¿Cuáles son los países más ateos del mundo en el año 2017?

noviembre 5, 2018

Sergio Parra,  Xataca Ciencia, 5 de noviembre de 2018

Tras realizar un estudio de 60.000 personas en 68 países que fueron encuestado por WIN / Gallup en 2017 a propósito de diversas cuestiones relativas con la fe religiosa, ahora podemos hacer un ranking de países ateos en el mundo.

A la pregunta ¿te consideras una persona religiosa? todos los encuestados respondieron que sí en un 62 %. En 2005, el porcentaje para esa respuesta fue del 77%.

Los más ateos de Europa

A la pregunta sobre si se consideraban ateos, los ciudadanos de Eslovenia (28%) lideran la tabla de la liga europea, seguida por la República Checa (25%), Francia y Bélgica (ambos 21%). Luego están Suecia (18%), Islandia (17%), España (16%), Alemania y Dinamarca (ambos 14%) y el Reino Unido (11%). Noruega, Austria y Estonia tienen un 10% de ateos comprometidos, mientras que Letonia, Irlanda, Portugal y Albania tienen el 9%. Italia, sede de la Iglesia Católica, tiene un 8%.

Los únicos países no europeos que se encuentran arriba en la lista son Australia (13%) y Canadá (10%). Al mismo tiempo, Europa es el hogar de algunos de los países menos ateos del mundo: Bosnia, Macedonia y Polonia solo tienen un 1% de ateos, Bulgaria y Rumania solo el 3%.

Y en el mundo

Lee el resto de esta entrada »


La educación, la Iglesia y la valentía

octubre 1, 2018

Con las reducciones horaria de 2015, comenzaron a sobrar “catequistas” en Andalucía que mantuvieron igualmente su puesto de trabajo: Un 12% del profesorado de Religión católica lleva tres años cobrando por dar unas clases que no imparte… El Gobierno de Susana Díaz localiza a 263 profesores sin horario lectivo completo y advierte de que “no puede comprobar” si otros 1.895 docentes “cumplen con la jornada por la que están contratados”… (eldiario.es).

Sobre esta situación, escribe hoy Lucrecia Hevia en eldiario.es, 1 de octubre de 2018

La responsabilidad de que se esté gastando dinero público en horas de religión que no se imparten es  de unas administraciones públicas que han estado varios cursos mirando hacia otro lado

Imaginen que en una escuela hay una serie de profesores de matemáticas sin carga lectiva ninguna. No pueden impartir su clase porque no tienen horas suficientes, se han contratado demasiados profesores de matemáticas. Pero tampoco pueden hacer otra cosa (hacer refuerzo, sustituciones) porque la ley no se lo permite. Imaginen que siguen cobrando su sueldo público pese a todo. Y esto, en medio de la crisis.

Imaginen que una administración autonómica conoce este problema desde casi el principio porque los directores de los centros han alertado de lo que sucede. Imaginen que saben lo que pasa pero es un tema espinoso este de las matemáticas, porque hay quien dice que el alumnado debería tener más horas de la materia. Pero la Junta cree que es bastante con lo puesto aunque no quiere entrar en si hay muchos o pocos profesores, y si alguno cobra sin trabajar porque claro, entraría de conflicto con las familias que quieren más matemáticas en el aula. Así que hace como que no pasa nada. Y que todo siga igual.

Imaginen un Ministerio de Educación que también conoce prácticamente desde el principio esta “anomalía” pero con tal de no pelearse con el sindicato de profesores de matemáticas, ni mira. Porque el sindicato de Matemáticas dice que no se mueva nada porque nunca se sabe si se van a aumentar un año de estos las horas. Y el sindicato de matemáticas es muy influyente en la sociedad. Lee el resto de esta entrada »


A cuestas con la asignatura de religión

julio 18, 2018

“El franquismo supo darle a la iglesia católica uno de los mejores regalos: que la enseñanza formal estuviera siempre bajo su control directo o indirecto”

Imagen nuevatribuna.es

Jesús Parra Montero, (catedrático de Filosofía) / nuevatribuna.es, 18 de julio de 2018

Lo que fue un pacto indebido, a conveniencia de parte, por mor a la dignidad e independencia de una institución que “se considera portadora de valores como la dignidad de la persona humana, la convivencia fraterna y la auténtica solidaridad entre los hombres, no puede correr el riesgo de filtrar su doctrina a través de una determinada ideología política, pretendiendo conformar el cristianismo con ella”. Así lo afirmaba el cardenal Tarancón en el curso de su carta cristiana, en marzo de 1978, titulada “El cristiano y las ideologías”. El franquismo ha sido una “excrecencia y anomalía ideológica e histórica”, un régimen tóxico que todo cuanto tocó lo contaminó; por desgracia, su “nacional-catolicismo” (identificó su perversa dictadura fascista como “una cruzada”) significó la exclusión política de los disconformes y la total sumisión, cuando no la supresión, de los desafectos, un acentuado uniformismo político y administrativo, un descarado y arbitrario protagonismo del ejército y la responsable aquiescencia de una gran parte de la jerarquía católica, a la que, bajo “palio” cobijó y dotó de un poder poco evangélico sobre “cuerpos y almas”; a su régimen se unieron militares, falangistas, tradicionalistas, monárquicos y católicos conservadores e integristas (entre ellos, asociaciones católicas, una parte del clero y no pocas congregaciones de religiosos y religiosas), entre los que supo repartir cargos y prebendas – como señala Antonio Viñao en su artículo “La educación en el franquismo” (***)-, intentado conciliar sus intereses y acallar sus conciencias, con el objetivo de que nadie pusiera en cuestión su preeminencia, hasta ser considerado “Caudillo de España por la Gracia de Dios”. El régimen franquista nació católico. Desde su inicio la religión católica fue declarada religión oficial, prohibiendo el ejercicio de cualquier otra.

En lo que la educación se refiere, dentro de ese reparto de “cargos y prebendas”, el franquismo supo darle a la Iglesia católica uno de los mejores regalos: que la enseñanza formal estuviera siempre bajo su control directo o indirecto. La mayoría de los obispos, fueron partidarios, como establecía el anacrónico “Syllabus” (***), promulgado por Pío IX, de una educación católica controlada, dogmática y teocéntrica, que estuviera siempre bajo la tutela de la Iglesia. El dictador vio en la Iglesia Católica un factor proclive a su régimen y propicio para la unificación de España, viendo en la religión católica el único cuerpo de creencias común y fácilmente utilizable; para ello se propuso como meta homogenizar la lengua y el cuerpo de creencias y actitudes a través de la escolarización; imponiendo la inclusión en el currículum de la lengua castellana y la religión católica a toda la población, instrumentada ésta última por las congregaciones religiosas y el clero secular principalmente. La religión católica pasó a ser una materia obligatoria en todos los niveles y modalidades de enseñanza, incluida la universidad, prodigándose en todos ellos, en especial en la enseñanza primaria, las actividades, símbolos y espacios religiosos; en relación con la iniciativa privada y el principio de libre elección de centros docentes por las familias, se redujo dicha posibilidad de elección a las escuelas católicas o las de un sector público asimismo “recatolizado”. Lee el resto de esta entrada »


¿Qué pasa con la Religión?

julio 15, 2018

eldiario.es, 14 de julio de 2018

 

La tira de Vergara, 14 de julio de 2018


Juan José Tamayo: La transición religiosa

julio 12, 2018

Las medidas que garantizan la laicidad del Estado todavía no han sido adoptadas

Pedro Sánchez promete ante el rey Felipe VI el cargo de presidente del Gobierno sin presencia de la Biblia y del crucifijo. Fernando Alvarado / EFE

El País, 11 de julio de 2018. Juan José Tamayo

El gesto simbólico de Pedro Sánchez y los ministros de prometer su cargo sin la presencia del crucifijo ni la Biblia abriga la esperanza de que pueden producirse cambios importantes en las relaciones entre política y religión y, más en concreto, entre la Iglesia católica y el Estado español. Todos los presidentes anteriores prometieron o juraron su cargo delante del crucifijo, la Biblia y la Constitución, colocados al mismo nivel, con la carga simbólica de confesionalidad católica que implicaba.

Siempre me ha resultado difícil definir al Estado español en su relación con la religión. Ciertamente no es un Estado ateo, que la persiga, ni laicista, que la reduzca a la esfera privada, como tampoco confesional, en la medida en que tenga una confesión única, ya que la Constitución afirma en el artículo 16.3 que “ninguna religión tendrá carácter estatal”. Pero no me atrevería a llamarlo “laico”. El propio texto constitucional disuade de tal calificación e incurre en una contradicción manifiesta cuando, a renglón seguido, coloca a la Iglesia en una situación de privilegio al declarar que “los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia católica y las demás confesiones”.

La sociedad española es una de las más secularizadas del continente europeo. Sin embargo, el Estado español conserva todavía importantes restos de nacional-catolicismo y da constantemente muestras de trato desigual para con las religiones. Y lo hace en el propio texto constitucional, en las leyes y los acuerdos con las religiones y en la actividad política cotidiana. Lee el resto de esta entrada »


Los mayores de 65 años también pierden la fe

julio 10, 2018

La caída de la religiosidad no solo afecta a los jóvenes. En menos de dos décadas se ha doblado el número de españoles de esta edad que casi nunca van a la iglesia

Feligresas rezan un domingo reciente en la Capilla de la Virgen del Trabajo, en el distrito de San Blas, Madrid. ALVARO GARCIA / El País

Fernando Peinado / David Alameda
El País, 10 de julio de 2019

Magdalena Lobatón, de 81 años, lidera el rezo del rosario minutos antes del comienzo de la misa del domingo por la mañana en la capilla de la Virgen del Trabajo, en el este de Madrid, mientras la iglesia se va llenando de parroquianos de avanzada edad. Esta pequeña iglesia católica de un barrio obrero no parece tener problemas de asistencia pero sí de juventud. “Venir a misa es una gran parte de nuestra vida”, dice Marisa Cifuentes, de 79 años, una de las muchas feligresas mayores.

Al término de la misa el párroco Abraham Cruz, que con 40 años podría ser nieto de la mayoría de los asistentes, reconoce que es complicado atraer a los jóvenes. “Poco a poco los fieles van muriendo, pero llega relevo generacional”, dice Cruz. Es la esperanza que tienen las iglesias de España para no desaparecer conforme la sociedad se seculariza, pero ese recambio no es suficiente.

Como pasa con los jóvenes, los mayores de 65 años también están apartándose de la religión, según datos del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) consultados por EL PAÍS. El número de encuestados de ese grupo de edad que responde que casi nunca va a oficios religiosos se dobló desde el año 2000, alcanzando en el barómetro de abril de este año el 41,9%. En ese mismo período el número de ateos y no creyentes mayores de 65 años se ha doblado hasta llegar al 10,7%. Lee el resto de esta entrada »


Las órdenes religiosas se mueren

junio 17, 2018

Las grandes congregaciones viven una debacle en España debido a la falta de jóvenes dispuestos a la vida casta y monacal. Solo la ayuda de personal seglar les permite sobrevivir

Albino García, prior de la extinta comunidad jesuita de Palencia. (David Brunat)

David Brunat, El Confidencial, 17 de junio de 2018

Casi todas las órdenes religiosas en España están gastando todos sus bienes en el cuidado de sus enfermos y ancianos. Se están muriendo, literalmente, porque no son capaces de atraer a los jóvenes. Algunas órdenes suman 800 años de historia, como los dominicos, agustinos y franciscanos. Otras más de 500 años, como los jesuitas. Pero en 20 años, 30 a lo sumo, podrían convertirse en un vestigio de la historia, víctimas de un país que vivió abrazado al catolicismo y en cuestión de unas décadas se ha secularizado casi por completo.

“Hemos de estar dispuestos a saber ir muriendo”, sentencia José Ignacio González Faus, teólogo, profesor y destacado jesuita. “Es un fenómeno que tiene muchas causas y sería simplista reducirlo a una sola. No es exclusivo de España, sino de toda Europa. Algunas causas son el paso, en España precipitado, de una sociedad nacionalcatólica a otra laica; la aparición de una sociedad ‘líquida’, sin más valores reales que el dinero y el consumo; la culpa de la Iglesia por no saber evolucionar a tiempo. Y en España también una cristianofobia sutil. Conviene no dejarse ninguna”.

En los pasillos de la residencia jesuita de Palencia reina el silencio. La biblioteca está vacía, los muebles e imágenes sagradas han sido empaquetadas y donadas a otras comunidades. La Compañía de Jesús llegó a esta ciudad en 1577 y se marchó este sábado. Una misa de despedida en la iglesia de San Francisco puso punto y final a la relación de la compañía con la ciudad.

Los jesuitas abandonan Palencia tras 400 años: “Es una decisión muy triste, pero nosotros ya no podemos más”

“Es una decisión muy triste, pero nosotros ya no podemos más. Solo quedamos ocho jesuitas, uno de 95 años, otro de 93, 91, 85. No tenemos edad para dar clases en las escuelas y tenemos las fuerzas físicas que tenemos. Dejamos un legado de cuatro siglos y a mucha gente que continuará nuestra labor desde fuera. Espero que en el futuro, cuando la gente pase frente a la residencia y la iglesia, diga ‘mira, aquí estuvieron los jesuitas'”, dice con aire de nostalgia Albino García, prior de la comunidad. Lee el resto de esta entrada »