En este llamado mundo árabe, con la excepción de Líbano y Siria, todos los países proclaman el islam religión del Estado en su Constitución. Esto implica que el ciudadano es por definición musulmán, salvo si pertenece a una minoría religiosa conocida, como la judía en Marruecos, o la cristiana copta en Egipto. La noción de religión (islam) se confunde así con la de ciudadanía: se nace musulmán, se muere musulmánEl derecho a la apostasía no existe: incluso en los países que no la tipifican como delito, simplemente no se contempla que un ciudadano nacido musulmán pueda dejar de serlo. Puede pecar, puede incumplir los preceptos de la fe, pero no puede renunciar a la fe. Y siempre le serán aplicables las leyes dirigidas a la población musulmana.

Un ejemplo que lo ilustra: el artículo 222 del código penal marroquí castiga con seis meses de cárcel a cualquiera que «conocido notoriamente por su pertenencia a la religión musulmana» coma en público durante el ayuno de Ramadán (salvo si es exento según las normas). En la práctica significa que ningún marroquí, salvo si es judío, puede comer en público en su país en Ramadán: la pertenencia al islam es notoria por el hecho de ser ciudadano. Proclamarse ateo en público puede no perseguirse, según el clima político del momento, pero tampoco aceptarse. Y a menudo sí se persigue invocando el artículo que prohíbe «sacudir la fe de los musulmanes»: declararse ateo, se argumenta, es un atentado contra la fe de los demás. Porque demostrar que es posible –concluimos– socava el discurso oficial.

Lee el resto de esta entrada »

Ni cantar ni hacer deporte. Hasta dónde puede llegar el extremismo religioso con las niñas

mayo 12, 2021

En Afganistán se intentó prohibir el canto en público a las chicas a partir de los 12 años. Hubo que dar marcha atrás. Fue una manifestación más de la voluntad de silenciar a las mujeres.

3Z3MONY3MJGM5OH3SSGNJYLAZ4

Niñas en una madrasa (escuela coránica) en Kandahar, Afganistán, el pasado 27 de octubre / MARCUS YAM / GETTY

Ángeles Espinosa, El País, 12 de mayo de 2021

Cantar es mucho más que una actividad lúdica. Para el mielero regente, un ave endémica de Australia, significa la diferencia entre la supervivencia y la extinción. A medida que su población se reduce, los machos pierden los modelos para aprender los trinos con los que atraer a las hembras y asegurar la especie. Entre los humanos tal vez no sea tan dramático, pero el canto ayuda a expresar la alegría y a conjurar las penas, a espantar la soledad o a reforzar el grupo. De ahí que las afganas hayan elevado su voz ante el intento de prohibirles cantar en público a partir de los 12 años. La pretensión de silenciar a las mujeres es una vieja aspiración de los extremistas religiosos que desborda la música y las fronteras de Afganistán.

A principios de marzo, el director general de Educación de Kabul instruyó a los claustros de profesores tanto de colegios públicos como privados para que las niñas de más de 12 años dejaran de cantar en actos escolares, salvo ante audiencias exclusivamente femeninas. Su carta también precisaba que, a partir de esa edad, las alumnas no podían tener como profesor de música a un varón. La indignación generalizada con que reaccionaron muchos afganos, pero sobre todo muchas afganas, ha obligado al Ministerio de Educación, dirigido por una mujer, a desautorizar al responsable.

Escritoras, activistas sociales y chicas anónimas denunciaron la medida colgando vídeos en las redes sociales en las que entonan canciones tradicionales como reivindicación de su derecho. A numerosos afganos, entre ellos a la exvicepresidenta y activista de los derechos humanos Sima Samar, la controvertida decisión les ha recordado al régimen talibán (que la intervención estadounidense echó del poder en 2001). Bajo su férula, se prohibió la música y que las niñas fueran a la escuela. El asunto es especialmente delicado ante la posibilidad de que los talibanes entren en el Gobierno como resultado de las actuales negociaciones de paz. Pero la obsesión con la voz de las mujeres no es una exclusiva de esos extremistas suníes.

Lee el resto de esta entrada »

Moras como Dios manda

abril 10, 2021

Hay una reislamización en la cuestión de los derechos de las mujeres que está contando con el beneplácito, entre otros, de académicos, feministas relativistas y ciertos sectores de la izquierda

W4DO6GP3EJBAPBD5SHGD4DDINQ

Original de Cinta Arribas

NAJAT EL HACHMI, El País, 10 de abril de 2021

¿Acaso no soy yo una mujer? Llevo días con la conocida frase de la abolicionista Sojourner Truth cruzándome el pensamiento de forma reiterada. ¿Somos mujeres las mujeres que hemos nacido en familias musulmanas? ¿Somos seres humanos? ¿Podemos aspirar a la igualdad como cualquier otra mujer? ¿Es posible para nosotras una libertad plena, sin más condicionantes que los establecidos por ley para el conjunto de ciudadanos?

Estas preguntas pueden parecer absurdas, pero no lo son a la luz de algunos fenómenos sorprendentes que estamos viendo en los últimos tiempos. Poco me habría podido imaginar hace un cuarto de siglo, cuando descubrí la rabia feroz de Nawal El Saadawi, que a día de hoy me encontraría con voces supuestamente expertas, en medios, academia y administraciones varias, defendiendo la misoginia de la que nos ha costado tanto escapar. O que la promoción de nuestro machismo contaría con el silencio cómplice de algunas feministas muy beligerantes contra las injerencias de la Iglesia, pero sospechosamente calladas ante los embates del islamismo. Aquí es donde cabe repetirse la pregunta: ¿acaso no somos nosotras mujeres?

Hay hombres, españoles de nacimiento, alguno sin confesión religiosa conocida, otros conversos voluntarios al islam, que se dedican a pregonar las virtudes igualitarias de las doctrinas difundidas por Mahoma. En lo que es un sorprendente triple salto de mansplaining se permiten el lujo de: 1) contarnos lo que es ser mujer musulmana y en qué consiste el machismo que sufrimos; 2) explicarnos muy pacientemente cómo tenemos que ser feministas, y 3) describirnos, para que lo entendamos, el racismo que sufrimos. Es una lástima que Rebecca Solnit no haya tenido el gusto de encontrarse con estos hombres que nos cuentan cosas. Es de agradecer su muestra de tanta paciencia y generosidad para instruir a estas pobres e ignorantes moritas.

Lee el resto de esta entrada »

Francia aprueba la “ley Paty” para combatir el radicalismo islamista

febrero 17, 2021

La polémica norma, adoptada en la Asamblea Nacional, refuerza el control de las mezquitas y penaliza el odio en internet

El primer ministro francés, Jean Castex, en el centro, ayer durante la sesión de la Asamblea Nacional, en París.ANNE-CHRISTINE POUJOULAT / AFP

Marc Basset, El País, 17 de febrero de 2021

Es la ley más ambiciosa y polémica del último tramo de la presidencia de Emmanuel Macron, un proyecto para combatir lo que el presidente francés ha llamado “el separatismo islamista”. La Asamblea Nacional adoptó ayer un texto que intenta poner al día el modelo laico, garante de la libertad de culto y al mismo tiempo la neutralidad del Estado ante las religiones. La decapitación de un profesor de instituto a manos de un islamista y las críticas internacionales a Macron por su estrategia contra el islamismo han marcado una discusión que afecta al núcleo de la identidad política de Francia: la laicidad.

El “proyecto de ley que reafirma los principios republicanos” —este es finalmente el nombre completo, que no menciona el islamismo— modifica algunas leyes fundamentales en la Francia moderna, como la de 1882 sobre la libertad de enseñanza o la de 1905 sobre la separación de las Iglesias y el Estado.

El texto se aprobó con 347 votos a favor, 151 en contra y 65 abstenciones. Votaron a favor los diputados de La República en marcha, el partido de Macron, además de los de varias pequeñas formaciones que le apoyan. El primer partido de oposición, la derecha tradicional de Los Republicanos, votó en contra, así como La Francia Insumisa, el partido de la izquierda populista. Se abstuvieron el Partido Socialista y los seis diputados de la extrema derecha del Reagrupamiento Nacional, partido que carece de grupo propio en la Asamblea Nacional, pero que aspira a gobernar Francia tras las elecciones presidenciales de 2022 y que ocupa un lugar central en todas las discusiones sobre identidad nacional e islam. Lee el resto de esta entrada »


El Parlamento francés debatirá en enero la ley que persigue el islamismo radical, aprobada hoy – 9 de diciembre- en el Consejo de Ministros

diciembre 9, 2020

El Consejo de Ministros aprueba el proyecto para “reafirmar los principios republicanos” tras un otoño de atentados y críticas a la laicidad en el país y que empezará a debatirse en el Parlamento en enero de 2021

El primer ministro francés, Jean Castex.

El primer ministro francés, Jean Castex / EFE / EPA / Stphane de Sakutin

El País / 20 minutos, 9 de diciembre de 2020

Francia combatirá el islamismo con una nueva legislación que protegerá a los empleados públicos ante las presiones radicales, garantizará que toda asociación respete la laicidad y limitará las posibilidades de educar a los menores de edad en casa. El “proyecto de ley que reafirma los principios republicanos” llegó este miércoles al Consejo de Ministros después de meses de discusión, marcados por varios atentados yihadistas y por las críticas internacionales al presidente, Emmanuel Macron, por su defensa del modelo laico francés.

La ley aprobada en el Consejo de Ministros y que en enero de 2021 empezará a debatirse el Parlamento, busca atajar lo que Macron llama el “separatismo islamista”, pero evita en su texto mencionar ninguna religión específica. Tampoco aborda las medidas contra las discriminaciones en los barrios donde prospera el islamismo. Ni entra en la organización de los imanes franceses y su dependencia de países extranjeros. La presentación coincide con el 115º aniversario de la llamada Ley de la laicidad, que garantiza la libertad de culto y la neutralidad del Estado ante las diferentes religiones.

“Este proyecto de ley no es un texto contra las religiones ni contra la religión musulmana en particular. Es un texto de libertad, de emancipación ante el fanatismo religioso”, dijo el primer ministro, Jean Castex, en una comparecencia tras el Consejo de Ministros. Las campañas de boicot a Francia en países musulmanes, instigadas por dirigentes como el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y algunas tribunas en la prensa estadounidense y británica han inquietado en París. Al eliminar de la ley las referencias al separatismo o al islam, el Gobierno francés ha querido disipar la percepción, en ciertos ámbitos, de que el texto va contra los cerca de seis millones de musulmanes y que el liberal Macron ha dado un giro “iliberal” a su presidencia. Lee el resto de esta entrada »


“Defenderemos el laicismo. Y la libertad que enseñabas tan bien. No renunciaremos a caricaturas ni a las ilustraciones”, Macrón en el homenaje de Estado al profesor Samuel Paty

octubre 22, 2020

El presidente francés Emmanuel Macron pronunció un emotivo discurso desde la Universidad de la Sorbona en el que resaltó los valores republicanos de libertad de expresión e igualdad. El mandatario francés defendió la enseñanza laica de las escuelas francesas y homenajeó a la figura del profesor Samuel Paty, asesinado el pasado 16 de octubre.

Homenaje civil en la Sorbona

France 24, El País, 22 de octubre de 2020

La Universidad de la Sorbona fue el lugar de homenaje para el profesor Samuel Paty, asesinado el pasado viernes por un joven perteneciente a una rama radical islamista luego de que el maestro mostrara en sus clases caricaturas del profeta Mahoma. Francia despidió a este docente con honores de un símbolo de la libertad de expresión e hizo un alegato de los valores republicanos frente al fundamentalismo y el extremismo.

El presidente francés, Emmanuel Macron, aseguró este 21 de octubre en el homenaje nacional al profesor decapitado que Francia “no renunciará a las caricaturas” y proseguirá “el combate por la libertad” que Samuel Paty encarnaba. Al homenaje, de carácter profundamente sobrio y respetuoso, acudieron personalidades de todo tipo de la política francesa, familiares y compañeros del maestro.

Samuel Paty era profesor de un instituto de educación secundaria en los suburbios de París y el encargado de llevar la clase de libertad de expresión, donde mostró las caricaturas de Mahoma. La Administración francesa elogió su labor y Macron le dedicó varios minutos de su discurso.

Su asesino era un joven de 18 años de origen checheno, aunque nacido en Moscú, que intentó localizar al docente durante la tarde del pasado viernes para asesinarlo con arma blanca. Paty había protagonizado una fuerte polémica entre varios padres de alumnos que se habían indignado por la clase que había impartido con las caricaturas.

“Defenderemos el laicismo. Y la libertad que enseñabas tan bien. No renunciaremos a caricaturas ni a las ilustraciones”, dijo Macron en una ceremonia celebrada en el patio de honor de la universidad parisina “lugar del humanismo” y del “saber universal”. Lee el resto de esta entrada »


El islam en la escuela en Francia

octubre 20, 2020

¿Qué dicen los investigadores e investigadoras que se encargan de la formación laica y de la enseñanza de educación moral y cívica tras la decapitación el viernes de un profesor en un ataque islamista? ¿Y qué hay de los debates y las fuertes tensiones que a veces salpican a la escuela cuando se aborda la laicidad, el islam, Charlie Hebdo y las caricaturas del profeta Mahoma?

Lénaig Bredoux (Mediapart), Infolibre, 20 de octubre de 2020

Enseñar los matices”. El pasado domingo, en París, una manifestante enarbolaba este cartel, decorado con rosas blancas, en la concentración en homenaje a Samuel Paty. Mientras, se multiplican los debates sobre las lecciones que deberíamos sacar de este atentado. El ministro francés de la Educación Nacional, Jean-Michel Blanquer, promete nuevas medidas y “un marco pedagógico sólido” al término de las vacaciones escolares en Francia, el 2 de noviembre.

Pero en el día a día, sobre el terreno, ¿qué dicen los investigadores e investigadoras que se encargan de la formación laica y de la enseñanza de educación moral y cívica (EMC)? ¿Qué señalan los y las que han trabajado en lo que sucedió en el aula después de los ataques de enero y noviembre de 2015? ¿Y qué hay de los debates y las fuertes tensiones que a veces salpican a la escuela cuando se aborda la laicidad, el islam, Charlie Hebdo y las caricaturas del profeta Mahoma?

Para evitar teorizar, hemos entrevistado a cuatro de ellas, que llevan varios años trabajando en este ámbito, que lo conocen de primera mano. Fanny Gallot, historiadora y formadora de la Inspé de Créteil (Val-de-Marne), que en estos momentos lleva a cabo una investigación sobre la enseñanza del laicismo en Seine-Saint-Denis; Françoise Lorcerie, directora de investigación del Centre National de la Recherche Scientifique (CNRS), que trabaja desde hace años sobre el laicismo, la inclusión del islam y la formación de los docentes en la diversidad de la sociedad; Valérie Orange, que escribió una tesis el año pasado titulada Enseñar la laicidad en educación prioritaria en Francia; y Alice Simon, investigadora en sociología política, que efectuó un estudio en una escuela prioritaria REP+ después del ataque a la redacción de Charlie Hebdo, y dirigió un proyecto sobre la ciudadanía en el colegio Bois d’Aulne, en Conflans-Sainte-Honorine. Lee el resto de esta entrada »