La Iglesia mantiene sus privilegios a salvo pese al informe del Tribunal de Cuentas

julio 13, 2021

La fiscalización de la relación económica del Estado con la Iglesia, que dejó fuera el dinero de comunidades, diputaciones y ayuntamientos y el grueso de sus ventajas en el terreno fiscal, educativo y patrimonial, tampoco ha forzado cambios a fondo en la justificación de los fondos públicos asignados vía IRPF

Ángel Munárriz, InfoLibre, 13 de julio de 2021

La Iglesia mantiene intacto su privilegiado estatus económico en España, que ha salvado el desafío puntual del histórico examen del Tribunal de Cuentas. Casi un año después de la publicación del informe de fiscalización, una especie de auditoría de las relaciones económicas del Estado con la Iglesia, la evaluación de la situación evidencia que el alcance de los trabajos dejaba fuera el grueso de las ventajas económicas, fiscales, educativas y patrimoniales de la institución católica. Es más, ni siquiera hay cambios significativos respecto a los fondos entregados a la Iglesia vía IRPF.

A la espera de un posible acuerdo reformista entre el Gobierno y la Conferencia Episcopal Española (CEE), que negocian discretamente desde hace más de un año, la memoria anual de la Iglesia sigue siendo más publicitaria que justificativa. Mientras tanto, los obispos han logrado el aval del Gobierno a las inmatriculaciones y el anteproyecto de una nueva ley cultural prevé un reforzamiento de la cooperación del Estado con la Iglesia para «enriquecer» su patrimonio.

Un listón bajo

La fiscalización del Tribunal de Cuentas sobre la relación económica del Estado con la Iglesia, aprobada el 28 de julio de 2020, se empezó a realizar tras una campaña de presión que incluyó a fuerzas de izquierdas, como PSOE, Podemos e IU, y a grupos como Europa Laica. A finales de 2016, el Tribunal de Cuentas se había opuesto a realizar este examen, pese a la voluntad de hacerlo de miembros del sector progresista. Finalmente, al año siguiente la institución sí probó la elaboración del informe, que también incluía a las confesiones judía, evangélica y musulmana.

Lee el resto de esta entrada »

Descienden casi un 30% las bodas por la Iglesia en los últimos cinco años antes de la pandemia

mayo 12, 2021

Este descenso también se observa en los bautizos y primeras comuniones.

tienda

Una tienda de trajes de novia / J.Jurado

Lanza, Diario de La Mancha, 12 de mayo de 2021

Los matrimonios por la Iglesia descendieron un 29,3% en los últimos cinco años antes de la pandemia, pasando de más de 51.000 en 2015 a menos de 37.000 en 2019, según se desprende de la Memoria Anual de Actividades de la Conferencia Episcopal Española, con datos de 2019.

En concreto, en 2015 se celebraron 51.810 matrimonios por la Iglesia; 50.805 en 2016; 46.556 en 2017; 41.975 en 2018 y 36.650 en 2019. Estos datos no tienen en cuenta aún el año 2020, cuando los matrimonios tuvieron que descender necesariamente debido a la pandemia del coronavirus, pues durante el confinamiento no se pudieron celebrar bodas y, posteriormente, se exigió un máximo de aforo.

Este descenso también se observa en los bautizos y primeras comuniones. En concreto, los bautismos han experimentado un descenso de un 23,9% en cinco años, pasando de 231.254 en 2015 a 175.844 en 2019; y las comuniones han caído un 14,8%, pasando de 240.094 en 2015 hasta las 204.618 en 2019.

«En lo que se refiere a la cuestión de bautismos y matrimonios, la disminución ahí está, se puede ver en las memorias de los sucesivos años», ha precisado el secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Luis Argüello, este martes 11 de mayo en rueda de prensa para presentar la Memoria de Actividades de la Iglesia Católica en España 2019.

______________________

Memoria de Actividades IC 2019


La Iglesia recibe vía IRPF el doble que en 2007 pese a caer más del 11% en sacerdotes

mayo 12, 2021

El boom de ingresos se produce mientras desciende más de un 18% el número de seminaristas

_240620calvoomella3_020a69ca

La vicepresidenta del Gobierno Carmen Calvo y Juan José Omella, presidente de la Conferencia Episcopal, en una reunión en junio de 2020 / Ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática

Ángel Munárriz, InfoLibre, 12 de mayo de 2021

La era del 0,7% está siendo dorada en lo económico para la Conferencia Episcopal, en contraste con el declive de su armazón religioso. La Iglesia ha duplicado el dinero público anual que recibe vía IRPF desde 2007, mientras su número de sacerdotes ha caído más de un 11% y el de seminaristas más de un 18%.

El Gobierno de España y el Vaticano acordaron, en diciembre de 2006, subir la asignación a la Iglesia católica de un 0,52% a un 0,7% por cada equis marcada en la casilla de la declaración de la renta. Quedó intacto el rasgo esencial del acuerdo: el dinero que se le entrega a la Iglesia se calcula por el número de equis marcadas, pero se trata de un dinero público, detraído del monto total recaudado. A los que marcan ni se los hace pagar más ni se les devuelve menos. El tiempo ha demostrado que fue un importante logro de la Conferencia Episcopal Española (CEE), con Ricardo Blázquez como presidente.

La asignación tributaria antes del cambio se situaba en torno a los 150 millones, según la información facilitada a infoLibre por Hacienda. En 2007, fue concretamente de 152 millones de euros. La primera asignación tributaria con el nuevo sistema se produjo en 2008, explica a este periódico la Conferencia Episcopal. La CEE acaba de hacer pública su serie de ingresos púbicos vía IRPF 2008-2019. El dato de 2019, que recoge la inyección obtenida mediante la declaración de la renta de 2020, marca un récord histórico, con 301,2 millones.

Lee el resto de esta entrada »

La Iglesia Católica aumentó su superávit en 2019

mayo 11, 2021

El Tribunal de Cuentas alertó de que ese superávit podría exceder los acuerdos Iglesia-Estado

1620734870_337203_1620735303_noticia_normal_recorte1

Un sacerdote bendice los ramos de palma en una parroquia de Madrid / Isabel Infantes (Europa Press)

Adela Molina, Cadena SER, 11 de mayo de 2021

Más de 1.088 millones de euros en recursos tuvo la Iglesia Católica en 2019 -113 millones más que en 2018, de los que casi un tercio provienen de los contribuyentes a través de la x de la Renta. El resto son aportaciones de los fieles, ingresos por patrimonio y otros ingresos corrientes, según aparece en la memoria de actividades 2019 presentada este martes por la mañana por la Conferencia Episcopal Española (CEE).

Lo más llamativo es que la Iglesia Católica sigue aumentado su superávit, es decir, gasta menos de lo que ingresa: hasta los 22 millones en 2019 frente a los 20 millones de un año antes. 

Este superávit fue destacado por el Tribunal de Cuentas en su informe de fiscalización sobre la asignación tributaria que la iglesia recibe cada año. El informe, aprobado por el pleno en julio de 2020, señalaba que «las memorias presentadas por la CEE referidas a 2016 y a 2017, elaboradas atendiendo a sus propios criterios como se ha explicado en el subapartado III.2, incluyen rúbricas de “superávit” por importe de 19,3 y 15,9 millones de euros, respectivamente, lo que podría plantear una posible divergencia entre el compromiso de colaboración adquirido por el Estado y las necesidades efectivas de financiación de la Iglesia Católica». El informe continuaba refiriéndose al destino del dinero. «Se señala en la memoria que los excedentes se destinan a la dotación de un fondo de reserva y a la aportación a fondos propios de una sociedad mercantil. Esta cuestión se analiza en el subapartado III.5. Ha de señalarse que no ha sido objeto de acuerdo entre el Estado y la Iglesia, o de regulación, el tratamiento de eventuales desajustes (superávits o déficits) entre el importe de la asignación tributaria y las necesidades de financiación de la Iglesia».

Lee el resto de esta entrada »

Obispos y Gobierno ya negocian el modelo de financiación de la Iglesia para implementar las recomendaciones del Tribunal de Cuentas

noviembre 26, 2020

El secretario de Estado de Relaciones con las Cortes y Asuntos Constitucionales, José Antonio Montilla, lo ha anunciado durante la Comisión Constitucional en el Senado en respuesta a una pregunta del senador Carles Mulet / Vídeo y texto de la pregunta.

Tribunal de Cuentas

Tribunal de Cuentas

Religión Digital, 26 de noviembre de 2020

Una mayor transparencia del destino de los fondos, clarificar el reparto del dinero de la Renta o acordar qué hacer con los superávits de la CEE, objetivos del grupo de trabajo formado por técnicos del Ejecutivo y de la Conferencia Episcopal

El secretario de Estado de Relaciones con las Cortes y Asuntos Constitucionales, José Antonio Montilla, ha informado de que un grupo de trabajo formado por representantes de la Iglesia Católica y del Gobierno estudian «desde hace unas semanas» cómo implementar las recomendaciones del Tribunal de Cuentas sobre la financiación de la Iglesia Católica.

«A partir de las recomendaciones del Tribunal de Cuentas, hace unas semanas se ha constituido un grupo trabajo entre el Gobierno y la Iglesia para abordar estas cuestiones, ver cómo se puede llevar a cabo, cómo implementar estas recomendaciones establecidas en el informe del Tribunal de Cuentas», ha precisado el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes y Asuntos Constitucionales.

Así lo ha indicado Montilla este miércoles 25 de noviembre durante la Comisión Constitucional en el Senado, en respuesta a una pregunta del senador Carles Mulet de Compromís  sobre «si el Gobierno tiene la voluntad de auditar las cuentas de la Iglesia católica española».

Autofinanciación y Acuerdos Iglesia-Estado

En concreto, Mulet ha interrogado al Gobierno sobre si va a auditar si la Iglesia Católica española ha «cumplido su compromiso» de «lograr por sí misma los recursos suficientes para la atención de sus necesidades, como expresamente comprometió con su firma en el Acuerdo Económico». Lee el resto de esta entrada »


Un negocio como Dios manda: la Iglesia gana más de 90 millones limpios en tres años

septiembre 7, 2020

Hasta el 80% de las diócesis han llegado a tener ganancias mientras reciben fuertes inyecciones de dinero público que llevan a los laicistas a plantear si el modelo de financiación excede o no el compromiso del Estado para garantizar, hace ya más de 40 años, «su adecuado sostenimiento económico»

Juan José Omella

Juan José Omella, durante la celebración en la Sagrada Familia de una misa por las personas fallecidas a causa de la pandemia. EFE/Quique García

Eduardo Bayona, Público, 7 de septiembre de 2020

«¿Es ‘adecuado sostenimiento’ subvencionar a la Iglesia con más recursos de los que necesita para funcionar?», plantea Europa Laica en su análisis sobre la última Memoria de Actividades de la Iglesia, referente al ejercicio de 2018, que ha publicado la Conferencia Episcopal.

La pregunta, que también se han hecho instituciones como el Tribunal de Cuentas, cobra mayor relevancia a la vista de los datos de las últimas tres memorias (20162017 y 2018, las únicas en las que el episcopado desglosa las cuentas consolidadas de las 70 diócesis españolas, que arrojan unas ganancias netas de 55,7 millones de euros en esos tres ejercicios a los que hay que añadir otros 39 de la gestión de la asignación tributaria por el episcopado: suman 94,7, a más de 31 por ejercicio.

Según indican esos documentos, las diócesis españolas tuvieron en esos años unos ingresos de entre 924 y 974 millones de euros y unos gastos de 908 a 954, lo que les proporcionó unas ganancias netas de entre 16 y 20,3.

Algo menos de la cuarta parte de esos fondos (24%) procedía de la asignación tributaria del Estado, es decir, la parte que los contribuyentes le destinan poniendo la ‘X’ en la casilla confesional del IRPF, mientras algo más de un tercio (36%) les llega vía donativos y el resto (40%) de su actividad comercial, económica y financiera.

Las principales partidas de gastos son las de Personal, con 348 millones el último año entre religiosos y seglares, y la conservación de edificios y el funcionamiento, con 271,7, a cierta distancia de las actividades pastorales (220,7) y de una abultada partida (88,9) de «extraordinarios».

Más dinero para Trece TV que para Cáritas

Lee el resto de esta entrada »


El Tribunal de Cuentas marca al Gobierno el camino a seguir para cambiar la fiscalidad de la Iglesia católica

agosto 1, 2020

Tras el Canje de Notas de 2006 (el que subió el porcentaje del IRPF del 0,52 al 0,7), la Iglesia se comprometió a elaborar una Memoria Justificativa sobre el destino de esos fondos. 14 años después, el Tribunal de Cuentas constata que lo que se hace llegar al Gobierno no es más que una «memoria de acividades», en la que la Iglesia explica su labor en sociedad, pero no cuenta a qué se destina, euro a euro, el dinero de la Renta. Y, lo que resulta más grave, deja al Estado sin capacidad de controlar el destino de ese dinero.

Interior de una iglesia, en una imagen de archivo.

Interior de una iglesia, en una imagen de archivo / Fuente

Jesús Bastante, Religión Digital, 1 de agosto de 2020

Los obispos se las prometen muy felices. Han entendido que el informe del Tribunal de Cuentas consagra que llevan 40 años actuando conforme a la ley, y que sus memorias de actividades no han tenido ninguna queja por parte del Gobierno. Dicen bien. Pero hay más, mucho más.

Lo que no dicen -y nos consta que lo saben, de primera mano, porque tontos no son- es que el citado informe -que fiscaliza la acción del Gobierno, y no la de la Iglesia católica- es un arma de doble filo, que la vicepresidenta Calvo está dispuesta a utilizar cuando, a partir de septiembre, se aborde el debate sobre la nueva fiscalidad de la Iglesia católica y se abra el ‘melón’ de las inmatriculaciones.

Y es que el Tribunal de Cuentas -es cierto que no con la contundencia del primer borrador, convenientemente filtrado desde Moncloa a los medios para caldear el ambiente- viene a explicar al Gobierno qué tiene que hacer para revertir la actual situación de privilegio fiscal de la Iglesia española. Y lo hace muy claramente, admitiendo que, hoy por hoy, el Estado no tiene conocimiento real de dónde va el dinero procedente del IRPF.

El Canje de Notas de 2006 y la «memoria justificativa»

Tras el Canje de Notas de 2006 (el que subió el porcentaje del IRPF del 0,52 al 0,7), la Iglesia se comprometió a elaborar una Memoria Justificativa sobre el destino de esos fondos. 14 años después, el Tribunal de Cuentas constata que lo que se hace llegar al Gobierno no es más que una «memoria de acividades», en la que la Iglesia explica su labor en sociedad, pero no cuenta a qué se destina, euro a euro, el dinero de la Renta. Y, lo que resulta más grave, deja al Estado sin capacidad de controlar el destino de ese dinero. Lee el resto de esta entrada »


La Iglesia defiende su competencia para decidir el destino del 0,7% del IRPF

julio 31, 2020

 

Europa Press  / Moncloa, 31 de julio de 2020

La Conferencia Episcopal Española (CEE) ha defendido su memoria justificativa de actividades, en la que indica el destino de los fondos recaudados del 0,7% del IRPF, dice que nunca ha recibido ninguna “petición adicional” por parte de ningún gobierno y subraya que es la Iglesia la que debe decidir el destino de sus recursos.

“El dinero asignado por los contribuyentes en el IRPF es destinado, según lo previsto en el acuerdo, al sostenimiento de la Iglesia y al cumplimiento de sus fines: mantenimiento del culto, sostenimiento del clero, ejercicio del apostolado y de la caridad. Corresponde a la Iglesia decidir el destino concreto de sus recursos, siempre respetando los fines indicados y atendiendo al principio de libertad religiosa”, ha indicado la CEE en un comunicado este jueves 30 de julio.

Así se ha pronunciado tras la publicación este miércoles del informe del Tribunal de Cuentas de Fiscalización de las actuaciones desarrolladas por la Administración General del Estado en materia de cooperación económica con las confesiones religiosas.

En dicho informe, el Tribunal señala que existe “ausencia de concreción” en lo que se refiere a acuerdos entre la Iglesia y el Estado para poder determinar con precisión si existe “insuficiencia o exceso” de financiación a la Iglesia Católica. Además, apunta que la memoria que presenta la Iglesia cada año es “más una memoria de actividades que una memoria justificativa”. Lee el resto de esta entrada »


El Tribunal de Cuentas constata que el Estado no controla a qué destina la Iglesia el dinero que recibe del IRPF

julio 30, 2020

El informe definitivo del organismo apunta a que no existe control sobre el uso de los fondos provenientes del IRPF ni de las exenciones fiscales y que eso impide saber si la Iglesia es capaz de autofinanciarse

Reunión de la CEE

Jesús Bastante, El Diario.es, 30 de julio de 2020

El Estado no tiene capacidad para fiscalizar el dinero de la Iglesia católica. Esta es la principal conclusión de un informe del Tribunal de Cuentas al que ha tenido acceso elDiario.es. En sus conclusiones se constata cómo «la Iglesia elabora la memoria con sus propios criterios, ante la ausencia de otros acordados o establecidos en la normativa estatal respecto a su contenido, de forma que constituye más una memoria de actividades de la propia Iglesia que una memoria justificativa», que era a lo que los obispos se comprometieron cuando en 2006 vieron incrementado su porcentaje de la ‘X’ de la Renta del 0,52 al 0,7%.

El informe, de 118 páginas (67 del informe, y el resto de las alegaciones presentadas por los distintos organismos), apunta a la «inconcreción» de los datos, que «impiden determinar con precisión la existencia de insuficiencias o excesos de financiación» por parte de la Iglesia. No existe control sobre el uso de los fondos provenientes del IRPF ni de las exenciones fiscales, subraya el Tribunal de Cuentas, que añade que la ausencia de control de las cifras aportadas por los obispos no permite establecer si la Iglesia católica podría autofinanciarse y, por consiguiente, dejar de recibir financiación estatal, aunque sí constata cómo en los dos últimos ejercicios los obispos han recibido «superávit por importe de 19,3 y 15,9 millones de euros, respectivamente, lo que podría plantear una posible divergencia entre el compromiso de colaboración adquirido por el Estado y las necesidades efectivas de financiación de la Iglesia Católica».

¿Puede la Iglesia autofinanciarse?

Lee el resto de esta entrada »


Bautizos, comuniones y bodas católicas rompen sus peores récords y caen a mínimos históricos

julio 29, 2020

Cada vez se casa menos gente por la Iglesia y disminuye el número de madres y padres que deciden bautizar a sus criaturas o llevarlas a la primera comunión. Así se desprende de los datos publicados desde 2007 por la Conferencia Episcopal en sus memorias anuales, donde también reconoce un descenso en el número de asistentes a las misas.

Cura de Espinardo EFE

Cura de Espinardo / EFE

Danilo Albin, Público, 29 de julio de 2020

La curva de la fe sigue en línea descendente. Cada vez son menos las familias que bautizan a sus criaturas, del mismo modo que caen las comuniones y se registran menos bodas por el ritual católico. No hay celebración litúrgica que crezca: según datos oficiales de la Conferencia Episcopal Española (CEE), desde 2007 en adelante ha aumentado considerablemente la distancia entre la ciudadanía y los altares. De momento no hay campaña publicitaria que cambie esta tendencia.

Según figura en la memoria de actividades de 2018 de la Iglesia católica –entregada la pasada semana al Gobierno por el secretario general de la CEE, Luis Argüello–, ese año hubo 41.975 bodas por la Iglesia, una cifra que en 2007 –primer año del cual hay datos disponibles en la Conferencia Episcopal– había llegado a las 113.187, lo que supone una caída del 62,9%. En ese mismo periodo, las bodas en España descendieron en términos generales un 18,1%. Esa cifra incluye también los matrimonios civiles entre personas del mismo sexo, que evidentemente quedan fuera del recuento de la Iglesia.

En lo que concierne a bodas religiosas, el desplome ha sido evidente: en 2008 bajaron a 104.010, en 2009 quedaron ya por debajo de las 100.000 (91.281, concretamente) y así hasta llegar a las casi 42.000 de 2018. De acuerdo a estos datos oficiales –extraídos de las respectivas memorias anuales de la Conferencia–, no ha habido año en el que no se registraran disminuciones en el número de matrimonios por el rito católico.

Lee el resto de esta entrada »