Los ultracatólicos españoles se hacen fuertes a nivel europeo

julio 22, 2019

13 de las 21 organizaciones que hacen lobby ante la UE tienen implantación en España

Presentación de la Plataforma por las Libertades, en diciembre de 2016, con la asistencia de Jaime Mayor Oreja y Rocío Monasterio.

Presentación de la Plataforma por las Libertades, en diciembre de 2016, con la asistencia de Jaime Mayor Oreja y Rocío Monasterio / Plataforma por las Libertades

Ángel Munárriz, InfoLibre, 22 de julio de 2019

España no es un nudo más en la red de grupos cristianos radicales que hacen lobby en Bruselas. Es, junto a Francia, el centro neurálgico. Como han publicado infoLibre y otros medios del proyecto European Investigative Collaborations (EIC), una maraña de hasta 21 organizaciones de carácter ultraconservador, defensoras de la sujeción de la sociedad y sus normas a la moral católica en el aborto, el matrimonio, la eutanasia o la educación, están registradas como grupos de presión ante las instituciones de la UE. El fenómeno, varios de cuyos puntales cuentan con financiación de think tanks y fundaciones estadounidenses en la órbita del trumpismo, va a más y pretende trasladar la “batalla cultural” por los valores tradicionales desde el país norteamericano a Europa. España, país por el que pasan más de la mitad de las organizaciones, pone al servicio de ese empeño una tupida malla de asociaciones en las que se aprecia además la participación de miembros de PP y Vox.

Los grupos lobistas identificados despliegan su representación en un total de 71 países, de los que 37 son europeos (35, si no se cuentan Rusia y Turquía), 12 asiáticos (10 si no se cuentan Rusia y Turquía), 11 de América del Sur y Centroamérica, ocho de África, dos de Norteamérica y uno de Oceanía. De las 21 entidades, tres son españolas: Asociación de Abogados Cristianos, Profesionales por la Ética y Enraizados. Diez más tienen representación, delegaciones o sede en España, según la información facilitada por las organizaciones ante el Registro de Transparencia de la UE. Esto supone que pasan por España un total de 13 de las 21 organizaciones católicas dedicadas a tareas de lobby ultracatólico ante la UE. Es decir, casi un 62%. Se trata de las tres antes mencionadas –Abogados Cristianos, Profesionales por la Ética y Enraizados– más otras diez: One of Us, Comisión de Episcopados de la UE, World Youth Aliance, Open Doors International, Federación de Asociaciones de Familias Católicas de Europa (Facfe, por sus siglas en francés), European Dignity Watch, Instituto Europeo de Bioética, YouthProAktiv, Organización Internacional por el Derecho a la Educación y la Libertad de Enseñanza (Oidel, por sus siglas en francés) y Fondation Jérôme Lejeune.

Sólo dos países, Francia, con 16 organizaciones, y Bélgica, con 14, aportan representación o sede a mayor número de entidades, si bien el caso de Bélgica se explica por que hasta 11 de ellas abren oficina en Bruselas por ser sede del Parlamento y de la Comisión Europea. Hasta 11 de las 21 organizaciones tienen su dirección de contacto en la capital belga (en dos ocasiones compartida con otro país).

Un tercio de las fundaciones, think tanks y ONG dedicadas a la presión en Bruselas contra el aborto, el matrimonio gay o la educación laica tienen españoles al frente

Lee el resto de esta entrada »


Una red de 21 organizaciones dedican dos millones al año a hacer lobby ultracatólico en Bruselas

julio 9, 2019

Tres grupos españoles, Profesionales por la Ética, Abogados Cristianos y Enraizados, presionan contra el aborto, el feminismo y los derechos LGTBI ante la UE

El entonces vicepresidente del grupo del PPE en la Eurocámara, Jaime Mayor Oreja, junto a la coordinadora de One of Us, Ana del Pino, en 2013 / EFE

A. Munárriz | B. Zgaga (Nacional) | M. Bird, InfoLibre, 9 de julio de 2019

La triunfante derecha reaccionaria estadounidense lo llama “batalla cultural”. Se trata de una estrategia de confrontación sin concesiones contra consensos básicos de la democracia liberal, tachados como “progresistas”, “totalitarios” y “liberticidas”, como la idea de que los homosexuales, bisexuales o transexuales, así como las mujeres, tienen los mismos derechos que los hombres heterosexuales.

Las obsesiones de los puntales de esta “batalla cultural” son el rechazo del aborto, la eutanasia y la educación sexual, la beligerancia contra la diversidad sexual y el feminismo, el silenciamiento de las manifestaciones políticas y artísticas contrarias al dogma religioso y la reivindicación de la moral creyente como rectora de la vida pública. En Estados Unidos, estas posiciones ya ocupan un lugar de privilegio en la Casa Blanca, con Donald Trump como valedor. Ahora el campo de batalla se ha trasladado a Europa. Y no sólo porque la pujante ultraderecha europea impulsa este discurso desde los partidos políticos, también porque el integrismo religioso se ha asentado en Bruselas, bajo la forma de toda una miríada de asociaciones, para defender sus posiciones en los pasillos de las instituciones más decisivas de la Unión Europea (UE). 

21 Organizaciones  y 91 lobistas

Un total de 21 organizaciones y think tanks –centros dedicados al pensamiento y la difusión ideológica– de diversa naturaleza, cohesionadas en torno a una agenda ultracatólica, dedican más de dos millones de euros a actividades de lobby ante el Parlamento Europeo y otras instituciones comunitarias, como demuestra el análisis de los datos del Registro de transparencia de la Unión Europea realizado por infoLibre y otros medios del proyecto periodístico European Investigative Collaborations (EIC).

Diez de estas organizaciones están registradas en Bélgica –en dos ocasiones con sede compartida con otro país–. La explicación es que Bruselas es sede de la Comisión y del Parlamento Europeo, lo cual no significa que las organizaciones sean exclusivamente belgas. Al contrario, lo frecuente es que sean multinacionales.

Tres de estas organizaciones están radicadas en España: Asociación de Abogados CristianosProfesionales por la Ética y Enraizados. Otras tres, en Francia. Y en Estados Unidos, Polonia, Holanda, Suiza y Ucrania existe una por país. Hay que recalcarlo: que su base esté en estos países no significa que sean de ámbito local; la característica definitoria del lobby integrista es su disposición de malla internacional. De las 21 organizaciones analizadas –se han descartado otras de cariz católico pero con una agenda y ordenación de prioridades distintas y menos radicales–, 12 tienen representación en España. Lee el resto de esta entrada »