El mito de la persecución religiosa republicana

abril 4, 2021

Foto-1-Santa_Maria_del_Mar

Interior de la nave central de Santa María del Mar. Foto: Josep Renalies CC BY-SA 3.0 (original en color)Fuente

Ángel Luis López Villaverde, Conversaciones sobre la Historia, 4 de abril de 2021

En el mundo académico, el empleo de conceptos más propios del pasado (valga como ejemplo “fascismo”) suele provocar debates enconados si se trata de actualizarlos en formas y expresiones del presente, saliendo a colación el necesario rigor mientras se denuncian deslices presentistas. Sin embargo, hay otras expresiones o usos del pasado que han derivado del orden propagandístico al historiográfico sin pasar suficientemente por sus filtros. Es el caso de la denominada “persecución religiosa republicana”.

La magnitud de la tragedia ha facilitado las cosas. Pero en unos tiempos tan dados a la hipérbole, conviene separar mito y logos. No se puede negar lo obvio. Los 6.832 clérigos asesinados durante la violencia revolucionaria de 1936 indican que una de cada nueve de las víctimas mortales del denominado “terror rojo” era eclesiástico. No menos grave es que, al derramamiento de sangre, se añadan ataques masivos a objetos y espacios sagrados, perdiéndose irreparablemente buena parte del patrimonio artístico y religioso a causa de la “ira sagrada”, en expresión del antropólogo Manuel Delgado. Ahora bien, reconocer la trascendencia de la violencia ejercida contra el clero y los bienes y símbolos religiosos no implica mantener sin más que formara parte de una verdadera “persecución”, o que su base fuera esencialmente “religiosa”. Menos aún que formara parte de un proyecto gestado en los albores de la República y culminado durante la guerra.

Este artículo trata de traducir en lenguaje comprensible lo que suele quedar en terrenos más eruditos y separar la realidad histórica de la mitificación interesada. Para ello, recuperaré y actualizaré lo que ya he escrito en algunas de mis publicaciones, que figuran citadas al final, deudoras del resto de autores referenciados.

La importancia del relato

Lee el resto de esta entrada »

Homenaje en Gijón a las 13 Rosas

agosto 5, 2020

Asturias Laica en el homenaje a las 13 Rosas

Parque de las 13 Rosas, Gijón

5 de agosto de 2020

Hace 81 años, un 5 de agosto de 1939,  Carmen Barrero Aguado, Martina Barroso García, Blanca Brisac Vázquez, Pilar Bueno Ibáñez, Julia Conesa Conesa, Adelina García Casillas, Elena Gil Olaya, Virtudes González García, Ana López Gallego, Joaquina López Laffite, Dionisia Manzanero Salas, Victoria Muñoz García y Luisa Rodríguez de la Fuente fueron fusiladas como «responsables de un delito de adhesión a la rebelión». A ellas se sumaría poco más tarde la 14 Rosa,  Antonia Torre Yela,  a quien un error en su apellido “salvó” de morir junto a sus compañeras pero no de ser fusilada más tarde, el 19 de febrero de 1940.

El Ayuntamiento de Gijón las recordaría esta mañana en el parque que lleva su nombre con un breve acto. En él, además de representantes de los grupos municipales PSOE, IU, Podemos-Equo y Ciudadanos, estuvieron presentes las entidades que componen el Colectivo de Entidades Republicanas y Memorialistas (en el que participa Asturias Laica), con una representación muy limitada, -máximo dos personas por colectivo-, dada la situación derivada del COVID19.

En el homenaje tras la intervención de Alberto Ferrao, concejal de Cultura del Ayuntamiento de Gijón, el acto simbólico de la plantación de tres de los trece rosales que incluirá el parque: uno lo plantaría el Concejal del Ayuntamiento de Gijón, otro la Asociación 13 Rosas Asturias y en nombre del Colectivo de Entidades Republicanas y Memorialistas el tercero-

Algunas imágenes
Lee el resto de esta entrada »


La represión franquista sobre las mujeres en Asturias: reconstruyendo la posmemoria con relatos familiares

junio 29, 2020

Un estudio del antropólogo y economista Heriberto Gutiérrez García, publicado en la revista Periferia, recoge testimonios de las mujeres que sufrieron la represión franquista por su apoyo a los guerrilleros “fugaos”

Enesida García (a la derecha), en una foto de época. / LNE

29 de junio de 2020

Con el título “Las barraganas del monte”: así masacró el franquismo a las mujeres “marcadas” ideológicamente recoge hoy La Nueva España una referencia al estudio de Heriberto Gutiérrez García acerca de la represión franquista sobre las mujeres en Asturias.

Recogemos aquí el artículo publicado hoy en La Nueva España, así como el trabajo (completo) publicado en la revista Periferia

En la Nueva España
“Las barraganas del monte”

En el otro bando, las llamaban “putas de los rojos”, “barraganas del monte”. Eran silenciadas, golpeadas, ultrajadas, violadas. Poco más que carne a la que masacrar. En casa, eran “la madre de?”, la “hermana de?”, la “hija de?”. Parecía que no tenían nombre, como si la guerra y la posguerra las hubiera hecho invisibles.

Ahora, un estudio del antropólogo y economista Heriberto Gutiérrez -que forma parte de su doctorado por la UNED- intenta rescatar testimonios femeninos de la comarca del Nalón. Su voz, su papel. Fueron, según el experto, “imprescindibles” para los “fugaos” y para la vida de las familias. Ellas fueron la resistencia. Todos los datos y testimonios que aparecen en este reportaje han sido recopilados por Gutiérrez, con la ayuda de su tutora María García, y publicados en el nuevo número de la revista “Periferia” -con el editor Ignacio Fradejas al frente-.

Gutiérrez decidió dar una vuelta a la historia de la Guerra Civil y el represaliado franquista. Cambiar la óptica y fijar el objetivo en ellas: “Ha sido realmente difícil porque la historia ha sido contada siempre por hombres. Hay pocos testimonios directos de mujeres. De hecho, muchos de los testimonios que recojo son de hombres hablando de ellas”. Como el de Pablo García, primer alcalde de la democracia en el Ayuntamiento de Laviana: Lee el resto de esta entrada »


Matilde Landa, símbolo de la lucha republicana, moriría en la cárcel franquista de Can Sales, en Mallorca, un 26 de septiembre de 1942

septiembre 26, 2018

“No pudieron colgar de tu pecho ni crucifijos ni sotanas. Matilde Landa, republicana”.

Matilde Landa

26 de septiembre de 2018

Considerada uno de los símbolos más significativos del movimiento de las mujeres contra la dictadura franquista, es una figura indispensable para entender la incorporación de las mujeres al activismo político en la primera mitad del siglo XX. Matilde Landa, republicana comunista condenada por adhesión a la rebelión durante la guerra civil española,  se quitó la vida antes de convertirse en “la insignia de una derrota” como pretendía la dictadura intentando que se bautizara y convirtiera al catolicismo.

Matilde Landa, (Badajoz 24/06/1904 – Palma de Mallorca 26/09/1942), nacida en el seno de una familia librepensadora, (su padre era uno de los referentes en la ciudad de la Institución Libre de Enseñanza), en la que se fomentaba la educación y la cultura, no recibió el bautismo, algo nada frecuente en la época. Tras los estudios de bachillerato, con 19 años, se trasladó a Madrid (se alojó en la Residencia de Señoritas bajo la dirección de la pedagoga krausista María de Maeztu), para iniciar estudios universitarios de Ciencias Naturales, licenciándose en 1929.

En 1934 participó en el congreso fundacional del Comité Nacional de Mujeres contra la Guerra y el Fascismo, organización feminista y popular de inspiración comunista que presidía Dolores Ibárruri. Este mismo año se afilió al Socorro Rojo Internacional, organización vinculada a la Internacional Comunista, que se dedicaba a realizar actos de apoyo a los prisioneros comunistas y que organizaba asistencia material y humanitaria en situaciones específicas de necesidad, e ingresaría en el PCE en los primeros meses de 1936, poco antes del inicio de la sublevación militar y el golpe de Estado franquista. Lee el resto de esta entrada »