Dios los cría, y Franco los junta: ¿qué Iglesia es posible en España tras la exhumación?

octubre 26, 2019

Los obispos no se oponen a la exhumación de Franco, pero sí al fin de las prebendas que les dio el dictador

El prior Cantera, con los Franco

Jesús Bastante, Religión Digital, 26 de octubre de 2019

Cuando Franco murió, la Iglesia española había dejado ‘atados y bien atados’ sus privilegios en una sociedad que intentaba avanzar, lentamente, hacia la democracia. En Roma, diez años atrás, había concluido el Concilio Vaticano II, que trató de poner a la Iglesia católica en hora con el mundo, pero los obispos españoles seguían con el reloj parado en 1953, momento en que el Régimen consagró la alianza entre la Cruz y la Espada que hizo posible la ‘Sagrada Cruzada’ (así llamaron los obispos en 1937 a la Guerra Civil).

Hoy, 44 años después, con Franco reinhumado en Mingorrubio, los obispos españoles continúan mirando con dificultad al futuro. Igual que sucediera tras el Concilio, pocos prelados se animan a seguir el impulso del Papa Francisco y acabar con una Iglesia clericalizada, que oculta en un armario los estigmas de los abusos de poder y sexuales, se afana en conservar privilegios anacrónicos y sigue sin darse cuenta de que hoy, en pleno siglo XXI, España ha dejado de ser católica y su influencia en la sociedad resulta prácticamente insignificante.

En muy pocos países de nuestro entorno la Iglesia católica (y sólo la Iglesia católica) recibe, sin dar nada a cambio, un porcentaje de los Presupuestos Generales del Estado, cuya finalidad no detalla con precisión.

Acabar con la herencia del dictador

Los obispos no se oponen a la exhumación de Franco, pero sí al fin de las prebendas que les dio el dictador. El nuevo Concordado (ahora llamado Acuerdos Iglesia-Estado), que se negoció a la par que la Constitución y fue aprobado ahora hace 40 años, continúa dotando a la Iglesia de múltiples beneficios fiscales, económicos, jurídicos y de presencia social.

La enseñanza de la Religión católica es de oferta obligatoria y sus profesores son designados por el obispo del lugar (que puede despedirlos sin dar razón alguna), pero pagados por la Administración. Con el personal religioso en hospitales públicos, el Ejército o las prisiones sucede tres cuartos de lo mismo.

Polémicas inmatriculaciones Lee el resto de esta entrada »


Un chollo fiscal que ni el papa defiende: así son las exenciones que la auditoría a la Iglesia ha puesto en el punto de mira

octubre 12, 2019

La justicia europea falló contra Italia por ventajas iguales a las que la Iglesia disfruta en España, donde el blindaje resiste 40 años después del acuerdo con el Vaticano.

Resultado de imagen de tribunal de cuentas

Ángel Munárriz, InfoLibre, 12 de octubre de 2019

Era una duda tan razonable como relevante: ¿aprovecharía el Tribunal de Cuentas la auditoría a la Iglesia católica, aprobada a finales de 2017 y aún sin finalizar, para adentrarse en el pantanoso terreno de las exenciones fiscales y su justificación legal? La decisión fue de maduración lenta. Pero finalmente se impuso el sí, dado que las exenciones constituyen, a su modo, un recurso público dedicado a la Iglesia, aunque sea por lo que el Estado deja de ingresar. El documento de directrices técnicas de la fiscalización, adelantado por infoLibre, establece que el órgano público de control verificará “las exenciones tributarias y los beneficios fiscales” de la institución. De tal modo que serán sometidos a escrutinio –ya se verá con qué profundidad– los privilegios tributarios de la Iglesia, que disfruta en la práctica de una exención generalizada de impuestos.

Las exenciones son un terreno delicado para la Iglesia. Es un privilegio bajo cuestionamiento, aunque las amenazas provienen sobre todo de fuera de España. La justicia europea ya ha rechazado mediante una sentencia referida a Italia exenciones iguales que las que disfruta en España la Iglesia católica. Un ejemplo da idea del alcance de los beneficios tributarios de la Iglesia: la cobertura de la que disfruta le permite hacer negocio mediante alquileres sin pagar el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI). Y algo más elocuente aún: incluso el papa Francisco afirma que la Iglesia sólo debería exenta del pago de impuestos en casos en los que haya justificación religiosa o caritativa.

Las cifras de Europa Laica

Europa Laica cifra los beneficios que para la Iglesia suponen las exenciones fiscales en 2.000 millones al año, 700 de ellos de IBI. A juicio del economista Enrique Ruiz del Rosal, miembro de la junta directiva de Europa Laica y autor del contrainforme anual para destripar las cuentas de la Iglesia, se trata de una exención “indiscriminada” que se beneficia de la falta de control del Estado.

La Conferencia Episcopal (CEE) no opone un dato a este de los 2.000 millones, pero tampoco lo da por bueno. Para ofrecer un dato alternativo, claro, tendría en primer lugar que explicar cuál es su patrimonio, ahora desconocido y disperso en más de 40.000 entidades imposibles de rastrear. La memoria que anualmente presentan los obispos para justificar el uso dado a sus ingresos de dinero público vía casilla de la Iglesia no da la menor pista del patrimonio, no sólo de la Iglesia en sentido amplio –con sus hermandades, parroquias, ONG…–, sino tampoco de la Iglesia diocesana, la compuesta por los 70 obispados. Así que la opacidad es el primer obstáculo para dimensionar adecuadamente las exenciones. Lee el resto de esta entrada »


Enrique Ruiz del Rosal: Preguntas sin respuesta en la Memoria de la Conferencia Episcopal

septiembre 1, 2019

Ruiz del Rosal, autor del Informe sobre de la Memoria Anual de Actividades del ejercicio 2017 presentada por la Conferencia Episcopal Española, repasa las muchas cuestiones sobra las que la memoria no ofrece respuesta / Memoria en PDF

Enrique Ruiz del Rosal (miembro de la Junta Directiva de Europa Laica y socio de Asociación Laica de Rivas), Laicismo.org, 1 de septiembre de 2019

PREGUNTAS SIN RESPUESTA EN LA MEMORIA DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL (I)

Informe sobre de la Memoria Anual de Actividades del ejercicio 2017 presentada por la Conferencia Episcopal Española

1.- ¿Por qué no ofrece en la Memoria episcopal el importe del Fondo de Reserva acumulado, que se nutre también de las X del IRPF?

2.- ¿Por qué  ha desaparecido de la Memoria la referencia central al Fondo Común Interdiocesano (FCI), que se constituye con lo obtenido por las X del IRPF, y cuyo presupuesto aprueba anualmente la Asamblea Plenaria de los obispos?

3.- ¿Por qué se oculta en la Memoria la aportación de las diócesis al FCI?

4.- ¿Por qué se oculta el montante de la retribución de los sacerdotes con cargo a las X del IRPF, a cuántos afecta y por qué conceptos?

5.- ¿Por qué se omite la información sobre prestaciones sociales que recibe el clero con cargo a las X del IRPF?

6.- ¿Por qué no se informa la Memoria de la cantidad con que se retribuye a seglares, de las X del IRPF, toda vez que las diócesis se gastaron por este concepto 119 M€ en 2017?

7.- ¿Por qué ha desaparecido la retribución individual establecida para los obispos, así como se omite a cuántos se retribuye o su contribución a la Seguridad social o el IRPF?

8.- ¿Por qué se oculta la cantidad que procedente del FCI se dedicó en 2017 a actividades pastorales, que ya no está disponible ni siquiera en el Presupuesto del FCI?

9.- ¿Por qué se omite la información acerca de los medios a través de los que  se canalizan los casi 5 M€ de las campañas publicitarias?

10.- ¿Por qué estando obligada a presentar una Memoria de las cantidades recibidas a través de la denominada Asignación tributaria, dedica el 89,5 % de la Memoria a contarnos sus actividades de evangelización, enseñanza, caridad y asistencia social, que no tienen nada que ver con las X del IRPF? Lee el resto de esta entrada »


Enrique Ruiz del Rosal: Informe sobre de la Memoria Anual de Actividades del ejercicio 2017 presentada por la Conferencia Episcopal Española

agosto 31, 2019

Como en otras ocasiones, Enrique Ruiz del Rosal, miembro de la Junta Directiva de Europa Laica y socio de Asociación Laica de Rivas, elabora una minucioso informe de la Memoria  de actividades que presenta, a “bombo y platillo”, la Conferencia Episcopal. Esta vez la gala de presentación tuvo lugar el pasado 13 de junio  en el Auditorio Ángel Herrera de la Fundación Pablo VI. (Vídeo)

Blázquez y Berrocal en la “gala” de presentación de la Memoria

Enrique Ruiz del Rosal, Laicismo.org, 31 de agosto de 2019

Un año más la Conferencia Episcopal Española (CEE, en adelante) ha dado a la publicidad (pues de publicidad se trata, exclusivamente) su última Memoria Anual de Actividades correspondiente al ejercicio 2017, en relación con la renta declarada en 2018. Y lo ha hecho, como siempre, no sólo a través de los múltiples medios de comunicación y propaganda de que es propietaria (televisiones, radios, periódicos en papel o digitales), sino también contando con la inestimable colaboración de los medios de comunicación de las cadenas estatales y autonómicas públicas (radio y televisión), así como de la mayoría de los medios generalistas privados.

Y a la vista de los datos ofrecidos en dicha Memoria, tengo que volver a repetir, como lo hago cada año, el párrafo con que comencé el informe que realicé, allá por agosto de 2010, a propósito de la Memoria correspondiente al ejercicio 2008:

“Siendo Gonzalo Puente Ojea embajador de España ante la Santa Sede, solicitó al Gabinete de Presidencia del Gobierno socialista, en 1986, información sobre las partidas presupuestarias a favor de la Iglesia católica (Ic, en adelante). Dicho Gabinete, junto con la citada información detallada por Ministerios, adjuntó un párrafo que no tenía desperdicio: “Además de la financiación directa con cargo a los Presupuestos del Estado, la Ic obtiene una importante financiación indirecta mediante las exenciones de impuestos o gravámenes que debería abonar conforme a la Legislación Fiscal en vigor. No se ha todavía calculado la cifra a la que asciende este beneficio fiscal, si bien se procurará obtener una estimación aproximada de la misma.”

Han transcurrido 33 años y aún sigue pendiente que el Gobierno de España elabore una estimación de las exorbitantes cantidades de que se beneficia la Ic y todas sus sociedades e instituciones, como consecuencia de las exenciones y bonificaciones fiscales al amparo de los Acuerdos concordatarios con la Santa Sede de 1979. Y ello en sus tres niveles administrativos: central, autonómico y local.

Conviene recordar que estas cuantiosas sumas, que Europa Laica cifra en no menos de 11.600 M€ (más del 1 % del PIB de España) se hurtan a los Presupuestos de estas tres administraciones y, por tanto, no están disponibles para financiar servicios de interés general, que beneficiarían a tod@s l@s ciudadan@s, independientemente de sus creencias y convicciones. Todo ello en beneficio de los intereses de una creencia particular y de la Institución que dice representarla: la Iglesia católica.”

I) MEMORIA JUSTIFICATIVA DE LAS CANTIDADES RECIBIDAS DEL ESTADO A TRAVÉS DE LA ASIGNACIÓN TRIBUTARIA

INCUMPLIMIENTO DE UN COMPROMISO Lee el resto de esta entrada »


La Iglesia logra en dos años 35 millones de superávit de la casilla de la renta y destina más de la mitad para 13TV

junio 10, 2019

De los 35,2 millones de superávit declarado en 2016 y 2017 por la Iglesia católica, 20 millones van a enjugar pérdidas de su brazo mediático y los otros 15,2 a su fondo de reserva

El presidente de la Conferencia Episcopal Espa?ola (CEE), Ricardo Blazquez.

El presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Ricardo Blazquez. EP

Ángel Munárriz, InfoLibre, 10 de junio de 2019

La Iglesia católica lleva cuatro años consecutivos logrando superávit gracias a la asignación que le hace el Estado con lo recaudado vía IRPF. Es decir, el dinero público que ingresa por la llamada “casilla de la Iglesia” es más del que gasta la institución para su funcionamiento. En ocasiones, bastante más. Del ejercicio de 2016 le sobraron 19,3 millones, después de haber pagado el sueldo de sus sacerdotes y obispos. Del correspondiente a 2017, cuya memoria ha publicado ahora la Conferencia Episcopal Española (CEE), le quedó un saldo favorable de 15,9 millones. En total, en los dos últimos ejercicios el superávit ha ascendido a 35,2 millones. ¿En qué lo ha utilizado la Iglesia española? Pues 15,2 millones han pasado a su fondo de reserva. El resto, 20 millones, ha ido a la televisión Trece (antes llamada 13TV), uno de los brazos mediáticos de la jerarquía católica, convertido en un sumidero de dinero de origen público.

La Iglesia católica española, en rigor una organización filial del Estado vaticano,defensora de los intereses de la Santa Sede en España, no es un cuerpo único. Sin contar con todas aquellas entidades que no tienen personalidad jurídica civil, la Iglesia tiene más de 40.000 terminales: desde parroquias a monasterios, desde órdenes a congregaciones, desde ONG hasta fundaciones, desde Manos Unidas a la Universidad Pontificia de Comillas. Eso es la Iglesia en un sentido amplio. Pero lo que solemos tener en la cabeza cuando decimos “Iglesia” es la Iglesia diocesana, la de las diócesis, la compuesta por los 70 obispados. El tronco de la institución. La casilla de la Iglesia en la declaración de la renta está concebida para el sostenimiento con dinero público de la Iglesia diocesana.

El Estado asigna a la Iglesia un 0,7% de cada una de las declaraciones con la equis católica marcada. No es un dinero que el declarante ponga de más, o que se le devuelva de menos. La cantidad asignada a la Iglesia, unos 250 millones al año, sale del total recaudado. Es dinero público. Se decide en función de las equis marcadas, pero es de todos. En la pasada campaña de la renta, la realizada en 2018 sobre el ejercicio de 2017, los contribuyentes marcaron la equis en un total de 7.164.502 declaraciones,que se corresponden, teniendo en cuenta las conjuntas, con unos 8,5 millones de contribuyentes. El resultado final son 265,06 millones, según la memoria del ejercicio. Lee el resto de esta entrada »


Los obispos españoles dilapidan más de 82 millones en la cadena Trece desde su creación

junio 5, 2019

La cadena acumula más de 82 millones de pérdidas, la mayoría salida del IRPF de los españoles

Pablo Santos, Periodista Digital, 5 de junio de 2019

Trece registró pérdidas por valor de 10 millones de euros en 2017, según los últimos datos publicados, que se unen a las de 72 millones que tuvo la TDT durante sus seis primeros años de actividad (‘TRECE’ cambia su imagen y apuesta por una televisión más social y menos apegada al PP).

Este esfuerzo económico no se ha traducido en una elevada cuota de pantalla, ya que la cadena de la Conferencia Episcopal Española (CEE) tiene una audiencia minoritaria, que ronda el 2%.

Los obispos han dilapidado en esta televisión 82,3 millones de euros desde su puesta en marcha, en 2010. Un dinero que ha salido, en gran parte, de la asignación tributaria vía IRPF que recibe la Iglesia Católica. Lee el resto de esta entrada »


Preguntas sin respuesta. A propósito de la estrategia de la Conferencia Episcopal y la asignación tributaria que reciben del Estado

mayo 30, 2019

 

Enrique Ruiz del Rosal, Laicismo.org, 30 de mayo de 2019

A medida que se acerca cada año el mes de junio arrecia por tierra, mar y aire la campaña de publicidad y propaganda de la Conferencia Episcopal Española (CEE, en adelante) para intentar justificar la cuantiosa subvención pública recibida por la casilla del IRPF, principalmente  para mantener a 116 obispos y cardenales, 18.164 sacerdotes, seminarios, congresos, 23.000 parroquias y demás gastos de los denominados “de culto y clero”, más alguna otra “cosilla”: 277,83 M€ correspondientes a la renta de 2017, declarada en 2018.

Desde el mes de febrero hasta junio, que se publica la Memoria Anual de actividades, la Iglesia católica (Ic, en adelante) se asegura de estar permanentemente en los medios de comunicación con la vehemencia agitativa que le permiten los casi 5 M€ que recibe de fondos públicos para tales menesteres.

A lo que está obligada la Ic desde el ignominioso acuerdo de 2006 con un gobierno socialista (aunque ya venía obligada por el Acuerdo concordatario sobre asuntos económicos de 1979) es a elaborar una Memoria que justifique las cantidades recibidas del Estado a través de la Asignación Tributaria. Y los gobiernos de turno deberían exigírselo. Todo ello sin contar con la rendición de cuentas que debería reclamársele por las cuantiosas subvenciones directas (subvenciones) e indirectas (exenciones fiscales) y las transmisiones patrimoniales recibidas de la Administración Pública: no menos de 11.000 M€ anuales.

Por el contrario, se dedican a expeler nubes de negra tinta, cual calamar gigante, publicitando cuánto “invierte” en la sociedad, calculando el supuesto impacto económico de toda su actividad (patrimonio inmobiliario, actividades pastorales, fiestas religiosas, o actividad asistencial…), con la jerga economicista al uso (retorno social de la inversión, impacto en términos de PIB, cash flow). Lee el resto de esta entrada »