Quiénes libran la cruzada contra la nueva ley del aborto: grupos, redes y dinero de un lobby radical metido en Vox y en el PP

octubre 2, 2021

Tras una década creciendo, el bloque antiabortista presume de miles de grupos coordinados en espacios como Sí a la Vida, Provida y Foro de la Familia

Manifestación de antiabortistas ante la sede del PSOE, en junio de este año / Europa Press

___________________

Ángel Munárriz, InfoLibre, 2 de octubre de 2021

Ha salido a la palestra la palabra “aborto” y tiembla ya la tapa de la caja de los truenos. Zumba a todo volumen el avispero antiabortista, un enjambre hipermovilizado, que presume de miles –¡miles!– de organizaciones, entretejidas en espacios de colaboración en permanente campaña y con tentáculos internacionales. Un lobby permeado por cuadros de la derecha institucional, en la que a su vez ejerce una significativa influencia.

Ángel Munárriz en infoLibre examina las redes y las conexiones del espectro autodenominado provida, que espera con el hacha de guerra a Irene Montero y su ley del aborto.

Más de una década acumulando fuerza

La consulta pública para la reforma legal ya está abierta. El objetivo del departamento de Montero es que el primer texto esté listo en diciembre. Por el tema al que afecta, no será una reforma más. Tampoco se enfrentará a una oposición cualquiera. Hay un sólido bloque enfrente, que va mucho más allá de Vox, el PP y la Iglesia diocesana. El movimiento antiabortista, de matriz católica radical, es un lobby creciente que jura dar la batalla hasta el final. No muestra dudas ni vacilaciones. Su enfoque del aborto es sencillo: crimen, asesinato. En Europa, el movimiento mira a Hungría. Al otro lado del charco, se fija en el cristianismo radical estadounidense, que ya inspira reformas de corte talibán. En el plano partidista, sobresale Vox, pero el ala dura del PP también forma parte, si bien en el partido de la gaviota la cuestión genera contradicciones.

Lee el resto de esta entrada »

Más de la mitad del comité asesor del Gobierno sobre aborto y eutanasia tiene estrecha vinculación con la Iglesia

septiembre 30, 2021

Siete de los 12 miembros en total y de los 11 con voto del Comité de Bioética, que apoya el anhelo episcopal de objetar en bloque a la ley de eutanasia, tienen destacada relación profesional o como fieles con entidades católicas

foto-grupo-comite-bioetica-kr7G--620x349@abc

Algunos miembros del Comiteé de Bioética. Su presidente, Federico de Montalvo, tercero por la dcha. / Fuente foto

Ángel Munárriz, InfoLibre, 30 de septiembre de 2021

He aquí un primer vistazo al perfil y la actividad de los miembros del Comité de Bioética, el organismo público que asesora al Gobierno sobre temas como el aborto y la eutanasia. ¿Hay algo que llame la atención? Veamos.

El presidente, Federico de Montalvo, es vicerrector de una universidad católica y ha cargado duramente contra la Ley de Eutanasia, sobre la que asesora al Gobierno, en un acto organizado por el episcopado. Los vocales Álvaro Gándara y Nicolás Jouve, que figuran como profesores de una universidad católica, son destacados puntales del movimiento provida. Gándara impulsa un intento de tumbar en el Constitucional la ley de eutanasia, sobre la que firma informes en el comité público asesor. Ambos son firmantes del manifiesto contra la eutanasia de la Plataforma Los 7.000, integrada por grupos de la esfera ultracatólica. Jouve, premio Hazte Oír por su compromiso antiabortista, preside la asociación Cívica, que tiene un contador de bebés muertos por aborto. Además, firmó una carta enviada al papa para advertirle contra los planes de Pedro Sánchez antes de una reunión que ambos líderes iban a mantener.

Más. Vicente Bellver, otro vocal, es también firmante del manifiesto contra la ley de eutanasia y miembro de la Academia Pontificia por la Vida, a la que ha pertenecido el también vocal José Miguel Serrano. Natalia López Moratalla, miembro del Opus, firma el manifiesto de la Plataforma Los 7.000. Manuel de los Reyes, otro vocal, tiene relación profesional con instituciones católicas.

Lee el resto de esta entrada »

La mezcla de la política y la religión en Colombia

septiembre 16, 2021

Los partidos cristianos plantean unirse en una lista única, lo cual podría llevarlos a tener entre 9 y 12 senadores, una bancada histórica para estos sectores radicales de ultraderecha

Un hombre reza durante un servicio evangélico en la Iglesia Manantial en Bogotá, Colombia, en 2017 / FERNANDO VERGARA / AP

__________________

Ariel Ávila, El País, 16 de septiembre de 2021

Las iglesias evangélicas, de todo tipo de tamaño y matices, han tendido, casi siempre, a participar en política y a mezclar la religión y la política. Generalmente, era un comportamiento de algún pastor cristiano que tenía ambiciones políticas personales y se metía en algún partido tradicional para lograr su objetivo. Hasta este punto, el discurso cristiano era utilizado para lograr el voto de los feligreses, pero no era una agenda legislativa.

Las cosas comenzaron a cambiar hace poco más de una década, pues, estas iglesias cristianas comenzaron a crecer con dos estrategias. Por un lado, una crítica a la iglesia católica y, por otro, agitar discursos radiales en un momento donde los derechos de las mujeres, población LGBTI y donde los jóvenes se convertían en motores de cambio cultural. La estrategia del pánico y la crítica a lo diferente servían para atraer población que veía en esos cambios una amenaza a su statu quo. Además, todas estas sectas se aprovechaban, bastante bien, de las situaciones de crisis social que ha tenido el país.

Lee el resto de esta entrada »

Fanatismo religioso y cruzadas anticomunistas: quién es quién en la ultraderecha mexicana

septiembre 14, 2021

Los expertos dudan de que la derecha radical pueda tener una proyección electoral significativa pese a la larga historia de los movimientos extremistas mexicanos

Plantón del Frente Nacional Anti Andrés Manuel López Obrador (FRENA) en avenida Juárez y Paseo de la Reforma en septiembre 2020.NAYELI CRUZ

___________________________________

Francesco Manetto, El País, 14 de septiembre de 2021

Una reunión, una fotografía y se abrió la caja de Pandora. El líder del partido ultraderechista español Vox, Santiago Abascal, aterrizó hace diez días en Ciudad de México, donde se reunió con senadores del Partido Acción Nacional (PAN) e incluso dos políticos del Partido Revolucionario Institucional (PRI). La cita desató un vendaval en las dos formaciones opositoras al Gobierno de Andrés Manuel López Obrador. La primera apartó al operador político que organizó el acto y la segunda se desvinculó por completo de cualquier acuerdo con Vox. Abascal llegó buscando adhesiones a la llamada Carta de Madrid, una suerte de manifiesto “en defensa de la libertad en la Iberosfera”. Es decir, el germen de una guerra cultural, una cruzada que pretenden librar en la región agitando el espantajo de una supuesta amenaza comunista.

El PAN es una organización conservadora que integra algunas voces y sectores radicales, pero en su conjunto los expertos no lo consideran asimilable a Vox, fundado en 2013 precisamente como escisión de una fuerza neoliberal con ideario más amplio, el Partido Popular, con el que después, sin embargo, pactó. La pregunta es si en el México de López Obrador hay espacio electoral para la extrema derecha y el discurso autoritario más allá de manifestaciones anecdóticas. Y quién puede encarnar esa retórica, que casi siempre ha ido de la mano del fanatismo religioso o el ultracatolicismo. Francisco Abundis, director de la firma de análisis de opinión Parametría, ve al país reacio a esta tendencia. “Política y religión no se suelen mezclar. De entrada, al mexicano no le gusta unir las dos cosas”, afirma. Además, los datos indican que, aun en el caso de ciudadanos creyentes y practicantes, el porcentaje de votantes dispuesto a seguir las instrucciones de un párroco es reducido. Esa predisposición es menor, al menos entre los católicos, señala Abundis.

FRENA, el Frente Nacional anti-AMLO

Lee el resto de esta entrada »

Evangélicos: el nuevo reino terrenal de la ultraderecha en América Latina

agosto 29, 2021

La derecha latinoamericana ha visto en ese auge evangélico una puerta abierta para captar votantes en un nicho social que tradicionalmente se le ha resistido: los pobres.

6128faa240676

Bolsonaro con el presentador de televisión Silvio Santos y el obispo evangélico Edir Macedo / Evaristo Sa -AFP

César G. Calero, Público, 29 de agosto de 2021

Edir Macedo, fundador de la Iglesia Universal del Reino de Dios, vio cumplida su profecía de la ‘nación divina’ cuando su amigo Jair Bolsonaro tocó el cielo (del Palacio del Planalto) en 2018. Macedo es el arquetipo de los líderes religiosos que han ido acumulando riqueza y poder político en América Latina. Las iglesias evangélicas avanzan sin freno en una región que era el semillero de la Iglesia católica hasta hace poco. Cien millones de fieles llenan sus templos y escuchan las soflamas antiabortistas de los pastores pentecostales. Pero su discurso no se circunscribe al ámbito religioso.

Gracias a imperios mediáticos como el que ha levantado Macedo en Brasil, los evangélicos son hoy un influyente lobby político. A Dilma Rousseff casi le cuesta la presidencia en 2010 su idea de despenalizar el aborto. En plena campaña electoral y ante la presión de los evangélicos, tuvo que matizar su propuesta. Leviatán para todas las iglesias, el aborto ha servido ahora de excusa a los evangélicos argentinos para denostar a la escritora argentina Claudia Piñeiro, guionista de El Reino, una serie de televisión que refleja las promiscuas relaciones entre el poder político y algunos líderes espirituales.

Estrenada recientemente en ese averno audiovisual llamado Netflix, la serie ha batido récords de audiencia en Argentina. A la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina le ha debido sentar a cuerno quemado que la ficción se inspire en las veleidades terrenales de algunos pastores.

Lee el resto de esta entrada »

El fundamentalismo islámico: la extrema derecha de Oriente Medio

agosto 25, 2021

Antisemitismo, conspiraciones, fundamentalismo religioso, uso de la violencia como arma política, defensa de la familia y la tradición, ultranacionalismo, antifeminismo, antimarxismo… ¿hablamos de extrema derecha occidental o fundamentalismo islámico? 

E8_QXR-X0BsA0Ph

Ronald Reagan reunido en la Casa Blanca con líderes muyahidines afganos, febrero de 1983 / Michael Evans

Álvaro Soler,  Al Descubierto, 25 de agosto de 2021

La civilización occidental (o cristiana occidental) y la civilización musulmana han sido históricamente mostradas como bloques antagónicos y enfrentados, sobre todo para las posturas políticas más conservadoras pero también a otro niveles. Dicha cosmovisión está volviendo a ser espolvoreada estos días a través de las ideologías más reaccionarías, las cuales se apoyan en los acontecimientos recientes protagonizados por los Talibán y la toma del poder político en Afganistán para generalizar, desinformar o incluso estigmatizar a la totalidad de la comunidad musulmana mundial, extendiendo el fundamentalismo islámico, una forma ortodoxa y extremista de entender los preceptos de la religión musulmana, a toda una sociedad y una cultura que en absoluto tiene por qué compartir esos valores, del mismo modo que las sociedades occidentales no comparten el ultracatolicismo.

Paradójicamente, la extrema derecha occidental es la principal fuerza política que instrumentaliza los actos violentos de grupos fundamentalistas islámicos como el DAESH, Al Qaeda o los propios Talibán para enarbolar sus discursos islamófobos. Lo paradójico es que las posturas de la ultraderecha occidental y del fundamentalismo islámico se asemejan mucho en las maneras que tienen de entender la realidad social y política.

De esta manera, como otros científicos sociales han defendido, es bastante acertado por sus paralelismos comprender a parte del fundamentalismo islámico como una reacción política catalogable dentro de la extrema derecha, si bien, con las características históricas y culturales de Oriente Medio, que la hace diferente en muchos aspectos a la ultraderecha de occidente.

El fundamentalismo islámico y sus semejanzas con el neofascismo

La extrema derecha se presenta en la mayoría de ocasiones como una opción contraria al yihadismo y al fundamentalismo islámico de cualquier tipo, señalando continuamente sus peores facetas e incluso agitando la bandera de la igualdad, la democracia y la libertad. Sin embargo, aunque la extrema derecha se presenta como la salvadora frente el radicalismo islamista, lo cierto es que se asemejan en muchos aspectos, siendo estos dos movimientos políticos síntoma inequívoco de la oleada reaccionaria que, en general, se está viviendo de manera social y política en todo el mundo.

Lee el resto de esta entrada »

Negacionistas e idólatras: sin valores, la educación no es posible

agosto 18, 2021

“Nadie nace odiando, las personas aprenden a odiar, y si pueden aprender a odiar, también se les puede enseñar a amar”. 
Nelson Mandela

Jesús Parra Montero, Nueva Tribuna, 18 de agosto de 2021

Una de las palabras que se ha puesto de actualidad para definir cierto comportamiento de un segmento amplio de la sociedad que luchan contra cualquier cambio, exhibido por aquellos individuos que eligen negar la realidad de una verdad que les resulta incómoda, es “el negacionismo”; irracionalmente rechazan aceptar una realidad empíricamente verificable o la validación de una experiencia o evidencia históricas; dan la espalda a la realidad en favor de una mentira que es más confortable para ellos. Las causas de este irracional comportamiento pueden ser diversas: las creencias religiosas, políticas, económicas o sociales, el egoísmo enfermizo, los mecanismos de defensa o las posiciones políticas contra ideas que les resultan perturbadoras. Aunque hoy destaca el negacionismo contra las vacunas del Covid-19,  el comportamiento negacionista es mucho más amplio y afecta a muchas más áreas.

Otro de los comportamientos de actualidad, aunque no se utilice expresamente el término, es “la idolatría”. La RAE define este comportamiento como aquella persona que adora o rinde culto a un ídolo; también, quien ama o admira con exceso a una persona o una cosa u objeto. La idolatría ha existido en todas las épocas históricas; en todos los tiempos y culturas, también actualmente, se han adorado objetos o imágenes que representaban a la divinidad; pero las idolatrías del hombre contemporáneo han ido cambiando con los tiempos, los ídolos o divinidades ya no son objetos, sino determinados conceptos y formas de vida con las que nos identificamos; existen, asimismo, otros ídolos más preocupantes ligados a una sociedad que exalta el individualismo y el egocentrismo y que se ha hecho cada vez más tolerante con los caprichos de los propios “egos”: se enaltece el culto a la personalidad. A la vez que se desconocen y permanecen en el anonimato personajes que con su acción, investigación y ciencia han mejorado el mundo, se elige y se admira mundialmente como ídolos a personajes populares o famosos (megaestrellas del deporte o del cine…), hasta caer en el fanatismo y la idolatría. La fama y el dinero, la belleza, incluso el placer, ocupan el lugar supremo en la escala de valores del comportamiento de muchas personas. En el fondo, es la proyección inconsciente de lo que uno mismo quisiera alcanzar o llegar a ser. Los medios actuales de comunicación facilitan en demasía que nazcan “mesías” o se suban “ídolos” a los altares de la fama.

Lee el resto de esta entrada »

La financiación para tumbar derechos de las mujeres y LGTBI en Europa se cuadruplica en diez años

agosto 15, 2021

El informe ‘La Punta del Iceberg’, del Foro Parlamentario Europeo sobre Derechos Sexuales y Reproductivos (EPF), le ha puesto cifras al auge de los grupos que intentan imponer una agenda ultracatólica a través de “una estrategia cuidadosamente orquestada” que “está produciendo resultados concretos”, según detallan.

60f816402f641

Ignacio Arsuaga (Hazte Oír) durante una protesta de la plataforma CitizenGo contra Disney por apoyar la “agenda radical LGTBI” /Fuente

Marta Borraz, El Diario, 15 de agosto de 2021

707,2 millones de dólares para intentar tumbar los derechos sexuales y reproductivos. Son las cifras que una reciente investigación del Foro Parlamentario Europeo sobre Derechos Sexuales y Reproductivos (EPF) atribuye a la agenda ultracatólica en Europa con la que un conglomerado de fundaciones y ONG opera para socavar las leyes de aborto, educación sexual y LGTBI y evitar que se proclamen nuevas.

El foro es una red de parlamentarios de todo el continente que ha monitorizado la actividad de medio centenar de grupos y el dinero que han gastado en esta agenda, que llama antigénero. El informe La Punta del Iceberg. Financiadores religiosos extremistas contra los derechos sexuales y reproductivos revela que se ha multiplicado por cuatro en una década al pasar de los 22,2 millones en 2009 a los 96 de 2018. En total han sumado 707,2 millones en diez años en una aproximación “subestimada”, destaca.

Las cifras ilustran el auge en los últimos años de los movimientos contrarios al feminismo y los derechos de las mujeres, el aborto y el colectivo LGTBI. Entre ellos está la asociación española HazteOír o su filial internacional CitizenGo, a las que el estudio atribuye un gasto de 32,7 millones de euros en este periodo, y todo un conglomerado de actores con peso en el seno de la Unión Europea, donde intentan influir políticamente. Pero también dentro de sus fronteras. La investigación destaca Francia, Italia, Alemania, España y Polonia como los países base de las fundaciones más “importantes”. En nuestro país HazteOír se hizo conocido por fletar el autobús tránsfobo y lanzar iniciativas ultraconservadoras. Son conocidos sus vínculos con Vox, formación con la que comparte discurso e ideas, pero también nombres en las listas electorales.

Lee el resto de esta entrada »

Hazte Oír, Citizen Go, Abogados Cristianos… las mil caras de la secta ultracatólica el Yunque en España

agosto 14, 2021

Fuente imagen, Fundación Rosa Luxemburgo / Documento “La derecha radical en el Estado Español”

__________________________

Juan Francisco Albert, Al descubierto, 14 de agosto de 2021

Estos días de agosto Hazte Oír ha vuelto a salir a la palestra dada la filtración de Wikileaks que revela las fortunas y empresas que financiaron a la organización ultracatólica. Esta posteriormente usaría estos recursos para impulsar a Vox.

Pero Hazte Oír es solo una de las muchas caras de El Yunque en España. Pero ¿Qué es el Yunque?

Esta organización es una secta secreta de carácter paramilitar fundada en 1955, en Puebla, en México. Esta organización tenía como objetivos defender la cristiandad y a la Iglesia Católica, estableciendo el Reino de Dios en la tierra, a través de la infiltración en las esferas de poder político e institucional para convertir la legislación a su doctrina religiosa. Fue durante los años 70 cuando el Yunque llegó a España y comenzó una lenta labor de infiltración. Para los años 90 ya tenía toda una serie de contactos y cuadros con los que poder realizar una fuerte batalla contra los ideales progresistas y todos aquellos que según la organización fueran contra la doctrina religiosa.

Es en esta época fue cuando el Yunque comienza a utilizar su conocido modus operandi, simulando ser movimientos espontáneos de la sociedad civil que sirvan para presionar al poder político y finalmente acaparar poder institucional.

Lee el resto de esta entrada »

Valores de democracia en la escuela, por Enrique del Teso

agosto 14, 2021

Aula vacía / Pepa Losada

_________

Enrique del Teso, La Voz de Asturias, 14 de agosto de 2021

«El que no se movió fui yo», dijo en 1982 Francisco Fernández Ordóñez. Había estado en el ala socialdemócrata de la UCD. El PSOE de aquella levantaba el puño en los mítines y en la izquierda no estaba bien visto que te viesen con socialdemócratas. Pero la UCD implosionó, el PSOE se fue moviendo a la derecha y así en el 82 Fernández Ordóñez se encontró con que sin moverse del sitio ahora estaba dentro del PSOE. En el lenguaje ordinario decimos que algo es ideológico si es discutible. Por eso la forma ordinaria de negar los hechos es considerar ideológica su enunciación. Los alérgicos al conocimiento, por ejemplo, llaman ideología a la teoría de la evolución. Llamamos ideología a todo lo que se puede discutir en democracia, no a la democracia en sí. Decimos que hay políticos que suben o bajan los impuestos por su ideología. Pero no llamamos ideología a que haya elecciones, aunque lo sea, para que no parezca algo opinable. Tratamos a la democracia como no discutible. Y a la democracia le pasa como al conocimiento. La forma ordinaria en que atacan a la democracia los que le tienen alergia es llamar ideológicos a sus principios definitorios. Y a la democracia también le pasa como a Fernández Ordóñez. La democracia, sin moverse de su sitio, quedó en la izquierda. La derecha se derechizó y se va de ella.

La educación es un ámbito en el que hay que trenzar con finura la complicidad de los poderes públicos con las familias, un ámbito con una fuerte capacidad de agitación social y a la vez con poca incidencia electoral. Es un ámbito donde los intereses económicos e ideológicos son intensos y que está dominado por compulsiones emocionales (miedos, aspiraciones, ansiedades por el futuro), porque la relación con los hijos bloquea como ninguna la racionalidad y la visión de conjunto. No hay acuerdos de Estado ni los habrá. En la educación, la democracia es atacada por sus alérgicos como en ningún otro ámbito.

Lee el resto de esta entrada »