Del velo al burkini, por Waleed Saleh

junio 23, 2022

___________

_____________

Waleed Saleh, Público, 23 de junio de 2022

Sanaa, una mujer afgana que perdió su empleo después de que los talibán se hicieran con el poder en 2021, decía recientemente: «Siento que por el simple hecho de ser mujer en Afganistán seas considerada una criminal». Y añadía: «No me importa lo que me vayan a elegir de ropa. Yo no voy a salir de mi casa de ninguna manera. Es una desesperación».

Según las normas del gobierno talibán, los hombres de la familia son los responsables de vigilar la vestimenta de las mujeres y aquellos que incumplan esas normas serán objeto de castigo, teniendo que rendir cuentas ante las autoridades gubernamentales y la justicia. La mujer que no se ciña a las normas perderá su trabajo.

El velo, en sus variadas formas y diferentes usos, viene siendo desde hace muchas décadas tema de controversia tanto en los países de mayoría musulmana como fuera de ellos.

Su utilización se ha extendido después de la Revolución Islámica de Irán en 1979. Los ayatolás dictaron su obligatoriedad pese al rechazo que demostró la clase media y la izquierda iraní. Aquella revolución se vio como un modelo a seguir por muchas sociedades musulmanas que adoptaron determinadas costumbres exigidas por los ayatolás, como el hiyab.

Lee el resto de esta entrada »

El burka de los talibanes es la misma leyenda del ‘Edicto del Visir’ que cuenta… por Nazanín Armanian

junio 8, 2022

_______

Una mujer afgana trabaja bordando ropa en un taller en Kandahar, Afganistán / EFE

Nazanín Armanian, Público, 8 de junio de 2022

«¿Qué podemos hacer para que a los súbditos ni se les ocurra rebelarse contra el sistema, mientras nos hacemos con la fortuna del país?, preguntó el Caudillo, muy preocupado, a su visir, un veterano canalla. «Señor, confíe en mí», le calmó su cómplice, el visir, y propuso las siguientes medidas:

– Prohibir partidos políticos, sindicatos obreros, asociaciones feministas, prensa libre, huelga, y manifestaciones.

– Nada de pedir elecciones libres, que es una mala influencia extranjera.

– Quintuplicar los impuestos, para que estén ocupados las 24 horas para pagar sus facturas.

– Entregar a sus hijas a los hombres de Dios por tener el  derecho de pernada….

«Pero, eso ya lo hacemos, y aun así llaman a la «desobediencia civil» y cosas así, le cortó El Jefe. «¡Paciencia Señor! Ahora viene lo mejor», retomó la palabra el visir:

– Queda tajantemente prohibido ir al baño más de dos veces al día. Los infractores recibirán 75 latigazos y los reincidentes la pena de muerte por apedreamiento.

– No lo pillo, confesó el Caudillo.

– Pues, con esto último se olvidarán de todos aquellos derechos que les quitamos en los artículos anteriores: estarán todo el día pensando en cómo esquivar la orden, formando grupos partisanos para asaltar los baños públicos (en los que pondremos vigilantes armados), y pedirán en sus panfletos nocturnos la libertad de hacer las necesidades; organizarán reuniones clandestinas en sus casas para atiborrarse de comida y desahogarse en el lavabo, como acto de disidencia; pedirán a la ONU que nos presione para levantar la prohibición, etc., etc., y mientras nosotros un día aflojamos la orden y otro día ejecutaremos a unos cuantos en público haciendo pedagogía del terror, para que nadie piense que es un «ciudadano» exigiendo derechos: seguirán tratándoles como rebaños sin que se den cuenta», sentenció el gánster convertido en político. (Readaptación de un viejo relato persa).

Lee el resto de esta entrada »

Por qué el velo de las mujeres está en el centro del proyecto de los islamistas

marzo 18, 2022

Una aproximación histórica al fenómeno del velo, en contextos musulmanes y en otros lugares, para comprender su complejidad.

Puestos en Le Bourget (París) durante el encuentro anual de los musulmanes franceses organizado por Musulmanes de Francia, exUOIF, la rama francesa de los Hermanos Musulmanes, en 2018 / Jacques Demarton / AFP

___________

The Conversation / Vía Observatorio del Laicismo.org, 18 de marzo de 2022

En el Magreb, durante el año 2021, se organizaron ceremonias en las que se animaba a las adolescentes y a las estudiantes a ponerse el velo. En Túnez y Argelia se premió a las chicas que comenzaron a llevar el velo en un ambiente festivo.

También se ha creado recientemente una campaña prohiyab en el Consejo de Europa por parte de organizaciones europeas de la Hermandad (Hermanos Musulmanes).

Todos estos acontecimientos parecen atestiguar un resurgimiento del activismo islamista que utiliza el velo como punta de lanza. En efecto, el velo de las mujeres está en la base de la ideología islamista que se desarrolló tras el nacimiento, en 1928 en Egipto, de la asociación de los Hermanos Musulmanes basada en la reivindicación de la creación de un Estado islámico basado en la ley islámica (sharía).

Para no caer en la trampa de la retórica islamista, de equiparar cualquier crítica al velo con la islamofobia, parece útil realizar una aproximación histórica al fenómeno del velo, en contextos musulmanes y en otros lugares, para comprender su complejidad.

Los primeros grupos feministas árabes antivelo

Lee el resto de esta entrada »

Carta abierta a Irene Montero, por Mimunt Hamido Yahia

noviembre 3, 2021

_____________________

Mimunt Hamido Yahia, No nos taparán / Fuente Observatorio del Laicismo

Siento mucho, señora ministra, que usted fuese una entre cientos, entre miles, entre millones de niñas españolas que se sentaban en su silla del cole a estudiar, a aprender, a socializar con sus compañeras y compañeros.

Siento mucho que en su adolescencia pudiese tener un grupo de amigas y amigos con quienes salir sin tener que ir escondiéndose por las esquinas de algún familiar o vecino inquisidor.

Siento mucho que usted fuese una niña como cualquier otra niña, porque usted como sus compañeras sabía que lo era.

Siento mucho, señora ministra, su anonimato entre tantas niñas, porque usted, y no sabe cómo lo siento, usted no era diversa. Ahora, en su mayoría de edad tampoco lo es; lo siento tanto…

¿Cómo iba usted a ser diversa? Usted tiene el pelo liso, su tez es clara, su constitución guarda los cánones imprescindibles para considerarla “normal”.

Sus padres no tuvieron que hacer cola durante días para arreglar el papeleo necesario para identificarla como española.

Nadie le cuestionó nunca por su acento, por lo que comía…

Lee el resto de esta entrada »

¿Qué es la Sharia, la ley bajo la que estarán las mujeres en Afganistán?

agosto 18, 2021

Los talibanes, en su primera rueda de prensa, afirmaron que respetarán los derechos de las mujeres pero bajo la ‘ley islámica’. «El tema de la mujer es muy importante, el islam está comprometido con los derechos de la mujer en el marco de la sharía (o ley islámica)», señalaron.

18 de agosto de 2021

El Diccionario de la Real Academia Española define la ‘Sharia’ como la «ley religiosa islámica reguladora de todos los aspectos públicos y privados de la vida, y cuyo seguimiento se considera que conduce a la salvación».

En realidad, la ‘Sharia’ no es un manuscrito como tal, un códice que explique punto por punto qué puede hacer o no un buen musulmán. No es un dogma ni algo indiscutible, como pudiera serlo el Corán, el libro sagrado del islam, sino, más bien, un conjunto de textos sujetos a interpretación. Así, dependiendo de la escuela jurídica islámica que descifre los textos, la ‘Sharía’ se aplicará de una u otra manera.

La ‘Sharía’ bebe de cuatro fuentes principales: el Corán (‘recitación’), el Hadiz (‘narración’), el Ijma (‘consenso), y el Ijtihad (‘esfuerzo’). Su significado es: «Camino a la paz».

La ley islámica tiene un peso fundamental en la vida doméstica familiar. Sobre todo en aquellos que son partidarios de hacer de ella, la ley de la tierra. En estos casos, los jueces religiosos tienen completa potestad para decidir con respecto a las disputas domésticas y de propiedad. La mayoría de los musulmanes entienden esta ley como la palabra revelada por Dios, pues comienza a tomar forma tras la muerte del profeta Mahoma en el 632 d.C. y consideran que tiene una única interpretación. Así, estados como Arabia Saudí o Irán aplican la ‘Sharia’ de forma sumamente estricta, lo que afecta los derechos de las mujeres y otros colectivos.

Lee el resto de esta entrada »

Mimunt Hamido Yahia: «Nadie habla del derecho a no ponerse el velo»

mayo 18, 2021

Entrevista a la autora de «No nos taparán«, un grito por la igualdad de las españolas musulmanas

1dcbd39e-f1bf-46d5-9eec-ffc39d43662b_alta-libre-aspect-ratio_default_0

Leonard Beard

Lara Vilallón, Religión Digital, 18 de mayo de 2021

 ‘Cuando te pones el hiyab todo son alabanzas. El problema viene cuando te lo quitas. El ostracismo del entorno, eso es lo que no se cuenta’, declara a Efe Mimunt Hamido Yahia, autora del ensayo ‘No nos taparán’, un alegato por la igualdad de las mujeres españolas de origen musulmán.

Natural de Melilla y afincada en Estambul, Hamido reflexiona en su libro, editado por Akal, sobre la presión de la ideología islamista en las familias de origen musulmán españolas, y en especial en las mujeres.

En sus páginas denuncia cómo las instituciones tratan en desigualdad a estas familias, con la excusa de ‘proteger sus costumbres’, en lugar de defender su dignidad y su derecho a la igualdad.

Hamido describe que las instituciones han dividido a la sociedad entre ‘ellos y nosotros. Occidentales y moros con sus costumbres, da igual que sean españoles’, al tiempo que lamenta que con esa división se olviden de los ‘derechos de muchas jóvenes españolas’.

Antirracismo mal entendido

‘En España si a una chica que se llama Mari Carmen su padre la casa con quince años, es inaceptable. Pero si la niña se llama Fátima y se casa con quince años, bueno, dicen que son sus costumbres y hay que respetarlas’, critica.

Lee el resto de esta entrada »

Coronavirus/ El velo y las mascarillas

mayo 18, 2020

Ilya U. Topper, Msur, 18 de mayo de 2020

El cacao que tienen algunos en la cabeza equivale a media cosecha anual de Costa de Marfil. Estoy hablando de James McAuley, doctorado en Harvard y Oxford y corresponsal en París del diario Washington Post. Dice:  “Muchos musulmanes, defensores de la libertad religiosa y académicos ven cierta ironía en que una sociedad que ha elevado a gran virtud no taparse la cara de repente exige a la gente taparse la cara”. Hablamos de Francia, la prohibición de llevar niqab —el velo salafista, también conocido popularmente como burka, que tapa a la mujer entera, salvo los ojos— y, por supuesto, la nueva norma de llevar mascarilla. Sí, han leído bien.

“Si eres musulmana y escondes tu cara por motivos religiosos, pueden multarte y mandarte a un cursillo de educación cívica donde te enseñarán qué es ser ‘una buena ciudadana’. Pero si eres no musulmana durante la pandemia, entonces te invitan u obligan, como ‘buena ciudadana’, a adoptar ‘gestos de barrera’ para proteger la comunidad nacional”. Esta vez es una cita, publicada en el mismo diario, de Fatima Khemilat, politóloga en Aix-en-Provence. Han leído bien.

El burka y las mascarillas, ¿qué diferencia hay? Si Francia puede obligar a los franceses a taparse boca y nariz en la calle ¿por qué no va a poder el islam obligar a las musulmanas a taparse boca y nariz?  Igualdad para todos.

El cacao no es culpa del corresponsal. Lo deja claro la frase con la que arranca el artículo: “Francia, origen de la prohibición del burka, ha hecho más que ninguna otra nación de Occidente durante la década pasada para resistirse al hecho de cubrirse la cara en público”. Efectivamente. Cuando se debatió la ley, en 2010, se hicieron esfuerzos para evitar lo esencial. Se habló de cascos de motorista, de pasamontañas, de máscaras de carnaval, de seguridad, de crimen y hasta de filosofía. La ley no menciona el niqab: prohíbe taparse la cara. ¿Islam? ¿alguien ha dicho islam? Lee el resto de esta entrada »


Pañuelo, pirules y xatos, Milio Rodríguez Cueto

noviembre 11, 2019

A propósito de la polémica suscitada en el IES º 1 de Gijón por la asistencia a clase de una alumna con velo islámico, escribe Milio Rodríguez Cueto

11 de noviembre de 2019

El texto de Milio Rodríguez Cueto, escrito en asturiano y publicado en La Nueva España, periódico en el que colabora, aborda tres temas de reciente actualidad en la prensa asturiana, (Pañuelos, pirulas y terneros), y de los que publicamos traducido el primero: Pañuelos, pudiendo leerse el texto completo en asturiano en su blog personal.

Pañuelos

1.-Al presidente del Gobierno asturiano, Adrián Barbón, se le llena la boca con la igualdad entre varones y mujeres, y nos dicen los medios que la consejera de Educación es feminista. Pero, al instituto donde trabajo, acaban de llegar instrucciones para que consintamos que una alumna asista a clase con la cabeza ritualmente tapada con pañuelo, contraviniendo las que se le comunicaron a ella.

Uno es un progre antiguo: por progre, cree que la educación pública tiene que ser ostensiblemente laica; por antiguo que es norma de educación tradicional en Europa (donde estamos, no se pierda de vista) llevar cabeza descubierta cuando se asiste a clase, entre otras muchas situaciones. No siendo las camisetas prenda tabú para ninguna fe, ¿podía aceptarse en las aulas un alumno que vistiera una con un eslogan del tipo «El cuerpo de las mujeres es fuente de pecado y hay que taparlo»? (Mucho texto para eslogan de camiseta, lo sé.) Pues uno, qué quiere usted que le diga, no ve diferencia entre lucir esa frase en el pecho y expresarla simbólicamente con el pañuelo, y, si una cosa no es aceptable, la otra tampoco.

La consejería de Educación enloda circulares con esa gramática repetitiva en morfema de género que, de modo pomposo, llaman inclusiva. Haremos una prueba: «Los alumnos y las alumnas podrán asistir a clase tocados y tocadas con velo por razones religiosas.» ¿A que no un funciona, en este caso? ¿Y qué conclusión feminista sacamos? Yo, por mi parte, como creo en la práctica de la igualdad más que en la retórica gramatical, pienso aceptar en clase, en lo sucesivo, cualquier tipo de tocado. Si vale el pañuelo sexista, no voy a poner un pero a que el alumno que quiera me venga con sombrero mejicano, frutero a lo Carmen Miranda, casco de moto, verdugo terrorista o yelmo de armadura. Yo mismo estoy pensando en explicar poesía de Luis Alberto de Cuenca (temario EBAU) con boina. ¡Y que me digan algo!


Original en asturiano: Lee el resto de esta entrada »


La Comisión Islámica recuerda a un instituto de Gijón el derecho de una alumna a llevar hiyab. Derecho que acaba de reconocerle el Principado.

noviembre 4, 2019

El centro le había comunicado hace un mes que el reglamento no permitía ir con una vestimenta que tapase la cabeza. Recibida la carta de la Comisión Islámica y remitida a la Consejería de Educación, el Principado reconoce su derecho a llevarlo.

IES Número 1 de Gijón

La Voz de Asturias, 4 de noviembre de 2019

El presidente de la Comisión Islámica de España, Riay Tatary, ha remitido una carta al director del Instituto número 1 de Gijón, Juan Ignacio Martín Flórez, en la que le recuerda que vestir hiyab en público es «una prescripción religiosa necesaria protegida por la ley orgánica de libertad religiosa».

La carta, que lleva fecha del 11 de octubre, es fruto de una petición que le realizó a la Comisión Islámica tras el caso de una alumna mayor de edad, ya adulta, que realiza sus estudios en el mencionado centro y que llevaba el atuendo religioso.

La mujer respondió que llevar el velo no era una simple costumbre, sino un requisito islámico religioso. Ante la falta de acuerdo, el director del centro pidió una carta sobre el asunto de la Comisión Islámica de España, que es la entidad representativa de las comunidades religiosas islámicas tras la negociación, para la firma y seguimiento del acuerdo Islam – Estado suscrito y aprobado en 1992.

«Cuando me pidieron la carta, inmediatamente se la he mandado, porque es el derecho de la alumna», ha comentado Riay Tatary. Considera que desde que envió la carta, la mujer ya tendría que poder volver al centro con normalidad con el velo.

En la citada misiva, Tatary recuerda que la Constitución española estipula la obligación de garantizar «la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley».

El director del instituto gijonés no ha querido realizar declaraciones sobre el episodio, al ser preguntado por lo ocurrido, y se ha remitido a la Consejería de Educación del Gobierno asturiano.

El Principado reconoce el derecho de una alumna a llevar el velo islámico

Elena Rodríguez, El Comercio, 5 de noviembre de 2019

La estudiante, egipcia y de unos 30 años, cursa un ciclo de Informática en el Instituto Número 1, cuya norma impide llevar la cabeza cubierta, por lo que fue apercibida por la dirección del Centro…

… El responsable del instituto, por su parte, también lo puso en conocimiento de Inspección Educativa de la Consejería de Educación. El objetivo era aclarar el asunto. Dicho servicio ya ha respondido e indica que «una correcta interpretación de la normativa permite concluir que la alumna del IES Número 1 tiene derecho al uso del velo islámico».

En su informe, acredita que la Comisión Islámica de España goza de pleno reconocimiento como representación de las comunidades de confesión musulmanas asentadas en España, tal y como se acredita en la Ley 26/1992, por la que se aprobó el Acuerdo de Cooperación del Estado con la Comisión Islámica de España. Añade que «el decreto por el que se regulan los derechos y deberes del alumnado recoge que los estudiantes tienen derecho a que se respete su libertad de conciencia, sus convicciones religiosas y morales, de acuerdo con la Constitución».

La mujer -madre de tres hijos, casada con un ingeniero electrónico y que lleva quince años residiendo en Gijón– confía en que, después de esta aclaración, pueda presentar con normalidad sus trabajos a final de mes, tal y como requieren sus estudios y que hasta la fecha es su principal preocupación. «Tendría que poder volver al centro con normalidad con el velo», apunta Tatary.

La Asociación Cultural Musulmán de Asturias recordó que «España es un estado aconfesional, pero con la libertad religiosa reconocida. Es un país multicultural y con un grado de madurez más que suficiente como para que sigan pesando más las apariencias que la forma de ser de las personas. No pongamos con esto una barrera al compromiso de integración de la sociedad». Según indicó, «la norma del centro solo hace mención a la prohibición de llevar gorra o similar. No dice nada de velo», mientras fuentes próximas al centro sostienen que, fundamentalmente, «no distingue entre hombre y mujeres».


Velos, melenas y desmelenes

septiembre 6, 2019

Artículo de opinión de Pilar Aguilar Carrasco, ensayista, investigadora, escritora, analista y crítica de cine

Tres escolares, una de ellas vistiendo velo, a la salida del colegio en Vitoria. EFE/David Aguilar

Tres escolares, una de ellas vistiendo velo, a la salida del colegio en Vitoria. EFE/David Aguilar

Pilar Aguilar, Público, 6 de septiembre de 2019

¡Sigue pasando! En cuanto se habla de vestimenta femenina, se lía. Y si se habla del velo, entonces se lía doblemente… Tanto que, antes de poner siquiera un pie (o una palabra) en el tema, es preciso acotarlo.

Aclaro, pues:

NO voy a comparar el grado de laicismo de España con el de Irán, los Emiratos o países por el estilo. Aquí es incomparablemente más alto, sin discusión posible.

NO dudo ni por un instante que el velo sea un signo patriarcal de sumisión, ni dudo de que sea signo religioso (sin entrar en finos análisis sobre si su uso viene impuesto por el Corán o por la costumbre).

En varias ocasiones he polemizado duramente con personas que defendían el velo presentándolo, incluso, como signo de liberación y para ello ¡apelaban al feminismo! Pero, claro, ya sabemos que, si bien hace unos años mentar al feminismo era como mentar al diablo, ahora se apela a él hasta para defender lo indefendible (verbi gratia, la prostitución y/o los vientres de alquiler…).

O sea y, por abreviar: comparto totalmente las opiniones vertidas por las autoras del artículo Fuera velos que someten publicado en este mismo periódico.

Aclarados estos puntos, voy a entrar en los que ahora me interesan. A saber:

  1. ¿Debemos indignarnos porque en España algunas mujeres lleven velo?
  2. Concretamente en las aulas ¿Podemos prohibirlo?

Lee el resto de esta entrada »