Los expertos auguran una explosión de casos de abusos en España, que conllevará una sangría económica para las arcas eclesiásticas

marzo 12, 2019

Por José Manuel Vidal, director de Religión Digital

Religión Digital, 12 de marzo de 2019

Por fin, el próximo jueves, día 14 de marzo, el presidente del episcopado, cardenal Blázquez, y el secretario general, Luis Argüello, se van a reunir con dos de los líderes de la asociación ‘Infancia robada’ de víctimas de abusos. Vale más tarde…pero ¿será suficiente el gesto, que tanto ha tardado en escenificarse? ¿Qué resultados concretos va a dar?

Al encuentro van a ir, por parte de las víctimas, Juan Cuatrecasas, padre del niño abusado en el colegio Gaztelueta del Opus Dei, y Javier, una víctima de Ramos Gordon, el cura abusador de La Bañeza, en la diócesis de Astorga.

Y seguramente las víctimas le pedirán a los obispos explicaciones de la distancia mantenida, hasta ahora, por la Iglesia, asi como acompañamiento y decisiones concretas. Entre ellas, que las víctimas pasen a formar parte de la Comisión antiabusos del episcopado y que salgan de ella tanto el presidente de la misma, el obispo de Astorga monseñor Menéndez, como Silverio Nieto, asesor jurídico de la CEE y el hombre que engañó a Juan Cuatrecasas.

Los obispos, convencidos de que la de los abusos del clero es una tormenta de verano, que hay que esperar a que pase

Y es que, como casi siempre, nuestra jerarquía llega tarde y a remolque. Mientras los grandes episcopales mundiales, desde USA a Alemania, pasando por Francia o Irlanda, han hecho los deberes, para intentar hacer frente al cáncer con metástasis aguda de la pederastia del clero, el episcopado español seguía negando, hasta anteayer, la magnitud del problema, mientras arremetía contra los medios de comunicación, que están destapando los casos. Lo de la ‘campaña orquestada’ y lo de ‘matar al mensajero’ es una cantinela recurrente entre nuestros obispos. Lee el resto de esta entrada »


Cumbre vaticana sobre la pederastia, ¿un brindis al sol?

febrero 27, 2019

Por fin se reconoce que existe la justicia civil, válida para todos, también para las personas consideradas ‘sagradas’. Tarde lo han descubierto. Pero no basta con decirlo. Hay que ponerlo en práctica.

Juan José Tamayo, El Periódico, 27 de febrero de 2017

Hay que reconocer el mérito del papa Francisco al convocar a todos los presidentes de las conferencias episcopales de la Iglesia católica en el Vaticano para un encuentro sobre el fenómeno de la pederastia. Sus predecesores, Juan Pablo II y Benedicto XVI, conocedores del problema, al tiempo que cómplices y encubridores, no fueron capaces de afrontarlo.

Sin embargo, el encuentro estaba viciado de antemano. Los días anteriores a la reunión, el Papa se encargó de enfriar el ambiente al afirmar unos días antes que no había que crearse demasiadas expectativas sobre la cumbre vaticana y alertó de que “aquellos acusadores que no hacían más que criticar a la iglesia, eran enemigos, primos y parientes del diablo”.

El lenguaje no podía ser menos receptivo hacia la crítica justificada a la Iglesia católica por las agresiones sexuales contra personas indefensas durante siete décadas. Ya en la cumbre, el Papa volvió a referirse a Satanás como explicación de la pederastia, introduciendo un elemento mítico que eludía la responsabilidad de la propia jerarquía ante tamaños delitos, con frecuencia impunes.

La ausencia de las víctimas

Lee el resto de esta entrada »


De la denuncia obligatoria a la apertura de archivos: 6 retos de la Iglesia española ante la cumbre ‘antipederastia’

febrero 21, 2019

La Conferencia Episcopal acude a la convocatoria del papa con unos protocolos contra el abuso sexual marcados por la desconfianza hacia el denunciante y el miedo al escándalo

El obispo de Astorga, Juan Antonio Menéndez (frente a los micrófonos), este miércoles durante la presentación de una delegación diocesana contra los abusos sexuales. / Diócesis de Astorga

Ángel Munárriz, InfoLibre, 21 de febrero de 2019

Recién llegado a Roma, donde desde hoy jueves se celebra la cumbre contra los abusos sexuales en la Iglesia convocada por el papa Francisco y que durará hasta el domingo, Juan Cuatrecasas admite que está “cauteloso y receloso”. “Hasta ahora todo lo que hemos visto es más de lo mismo. Maquillaje, barniz… Hacer como que se rema en la dirección que marca el papa, pero en el fondo dejarlo todo en una operación cosmética”, afirma. Cerca de 200 líderes del catolicismo de todo el mundo se reúnen desde este jueves en la capital italiana, donde darán audiencia a víctimas de la pederastia y buscarán soluciones. Asiste el presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Ricardo Blázquez. Cuatrecasas, padre de un chaval que sufrió abusos por parte de un profesor de un colegio del Opus Dei ya condenado en primera instancia, no ve más que síntomas preocupantes en torno a la preparación por parte de la jerarquía española del encuentro, ideado por el pontífice para dar una respuesta al aluvión de casos de pederastia y encubrimiento en el seno de la Iglesia.

“En España han puesto al zorro a cuidar de las gallinas”, afirma Cuatrecasas, también presidente de la asociación Infancia Robada, en referencia a que la CEE haya situado al frente de la comisión preparatoria de la cumbre al obispo de Astorga, Juan Antonio Menéndez, acusado por víctimas del sacerdote abusador Ramos Gordón de haber protegido al pederasta y obstaculizado la investigación sobre sus delitos. Menéndez pilota un grupo de trabajo que se ha puesto como propósito articular procedimientos de prevención, reparación y castigo. Y, más concretamente, cambiar los protocolos antipederastia actuales. La Conferencia Episcopal, consultada sobre la cumbre, pospone hasta la finalización de la misma la comunicación sobre el resultado de esos trabajos, iniciados en octubre y que ahora deben cristalizar en Roma.

La dimensión del fenómeno es colosal. La organización internacional Ending Clery Abuse (ECA) ha cifrado el número de víctimas en 100.000 sólo en Estados Unidos, donde más se ha investigado. A partir de informes elaborados en Australia y Estados Unidos, ECA estima que entre el 6% y el 10% del clero católico ha cometido abusos sexuales. En 2004 la Iglesia de Estados Unidos admitió un 4% a lo largo de 50 años. Las propias directrices ofrecidas por el Vaticano para elaborar los nuevos protocolos en las diócesis de todo el mundo evidencian los déficit existentes, ya que ponen el énfasis en el “reclutamiento seguro” y en la detección de perfiles “vulnerables”. Lee el resto de esta entrada »


Las vergüenzas de la Iglesia

febrero 11, 2019

Los bebés robados del franquismo y los casos de pederastia son dos ejemplos máximos de vulneración de los derechos humanos dentro de la institución

Ilustración Leonard Beard / El Periódico

Ana I. Bernal-Triviño, El Periódico, 11 de febrero de 2019

La Iglesia católica, la misma que nos dictaba para hacer la comunión, la misma que está en centros educativos, la misma que crea toneladas de culpa en su discurso, que dicta el pecado y que otorga el perdón, es la que acumula cientos de pecados ocultos durante años. Su estamento barrió el escenario de aquellos horrores y crímenes y los ocultó bajo la alfombra.

Con el paso del tiempo, tenemos sobre la mesa dos de las grandes vergüenzas de la Iglesia. Los bebés robados del franquismo y los casos de pederastia son dos ejemplos máximos de vulneración de los derechos humanos dentro de la institución. Aunque se exponga a sus culpables y se repare parte de la dignidad de sus víctimas, nada podrá curar el inmenso trauma y horror que esos actos han supuesto en cientos de personas. Y eso que nunca llegaremos a saber la dimensión de la realidad, bien por desconocimiento o por miedo. No es fácil enfrentarse a un estamento sagrado en un país que, por mucho que diga en su Constitución que es aconfesional, tiene la buena consideración de las instituciones y la sociedad.

30.000 niños arrebatados de sus madres

En el caso de los bebés robados, iniciado en el franquismo, se calcula que unos 30.000 niños fueron arrebatados de sus madres, la mayoría republicanas, presidiarias o madres solteras. Pero aquello también ocurrió en democracia. En una denuncia, conocimos que en 1981, Purificación Betegón perdió a sus gemelas en la clínica Santa Cristina de Madrid. Teresa Gallardo, médico residente que atendió en el parto, concretó la existencia de un “protocolo” especial para atender a las embarazadas que enviaba la monja María Gómez Valbuena. Las marcaban con un “paciente sor María’” y se les ponía una anestesia para que la madre no oyese llorar al feto. Cuando despertaban, comunicaban que los bebés habían muerto. Así, se cerraba la misión, con el dolor de una madre de haber perdido unos hijos y el horror de un menor que nunca conocería a su verdadera madre. Una desaparición forzosa que durante años nadie reconocía, y donde la Iglesia entregaba a esos menores a familias “de bien”.  Aquella religiosa, de 87 años, fue citada a declarar como imputada, pero no acudió al juzgado y falleció cuatro días después. Solo uno de los casos denunciados, el de Inés Madrigal, bebé robada por el doctor Vela, llegó a la justicia. El 99% de los casos están archivados. Un libro de la antropóloga Neus Roig detallaba cómo esta trama se extendió hasta 1996 y cómo aquel dinero que recibían tras el robo se hacía pasar por donaciones o limosnas. Todo, en nombre de Dios.

Abusos sexuales a menores

Lee el resto de esta entrada »


Pederastia en la iglesia católica. Charla-debate con Juan José Tamayo (Vídeo)

enero 18, 2019

18 de enero de 2019

El pasado martes en la Tertulia Laicista que organizan el Club de Amigos de la Unesco Madrid (CAUM) y Madrid Laica-Europa Laica, tuvo lugar la charla-debate “Pederastia en la iglesia católica”, a cargo del teólogo y profesor emérito de la Universidad Carlos III de Madrid, Juan José Tamayo

Un también interesante debate (a partir del minuto 45 aprox.), siguió a la conferencia de Juan José Tamayo, con  Antonio Boldo (CAUM) como moderador.

Vídeo

Fuente: Carlos Melchor, -Youtube-. Vía Observatorio del Laicismo Lee el resto de esta entrada »


Pederastia patriarcal, patriarcado homófobo, por Juan José Tamayo

enero 5, 2019

El silencio episcopal ante las agresiones sexuales de sacerdotes durante 40 años contrasta con su locuacidad contra el colectivo LGTBI

Jose Mª Gil Tamayo (i) y el presidente Ricardo Blazquez (d) en una reunión de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal en 2017 / KIKE PARA

El País, 5 de enero de 2019

A pesar de los numerosos casos de sacerdotes y religiosos pederastas que aparecen a diario en los medios de comunicación y de las reiteradas denuncias de las víctimas por la inacción de los obispos españoles ante tamaño y extendido crimen, estos siguen minusvalorando la gravedad del problema. El último en restarle importancia ha sido el nuevo obispo de Ávila, ex secretario general de la Conferencia Episcopal Española y miembro del Opus Dei, José María Gil Tamayo, con motivo del ocultamiento durante 63 años, por parte del Vaticano, de las agresiones sexuales de Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo.

El silencio o la minusvaloración episcopales ante las agresiones sexuales de sacerdotes contra niños, niñas, adolescentes y jóvenes indefensos durante 40 años contrasta con su locuacidad contra el colectivo LGTBI, la “ideología de género”, el aborto, el divorcio, las relaciones prematrimoniales, los métodos anticonceptivos, la píldora del día después, el matrimonio de los sacerdotes, el sacerdocio de las mujeres, las parejas de hecho, la homosexualidad, el matrimonio igualitario, los derechos reproductivos y sexuales de las mujeres, la fecundación in vitro, el acceso a la eucaristía de las personas divorciadas vueltas a casar, el acceso de personas homosexuales al sacerdocio, etcétera. Lee el resto de esta entrada »


Las víctimas rompen el silencio de la iglesia: “El arzobispo de Oviedo me dijo que era mi palabra contra la suya”

octubre 28, 2018

Fuente: El País, 28 de octubre de 2018

El País recoge hoy una serie de testimonios de víctimas de abusos sexuales a manos de sacerdotes en parroquias y colegios religiosos en distintas épocas —desde la década de los años cuarenta hasta los últimos años— y que hasta ahora permanecían ocultos (“Las víctimas rompen el silencio de la iglesia”).

La Iglesia española silenció durante décadas los casos de pederastia que conoció o instruyó en sus tribunales eclesiásticos. El Centro Nacional de Documentación Judicial (Cendoj) tiene registrados en los últimos 30 años apenas 33 casos juzgados en los tribunales civiles que afectan a 80 menores víctimas de abusos sexuales por parte de sacerdotes.

El periódico ofrece cinco de esas historias como ejemplo de un problema ocultado por la cúpula eclesiástica, entre ellos el de V.C., una víctima asturiana que denunció, sin éxito, los abusos al arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes

“El arzobispo de Oviedo me dijo que era mi palabra contra la suya”

Una víctima de abusos sexuales por un sacerdote relata la pasividad de la Iglesia cuando denunció su caso

V. C., una víctima asturiana de 36 años, calló hasta 2015, cuando al fin se sintió preparada para denunciar al sacerdote que había abusado sexualmente de ella desde los seis hasta los 13 años en Villaviciosa (Asturias). De su puño y letra escribió una carta al arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, donde le narraba los hechos y las terribles secuelas que le habían provocado. Cuando se reunió con él en la diócesis asturiana, Sanz, con la misiva en la mano, le comentó que no se podía hacer nada. “Me dijo que era mi palabra contra la suya, que le habían apartado unos años antes de mi denuncia por otros asuntos y que estaba bajo vigilancia”, relata ella. El obispo no la “invitó” a que lo denunciase ante la justicia, como marca desde 2010 el protocolo contra los abusos de la Conferencia Episcopal Española, y tampoco abrió un proceso eclesiástico contra dicho sacerdote. Lee el resto de esta entrada »