Tras la reunión con Omella el pasado junio, Carmen Calvo recibió en Moncloa a representantes de las religiones musulmana, judía y evangélica

julio 22, 2020

¿Hacia el multiconfesionalismo?
“En el encuentro se abordaron temas como educación, antisemitismo y pastores jubilados”. “Ante todos ellos -como antes hiciera durante el encuentro con el presidente de la Conferencia Episcopal, Juan José Omella- el Gobierno reivindicó “la necesidad de ahondar en la neutralidad de los poderes públicos, cuyo ejemplo ser hizo visible en el reciente acto de Estado en homenaje a las víctimas de la COVID19”

Carmen Calvo, con los representantes evangélicos / Moncloa-Juan Aguirre

Fuentes: Vida Nueva / MPR

La vicepresidenta primera del Gobierno, ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Carmen Calvo, se ha reunido este miércoles 22 de julio con los representantes de la Comisión Islámica de España (CIE), la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (FEREDE) y la Federación de Comunidades Judías de España (FCJE).

Según ha informado el Ministerio de la Presidencia en un comunicado recogido por EFE, la vicepresidenta del Gobierno continuará mañana, 23 de julio, su ronda de reuniones con las confesiones religiosas de notorio arraigo. Así, se encontrará con representantes de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, de los Testigos de Jehová y de la Unión Budista de España-Federación de Entidades Budistas de España.

En primer lugar la vicepresidenta se ha reunido con los representantes de la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (FEREDE), a continuación con la Federación de Comunidades Judías de España (FCJE) y, por último, ha cerrado la ronda de contactos previstas para el día de hoy con los representantes de la Comisión Islámica de España (CIE)

A la reunión con la Comisión Islámica de España (CIE) han acudido varios representantes encabezados por su nuevo presidente Ayman Adlbi, recientemente elegido tras el fallecimiento de Ray Tatary durante la pandemia por el Covid-19. Al encuentro también ha asistido el secretario de la CIE, Mohamed Ajana. Carmen Calvo también se ha reunido con el presidente de la Federación de Comunidades Judías de España (FCJE), Isaac Benzaquén, y  con el presidente de la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (FEREDE), Manuel Rodríguez, y a su secretario ejecutivo, Mariano Blázquez.

Esta ronda de reuniones tiene lugar un mes después de que la vicepresidenta del Gobierno se reuniese en Moncloa, el pasado 24 de junio, con el presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), el cardenal Juan José Omella. Ambos, encargados de pilotar las relaciones Iglesia-Estado, acordaron en ese momento establecer “una agenda amplia de trabajo para avanzar en un modelo que permita la colaboración y la resolución de las posibles discrepancias que pudieran plantearse y se han designado a las personas encargadas de ello”. Lee el resto de esta entrada »


El Gobierno quiere dejar atrás la primacía de la iglesia católica y abordará una ley de libertad de conciencia

julio 18, 2020

“El Gobierno avanza hacia la neutralidad religiosa del Estado: tras el homenaje laico a las víctimas, recibirá a representantes de todas las confesiones”

VIDEO: Reunión entre el cardenal Omella y Carmen Calvo para trabajar en una agenda conjunta de colaboración - Iglesia en España - COPE

Reunión entre el cardenal Omella y Carmen Calvo

En su artículo Jesús Bastante entiende que tras el acto del día 16 no hay “marcha atrás”, que el Gobierno, en aras de la neutralidad y de quitar peso a la iglesia católica, avanza hacia el multiconfesionalismo y hacia un Estado laico. Pero la laicidad ha de ir más allá de la formalidad de regular funerales civiles, presencia de simbología religiosa o asistencia a actos de confesiones religiosas… Poco puede avanzarse sin tocar los Acuerdos con el Vaticano
_________________

Jesús Bastante, elDiario.es, 18 de julio de 2020

No hay marcha atrás. La Iglesia católica ha dejado de ser “interlocutor principal” del Gobierno, pero, sobre todo, abandonará el papel que ha jugado en el Estado durante cuatro décadas y que no le corresponde según la Constitución. Después de que este jueves se celebrara el primer homenaje de Estado totalmente laico en más de 40 años de democracia por las víctimas de la Covid-19, el Ejecutivo socialista se ha marcado como objetivo avanzar decididamente en la plena laicidad del Estado. Y eso implica, al menos en lo formal, que la Conferencia Episcopal pase a ser ‘uno más’ dentro de la interlocución del Gobierno con las distintas confesiones religiosas.

El Gobierno de coalición va dando pasos para garantizar la neutralidad religiosa de las instituciones del Estado, que llevan décadas sometidas a la primacía de la Iglesia católica. El plan del Ejecutivo de Pedro Sánchez, que delegó esa tarea en la vicepresidenta Carmen Calvo ya en la anterior legislatura, va más allá de gestos como la retirada de la simbología católica en la ceremonia de acceso al cargo del presidente y los ministros o la ceremonia civil en homenaje a las víctimas de la pandemia. La pretensión es eliminar algunos privilegios de la Conferencia Episcopal –como la exención del pago de impuestos como el IBI– e intentar equiparar a todas las religiones, además de impulsar una ley de libertad de conciencia, algo que figura en el acuerdo suscrito por PSOE y Unidas Podemos.

España rindió esta semana el primer homenaje de Estado, semejante a un funeral, sin rito católico para recordar a los fallecidos por la COVID-19. No hay marcha atrás en el camino a la laicidad del país, señalan en el Gobierno. Aún así, esa decisión provocó que la Conferencia Episcopal convocara una misa diez días antes a la que asistieron los reyes y Calvo en representación del Ejecutivo, además de numerosos representantes de los poderes civiles y militares. El funeral celebrado en la catedral de la Almudena, en el centro de Madrid, el pasado 6 de julio, ya no fue de Estado. Y no habrá más, al menos mientras gobierne Pedro Sánchez. Lee el resto de esta entrada »


Café (religioso) para todos: el multiconfesionalismo frena el avance al Estado laico

agosto 11, 2018

Confesiones con “notorio arraigo” reclaman mayor presencia de sus asignaturas en la escuela pública

El PSOE propone convertir las capillas en lugares públicos en “oratorios multiconfesionales” y el Gobierno del PP estudió poner siete casillas religiosas más en el IRPF

Jorge García, presidente de Movimiento Hacia un Estado Laico, lanza una voz de alarma: “El salto hacia el multiconfesionalismo que parecen querer dar cada vez más autoridades es un gravísimo error”

El rey Felipe VI y el presidente de la Comisión Islámica de España, Riay Tatary / Comisión Islámica de España / InfoLibre

Ángel Munárriz, InfoLibre, 11 de agosto de 2018

Es ya un tópico –pero no por tópico menos cierto– decir que la Constitución del 78 se redactó con “rumor de sables” de fondo. Menos se dice, aunque es igual de cierto, que había también rumor de sotanas. El tránsito a la democracia supuso para la Iglesia una amenaza existencial, ya que había trabado una alianza con la dictadura, consagrada por el Concordato de 1953, de imposible traslado a un marco aconfesional. La Iglesia salvó el envite. ¿Cómo? Supo aprovechar al mismo tiempo, sin ahogarse en contradicciones, la incrustación de su élite en el sistema declinante con el pedigrí antifranquista de sus párrocos obreristas, convirtiéndose en un agente importante de la Transición. El resultado fue el diseño de una relación Iglesia-Estado respetuosa hasta tal punto con el grueso de los privilegios eclesiales que bordea la inconstitucionalidad. Y si este estatus no ha sido más seriamente puesto en entredicho ha sido porque, como compensación por las prebendas otorgadas a la Iglesia católica, el Estado ha ido repartiendo favores a su competencia, generando una suerte de multiconfesionalismo asimétrico.

“Los privilegios de la Iglesia católica no sólo se han terminado aposentando, sino que se han extendido. Esto es una dinámica que hay que parar”, afirma Juanjo Picó, portavoz de Europa Laica. Picó observa con preocupación la polémica surgida en la Comunidad Valenciana a raíz de la decisión del Consell bipartito (PSPV-Compromís) de implantar el curso que viene la asignatura de Religión islámica. Es un asunto incómodo para el movimiento laico, eminentemente progresista, a cuyos miembros desagrada compartir trinchera, aunque sea circunstancialmente y en base a argumentos distintos, con quienes rechazan la asignatura desde posiciones más o menos próximas a la islamofobia. Pero sobre todo es un tema que abre en canal el debate sobre la relación del Estado, en particular del sistema educativo público, con las confesiones religiosas. La pregunta es: ¿Puede la supresión de privilegios de la confesión católica acometerse con la extensión de los mismos a musulmana, la judía, la evangélica…?

La fe y la escuela

Lee el resto de esta entrada »