Los críticos de la Iglesia reclaman a la jerarquía que pida perdón por el franquismo

agosto 6, 2018

Las bases reformistas afirman que la exhumación del dictador es una oportunidad para que la cúpula haga pública una confesión, disculpa o arrepentimiento. La Iglesia ha evitado renegar oficialmente de su papel en la guerra y la dictadura. La posición episcopal, que ignora su complicidad estructural con el golpe y el régimen, consiste en pedir “el perdón de Dios, en uno y otro lado”

En primer término Rouco Varela, expresidente de la CEE / EFE

Ángel Munárriz, InfoLibre, 6 de agosto de 2018

La jerarquía católica española se resiste, tras casi cuarenta años de democracia constitucional, a ejercer la autocrítica, a pedir perdón o a expresar arrepentimiento por las complicidades de la Iglesia con Francisco Franco durante la guerra, la represión y la dictadura. La pretensión del Gobierno de Pedro Sánchez (PSOE) de exhumar los restos del dictador de la basílica católica del Valle de los Caídos, que se enfrenta a la oposición de la comunidad benedictina que los custodia, ha vuelto a aflorar las dificultades del alto clero para lidiar con la historia del siglo XX, en el que la Iglesia fue aliada de las dictaduras de Miguel Primo de Rivera y Franco, del que obtuvo unos privilegios que en buena medida mantiene en democracia. “La exhumación de Franco ofrece una oportunidad de hacer confesión pública, que es una acto claramente religioso. La petición de perdón es una actitud cristiana. Es el cumplimiento de uno de los deberes más intrínsecos al cristianismo,”, señala Juan José Tamayo, teólogo de la Asociación Juan XXIII y pensador de referencia de la Iglesia progresista.

Juan José Tamayo afirma que “los pronunciamientos de la jerarquía católica sobre la exhumación de Franco” vienen siendo “muy formales y muy tímidos”. “Aquí hay una situación inexplicable en gobiernos democráticos e iglesias cristianas del mundo. No existe otro mausoleo a un dictador custodiado por una congregación religiosa. Los obispos no pueden limitarse a decir que esto es un asunto del Gobierno y la familia, porque el dictador está enterrado en un templo católico, lo cual supone una prolongación por parte de la Iglesia de la legitimación de la dictadura.Esto es inaceptable y contrario al espíritu evangélico”, sintetiza Tamayo. Lee el resto de esta entrada »


De los kikos al prior falangista: así se ha reciclado el gen ultra de la Iglesia

julio 30, 2018

La ligazón franquista y la huella ideológica de Juan Pablo II y Rouco imprimen carácter retrógrado a la jerarquía católica.
El obispo de Pamplona ya pidió en 2007 el voto para Falange.
Florecen junto al Opus y la Legión de Cristo nuevos movimientos integristas.

El prior administrador del Valle de los Caídos, Santiago Cantera Montenegro (d). / Página web de la abadía / InfoLibre

Ángel Munárriz, InfoLibre, 30 de julio de 2018

La extrema derecha no es simplemente un virus de la Iglesia española que provoca brotes infecciosos en miembros de la institución católica, sino que forma parte consustancial de la identidad de significativos sectores de la misma, especialmente de su jerarquía. Está en su ADN, determinado por su secular ultraconservadurismo y por la obsesión por el control social y moral de España, entendida como un “pueblo de Dios” en el que patria y cruz conforman la identidad esencial de la nación. Está grabada a fuego en su historia desde el abrazo contrarreformista de la Corona y la Iglesia bajo la luz de Trento (1545). Está consagrada en su pacto con el franquismo nacionalcatólico, retocado pero jamás derogado por la democracia, que continúa inspirando sus privilegios económicos, educativos y simbólicos. Y está aquilatada por el triunfo ideológico en la cúspide eclesial de los postulados retrógrados de Juan Pablo II, que marginó el legado aperturista de Vicente Enrique y Tarancón y situó el socialismo como principal enemigo interno –Teología de la Liberación– y externo. No cabe interpretar la candidatura del prior de la abadía del Valle de los Caídos en los 90 por Falange Española Independiente, desvelada por infoLibre, como una simple raya en el agua. Forma parte de un océano.

La adhesión falangista del prior Santiago Cantera, que intenta torpedear la exhumación de Franco, no es una excentricidad. “Hoy en España hay algunos partidos políticos que quieren ser fieles a la doctrina social de la Iglesia en su totalidad, como por ejemplo Comunión Tradicionalista Católica, Alternativa Española, Tercio Católico de Acción Política, Falange Española de las JONS”, afirmaba en mayo de 2007, a las puertas de las elecciones municipales, el entonces arzobispo de Pamplona, Fernando Sebastián. Los grandes partidos, afirmaba, “son todos aconfesionales”, por lo que las fuerzas de extrema derecha le parecían “dignas de apoyo”. Resulta llamativo que Sebastián, prestigioso teórico claretiano, fuese en los albores democráticos tenido por partidario del aggiornamiento del Concilio Vaticano II. Con el transcurso de las décadas se acabó situando el irrendentismo ideológico pilotado por el cardenal Antonio María Rouco Varela, presidente de la Conferencia Episcopal de 1999 a 2005 y de 2008 a 2014 y arzobispo de Madrid de 1994 a 2014, el hombre de confianza en España de Juan Pablo II y Benedicto XVI, sin duda el alto clérigo más influyente del país en el presente siglo. Los grandes actos de masas que preparaba en las visitas de los papas, así como sus multitudinarias misas públicas de la familia, tenían la marca de Rouco, tan dado a la escenografía grandilocuente y el discurso apocalíptico de una “Iglesia sin complejos”. Lee el resto de esta entrada »


El monumento nacional católico del Valle de los Caídos y la madrasa de voces blancas

julio 4, 2018

Por Antonio Gómez Movellán, presidente de Europa Laica

 

Viaje de la Escolanía del Valle de los Caídos a Tenerife / Fuente Abadía del Valle de los Caídos. Escolanía

Menos conocido que la existencia, en la abadía benedictina del Valle de los Caídos,  de los restos del General Franco bajo una lápida de 1.200 kilos, es la existencia de una escolanía  de niños dedicada al canto gregoriano. Entre 30 y 50 niños de 8 a 16 años  viven en esa abadía educándose al margen de la sociedad y siendo adoctrinados en un conservadurismo clerical propio de otros siglos. Se les  adoctrina en contra de la sociedad moderna y se les impone un catolicismo ultramontano que, para muchos, moldeará su conciencia para siempre, y unos pocos acabarán como monjes  en la orden benedictina. Algunos que han pasado por allí, han explicado, que la educación musical era muy buena, y que no les ha afectado tanto el siniestro lugar ya que “uno no es consciente de lugar donde esta”. Otros, todavía tienen pesadillas  El catolicismo siempre ha tenido predilección por los menores y los niños y tienen espacios reservados para el adoctrinamiento desde muy temprano: guarderías, colegios, seminarios menores, clubs boy scouts, etc… Estos niños del colegio-escolanía, la mayoría españoles, son dejados voluntariamente por unos padres que suelen  tener fuertes convicciones católicas ultramontanas pero también los hay provenientes de familias numerosas con muy  pocos recursos. Los estudios están reconocidos por la Comunidad de Madrid  y la orden benedictina  recibe subvenciones de Patrimonio Nacional  para el mantenimiento de este colegio-escolanía y para becas. La escolanía ha sacado muchos discos y tiene una buena reputación ya que ha colaborado con muchas orquestas y en centenares de grabaciones.

En 2013, el director de cine italiano Alessandro Pugno tuvo la oportunidad de rodar un sorprendente  documental ‘A la sombra de la cruz’, en que narra de forma realista y sin ningún mensaje moral la educación de esta escolanía en la abadía benedictina. Antonio Saura Medrano, el productor de la misma declaró:” Los monjes se sienten acosados por una sociedad que creen que les ataca y ese es el mensaje que pasan a los niños”. La educación que reciben  los niños es una especie de Educación para la Ciudadanía, pero a la inversa. Lee el resto de esta entrada »


A la sombra de la cruz

abril 23, 2018

Un documental de Alessandro Pugno. Vídeo

Fotogramas del documental

Los peritos, tras más de diez años de batalla judicial de las familias, iniciaban esta mañana los trabajos preliminares de exhumación en el Valle de los Caídos, mientras que Patrimonio Nacional impide la entrada de las familias en el Valle de los Caídos en el inicio de las exhumaciones según denuncian los familiares de los hermanos Lapeña.

Ambas noticias traen a la actualidad un documental de 2013 que, centrado en la educación que los monjes benedictinos ofrecen a unos 40 niños que estudian en su escuela de música, -subvencionada por Patrimonio Nacional-, cuenta una realidad de la que apenas se conoce nada y a la que resulta difícil acceder: el interior de la basílica del Valle de los Caídos.

“A la sombra de la cruz” ganó en 2013 la Biznaga de Plata en el Festival de Málaga. Su director, el italiano Alessandro Pugno contó con la colaboración del productor español Antonio Saura Medrano, y consiguió rodar en uno de los lugares con más oscurantismo de España, el Valle de los Caídos, ese mausoleo construido por presos republicanos bajo cuya cruz yacen casi 35.000 víctimas y de cuyo cuidado se encargan desde 1958, por orden de Franco, unos monjes benedictinos que mientras cuidan primorosamente de las tumbas del dictador, y de José Antonio, dejan que poco a poco se vayan deteriorando entre humedades y derrumbamientos las fosas.

En los últimos años del gobierno socialista, en pleno debate sobre qué hacer con ese símbolo del franquismo, este italiano comenzó a rodar un documental que se centraba en la escuela de música que los monjes benedictinos tienen en el interior de ese mismo recinto para niños de entre 8 a 14 años. Lee el resto de esta entrada »