¿Cuántos Estados mantienen relaciones diplomáticas con la Santa Sede?

enero 9, 2019

Actualmente son 183 los Estados que mantienen relaciones diplomáticas con la Santa Sede. A los Estados antes mencionados se suman la Unión Europea y la Soberana Orden Militar de Malta, según ha informado hoy Roma en un comunicado.

En algunos casos, los vínculos protocolares se remontan a varios siglos, en otros son relativamente recientes. El 4 de mayo de 2017, se establecieron relaciones diplomáticas con la República de la Unión de Myanmar, a nivel de nunciatura apostólica y de embajada.

En España, por ejemplo, hay acreditado un nuncio desde 1577, en Francia desde 1583, ante la Federación Rusa, sólo desde 1994. La delegación ante Estados Unidos existe desde 1893 y recién desde 1998 está presidida por un nuncio.

En la nota informativa se precisa que, son 89 las Cancillerías de Embajadas con sede en Roma, incluidas las de la Unión Europea y la Soberana Orden Militar de Malta. También tienen su sede en Roma las Oficinas de la Liga de los Estados Árabes, la Organización Internacional para las Migraciones y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados. Lee el resto de esta entrada »


Del género manipulador, por Elisa Beni

enero 6, 2019

“Con la ideología de género el hombre pretende librarse incluso de las exigencias de su propio cuerpo, se considera un ser autónomo que se construye a sí mismo y se convierte en un dios para sí mismo”  Joseph Aloisius Ratzinger. Benedicto XVI

El Diario, 6 de enero de 2019

Han conseguido instalar en los medios y en las redes un debate falso y viejo. Ese es su éxito y nuestro error. El ansia por el poder de algunos ha permitido que un concepto vacuo y falso inventado por los ultras católicos y avalado por el Vaticano más reaccionario se convierta en parte del debate público en España, cuando no tiene nada que ver con la realidad social de este país. Así quieren, poco a poco, llevarnos hacia su objetivo que no es otro que la teocracia. O de cómo el neofascismo -español, latinoamericano, polaco- tiene un componente ultra católico que se mantiene oculto y que no podemos menos que denunciar.

La ideología de género no existe. La ideología de género es el nombre que el Vaticano y los ayatolás del catolicismo le dieron a todos aquellos avances en materia de mujeres y de minorías que no les gustaban porque, según afirman, contradicen sus principios normativos sobre la familia tradicional y el papel de la mujer en la misma. Las primeras reacciones ultramontanas de los católicos ultras surgieron a raíz de las conclusiones de la Conferencia de Pekín de 1995 auspiciada por Naciones Unidas. Ahí nació esa bestia negra que, según ellos, se denomina ideología de género y que ha venido para destruir al hombre porque “la ideología de género es la rebelión de la criatura contra su propia condición de criatura”, en palabras de Benedicto XVI aunque todo lo empezó Juan Pablo II y de esas fuentes bebieron los Legionarios, los kikos, los opusinos y hasta los de esa secta secreta llamada El Yunque que ha sido acusada por ex miembros de Vox de financiarlos. Una maldita “ideología de género” por la que criminalizan también a la ONU y a todas sus agencias. Lee el resto de esta entrada »


La secularización sigue atascada a los 40 años de los Acuerdos con el Vaticano, por Juan G. Bedoya

enero 4, 2019

La financiación de la Iglesia y la enseñanza del catolicismo con dinero público, los puntos más conflictivos

Juan G. Bedoya

Juan G. Bedoya, El País, 4 de enero de 2019

Cuarenta años después de la firma en Roma, el 3 de enero de 1979, de los Acuerdos entre España y el Estado de la Santa Sede, se discute si deben ser reformados o suprimidos. El debate se centra en la neutralidad del Estado ante el hecho religioso; la financiación de la Iglesia: la revisión de sus privilegios fiscales; la enseñanza del catolicismo por docentes pagados con dinero público; los salarios de prelados y sacerdotes a cargo de Hacienda, y, en los últimos años, la inmatriculación de bienes del pueblo e, incluso, privados registrados por las diócesis con la sola firma de un obispo.

Una mayoría de partidos con presencia en las Cortes querrían reflejar en la legislación, por primera vez en la Transición, la secularización de la sociedad. No se hará en esta Legislatura. El Gobierno presidido por Pedro Sánchez pide esperar, pese a mantener que “hay que plantearse seriamente la laicidad del Estado”. Lo ha dicho su ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell. La visita de la vicepresidenta Carmen Calvo al Vaticano, el 29 de octubre pasado, para entrevistarse con el número dos’ del Papa, Pietro Parolín, rebajó las expectativas del encuentro ante la complicada exhumación de los restos de Franco, ahora en la basílica del Valle de los Caídos.

Plan Pastoral 2016-2020

Tampoco los obispos son partidarios de abordar ahora una reforma. En primer lugar, la competencia le corresponde al Vaticano, de Estado a Estado, no a la Conferencia Episcopal Española (CEE). Esto dijo ayer a EL PAÍS un portavoz: “Los acuerdos surgieron de la Constitución. Es uno de los primeros frutos de la llamada que hace a garantizar la libertad ideológica, religiosa y de culto. Como se dice en su artículo 16, los acuerdos hacen visible el mandato constitucional de mantener relaciones de cooperación con la Iglesia católica”. Pero la CEE ve imparable una reforma o la denuncia de los Acuerdos. Su llamado Plan Pastoral para 2016-2020 reconoce “la poca valoración social de la religión” por los españoles y, en esa misma línea, su presidente, el cardenal Ricardo Blázquez, señala al laicismo como uno de los peligros que amenazan “el próximo futuro nacional”. Lee el resto de esta entrada »


La Iglesia y el Gobierno abordarán la devolución de bienes inmatriculados tras la enrevesada exhumación de Franco

enero 2, 2019

“Se están constituyendo las comisiones bilaterales como se acordó en la visita al Vaticano y este año comenzarán los trabajos”, dicen fuentes del Gobierno.

“Los acuerdos Iglesia-Estado firmados hace hoy 40 años, que dan numerosos privilegios a la confesión católica, “se van a revisar”, dice el Gobierno, aunque no precisan en qué puntos

Carmen Calvo se reunió con secretario de Estado del Vaticano sin presencia del embajador español / El Diario

Jesús Bastante / Irene Castro. El Diario, 2 de enero de 2019

“Cuando Pedro Sánchez llegó al Gobierno en junio de 2018 tras una moción de censura, mandó un mensaje inequívoco a la Iglesia española. Fue el primer presidente de Gobierno de la democracia que prometió el cargo sin Biblia ni crucifijo. Además del gesto, en su programa electoral como candidato a secretario general del PSOE, Sánchez abogaba por la desaparición de los signos religiosos de las instituciones, el fin de la financiación de la Iglesia tal y como la conocemos y el adiós a la Religión en el currículo escolar.

“La Conferencia Episcopal es consciente de estos planes, que se han ralentizado al tiempo que lo hacía su primera medida estrella: sacar a Franco del Valle de los Caídos. Para ello ha necesitado la complicidad de la Iglesia católica: para que salga el cadáver de la abadía de la Santa Cruz ha sido necesario que el Arzobispado mediara y aplacara al  prior del Valle, dispuesto a defender los intereses de la familia Franco e impedir la exhumación.


40 años del Acuerdo España-Santa Sede: la Iglesia se aleja de la autofinanciación e incumple su parte del trato

enero 2, 2019

El ‘Concordato bis’ firmado el 3 de enero de 1979 señala: “La Iglesia católica declara su propósito de lograr por sí misma los recursos suficientes para la atención de sus necesidades”

El papa Francisco preside el rezo del Ángelus desde unas de los ventanales del Vaticano en la Plaza de San Pedro del Vaticano, este martes / EFE / InfoLibre

Ángel Munárriz, InfoLibre, 2 de enero de 2019

En política las palabras nunca son del todo inocentes. En diplomacia, menos. Y si anda por medio el Estado Vaticano, hay que leer con lupa cada coma. Los Acuerdos del Estado Español con la Santa Sede, una reforma –no una derogación– del Concordato de 1953, son una obra político-jurídica en que todo cuenta. Es relevante lo que se dice, y cómo se dice. Y lo que se omite, y cómo se omite. Sólo sobre esta premisa puede entenderse que 40 años después de dichos Acuerdos, firmados el 3 de enero de 1979, la Iglesia católica haya incumplido de forma flagrante su principal compromiso conforme a los mismos: autofinanciarse. Es decir, financiarse con cargo al dinero de sus fieles. Ni tal cosa ha ocurrido, ni hay visos de que ocurra. Al contrario, desde 1979 hasta hoy, y pese a la galopante secularización de la sociedad española, la Iglesia se ha amorrado a la fuente de recursos del Estado hasta quedar en una situación de completa dependencia de lo público.

Alejandro Torres, profesor de Derecho Eclesiástico de la Universidad de Navarra, que se cuenta entre los más exhaustivos conocedores de los entresijos de las relaciones entre Estado e Iglesia, ha sintetizado la cuestión con una frase con vocación de titular: la Iglesia “es el eterno adolescente de 40 años que nunca se va de casa”. Lee el resto de esta entrada »


Aniversario de la Constitución, 40 años sin libertad de conciencia

diciembre 23, 2018

El 9 de diciembre fue elegido hace unos años por diversas organizaciones, entre las que despunta Europa Laica, para celebrar el Día Internacional del Laicismo y la Libertad de Conciecia por coincidir con la promulgación, el mismo día y mes de 1905 en Francia, de la Ley de separación de la Iglesia y el Estado, y en España de la Constitución de la Segunda República en 1931.

Fachada del ayuntamiento de Puebla de la Calzada durante los días del puente de la Constitución y la Inmaculada Concepción / El Salto

Chema Álvarez Rodríguez, El Salto, 24 de diciembre de 2018

Ofende al entendimiento, a la razón y a la decencia la sentencia dictada por el Juzgado Contencioso Nº 2 de Cádiz sobre el recurso presentado por la organización Europa Laica contra la concesión por el Ayuntamiento de esta ciudad de la medalla de oro a la Virgen del Rosario. No sólo ofende, sino que suena a castigo impuesto contra la asociación recurrente, Europa Laica, al condenar a la misma a pagar las costas del proceso con un límite máximo de 6.000 euros. Cabe decir que Europa Laica no recibe subvenciones de ningún tipo y se mantiene sólo con lo aportado por sus socios y donaciones particulares.

La sentencia no tiene desperdicio y da tufo a nacionalcatolicismo trasnochado, propio de otra época y signo de una práctica judicial que, mediante subterfugios y malabarismos, tal y como ha manifestado Europa Laica, trata de sortear algo evidente: que la medalla se le concede a la Virgen y no, como se dicta en la sentencia, a las órdenes religiosas que promueven la concesión. Hay que añadir que el mismo argumento torticero se utilizó en la sentencia del Supremo que avaló la concesión de la medalla policial por parte del Ministerio de Interior en 2014 a Nuestra Señora Santísima del Amor. En cuanto al papel jugado por el alcalde gaditano de Podemos, sobran los comentarios e invitan a más de un inscrito o inscrita en esta formación a replantearse su continuidad en la misma.

No es de extrañar que, vistos los tiempos que corren en defensa de la fe, el Día Internacional del Laicismo y la Libertad de Conciencia, celebrado el pasado 9 de diciembre, pasara, como quien dice, de noche para los grandes medios de comunicación, ocupados en transmitir urbi et orbi los nuevos y consabidos tejemanejes de ese perro viejo del diablo que es la Iglesia española ante el nuevo anteproyecto de ley orgánica anunciado por el Gobierno para derogar (o reformar) la actual Ley Orgánica de Educación, la LOE.

Vuelve pues la Iglesia española, erre que erre , a enarbolar la bandera de la Constitución, cuyos fastos ahora celebramos, y de nuevo nos flagela a ateos, laicos, descreídos, impíos y pecadores con el látigo de los acuerdos firmados entre el Estado español y la Santa Sede

Lee el resto de esta entrada »


Pretextar “la ideología” del otro para sostener el inmovilismo

diciembre 22, 2018

La nostalgia de “poder fáctico” en democracia se aviene mal con la ejemplaridad que los obispos han de desarrollar para ser coherentes.

comision_permanente_septiembre

Fuente Imagen: CEE

Manuel Menor, Mundiario, 22 de diciembre de 2018

Poco se sabe de lo que hayan dialogado y concluido la ministra Pilar Celáa y el obispo Argüello a propósito del confesionalismo católico en diversos aspectos del sistema educativo. Al término del encuentro, ha habido buenas palabras acerca de lo fluido y fructífero que pueda haber sido, pero no faltó tiempo para que, desde La Razón, un profesor de Teología Moral  esgrimiera   el pretexto de “la ideología” de los demás como impedimento de un “pacto educativo” por parte de la CEE.

Antimodernismo

Por la edad,  es probable que haya obispos que se sientan obligados por  el  Juramento antimodernista que, para ser sacerdotes, debieron hacer antes de 1967, en que fue suprimido. Esa generación tal vez no vea como “ideológicas” sus posturas sobre relaciones de la Iglesia con su entorno, y es fácil que coincidan con ellos muchos de los elevados al episcopado después de 1978. En general, desde Juan Pablo II la selección y cooptación de  candidatos siguió baremos en los que el curriculum vitae acreditaba seguridades apropiadas a lo que se quería promocionar; nada que ver con las que habían prevalecido con Juan XXIII o Pablo VI. Esto facilita entender que, incluso desde 2013 y del Papa Francisco, observadores atentos puedan apreciar diversidad de juicios de valor que, cuando son doctrinales, han de ser considerados al menos como corriente ideológica.

En todo sistema de conocimiento son normales las variaciones interpretativas. El catolicismo también está sometido a esa condición. No obstante, fue en tiempos  de cristiandad dominante cuando el cuerpo doctrinal que debía ser entendido por los fieles fue denominado “Doctrina cristiana”. Reducida a breve sinopsis como “Catecismo” podía parecer más unitaria, y su “vigilancia” fue constante durante casi toda la historia del sistema educativo español, siempre más como obligado recitado memorístico que como entendimiento. El propio Catecismo de la Doctrina cristiana, del que el del  P. Gaspar Astete (1537-1601)  fue todavía preceptivo para muchos, imponía un criterio cognitivo tan corto en torno a qué creer, que no se aventuraba más allá de que se supiera mecánicamente el Credo. Acerca de “otras cosas”, debía responderse: “Eso no me lo preguntéis a mi que soy ignorante. Doctores tiene la santa madre Iglesia que lo sabrán responder”, y concluía: “Bien decís que a los Doctores conviene, y no a vosotros, dar cuenta por extenso de las cosas de la Fe; a vosotros bástaos darla de los Artículos como se contiene en el Credo” (Madrid: Imprenta Real, 1832, pág. 18).

Doctrinarismo apologético

A los clérigos, por su parte, la Filosofía y Teología que se les enseñaba siempre estuvo estructurada a la defensiva, contra los adversarii. Era el reflejo de una historia apologética con multitud de prácticas no menos ideologizadas. Por ejemplo, el trato con “los paganos” desde Teodosio a finales del siglo IV d.C., en que pronto se empezó a juzgar civilmente –y eliminar- a herejes y heterodoxos o a destruir su patrimonio artístico y cultural. Tampoco tienen desperdicio las largas guerras de religión, y cómo desde finales del XVIII la Iglesia, a medida que perdió poder temporal, se especializó en alianzas con que retenerlo en alguna medida. Hitos de gran interés para ver cómo se decantó después la posición política de la Iglesia son la reacción restauradora desde 1815 en Viena, la pérdida de los Estados Pontificios en 1870, o que se erigiera desde 1891 en mediadora “caritativa” de “la cuestión social” cuando los obreros urbanos ya llevaban décadas exigiendo justicia. Más cerca, cuando el 09.12.1905 se independizaron el Estado francés y el Vaticano, el ideologizado abanico de argumentos vaticanistas fue bien explícito frente a los de quienes pugnaron en pro de los intereses de la República francesa.

Con esta historia detrás –y sin mentar las posturas inspiradas desde el Vaticano en la etapa de entreguerras-, el pretexto de “la ideología”  no es  inocente. Entre las argucias reunidas en el Arte de tener siempre razón, de Schopenhauer, figuran las que, para salir exitosos de cualquier debate tratan de anular al otro con  argumentos ad hominem.  Al personalizar al adversario con “la ideología”, fabrica un espantajo contra el que dirigir todos los ataques mostrándole como “insultante, maligno, ofensivo y grosero. Es –dice el filósofo alemán- una apelación de las facultades del intelecto a las del cuerpo, o a la animalidad”. Lee el resto de esta entrada »