El Tribunal de Cuentas fiscaliza por primera vez la financiación pública de las confesiones islámica, evangélica y judía

diciembre 9, 2019
  • La fiscalización del dinero público dedicado a la Iglesia incluye al organismo creado por Zapatero para subvencionar a las confesiones minoritarias.
  • La Comisión Islámica y las federaciones evangélica y judía han recibido más de 35 millones desde 2005, más de 2 millones de media al año
  • La auditoría revisa la justificación y liquidación de las subvenciones entregadas por la Fundación Pluralismo y Convivencia


Ángel Munárriz
, InfoLibre, 9 de diciembre de 2019

El histórico entrañamiento entre el Estado español y la Iglesia católica, articulado a través de múltiples mecanismos entre los que destacan los acuerdos bilaterales de 1976-1979, ha eclipsado la relación de colaboración de los sucesivos gobiernos democráticos con el resto de confesiones religiosas. Pero tales relaciones existen. Son constantes. Y tienen implicaciones económicas, que además ahora están siendo auditadas por primera vez por el Tribunal de Cuentas. La Fundación Pluralismo y Convivencia, perteneciente al sector público y objeto de atención de dicha fiscalización, ha dedicado desde su constitución en 2005 más de 35 millones de euros en subvenciones a las organizaciones representantes en España de islámicos, evangélicos y judíos. El promedio es superior a 2,3 millones al año.

El Tribunal de Cuentas, que actualmente está elaborando una auditoría de las relaciones económicas del Estado con las confesiones religiosas, también ha puesto en el punto de mira esta fundación. Es cierto que la auditoría se centra en la Iglesia católica. No en vano, esta institución consume anualmente 250 millones de euros de dinero público a través del IRPF, montante al que se suman exenciones fiscales, conciertos, ayudas y sueldos públicos. Se trata de una relación económica de miles de millones de euros al año, repartida en un amplio abanico de conceptos que cuestionan seriamente la aconfesionalidad del Estado. Es normal que una relación así deje en un segundo plano la existente con el resto de confesiones. Pero estas también reciben dinero público. La Fundación Pluralismo y Convivencia se encarga de ello. Ese es, de hecho, su objetivo fundamental.

“La labor de la fundación va dirigida a la normalización y acomodo del hecho religioso como elementos clave en la construcción de una convivencia adecuada e inclusiva. Por ello, además de la relación con las confesiones trabajamos activamente por una mejor gestión publica de la diversidad religiosa de forma que se avance en la garantía de un derecho fundamental”, señala Pluralismo y Convivencia en un escrito dirigido a este periódico.

Esta fundación nació en 2005, impulsada por José Luis Rodríguez Zapatero. Europa Laica atribuye al que fuera presidente entre 2004 y 2011 un gran impulso a una política de “café para todos” en el terreno religioso que ha ido configurado una suerte de multiconfesionalismo asimétrico. La cursiva es obligada porque España es, constitucionalmente, un Estado aconfesional, sin religión oficial. No obstante, la referencia existente en el texto del 78 a la religión católica, sumada a la traducción del Concordato de 1953 al lenguaje y los estándares democráticos que supusieron los acuerdos de 1976-1979, con toda su carta de privilegios, ha mantenido a la Iglesia de Roma en una situación de privilegio en los terreno fiscal, simbólico y educativo. No hay que olvidar que, en virtud de aquellos acuerdos, en el BOE sigue incrustada una frase que dice: “La mayoría del pueblo español profesa la Religión Católica“. Al pie, las firmas del cardenal Villot y el ministro Marcelino Oreja. Lee el resto de esta entrada »


Las tres religiones monoteístas (judía, cristiana y musulmana) se unen contra la eutanasia

octubre 28, 2019

En la ‘Declaración conjunta de las religiones monoteístas abrahámicas sobre la problemática del fin de la vida’, judíos, cristianos y musulmanes rechazan “categóricamente cualquier presión y acción sobre los pacientes para inducirles a terminar con sus vidas”

Jesús Bastante, Religión Digital, 28 de octubre de 2019

“La eutanasia y el suicidio asistido son moral e intrínsecamente incorrectos y deben prohibirse sin excepción”

“La eutanasia y el suicidio asistido son moral e intrínsecamente incorrectos y deben prohibirse sin excepción”. Así, tajantes, se muestran las grandes religiones monoteístas, en una declaración conjunta emitida este mediodía y que ha sido presentada en Roma por Vincenzo Paglia.

En la ‘Declaración conjunta de las religiones monoteístas abrahámicas sobre la problemática del fin de la vida’, judíos, cristianos y musulmanes rechazan “categóricamente cualquier presión y acción sobre los pacientes para inducirles a terminar con sus vidas”.

El texto además, defiende la objeción de conciencia de médicos, enfermeros y personal hospitalario a este respecto, subrayando que “ningún trabajador de la salud debe ser forzado o sometido a presión para ayudar directa o indirectamente a la muerte deliberada e intencional de un paciente por suicidio asistido o cualquier forma de eutanasia, especialmente cuando tales prácticas van en contra de las creencias religiosas”.

Consuelo y alivio del dolor

“Estamos comprometidos a crear conciencia sobre los cuidados paliativos a través de la capacitación adecuada y el despliegue de recursos relacionados con los tratamientos para el sufrimiento y la muerte”

A su vez, las religiones monoteístas “alentamos y apoyamos una presencia calificada y profesional de Cuidados Paliativos en todas partes y para cada uno”, y piden comprometerse “moral y religiosamente a proporcionar consuelo, alivio del dolor, cercanía, asistencia espiritual a la persona que está muriendo y a su familia”. Lee el resto de esta entrada »


Religiones y eutanasia

septiembre 29, 2019

Muro de las lamentaciones, Jerusalén / Diego Delso

Redacción DMD, Revista nº 73, (2016)
29 de septiembre de 2019

Introducción

Las religiones –así, en plural– han jugado un papel determinante en la configuración de las diversas sociedades hasta llegar a las actuales. Sin duda representan una de las construcciones humanas más influyentes. Durante siglos, las religiones-institución han establecido las normas sobre lo que debe y lo que no debe hacerse, determinando la moral pública –y también la privada– de las sociedades, hasta el punto de trasladar a las leyes civiles unos principios y valores propiamente religiosos que, todavía hoy, en pleno siglo XXI, es posible identificar en el ordenamiento legal de sociedades modernas, que se definen como aconfesionales o incluso laicas.

Pretendemos analizar en este trabajo por qué las religiones han jugado este papel predominante en el establecimiento y control de la moral pública y, más concretamente, qué posiciones mantienen aquellas con relevancia en nuestro ámbito cultural, especialmente el catolicismo, respecto a una cuestión como la eutanasia que, en opinión del teólogo católico Juan José Tamayo, “es un tema incómodo para la ética, quizá por una concepción sacral e idealizada de la vida y por una imagen trágica de la muerte y del miedo a la nada”.

Abordamos este análisis desde el más sincero y total respeto por las creencias particulares que, en la esfera espiritual y religiosa, forman parte del núcleo fundamental de la propia persona. Un respeto que no impide la crítica y el rechazo de algunas actitudes, pasadas y presentes, por parte de las jerarquías eclesiales, “los funcionarios de la Iglesia”, en acertada expresión de otro teólogo, Hans Küng. Lee el resto de esta entrada »


Europa abandona el ‘laissez faire’ con la religión

septiembre 1, 2019

Aunque la sociedad es cada vez más secular, las jurisdicciones europeas están promulgando más leyes para controlar o prohibir determinadas prácticas religiosas. Especialmente del islam.

Foto: Un hombre se manifiesta contra la prohibición en Francia del 'burkini'. (Reuters)

Un hombre se manifiesta contra la prohibición en Francia del ‘burkini’. (Reuters)

A.A. El Confidencial, 1 de septiembre de 2019

La sociedad europea es cada vez más secular y menos practicante –el 55% de los jóvenes adultos europeos se considera “sin religión”, según datos de la Encuesta Social Europea 2014/16-, y pese a la importante presencia histórica del cristianismo se ha promulgado durante las últimas décadas la separación Iglesia-Estado, dejando a hacer a las religiones en el ámbito privado. Sin embargo, en los últimos años las jurisdicciones de los países europeos están promulgando más y más leyes para controlar, reducir o incluso prohibir determinadas prácticas religiosas. Y el objetivo de estas leyes es, principalmente, el islam.

Europa es, precisamente, la zona geográfica donde más han crecido las , según un análisis de la encuestadora Pew Research publicado el pasado julio. Si en 2007 la tasa de limitaciones de los gobiernos europeos sobre las distintas religiones era de 1,5 frente al 2,3 de la media global sobre un máximo de diez, en 2017 (los últimos datos que reflejan) había crecido hasta 3,0 frente al 3,4 de la media global. El doble en diez años.

Es decir, las restricciones sobre la religión impuestas por los gobiernos han crecido, pero en Europa de manera especialmente rápida y brusca, tanto porque partían de una base sin apenas restricciones y más aún tratándose de un continente que promulga el respeto total y a la libertad de culto y la tolerancia religiosa. Lee el resto de esta entrada »


Cuando la imposición del velo a las mujeres era motivo de risa en los países musulmanes

julio 8, 2019

Lejos quedan los días en los que Nasser se reía del velo junto a una audiencia encantada de mofarse de las, por aquel entonces, extravagantes ideas de los Hermanos Musulmanes…El proceso ha sido a un tiempo orgánico y dirigido por los estados o la sociedad patriarcal, y ha cambiado la cara de los países árabes

Egipto 1959

Universidad de El Cairo / Egipto, 1959

Mohorte, Magnet, 8 de julio de 2019

El velo es una cuestión central no sólo a Oriente Medio, sino también a Occidente: la alta masa de inmigración que ha llegado a países europeos y americanos durante las últimas décadas ha provocado que su presencia en espacios públicos sea motivo de debate. Ya sea haciendo una apología explícita de mismo a través del feminismo o planteando su prohibición en las escuelas, el velo representa un debate candente y virulento en la escena política actual.

Parte de los argumentos rotan en torno a su valor cultural: el velo forma parte de la identidad musulmana de muchas mujeres, y no representa tanto la opresión patriarcal a la que queda sometida en algunas sociedades árabes. Sin embargo, el hijab y las distintas formas de velo no siempre han formado parte de la cultura de los países musulmanes: hasta escasamente algunas décadas, su mera imposición causaba risas y ridículo entre grandes audiencias.

La historia nos lleva a 1958 (o 1953, la referencia del año baila), cuando el por aquel entonces presidente de Egipto, Gamal Abdel Nasser, explicó en una abarrotada conferencia cómo el líder de los Hermanos Musulmanes le había solicitado la implantación del velo obligatorio en las calles de Egipto.

En su charla, inmortalizada hoy en vídeo, Nasser cuenta cómo el líder de los Hermanos Musulmanes había planteado un cese de las hostilidades (en un momento de alta convulsión política en Egipto, atentados a la figura del presidente incluidos) a cambio de algunas reformas. Entre ellas, la imposición del velo. Conforme Nasser cuenta la anécdota de la reunión, un hombre de la audiencia exclama: “¡Por qué no lleva el velo él mismo!”.

Vídeo intervención de Gamal Abd el Nasser (جمال عبد الناصر) Lee el resto de esta entrada »


La escuela laica de las sociedades laicas

abril 21, 2019

Aula de la Escuela Moderna Ferrer i Guàrdia

 

Jaume Funes, ara.cat, 21 de abril de 2019

Escribir en Semana Santa lleva a pensar en las religiones. Aún más si lees los periódicos que las asociaciones islámicas reclaman a los gobiernos que pongan los medios para hacer real el derecho de sus hijos e hijas a aprender su religión en la escuela. En tiempo de tonterías electorales tienes que escuchar que no podemos perder las raíces cristianas y que se debe luchar contra la islamización. Tienes que sentir como toda complejidad educativa se resuelve poniendo alguna asignatura obligatoria más al currículo. Compruebas que la memoria social es más que frágil. Quien recuerda la cantidad de veces que el mundo educativo activo y renovador ha opuesto al retorno de la religión como asignatura en las escuelas, que no se trataba de que fuera obligatoria o no sino que no tenía lugar en la escuela?

La verdadera escuela, la buena escuela, sólo puede ser laica. Que no significa de ninguna manera que los alumnos no puedan tener religión ni que el maestro, conociendo cada niño y adolescente, no tenga en cuenta que una parte de su mochila educativa quizás es religiosa o que una parte de la interpretación de la vida que llevan de casa tiene que ver con alguna religión. Pero la escuela siempre es un lugar acogedor en el que no tienen cabida los fundamentalismos.

El universo de las religiones no es el universo de la escuela, aunque sabemos perfectamente que las razones, los sentimientos o las relaciones del alumnado pueden estar situados en los dos universos.Pueden ser dos dimensiones no cotejadas y pueden compartir elementos explicativos del día a día. El trabajo de educar no pasa, de ninguna manera, para renunciar a la lógica no religiosa de la escuela en virtud de la tolerancia. Ninguna tolerancia debe introducir enseñar religiones en el aula.

La laicidad de la escuela es el producto de la defensa de una forma de vivir juntos que se basa en la aceptación crítica de todas las religiones sin que ninguna de ellas pueda ser impuesta a nadie. El esfuerzo para comprender lo que es diferente también incluye sus componentes religiosos. Pero la aceptación también incluye el acuerdo de encontrar y construir un conjunto de referencias culturales compartidas por todos.La escuela siempre educa sujetos que, siendo diferentes, deben formar parte de una sociedad tolerante, libre y laica. La forma de vivir juntos no la definen las religiones, las creencias religiosas. Se trata de aprender a vivir juntos con reglas comunes laicas.


Vivir sin creer

febrero 3, 2019

Frescos en el Duomo de Florencia / Fragmento del Juicio Final

Amelia Valcárcel, El País, 3 de febrero de 2019

La cosa empezó por el infierno. Las más prestigiosas encuestas sobre nivel de creencias religiosas detectaban hace un par de décadas que las personas ponían en duda el castigo eterno, siempre que se aplicara a increyentes de buena fe. Si tus vecinos eran budistas pero decentes, se te hacía difícil pensar que su destino fuera arder por toda la eternidad. La duda es como una mancha de aceite: se extiende fina y perfecta. El infierno, aquel heredero expresionista del Seol y del Hades, empezó a perder cuerpo. Hace una década, el Papa de Roma aseguró que era una especie de estado, pero ningún lugar físico. En consecuencia, el paraíso vendrá aquejado de la misma suerte. Tampoco sería un lugar, en lo que por lugar entendemos. Ni infierno, ni cielo. Las geografías espirituales en que se desenvolvieron las vidas de nuestros ancestros se estaban difuminando, cuando no se borraban de un plumazo. Del purgatorio, excuso decir, no cabe hacer ni mención.

Lee el resto de esta entrada »