El congreso de teólogos afea a los obispos su afán de riqueza por las inmatriculaciones

septiembre 6, 2021

Manifiesto: “La jerarquía católica contraviene el mandato de Jesús de no acumular tesoros y se coloca del lado del neoliberalismo”

Córdoba/15-09-2018: Exterior de la Mezquita Catedral de Córdoba / FOTO: PACO PUENTES/EL PAIS

_______________________

Juan G. Bedoya, El País, 6 de septiembre de 2021

La Asociación de Teólogos Juan XXIII criticó a los obispos por las inmatriculaciones realizadas durante décadas (34.962, exactamente) en su 40º Congreso de Teología, celebrado de forma telemática desde el viernes y hasta ayer. “Con la apropiación de esas decenas de miles de bienes, la jerarquía contraviene el mandato de Jesús de no acumular tesoros en la tierra, hace oídos sordos a la petición de que devuelva dichos bienes al pueblo y se coloca del lado del neoliberalismo que mata”, acusa el manifiesto con el que la asociación clausuró el evento.

La organización afeó también a la Conferencia Episcopal Española (CEE) su presencia en los impresos de las declaraciones de la renta. “Con la asignación tributaria destinada solo a la Iglesia católica, que este año ha recibido 301,7 millones por ese concepto, la jerarquía se apropia de un dinero que debería destinarse a fines sociales”, señala el texto.

El lema del congreso, El neoliberalismo mata: No se puede servir a Dios y al dinero, estaba basado en palabras de Jesús de Nazaret, en la afirmación del papa Francisco sobre “la economía de la exclusión y de la iniquidad que mata” y en la calificación de Pedro Casaldáliga del neoliberalismo como “la gran blasfemia” del siglo XXI. “Hemos analizado las situaciones de injusticia estructural, pobreza extrema, desigualdades crecientes, violencia de género, discursos y prácticas de odio contra personas inmigrantes, refugiadas y desplazadas, LGTBI y el deterioro del planeta. Buena parte de estas situaciones son consecuencia del neoliberalismo, que es injusto en su raíz y en sus consecuencias, sobre todo en el sur global”, afirma el primer punto del manifiesto.

Lee el resto de esta entrada »

Los obispos dibujan un panorama catastrófico de la política española

agosto 2, 2021

Un informe de la Conferencia Episcopal asegura que existe un intento deliberado de desmontar la herencia cristiana en el país

El secretario general de la Conferencia Episcopal Española, el obispo auxiliar de Valladolid, Luis Argüello (izquierda), el presidente de la CEE, cardenal arzobispo de Barcelona, Juan José Omella (centro), y el vicepresidente, cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro (derecha), en una audiencia al papa Francisco en septiembre de 2020 / LAURA SERRANO-CONDE / EFE

Juan G. Bedoya, El País, 2 de agosto de 2021

La Iglesia católica se siente sitiada de manera doble: percibe enemistades o indiferencia extramuros y tiene enemigos en el sótano. Las denuncias por abusos sexuales a menores, además del escándalo de las inmatriculaciones de bienes ajenos y la idea de que la organización disfruta de privilegios abusivos contribuyen al desprestigio eclesiástico y lastran la eficacia evangelizadora de una confesión que se considera mayoritaria. Los obispos creen, incluso, que existe un intento deliberado de derribar la herencia cristiana en España. Lo dicen en un documento de 95 páginas que la Conferencia Episcopal Española (CEE) ha hecho público con “las líneas de acción para los cursos pastorales entre 2021 a 2025”. La jerarquía católica también tiene un concepto catastrófico de la política. “Los enfrentamientos crecen y pareciera que asistimos a un resurgir artificial de las dos Españas, de tan dramático recuerdo”, afirman.

El documento se titula ‘Fieles al envío misionero’ y ha sido elaborado no solo por los órganos colegiados de la CEE, sino también por colaboradores externos. Contiene una decena de claves y otras tantas propuestas de solución para un país en el que, dicen, “se ha dado un gran cambio social que ha generado una sociedad desvinculada, desordenada e insegura”. Añaden: “Asistimos a una profunda crisis institucional, en la que algunos grupos políticos quisieran abrir una segunda fase constituyente. No se trata de sacralizar el régimen del 78, pero sí de afirmar que este marco político constitucional ha devuelto a España una estabilidad grande, no lograda durante siglos. La puesta en cuestión de la Constitución, la monarquía, el poder judicial, junto a las fuertes tensiones independentistas en medio de una inédita crisis económica, llenan de preocupación e incertidumbre a la sociedad española. Los enfrentamientos crecen y pareciera que asistimos a un resurgir artificial de las dos Españas, de tan dramático recuerdo”.

Lee el resto de esta entrada »

Cataluña abre un cisma entre la Iglesia y el PP

julio 12, 2021

Casado y Aznar cargan contra los obispos a favor de los indultos ante una Conferencia Episcopal dividida

4475DZM4KFCH3PZOPTYLHG37AU

Diciembre de 2020. Foto: TAREK (PP)

Juan G. Bedoya / Elsa García de Blas, El País, 12 de julio de 2021

“No hemos sabido explicarnos”, lamenta uno de los obispos más mediáticos de la Conferencia Episcopal Española (CEE). “Explíquese”, le pide EL PAÍS. Acepta hacerlo, pero sin que aparezca su nombre. Después insiste en lo que dijo también el portavoz episcopal, Luis Argüello: los obispos han respaldado los indultos a los independentistas catalanes presos por no dejar en mal lugar a sus “hermanos de Cataluña”. ¿Solo por eso? “Todo es más complejo”, contesta, y resume así las consecuencias de que la Iglesia avalara la medida de gracia: “Todo está que arde”. La reflexión de este prelado no es ninguna exageración, y la posición de los obispos ha desatado un inusual enfrentamiento entre la derecha y la Conferencia Episcopal, que ha llevado al líder del PP, Pablo Casado, a disparar sin tapujos: “Soy católico y no me siento representado por los obispos que sostienen que los indultos se pueden aceptar. Les diría que al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios”.

Ese choque, a priori extravagante, del líder del PP con la Iglesia, es defendido en su dirección, donde ha irritado la decisión de los obispos. El expresidente José María Aznar fue el más contundente en expresar el malestar que recorre a sectores de la derecha con la Iglesia, que dio un balón de oxígeno al Gobierno de Pedro Sánchez en un asunto decisivo y tremendamente delicado: “Son días para apuntar y no olvidar”, les avisó Aznar el 25 de junio.

El equipo de Casado defiende que la posición del líder del PP contra la jerarquía eclesiástica no le perjudica en su electorado, porque este está mayoritariamente en contra de los indultos. “Solo hay que leer lo que han dicho el ABC o la COPE, es que nadie comprende lo que han hecho los obispos. El sector católico entiende la posición de Casado. No le resta entre sus bases, sino al contrario”, argumenta un dirigente.

Lee el resto de esta entrada »

El sueño de Franco: liderar su propia iglesia y emular a Felipe II

octubre 23, 2019

El dictador se construyó por conveniencia una imagen pública de católico devoto mientras mantenía disputas políticas con Juan XXIII y Pablo VI

Valle de los Caidos

El dictador Francisco Franco en una visita al Valle de los Caídos para revisar los planos de las obras. EFE

Juan G. Bedoya, El País, 23 de octubre de 2019

Francisco Franco se envolvió en el manto del nacionalcatolicismo, procesionado bajo palio por los obispos, para decidir el nacimiento del Valle de los Caídos, un costosísimo complejo religioso en una España de sangre, campos de concentración y racionamiento. Los textos de la época, la mayoría llevados al BOE, abundan en la parafernalia que acompañó al dictador hasta su muerte, siempre a su lado el brazo incorrupto de la santa Teresa de Ávila. Unos ejemplos: “Santa Cruzada contra la tiranía de los sin Dios”. “Salvar la civilización cristiana”. Dios, Patria y Fe. Victoria. Caídos. Peregrinación. Santa Cruz. Basílica…

Los primeros párrafos del decreto de la Jefatura del Estado sobre Cuelgamuros, de 1 de abril de 1940, son como un sermón de la época: “La dimensión de Nuestra Cruzada, los heroicos sacrificios que la Victoria encierra y la trascendencia que ha tenido para el futuro de España esta epopeya, no pueden quedar perpetuados por los sencillos monumentos con los que suelen conmemorarse en villas y ciudades los hechos salientes de Nuestra Historia y los episodios gloriosos de los Hijos de Dios”. Así se anuncia la creación del Valle de los Caídos. Sin embargo, Franco no había sido un meapilas, según frase del general Gonzalo Queipo de Llano. Fue su intuición de que Adolf Hitler y Benito Mussolini no podrían vencer en una guerra contra el resto del mundo lo que le impulsó a tratar con mimo obsesivo a la Iglesia católica, su principal apoyo, mostrándose en público como un devoto de misa diaria, rosario antes de cenar y cuatro días de ejercicios espirituales cada año con los jesuitas.

Esos afanes cristianos se exaltan en el primer decreto sobre el Valle, pero conviene subrayar la decisión de construirlo frente a Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, tan lejos de Madrid. Como Carlos V y Felipe II, Franco soñaba con liderar su propia Iglesia nacional, con poder sobre el Vaticano, y consolidar el papel de salvador de la civilización cristiana. En cambio, los papas, sobre todo Juan XXIII y Pablo VI, le pararon los pies en un combate político que culminó en la cuaresma de 1974, cuando el cardenal Vicente Enrique y Tarancón acudió al palacio del Pardo con el decreto de excomunión y advirtió al dictador que ejecutaría la sanción papal si el Gobierno persistía en la idea de mandar al exilio al obispo de Bilbao, Antonio Añoveros. Según Tarancón, el Caudillo, muy enfermo, se echó a llorar y musitó que él siempre había sido un fiel cristiano. Lee el resto de esta entrada »


¿Quién manda aquí?

octubre 10, 2019

Los Acuerdos existen y ofrecen una cierta verosimilitud a la posición del prior Cantera

Tumba de Franco en el Valle de los Caídos.

Tumba de Franco en el Valle de los Caídos / SAMUEL SANCHEZ

Juan G. Bedoya, El País, 11 de octubre de 2019

Cuando Franco se vio forzado a abrir una cárcel en Zamora solo para curas, el ministro de Gobernación, Camilo Alonso Vega, planteó si no era el momento de romper con el Estado vaticano y tratar a la Iglesia católica como una simple religión. “Camilo, no te metas con los curas, que la carne de cura indigesta”, dicen que dijo el dictador a su jefe de policía. Corría el año 1969 y Franco llevaba tiempo irritado con los papas Juan XXIII y Pablo VI, y con el mismísimo Concilio Vaticano II, por su alejamiento del nacionalcatolicismo que tanto mimo y dinero había puesto en proteger. Tampoco el Vaticano se decía contento. Pero los dos estados estaban atados (y bien atados) por el Concordato firmado en Roma en 1953 y publicado en el BOE con este encabezamiento: “En el nombre de la Santísima Trinidad”.