De Cuelgamuros… ¿a Paracuellos? ¿a Covadonga?

febrero 13, 2020

Reig o Jesús Sanz podrían acoger a los benedictinos si son expulsados del Valle de los Caídos

Cruz del Valle de los Caídos

Cruz del Valle de los Caídos

Jesús Bastante, Religión Digital, 13 de febrero de 2020

Después de Franco, los monjes. El Gobierno quiere expulsar a los benedictinos del Valle de los Caídos mediante un decreto ley cuando apruebe la nueva ley de Memoria. El papel de los religiosos durante el proceso de exhumación de Franco y, especialmente, las trabas puestas por el prior (de pasado falangista), Santiago Cantera, han llevado al Ejecutivo socialista a plantear la salida de la congregación de Cuelgamuros.

Un proceso que esperan culminar con éxito tras un diálogo -que aún no se ha puesto en marcha- con el Arzobispado de Madrid, de quien depende eclesialmente el entorno, puesto que el Gobierno no pretende desacralizar la basílica, sino ceder el control a la diócesis, que sería quien dictaminaría quién se hacía cargo del culto y de su uso litúrgico.

Sin embargo, los monjes no lo pondrán fácil. Según ha sabido RD, la Abadía afronta el anuncio del Gobierno “con tranquilidad”, al tiempo que amenaza con emprender acciones legales contra el Ejecutivo por un posible delito de profanación de recinto sagrado, y por una posible vulneración de los Acuerdos Iglesia-Estado. Una cuestión que no preocupa demasiado al Ejecutivo, especialmente después de lo sucedido en el caso de la salida de los restos del dictador.

¿Dónde irán?

Sea como fuere, la siguiente pregunta resulta evidente. Si los frailes salen de Cuelgamuros, ¿dónde irán? Dos lugares emergen por encima del resto: Oviedo y Alcalá de Henares. El arzobispo ovetense, Jesús Sanz, y el polémico Reig Plá habrían abierto las puertas de sus diócesis a los religiosos del Valle. Lee el resto de esta entrada »


El sueño de Franco: liderar su propia iglesia y emular a Felipe II

octubre 23, 2019

El dictador se construyó por conveniencia una imagen pública de católico devoto mientras mantenía disputas políticas con Juan XXIII y Pablo VI

Valle de los Caidos

El dictador Francisco Franco en una visita al Valle de los Caídos para revisar los planos de las obras. EFE

Juan G. Bedoya, El País, 23 de octubre de 2019

Francisco Franco se envolvió en el manto del nacionalcatolicismo, procesionado bajo palio por los obispos, para decidir el nacimiento del Valle de los Caídos, un costosísimo complejo religioso en una España de sangre, campos de concentración y racionamiento. Los textos de la época, la mayoría llevados al BOE, abundan en la parafernalia que acompañó al dictador hasta su muerte, siempre a su lado el brazo incorrupto de la santa Teresa de Ávila. Unos ejemplos: “Santa Cruzada contra la tiranía de los sin Dios”. “Salvar la civilización cristiana”. Dios, Patria y Fe. Victoria. Caídos. Peregrinación. Santa Cruz. Basílica…

Los primeros párrafos del decreto de la Jefatura del Estado sobre Cuelgamuros, de 1 de abril de 1940, son como un sermón de la época: “La dimensión de Nuestra Cruzada, los heroicos sacrificios que la Victoria encierra y la trascendencia que ha tenido para el futuro de España esta epopeya, no pueden quedar perpetuados por los sencillos monumentos con los que suelen conmemorarse en villas y ciudades los hechos salientes de Nuestra Historia y los episodios gloriosos de los Hijos de Dios”. Así se anuncia la creación del Valle de los Caídos. Sin embargo, Franco no había sido un meapilas, según frase del general Gonzalo Queipo de Llano. Fue su intuición de que Adolf Hitler y Benito Mussolini no podrían vencer en una guerra contra el resto del mundo lo que le impulsó a tratar con mimo obsesivo a la Iglesia católica, su principal apoyo, mostrándose en público como un devoto de misa diaria, rosario antes de cenar y cuatro días de ejercicios espirituales cada año con los jesuitas.

Esos afanes cristianos se exaltan en el primer decreto sobre el Valle, pero conviene subrayar la decisión de construirlo frente a Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, tan lejos de Madrid. Como Carlos V y Felipe II, Franco soñaba con liderar su propia Iglesia nacional, con poder sobre el Vaticano, y consolidar el papel de salvador de la civilización cristiana. En cambio, los papas, sobre todo Juan XXIII y Pablo VI, le pararon los pies en un combate político que culminó en la cuaresma de 1974, cuando el cardenal Vicente Enrique y Tarancón acudió al palacio del Pardo con el decreto de excomunión y advirtió al dictador que ejecutaría la sanción papal si el Gobierno persistía en la idea de mandar al exilio al obispo de Bilbao, Antonio Añoveros. Según Tarancón, el Caudillo, muy enfermo, se echó a llorar y musitó que él siempre había sido un fiel cristiano. Lee el resto de esta entrada »


La Iglesia regatea el ‘mea culpa’ por el franquismo (aunque ha pedido perdón a otras víctimas y pueblos)

julio 7, 2019

Las declaraciones de nuncio –”algunos dicen que Franco ha liberado a España”– agitan el debate en torno a la postura de lavarse las manos de la Conferencia Episcopal

El exnuncio Renzo Fratini, que se sitúa equidistante entre quienes llaman “dictador” a Franco y quienes creen que “liberó a España de una guerra civil” / Foto

Ángel Munárriz, InfoLibre, 7 de julio de 2019

A menudo se olvida: la Iglesia española, además de una organización atomizada en más de 40.000 terminales por todo el territorio nacional, es la delegación local de un Estado extranjero, el Vaticano, con el que mantiene una singular relación bilateral que le da un acceso privilegiado a las aulas, las arcas y las almas de nuestro país, como señala Ángel Luis López Villaverde, profesor de Historia Contemporánea, en El poder de la Iglesia en la España contemporánea (Catarata, 2013). Ese Estado extranjero, de carácter teocrático, tiene en el papa a su jefe supremo. Y ese jefe supremo, hoy Jorge Mario Bergoglio, conocido como Francisco, tiene su primer representante diplomático en España en la figura del nuncio, valedor de los intereses y voz aquí del Estado vaticano. Pues bien, el que hasta esta misma semana ha sido nuncio del Vaticano en España,Renzo Fratini, afirmó antes de certificar su salida del cargo que el Gobierno español “ha resucitado a Franco” por intentar exhumar sus restos del Valle de los Caídos.

Las palabras de Fratini han provocado una queja del Gobierno de España, que ha pedido al Vaticano que lo desautorice y ha denunciado una “injerencia” por parte del diplomático vaticano. La reacción de la vicepresidenta Carmen Calvo ha sido calificada por la jerarquía católica como “impresentable” y “amenazante”. Fratini había dicho: “Dejarlo en paz [a Franco] era mejor, la mayoría de la gente, de los políticos, tiene esta idea porque han pasado 40 años de la muerte, ha hecho lo que ha hecho, Dios juzgará. No ayuda a vivir mejor recordar algo que ha provocado una guerra civil”. Y añadió: “A Franco algunos lo llaman dictador, algunos dicen que ha liberado a España de una guerra civil, que ha solucionado un problema. No continuemos peleándonos sobre si tenía razón o culpa”.

Ni el Vaticano lo ha desautorizado ni Fratini ha rectificado.Si piensan que la Iglesia es franquista, se equivocan“, ha dicho el ya exnuncio. Técnicamente es difícil ser hoy franquista, cuando Franco lleva más de cuatro décadas muerto. En todo caso, se puede ser nostálgico o neofranquista. Pero sí fue franquista. Vaya que si lo fue. Más que franquista, la Iglesia fue consustancial al Estado franquista, al que le suministró su caudal ideológico fundamental, que resultó en el nacionalcatolicismo. También le dio cobertura diplomática y moral. Y le mantuvo el apoyo hasta el final (aunque no puedan negarse corrientes reformistas y hasta rupturistas en el seno de la Iglesia, sobre todo en la recta final de la dictadura).

Complicidad con el franquismo

Lee el resto de esta entrada »


Las ambigüedades de la Iglesia con el franquismo

enero 21, 2019

Del cardenal Segura a la exhumación de Franco y su posible entierro en la catedral de La Almudena

Evaristo Villar, Religión Digital, 21 de enero de 2019

La exhumación de los restos de Franco ha tocado a la Iglesia católica. La Conferencia Episcopal Española oficialmente sigue guardando silencio y la diócesis de Madrid se ha puesto de perfil.

La pregunta que se hace mucha gente es si la jerarquía católica no está perdiendo una ocasión de oro para desmarcarse de su vinculación histórica con el franquismo y romper con los nostálgicos que pretenden mantenerla “atada y bien atada” a un pasado nada edificante.

I. La Iglesia católica en el franquismo. Sometimiento y utilización mutua

Un juicio que da qué pensar. La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, refiriéndose al comportamiento de la jerarquía católica con referencia a su pasado franquista, se expresaba, meses atrás, en estos términos: “ha facilitado la beatificación de sus mártires en la Guerra Civil y ha mantenido un terrible silencio acerca de su colaboración con el golpe de Estado del 18 de julio de 1936. Así como haber participado y formado parte de una terrible dictadura”. (La Vanguardia 18/03/2018). Esto da qué pensar.

Enfrentamiento con la República. La hostilidad de la jerarquía católica contra la II República es sobradamente conocida. Desde el 14 de abril de 1931, proclamación de la República y abandono del país del rey Alfonso XIII, hasta el 18 de julio de 1936, golpe militar, la jerarquía mantuvo un recio enfrentamiento con la nueva clase política integrada por socialistas y pequeño burgueses que sustituyeron al antiguo régimen.

Alineados al bloque opositor de derechas, -formado por Comunión Tradicionalista (Requetés), Renovación Española (nostálgicos de la monarquía) y Falange Española-, un grupo de obispos, liderados por el cardenal SEGURA, primado de España, e Isidro GOMÁ, -obispo de Tarazona y luego sustituto de Segura en la diócesis primada de Toledo-, mantuvo un duro enfrentamiento con el Gobierno de la República. Discrepando de la misma orientación de Roma, los jerarcas españoles vieron en el Gobierno republicano un decidido empeño por quebrar el vínculo, que ellos consideraban “natural”, entre el pueblo y la religión católica. Y, consiguientemente, se aliaron con el grupo opositor. Lee el resto de esta entrada »


SENADO: Aprobada Moción sobre exhumación de Franco del Valle de los Caídos y la modificación y mejora de la Ley de la Memoria Histórica (Vídeos)

noviembre 21, 2018

PP, Ciudadanos, UPN y Foro Asturias no se han sumado a la condena del franquismo aprobada esta mañana en el Senado.

Presentación de la moción por Francesc Antich Oliver (GS) / Senado, 21 de noviembre de 2018

El pasado 13 de noviembre el Grupo Parlamentario Socialista en el Senado registró una moción sobre la exhumación de Francisco Franco Bahamonde del Valle de los Caídos y la modificación y mejora de la Ley de la Memoria Histórica.  En ella insta a las fuerzas políticas representadas en la Cámara Alta a que condenen “rotundamente el franquismo y cualquier acto de exaltación del mismo” a la vez que incluye el apoyo a la exhumación de los restos del dictador del Valle de los Caídos, “para acabar así con la anomalía histórica que supone mantener enterrado al dictador en un mausoleo público” y para poner fin a “aquellos elementos que suponen una apología” a la dictadura y cumplir así con la llamada Ley de  Memoria Histórica. Pide también apoyar la Resolución del Parlamento Europeo que insta a prohibir a “cualquier asociación o fundación” que exaltan el fascismo. (Moción en PDF)

Esta mañana en el Senado, con 97 votos a favor y 136 abstenciones, ha salido adelante.

De las enmiendas presentadas, (entre ellas la del PP que pedía incluir también la ilegalización de fundaciones o asociaciones que exaltaran el comunismo o la de Foro que pedía la condena de los crímenes de la II República y los episodios violentos de la revolución de octubre del 34), el Grupo Socialista ha aceptado dos del Grupo Parlamentario Vasco y una (la número 6) de las presentadas por Unidos Podemos. (Documento Enmiendas: Sesión Planaria número 48 / 21 de noviembre Punto 5.3)

PP, Ciudadanos, UPN y Foro Asturias se han abstenido y no se han sumado a la condena del franquismo; han votado a favor, además del grupo proponente, Unidos Podemos, ERC, PdeCat y del PNV.

Tras la presentación de la moción a cargo del senador socialista Francesc Antich Oliver, siguió el turno de defensa de las enmiendas presentadas, y al Turno de posicionamiento del Grupo Socialista siguió el de los representantes de los distintos Grupos, y la votación.

Vídeos

Lee el resto de esta entrada »


La exhumación de Franco y los Acuerdos Vaticanos

agosto 25, 2018

El viernes 24 de agosto el Consejo de Ministros aprobaba el decreto por el que se modifica Ley de Memoria Histórica de 2017 (publicado al día siguiente en el B.O.E.) y que permitirá la exhumación de los restos de Francisco Franco del Valle de los Caídos:  “Real Decreto-ley 10/2018, de 24 de agosto, por el que se modifica la Ley52/2007, de 26 de diciembre, por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la Guerra Civil y la Dictadura“.

Si no faltaron reacciones  antes de su aprobación, -PP y Ciudadanos ya confirmaron que no apoyarían el decreto-, no menores están siendo las reacciones posteriores y no sólo por parte de la familia Franco dispuesta a agotar todos “todos los recursos legales” para evitar la exhumación del dictador

Desde la Fundación Francisco Franco, según recoge eldiario.es, confiesan su incredulidad por que “la Iglesia Católica Universal no proteja a quién fue su salvador y protector en los momentos más críticos para esta”, y apunta a los acuerdos con la Santa Sede como sustento legal para “impedir tamaño desafuero”. Y es que, señala Público, el Vaticano no retiró nunca la condecoración que le otorgó a Franco por los “servicios prestados” a la iglesia católica: A finales de 1953, la Santa Sede incluyó al dictador en la restringida Suprema Orden de Cristo. La Fundación Franco se aferra ahora a aquella distinción, que sigue aún vigente, para tratar de frenar la exhumación de sus restos del Valle de los Caídos.

Sobre ello, sobre la exhumación de los restos de Franco y los Acuerdos con la Santa Sede escribe Fermín Rodríguez Castro,  profesor de Filosofía y responsable del área de Educación de Europa Laica.

Fermín Rodríguez, Observatorio del laicismo, 25 de agosto de 2018

Es urgente porque vamos tarde”, dice la vicepresidenta del gobierno, Carmen Calvo, para justificar el decreto por vía de urgencia que pueda permitir (¡por fin!) la exhumación “legal” de los restos del dictador, cuya tumba preside la basílica del Valle de los Caídos.

Demasiado tarde, diríamos otros, porque, efectivamente, como sigue diciendo: “un dictador no puede tener una tumba de Estado en una democracia …”. Presunta incompatibilidad que, sin embargo, se ha mantenido durante cuarenta años. Del mismo modo como se sigue manteniendo la impunidad de los crímenes franquistas, que ningún gobierno ni ley “democrática” se ha atrevido a resolver “en justicia”, pese a que han sido calificados, reiteradamente, por tribunales y organismos internacionales de Derechos Humanos de “crímenes de lesa humanidad”, que ni prescriben ni son amnistiables. Lee el resto de esta entrada »


23 de agosto de 1957 / #TalDíaComoHoy: Decreto-Ley por el que se establece la Fundación de la Santa Cruz del Valle de los Caídos

agosto 23, 2018

Lo que sigue siendo el Valle de los Caídos

Franco en una visita al Valle de los Caídos en 1957, junto a los soberanos de Irán y Carrero Blanco / ABC

El día 1 de abril de 1940 (BOE) Franco disponía la construcción de la Basílica y el Monasterio del Valle de los Caídos, como un “lugar de reposo y meditación”, con el fin esencial y principal de “perpetuar la memoria de los que cayeron en nuestra gloriosa Cruzada”.

Preámbulo:

La dimensión de nuestra Cruzada, los heroicos ‘sacrificios ‘que la victoria encierra y la trascendencia que ha tenido para el futuro de España esta epopeya no pueden quedar perpetuados por los sencillos monumentos con los que suelen conmemorarse en villas y ciudades los hechos salientes de nuestra Historia y los episodios gloriosos de sus hijos.

Es necesario que las piedras que se levanten tengan la grandeza de los monumentos antiguos que desafíen al tiempo y al olvido y que constituyan lugar de meditación y de reposo en que las generaciones futuras rindan tributo de admiración a los que les legaron una España mejor.

A estos fines responde la elección de un lugar  retirado donde se levante un templo grandioso de nuestros muertos en que por los siglos se ruegue  por los que cayeron en el  camino de Dios y de la Patria. Lugar perenne de peregrinación en que lo grandioso de la naturaleza ponga un digno marco al campo en que reposen los héroes y mártires de la Cruzada.

Antes de la inauguración del valle de los Caídos,  el 1 de abril de 1959 haciéndola coincidir con el 20 aniversario del fin de la Guerra Civil, un decreto-ley de 23 de agosto de 1957 establecería como titular y administradora del lugar a la Fundación de la Santa Cruz del Valle de los Caídos, cuyo Patronato y representación correspondían al Jefe del Estado y cuyos fines serán “rogar a Dios por las almas” de “todos los Caídos”, y por España, así como “laborar por el conocimiento e implantación de la paz entre los hombres”, sobre la base de la doctrina social católica.  Tarea delegada a la Abadía Benedictina de la Santa Cruz en 1958.

Preámbulo Lee el resto de esta entrada »