Laicismo y religión

marzo 1, 2020

Fuente imagen: Charla-debate “Laicismo y religión” / Murcia Laica

Pepe Sánchez, La Opinión de Murcia, 1 de marzo de 2020

La laicidad es una concepción de la vida en la que se aboga por la ausencia de filosofía o religión oficial en los Estados; no se admite ninguna verdad obligatoria. El laicismo es el movimiento histórico que reivindica la implantación de la laicidad.

La laicidad es la forma más justa de organización del Estado, es un vínculo común a los ciudadanos, y permite que éstos vivan sus diferencias en libertad e igualdad. Laicidad y democracia son dos caras de la misma moneda.

Los principios laicos de la libertad de conciencia y de igualdad de los ciudadanos son la base de la democracia auténtica.

La laicidad es, ante todo, un principio de concordia de todos los ciudadanos. Para que esto se logre, el Estado ha de ser ajeno a todas las religiones, por lo que debe de haber una separación neta de las Iglesias y del Estado. Y éste ha de mantener una neutralidad con respecto a las opciones de conciencia de cada ciudadano.

Si observamos la historia de la humanidad, vemos que en la Antigüedad las religiones politeístas fueron generalmente más tolerantes que las monoteístas (Egipto, Babilonia, India, Grecia, Roma, etc.) ya que las primeras asimilaban los dioses de otras religiones. En la Europa occidental hubo intolerancia religiosa: expulsión en masa de judíos y moriscos, caza de brujas, noche de San Bartolomé, etc. Hasta 1598, Enrique IV de Francia, con el edicto de Nantes, se empieza a proteger a los hugonotes, pero en España campa a sus anchas el Tribunal de la Inquisición. Al llegar la Ilustración ( Voltaire, la Enciclopedia, etc.) crece la libertad religiosa. Y sólo tras la Revolución Francesa, en la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789, se instituye por primera vez la libertad de culto, pero la secularización de la vida pública hubo de esperar en Francia hasta el 9–12-1905, cuando se aprobó la Ley de Separación de las Iglesias y el Estado. Lee el resto de esta entrada »


El Supremo obliga al Principado a impartir Religión en Bachillerato

noviembre 9, 2019

El alto tribunal revoca una sentencia de Asturias y da la razón a una familia que reclamaba la asignatura en el último tramo del instituto

Resultado de imagen de aula  religion

La Nueva España, 9 de noviembre de 2019

El Tribunal Supremo ha anulado un decreto del Principado que excluía la asignatura de Religión del currículo de 2º de Bachillerato y que en 1º le otorgaba un reparto horario que los partidarios de la enseñanza religiosa consideraban “perverso para su elección en libertad e igualdad”.

La Sección Cuarta de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del alto tribunal ha dictado el fallo del recurso de casación que una familia de la Plataforma Asturiana “Religión en la Escuela” presentó contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia del Principado de Asturias del 5 de junio de 2017.

El Decreto 42/2015, de 10 de junio, del Gobierno del Principado de Asturias, por el que se regula la ordenación y se establece el currículo de Bachillerato, dejaba fuera de 2º de Bachillerato la asignatura de Religión y la condicionaba en 1º de Bachillerato.

“Queremos mostrar nuestro agradecimiento a las familias asturianas que siguen ejerciendo su derecho constitucional al elegir la formación religiosa escolar para sus hijos. Nos sentimos especialmente orgullosos por aquellas familias que han perseverado en la defensa de sus derechos a lo largo del tiempo en procesos judiciales lentos y dificultosos”, señala un comunicado difundido ayer por la Plataforma Asturiana “Religión en la Escuela”.

Este colectivo solicita a la Consejería de Educación del Principado “que tome las medidas oportunas para restablecer el derecho de las familias a poder elegir la asignatura de Religión y Moral Católica también en 2º de Bachillerato

 


¿Qué lugar ocupa la religión en los programas electorales del 10N?

noviembre 8, 2019

Pablo Santos, Periodista Digital, 8 de noviembre de 2019

Afirmaba Pedro Arriola, el gran gurú del PP, que el voto católico no existe. Aznar y Rajoy le compraron la mercancía y ambos despreciaron el voto católico. Pero sí que existe y, lo que es más significativo, influye. No hay que olvidar que el 68,3% de los españoles aseguran ser católicos. Lo dice la última encuesta del CIS.

Sin embargo, la religión ha desaparecido de los programas electorales de las formaciones identificadas con una derecha (PP, Ciudadanos y Junts per Catalunya) que históricamente ha tenido interés en el hecho confesional. Por el contrario, PSOE, ERC, Unidas Podemos, CUP y Más País lo contemplan desde una perspectiva muy crítica.

La llegada de Vox ha convencido a muchos de que el «voto en conciencia» no es un voto tirado a la basura. Aun así, el programa del PP para el 10N no contempla la cuestión religiosa, a diferencia del presentado con motivo de las elecciones del 28 de abril, donde se comprometían a «garantizar el derecho de las familias a que puedan estudiar la asignatura de religión en las mismas condiciones que el resto de asignaturas del programa oficial y mantendremos su carácter voluntario y evaluable».

Asimismo, los populares afirmaban hace siete meses que «la libertad emancipa a las personas del afán colectivista de la izquierda que pretende dividir a los individuos en función de nuestro género, edad, raza, religión u orientación sexual». Lee el resto de esta entrada »


41 años de criptoconfesionalismo

septiembre 12, 2019

Esteban Rosador, Menéame, 12 de septiembre de 2019

A Gonzalo Puente Ojea, preclaro debelador del mito religioso, le resultaba tremendamente revelador lo cómoda que se siente la iglesia católica con el régimen surgido en España tras la aprobación de la constitución de 1978. Basta considerar la historia de intolerancia que arrastra desde sus comienzos como religión oficial de imperio romano en tiempos de Constantino para sospechar de esa comodidad. En particular, es suficiente examinar el previo periodo dictatorial nacionalcatólico, instaurado tras un fracasado golpe de estado, que la iglesia amparó y justificó sin ambages desde el primer momento, y la posterior guerra civil que acabó a sangre y fuego con el legítimo régimen democrático de la Segunda República.

Tras la muerte del dictador, unas elecciones semidemocráticas surgidas de la Ley de Reforma Política de 1976 no podían otorgar en absoluto el carácter de constituyentes a las cortes elegidas. Aún así, en un lamentable proceso llevado a cabo de tapadillo y a espaldas de la opinión pública se elaboró el texto constitucional que se sometió a referendo a continuación.

Nada bueno podía salir de un proceso realizado bajo la vigilancia efectiva del incólume aparato estatal franquista: ejército, policía y poderes judiciales. Sin olvidarnos de la jefatura del estado, encarnada en el monarca borbón elegido por decisión personal del genocida dictador anterior, en evidente desafío a la legalidad republicana liquidada por la fuerza de las armas.

Y el texto constitucional evidenció que la supuesta oposición democrática resultante de las previas elecciones seudodemocráticas había mantenido incólumes los dos pilares básicos de la estructura dictatorial franquista: La monarquía borbónica personificada en el sucesor elegido por el dictador y los privilegios de la iglesia católica característicos del nacionalcatolicismo inherente a la dictadura. Lee el resto de esta entrada »


Encarnizamiento terapéutico: cuando la religión se esconde en la medicina para ensalzar el sufrimiento

agosto 20, 2019

La Iglesia ha declarado en varias ocasiones que, para ella, la retirada legal de sondas constituye una eutanasia

Un estudio halla avances en el tratamiento del alzhéimer

Esther Samper, El Diario, 20 de agosto de 2019

Hace unos días, conocimos la historia de Guillermina Freniche a través de su hija en Twitter y, más tarde, a través de El País que explicó más detalles de la misma. Guillermina se encuentra actualmente en la residencia religiosa San Carlos de Carmelitas Misioneras. Sufre alzhéimer desde hace catorce años y está en situación terminal de dos años de evolución. Es incapaz de comunicarse y posee importantes problemas para tragar alimentos. Precisamente, una de las muchas consecuencias de esta enfermedad neurodegenerativa en su fase avanzada es que produce alteraciones de la deglución, incrementándose el riesgo de atragantamientos y aspiraciones (los alimentos o líquidos pasan a la tráquea).

Ante esta situación, los médicos de la residencia comunicaron a la familia el uso de una sonda nasogástrica para mantener la alimentación de la paciente, alegando que esta presentaba estabilidad clínica. La familia se negó a esta acción médica y justificó que esto iba en contra de los deseos de Guillermina. Los médicos, tras recibir esta respuesta, acudieron a la Jueza del juzgado de Instrucción número 2 de Torremolinos que obligó posteriormente a la colocación de dicha sonda.

En esta historia hay dos aspectos que se están vulnerando. En primer lugar, se ha actuado en contra de la voluntad de la paciente que, según declara la familia, se negaría al uso de la sonda nasogástrica si fuera capaz de comunicarse. Desafortunadamente, no se hizo en su momento un testamento vital que recogiera por escrito expresamente su oposición a dicho procedimiento en una situación de enfermedad terminal. De hecho, la colocación de este tipo de sondas suele ser uno de los detalles que se contemplan en dicho documento médico. Aunque el tutor legal sea el hijo de Guillermina, su palabra sobre la postura de su madre no tiene la fuerza legal de un testamento vital y la jueza ha valorado en contra de dichos deseos. Lee el resto de esta entrada »


El hecho religioso a debate en Madrid. Elecciones municipales 2019 / Vídeo

mayo 21, 2019

La sede del semanario del Arzobispado de Madrid, Alfa y Omega, se convirtió ayer tarde en el escenario de un debate, calificado de “guante blanco” por Jesús Bustamante en Religión Digital, sobre la presencia del hecho religioso en la vida pública. Organizado en colaboración con el Foro Tender Puentes y moderado por el periodista Fran Otero, participaron en orden alfabético, con Ignacio Benito (PSOE), Borja Carabante (PP), Mayson Douas Maadi (Más Madrid), Marta González Isidoro (Vox), Belén del Pozo (Ciudadanos) y Carlos Sánchez Mato (IU – Madrid en pie).

Jesús Bustamante, Religión Digital, 21 de mayo de 2019

Un debate de guante blanco, de esos que ya no se dan. Tanto, que hasta resultó aburrido… como la normalidad democrática, que gracias al impulso de AlfayOmega y el Foro Tender Puentes pudo verse anoche en el salón de Actos del Arzobispado de Madrid. Una normalidad que a veces echamos de menos.

Y es que en el debate que anoche congregó a representantes de los seis principales partidos que concurren a la alcaldía de la capital de España -Ignacio Benito (PSOE), Borja Carabante (PP), Mayson Douas Maadi (Más Madrid), Marta González Isidoro (Vox), Belén del Pozo (Ciudadanos) y Carlos Sánchez Mato (IU -Madrid en pie)-, moderados por Fran Otero, dejó una imagen de políticos muy alejada a la habitual: sin interrumpirse (fueron más vehementes las intervenciones del público que las de los candidatos), planteando acuerdos, reivindicando los valores religiosos… Por un momento, parecía que Sánchez Mato o la candidata de Vox podrían hasta llegar a pactar.

El formato tampoco invitaba al debate intenso, algo que se agradece en una situación política de exceso de impactos y ausencia de propuestas: seis candidatos para tres preguntas (sumando a las del público), y apenas hora y media. Sánchez Mato tuvo que marcharse a los 45 minutos, y González Isidoro llegó tarde por el tráfico. Lee el resto de esta entrada »


¿Qué es ser ateo?

mayo 1, 2019

Distorsionar la percepción de los ateos como “creyentes que se creen no serlo” tan solo contribuye a ralentizar el progreso hacia una sociedad de ciudadanos libres

Unas iglesia abandonada en Rio Grande do Sul (Brasil) / PAULO HOEPER GETTY IMAGES

Jesús Zamora Bonilla, El País, 1 de mayo de 2019

Una de las falacias que se cometen con más asiduidad en ese terreno, ya de por sí minado de falacias, que conocemos como “pensamiento religioso” es la afirmación de que “quienes no creen en una religión tradicional, es porque creen en otra”. Esta otra “religión” puede ser la ciencia, el humanismo, el fútbol, el dinero, o la revolución socialista… ponga el lector los ejemplos que quiera. La enésima repetición de esta fábula se ha publicado estos días en el diario EL PAÍS, en un artículo de Juan Arnau Navarro (¿En qué creen los ateos?, 27-4-2019) que repasa unas cuantas publicaciones recientes sobre la historia del ateísmo. Por desgracia, no por más veces repetido posee aquel argumento mayor validez.

Lee el resto de esta entrada »