El depredador que marcó la vida de un grupo de amigos en los carmelitas de Vila-real: “Cada noche se llevaba a un niño”

septiembre 21, 2022

Cuatro testimonios acusan a Francisco Armell, rector del internado en los setenta: “Me dio una pastilla y me desperté al día siguiente en su cama”. Tras ser denunciado por un alumno, fue enviado 30 años a República Dominicana y Puerto Rico

___________

Íñigo Domínguez, El País, 21 de septiembre de 2022

Esta es la historia de tres amigos y de cómo su vida quedó marcada por los abusos que dos de ellos sufrieron en el internado del seminario menor de los carmelitas en Vila-real (Castellón) en los años setenta, a manos del rector del centro, Francisco Armell Benavent, ya fallecido. Los tres han contado su historia a EL PAÍS entre 2018 y 2022. Pero de los tres amigos solo queda uno. Los otros dos han fallecido. Muchas personas que escribieron a este diario desde que empezó su investigación de la pederastia en la Iglesia española, en 2018, no superaron la pandemia o una enfermedad y no les dio tiempo a ver su caso publicado, como era su deseo, pues a este diario llegaron cientos de mensajes y el trabajo para publicarlos ha sido ingente. El último de esos tres amigos, que aún mantiene la memoria de lo que pasó, se llama Juan Luis Chueca. Él no sufrió abusos, pero sus amigos se lo contaron. Ahora es el que recuerda por los otros dos, Emilio Alventosa y Julián Sarrión, para que se sepa la verdad y por la memoria de sus compañeros. Además, EL PAÍS ha recabado un cuarto testimonio de otro exalumno. Chueca fue el primero que lo denunció a la orden en 2021. Acusó también a un segundo religioso, de iniciales L. G., que llegó a ser superior de los carmelitas. Se encontraba el año pasado en una parroquia del centro de Madrid y fue apartado del contacto con menores como medida cautelar.

Lee el resto de esta entrada »

Un infierno de pederastia en los colegios jesuitas: “Tenía que orinar con él, decía que eran cosas de mayores”

agosto 30, 2022

La Compañía de Jesús es la orden que más acusaciones de abusos ha recibido en España en los últimos años: 130 religiosos señalados, un 15,4% de los 840 clérigos acusados contabilizados por EL PAÍS

El padre Mondéjar, junto con unos alumnos en 1947, en Málaga

_______

Julio Núñez, Paola Nagovitch, Íñigo Domínguez, El País, 30 de agosto de 2022

Es inevitable. Cada vez que Bautista (nombre ficticio) pasa por delante del colegio jesuita de Sant Ignasi de Sarrià, en Barcelona, siente cómo su estómago se le revuelve. Este antiguo alumno afirma que no ha pasado una semana en los últimos 50 años en la que no recuerde cómo el hermano Emilio Benedetti le hacía llamar a su despacho para agredirle sexualmente o le llevaba consigo a la casa de colonias que el colegio tenía en Ribes de Freser, donde los abusos “eran más serios”. La denuncia de Bautista no es la única. EL PAÍS comenzó a investigar el caso de Benedetti en 2018 y desde entonces ha recabado más testimonios. En total, Benedetti está acusado por abusar de al menos 13 menores en ese colegio entre 1969 y 1973.El exalumno Alejandro de Gregorio afirma que fue testigo de tales hechos: “Hacía ir a muchos al colegio los sábados por la tarde, para explicarte cosas. Todos temblábamos, porque sabíamos lo que ocurría. A mí no me llamó nunca, pero todos contaban lo mismo: sacaba un libro de anatomía y te explicaba el aparato reproductivo, y entonces aprovechaba para hacer tocamientos”.

Lee el resto de esta entrada »

“Aún tengo su aliento en la boca”. Los traslados por el sur de España de un religioso acusado de abusos

agosto 25, 2022

Siete hombres denuncian por pederastia a Juan Antonio Álvarez Gordillo, ex religioso de La Salle y profesor en Cádiz, Jaén y Melilla. Ahora trabaja en un colegio de Málaga, cuyo director asegura que actuará “como corresponde”

Juan Antonio Álvarez Gordillo, hermano de La Salle acusado de abusar sexualmente de menores durante las excursiones que organizaba

Lucía Foraster García, Julio Núñez, El País, 25 de agosto de 2022

Primera parada: Jerez de la Frontera, Cádiz. Allí, en 1980, empezó la carrera docente del hermano de La Salle Juan Antonio Álvarez Gordillo (Antequera, Málaga, 64 años), por entonces responsable de la federación nacional del Movimiento Scout Católico. En ese momento, relatan varias personas, también comenzó su expediente como pederasta. Entre 1980 y 1991 este religioso pasó, o bien como profesor o bien como encargado de los scouts, por Jerez, San Fernando, Chiclana, Melilla, Puerto de Santa María y Andújar, donde al menos siete hombres le acusan de haber abusado de ellos.

El caso de Álvarez Gordillo está incluido en los dos informes con 451 casos de pederastia que EL PAÍS entregó a la Conferencia Episcopal Española y al Vaticano a finales de 2021 y el pasado junio, después de que decenas de víctimas escribieran a este diario. Desde entonces, la historia de este acusado ha salido publicada en otros medios de comunicación. La Salle asegura que el acusado abandonó la orden en 2006, aunque no precisa las razones de los traslados ni tampoco si recibieron quejas de los supuestos abusos. “Todo esto está judicializado y ya ha salido en los medios. Como hacemos siempre en cuanto tenemos información de una posible abuso que pueda haber pasado bajo nuestra responsabilidad, trasladamos esa información a la autoridad competente, y eso mismo hicimos en el tema de Álvarez Gordillo”, afirma una portavoz de la congregación.

Después de abandonar la orden en 2006 fue docente en Andújar (Jaén), Madrid y Almería, y actualmente da clases en el colegio concertado Fernando Calderón de Málaga. EL PAÍS reconstruye los paraderos de Álvarez Gordillo por los cinco municipios de Cádiz y Melilla donde han aflorado las denuncias.

Lee el resto de esta entrada »

“Hijo, los trapos sucios se lavan en casa”. Cómo los obispos han tapado los casos de pederastia en las últimas décadas

agosto 21, 2022

Al menos 39 prelados españoles, (entre ellos el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz), están acusados de silenciar, ocultar y encubrir los abusos sexuales a menores en sus diócesis, algunos han ocupado cargos de poder dentro de la Conferencia Episcopal Española.

El cardenal y expresidente de la Conferencia Episcopal Española Antonio Rouco Varela, durante su homilía, en una imagen de archivo / ANDRES KUDACKI

_______

Julio Núñez, Íñigo Domínguez, El País, 21 de agosto de 2022

F. J. O. tardó 40 años en armarse de valor para coger un boli y escribir una carta al arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz, para denunciar que el sacerdote Jesús Fernández, el hombre al que acusa de abusar de él en el seminario de Oviedo entre 1970 y 1972, seguía dando misa en la parroquia asturiana de Hevia, perteneciente a Pola de Siero. “Me enteré por internet de que estaba en esa parroquia. Mandé una carta al obispo contándole mi caso y alertando de lo peligroso que era que esta persona siguiera en contacto con niños. Me respondió que no tendría inconveniente en reunirse conmigo si viajaba a Oviedo para tratar el tema”, relata. F. J. O. afirma que nunca consiguió reunirse con Sanz. Una vez en Oviedo, después de haber acordado en una segunda misiva que se reunirían durante las Navidades de aquel 2012, se quedó plantado en las puertas del obispado. “Otra vez será”, escribió el obispo en una carta de disculpa que le hizo llegar días más tarde a la víctima. “Me ignoró completamente y no me recibió”, dice el afectado. Sanz no volvió a escribir a F. J. O., no apartó a Fernández de su puesto ni tampoco abrió una investigación canónica. Fernández, al que se le conocía en el seminario con el mote de Jomezana, murió dos años después.

Lee el resto de esta entrada »

Abusos en las parroquias españolas: “Mientras me tocaba el cura, la sacristana aporreaba la puerta para que me soltara”

agosto 18, 2022

“Intocables y su palabra, inapelable”. Así describen a sus agresores la mayoría de las víctimas de pederastia que denuncian a sacerdotes parroquiales. Para muchos supervivientes, la alta posición de estos curas en la comunidad era un gran obstáculo para contar lo sucedido

Jose Maria Viar posa delante de la iglesia bilbaína de San francisco de Asis, donde asegura que sufrió abusos por parte del cura Vicente Gorocica en los años sesenta / Fernando Domingo-Aldama

_________

JULIO NÚÑEZ, PAOLA NAGOVITCH, LUCÍA FORASTER GARRIGA, El País, 18 de agosto de 2022

María Díaz de Jesús ha guardado un secreto durante siete décadas. Una historia que hasta hace poco pensaba que se llevaría consigo a la tumba. Ahora, con 80 años, ha decidido contarla. Cuando tenía ocho, un simple recado se convirtió en un calvario con el que cargaría el resto de su vida. “No puedo olvidarlo”, explica. En 1949, vivía con su familia en el pueblo vizcaíno de Erandio, en una casa frente a la parroquia de San Agustín. Un día, su madre la mandó a esa iglesia, donde el coadjutor José Luis Pujana le entregaría un papel para que su hermano pudiera matricularse en un colegio de frailes. “En la sacristía, el sacerdote se sentó en una silla, me cogió entre sus piernas y empezó a preguntarme si me dolía la tripa. Mientras tanto, me metía la mano dentro de las braguitas”, relata. El miedo, añade, invadió su cuerpo durante varios meses. Cuando salía de casa temía cruzarse con Pujana: “Miraba a ver si venía, y me escondía en los portales”, recuerda.

Pujana es uno de los 100 sacerdotes señalados por abusar de menores mientras ejercían su ministerio religioso dentro de una parroquia, según la base de datos de este diario sobre los casos de pederastia en la Iglesia y que ya registra 840 abusadores y 1.594 víctimas. En este tipo de casos —donde el agresor es un párroco o ayudante en estos templos— las mujeres representan tres de cada 10 de los denunciantes. En la contabilidad general, las mujeres representan aproximadamente el 17,5%.La historia de Díaz de Jesús también forma parte de los 451 casos que este diario ha entregado al Vaticano y a la Conferencia Episcopal Española (CEE) en dos informes, en 2021 y 2022.

Lee el resto de esta entrada »

Sotanas remangadas

agosto 17, 2022

En lugar de agitar los fantasmas de una cruzada anticatólica que no existe, harían bien en dejar de mirar a otro lado, porque estar en las nubes no es lo mismo que ir al cielo

Manifestante contra los abusos sexuales cometidos por la Iglesia católica.- Reuters

David Bollero, Público, 17 de agosto de 2022

Mi colega Jesús Bastante destapaba el pasado martes el caso de Manuel Cociña, un cura del Opus Dei que compró el silencio de la víctima de sus  «comportamientos inadecuados» por 17.000 euros con un acuerdo ante notario. Escandaloso. Sin embargo, las tropelías de la Iglesia católica parecen no tener fin, no sólo a la hora de ejecutarlas sino, además, de tratar de ocultarlas de la manera más zafia y menos cristiana. Hoy, de nuevo en Eldiario.es, nos desayunamos conociendo que como mínimo se han producido una treintena de acuerdos de este tipo, con pagos a las víctimas de hasta 50.000 euros.

La auditoría interna que está llevando en el seno de la Iglesia el despacho de abogados Cremades & Calvo-Sotelo -cuyo presidente es un reconocido miembro del Opus Dei- estima que se produjeron entre 1.000 y 2.000 casos de abusos sexuales la mayoría ocurridos en los años 70 y 80 del siglo XX. La horquilla es tan grande y los intentos de situarlos en el pasado tan descarados, como si no se produjeran en esta década, que los resultados llaman a la desconfianza. Si a ello, además, le sumamos los pagos bajo cuerda como los efectuados ya en pleno siglo XXI para ocultar el despreciable comportamiento de Cociña, cualquier vestigio de credibilidad de esa institución se desploma.

Lee el resto de esta entrada »

Un cura del Opus, condenado por abusos por el Vaticano, ‘compra’ el silencio de su víctima

agosto 16, 2022

Manuel Cociña, sacerdote que convivió con el fundador de la institución, Escrivá de Balaguer, exigió en un documento notarial firmado en 2021 que la víctima renunciara “a cuantas acciones pudieran corresponderle” contra el cura, el Opus Dei o la Iglesia y le prohibía pronunciarse sobre el acuerdo.

Manuel Cociña Abella

Jesús Bastante, Religión Digital, 16 de agosto de 2022

Manuel Cociña –uno de los sacerdotes más relevantes del Opus Dei que llegó a convivir con su fundador José María Escrivá de Balaguer, y primer cura de la Obra condenado por abusos– pagó a su víctima una «ayuda económica» a cambio de que renunciara a cualquier proceso penal contra él, a comentar el caso e incluso admitiera que “esos comportamientos en ningún caso fueron abuso sexual”, según un documento notarial firmado en abril de 2021 al que ha accedido RD.

«Manuel-José Cociña Abella deberá comprometerse en (…) abonar a D. M. G. F. en concepto de ayuda económica la cantidad de 17.000 euros, dentro del plazo de quince días desde la firma de este acuerdo, y que obtendría de donaciones particulares”, reza el texto. La víctima ya recibió el dinero, según han confirmado a RD fuentes cercanas.

El concepto del abono es “ayuda económica” por unos “comportamientos inadecuados”, según puede leerse. Ni en su día el Opus Dei, ni ahora el documento notarial, hablan de abusos. Es más, la víctima tiene que firmar que “esos comportamientos [ocurridos en un colegio mayor de Sevilla en 2002] en ningún caso fueron abuso sexual”.

Lee el resto de esta entrada »

Cómo una víctima de pederastia en la Iglesia saca otras a la luz: “Vi el reportaje y pensé: eso es lo que me pasó a mí”

agosto 15, 2022

Quienes denuncian abusos sexuales en el seno del clero se atreven a contar sus historias tras ver el nombre de su agresor, su colegio o su provincia en medios de comunicación

M., una víctima de abusos en la Iglesia, posa delante del colegio de jesuitas en Logroño / Pablo Lasaosa

_________

Paola Nagovitch, El País, 15 de agosto de 2022

M. no recuerda qué día era. Sabe que fue el verano pasado, pero no sabe precisar más allá de eso porque era un día cualquiera. Cuenta que estaba en la biblioteca en la que trabaja, mirando noticias en Facebook, como suele hacer en sus ratos libres. De repente, se topó con un reportaje de este diario sobre abusos sexuales en el seno de la Iglesia (ya no recuerda cuál era). Pinchó en él, lo leyó y de ahí pasó a otro. Y a otro. Y a otro. Empezó a bucear entre los artículos sobre el tema que el periódico había ido publicando desde que comenzó su investigación en 2018. Hasta que llegó a un reportaje sobre un abusador que desconocía si había salido a la luz, pero que inconscientemente estaba buscando: “Lo vi y lo reconocí”, cuenta.

En ese momento llamó a su padre, y él se lo confirmó: era José María Sánchez Nieto, el mismo jesuita que estuvo en la parroquia de San Ignacio de Loyola de Logroño (La Rioja) en 1984. El que abusó de ella cuando tenía 11 años. En ese reportaje, publicado en 2019, EL PAÍS destapaba cómo la cúpula de la Compañía de Jesús encubrió a Sánchez Nieto durante nueve años y lo trasladó, ante las quejas por abusos, por varios centros de España y Centroamérica. Al final del mismo había una nota a pie de página: “Si conoce algún caso de abusos sexuales que no haya visto la luz, escríbanos con su denuncia a abusos@elpais.es”.

Lee el resto de esta entrada »

No callarás

julio 15, 2022

En una sociedad que ha dejado de ser católica estaría bien contar con alguna voz católica de referencia, siquiera para no tener que avergonzarnos de algunos silencios, como el de los abusos sexuales

Miguel Hurtado, víctima de abusos sexuales en el monasterio de Montserrat, en el interior de la abadía en 2019 / Susana Vera / REUTERS

Ignacio Peyró, El País, 15 de julio de 2022

Vivíamos mucho peor con Diocleciano, pero quien hoy siga considerándose católico tendrá que conllevar algún que otro estupor. En apenas dos generaciones hemos pasado del catolicismo unánime a la ruptura en la transmisión de la fe: los abuelos tal vez rezaban el rosario en familia, pero los nietos ya no han sido bautizados. A mediados del XIX, el poeta Matthew Arnold escuchaba la bajamar de la fe en Inglaterra como “un clamor largo y melancólico”: por contraste, en España, el proceso de secularización ha sido mucho más tardío pero mucho más veloz. La contestación a la antropología cristiana ya es mayoritaria tanto en la política como en la sociedad españolas: este fenómeno, quizá previsible en países noreuropeos, lo era mucho menos en un país de monocultivo eclesiástico, y sin embargo el catolicismo ha perdido batalla tras batalla cultural desde la Transición. Por otra parte, la ilusión del catolicismo de masas —aquellas Jornadas de la Juventud impulsadas por el papa Wojtyla— ha cedido paso a un reajuste de los números, del mismo modo que hay una relación directa entre el avance de las comunidades protestantes en América Latina y el declinar de las católicas. En fin, cómo olvidarlo: tenemos dos papas. ¿La nave zozobra? Como mínimo, volvemos a las dimensiones —según había visto Ratzinger en la posguerra— del pequeño rebaño.

Lee el resto de esta entrada »

Una denuncia no prescrita reactiva la acción judicial contra el pederasta Jesús Linares, religioso de La Salle

junio 29, 2022

Una víctima localizada por EL PERIÓDICO ha prestado declaración a los Mossos d’Esquadra y puede convertirse en una vía que permita juzgar al abusador de decenas de exalumnos de La Salle Premià de Mar y de La Salle Montcada, entre los que se cuentan el escritor Alejandro Palomas

El hermano Jesús Linares

El Periódico, 29 de junio de 2022

La investigación que la Fiscalía de Barcelona abrió contra el profesor Jesús Linares a raíz de la denuncia presentada por el escritor Alejandro Palomas había entrado en una vía muerta, tras ser trasladada a la Fiscalía de Mataró. El ministerio público contaba, además de con la citada denuncia de Palomas, con otras presentadas por exalumnos de Linares como Sandra o como Raquel. Pero ninguna de estas denuncias han permitido actuar judicialmente contra Linares porque atañían a delitos que el Código Penal considera prescritos. Es decir, Linares era intocable para la justicia. Hasta ahora. Una de las víctimas localizadas por EL PERIÓDICO ha presentado una denuncia a los Mossos d’Esquadra que relata abusos que no han prescrito. La investigación judicial contra Linares, en consecuencia, sigue adelante. 

La denuncia de esta última exalumna de La Salle Premià de Mar, cuyo nombre comienza por la inicial S., refiere abusos que habría sufrido entre los años 2007 y 2008, justo antes de que Linares dejara la escuela del Maresme y recalara en la residencia en la que todavía vive, con más de 90 años de edad. La víctima tenía entonces entre 4 o 5 años y ha declarado que recuerda un episodio extraño: al hacerse daño en el recreo, Linares, a cargo de la enfermería, introdujo caramelos dentro de sus pantalones. Fueron unos tocamientos lo bastante incómodos como para que, a pesar de su edad, la niña contara en casa lo ocurrido y para que su madre, al escucharlo, le pidiera que no regresara más a la enfermería y tratara de evitar a Linares. 

Lee el resto de esta entrada »