Así ven la Semana Santa los movimientos laicos: poca fe y muchos intereses

abril 6, 2021

La pandemia de la COVID ha dejado sin procesiones de Semana Santa a localidades como Ferrol y Viveiro, las dos más señaladas en estas fechas en Galicia. Esto trae la caída de ingresos en sectores económicos como hostelería y todo lo relacionado con el turismo. Pero para los movimientos laicos, la economía alrededor de estas fechas muestra como el engranaje de la Iglesia funciona gracias al apoyo de las instituciones públicas.

Galicia

Procesión de la Resurrección en Ferrol. Encuentro de Hermandades Pascuales / Fuente fotoGalicia Confidencial

Por Moncho Mariño, Fuente Europa Laica, 6 de abril de 2021

La Semana Santa es un pilar básico dentro del calendario litúrgico en la Iglesia católica y también lo fue y sigue siéndolo dentro del calendario laboral y de descanso del Estado. Su arraigo es muy profundo en la sociedad y es lo mismo ser laico o creyente, las fechas que celebran la muerte y resurrección de Jesucristo suponen, además de un momento religioso, un paréntesis económico para el turismo antes del verano. Las asociaciones laicas critican la utilización como atractivo turístico de las procesiones y los ritos que las acompañan, como una vía de ingresos para la industria del ocio y también de la propia Iglesia.

Huella en la sociedad

“Un acto religioso con tanto peso culturalsocial y económico solo quiere decir que la Iglesia y la vida pública están intrincadas” dicen desde Galicia Laica. Esto demuestra la fuerte unión entre las estructuras públicas y la Iglesia mediante lo simbólico y el económico según esta asociación. La interpretación para ellos es que gracias al apoyo del Estado, la Iglesia católica en España convierte sus ritos en actos con un alto arraigo cultural y social. Este arraigo es un paso necesario para que actos como las procesiones sea declaradas de interés turístico nacional.

Lee el resto de esta entrada »

El PPdeG rechaza investigar sobre inmatriculaciones de la Iglesia en Galicia porque hay “cauce procesal”

marzo 31, 2021

La PNL presentada por el BNG ha sido apoyada por el PSdeG

C4 26-03-2021

Comisión Institucional, Administración General, Justicia e Interior

G.Diario, 31 de marzo de 2021

El PPdeG ha votado en contra de una iniciativa del BNG para demandar la investigación de inmatriculaciones realizadas por la Iglesia Católica y la anulación de las relativas a bienes de dominio público, lo que ha impedido su aprobación, tras remarcar que hay «un cauce procesal» para la reclamación.

En el marco de la Comisión Institucional, de Administración Xeral, Xustiza e Interior del Parlamento de Galicia, el diputado del Bloque Luis Bará ha defendido una proposición no de ley (PNL) que ha apoyado el PSdeG y respecto a la que el PPdeG se ha posicionado en contra. Así, el grupo nacionalista buscaba que la Xunta pidiese al Gobierno ampliar la información aportada sobre los bienes inmatriculados para facilitar su identificación y localización.

También se demandaba la investigación de las inmatriculaciones realizadas por la Iglesia. Además, el BNG aspiraba a que la Xunta instase al Ejecutivo central a anular las inmatriculaciones realizadas sobre bienes de dominio público y a reclamar la titularidad del dominio de las efectuadas sin un título material y previo.

Asimismo, la iniciativa planteaba que el Gobierno gallego pusiese en marcha una oficina de información y asesoramiento a las entidades que reclamasen estos bienes y promoviese acciones para anular las inmatriculaciones de bienes de dominio público y las realizadas sin acreditar la titularidad. Por su parte, el PSdeG presentó una enmienda que el BNG no ha aceptado al considerar que no modificaba sustancialmente la PNL.

Este posicionamiento en contra se produce, precisamente, un mes después de que el pleno del Ayuntamiento de Outeiro de Rei (Lugo), gobernado por el ‘popular’ José Pardo, aprobase por unanimidad una moción encaminada a revertir posibles inmatriculaciones «incorrectas» de la Iglesia como campos de la fiesta o caminos.

Lee el resto de esta entrada »

Monforte de Lemos: La Fundación del Colegio Nuestra Señora de la Antigua solicitó la inmatriculación del Colegio de la Compañía y de los terrenos de la finca adyacente

marzo 8, 2021

El monumento pasó a la Casa de Alba al heredar el condado de Lemos y está en manos de los Escolapios desde 1873

El colegio visto desde uno de los globos turísticos por la Ribeira Sacra / Roi Fernández

Luis Díaz, La Voz de Galicia, 8 de marzo de 2021

La Fundación del Colegio Nuestra Señora de la Antigua solicitó la inmatriculación del Colegio de la Compañía y de los terrenos de la finca adyacente. El expediente para el registro de la propiedad del inmueble y la parcela fue tramitado a través de una notaria de Monforte y permenece en fase de exposición pública. De esta fundación depende el colegio que se edificó a finales del siglo XVI a expensas del cardenal Rodrigo de Castro, hijo de la tercera condesa de Lemos y arzobispo de Sevilla. El monumento acaba de ser declarado bien de interés cultural por la Xunta.

El centro educativo y el resto de las instalaciones están gestionadas en la actualidad por los Escolapios. La fundación, por su parte, dispone una página web que alude a su creación en 1593 por iniciativa del cardenal Rodrigo de Castro con el objetivo «de ser un medio para la educación de la juventud». También informa de la catalogación de su actividad con el epígrafe de «beneficencia particular docente» y de su adscripción al registro de fundaciones de interés de la Xunta con el número 1593/1. Lee el resto de esta entrada »


¿Por qué no se conocen los bienes inmuebles de la Iglesia?

noviembre 8, 2019

Se desconoce el número de propiedades de la Iglesia en Galicia. Desde la reforma hipotecaria de 1998, en todo el estado, la Iglesia Católica ha registrado una gran cantidad de edificios y terrenos. El gobierno central ha exigido una lista de todas las propiedades. Esta lista aún no se ha hecho pública y algunos temen que haya negociaciones entre el gobierno y los representantes eclesiásticos.

Catedral de Santiago / Europa Press Archivo

Moncho Mariño, Galicia Confidencial, 8 de noviembre de 2019

La reforma de la ley hipotecaria hecha por el gobierno de José María Aznar en 1998 permitió a la Iglesia registrar lugares de culto, por lo que podría tener la propiedad de templos y lugares anexos que hasta entonces estaban en una casta de limbo legal. Esto significó que en algunos lugares los residentes y los ayuntamientos, los ayuntamientos y las asociaciones cívicas exigieron la declaración de dominio público de algunas de estas propiedades ante los tribunales. Algunos casos se resolvieron a favor de los demandantes, otros quedaron en manos de la Iglesia con un fallo a favor.

El hecho es que en 2014 se anunció otra reforma de la ley de hipotecas, que elimina ciertos privilegios que los obispos han tenido desde 1946. El estado, anunció la reforma, dará a las autoridades eclesiásticas un año para catalogar y recopilar toda la información y datos sobre sus posesiones. Esta información está en manos del Gobierno, y las estimaciones indican que la cantidad de artículos que componen este catálogo de propiedades está entre 30,000 y 40,000.Pero debe reconocerse que todavía son datos especulativos. Hasta la apertura de estos documentos, no se sabrá qué tan lejos está la capacidad patrimonial de la Iglesia.

Primeros pasos

En 2007 estalló el escándalo. La Iglesia lo ha registrado (ha sido mencionado como su propiedad) con interés cultural en Andalucía, como la Mezquita de Córdoba o la Giralda de Sevilla. Además, también se registran viñedos y otros tipos de tierras rústicas y no rústicas. Al menos siendo propiedad pública, las protestas llegaron al gobierno central.

Todo esto vino de lejos. En 1946, el régimen franquista decidió compensar a la Iglesia por las “pérdidas” derivadas de la “nacionalización de bienes llevada a cabo por el Gobierno de Niceto Alcalá Zamora en 1931” , según explicó el Grupo Conjunto de Izquierda (anteriormente In Tide) en una apelación del 12 de noviembre. de 2018.

Esta compensación se realiza a través de una ley hipotecaria que otorga poderes a los obispos, similar a los de un notario. Simplemente tenía que presentar un certificado con su sello y firma para reclamar cierta propiedad. Todavía había lugares de culto que finalmente podrían registrarse con la reforma de la ley de hipotecas de 1998. “Esto hace que miles de propiedades sean nombradas en la iglesia pagando 30 euros, que es lo que vale cada registro”, dice Gómez. Lee el resto de esta entrada »