La iglesia católica, la mayor inmobiliaria de Asturias (información 2015)

abril 25, 2018

Seminario de Oviedo

En Asturias el Grupo de Inmatriculaciones está trabajando para que los  Ayuntamientos asturianos presenten mociones a fin de saber qué bienes tiene la iglesia católica registrados a su nombre. En algunos se han presentado ya (Castrillón, Siero, Corvera, Gijón y Oviedo  por ejemplo), y también la Mesa de Peticiones de la Junta General ha admitido a trámite una petición para que solicite al Registro de la Propiedad un listado general y así poder valorar la magnitud de las inmatriculaciones,  pero mientras se recaban y se conocen los datos actuales, rescatamos la información elaborada en noviembre de 2015 por Mar Díaz para Asturias Diario

La Iglesia, la mayor inmobiliaria de Asturias

El Arzobispado es propietario de unos 16.000 inmuebles en Astu­rias. Desde la Catedral y el Semi­nario Metropolitano de Oviedo, a 3.000 capillas, 950 templos, 800 casas rectorales, cementerios, fin­cas y hasta pequeñas huertas. La venta y alquiler de sus bienes, le reporta unos ingresos de 318.000 euros al año (según los presupues­tos de 2014, y 2015, que alcanzan los 11,5 millones). Solo en el con­cejo de Oviedo, hay 51 parroquias y cientos de inmuebles escritura­dos a nombre del Arzobispado. El Ayuntamiento quiere que la Iglesia empiece a pagar el IBI de los inmue­bles que no están dedicados al culto o a ‘actividades pastorales’. Pero el alcalde, Wenceslao López, reconoce que no disponen de ningún registro, y el Arzobispado no parece dispues­to a colaborar. La Iglesia se aferra a una sentencia del Tribunal Constitu­cional de 2013, donde se la conside­ra exenta del IBI al tratarse de una ‘organización sin ánimo de lucro’, pero el Ayuntamiento ha cambiado el epígrafe del IBI para aclarar que “los bienes inmuebles propiedad de confesiones religiosas que no estén destinados al culto o a labores so­ciales o asistenciales desarrolladas por aquellas, no se considerarán exentos del impuesto”. Aún así, la normativa local siempre estará por debajo de la doctrina del Tribu­nal Constitucional. Avilés, Mieres y Pola de Lena ya intentaron ‘cargar’ el recibo del IBI a la Iglesia, e inclu­so consiguieron un listado de sus propiedades. Pero el cobro del tri­buto chocó con la Iglesia y sus pri­vilegios municipales. El ‘diezmo’ del IBI fue paralizado por el Principado que alegó que vulneraba la ley de Haciendas Locales y la ley de Me­cenazgo de 2002, que también protege a la Iglesia. Además, los Acuer­dos firmados en 1979, por el Estado español y el Vaticano blindan’ a los Arzobispados en cuestiones de tributos.

El Ayuntamiento de Oviedo tampoco tiene una estimación de lo que tendría que pagar, llegado el caso, la Iglesia asturiana en con­cepto de IBI. En 2013, la Conferen­cia Episcopal anunció que el pago del IBI, a nivel nacional, supondría un desembolso anual cercano a los 100 millones. Un año antes, el en­tonces líder del PSOE de Madrid, Tomás Gómez, disparó la cifra has­ta los 3.000 millones. Con cientos de pisos e inmuebles, la factura en Oviedo supondría, al menos, unos 100.000 euros.

El patrimonio de la Iglesia

Lee el resto de esta entrada »


Herido en mis sentimientos laicos

marzo 16, 2018

Alberto Granados, (blog personal), 15 de marzo de 2018

 

El rollo que no cesa: constitucionalmente somos un país aconfesional, pero en la práctica diaria la iglesia católica cuenta con una insultante prevalencia que me resulta injustificable y la grey católica tiene una disposición, parece que congénita, a sentirse ofendida en sus sentimientos religiosos a la menor broma, a un simple tweet o un meme que sobrevuela las redes. Todo sería anecdótico si los jueces tuvieran claro que la iglesia católica, como cualquier otra confesión, solo tienen una autoridad moral sobre los fieles que voluntariamente acaten el dogma y la moral católicos, siendo nula en los demás casos; si la institución fundada por Cristo asumiera que su reino no es de este mundo y que los temas políticos son competencia exclusiva de los cargos, electos o designados, que tienen la obligación de llevar a cabo las medidas políticas que en cada caso se requieran; si se aceptara que el humor, incluso el más chabacano o despiadado, es solo una válvula de escape del espíritu humano y que no tiene por qué autocensurarse en razón de esa moderna filosofía de lo políticamente correcto, una forma encubierta (una más) de censura. Ya estoy harto de ver sentencias en que se arruina la vida de alguien por haber publicado en las redes una simple broma, por zafia que pueda ser, mientras los políticos, empresarios y famosos corruptos quedan impunes una y otra vez, pese a que nos están empobreciendo a todos. ¿Hemos perdido el norte definitivamente?

La iglesia asumió sin el menor reparo ético los postulados del franquismo, al que recubrió de ideología católica en el vano intento de enmascarar la realidad: que unos generales ambiciosos se habían rebelado contra el gobierno legal para hacerse con un poder absoluto e inmisericorde, secuestrando a un país durante cuarenta años de partido único, censura de prensa, ausencia de libertades civiles, durísima represión que llenó de muertos nuestras cunetas y, eso sí,  una escenografía religiosa más propia del barroco que del s. XX. Algo tan repugnante, tan violento y tan revanchista que la iglesia católica camufló y justificó con una desvergonzada complicidad. La iglesia obtuvo a cambio la prevalencia social, la presencia en las Cortes franquistas, el estar presente en la legislación, en el centro mismo del poder.

Pero tras la Constitución de 1978, en vez de asumir su nuevo papel (el de una institución desprovista de poder civil y vinculada exclusivamente a la conciencia de sus fieles) ha seguido maniobrando y movilizando a su grey, de manera que no ha cesado de presionar en temas legislativos tales como el divorcio, el aborto, los matrimonios homosexuales, la asignatura de Educación para la Ciudadanía y la legislación educativa, ni de reclamar un dinero y unos bienes que no le pertenecen, demostrando que su espiritual universo es bastante más de este mundo de lo que evangelio asegura. Lee el resto de esta entrada »


La Iglesia asturiana reconoce la inmatriculación de templos

enero 25, 2018

El Arzobispado dice que solo registró propiedades con relación directa, por falta de tiempo y recursos. Recuerda que era un proceso legal hasta 2015

Foto: Paco Rodríguez

 

La Voz de Asturias, 25 de enero de 2018

El Arzobispado de Oviedo aprovechó el cambio legislativo registrado entre los años 1998 y 2015 para inmatricular, es decir registrar a su nombre, iglesias y templos parroquiales. No registró más propiedades por falta de tiempo y dinero, pero considera que hay más bienes que le corresponden, desde prados a capillas. «Existe un inventario amplio de bienes porque el norte es minifundista», insiste. Así aparece en un artículo publicado en su medio oficial, el semanal Esta Hora y en su web, en la que aclara tres de las polémicas que en los últimos años han rodeado a la Iglesia española y por extensión a la asturiana: las matriculaciones, las exenciones fiscales y la falta de transparencia en sus cuentas. La nota defiende las dos primeras y niega la última. El pronunciamiento del Arzobispado de Oviedo se produce unos meses después de que en Asturias haya comenzado a trabajar un grupo que pretende aflorar las inmatriculaciones realizadas en la región y a solo unos días de que el ayuntamiento de la capital haya rescatado la idea de acabar con la exención fiscal de todos los inmuebles de la Iglesia que no se destinan al culto. En ambos casos, la institución eclesial apela a la legalidad de todos los pasos que ha dado.

Por partes

En el caso concreto de las inmatriculaciones ofrece una explicación completa. Parte del significado de la palabra para concluir contando qué se ha hecho en el Principado. Recuerda que inmatricular es registrar por primera vez algo que es de tu propiedad pero que nunca ha estado inscrito. Matiza que no se trata de una apropiación sino de ejercer el derecho legítimo a que conste por escrito. Repasa los cambios legislativos que han permitido a la Iglesia realizar esas inmatriculaciones. La reforma de la Ley Hipotecaria de 1998, aprobada por José María Aznar, abrió una puerta que estaba cerrada. La versión del Arzobispado es que «acogiéndose a este derecho, numerosas diócesis solicitaron la inmatriculación de iglesias, ermitas y edificios que son de su propiedad». Con respecto a las críticas y a las denuncias recibidas en otras comunidades, cita ejemplos. En Navarra, uno de los territorios donde primero se comenzó a investigar y donde más repercusión ha tenido, afirma que se han ganado todos los litigios. Pone otros ejemplos similares en Valencia o Guadalajara.

Pero ¿qué pasó en Asturias? El Arzobispado afirma que existe «un inventario amplio de bienes porque el norte es minifundista y la diócesis cuenta con pequeñas propiedades, incluso prados, capillas,…». Pero asegura que «ni mucho menos todos está inmatriculado». No se hizo porque habría supuesto «mucho tiempo y recursos», así que «mientras pudo» la Iglesia dice que se dedicó a registrar todo aquello que tenía «una relación directa con la institución». Esto es iglesias y templos parroquiales. Lee el resto de esta entrada »


La multinacional Iglesia S.A.

enero 9, 2018

La Iglesia se ha convertido en una multinacional del negocio inmobiliario y un lobby empresarial que sólo busca leyes que le sean favorables, tales como no tener que pagar impuestos.

Edmundo Fayanas Escuer   nuevatribuna.es, 9 de enero de 2018

La Iglesia se ha convertido en una multinacional del negocio inmobiliario, así como en un lobby empresarial, que sólo busca leyes que le sean favorables a sus negocios, tales como no tener que pagar impuestos como todos los mortales estamos haciendo.

No quiero hablar del Banco Ambrosiano, ni de la Banca Vaticana, ni de la pederastia ni de los oscuros negocios vaticanos. Solo de la iglesia española. Es curioso ver cómo el Papa habla de la pobreza, mientras que los que le rodean hablan de negocios. Estas son las contradicciones de una Iglesia que ha dejado de ser un referente moral, si alguna vez lo fue, para convertirse en una multinacional.

Quiero referirme a la iglesia española, que es un claro ejemplo de esta multinacional global en la que se ha convertido. La Constitución española declara al Estado como aconfesional. Sin embargo, la iglesia es la única institución privada que se le menciona, y se usa como argumento al reconocimiento de la indiscutible mayoría católica del país.

¿Existe esa mayoría católica en España?

Dos son los artículos donde aparece el papel de la Iglesia, en los que se basa su negocio con el Estado, el artículo 16º y el 27º y además la existencia de un Concordato Iglesia Estado, del tres de enero de 1979, que para muchos juristas es anticonstitucional.

Los apartados que hacen referencia a la Iglesia en la Constitución deben de desaparecer, como así también el término aconfesional, por otro que explicite con claridad el término laico.

La primera redacción que tuvo el artículo 16º de la Constitución decía “se garantiza la libertad religiosa y de culto…..ninguna confesión tendrá carácter estatal”. Sin embargo, la redacción final se le añadió el apartado 16º 3 que está actualmente en vigor y dice:“los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia católica y las demás confesiones”.

Si esto no fuera suficiente, se la añadió el artículo 27º 3 que dice: “el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones”. Este apartado constitucional abre las puertas a la educación privada concertada. Fue el sector más conservador de la iglesia que influyó en los constituyentes para una redacción tan favorable para la iglesia española. Fue Felipe González quien creó la educación privada concertada.

¿Qué supone en dinero al Estado está relación privilegiada de la Iglesia española?

Aproximadamente unos 11.000 millones de euros anuales. Esperanza Aguirre decía, que en los presupuestos había mucha grasa que quitar (subvenciones), evidentemente el PP la quitó, pero a los sectores más desfavorecidos, sobre todo a la atención de los más necesitados, a la discapacidad, apoyo social, atención a parados y pobres, pero no se quitó ni un solo euro a la iglesia, sino más bien se le fue aumentando anualmente.

A algunos, les habrá sorprendido el título, pero preguntémonos seriamente ¿No es una multinacional la Iglesia? Lee el resto de esta entrada »


La Iglesia declara ingresos de alrededor de 200 millones por alquileres y actividades económicas

julio 17, 2017
La Conferencia Episcopal explica que la mayoría de arrendamientos son locales recibidos en herencias, aunque no aclara en cuántos paga el IBI

Elena Herrera, InfoLibre, 16 de julio de 2017

La Iglesia católica también hace negocios. El clero español declara haber ingresado 208 millones de euros en 2015 provenientes del alquiler de inmuebles, de “actividades económicas”, de la prestación de servicios eclesiales y de lo que la jerarquía católica define como “instituciones diocesanas” y que son las aportaciones dinerarias a residencias sacerdotales, parroquias o seminarios.

Así consta en la memoria anual correspondiente a ese ejercicio presentada en junio de este año por la Conferencia Episcopal. infoLibre reclamó a la institución el desglose de los ingresos por cada uno de estos conceptos –que están recogidos en una partida global definida como “cobros de explotación”– pero un portavoz explicó que no era posible porque “no todas las diócesis lo facilitan”, aunque en la memoria sí se recogen los datos consolidados.

En todo caso, estas no son las únicas entradas de dinero que declaran los obispos. La memoria incluye también ingresos de 320 millones en colectas, suscripciones y ventas de patrimonio; 218 millones por la asignación en el IRPF; 71 millones en subvenciones públicas; otros 22 millones en rendimientos de capital y otros 23 por ingresos extraordinarios. La Iglesia declara también “necesidades de financiación” por valor de 20 millones de euros. Atendiendo a lo recogido en este documento, en total, el “valor económico generado” por la Iglesia alcanzó en 2015 los 882 millones de euros.

Alquileres y otras actividades

Lee el resto de esta entrada »


El espíritu pagano de los ‘negocios de Dios’

junio 14, 2017
La Iglesia católica, pese a decirse al servicio de los pobres, maneja su patrimonio financiero con los mismos criterios que cualquier empresa. Compra títulos deuda pública, se beneficia de las sicav y busca ganar rentabilidad e influencia con sus multimillonarias inversiones.

Sede en el Vaticano del Instituto para las Obras de Religión o IOR, conocido popularmente como el Banco Vaticano

 

Fuente Vicente Clavero, Público, 14 de junio de 2017

Aunque su reino no sea de este mundo, la Iglesia católica nunca ha descuidado los asuntos terrenales. Como cualquier empresa, procura administrar su copioso patrimonio con criterios de rentabilidad y/o influencia. Sobre todo, el patrimonio financiero: los miles y miles de millones que cada año pasan por sus manos, procedentes de las arcas públicas o de las donaciones de sus fieles.

Los negocios de Dios son tan universales como su Iglesia y tienen su epicentro en la sede apostólica de Roma, aunque se extienden por los centenares de diócesis del planeta que cuentan con recursos para hacerlos. Hay ejemplos muy reveladores de hasta dónde llega el poderío económico y cuál la forma en la que gestiona su dinero una institución que se proclama al servicio de los pobres.

A finales de 2012, el Banco Vaticano no quiso quedarse al margen de los pingües beneficios derivados de la crisis de la deuda, que puso por las nubes la rentabilidad de los bonos del Estado. Para sumarse al festín, colocó en ese tipo de productos cerca de dos mil millones, la mayor parte en dos países sobre los que pendía la espada de Damocles de la intervención: Italia (1.179 millones) y España (589 millones).

Se trata sin duda de cifras modestas, comparadas con las que movilizaron por aquella época los grandes inversores institucionales, pero constituyen una prueba irrefutable de que el modus operandi de quienes gestionan la Iglesia no difiere del más habitual en las entidades con ánimo de lucro. A pesar de que, al menos en teoría, los fines que persiguen son radicalmente distintos.

¿En España?

Lee el resto de esta entrada »


Andrés Valentín, portavoz Plataforma de Defensa del Patrimonio Navarro, ayer en Gijón: Entrevista de Pablo Batalla Cueto

febrero 23, 2017

Pablo Batalla Cueto, La Voz de Asturias, 23 de febrero de 2017

Andrés Valentín, portavoz de la Palataforma de Defensa del patrimonio Navarro

Andrés Valentín, portavoz de la Palataforma de Defensa del Patrimonio Navarro

Ayer tarde, antes de la charla que, dentro del ciclo PIENSA LAICO organizado por Asturias Laica, daría en la Biblioteca Pública Jovellanos, Andrés Valentín, miembro y portavoz de la Plataforma de Defensa del Patrimonio Navarro,  fue entrevistado para La Voz de Asturias por Pablo Batalla. Entrevista que hoy se publica en el periódico y que aquí recogemos.

«Las inmatriculaciones eclesiásticas son un expolio monumental»

Andrés Valentín es funcionario del Gobierno de Navarra y el portavoz principal del movimiento de denuncia surgido en esa región contra una de tantas rémoras franquistas que perviven en la España del siglo XXI: las inmatriculaciones eclesiásticas, es decir, el apropiamiento, por parte de la Iglesia, de decenas de miles de bienes inmuebles ajenos sirviéndose de una ley de 1946 que le permitió hacerlo fácilmente hasta que una nueva reforma legal anuló la posibilidad en 2015. Entonces, dice Valentín, se le cerró a la Iglesia el grifo de las inmatriculaciones, pero la victoria fue agridulce para el movimiento laicista español: al mismo tiempo, se reconocían como hechos consumados las abordadas hasta entonces. La reivindicación de que los bienes así expoliados vuelvan a manos del pueblo, como debería suceder en la mayor parte de los casos, ha sido el tema de una conferencia celebrada ayer en la Biblioteca Pública Jovellanos de Gijón con el título «Las inmatriculaciones: un escándalo monumental».

Comencemos por el principio: ¿qué es una inmatriculación?

-Inmatricular es inscribir algo por primera vez en el registro de la propiedad. Eso es exactamente una inmatriculación, definición que hemos conseguido que la RAE incluya en la última versión de su diccionario. Lee el resto de esta entrada »