Rosarios y ovarios, por Ruth Toledano

septiembre 26, 2021

«En tiempos en que los rosarios quieren volver a oprimir nuestros ovarios, las mujeres feministas no podemos permitirnos el dar ni un paso atrás. Nadie ha de rezar por nosotras»

Ruth Toledano, El Diario, 26 de septiembre de 2021

Parece mentira, a estas alturas de la historia, que tengamos que seguir defendiendo, incluso volver a defender, la propiedad de nuestros cuerpos y de nuestras vidas de los abusos y la violencia de congéneres oscuros que pretenden dominarlos, apropiarse de nuestra libertad de ser y decidir. Lo estamos viendo con el repunte de las agresiones contra las personas LGTBIQ+. Lo estamos viendo sobre las personas que quieren ejercer el derecho que recoge la ley de eutanasia sobre el término de su tiempo vital. Lo estamos viendo sobre las mujeres que ejercen su derecho a la interrupción de un embarazo que única y exclusivamente atañe en su cuerpo y a su biografía. Pedro Zerolo ya nos advirtió de que es muy difícil lograr los derechos pero muy fácil volver a perderlos (prefiero decir recuperar porque los derechos pertenecen y, si hay que luchar por ellos, es porque han sido usurpados).

Parece mentira que justo ahora se produzca ese afán de control sobre la libre autodeterminación de la existencia ajena, justo cuando debiéramos estar aunando esfuerzos frente a los graves problemas colectivos que nos acechan o que ya son un hecho de consecuencias dramáticas, como la destrucción de un planeta sin el que nuestra especie y las otras no podrían sobrevivir o el evitable cambio climático, que es y será fuente de catástrofes y de un enorme sufrimiento. A los congéneres oscuros no les importa demasiado todo eso, aunque también les afecte a ellos; lo que les importa es lo que hacen las demás con sus propios cuerpos, aunque a ellos no les afecte lo más mínimo y aunque con ello añadan daño individual al daño colectivo. Oscuros y necios.

Lee el resto de esta entrada »

¿Qué hará el PSOE con el Concordato?

septiembre 12, 2021

¿Qué hará el PSOE respecto a la Iglesia? En su Congreso, ¿seguirá debatiendo para nada sobre la relación entre la Iglesia y el Estado y, por tanto, sobre la conveniencia de la derogación del Concordato? ¿O seguirá manteniendo esa indefinida actitud de «diálogo» y «consenso» con la Iglesia que no conlleva ningún cambio?

PSOE-Concordato

Sanz Montes con la familia real en Covadonga / EFE

Ruth Toledano, El Diario, 13 de septiembre de 2021

En Asturias de mis amores hay un prelado que no conoce el amor. Se llama Jesús Sanz Montes, es arzobispo de Oviedo y es tan ultra que el cardenal Rouco Varela siempre lo ha querido repatriar a Madrid. También parece que le echa el guante ese Ejército español tan, dicen, modernizado, aunque su capitán general siga siendo un rey y quieran de pater castrensis a este hombre de las cavernas. Aprovechando un acto en el Día de Asturias, patria querida, Sanz Montes tuvo el atrevimiento de meter en el mismo saco a los toros torturados, a las mujeres que interrumpen su embarazo y a las personas que optan por la eutanasia o reciben el alivio de ese derecho, de esa compasión. Llamó a los embriones «niños abortados» y dijo que se les da «la estocada en el seno materno», que es como este presunto célibe denomina al cuerpo de una mujer. «En el dolor terminal se da la puntilla», espetó acerca de la eutanasia. Mientras que a los toros «se les brinda una legislación protectora». Menudo batiburrillo, arzobispo.

Lee el resto de esta entrada »