El porcentaje de católicos españoles se sitúa, por primera vez, por debajo del 60 por ciento

septiembre 18, 2020

Un 36% de la población afirma ser atea, agnóstica o no creyente

Encuesta CIS creencias

Encuesta CIS septiembre sobre creencias en materia religiosa

Jesús Bastante, Religión Digital, 18 de septiembre de 2020

España cada vez es menos católica… aunque un poco más practicante, si nos atenemos a los datos del CIS de septiembre (pág. 48) que, por primera vez, sitúan el porcentaje de católicos españoles por debajo del 60 por ciento (un 59,2, frente al 61,2 de la estimación anterior). Paradójicamente, aumenta -siquiera levemente- el número de los que se consideran practicantes, pese al impacto de la pandemia, que pasa de un 19,5% en el barómetro de junio, al 20,4.

Es el peor dato en cuanto a identificación religiosa de la Iglesia católica del que se tienen registros. Aunque en esta ocasión la pregunta del CIS se limita a la filiación religiosa, si nos permite concluir otra serie de datos, cuando menos curiosos. Por ejemplo, que la población más católica (practicantes) está en las clases bajas y proletario, y no en las clases altas. Así, el 21,8% de la clase baja frente al 16,8 de la clase media alta, pero también entre los no practicantes. Las clases bajas son el 41,1, y las clases trabajadoras el 40,7, frente al 39,5 de las clases altas.

En lo tocante a otras religiones, apenas se da un 2,7 por ciento. Los que se han convertido en los grandes ‘rivales’ de los católicos en España son los colectivos de agnósticos, no creyentes y ateos, que en conjunto suman el 36%. Curiosamente, en las clases altas hay más ateos (17,4) que católicos practicantes (16,8). El menor número de ateos (10,4) entre las clases bajas. Y es que, también en España, el Evangelio de Jesús tiene más éxito entre los más pobres. Como debería hacer la Iglesia.


Bautizos, comuniones y bodas católicas rompen sus peores récords y caen a mínimos históricos

julio 29, 2020

Cada vez se casa menos gente por la Iglesia y disminuye el número de madres y padres que deciden bautizar a sus criaturas o llevarlas a la primera comunión. Así se desprende de los datos publicados desde 2007 por la Conferencia Episcopal en sus memorias anuales, donde también reconoce un descenso en el número de asistentes a las misas.

Cura de Espinardo EFE

Cura de Espinardo / EFE

Danilo Albin, Público, 29 de julio de 2020

La curva de la fe sigue en línea descendente. Cada vez son menos las familias que bautizan a sus criaturas, del mismo modo que caen las comuniones y se registran menos bodas por el ritual católico. No hay celebración litúrgica que crezca: según datos oficiales de la Conferencia Episcopal Española (CEE), desde 2007 en adelante ha aumentado considerablemente la distancia entre la ciudadanía y los altares. De momento no hay campaña publicitaria que cambie esta tendencia.

Según figura en la memoria de actividades de 2018 de la Iglesia católica –entregada la pasada semana al Gobierno por el secretario general de la CEE, Luis Argüello–, ese año hubo 41.975 bodas por la Iglesia, una cifra que en 2007 –primer año del cual hay datos disponibles en la Conferencia Episcopal– había llegado a las 113.187, lo que supone una caída del 62,9%. En ese mismo periodo, las bodas en España descendieron en términos generales un 18,1%. Esa cifra incluye también los matrimonios civiles entre personas del mismo sexo, que evidentemente quedan fuera del recuento de la Iglesia.

En lo que concierne a bodas religiosas, el desplome ha sido evidente: en 2008 bajaron a 104.010, en 2009 quedaron ya por debajo de las 100.000 (91.281, concretamente) y así hasta llegar a las casi 42.000 de 2018. De acuerdo a estos datos oficiales –extraídos de las respectivas memorias anuales de la Conferencia–, no ha habido año en el que no se registraran disminuciones en el número de matrimonios por el rito católico.

Lee el resto de esta entrada »


España es menos católica que nunca, según el CIS

julio 16, 2020

Sólo el 61% de los ciudadanos se declara católico

Iglesias vacías en Europa

Iglesias vacías en Europa / RD

Fuentes: Maldita.es / Religión Digital, 16 de julio de 2020

España, según la Constitución, es un estado aconfesional. Pero eso no significa que nuestro país esté desligado de la religión: según el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) de junio de 2020, el 61% de la población se considera católica, practicante o no practicante. A pesar de que se trata aún de un significativo porcentaje de gente, es el más bajo registrado nunca en esta encuesta desde que empezó en 1978

Desde 1978, la primera fecha en la que el CIS hizo esta pregunta, el número de población católica ha ido disminuyendo. Hace 42 años la población católica era del 90,5%, es decir, 29,5 puntos porcentuales más que ahora:  junio de este año sería el mes en el que menos españoles se declararon católicos.

Resulta llamativo este «desplome» de cinco puntos en un solo trimestre, que puede deberse a la forma de encuestar del CIS durante la crisis del coronavirus, pero en cualquier caso no altera la tendencia imparable de descenso en el número de españoles que se considera católicos, que ya desde principios de la década de lo 80, bajó del 90% y desde entonces no ha parado de caer. Así, la cifra de marzo de 2020 (66,8%) también era la tercera que menos católicos recogía hasta ese momento, después de los meses de octubre y noviembre de 2018, con un 66,2% y un 66% de católicos, respectivamente. Lee el resto de esta entrada »


La Iglesia católica española pierde creyentes y practicantes: se desploman las bodas, bautizos y comuniones

junio 23, 2020

En 2001 el 70% de los enlaces se celebraban ‘por la Iglesia’, mientras que el año pasado el porcentaje descendió al 20%

Toledo vive un Corpus 'excepcional' y la Custodia de Arfe sólo pasea por la catedral

Ceremonia en la catedral de Toledo / EFE

Jesús Bastante, El Diario, 23 de junio de 2020

A finales de junio, diócesis como Plasencia o Valencia serán las primeras en comenzar a celebrar comuniones, bautizos y bodas en los templos católicos, ceremonias que se han visto frenadas por el impacto del coronavirus. Y, salvo algunas colas en lugares ‘de moda’ (Los Jerónimos en Madrid, y muchas de las basílicas en Sevilla, además de las catedrales de Burgos, Ávila o León), lo cierto es que el retorno de los ritos sacramentales no tendrán la afluencia de otros años. ¿La razón? No sólo la COVID–19, sino el hecho de que la sociedad española, en la práctica, ha dejado de ser católica.

Más allá de lo formal –casi dos tercios de los españoles se declaran católicos, y más de tres cuartas partes han sido bautizados–, la práctica religiosa y sacramental en nuestro país ha vivido un brusco descenso en los últimos años. Un descenso que se convierte en auténtico desplome cuando cruzamos los datos de bodas, bautizos o comuniones, las grandes celebraciones que históricamente han llenado los 23.000 templos católicos de nuestro país.

Incluso el Papa Francisco ha animado, en más de una ocasión, a volver a una Iglesia de pequeñas comunidades, sabiéndose –al menos en Europa– en clara minoría respecto a otras épocas en las que ser católico era parte consustancial del Viejo Continente.

Mientras se escuchan los exabruptos de más de un cardenal y varios obispos (Reig, Munilla, Cañizares, Sanz…), lo cierto es que la Iglesia española sigue estando en los niveles más bajos de aceptación social, aunque su peso sociopolítico sigue siendo muy fuerte en un país que apuesta por la laicidad.

Los datos del CIS de hace un año resultaban tajantes: por primera vez, los no creyentes se situaban por encima de los católicos practicantes. Así, aunque dos de cada tres españoles se declaran católicos, apenas el 22,7% acuden a misa o se confiesan. Los agnósticos o no creyentes suman el 29%. Si sumamos al 2,3% de los que afirman pertenecer a otra religión, concluimos que tres de cada diez ciudadanos no quiere saber nada de la Iglesia católica.

“Si no cambia la cosa, sólo celebraremos funerales”

Lee el resto de esta entrada »


La abstinencia en la España nacional-católica: prohibido el sexo en Cuaresma

junio 12, 2020

El calendario religioso ha sido “crucial” en los regímenes reproductivos de la población europea hasta el siglo XX, y de la española hasta 1975

Abstinencia en una iglesia bajo palio

Abstinencia en una iglesia bajo palio

Un estudio de Carles X. Simó-NogueraJosep LledóJose M. Pavía, “Impacto de la Cuaresma en la estacionalidad de las concepciones durante el siglo XX en España” recogido en la revista European Journal of Population, estudia cómo “En las poblaciones europeas del pasado, los cánones religiosos configuraron la distribución estacional de los matrimonios y nacimientos mediante la prohibición de bodas y relaciones sexuales durante importantes días festivos dentro del calendario religioso”…

Sobre este trabajo, y sus resultados, habla Jesús Bastante, en Religión Digital, 
12 de junio de 2020

Ciertas concepciones religiosas tienen un auténtico problema con el dinero y con el sexo. En España, durante décadas, además, el problema también lo tuvieron los ciudadanos. Y es que en la España nacional-católica el sexo estaba prohibido en Cuaresma, lo que provocaba una sensible disminución de la fecundidad, como ha demostrado una investigación elaborada por la Universitat de Valencia y la de Alcalá.

Y es que el número de concepciones en ese periodo del calendario católico era menor que antes o después del mismo. Curiosamente, a medida que se iba acercando la Semana Santa, los índices de fecundidad aumentaban… y es que había algunas normas muy difíciles de cumplir en una España marcada por el hambre, la pobreza y la dictadura, que también alcanzaba (por fortuna, no del todo) a las conciencias.

Tras Franco, la secularización

El trabajo, publicado en la revista European Journal of Population, sugiere que el cambio en el patrón reproductivo experimentado a partir de 1975, tras la muerte de Francisco Franco, obedece a factores culturales como la secularización de la sociedad y la universalización del uso de métodos anticonceptivos, así como la planificación familiar, subraya Efe. Lee el resto de esta entrada »


Solo 2 de cada 10 matrimonios se celebran por la Iglesia en España

junio 4, 2020

El número de matrimonios civiles en nuestro país aumenta un 5,5% con respecto a 2018

 

El Ayuntamiento de Murcia abre el calendario de 2020 para la ...

Boda civil en el Ayto. de Murcia / Foto Ayuntamiento, Fuente

Vida Nueva, 4 de junio de 2020

Según la serie histórica desde 2009, la cifra más baja de bodas se produjo en 2013, cuando se celebraron 156.446. A partir de ese momento, se incrementó su número: 162.554 en 2014; 168.910 en 2015, y 175.343 en 2016. En 2017 volvió a bajar hasta las 173.626, una tendencia que ha continuado en los años posteriores, con 167.613 en 2018 y 165.578 en 2019.

De estas 165.578 bodas celebradas en 2029 en nuestro país, un total de 33.869 bodas lo fueron por la Iglesia. Este dato, recogido por Europa Press de las ‘Estadísticas del movimiento natural de población. Indicadores demográficos básicos. Año 2019’ del Instituto Nacional de Estadística, (publicado este pasado miércoles), supone un 10,5% menos que en 2018.

Mientras, se celebraron 129.240 matrimonios civiles, un 5,5% más que en el año anterior, suponiendo de esta manera el 79,5% del total de matrimonios celebrados en 2019. De ellos un 3,1%  lo fueron entre parejas del mismo sexo (5.108).

Los matrimonios católicos suponen el 20,1%, mientras que los celebrados por otros ritos supusieron el 0,4% del total.

Estos datos reflejan la continua tendencia a la baja en el número de bodas celebradas por la Iglesia católica en España que se registra desde que, en 2009, el número de matrimonios civiles superase a los eclesiásticos. Asimismo, el número de parejas que contrajeron matrimonio es un 1,2% más bajo que en 2018, con un total de 165.578, la cifra más baja desde 2014. Lee el resto de esta entrada »


España ‘pierde’ la fe en medio del coronavirus: el CIS registra esta Cuaresma la cifra más baja de católicos de la historia

abril 16, 2020

Barómetro del CIS abril 2020:  36,1 % ateos y no creyentes o agnósticos,  61,2 católicos (practicantes 19,5 % y no practicantes 41,7%) y 1,8 otras religiones.

Cruz Callosa

Fuente Vida Nueva, 16 de abril de 2020

¿Ha ‘perdido’ España la fe en medio del coronavirus? Mientras en tiempos recios la gente siempre se ha agarrado a la espiritualidad, la realidad es que, según el Barómetro Especial de Abril del CIS, el número de creyentes católicos en nuestro país ha caído un 5,4% en plena Cuaresma marcada por el Covid-19. De hecho, el número de creyentes se sitúa en el 61,2%, la cifra más baja de la historia.

Los católicos practicantes se mantienen inmóviles en el 19,5%, mientras que son los no practicantes los que se quitan el apellido creyente para pasar a no creyentes, ateos y agnósticos, tres categorías que juntas suman ya el 36,1%, rozando casi los 4 de cada 10 españoles.

En esta ocasión, ante el estado de confinamiento, el Centro de Investigaciones Sociológicas obvia la otra frecuente cuestión sobre la fe, en la que se pregunta por la asistencia a misa, que suele situarse entre el 15 y el 20% de los católicos encuestados. La secularización sigue siendo acuciante en el nuevo milenio, puesto que la Iglesia ha perdido más de un 18% de fieles si se compara el dato con el 79,4% de católicos de abril de 2005, hace exactamente 15 años. Lee el resto de esta entrada »


Barómetro del CIS, marzo 2020: No creyentes, agnósticos y ateos suman el 29,3% frente a 19,5 % de católicos practicantes

marzo 25, 2020

Fuente: Centro de Investigaciones Sociológicas  (vía Manuel  Navarro, Facebook)

Se trata de datos correspondientes a la pregunta sobre definiciones en materia religiosa y sus prácticas que recoge siempre en sus barómetros el Centro de Investigaciones Sociológicas.

Los datos correspondientes a enero (página 22) y febrero (página 27), de este año no difieren demasiado en estos apartados, si bien el porcentaje de quienes se declaraban católicos/as practicantes era ligeramente más alto:

Enero:

Católico/a practicante, 20,5
Agnóstico/a, 7,1
Indiferente, No creyente, 10,6
Ateo/a, 12, 6

20, 5% católicos/as practicantes
30,3% suma resto

Febrero

Católica/o practicante, 20,4
Agnóstica/o, 6,9
Indifente, No creyente, 9,2
Atea/o,  12,2

20,4% católicas/os practicantes
28,3% suma resto

El Observatorio del Laicismo-Laicismo.org, ofrece series anuales de Datos sobre creencias o convicciones en España

 

 


El ocaso de la Iglesia: 280.000 creyentes menos cada año

enero 27, 2020

El catolicismo pierde cada año cientos de miles de feligreses en un proceso que está vaciando las misas. Con una menguante y envejecida plantilla de curas, la dispensa de sacramentos como bodas, bautizos y comuniones cae en picado, mientras la unción de moribundos no deja de crecer.

La iglesia católica pierde cientos de miles de adeptos en España cada año. / Piqsels

La iglesia católica pierde cientos de miles de adeptos en España cada año. / Piqsels

Eduardo Bayona, Público, 27 de enero de 2020

La Iglesia católica atraviesa en España una intensa crisis de fervor religioso que la está llevando a perder cada año más de un cuarto de millón de creyentes, una merma de seguidores que se suma a un creciente abandono de prácticas como ir a misa, casarse o bautizar a los niños entre los que se definían como seguidores de esa creencia.

La religión oficiosa del país pierde incesantemente creyentes en un proceso que está vaciando las iglesias. Con una menguante y envejecida plantilla de curas, la dispensa de sacramentos como bodas, bautizos y comuniones cae en picado mientras otros como la extrema unción de moribundos no dejan de crecer.

Considerada popularmente como el credo oficioso de un país que se autodefine como aconfesional en su Constitución, la Iglesia afronta novedades de calado en los próximos años, como una revisión de los beneficios fiscales: de la exención del IBI al cribado de las inmatriculaciones de las últimas décadas. Mientras, su ocaso, más patente conforme pasan los años, incluye datos significativos como los siguientes:

Casi 300.000 católicos menos cada año

Ya solo dos tercios de los españoles mayores de 18 años se definen como católicos, una confesión que ha perdido casi 17 puntos de peso entre la población española en dos décadas, según indican las respuestas a las preguntas sobre el nivel de religiosidad que efectúan los encuestadores del CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas) en sus barómetros (vea aquí los de diciembre de1999, 2004, 2009, 2014 y 2019). El porcentaje de los españoles que se define como católico pasó del 83,6% al 66,9% en las mismas dos últimas décadas en las que la tasa de ateos e incrédulos estuvo cerca de triplicarse al crecer del 11,9% al 29,7%.

La aplicación de esos porcentajes a los datos del padrón del INE (Instituto Nacional de Estadística) señala que el número de católicos se ha reducido en casi 5,6 millones en esas dos décadas, al caer de 32,38 a 25,79 millones; mientras, la cifra de ateos, agnósticos y no creyentes crecía casi en 7 al pasar de 4,58 a 11,5 millones. Estos datos arrojan sendas medias anuales de -280.000 y +345.000, respectivamente.

El último barómetro del CIS indica que más de dos tercios de esos casi 26 millones de ciudadanos que se reconocen como católicos, un 45,9% del total de la población, dicen ser no practicantes, frente a solo un 21% que sí asegura seguir los preceptos de esa religión. Serían los dos grupos de mayor tamaño siempre que no se sume en uno a los ateos (12,1%), los no creyentes (9,9%) y los agnósticos (7,7%). Lee el resto de esta entrada »


Adiós a Dios: la Iglesia hace números ante el avance de la secularización

diciembre 14, 2019

…Así es la Iglesia española. Puede perder terreno en la sociedad, pero no en la política. Ni en los círculos de poder. Y ha conseguido, siendo cada vez más prescindible para el pueblo, hacerse imprescindible para la Administración. Puede haber perdido la llave de las armas, pero tiene a buen recaudo las de las arcas y las aulas.  Puede que España se haya secularizado, pero el Estado no.

IMG_20191214_002042

Fotografía de Álvaro Minguito

Ángel Munárriz, LAU, 14 de diciembre de 2019

Crece en España la indiferencia ante Dios. La salvación pierde fuerza entre los anhelos íntimos de una población cada vez menos dispuesta a apencar sin rechistar en este valle de lágrimas a la espera de una incierta recompensa tras la muerte. Ni ofreciendo esperanza ni infundiendo miedo la religión es ya capaz de imponer su producto en un mercado ciertamente saturado de competidores civiles.

Los datos del CIS son inequívocos. Conviene no dejarse deslumbrar por el neón de ese todavía elevado porcentaje de españoles, un 68,7%, que se dicen católicos. En primer lugar, porque son casi 10 puntos menos que hace una década. Además, de esos católicos, un 56,2% no va «nunca» a misa (sin contar bodas, bautizos y comuniones). Los ateos, agnósticos y no creyentes suben con proyección exponencial: el 8,5% en 1980, el 9,8% en 1990, el 13,2% en 2000 y el 27% en 2018. En el caso de los jóvenes de 18 a 24 años, el porcentaje de no religiosos asciende al 48,9%. No hay relevo generacional.

¿Damos pues por amortizada, al menos por amenazada de extinción, a la vieja institución de la hostia y la cruz? Eh, no tan deprisa. Eso sería muy precipitado. Y no sólo porque existe en España una arraigada religiosidad popular, más cultural que espiritual, que es difícil de cuantificar pero que con toda seguridad incrementa la influencia de la Iglesia católica más allá de donde alcanzan los datos de filiación. También, y más importante aún, porque la Iglesia está compensando hábilmente –en la política, en las aulas, en el diseño mismo de la sociedad, en los círculos de poder– su retroceso en el púlpito.

Hoy la Iglesia, la misma Iglesia de los seminarios declinantes, es una institución decisiva en el modelo de funcionamiento del Estado social a través de su posición privilegiada en los ámbitos educativos, sanitario y caritativo. Hoy la Iglesia, la misma Iglesia incapaz de pastorear a un rebaño desorientado, mantiene un caudal de privilegios simbólicos, económicos, fiscales, patrimoniales, educativos y de presencia en el espacio público mayor incluso que a la salida de la Transición.

Adiós a Dios Lee el resto de esta entrada »