El pin parental, nueva trinchera de la extrema derecha

enero 18, 2020

Una nueva guerra cultural al servicio de la reacción.

Josefina Martínez, CTXT, 18 de enero de 2020

Las campañas antigénero de la extrema derecha encuentran un campo de batalla propicio en la educación pública, donde el “derecho parental” se erige como trinchera contra la diversidad sexual. El “pin parental” de Vox, adoptado por el Gobierno de Murcia para que los padres conservadores puedan impedir la asistencia de sus hijos a contenidos sobre diversidad afectivo-sexual en la escuela, es una nueva bandera en esta cruzada.

Según los investigadores eslovacos Roman Kuhar y Aleš Zobec “uno de los objetivos más importantes del movimiento antigénero en Europa son las escuelas públicas y el sistema educativo”. Grupos de “padres preocupados” se organizan para protestar contra la supuesta violación del derecho a educar a sus hijos de acuerdo con sus convicciones religiosas y filosóficas. Estas iniciativas tratan de limitar a los maestros para que no hablen en clase de temas como la diversidad sexual o las familias no tradicionales. Los ultras sostienen que la teoría de género se ha infiltrado en las aulas y que a los alumnos se les está “sexualizando” y adoctrinando con la ideología feminista y la propaganda de la homosexualidad.

Los grupos conservadores quieren establecer que el “derecho de los padres” sobre la educación de sus hijos se encuentra por encima de cualquier criterio social. Este argumento se basa en un sentido común que prioriza la protección de la intimidad familiar frente a lo que se vería como una intromisión del Estado. La trampa es mostrar como un movimiento defensivo –proteger a los menores– lo que es una ofensiva reaccionaria contra las mujeres, la comunidad LGTBI y los propios niños y jóvenes. La idea de que se trata de “nuestros hijos” busca dotar de legitimidad lo que es una política de discriminación.

El concepto de “ideología de género” fue una creación del Vaticano para demonizar las teorías feministas y queer. Se trata de un dispositivo retórico reaccionario con el objetivo de oponerse a la desnaturalización del orden sexual. También funciona como “un enemigo multipropósito” que unifica a corrientes religiosas, colectivos antiderechos y partidos de extrema derecha. Lee el resto de esta entrada »


Dios los cría, y Franco los junta: ¿qué Iglesia es posible en España tras la exhumación?

octubre 26, 2019

Los obispos no se oponen a la exhumación de Franco, pero sí al fin de las prebendas que les dio el dictador

El prior Cantera, con los Franco

Jesús Bastante, Religión Digital, 26 de octubre de 2019

Cuando Franco murió, la Iglesia española había dejado ‘atados y bien atados’ sus privilegios en una sociedad que intentaba avanzar, lentamente, hacia la democracia. En Roma, diez años atrás, había concluido el Concilio Vaticano II, que trató de poner a la Iglesia católica en hora con el mundo, pero los obispos españoles seguían con el reloj parado en 1953, momento en que el Régimen consagró la alianza entre la Cruz y la Espada que hizo posible la ‘Sagrada Cruzada’ (así llamaron los obispos en 1937 a la Guerra Civil).

Hoy, 44 años después, con Franco reinhumado en Mingorrubio, los obispos españoles continúan mirando con dificultad al futuro. Igual que sucediera tras el Concilio, pocos prelados se animan a seguir el impulso del Papa Francisco y acabar con una Iglesia clericalizada, que oculta en un armario los estigmas de los abusos de poder y sexuales, se afana en conservar privilegios anacrónicos y sigue sin darse cuenta de que hoy, en pleno siglo XXI, España ha dejado de ser católica y su influencia en la sociedad resulta prácticamente insignificante.

En muy pocos países de nuestro entorno la Iglesia católica (y sólo la Iglesia católica) recibe, sin dar nada a cambio, un porcentaje de los Presupuestos Generales del Estado, cuya finalidad no detalla con precisión.

Acabar con la herencia del dictador

Los obispos no se oponen a la exhumación de Franco, pero sí al fin de las prebendas que les dio el dictador. El nuevo Concordado (ahora llamado Acuerdos Iglesia-Estado), que se negoció a la par que la Constitución y fue aprobado ahora hace 40 años, continúa dotando a la Iglesia de múltiples beneficios fiscales, económicos, jurídicos y de presencia social.

La enseñanza de la Religión católica es de oferta obligatoria y sus profesores son designados por el obispo del lugar (que puede despedirlos sin dar razón alguna), pero pagados por la Administración. Con el personal religioso en hospitales públicos, el Ejército o las prisiones sucede tres cuartos de lo mismo.

Polémicas inmatriculaciones Lee el resto de esta entrada »


La ultraderecha nacional católica está desbocada

octubre 6, 2019

Imagen relacionada

Fuentes Laicismo.org / Diario crítico

Francisco Delgado

Las declaraciones de personajes destacados del PP y de Vox del jueves pasado, en sede parlamentaria de la Comunidad de Madrid, relacionados con la más que probable retirada de la momia de Franco del Valle de los Caídos, en mi opinión, fue una vergüenza para la política. La posterior alusión, de un dirigente de Vox, sobre las “13 Rosas” asesinadas por el franquismo fueron vomitivas.

Más allá de la casposa incultura histórica supina que demuestran, al referirse a “quema de iglesias”… lanzaron un ataque, de forma deliberada a la línea de flotación de la democracia, en suma, un ataque, premeditado, a los derechos, a la convivencia y a las libertades.

Quienes, desde diversidad de ideologías, tratan de marcar una equidistancia entre lo que pasó entre 1931 y 1936 y entre 1936 y 1939 o no saben nada o tratan de tapar los crímenes de lesa humanidad que se cometieron por parte de los golpistas fascistas nacional católicos y sus aliados entre 1936 y 1953.

Es una evidencia histórica que en la España convulsa de los años treinta del siglo XX, hubo grupos políticos y personajes que defendían la República y se alineaban con la izquierda que cometieron atropellos innecesarios. La historia está ahí, no se puede modificar, aunque -en ocasiones- tenga diferentes interpretaciones, según con el “cristal” con la que se analice. Pero sin tratar de justificarlos, por supuesto, también hay que analizar lo que fue ocurriendo mucho antes del 31, por no irnos más atrás, al menos desde el período absolutista del XIX, desde la fallida I República, durante la dictadura de P de Rivera… pues durante décadas y décadas se multiplicaron las injusticias y los atropellos hacia las clases trabajadoras y el liberalismo ilustrado y hacia personas y grupos de convicciones no católicas, por parte de las clases dominantes y de la jerarquía católica, que iban en total comunión. Lee el resto de esta entrada »