Sanz Montes califica la Lomloe de ley liberticida que impone un estatalismo doctrinario

junio 22, 2020

“Es justo que alcemos nuestra voz para reivindicar una ley de educación que no sea liberticida, sino respetuosa con los primeros depositarios de la tutela y responsabilidad educativa como son los padres de nuestros niños y jóvenes”

Navidad 2018: Así felicita la Navidad el arzobispo de Oviedo ...

Jesús Sanz Montes, arzobispo de Oviedo / Fuente foto

Sanz Montes no podía dejar de sumar su voz a la de distintos obispos, -como hizo también la CEE- contra la LOMLOE.  Y lo hace en su línea.

En su carta pastoral fechada el domingo 21 y publicada en la web del Arzobispado, entre otras “perlas” sobre el sentido de la educación, define la LOMLOE como una ley “liberticida” que impone un “estalinismo doctrinario”, “… cuyos referentes son conocidos en países que con enorme sufrimiento y descalabro entre las dictaduras más invasoras, más excluyentes…”

Educar es un riesgo… apasionante

Estamos en una etapa en la que tratamos de recuperar el tiempo perdido inevitablemente por causa de esta circunstancia pandémica. Una de las cuestiones pendientes es la educación y su ley gubernamental, que miramos con enorme preocupación por los modos, censuras e imposiciones que apuntan sus peores maneras. Educar es un riesgo, pero algo hermoso, tal vez lo más bello que hay en la responsabilidad de unos padres, de unos maestros, de unos sacerdotes y religiosos. Educar no es domesticar, sino acompañar con respeto en el descubrimiento de la vida en todos sus factores y saberes, sugiriendo cuestiones, señalando caminos y aprendiendo de los verdaderos educadores que han sembrado semillas de bien, de belleza y de verdad, en el corazón y en la inteligencia de los que se les ha confiado por motivos familiares, escolares o religiosos.

La educación verdadera no tiene prejuicios ni pretensiones, sino el deseo humilde de transmitir respetuosamente lo que ha sido importante en la propia vida de unos padres, unos maestros, unos religiosos y sacerdotes. Esto es lo que llamamos tradición cultural que, si es verdadera, no será nunca ideológica. No sucede así con las pretensiones de quienes, desde la política más partidista, quiebran esta libertad en aras del control de las futuras generaciones viendo en ellas una herramienta torticera de perpetuación o de arrebatamiento de una prole tierna en sus convicciones, vulnerable en sus principios, y manipulable en sus sentimientos. Esto explica cómo ha habido y sigue habiendo esta intencionalidad de hacerse con el control más usurpador, la maniobra más despótica, de quienes ven en la educación un instrumento de poder cercenando la libertad sacrosanta de los padres y hasta de los mismos niños y jóvenes en cuestión. Lee el resto de esta entrada »


Capillitas

junio 1, 2020

…Tras muchos de los actores autoritarios o neoabsolutistas de nuestros días, se encuentra el flujo del pensamiento religioso… …En España conocemos muy bien este proceso de injerencia eclesial en los asuntos públicos…

Capillitas es el  nombre que se da, sobre todo en Andalucía, a esa gente rancia que pasa el día entre la mohosa sacristía y los cientos de altarcitos que pueblan los rincones más insospechados de plazas públicas y patios particulares, como digo mayoritariamente en el Sur.

Pero el capillita no es un ser estrictamente meridional, su presencia se extiende por toda la geografía y, como decía Forges, es fauna ibérica sin peligro de extinción. Como en el caso de los virus de impactante actualidad, el capillismo no es muy contagioso, pero su letalidad, su capacidad de provocar daño es muy alta.

El capillita vive una vida ritualizada en la que los grandes momentos litúrgicos van acompañados de cientos de gestos menores todos ellos dominados por el mismo hilo conductor: no pensar, tan solo creer. Por eso el capillita es tan reacio a la lectura (excepto textos sacralizados o prensa ecuménica), la ciencia o el debate con el gentil, con quien no comparte los ritos de acción, omisión y pensamiento. El capillita está dominado por la emoción religiosa que le habilita tanto para el consumo ideologizado privado como para el odio indiscriminado contra terceros. Como el resto de los entes biológicos, cuando el capillita llega a la edad madura ya no tiene más misión en la vida que la de reproducirse y, a diferencia de otros seres, su esfuerzo reproductivo supera el mandato de la naturaleza de esparcir su genes y se centra en difundir sus creencias. La actitud religiosa se transforma en activismo político y se embarca en un intento de influir en el desarrollo social desde esa tesitura en la que la creencia está por encima de la evidencia. El capillita se convierte en fanático, a estas alturas de la involución, la oración y el incienso resulta soso y aspira a más. No es ambición, es designio divino.

En la conciencia inexacta del capillita, la creencia puede chocar con evidencias irrefutables. Para este choque el fanático está preparado ¿Vas a creer a dios o a tus ojos? Porque si vas a creer a tu ojo, potencialmente pecador, mejor arráncatelo. Así es que dicho y hecho, si lo que rodea al capillita es una realidad hostil, pues se relé. Dispone de una realidad alternativa que diría Bannon, el profeta lego del evangelismo mesiánico americano. No es tan complicado como se desprende de la reconfiguración de los hechos que tanto en Cataluña como en Madrid ha realizado un guardia civil muy sintonizado con uno de los grupos religiosos más combativos de los últimos años, el Opus, que en tiempos de Fernández Díaz consiguió que se conociera al suyo como monasterio del interior, con sus ángeles custodios reguladores del tráfico y todo.

Lee el resto de esta entrada »


SEÑORES OBISPOS (a propósito del documento de la C.E.E. «Sembradores de esperanza»)

mayo 24, 2020

…A lo dicho hasta ahora, habría que añadir las filigranas lingüísticas que desarrollan los obispos para justificar la sedación terminal, intentando evitar, sin lograrlo, la contradicción que supone defender ésta negando la eutanasia…

Presentación en la sede de la Conferencia Episcopal Española del documento “Sembradores de esperanza / Fuente foto (incluye documento)

Julen Goñi, Naiz:, 24 de mayo de 2020

La vida no es sagrada. Si la especie humana hubiera asumido que la vida es sagrada, haría mucho tiempo que habría desaparecido por inanición, porque es vida lo que cualquier ser viviente tiene que ingerir para sobrevivir. Si los obispos se refieren a la vida humana, habría que preguntarles qué es lo que hace que esta sea sagrada y no la del resto de los vivientes. Responderán, sin duda, que lo que la hace sagrada es que dios le otorgó esa cualidad cuando la creó. En resumidas cuentas, la sacralidad de la vida humana solo se justifica por la fe en un dios creador, lo cual obliga a demostrar que fue este, y no el proceso evolutivo de la materia, el causante de la existencia de la vida y de la propia materia. En vano esperaremos demostración alguna.

La vida tampoco es trascendente. Trascender significa existir más allá de aquello en lo que algo se manifiesta; es decir, que la vida, según los obispos, existe al margen de los seres vivientes. Tampoco aquí se pueden esperar pruebas racionales, sino recursos a textos supuestamente sagrados y escritos al dictado por personas que decían tener contacto directo con dios. Esto crea el problema de que para creer en dios hay que creer en quienes dicen haber tenido contacto con él…

Pues bien, ambas características –sacralidad y trascendencia– son la base argumental de la diatriba episcopal contra la eutanasia. Cuesta entender, y mucho más comprender, que haya personas que pierdan la razón a causa de la fe en seres inexistentes, cuyos mandatos, a lo largo de la historia, según sus propios textos sagrados, han sido en multitud de ocasiones contradictorios. Pero, aún así, respetamos que tengan esas creencias y que quieran vivir de acuerdo a ellas, pero no respetamos que las intenten imponer a toda la sociedad a través de las leyes civiles.

Lee el resto de esta entrada »


Razones, excusas y privilegios

mayo 8, 2020

Parece increíble, pero ha ocurrido. El logo del Gobierno de España, un gobierno “progresista”, aparece en unos videos publicitarios en los que se pide marcar las dos cruces, para la Iglesia Católica y para Actividades de Interés Social, en la declaración del IRPF…

 

Rafael Cuesta, Levante, 8 de mayo de 2020

Parece increíble, pero ha ocurrido. El logo del Gobierno de España, un gobierno “progresista”, aparece en unos videos publicitarios en los que se pide marcar las dos cruces, para la Iglesia Católica y para Actividades de Interés Social, en la declaración del IRPF. La campaña publicitaria se llama Xsolidaria y está coordinada por la Plataforma de ONG de Acción Social. Los spots recuerdan a las costosas campañas de publicidad engañosa que desde hace años viene haciendo la Iglesia Católica con el mismo fin.

Podría pensarse que el Gobierno de España presta su logo porque comparte el concepto de ciudadanía y de Estado contenido en los mensajes con que Xsolidaria invita a marcar las casillas. Veamos algunos de ellos “No te escondas”; “Por cada excusa tienes un millón de razones”; “No marcarla es tomar una actitud muy pasiva, y dejar que sea el Estado quien decida el destino de esa parte de tus impuestos “; “Marcándola te conviertes en una persona contribuyente, activa y solidaria”; “Marcando las dos podrás ayudar el doble”; “Ayudas el doble sin que te cueste nada”.

El Gobierno de España debería estar preocupado por apoyar una campaña que sostiene que quienes pagan sus impuestos y esperan que con ellos el Gobierno, a través de los Presupuestos Generales del Estado, atenderá todos los servicios públicos (sanidad, educación, pensiones, infraestructuras, asistencia social€), no son solidarios, ni activos y, ni siquiera, contribuyentes. Más aún, se niega al Estado la facultad de decidir a qué haya de destinarse cada euro recaudado. Lee el resto de esta entrada »


Los obispos contra el milagro de los panes y los peces

abril 30, 2020

Con la que está cayendo y con la que va a caer, en lo que se presume como una formidable depresión económica a escala mundial y española, los profesionales del obispado prefieren seguramente que los pobres pasen estrecheces para que eso les impulse a buscar un trabajo que por otra parte no va a existir fácilmente

Omella pide "fraternidad, confianza y oración" en el primer domingo sin misas

Omella / EFE

Juan José Téllez, El Diario.es, 30 de abril de 2020

Los obispos, ya se sabe, viven como obispos. Así, visto lo visto, la Conferencia Episcopal Española está de acuerdo con la limosna, pero no con la justicia. A los obispos españoles no les parece mal –sería el colmo—que se establezca un ingreso “indispensable” para las familias en riesgo de exclusión, pero siempre que sea transitorio. A los prelados les incomoda la idea de que el Gobierno español auspicie una renta mínima estable y duradera, no vaya a ser que los pobres dejen de pedir en la puerta de los templos.

El problema estriba en que no sólo es el Gobierno español quien habla de ello. El Papa Francisco se dirigió recientemente a las comunidades cristianas, respaldando la idea de que “este puede ser el momento de considerar una renta básica universal”. Así que el secretario y portavoz de la Conferencia, Luis Argüello, parecía que estaba leyendo un comunicado de la FAES más que una encíclica del Papa, cuando argumentaba que la renta “no es deseable a largo plazo”. Ya que “es muy importante que las personas puedan ejercer sus capacidades con un puesto de trabajo. La necesidad perentoria de una renta mínima en este momento no debería ser una coartada para una especie de subsidio permanente que retirase del horizonte de las personas el pensar el poder tener un trabajo, desarrollar sus capacidades y en la relación con otras personas”.

Si Argüello, obispo auxiliar de Valladolid, es afín a Bergoglio, ¿qué dejaremos para el club de fans de Rouco Varela, que a pesar de su retiro sigue mandando mucho en la curia española? Quizá es que ya pasó aquel tiempo en que, a decir de monseñor Tarancón, los obispos españoles tenían tortícolis de tanto mirar a Roma. Ahora parece definitivamente que no.  Lo que dice el Vaticano, visto lo visto, no va a misa en el caso de nuestras mitras patrias que, de paso, parecen haber olvidado las posiciones de la Doctrina Social de la Iglesia a este mismo propósito, cuando admite que ante una situación grave de paro obrero cabría establecer un salario social.

Cualquier día, vemos a los hombres púrpura arrancando las páginas del Nuevo Testamento cuyos versículos refieran las fakes news de las bienaventuranzas o del milagro de los panes y los peces. Y es que probablemente piensen que ese tal Jesucristo sólo perseguía mantener una red clientelar y pesebrista, desde posiciones antípodas al neoliberalismo. Lee el resto de esta entrada »


Los obispos dan una patada al Gobierno en el culo de los pobres

abril 21, 2020
Juan Torres López, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Sevilla.

Juan Torres López, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Sevilla / Fuente foto

Juan Torres López, Público, 21 de marzo de 2020

Según informó la Cadena Ser [**], el portavoz de la Conferencia Episcopal Española, Luis Argüello, ha declarado que el ingreso mínimo vital o renta básica que prepara el gobierno para ayudar a quienes se han quedado en paro o lo necesitan “es indispensable”, pero sólo mientras dure la crisis del coronavirus pues, en su opinión, “pensar en una permanencia de grupos amplios de cuidadanos que vivan de manera subsidiada yo creo que no sería un horizonte deseable a largo plazo para el bien común”.

Naturalmente, la jerarquía de la Iglesia católica española está en su derecho de mantener las posiciones políticas que desee y es lógico que lo haga, teniendo tantos privilegios heredados de la dictadura que le conviene proteger. Sin embargo, me parece que la declaración que ha hecho su portavoz se puede considerar objetivamente como tramposa, cínica y tan falsa y oportunista que incluso es contraria a la propia doctrina católica y a lo que propone Cáritas, que es la organización a la que los propios obispos españoles confían la lucha contra la pobreza. A continuación, justifico mi opinión.

Declaración tramposa

Los obispos han hecho una declaración tramposa porque la renta básica, ingreso mínimo, renta de inserción… o como se quiera llamar a lo que va a aprobar el gobierno ya existe en todas las comunidades autónomas de España, gobernadas por partidos de distinto signo.

Lo único que ahora parece que pretende hacer el gobierno es establecer en España lo que ya existe en todos los países miembros de la Unión Europea, un ingreso o renta mínima nacional para combatir la pobreza, algo que en nuestro país (y esto sí que es criticable) no existe porque lo que tenemos son rentas mínimas en todas las comunidades autónomas, aunque con distinto nombre, condiciones y contenido y conformando todas ellas un conjunto (más bien una maraña) con grandes deficiencias, inequidades y disfuncionalidades que sí conviene reformar.

Por lo tanto, los obispos españoles hacen trampa cuando se meten en el rifirrafe contra el gobierno con la excusa de estar preocupados porque haya “grupos amplios de cuidadanos que vivan de manera subsidiada”, como ha dicho su portavoz. Lee el resto de esta entrada »


“Si cuido de los pobres me llaman santo, pero si pregunto por qué son pobres…

abril 21, 2020

…me llaman comunista”.

Blog do Anchieta Gueiros: 2017

Helder Cámara / Fuente

Juan Tortosa, Público, 21 de abril de 2020

La frase es de Helder Cámara, obispo brasileño defensor de los Derechos Humanos, figura destacada de la Teología de la Liberación que murió en 1999 buscando respuestas a esa pregunta, soluciones que acabaran, o al menos mitigaran, la extrema pobreza. Pero los ricos prefieren la beneficencia, y no parecen estar muy dispuestos a renunciar al placer de practicar la caridad. Por eso les da yuyu el Ingreso Mínimo Vital, porque les despoja de la válvula de escape con la que están acostumbrados a acallar sus conciencias. Por un lado te robo, pero no te preocupes que por otro te doy limosna. Llama la atención que Luis Argüello, actual portavoz de los obispos españoles, esté más de acuerdo con los ricos que con su colega brasileño. IMV vale, ha venido a decir este lunes, pero por poco tiempo, ¿eh?, que si no los pobres se acostumbran a la sopa boba. (cf. minuto 48.47 de su comparecencia)

En el franquismo, lo he contado alguna vez, hubo durante años un programa de éxito en la radio llamado “Ustedes son formidables” donde si alguien necesitaba unas muletas para caminar, o dinero para ser operado de un tumor, o muebles por haber sido víctima de una inundación… la noche de la emisión se hacía el milagro: abrían los teléfonos y gente a la que en muchos casos le faltaba para cubrir sus necesidades más primarias se desprendía de unas cuantas pesetas entre lágrimas, emoción y aplausos, y se comprometía a ingresarlas en la cuenta de un programa cuyo presentador, Alberto Oliveras, cobraba un pastón y se daba la vida padre en París.

Pobres que no querían ser menos que los ricos ayudaban a personas más pobres que ellos, miserables que, como en la novela de Galdós, al día siguiente se liaban a tortazos disputándose el puesto de pedigüeño mejor situado a la puerta de las iglesias.

Según el  VIII Informe Anual de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social, en 2018 la pobreza severa en España se situaba en el 6,9 por ciento de la población, más de tres millones de personas. Los que son pobres hoy, lo son mucho más que hace diez años. Y en esas andábamos cuando apareció el coronavirus en escena. Lee el resto de esta entrada »


Crisis de fe en tiempos de pandemia

abril 7, 2020
Víctor Codina sj: "¿Por qué Dios permite la pandemia y calla? ¿Es ...

Fuente imagen

David Bollero, Público, 7 de abril de 2020

Jesús no descenderá a la tierra esta Semana Santa a morir crucificado; mientras, miles de personas, creyentes o no, viven un calvario y/o fallecen víctimas del coronavirus. Terrible paradoja, simbólica, pero paradoja al fin y al cabo. Como ha sucedido a lo largo de la Historia, la religión pone todo su empeño en revalorizarse, en presentarse como una apuesta a caballo ganador. El problema que subyace es que quienes dictan la fe acostumbran a ser quienes espolean a los caballos, que no son otros que l@s creyentes.

¿Tanto hemos pecado como para merecer esta pandemia? Difícilmente encontrarán una respuesta satisfactoria por parte de sus guías espirituales. Si tomamos a la Iglesia Católica como ejemplo, el discurso de sus representantes, como el sacerdote y teólogo jesuita, Víctor Codina, se limita a que “Dios es un misterio”.

Ese argumento es el que históricamente ha servido a las religiones para combatir sus crisis de fe. Que un dios todo poderoso permita la muerte en masa de, hasta el momento, cerca de 75.000 personas en todo el mundo y el contagio de casi 1,4 millones de personas tiene un encaje muy difícil para la razón. Esa es la esencia de la religión, su antagonismo con la razón, porque cada vez que se da de bruces con ésta, apela a la fe o, lo que es lo mismo, se aferra al salvavidas de la incapacidad de l@s mortales para entender un poder superior, teniendo que resignarse a pies juntillas. Lee el resto de esta entrada »


Pruébelo usted en la oficina

marzo 15, 2020

ESTE HOMBRE SE encuentra en el banquillo por haberse cagado en una realidad imaginada. De ahí su gesto de perplejidad…

Pruébelo usted en la oficina

Foto Kike Para

Juan José Millás, El País, 15 de marzo de 2020

Este hombre encuentra en el banquillo por haberse cagado en una realidad imaginada. De ahí su gesto de perplejidad. Entendemos por realidad imaginada aquella que desaparece si dejamos de creer en ella, al contrario, por ejemplo, de Marte, empecinado en seguir ahí con independencia de la confianza que le profesemos. Quien dice Marte dice la Luna o el Everest. Yuval Noah Harari, el antropólogo judío autor de Sapiens, explica muy bien el asunto este de las realidades imaginadas sirviéndose de una marca importantísima de coches, en la que ahora no caigo, y de la que afirma que desaparecería en poco tiempo si dejáramos de creer en ella y de adquirir sus automóviles. Es lo que le ocurriría, asimismo, y por abundar, a Mercadona, cuya existencia depende de nuestra fe en sus establecimientos.

El mundo está lleno, en fin, de realidades imaginadas cuya fuerza, curiosamente, es muy superior a la de las reales. Si yo me cagara, en un momento de dolor (porque me he pillado un dedo con la puerta, pongamos por caso), si yo me cagara, decíamos, en la Meseta Central rusa, que tiene más de medio millón de kilómetros cuadrados reales centímetro a centímetro, nadie me llevaría a juicio. Tampoco si me cagara en Venus, que está a la vista de todos.

—¡Me cago en Venus!

¿Lo ven? No pasa nada. La realidad real lo aguanta todo con una paciencia infinita. Mañana, en la oficina, pruebe usted a cagarse en los Montes Urales y comprobará que hasta hace gracia. Pero no se le ocurra cagarse en una realidad fantástica si no quiere acabar como Willy Toledo, el señor de la fotografía.


La Iglesia Católica, ente desestabilizador nacional

febrero 27, 2020

Luis Felipe Ospitia Ramírez, Diario 16, 27 de febrero de 2020

En un Estado «laico» como España en pleno siglo XXI, las voces de la iglesia se alzan de forma impertinente pretendiendo dictar cuales han de ser nuestras conductas, predicando sus supuestos valores morales en el individuo, la familia y la sociedad, en que se perpetúa el patriarcado, se estigmatiza a la mujer centrándola como culpable de las agresiones que pueda padecer y algunos con sus discursos obscenos normalizan la pederastia.

En la actualidad estos líderes religiosos no solo opinan, osadamente van más allá interfiriendo desvergonzadamente en las decisiones que le competen al Estado, poniendo zancadillas a las reformas progresistas que este gobierno de coalición pretende llevar a cabo, confundiendo a una gran mayoría mediante sus instrumentos mediáticos y políticos de ultra derecha y ultra ultra derecha, por esa regla de tres se alinean, con el machismo, la misoginia, el racismo y el clasismo, «dime con quien andas y te diré quien eres».

No todos los pastores pertenecen a esta organización elitista y patriarcal, hay que reconocer a quienes se vuelcan en las comunidades en que desarrollan su labor, trabajando por la defensa y el fortalecimiento de los derechos humanos, buscando el bienestar y equilibrio social.

Para la gran mayoría el papel de la iglesia en nuestra sociedad pasa desapercibido, en que tan solo hace ruido mediático si una decisión política no es de su conveniencia, nada más lejos de la realidad. Lee el resto de esta entrada »