El anacronismo del Arzobispado castrense… y su designación real

junio 7, 2021

El conocido como ‘obispo de los militares’ es el único cargo eclesiástico cuya designación depende del rey de España: el favorito de Felipe VI es el secretario general y portavoz de la cúpula eclesiástica, Luis Argüello, cuya elección podría suponer una importante pérdida para el diálogo entre la Conferencia Episcopal y el Ejecutivo

c52c22c0-7d4b-42c2-94be-bc9b224b29df_16-9-discover-aspect-ratio_default_0

El obispo auxiliar de Valladolid y secretario general de la Confederación Episcopal Española, Luis Argüello. EFE/ Nacho Gallego/Archivo

Jesús Bastante, El Diario / Religión Digital, 7 de junio de 2021

Dentro del anacronismo de dos instituciones milenarias como la iglesia católica y la monarquía, el Arzobispado Castrense resulta una anomalía aún más singular. Disfruta de un rango militar –equivalente a general de división–, con sueldo pagado por el Ministerio de Defensa de unos 5.000 euros al mes para defender la fe católica dentro de las Fuerzas Armadas… pero cuyo nombramiento es el único que no depende en último término del Papa.

Y es que quien decidirá el nombre del futuro arzobispo castrense, tras el fallecimiento, en enero, de Juan del Río, no es otro que Felipe VI.

¿Y cómo hemos llegado hasta aquí?

Un poco de historia: El BOE de 24 de septiembre de 1976. En ese día, siendo Papa Papa Pablo VI , se publicó el primer acuerdo entre el Gobierno español y la Santa Sede, renunciando el Estado al privilegio de nombrar obispos y renunciando la Santa Sede al llamado privilegio del Fuero. Después de ese primer Acuerdo de 1976, en el año 1979 se firmaron los otros cuatro acuerdos parciales (el jurídico, el de la enseñanza, el de las Fuerzas Armadas y el económico), constituyendo los cinco un verdadero Concordato.

Fijémonos en el artículo 1º del Acuerdo de 1976, aún vigente, el cual, después de señalar correctamente que el nombramiento de Arzobispos y Obispos es de la competencia exclusiva de la Santa Sede, añade lo siguiente en el número 3º, que es excepción de lo anterior: “La provisión del Vicariato General Castrense se hará mediante la propuesta de una terna de nombres, formada de común acuerdo entre la Nunciatura Apostólica y el Ministerio de Asuntos Exteriores y sometida a la aprobación de la Santa Sede. El Rey presentará, en el término de quince días, uno de ellos para su nombramiento por el Romano Pontífice”.

Lee el resto de esta entrada »

Armada española ¿siglo XXI? Ceremonia institucional de Puesta a Flote del submarino S81

abril 22, 2021

El nuevo submarino S-81 Isaac Peral, engalanado, esperaba la llegada este jueves, 22 de abril, de la Familia Real para la ceremonia de su bautismo, señalaba El Mundo

vlcsnap-2021-04-22-20h10m08s034

Fotograma vídeo de la ceremonia publicado por Navantia

22 de abril de 2021

Y, así fue efectivamente. En la ceremonia institucional de “puesta a flote” (está previsto que la primera navegación fuera de puerto se realice a principios de 2022 y su entrega a la Armada un año después), celebrada en el astillero Navantia de Cartagena, y presidida por la Familia Real al completo acompañada por la ministra de Defensa y el presidente de la Comunidad de Murcia, -entre otras autoridades civiles y militares-, el nuevo submarino, (4.000 millones de submarino), tuvo su bautismo y su madrina.

Y es que la ceremonia, acabados los discursos oficiales, continuó con estas palabras de la maestra de ceremonias:

Se va a proceder ahora a la bendición del submarino por lo que les rogamos que se pongan en pie.

El ordinario castrense de España, siguiendo la fórmula tradicional de la Armada Española bendice el submarino

La bendición-bautismo del ordinario Castrense, Carlos J. Montes Herreros, se completó con la intervención de la madrina, la princesa Leonor y el clásico acto de estrellar una botella contra el casco.

¿Siglo XXI? ¿Estado aconfesional?

Vídeo
Fragmento de la ceremonia publicada por Navantia

Lee el resto de esta entrada »

Cuando al arzobispo lo elige el Rey

abril 2, 2021

El Gobierno y el Nuncio del Vaticano inician el proceso para nombrar al nuevo vicario castrense

GMCYIZK4YAA7KICOZLWN7NMTFM

El nuncio del Vaticano en España, Bernardito Auza, con Felipe VI tras entregarle sus credenciales en enero de 2020.ZIPI / EFE

Miguel González, El País, 2 de abril de 2021

En julio de 1976, el marqués de Mondejar, jefe de la Casa del Rey, acudió al Vaticano con un mensaje personal para el Papa: Juan Carlos I renunciaba al derecho de presentación de obispos. El nuevo rey se desprendía voluntariamente de un privilegio histórico de los monarcas de la Casa de Austria que Franco recuperó y el Concordato de 1953 consagró, sellando el control de la dictadura sobre la jerarquía eclesiástica. En virtud de esa prerrogativa, Franco elegía a los nuevos obispos a partir de una terna cocinada entre el Ministerio de Exteriores y el Nuncio del Papa en España. Finalmente, el Pontífice se limitaba a ratificar el nombramiento.

Mientras se mantuvo la simbiosis entre el Estado nacional-católico y una jerarquía que había bendecido la Guerra Civil como cruzada no hubo problema pero, tras el Concilio Vaticano II (1962-65), la Iglesia marcó distancias con el régimen y el engranaje empezó a chirriar, hasta el punto de que muchos obispados quedaron sin cubrir y se multiplicaron los obispos auxiliares, nombrados directamente por el Vaticano.

La renuncia del Rey, en 1976, fue ratificada por el Concordato de 1979, que abolió el privilegio de presentación de obispos, y la Constitución de 1978, que consagró el carácter aconfesional del Estado. Sin embargo, aún se mantiene un vestigio del antiguo régimen en el sistema de nombramiento del arzobispo castrense, bajo cuya jurisdicción están los miembros católicos de las Fuerzas Armadas, la Guardia Civil y la Policía Nacional, así como sus familias. El único cuya diócesis no tiene límites territoriales, pues abarca toda España, e incluso los contingentes desplegados en misiones internacionales.

Lee el resto de esta entrada »

La Armada recibe la Corbata Cruz Fidélitas por su labor de difusión del Evangelio

diciembre 16, 2019

La Cruz Fidelitas se crea para premiar el tiempo de fidelidad y dedicación ministerial de los capellanes castrenses en las Fuerzas Armadas de España y para recompensar acciones notables y meritorias, tanto de capellanes como del personal militar o civil y también instituciones, en referencia a la Iglesia y al Evangelio en el ámbito del Arzobispado Castrense de España”.

Fuente foto: Armada Española

16 de diciembre de 2019

Vía Laicismo.org. ¦ Fuentes: Arzobispado castrense de España / Armada Española

El 13 de diciembre, el Arzobispo Castrense de España, Juan del Río, presidió en la Iglesia Catedral de las Fuerzas Armadas en Madrid, la Eucaristía celebrada en honor de la Inmaculada Concepción, patrona de los capellanes y la posterior entrega de condecoraciones.

La misa comenzó con la bendición del cuadro del “Cristo de Mena” obra del autor malagueño Raúl Berzosa donado por la Congregación del Santísimo Cristo de La Buena Muerte de Mena  (también condecorada) y fue concelebrada por el Vicario General, los Vicarios episcopales del Ministerio de Defensa, del Ejército de Tierra y de la Guardia Civil, de la Armada, del Ejército del Aire y de la Policía Nacional, el Secretario General, el Rector del Seminario y capellanes castrenses.

Tras la Eucaristía se impusieron condecoraciones en sus diversas categorías tras la lectura del artículo primero del Decreto de creación de la medalla que dice: “La Cruz Fidelitas se crea para premiar el tiempo de fidelidad y dedicación ministerial de los capellanes castrenses en las Fuerzas Armadas de España y para recompensar acciones notables y meritorias, tanto de capellanes como del personal militar o civil y también instituciones, en referencia a la Iglesia y al Evangelio en el ámbito del Arzobispado Castrense de España”.

Además de la Armada, entre los condecorados se encontraban instituciones como la Congregación del Cristo de la Buena Muerte (Cristo de Mena) de Málaga, Oficina de Protocolo de la Guardia Civil. Autoridades como D. Alfredo Martínez, Jefe de Protocolo de la Secretaria General de la Casa de Su Majestad el Rey, D. Antonio Pelayo, Asesor de Asuntos Religiosos en la Embajada de España ante la Santa Sede y D. Eduardo Pomares. Capellanes, personal civil, de las Fuerzas Armadas, de la Guardia Civil y de la Policía Nacional. Lee el resto de esta entrada »