La escuela y la religión

diciembre 1, 2020

“Reconozcamos que, sin la excusa católica, el movimiento de la escuela concertada no pasaría de ser una cosa de “niños pijos”, carente de asidero lógico alguno. Nos extraña la falta de valentía de nuestros representantes políticos para defender una enseñanza al servicio de la sociedad y sin trampas ideológicas”

Marcelino Flórez, (La Opinión de los socios y socias), El Diario,
1 de diciembre de 2020

El conflicto que vive España en torno a la escuela sólo es comprensible si se tiene en cuenta el factor católico. Sin el lobby católico no existirían ni el artículo 16 ni el artículo 27 de la Constitución, tampoco tendríamos un pacto internacional específico para una religión. Cada día que pasa, este factor se hace más anacrónico, pero sigue ahí inmutable y sirve para articular otros intereses, que van más allá del puro interés económico, con ser éste muy importante. La alianza de los poderes conservadores con el catolicismo español más que en el dinero, pone la vista en la formación ideológica de la ciudadanía bajo los determinados y particularísimos valores del sistema económico vigente: competencia entre personas y entidades, individualismo extremo, libertad personal sin límites sociales. Pero dejaremos esto a un lado y nos limitaremos a tratar de descubrir dónde nace y en qué se fundamenta ese factor católico.

Para comprender lo que está pasando hoy con la educación en España, tenemos que retrotraernos al Concilio Vaticano I de 1869-1870, el que decretó la infalibilidad del papado y condenó los “errores modernos” del pensamiento, recogidos en el Syllabus. El teólogo holandés Edward Schilebeeckx calificó a ese concilio como la “asamblea de una jeraquía feudal en un mundo moderno”; y pone en boca del Papa convocante del concilio, Pío IX, unas palabras que niegan la libertad de conciencia, algo que había reconocido siempre la tradición cristiana: ” De esta repugnante fuente del indiferentismo mana la afirmación absurda y errada o, más concretamente, la locura de que todos los hombres poseen libertad de conciencia y pueden reclamarla. El camino a este pernicioso error lo ha preparado la exigencia de completa e inmoderada libertad de opinión, que se propaga furiosa en la dirección de la aniquilación de lo sagrado y lo revelado”.

Lee el resto de esta entrada »


La iglesia católica demanda al Ayuntamiento de Barakaldo por cobrarle el impuesto por los beneficios de la venta de una lonja

diciembre 1, 2020
La alcaldesa, Amaia del Campo, y el concejal de Hacienda, Danel Sola, en misa durante las fiestas de Burtzeña

La alcaldesa, Amaia del Campo, y el concejal de Hacienda, Danel Sola, en misa durante las fiestas de Burtzeña

Barakaldo Digital, 1 de diciembre de 2020

La iglesia católica ha presentado una demanda ante los tribunales contra el Ayuntamiento de Barakaldo por cobrarle el impuesto de plusvalía por los beneficios obtenidos por la venta de una lonja en el barrio de Lutxana. El Obispado de Bilbao alega que está libre de impuestos en virtud del Acuerdo entre España y la Santa Sede sobre Asuntos Económicos —el concordato— de 1979.

En concreto, la demanda se presenta por un recibo de 584,98 euros correspondiente a la transmisión del local comercial de 88 metros cuadrados de la calle Andicollano 2, el edificio de la farmacia de Lutxana construido en 1977. El inmueble tenía un valor castastral de 29.016,94 euros a la fecha de la operación de venta a dos particulares, el 21 de junio de 2018.

Ante la decisión del Ayuntamiento de girar el recibo del Impuesto sobre Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana —conocido como plusvalía—, la iglesia católica intentó inicialmente que el Consistorio rectificara su propia decisión.

Al respecto, el obispado alegó que “de conformidad con lo dispuesto en el Acuerdo entre el Estado español y la Santa Sede sobre Asuntos económicos, firmado en la Ciudad del Vaticano el 3 de enero de 1979, el transmitente tiene reconocida la exención total y permanente de los impuestos reales o de productos sobre la renta y el patrimonio”.

Sin embargo, el Ayuntamiento de Barakaldo ha rechazado la pretensión y ha argumentado que sí corresponde el pago del impuesto porque la lonja no se ha utilizado para “actividades o finalidades religiosas, entre ellas las de culto, sustentación del clero, sagrado apostolado y ejercicio de la caridad, benéfico-docentes, médicas y hospitalarias o de asistencia social”.

Lee el resto de esta entrada »


Historia de un pecado: así se han expoliado los bienes de fundaciones de la iglesia madrileña

diciembre 1, 2020

Las fundaciones de la Iglesia han vendido inmuebles baratos y los han comprado caros. En el medio, un entramado de sociedades y comisiones millonarias por encima de mercado

Historia de un pecado: así se han expoliado los bienes de las fundaciones  de la Iglesia

Imagen El Confidencial Diseño

Ruth Ugalde, El Confidencial
30 de noviembre de 2020

“Delante había una mentira comprensible, y detrás, una verdad incomprensible”. Esta frase de Milan Kundera en ‘La insoportable levedad del ser’ resume la esencia de cómo dos fundaciones ligadas a la Iglesia católica —Fusara y Santísima Virgen y San Celedonio (FSVSC)— vendieron su patrimonio a precio de saldo, se embarcaron en aventuras especuladoras a precio de oro y dejaron sendas instituciones, fundadas para velar por los pobres, niños y ancianos, al borde de la quiebra.

Para analizar qué ha pasado, hay que remontarse cuatro años, al momento en que el cardenal Carlos Osoro, en línea con las nuevas reglas del papa Francisco, decidió crear la Delegación Episcopal de Fundaciones de Madrid para profesionalizar la gestión de estas instituciones (34 canónicas, 20 civiles y 10 del protectorado canónico) y confió a David Lopez Royo dirigirlas, nombrándole delegado episcopal de Fundaciones.

Gracias a este cargo, López Royo, quien no ha querido hablar con este medio, pasó a ocupar el sillón presidencial del patronato de Fusara y de FSVSC, órganos desde los que se aprobaron las ventas de los dos patrimonios. Ahora, tanto la Justicia civil como la eclesial están investigando si estas autorizaciones se dieron correctamente o si respondieron a una estrategia diseñada para expoliar las dos instituciones en beneficio de grandes fondos, inmobiliarias cotizadas e intermediarios.

Motivos para las sospechas hay. El primero, que fue el que encendió las alarmas en la archidiócesis, según ha podido contrastar este medio, fue el fichaje de López Royo por el bufete Chávarri en enero de 2018, cargo que aceptó sin renunciar al de delegado episcopal. Al problema estético de estar en los dos lados, se unió un posible conflicto de interés, al empezar a encargar a este despacho todos los procesos ligados a la venta del patrimonio de las fundaciones. Lee el resto de esta entrada »