Un poco de historia de la blasfemia como medida de la importancia social de la religión / Alemania

agosto 22, 2020

Según la Biblia, todo aquel que se burla, insulta o calumnia a Dios de palabra, escritura o acción es sancionado. Como los gobernantes absolutistas han basado su reclamo de poder en el derecho divino, esta prohibición realmente religiosa de la blasfemia también encuentra su camino en la jurisdicción estatal

Monumento a Jean-François Lefèbvre de la Barre en Square Nadar en París / Imagen: © picture alliance / Gilles Targat /

Paul Hartmann, Katholisch.de  / Vía Religión Digital, 22 de agosto de 2020

“El que injuria el nombre del SEÑOR merece la muerte; toda la congregación lo apedreará hasta que muera. Esto se aplica tanto al extranjero como al nativo: si injuria el nombre de Dios, será muerto”. (Lev 24:16.) Cuando se trata de blasfemia, el Antiguo Testamento encuentra palabras duras. No es de extrañar, la burla del Todopoderoso ya es un tema en los diez mandamientos: “No abusarás del nombre del SEÑOR tu Dios; porque el SEÑOR no deja sin castigo a los que abusan de su nombre”. (Éxodo 20,7)

Cualquiera que se burle, insulte o calumnie a Dios de palabra, escritura o acción, es sancionado según la Biblia. La blasfemia o blasfemia (de las palabras griegas bláptein / traer daño y phếmê / la reputación; así traducido literalmente como daño a la reputación) es un modelo de pensamiento que solo existe en las religiones monoteístas; la blasfemia contra diosas, por ejemplo, es bastante inusual.

Un ejemplo muy conocido es Jean-François Lefèbvre de la Barre a mediados del siglo XVIII. El entonces joven de 19 años de edad de una familia aristocrática hizo, como sigue siendo el caso hoy en día, lo que muchos adultos jóvenes de su edad: cuestionó el sistema de gobierno y a las autoridades, incluyendo la Iglesia, aunque en una medida contenida en comparación a las condiciones de hoy en día.

Se dice que no se quitó el sombrero en una procesión de Corpus Christi y cantó canciones salaces en otro momento. Por esta razón, entre otras, y por otras nimiedades, de la Barre fue juzgado en 1766. El castigo: se le corta la lengua al joven de ya entonces 21 años, se le corta la mano derecha, se le tortura, se le decapita y luego se le quema. Lee el resto de esta entrada »


Radiografía del delito contra sentimientos religiosos: menos de una veintena de denuncias en 25 años y solo una condena

marzo 16, 2020

Entidades ultracatólicas intentan resucitar en el último lustro a golpe de titular un tipo penal que es prácticamente una anécdota en la realidad judicial

Insultos entre feministas y católicos antes del juicio del 'coño insumiso'

Insultos entre feministas y católicos antes del juicio del ‘coño insumiso’. EFE

Elena Herrera, El Diario.es, 16 de marzo de 2020

Menos de una veintena de casos en 25 años de vigencia y, la práctica totalidad de ellos, solventados con archivos o absoluciones en los tribunales. Es el balance de la aplicación en España del delito de escarnio de las creencias religiosas, un tipo penal que entidades ultracatólicas como Abogados Cristianos, Hazte oír, Alternativa Española o Falange Vasconavarra han intentado resucitar en el último lustro a golpe de titular. A pesar de ser prácticamente una anécdota en la realidad judicial española, estos procedimientos acaparan una gran atención mediática y, en ocasiones, suponen para los querellados años de imputaciones.

Este fue el caso de tres mujeres procesadas por haber participado en 2014 Sevilla en la llamada ‘procesión del coño insumiso’. Tras casi seis años de procedimiento fueron absueltas el pasado enero por un juez que amparó esa protesta en el debate sobre el aborto. Precisamente por dos mensajes públicos de apoyo a estas mujeres en los que insultaba a Dios y a la Virgen fue a juicio el actor Willy Toledo. Una jueza lo absolvió recientemente al considerar que la finalidad no era la ofensa de los sentimientos religiosos, sino “la defensa de la actuación de las que él considera sus compañeras”.

Otros casos mediáticos son el del juicio al cantautor Javier Krahe por un vídeo en el que se cocinaba un Cristo, el chiste del humorista Dani Mateo sobre el Valle de los Caídos o representaciones culturales como las ‘carnicerías vaticanas’, la perfomance Amén, en la que el artista Abel Azcona escribió la palabra “pederastia” con 242 hostias consagradas, o la de la Drag Sethlas, que se vistió de Virgen en el carnaval de Las Palmas. Todos tienen en común que fueron objeto de querellas por supuestamente haber ofendido los sentimientos de los creyentes a instancias de asociaciones o partidos –rara vez los querellantes son creyentes individuales o congregaciones religiosas– que acabaron en archivo o absolución en los tribunales. Lee el resto de esta entrada »


Pruébelo usted en la oficina

marzo 15, 2020

ESTE HOMBRE SE encuentra en el banquillo por haberse cagado en una realidad imaginada. De ahí su gesto de perplejidad…

Pruébelo usted en la oficina

Foto Kike Para

Juan José Millás, El País, 15 de marzo de 2020

Este hombre encuentra en el banquillo por haberse cagado en una realidad imaginada. De ahí su gesto de perplejidad. Entendemos por realidad imaginada aquella que desaparece si dejamos de creer en ella, al contrario, por ejemplo, de Marte, empecinado en seguir ahí con independencia de la confianza que le profesemos. Quien dice Marte dice la Luna o el Everest. Yuval Noah Harari, el antropólogo judío autor de Sapiens, explica muy bien el asunto este de las realidades imaginadas sirviéndose de una marca importantísima de coches, en la que ahora no caigo, y de la que afirma que desaparecería en poco tiempo si dejáramos de creer en ella y de adquirir sus automóviles. Es lo que le ocurriría, asimismo, y por abundar, a Mercadona, cuya existencia depende de nuestra fe en sus establecimientos.

El mundo está lleno, en fin, de realidades imaginadas cuya fuerza, curiosamente, es muy superior a la de las reales. Si yo me cagara, en un momento de dolor (porque me he pillado un dedo con la puerta, pongamos por caso), si yo me cagara, decíamos, en la Meseta Central rusa, que tiene más de medio millón de kilómetros cuadrados reales centímetro a centímetro, nadie me llevaría a juicio. Tampoco si me cagara en Venus, que está a la vista de todos.

—¡Me cago en Venus!

¿Lo ven? No pasa nada. La realidad real lo aguanta todo con una paciencia infinita. Mañana, en la oficina, pruebe usted a cagarse en los Montes Urales y comprobará que hasta hace gracia. Pero no se le ocurra cagarse en una realidad fantástica si no quiere acabar como Willy Toledo, el señor de la fotografía.


El Grupo de la Izquierda Confederal pide acabar con el delito de blasfemia en el Código Penal

febrero 25, 2020

Presenta junto a representantes de Europa Laica y otros colectivos una moción en el Senado para situar a España en las recomendaciones europeas sobre la libertad de expresión y la creciente sensibilidad de ciertas religiones.

Presentación de la moción / Rueda de prensa

Tercera Información, 25 de febrero de 2020

Los senadores del Grupo Parlamentario de la Izquierda Confederal han reclamado hoy en el Senado impulsar la derogación del artículo 525 del Código Penal, con el objetivo de alinear a nuestro país con el sentir de laComisión Europea, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos o el Consejo de Europa, que han apostado claramente por despenalizar esta clase de delitos.

En la rueda de prensa han participado además de los senadores Koldo Martínez, Pilar González, Carles Mulet, Vicenç Vidal y Eduardo Rubiño los representantes de Europa Laica, Antonio Gómez Movellán, la periodista Teresa Aranguren de la Asociación proDerechos Humanos y el filósofo Javier Sádaba.

Los senadores del Grupo Parlamentario de la Izquierda Confederal han reclamado hoy en el Senado impulsar la derogación del artículo 525 del Código Penal, con el objetivo de alinear a nuestro país con el sentir de la Comisión Europea, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos o el Consejo de Europa, que han apostado claramente por despenalizar esta clase de delitos.

En la rueda de prensa han participado además de los senadores Koldo Martínez, Pilar González, Carles Mulet, Vicenç Vidal y Eduardo Rubiño los representantes de Europa Laica, Antonio Gómez Movellán, la periodista Teresa Aranguren de la Asociación proDerechos Humanos y el filósofo Javier Sádaba.

 

Vídeo rueda de prensa presentación de la moción

Lee el resto de esta entrada »


El Grupo de la Izquierda Confederal junto a organizaciones sociales, como Europa Laica, presentarán el jueves 25 en el Senado una moción reclamando la derogación del delito de blasfemia (art.525 CP)

febrero 24, 2020
unnamed

Salón de los Pasos Perdidos

Fuente: Europa Laica, 24 de febrero de 2020

Si bien el delito de blasfemia como tal desapareció de nuestro Código Penal a partir de 1988, persiste camuflado en la tipificación de ofensas a los sentimientos religiosos, lo que conlleva que los juzgados de instrucción admitan querellas por hechos fundamentados en ofensas a los sentimientos de los miembros de una confesión religiosa.

La presentación de esta moción instando al Gobierno a impulsar los trámites y el procedimiento para la derogación del artículo 525 del Código Penal**, consensuada con las organizaciones políticas y sociales, tendrá lugar mañana en una rueda de prensa en el Salón de los Pasos Perdidos del Senado. A la misma asistirán representantes del Grupo de la Izquierda Confederal en el Senado, así como Antonio Gómez Movellán, presidente de Europa Laica, el filósofo Javier Sadaba, representantes de la Asociación ProDerechos Humanos de España y de la Fundación Ferrer y Guardia.


**artículo 525 del Código Penal:

1. Incurrirán en la pena de multa de ocho a doce meses los que, para ofender los sentimientos de los miembros de una confesión religiosa, hagan públicamente, de palabra, por escrito o mediante cualquier tipo de documento, escarnio de sus dogmas, creencias, ritos o ceremonias, o vejen, también públicamente, a quienes los profesan o practican.

2. En las mismas penas incurrirán los que hagan públicamente escarnio, de palabra o por escrito, de quienes no profesan religión o creencia alguna.


Texto de la moción

 

Lee el resto de esta entrada »


Luis Fernández y Antonio Gómez Movellán en “La Buena Tarde” (RPA)

febrero 19, 2020

Para hablar del delito de ofensa a los sentimientos religiosos intervinieron en el programa radiofónico La Buena Tarde Luis Fernández y Antonio Gómez Movellán

Resultado de imagen de emisora de radio rpa

19 de febrero de 2020

El programa “La Buena Tarde” (RPA), que presenta entre otros Alejandro Fonseca, dedicó hoy un breve espacio a uno de los temas del momento: la denuncia de Abogados Cristianos contra Willy Toledo que el pasado lunes le sentó en el banquillo de los acusados por un delito de ofensa a los sentimientos religiosos.

Y para hablar de ello, del delito de escarnio contemplado en nuestro Código Penal, (artículo 525)*, de la ofensa a los sentimientos religiosos, Alejandro Fonseca entrevistó a Antonio Gómez Movellán, presidente de Europa Laica (vía telefónica) y a Luis Fernández, presidente de Asturias Laica.

Audio
Fuente

 

Lee el resto de esta entrada »


La soportable levedad, en democracia, de las ofensas a los sentimientos religiosos.

febrero 17, 2020

 

Resultado de imagen de la vida de brian crucifisión

Fotograma “La vida de Brian”, Monty Python

Miguel Presno, El derecho y el revés, 17 de febrero de 2020

Los medios de comunicación nos informaron que un juez ha acordado el procesamiento de Willy Toledo por haber escrito en su página de Facebook “Yo me cago en dios y me sobra mierda para cagarme en el dogma de la santidad y la virginidad de la Vírgen María” y “Me cago en la Vírgen del Pilar y me cago en tó lo que se menea”. Estas expresiones las publicó en el contexto de una opinión crítica sobre la apertura de juicio oral contra tres mujeres por la llamada“procesión del coño insumiso” pero el juez considera que pueden ser constitutivas del delito de ofensa a los sentimientos religiosos previsto en el artículo 525 del Código Penal español: “incurrirán en la pena de multa de ocho a doce meses los que, para ofender los sentimientos de los miembros de una confesión religiosa, hagan públicamente, de palabra, por escrito o mediante cualquier tipo de documento, escarnio de sus dogmas, creencias, ritos o ceremonias, o vejen, también públicamente, a quienes los profesan o practican. 2. En las mismas penas incurrirán los que hagan públicamente escarnio, de palabra o por escrito, de quienes no profesan religión o creencia alguna”.

Este artículo no incluye la blasfemia como una de las conductas típicas, pues no se castiga la ofensa al corpus doctrinal de una o varias confesiones pero, como señala el profesor Víctor Vázquez, sí puede afirmarse que, en gran medida, el precepto constituye un sucedáneo del viejo tipo penal de escarnio de la religión, cargado de subjetivismo, en el que es complicado determinar la existencia real de un daño y con la exigencia de probar un ánimo específico muy difícil de constatar en la práctica.

No obstante, y suponiendo que se pudiera constatar que una o varias personas se sintieron ofendidas y que la expresión se realizó con el propósito manifiesto de producir ese resultado, ¿es posible fundamentar constitucionalmente esa garantía penal de los sentimientos religiosos? Lee el resto de esta entrada »


Vía Crucis de los Abogados Cristianos

febrero 17, 2020

Willy Toledo, denunciado por Abogados Cristianos, deberá sentarse en el banquillo hoy a las 11:30  en el juzgado de lo Penal número 26 de Madrid  por unos comentarios que publicó en 2017 en Facebook en los que insultaba a Dios y a la Virgen

Willy Toledo durante una rueda de prensa. EFE/Archivo

David Bollero, Público, 17 de febrero de 2020

“Yo me cago en Dios y me sobra mierda para cagarme en el dogma de la santidad y virginidad de la Virgen María. Este país es una vergüenza insoportable. Me puede el asco. Iros a la mierda. Viva el coño insumiso”.  Decir algo así, para los Abogados Cristianos, cuesta 22 meses de multa. Es lo que piden para Willy Toledo en el juicio que arranca hoy, para el que ya hay convocada una concentración en apoyo al actor y activista a las 11:00 horas de la mañana en la puerta de los Juzgados de lo Penal en Julián Camarillo 11 (Madrid).

No es la primera vez que escribo sobre este asunto, porque hace años que arrancó este homenaje al esperpento de Valle-Inclán. Los Abogados Cristianos nos tienen demasiado acostumbrados a su ridículo. Han perdido tantas causas imposibles que ya ni tenemos agujetas de tanto reír, lo que no quita para que ver el modo en que consumen los limitados recursos de la Justicia sea intolerable.

Pareciera que este grupo ultracatólico quisiera resucitar, por la gracia de Dios, una nueva Inquisición, precisamente, en uno de los momentos más bajos de la Iglesia católica. Su pureza de espíritu y caridad cristianas son directamente proporcionales a los padres nuestros que ha rezado un servidor. ¿Verdad que les hemos visto llenar las redes sociales, incluso las calles, protestando contra el listado de casos de pederastia en el seno de la Iglesia? ¿Verdad que las querellas por este motivo se amontonan?

Si la Fiscalía no ve delito de odio en el hecho de que Rocío Monasterio hable de“manadas de menas” (menores extranjeros no acompañados) y los vincule a la inseguridad en las calles, ¿creen que debería elevarse a la categoría de delito las manifestaciones de Toledo? Es absurdo, tanto como el doble rasero que aplican estos sectores ultracatólicos en los que los Abogados Cristianos quiere ser punta de lanza y, de nuevo a este servidor, no le sirven ni para calzar una mesa coja. Lee el resto de esta entrada »


Cagarse en dios todavía es delito

febrero 14, 2020

Por Antonio Gómez Movellán, presidente de Europa Laica

cross-1012485_1280-1024x768

Pixabay

Público, 14 de febrero de 2020

La blasfemia, en España, en pleno siglo XXI, es un delito. Muchos socialistas que hoy se indignan con el procesamiento de hoy a Willy Toledo o ayer al Gran Wyoming o Dani Mateo por cagarse en la cruz del Valle de los Caídos o por cagarse en la Virgen en una red social , fueron los mismos que, en el año 1995, promulgaron (con la abstención electoralista del PP) el Código Penal que tipifica la blasfemia como delito y algunas ministras que hoy se sientan en el banco azul , como Margarita Robles, fueron las mismas que celebraron la promulgación del Código Penal, al ritmo de salsa de Caco Sonante, en una fiesta hortera que organizó, en el Palacio de Parcent de la calle San Bernardo de Madrid, el entonces viceministro Belloch.

Ese código penal que celebraron, a ritmo de salsa, Belloch y Margarita Robles tuvo como resultado llenar las cárceles de presos, incluyendo a más de mil jóvenes que se negaron a realizar el servicio militar.

En realidad no había nada que celebrar y así lo hicimos público varias personas en un manifiesto, encabezado por Gonzalo Martinez-Fresneda, publicado en El País el 8 de junio de 1996,  donde denunciábamos el carácter reaccionario de ese Código Penal. Incluso, en algunos aspectos, en el Código Penal de 1995, se produjeron, en relación a la última reforma penal que realizó el franquismo en 1973, regresiones. Por ejemplo, mientras en la reforma del Código Penal franquista la blasfemia se circunscribía a los lugares y actos de culto, en el Código Penal de la democracia la blasfemia (ahora escondida bajo el término de “ofensas a los sentimientos religiosos”), se extendía a cualquier lugar o medio. Además, las penas por blasfemia en el Código Penal de la democracia son sorprendentes van de ocho a doce meses y la profanación (otro curiosísimo delito), en los artículos 523 y 524, incluso está más condenada que la blasfemia con penas de ¡seis meses a seis años!, dándose la paradoja que interrumpir el consejo de ministros tumultuosamente es más leve (son solo cuatro años) que interrumpir una misa católica (¡hasta seis años!!). Lee el resto de esta entrada »


Una propuesta alternativa de regulación de los delitos de expresión

octubre 25, 2019

La asociación GEPC propone sacar del Código Penal el delito contra los sentimientos religiosos

Imagen relacionada

25 de octubre de 2019

El Grupo de Estudios Política Criminal presentaba hoy en Madrid, tal y como recoge hoy El Diario.es, un documento en el que se propone la supresión de los delitos contra los sentimientos religiosos, una reforma de los delitos de provocación al odio y al terrorismo limitándolos a los casos en los que esa incitación sea pública y la despenalización de los delitos de injurias.

La Asociación GEPC, tal y como se recoge en su web, quedó constituida en 1989 “como un grupo permanente de trabajo dedicado a desarrollar e impulsar investigaciones y propuestas político criminales a partir de presupuestos progresistas”, y con el paso del tiempo “ha ampliado con el paso del tiempo su actividad a labores de promoción de sus propuestas en el debate ciudadano y en el ámbito político”

El Grupo, abierto a nuevas incorporaciones, lo constituyen “más de 150 penalistas con una doble procedencia, catedráticos y profesores permanentes de derecho penal de universidades españolas, y jueces, magistrados y fiscales activos en los diversos niveles de la jurisdicción penal española”

El documento presentado surge, como recogen en la presentación tras constatar que las sucesivas reformas del Código Penal han ido ampliando la protección de otros bienes jurídicos en detrimento de la libertad de expresión: “La actual regulación de los delitos que colindan con la libertad de expresión dentro de nuestro Código Penal es fruto de una sucesión de reformas en las que paulatinamente se ha ido ampliando la protección de otros bienes jurídicos en menoscabo de aquélla. Dichos cambios se enmarcan en un escenario político criminal en el que ha primado la seguridad pública sobre las libertades personales, cuya protección se subordina en todo caso”…

Documento

Lee el resto de esta entrada »