¿Que en las cárceles de Irán se viola a las presas vírgenes «para que no vayan al infierno»? Nazanín Armanian

_______

Una mujer usa pintura roja en una bandera iraní durante una protestan frente a la sede local de las Naciones Unidas en solidaridad con el pueblo iraní, en Santiago, Chile, a 11 de noviembre de 2022 / -Reuters / Ivan Alvarado
___________

Nazarín Armanian, Público, 28 de noviembre de 2022

«El régimen de Irán está agrediendo sexualmente a mujeres y hombres arrestados durante las protestas con el objetivo de acallar las voces que piden cambios«, afirma, en resumen, la CNN, en un reportaje, que incluye el testimonio de varias supervivientes de las agresiones sexuales en las mazmorras del régimen islámico.

Pero,

1. El jomeinismo (una versión del franquismo) desde el minuto uno de su instalación en 1978 ha violado a mujeres y hombres iraníes en sus cárceles, y la CNN lo sabe, pero que lo diga ahora, recuerda su relato sobre el secuestro de las «niñas nigerianas«. Hay decenas de libros sobre dichas agresiones, entre ellos y en castellano La mujer en el país de los ayatolás (Flor del viento, 1997), escrito por Martha Zein y la autora de esta columna, en el que analizamos los mecanismos usados por el totalitarismo religioso para instalar una verdadera Inquisición Islámica con su «caza de brujas» incluidas, en el Irán del siglo XX .

2. Las violaciones en el jomeinismo no tienen el objetivo de aterrorizar a los opositores. La pedagogía del terror (como las hogueras o las lapidaciones) debe ser pública para cumplir con su función ejemplarizante, mientras estas violaciones suceden tras los muros de los calabozos.

3. Los iraníes ya no piden cambios dentro de la extrema derecha teocrática. Lo hicieron hasta justo antes de las pseudoelecciones del 2021, cuando vieron que el caudillo Ali Jamenei colocaba al juez carnicero de Teherán Ebrahim Raisi como presidente: «no se puede pedir peras al olmo». Las oportunidades que le dieron al clero para corregir sus «errores» y transitar de la Edad Media a la era moderna fue una pérdida de millones de vidas, y de tiempo, impidiendo el progreso y el avance de Irán, al menos unos 80 años. Islam no admite reformas. El pueblo ahora está decidido a derrocar al clérigo, y es obvio que la CNN, Washington y Bruselas, están muy nerviosos: los islamistas han sido un verdadero chollo para el imperialismo. No solo aplastaron los movimientos del pueblo para que la renta de sus inmensos recursos naturales fuera para el progreso del propio país, han mascarado a la izquierda, la única verdadera fuerza antimperialista, sino que gracias a ellos han sembrado al región de decenas de bases militares. La huida hacia delante de la CNN solo muestra que los patrocinadores del jomeinismo ya dan por concluida esta magistral jugada de EEUU en Irán y, posiblemente, en el resto de la región.

En el nombre de Dios yo te violo

Era un secreto a voces en una sociedad marcada por el concepto machista de «honor». El tabú se rompe cuando durante la primera ola de la matanza de los presos políticos en 1981, decenas de parejas de Guardianes Islámicos (cuerpo militar chiita creado exclusivamente para proteger al clero gobernante) acuden con una sonrisa y una caja de bombones al domicilio de las presas ejecutadas: «Queríamos darles la buena noticia de que su hija no irá al infierno. Un «hermano» se casó con ella antes de su ejecución«, comunican así a los padres y a las madres mientras les entregan un ejemplar del Corán como Mehriyeh, junto con el contrato del concubinato-violación de sus hijas. ¿Que después de brutales torturas, han violado a sus hijas, y encima les tiene que dar las gracias? ¿Existe una violación por «compasión»?

Sobre la marcha, los iraníes que desconocíamos el islam (pues, la casta clerical estaba muy aislada en la sociedad secular iraní del siglo XX), supimos que:

– Las mujeres y niñas que mueren vírgenes irán directamente al infierno por no haber cumplido con su razón de ser: «servir a la quietud del hombre» (Corán: Al Rum:21). De allí, las mujeres que dedican su vida a la religión (como las sufíes), contraen matrimonio por horas y tras perder la virginidad, se divorcian.

– El concubinato ha sido otra de las formas de disfrazar el sistema de prostituir a las mujeres sin recursos a cambio de un bien material, pero que disfrace una violación política es absolutamente novedoso en la historia de Irán.

– Lo del «hermano» tiene guasa. Forma parte de la idea de crear una sociedad sin sexualidad: Los jomeinistas se llaman entre sí hermano/hermana, mientras utilizan «mujer/hombre» para dirigirse a los demás, catalogados como «enemigos». Hay más: cualquier relación entre estos sexos será considerada incesto, penalizado con 75 latigazos y la muerte.

En islam, religión de un pueblo beduino, al igual que en el judaísmo, no existe el concepto de «cárcel». La justicia se imparte de forma inmediata: latigazos, cortar manos y piernas, y la ejecución. Es ante la oposición de millones de iraníes al jomeinismo que el régimen se ve obligado a aumentar de forma espectacular el número de las cárceles heredadas del Sha. La orden de EEUU al SAVAK, la policía política de la monarquía, para ponerse al servicio de Jomeini, y ayudarle a arrancar de cuajo al marxismo en Irán (ya también a los Muyahedines), las llenará en pocos meses. A los métodos convencionales de tortura, humillaciones, palizas, lesiones corporales, colgamientos del techo, violación con botellas de refrescos o huevos duros, simulacro de ejecución, el jomeinismo añade:

– Latigazos, un mínimo de 75, para dar la bienvenido a todos los acusados, y que su intensidad debe «rasgar la piel y atravesar la carne y aplastar el hueso«, en palabras del ayatolá Gilani, uno de los jefes de los escuadrones y tribunales de muerte constituidos en 1980.

– Obligar a cientos de presos destruidos por torturas disparar el tiro de gracia a miles de sus compañeros de partido.

– Ataúd, un invento patentado por dHayi David Rahmani, en el que encierran al preso convertido en cadáver viviente, durante unas 23 horas al día, hasta que anuncie su rendición (que es el significado de la palabra «islam»). Shokufeh Sakhi, de 19 años, estuvo 9 meses en el ataúd. Se trata de una caja dentro de la celda, dentro de la cárcel, dentro de un país convertido en la cárcel medieval más grande del planeta.

– Pena de muerte, afligiendo el máximo dolor. El código penal determina hasta el tamaño de las piedras para la lapidación, por ejemplo: «que no sea tan grande para que le causa la muerte de forma inmediata». El mismo Gilani desgranó la orden de la Sharia de «Zarb Hittal al-Mut» (golpear hasta la muerte, en árabe) que autoriza la tortura y la paliza hasta que el alma huya del cuerpo. «El castigo que aplicamos es el mismo que determina el Corán: matar de la forma más severa, colgarles de la manera más vergonzosa posible y amputarles la mano derecha y el pie izquierdo«, se justificó ante las críticas. Y en respuesta a por qué los detenidos no tienen un juicio, respondió: «Son innecesarios. Han sido capturados durante su guerra contra el islam». Así de prepotente, con la venia de Dios.

Azar Khanan, activista kurda, fue arrestada en 1982, cuando tenía 18 años con su hijo de 9 meses en el brazo. Fue violada en la prisión de Sanandaj con el bebé llorando a su lado.

Nureddin Kianuri, secretario general del Partido Comunista de Irán, Tudeh, de 68 años, en una carta abierta desde la cárcel de Evín, denunció las brutales torturas recibidas él y el resto de sus compañeros, algunos habían pasado 25 años en las cárceles del Sha, y luego fueron ejecutados por Jomeini. A su esposa, la directora de la Organización Democrática de la Mujer iraní, la doctora Maryam Firuz, de 63 años, la colgaban medio desnuda del techo de la celda para asestarle latigazos con cables. Una de mis propias camaradas, arrestada en 1983, pidió a su familia introducir anticonceptivos en la pasta de dientes y llevársela a la prisión. El Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la situación de los derechos humanos en Irán, Reynaldo Galindo-Paul, en su informe del 1984, escribió: «Algunas prisioneras a las que se les proporcionó un bolígrafo para escribir su testamento lo usaron para escribir en su propia ropa o cuerpo que habían sido violadas«.

En 1986, el ayatolá Ali Montazeri, representante de la «teología islámica de liberación», que estuvo 11 años en las cárceles del Sha conviviendo con los comunistas, escribió en una carta a Jomeini: «¿Sabe usted que en algunas cárceles violan a las doncellas, o que muchos presos, se han quedado ciegos, sordos o paralíticos, debido a las torturas?» La respuesta de Jomeini fue destituirle y mandar que le arrestasen en su domicilio.

Una de estas «doncellas» es Marina Nemat, de las pocas presas que han decidido hablar: fue detenida en 1982, a los 16 años. Tras duras torturas, le condenaron a muerte. Pero, el guardia de la prisión Ali Mosavi se enamora de ella y bajo amenazas de perseguir a su familia, le fuerza a casarse con él, al que odiaba. Lo hace, y después de dos años él, por contactos, consigue sacarla de la cárcel. Por suerte de ella, Mosavi es asesinado por la facción rival del régimen.

Sudabe Erdovan, presa entre 1980 hasta la segunda ola de matanza de miles de presos en 1988 (ocultada por el montaje del Escándalo de Salman Rusidi), también denuncia ser violada en Evín. Nasrin Faraz, la supervivientes de esta masacre, en su libro, Bajo las flores de Dondiego, narra la violación de varias compañeras de celda de 13-14 años, el suicidio de una de ellas en la cárcel al quedarse embarazada, el de otra joven, Yasamin, que se quita la vida una vez que sale de la cárcel y se va Europa.

Atefeh Rajabi de 16 años, arrestada en 2004 por la Patrulla de Orientación Islámica, recibió 75 latigazos, fue violada por los agentes, y después, ahorcada en una grúa en una plaza pública. Denunció su violación, pero al no poder presentar tres testigos varones chiitas (como manda la Sharia), se la acusó de adulterio.

Fuente foto
______________

Biopoder y la Venda Sexy jomeinista

Kahrizak y Afasariyeh, dos de los agujeros negros construidos en Teherán, estaban abarrotados en 2009, tras las protestas de millones de iraníes por el fraude electoral (organizado por Jamenei y Ahmadineyad, y respaldado por el presidente Barak Obama). Con celdas de menos de un metro cuadrado, baño solo una vez al día, sin derecho al patio, una ración de comida «basura», el tamaño y la dimensión de las inimaginables torturas eran infinitas.

«Algunas personas han violaron a las niñas detenidas, provocándoles lesiones y desgarros en su sistema reproductivo», escribió el ayatolá Mehdi Karubi, presidente del parlamento islámico al ayatolá Hashemi Rafsanjani, jefe del Consejo de Conveniencia, en agosto de 2009, y continúa: «También han violado a los chavales, por lo que algunos sufren depresión y serios problemas mentales y físicos». Uno de estos hombres que lo denunció fue Navabali Ghame Maghami, encarcelado en Qom. Orinaban sobre los presos, les obligaban a lamer los váteres y llevar ropas empepadas de orina y heces, otro ingenio en la carpeta de torturas jomeinistas.

La denuncia de estos hechos por periodistas como Mohammad Davari, del diario Saham News, y sobre todo el asesinato «inocultable» de Mohsen Rohulamini, por ser el hijo de un alto cargo del régimen, forzaron al parlamento a crear una comisión de investigación. Sacrificaron al fiscal de Teherán Saeed Mortazavi por «complicidad» en el asesinato de tres manifestantes bajo custodia y encubrir torturas. El doctor Amin Porandarjani, que trabajaba en el centro de detenciones de Kahrizak, fue asesinado después de testificar sobre las torturas. Mortazavi también es uno de los causantes de la violación y el asesinato bajo la tortura de la fotoperiodista iraní-canadiense Zahra Kazemi en 2003.

Kahrizak recuerda el centro chileno de tortura Venda Sexy, donde los agentes de Pinochet, hasta ponían música del ambiente para que no se escucharan los gritos desgarradores de las personas violadas. En Kahrizak, hoy cerrada, ponían cánticos religiosos.

Los guardianes islámicos, tiene el mismo perfil que los miembros del BlackWaters, que organizaron la orgia de tortura, sangre y violación de mujeres y hombres iraquíes en Abu Ghraib: Lumpen proletario, estrato social desclasado, base del fascismo, que se caracteriza por su falta de moral y ética en su búsqueda de poder y dinero.

En el agosto de 2021, unos piratas informáticos del sector rival de Jamenei, hackearon las cámaras de seguridad de la prisión de Evín, conmoviendo a la opinión pública iraní por los malos tratos y palizas que reciben los presos. En una escena, un joven esquelético que parece inconsciente por torturas es arrastrado por una escalera por la que baja un clérigo con total indiferencia. El jefe de las prisiones Mehdi Haj Mohammadi tuvo que pedir disculpas, no a las víctimas, sus familias y al pueblo, sino a Jamenei, y no por las torturas sino por el descuido del pirateo. ¡En la teocracia el poder solo responde ante Dios, un ser que ni existe!

En la cárcel de Rajai Shahr (Karaj), los chicos son alquilados por 250.000 tomanes [unos 150 euros] a los pederastas. Mehdi Mahmudian, encarcelado, en una carta escrita al Caudillo, escribió: «Aquí, los que no tiene dinero para pagar su protección son forzados a pasar cada noche en una celda para ser violados; los que mandan, los alquilan a otros o incluso los vende, para sodomía».

A Armita Abbasi, una de las millones de infrahumanas iraníes que están desafiando a los ayatolás y que fue arrestada en octubre de 2022, le raparon la cabeza y entre otras brutales torturas, la violaron, así señala el informe del hospital Emam Ali Sehat al que tuvieron llevarle por el temor a que muriese en la cárcel (lo mismo que hicieron a Mahsa Amini). «Lo he tenido que contar, sino me hubiera vuelto loco«, escribe en su Instagram uno de los médicos que le atendióVarios neurocirujanos, que al igual que cientos de doctores se han negado a escribir informes falsos sobre las heridas de los manifestantes, han sido detenidos. En un caso, le obligaron a un facultativo a cambiar la «hemorragia por violación» por «hemorroides», en la misma línea que llaman «suicido», «infarto» , «caída de un tejado» como causas de la muerte de manifestantes que asesinan con disparos, entre los que hasta hoy hay 63 niños entre 7 y 17 años ¡»Víctimas de la plaga del suicido» en Irán!

La situación de las personas LGBT es otra dimensión de horror. Las activistas y lesbianas Elham Chubdar, de 24 años, y Zahra Sedighi Hamedani, de 31, han sido condenadas a muerte, sin derecho a abogado, y pueden ser ahorcadas en cualquier momento. Solo ellas saben lo que les han hecho desde su arresto en octubre de 2021.

¿Violar? ¿Los enviados de Dios?

¿Tajavoz tuye zandan ? ¿Inam budeh tu Corán? (¿«Violación en las cárceles? ¿Esto también existe en el Corán?»), con esta consigna los iraníes se mofan del recurso utilizado por la mafia clerical-militar gobernante de «culpar a Dios» por sus crímenes.

El papa Francisco ha llegado a admitir que los clérigos de la Iglesia católica habían abusado sexualmente, además de a miles de niños, también a monjas y, en al menos en un caso, las habían convertido en esclavas sexuales.

Tanto la Biblia (Números 31:9) como el Corán (An Nisa: 24) autorizan a sus fieles varones a tomar como «botín de guerra» a las mujeres del «enemigo», sin tener en consideración ni siquiera la edad y el estado de estas víctimas civiles (niñas, ancianas, o embarazadas, por ejemplo). Los inquisidores católicos justificaban la violación de las mujeres antisistema, con que así iban a purificar el interior del cuerpo pecaminoso de estas «brujas» con su semen.

Si la misma religión (otro asunto es la «espiritualidad») es una organización criminal de extorsionadores, imagínense lo que hace cuando toma el poder político. El franquismo violó a la adolescente de 14 años Maravillas Lamberto, delante de su padre, preso por ser miembro de la Unión General de Trabajadores; luego ejecutó a ambos. Sus herederos jomeinistas han mantenido este legado ideológico.

La violación a mujeres y hombres tiene sus raíces en las sociedades dominadas por desigualdades entre las clases, los sexos, los grupos étnicos y religiosos.

La mentira y la manipulación es inherente al fascismo, sobre todo si es administrado por la casta clerical, experta en manipular a las masas.

Con al menos 16.000 de hombres y mujeres iraníes encarcelados, sólo en los dos últimos meses, Jamenei (que parecía antimonárquico) aún no ha sacado sus tanques, creyendo que perjudicaría a su plan de colocar en el trono a su hijo Mojtaba, y además daría más poder a los militares, que se preparan para el último salto.

El totalitarismo chiita se sujeta sobre tres patas: islam, el clero y su brazo armado los Guardianes Islámicos. Las dos primeras ya están fuera del juego mientras los militares buscan el respaldo de las potencias extranjeras para aplastar a la nación iraní a cambio de ofrecerles la «estabilidad» de la región ¡Necesitarán más calabozos!

Es el deber de los musulmanes progresistas, que en vez de repetir la farsa de que «eso no es islam», condenen todas las formas de la opresión y desigualdades y exijan la separación de la religión del poder.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: