Las mujeres entre la izquierda europea y la derecha islámica

abril 16, 2021

Sin título3

Charla-coloquio organizada por Valencia Laica

16 de abril de 2021

La charla coloquio, organizada ayer por Valencia Laica y moderada por su coordinadora, Raquel Ortiz, tuvo como ponentes a Nazarín Armanian y Mimunt Hamido.

La presentación de ambas ponentes, de la que se encargaría Raquel Ortiz, nos la adelantaban también en el Canal de Youtube del Observatorio del Laicismo dónde se ha incorporado la charla:

Nazanin Armanian es una escritora y politóloga iraní exiliada en España desde 1983.​ Licenciada en Ciencias Políticas por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) donde fue profesora de Ciencias Políticas (2009-2013). De 2007 a 2012 fue también profesora sobre temas islámicos en cursos complementarios de la Universidad de Barcelona. En 2015 imparte la asignatura de Relaciones Internacionales en la UNED. Colabora en diversos medios de comunicación españoles con análisis políticos. En sus artículos, libros y conferencias desmitifica la situación de las mujeres en el mundo árabo-musulmán y denuncia el auge del fundamentalismo en todas las religiones. Ha publicado numerosos libros como “El Islam sin velo”, del que es coautora con Martha Zein (Ediciones del Bronce (Planeta) 2009) y traducciones y mantiene una columna semanal en su blog Punto y Seguido en el diario Público.

Lee el resto de esta entrada »

Moras como Dios manda

abril 10, 2021

Hay una reislamización en la cuestión de los derechos de las mujeres que está contando con el beneplácito, entre otros, de académicos, feministas relativistas y ciertos sectores de la izquierda

W4DO6GP3EJBAPBD5SHGD4DDINQ

Original de Cinta Arribas

NAJAT EL HACHMI, El País, 10 de abril de 2021

¿Acaso no soy yo una mujer? Llevo días con la conocida frase de la abolicionista Sojourner Truth cruzándome el pensamiento de forma reiterada. ¿Somos mujeres las mujeres que hemos nacido en familias musulmanas? ¿Somos seres humanos? ¿Podemos aspirar a la igualdad como cualquier otra mujer? ¿Es posible para nosotras una libertad plena, sin más condicionantes que los establecidos por ley para el conjunto de ciudadanos?

Estas preguntas pueden parecer absurdas, pero no lo son a la luz de algunos fenómenos sorprendentes que estamos viendo en los últimos tiempos. Poco me habría podido imaginar hace un cuarto de siglo, cuando descubrí la rabia feroz de Nawal El Saadawi, que a día de hoy me encontraría con voces supuestamente expertas, en medios, academia y administraciones varias, defendiendo la misoginia de la que nos ha costado tanto escapar. O que la promoción de nuestro machismo contaría con el silencio cómplice de algunas feministas muy beligerantes contra las injerencias de la Iglesia, pero sospechosamente calladas ante los embates del islamismo. Aquí es donde cabe repetirse la pregunta: ¿acaso no somos nosotras mujeres?

Hay hombres, españoles de nacimiento, alguno sin confesión religiosa conocida, otros conversos voluntarios al islam, que se dedican a pregonar las virtudes igualitarias de las doctrinas difundidas por Mahoma. En lo que es un sorprendente triple salto de mansplaining se permiten el lujo de: 1) contarnos lo que es ser mujer musulmana y en qué consiste el machismo que sufrimos; 2) explicarnos muy pacientemente cómo tenemos que ser feministas, y 3) describirnos, para que lo entendamos, el racismo que sufrimos. Es una lástima que Rebecca Solnit no haya tenido el gusto de encontrarse con estos hombres que nos cuentan cosas. Es de agradecer su muestra de tanta paciencia y generosidad para instruir a estas pobres e ignorantes moritas.

Lee el resto de esta entrada »

Respuesta al Arzobispo de Oviedo de una feminista

marzo 18, 2021
jesus_sanz_montes_arzobispo_de_toledo

Jesús Sanz Montes, arzobispo de Ovciedo /Fuente imagen

Maria José Capellín, El Comercio, 18 de marzo de 2021

Don Jesús Sanz, arzobispo de Oviedo ha publicado el pasado domingo un artículo, «Hombre y mujer los creó» en que, como es habitual en él, condena al feminismo. Pero lo hace, también como de costumbre, malinterpretándolo, yo diría que deliberadamente, para poder rechazarlo pues no creo que un hombre de sus conocimientos y cargo pueda desconocer de esa manera una de las grandes corrientes del pensamiento de nuestro tiempo.

Reconoce que «durante demasiados siglos se ha impuesto una visión del mundo desde la óptica masculina. Esta concepción monocolor y excluyente, de índole «machista» ha sido pobre y empobrecedora e injusta». Según él la visión feminista cometería el error contrario.

Empecemos aclarando que durante milenios se ha desarrollado un sistema de relaciones de opresión basadas en el sexo que somete y discrimina a las mujeres y desarrolla un conjunto de roles, expectativas y conductas culturalmente determinadas: lo femenino y lo masculino, para que cada uno de los sexos adquiera un comportamiento que contribuya a mantener el sistema y en el que la mujer lleva siempre las de perder. A eso se le llama patriarcado, un sistema que va cambiando pero que tiene una gran resistencia. No es lo mismo el patriarcado en Arabia Saudí que en Asturias, en el siglo XVIII que hoy, como no es lo mismo el cristianismo de las Cruzadas que el del Papa Francisco.

Nos referimos con el «machismo» a aquellas conductas despreciativas o vejatorias hacia las mujeres. Así todos vivimos en un sistema patriarcal pero no todas las personas son machistas.

La cita que hace de Guitton «la mujer posee la llave de nuestros abismos, es capaz de perderlo todo o de salvarlo todo» nos lleva a la inmediata asociación de ese par, tan querido al pensamiento conservador, de Eva que induce al pecado frente a María que lo redime.

Lee el resto de esta entrada »

Eva: así se ha culpado a la mujer a lo largo de la historia del arte de comer una fruta que probaron los dos

febrero 26, 2021

Según la Biblia, Adán y Eva comieron la fruta prohibida, ambos cometieron el Pecado Original, pero a lo largo de la historia Eva se ha convertido en la única culpable

La Ventana del Arte

Miquel del Pozo (La Ventana del Arte), Cadena SER, 26 de febrero de 2021

Esta semana el papa Francisco ha instados a no “entrar en diálogo con el diablo” como “hizo Eva”. A raíz de estas declaraciones queremos hacer un viaje por la historia del arte para ver cómo se ha representado el Pecado original, la “caída” de Eva en la tentación de la serpiente (el diablo).

Para ver cómo, a través de las imágenes, se ha culpabilizado a la mujer de ello.

Comenzamos en Autun, en Francia, para situamos delante de un tímpano esculpido por el maestro Gilbertus entorno al 1130. La obra se conoce como “La Eva de Autun” y se encuentra en el museo Rolin.

La tentación que no aparece en la Biblia: Eva tentando a Adán para que coma el fruto prohibido. La imagen es, sin duda, una de las imágenes más fascinantes de Eva: Lee el resto de esta entrada »


Archivada la causa contra ‘Maculadas sin Remedio’, la muestra denunciada por Vox y PP: no se quiso ofender los sentimientos religiosos

febrero 16, 2021

Las autoras, según el juzgado, contribuyeron “a un debate público-político sobre el papel de la mujer en el seno de una sociedad considerada por las artistas como patriarcal”

’Con flores a Maria’, el cuadro de Charo Corrales que han destrozado en la Diputación de Córdoba, tras la denuncia del PP

Javier Ramajo, El Diario, 16 de febrero de 2021

El Juzgado de Instrucción número 1 de Córdoba ha archivado la causa abierta contra la exposición ‘Maculadas sin remedio’, que acogió el Palacio de la Merced entre mayo y junio de 2019 y donde el cuadro ‘Con Flores a María’, en el que aparecía una imagen de la Virgen María levantándose el manto y dejando ver su zona genital, fue rajado de arriba a abajo un día después de que PP y Vox denunciaran la exposición. En la muestra, donde 14 artistas reivindicaban “la feminidad más profunda” con imágenes de vírgenes, “no ha quedado probado que existiera por parte de las autoras de las obras un dolo específico de ofender los sentimientos de los miembros de una confesión religiosa”, dice el juzgado. Cabe recordar que la denuncia del PP y de la asociación Presencia Cristiana ante la Fiscalía ya fue archivada en junio de 2019.

Ahora el juzgado, en un auto fechado este 11 de febrero y contra el que cabe aún recurso ante la Audiencia Provincial, decreta el sobreseimiento provisional de las actuaciones “al no quedar acreditado que los hechos constituyan un delito contra los sentimientos religiosos del artículo 525 del Código Penal. “Las investigadas realizaron dichas obras como forma de expresión artística, cuyo gusto puede ser cuestionado, pero que en todo caso no tuvo como propósito deliberado ofender o vejar sentimientos religiosos, sino contribuir a un debate público-político sobre el papel de la mujer en el seno de una sociedad considerada por las artistas como patriarcal y discriminatoria señalando el prototipo de mujer expuesta en la pintura barroca de Murillo”, apunta el juzgado cordobés. Lee el resto de esta entrada »


Monoteísmo y misoginia

febrero 11, 2021

#DiaInternacionaldelaMujerylaNiñaenlaCiencia

Las 10 mujeres cient%C3%ADficas m%C3%A1s importantes de la historia

Fuente imagen

Mètode, 11 de febrero de 2021
Josep Lluís Barona, Mujeres y Ciencia. Genealogía de una exclusión (fragmento)

Monoteismo y misoginia

La inferioridad biológica y social de la mujer fue definitivamente reforzada en nuestra tradición cultural por la inferioridad espiritual. La transición del politeísmo, más o menos compatible con las filosofías naturales, hacia un «monoteísmo patriarcal» aún reforzó más la subordinación de la hembra al macho. Cristianismo, judaísmo e islam comparten las raíces de esta religiosidad profundamente misógina, parte esencial de su dogma. La antropología cristiana –reivindicada por algunos como verdadera señal de identidad occidental y europea– no solo estableció desde los primeros concilios que iluminaron la «patrística», y también con las ideas de Pablo de Tarso y Agustín de Hipona, la inferioridad espiritual de la mujer, sino que también la privaron de alma, elemento esencial de la condición humana, poniendo en cuestión su identidad espiritual y la capacidad de salvación. Tuvieron que transcurrir muchos debates teológicos que llegaron hasta los primeros siglos de la modernidad para que la mujer –siempre humana y espiritualmente inferior– recibiese por lo menos el reconocimiento de una espiritualidad humana gracias a María, la madre de Cristo. No es casual que en todas las mitologías patriarcales la mujer, llámese Eva o Pandora, estuviese estigmatizada como origen del mal, de la enfermedad, del dolor y de la muerte. La mujer curiosa e inconstante, sensible y de inteligencia escasa. La mujer culpable de romper el orden sagrado instaurado por el Dios Padre, pecadora, seductora, personificación del mal. El poder patriarcal en las sociedades clásicas se fundamentaba en una sólida concepción de la condición humana legitimada por elementos religiosos, filosóficos y biológicos que contribuyeron a dar coherencia a la inferioridad fisiológica, social y espiritual de la mujer con respecto al hombre.

Degradada a una condición de inferioridad, el contacto con la mujer siempre rebajará y pondrá en peligro la perfección del macho, sea en la dimensión espiritual, sea en la física, y por eso algunos médicos veían en la mujer un agente transmisor de enfermedades (venéreas), un riesgo, y los sacerdotes, una amenaza para la perfección espiritual, una justificación para el celibato. Las religiones monoteístas patriarcales han mirado a la mujer con miedo, como si fuera un peligro. Lee el resto de esta entrada »


“Los hombres que no amaban a las mujeres”, un ensayo de Teresa Galeote

octubre 9, 2020

Teresa Galeote, 53 Feria del Libro de Valladolid, 2020

9 de octubre de 2020

Con el accesit al VI Premio Internacional Rara Avis de Ensayo obtenido por  “Los hombres que no amaban a las mujeres”, Teresa Galeote añade un nuevo reconocimiento a los varios recibidos a lo largo de su carrera: ganadora del II Premio Alexandre Dumas de Novela Histórica con Más allá de las ruinas, finalista del VII Premio de novela Ciudad Ducal de Loeches con El eco de las palabras, o el Premio Carta Puebla por Los días largos. Algunas de sus obras Daños colaterales, Hasta que la muerte nos separe,  Las orillas del tiempo, la obra teatral El vuelo de Osiris, el libro de relatos Los sueños…

Teresa Galeote, escritora y ensayista, “Los hombres que no amaban a las mujeres” está publicado por Ediciones Irreverentes.

En la introducción nos adelanta su autora objetivo y línea del ensayo:

Este ensayo pretende mostrar la importancia que el pensamiento que algunos hombres, muy considerados para la historia de humanidad, tenían sobre las mujeres. El menosprecio que sintieron hacia nosotras ha sido el soporte básico para entender la persistencia de la cultura patriarcal hasta nuestros días. Los hombres aquí mencionados marcaron profundamente los usos y costumbres de la sociedad; hombres que tuvieron gran influencia en la historia, contribuyendo con ello a su trasmisión a través del tiempo. El pensamiento patriarcal sigue siendo el soporte en el que se asienta la desigualdad, la marginación y cosificación de la mujer, cuando no la violencia hasta su máximo grado como son los asesinatos. Y es esa cultura de menosprecio, en maridaje con el brutal neoliberalismo que padecemos, la que promueve la explotación del cuerpo de la mujer en la industria globalizada de la prostitución, vientres de alquiler, pornografía, además de las desiguales en las relaciones laborales. (…)

Lee el resto de esta entrada »


Religiosos y filósofos, disparen, es una mujer

septiembre 12, 2020

Autor Rafal Olbinski (fragmento)

Víctor Salmerón, Espacio Filosófico, 12 de septiembre de 2020

La opresión del sector femenino no se circunscribe sólo al mundo familiar y del hogar, se manifiesta en muchas esferas de la realidad humana. Se me viene a la mente en esta reflexión el terreno filosófico y el de la religión cristiana. Platón, a quien comúnmente se le alaba por ser el filósofo griego que más dignificó a la mujer por lo que expresó de ella en su República, en esa obra de capital importancia para el ámbito filosófico, sostuvo que la mujer es perfectamente capaz de ejecutar las mismas actividades físicas e intelectuales que los hombres realizan; eso, en todo caso, no lo redime de haber sido lo que fue: un machista y un misógino. Pues la mujer, a su juicio, tenía que adecuarse a las exigencias del hombre, debía ser como él, pero no aquel como ella.

Aristóteles, el gran fundador de la lógica formal y dotado de las más eminentes virtudes intelectuales, cuando tuvo que opinar sobre las mujeres nos salió con esta joya de juicio: “parecen hombres —sostiene—, son casi hombres, pero son tan inferiores que ni siquiera son capaces de reproducir a la especie, quienes engendran los hijos son los varones”, (…). “son meras vasijas vacías del recipiente del semen creador”; y, para encriptar su sabiduría sobre esta cuestión, continúa: “el esclavo está absolutamente privado de voluntad; la mujer la tiene, pero subordinada; el niño sólo la tiene incompleta”; los bárbaros y la mujer son el no ser, los exteriores, no son considerados en su sistema. Pero no para allí, luego se jacta diciendo que “el macho es por naturaleza superior y la hembra inferior; uno gobierna y la otra es gobernada; este principio de necesidad se extiende a toda la humanidad” (Política (1254 b 13-15) La mujer, por naturaleza, es inmensamente inferior al hombre, según los criterios básicos de Aristóteles. Hegel, como sabemos, en su sistema no contempló como necesaria la existencia de los morenos, las mujeres y las colonias dominadas por los europeos.

 Veamos si tenemos un poco más de suerte en el terreno de Dios. Empecemos por el Antiguo Testamento, me parece que nuestra suerte cayó en tierra movediza: porque uno de los sectores más damnificados, producto de los perjuicios y prejuicios de los creadores de la Biblia es, para el que lo quiera saber y el que no, el femenino. La Biblia de cuyo contenido se deriva la moral y la teología cristianas es, por lo que allí se expone, furibundamente machista. El antiguo testamento demuestra, de manera irrefutable, lo que digo. No caería mal una lectura bien concienzuda sobre estos versículos: GÉNESIS 3:16, donde se narra el castigo de Dios a la mujer; LEVÍTICO 12: 1, 2 & 5 y JUECES 21:10-12 etc. Todos esos versículos comparten algo en común: su frenético y virulento odio contra las mujeres. Para los autores de la Biblia, la culpable de toda la desdicha e infortunio de los hombres fue la mujer; asimismo fue la responsable directa de la enemistad de éste con aquellos. Mas esa negativa no se superó en el nuevo testamento. Lee el resto de esta entrada »


LAICIDAD: La Respuesta a la Desigualdad de Género

enero 16, 2020

Resultado de imagen de oswaldo guayasamin

Oswaldo Guayasamin

Andrés Cascio, El Obrero, (Vía Laicismo.org), 16 de enero de 2020

La prevalencia del hombre como premisa de superioridad y la ostentación de la masculinidad, se encuentra asentada en la inmensa mayoría de las sociedades del mundo y forma parte de las esencias de las culturas y las civilizaciones, desde el más arcaico pasado.

La explicación de tal hecho, enraizado en la concepción profunda de la inmensa mayoría de los seres humanos, la podemos encontrar en las enseñanzas de la educación básica o más bien dicho, en el condicionamiento mental y la conformación conductal inducida por las religiones y las culturas forjadas a su amparo.

La misoginia proviene de los idearios religiosos, y, por supuesto, del patriarcado, que también ha sido promovido y difundido por las religiones y muy especialmente por las monoteístas o de aquellas creencias que tienen su base en las escrituras sagradas, de La Biblia, la Torá y el Talmud o el Corán.

Los creyentes seguidores de estas confesiones pueden calcularse en una cifra aproximada de 3.800 millones de habitantes. Más o menos la mitad de la población mundial, que a la hora de escribir este artículo ascendía a 7.725.535.330 individuos. A estas cifras tal vez habría que sumarle los 1.100 millones de hinduistas, creencia donde también la mujer esta subordinada al marido y es excluida de algunas de las concepciones místicas para la salvación.

Las enseñanzas que se desgranan de estas concepciones dan lugar a los estereotipos y a la adopción de normas, usos y costumbres, que son la base de las culturas patriarcales o “machistas”.

La religión siempre ha estado de una manera u otra conectada a la política, para determinar la moral o la conducta de la sociedad, entendiendo ésta como el conjunto de normas y principios en el que se basan la cultura y las costumbres de los distintos grupos sociales, y aun cuando la religión está separada del estado, la influencia en los mecanismos de preservación de esa cultura marcada por una determinada forma de ser y hacer, es altamente significativa.

De tal manera que se conforma en la vida, a través del desarrollo humano, como las verdades incuestionables que regulan la convivencia en la sociedad, así algunos preceptos como el no matarás (derecho a la vida), el no robarás (derecho a la propiedad), el honrarás a tus progenitores y serás fiel hasta que la muerte os separe (familia tradicional), parirás con dolor (papel de la mujer) etc., se convierten en algunos de los valores de la sociedad.

Lee el resto de esta entrada »


Una investigación señala a los manuales de confesión de la Iglesia de los siglos XVI y XVII como germen indirecto de la violencia de género

octubre 9, 2019

Un investigador de la Universidad de Granada analiza el legado sociocultural actual que han dejado los mecanismos de control que ejercía la Iglesia en los siglos XVI y XVII. La investigación pone el enfoque en el sacramento de la confesión como instrumento de disciplinamiento de las costumbres sociales y, específicamente, observa el rol que el discurso eclesiástico definía de la mujer.

El investigador Andrea Arcuri, doctorando en el programa de “Historia y artes” de la UGR

Canal UGR, 9 de octubre de 2019

El doctorando Andrea Arcuri, del programa de “Historia y Arte” de la Escuela Internacional de Posgrado (EIP) de la Universidad de Granada, ha publicado un artículo en la revista “Ex Aequo” sobre las técnicas de represión sexual y de género a través del sacramento de la confesión en los siglos XVI y XVII. Su tesis doctoral tiene como título “Disciplinamiento social y vida cotidiana en la época de la confesionalización: Costumbres, sacramentos y ministerios en Granada y Sicilia” (1565-1665).

La mayoría de investigaciones hasta el momento estudiaban la posición de la Iglesia con respecto a los abusos sexuales dentro del confesionario, conocidos como “solicitatio ad turpia”. El discurso de esta investigación es más novedoso por dos razones: pone el enfoque en el sacramento de la confesión como instrumento de disciplinamiento de las costumbres sociales y, específicamente, observa el rol que el discurso eclesiástico definía de la mujer.

En los siglos XVI y XVII, la Iglesia católica buscaba disciplinar a sus fieles con mayor fuerza debido a las divisiones ocasionadas por la Reforma protestante. Una de las herramientas de disciplinamiento más eficaces que tenían era el sacramento de la confesión que, en estos siglos, era obligatorio realizar una vez al año como mínimo para recibir un certificado de confesión, tal y como establecía el Concilio de Trento.

Así, la Iglesia católica creó un complejo sistema de control: creaba traumas en entornos de la vida como son el sexo, la familia o la economía, convirtiendo en pecado todo lo que no fueran los dictados de la Iglesia y solo permitía la redención de estos pecados a través de la confesión, controlando el comportamiento de todos los fieles. Lee el resto de esta entrada »