Fondos buitre por la gracia de dios

octubre 22, 2019

La iglesia está en su derecho de pedir y yo en el mío de recomendar que no lo hagan, escribe Nieves Concostrina

El edificio de Fuencarral 112, uno de los 14 inmuebles que eran propiedad de Fusara.

El edificio de Fuencarral 112, uno de los 14 inmuebles que eran propiedad de Fusara./ VÍCTOR SAINZ

Nieves Concostrina, El País, 22 de octubre de 2019

Si deciden dejar toda o parte de su herencia a alguna organización humanitaria, fantástico. Seguro que destinarán el dinero a salvar vidas en zonas de conflicto, a crear hogares infantiles en países pobres, a fabricar prótesis para niños víctimas de minas antipersona, a hacer pozos de agua en aldeas perdidas… pero piénsenlo muy bien antes de dejarle ni un euro a la Iglesia. Ellos están en su derecho de pedirlo, sí; y yo en el mío de recomendar que no lo hagan.

¿Recuerdan el pisazo en el que se empadronó el arzobispo Rouco Varela cuando se jubiló? Era el octavo derecha de la Calle Bailén, 12, uno de los edificios con mejores vistas de Madrid. Casi 400 metros cuadrados, seis habitaciones, cuatro baños, pedazo de salón y gran terraza. Allí se fue a vivir el sibarita arzobispo Rouco con dos monjas que lo atendían como dios manda y otro cura a su servicio que le librara de dar palo al agua. Esa lujosa casa valorada en 1,3 millones de euros que dejó en herencia una particular, pasó a formar parte de uno de los muchos inmuebles exentos de pagar impuestos, como todas las residencias “de los obispos, de los canónigos y de los sacerdotes con cura de almas”. ¿Cura de almas? ¿En serio? ¿No hay otro eufemismo menos cínico? Quizás esa particular incauta pensó que su acto de generosidad se emplearía en dar de comer al hambriento, dar de beber al sediento, vestir al desnudo, alojar a los enfermos o dar techo al necesitado. Me parto. Lee el resto de esta entrada »


Europa Laica-Asturias Laica en jornadas de memoria histórica en Galicia

octubre 20, 2019

Días 18 y 19 en Redondela y Ribeira

En los extremos de la mesa Luis Fernández, presidente de Asturias Laica, y Karina Mouriño, coordinadora de Galicia Laica.

20 de octubre de 2019

Ribeira, 19 de octubre: ENCONTRO DE ASOCIACIÓNS DA MEMORIA HISTÓRICA

Por invitación de la “Comisión pola recuperación memoria histórica de Barbanza” a Europa Laica, el presidente de Asturias Laica, Luis Fernández, desarrolló una ponencia sobre “A usurpación de bens pola igrexa”.

Tras agradecer la invitación y pedir disculpas porque sus limitaciones lingüísticas no le permitían dirigirse a los presentes en su lengua, el ponente planteó la necesidad de interpretar con amplitud el concepto de “bien usurpado”

Consecuentemente señaló que el más importante bien usurpado fue la vida de las innumerables personas que habían sido asesinadas por la intervención delatora de la iglesia en la función represora.  Pidió que cuando en la ponencia siguiente se analizase el estado de las exhumaciones se recordase por qué estaban allí esos muertos.

Continuó reflexionando sobre la venta de vidas humanas: el negocio de los niños robados. Recorrió el periodo del 36 al 96. Primero las víctimas fueron las madres republicanas, después a las madres solteras, después a las mujeres desarraigadas. Pero siempre un negocio.

Se detuvo a continuación en el secuestro de la Educación (continuador de la masacre de maestros republicanos impuesta por el régimen) analizando el concordato de 53 y la sumisión absoluta del Sistema Educativo a la iglesia católica, así como la continuidad de este secuestro hasta el momento presente.

Finalizó analizando la usurpación directa de bienes inmuebles: el escándalo de la inmatricualciones. Tras un recorrido por el proceso y un análisis de las razones, presentó, para dimensionar el problema en Galicia, documentación que probaba que en el pequeño concejo de Ribadavia, en dos jornadas (18-02-2009 y 21-02-2009) se habían inmatriculado 34 bienes (iglesias, capillas, terrenos, cementerios, casas, locales, etc.). Lee el resto de esta entrada »


La Iglesia vende 14 edificios en el centro de Madrid: inquilinos a la calle

octubre 17, 2019

El patronato que gestiona Fusara, y que estudia destinar el dinero a un gran proyecto educativo de educación concertada, lo forman seis miembros: el Arzobispo de Madrid, Carlos Osoro; el alcalde, José Luis Martínez-Almeida; la delegada del Gobierno, Paz García Vera; el decano del Tribunal de la Rota, Carlos Manuel Morán, y dos sacerdotes de la capital. Para la operación se utilizaron 15 sociedades interpuestas

La vecina Maria Isabel Martinez, de 75 años, nació en una de las casas de Fusara.

La vecina Maria Isabel Martinez, de 75 años, nació en una de las casas de Fusara. “Sabiamos que estas fincas no se podían vender porque nos dijeron que las rentas iban para un orfanato” / VÍCTOR SAINZ

Manuel Viejo, El País, 17 de octubre de 2019

Hace dos semanas sonó el timbre de más de 200 hogares repartidos en 14 inmuebles en el centro de Madrid. Un joven trabajador de una empresa de paquetería se presentó con un burofax. “Vino un señor y me dio una carta sin más explicaciones”, cuenta María del Carmen Martínez, de 92 años, en el salón de su casa de la calle Angosta de los Mancebos 2, de La Latina. “Mi hija me explicó que igual nos echan de casa. ¡Y yo pensé que era propaganda!”. Lo mismo le contaron al cocinero Luis Fernández sobre su local de la calle Santa Teresa 9: “No entiendo qué está pasando”. Es el primer paso: los 14 bloques de viviendas pertenecían a Fusara, una fundación tutelada por la Iglesia que contaba con estos inmuebles en propiedad gracias a la herencia de dos familias adineradas. Hasta ahora. El 30 de julio se vendieron todos, pero Fusara no explica los detalles de la operación, la cuantía de la venta y tampoco confirma si el dinero irá en parte para crear un gran proyecto de educación concertada en Madrid.

Lo que parece claro es el negro futuro que les espera a los inquilinos. “Vine a esta casa con un año y ahora no nos quieren dejar morir a gusto”, dice la vecina María Teresa Alonso, de 79 años. Los receptores del burofax son inquilinos con contratos de alquiler en vigor: unos tienen rentas antiguas y otros, en su mayoría, por debajo del precio de mercado. Con sus mensualidades se mantenían los centros educativos con los que aún cuenta la fundación Fusara. Ahora los vecinos de los 14 bloques se están organizando. Su intención es denunciar a Fusara porque siempre les aseguró que sus casas no serían vendidas.

El patronato que gestiona Fusara lo forman seis miembros: el Arzobispo de Madrid, Carlos Osoro; el alcalde, José Luis Martínez-Almeida; la delegada del Gobierno, Paz García Vera; el decano del Tribunal de la Rota, Carlos Manuel Morán, y dos sacerdotes de la capital. La liquidación y venta de los 14 inmuebles se aprobó el 30 de julio. Los vecinos se preguntan ahora quién es el nuevo propietario y qué va a pasar con sus contratos. Lee el resto de esta entrada »


La Iglesia, pendiente del rendimiento económico que puede obtener de su patrimonio

agosto 19, 2019

El Estado tiene paralizada la venta de obras de arte de la Iglesia desde hace treinta años.

La torre de Los Almendros está integrada en la iglesia. :: Pepe Antolín/

Javier Otero, Moncloa, 19 de agosto de 2019

Inmuebles y patrimonio artístico pueden suponer una importante fuente de ingresos a la Iglesia, pendiente ahora de la lista de inmatriculaciones. La Iglesia católica española tiene varios frentes económicos abiertos con el Gobierno, entre el que se encuentra la inscripción de bienes inmuebles en los registros de la propiedad. El Ejecutivo cuenta ya con una lista con los bienes inmatriculados, es decir, que fueron inscritos a nombre de la Iglesia simplemente con la declaración del obispo de que el bien es efectivamente suyo.

La propiedad final de los inmuebles, muchos de ellos monumentales, tiene una fuerte repercusión económica, además de la meramente simbólica. Las actividades económicas que se realizan, tal como, por ejemplo, el cobro de entradas o los alquileres, podrían tener un sentido muy diferente si quien las cobra no es el dueño del lugar.

Pero es que, además, la Iglesia se juega si puede sacar rendimiento económico al extensísimo patrimonio que ya no usa, como el de cientos de parroquias que ya no se dedican al culto por los cambios sociales o demográficos. Ahí se podría abrir otro asunto complicado, como es si se podría utilizar para un beneficio económico bienes donados a la Iglesia con otra finalidad.

El Estado tiene paralizada la venta de obras de arte de la Iglesia desde hace treinta años.

El caso de los bienes inmuebles es el más conocido ya que la han puesto de actualidad las actuaciones de asociaciones contrarias a las inmatriculaciones. Sin embargo, la Iglesia tiene también otras riquezas, como son los bienes artísticos, a los que, en principio, no puede sacar rendimiento económico mediante su venta. Tanto inmuebles como obras de arte podrían mejorar las finanzas de las diócesis. Lee el resto de esta entrada »


Los bienes de la Iglesia

agosto 18, 2019

Conocer todas y cada una de las propiedades inscritas es el primer paso para delimitar el alcance de posibles reclamaciones

Sacerdotes en el interior de la Mezquita-Catedral de Córdoba.

Sacerdotes en el interior de la Mezquita-Catedral de Córdoba. / Paco Puentes

Editorial El País, 18 de agosto de 2019

La relación de bienes que la Iglesia católica ha inscrito a su nombre en las últimas dos décadas sigue siendo, inexplicablemente, una materia reservada. Los registradores de la propiedad enviaron hace ya un año al Gobierno la lista de propiedades inmatriculadas por los diferentes obispados, pero nada se conoce sobre su contenido. Una de las pocas cosas que han trascendido es que, entre lugares de culto y otros bienes, son alrededor de 30.000 las propiedades que la Iglesia ha registrado a su nombre sin tener necesariamente la titularidad. En aras de una imprescindible transparencia, los ciudadanos tienen derecho a saber con la máxima precisión las catedrales, iglesias, ermitas, casas parroquiales, abadías, escuelas, plazas o solares inmatriculados desde hace 20 años y a comprobar qué bienes son de dominio público o forman parte del patrimonio cultural.

Desde la oposición, los socialistas impulsaron hace dos años en el Parlamento una proposición no de ley para conocer el listado de los bienes que la Iglesia católica anotó a su nombre entre 1998 y 2015. El Gobierno de Pedro Sánchez ha tenido tiempo suficiente para remitir al Congreso los datos recabados por los registradores. Escudarse en que la lista sigue en elaboración parece más bien una excusa para no abrir un nuevo frente con la cúpula eclesiástica. Conocer todas y cada una de las propiedades inscritas es el primer paso para determinar hasta qué punto se han cometido abusos y delimitar el alcance de posibles reclamaciones.

 


La Iglesia pudo inmatricular a su nombre más de cien mil inmuebles desde la aprobación de la Constitución

agosto 15, 2019

Los Registradores de la Propiedad sólo han entregado al Gobierno los datos de los bienes puestos a nombre de la Iglesia entre 1998 y 2015

seo

Seo

Jesús Bastante, Religión Digital, 15 de agosto de 2019

30.000 bienes, entre catedrales, iglesias, garajes, frontones, jardines, apartamentos y campos de labranza. Esos son los bienes que, a falta de confirmación oficial, ha entregado el Colegio de Registradores al Gobierno, y que hacen referencia a los bienes inmatriculados a nombre de la Iglesia gracias a la “Ley-Aznar”, entre 1998 y 2015. Un informe que, según ha podido confirmar RD, el Ejecutivo socialista tiene en sus manos desde hace más de un año, y que todavía no ha decidido cómo hacer público.

Sin embargo, esa cifra no refleja toda la realidad. “Es el chocolate del loro”, lamenta el responsable de la plataforma Recuperando, Jorge García, que recuerda al Gobierno que la Iglesia “lleva inmatriculando bienes a su nombre desde 1946”. “Es imposible saber cuánto”, recalca este activista aragonés, que ha conseguido, después de muchos años de pelea, que Aragón diera una cifra concreta: 49 en la capital (Zaragoza) y 2.023 en toda la comunidad. Aunque sin decir cuáles, ni por supuesto hablar de los inmuebles puestos a nombre de la Iglesia con anterioridad.

Y es que, si sólo contáramos los bienes apropiados por la Iglesia católica desde 1978 (año de la proclamación de la Constitución española), la cifra se incrementaría por tres o por cuatro. Distintos expertos en Patrimonio consultados por este diario cifran en más de cien mil los inmuebles inmatriculados desde la instauración de la democracia.

Sin cifras oficiales

“A mí no me gusta dar más cifras de las oficiales”, apunta Jorge García, que no obstante ve “extraño” que si el propio gerente de la Conferencia Episcopal, Fernando Giménez Barriocanal, admitiera el pasado año que los bienes inmatriculados rondarían los 40.000, y que una primera estimación elevaba los datos a entre 40 y 60.000. “Da la impresión de que se han ‘afeitado’ las cifras”, denuncia el responsable de Recuperando.

Y es que, por el momento, las únicas cifras oficiales (el Gobierno no ha confirmado ni desmentido que el dato de 30.000 bienes adelantado por El País sea real) son las que distintas asociaciones han arrancado en algunos territorios. Así, la Plataforma en Defensa del Patrimonio de Navarra ha conseguido que el Gobierno hable de 1.087 propiedades públicas anotadas entre 1998 y 2007, que casi se triplicarían si se tiene en cuenta el período en que estuvo en vigor la ‘Ley Aznar’. Hace meses, la plataforma Recuperando anunció que había logrado documentar otros 1.500 registros anteriores a la reforma en el territorio foral, aunque, explicaban, en muchos casos una sola inmatriculación incluye varios bienes. En un mismo paquete se hablaba de parroquia, atrio, casa parroquial o huerto. Lee el resto de esta entrada »


IU Xixón pide publicar el impacto económico que tiene la exención del IBI a la Iglesia

agosto 11, 2019

En el pacto de gobierno enter IU y PSOE figura la elaboración del Reglamento Orgánico de laicidad, -medida aprobada ya en Pleno en el anterior mandato de Foro y que no llegó a llevarse a efecto-. Esta normativa, que tomará como base el Reglamento aprobado en Rivas Vaciamadrid, contemplará esta medida.

Resultado de imagen de iu xixón

Olga Esteban, El Comercio, 11 de agosto de 2019

«Transparencia en materia de beneficios fiscales». Así se denomina la disposición adicional incluida en el Reglamento de Laicidad de Rivas Vaciamadrid, ejemplo que seguirá Gijón para elaborar su normativa. Esa disposición recoge que el Ayuntamiento «elaborará y hará pública de la manera más detallada posible y con periodicidad anual la información sobre el impacto económico en los ingresos municipales de la exención del pago del IBI y/o otros impuestos y obligaciones fiscales municipales a las propiedades de la Iglesia católica y de todas las confesiones religiosas».

Esto es algo que ya fue propuesto en su momento por IU en Gijón, y rechazado por el anterior equipo de gobierno de Foro Asturias. Ahora, la coalición pondrá esta exigencia sobre la mesa, de nuevo, aprovechando que el reglamento de laicidad forma parte del acuerdo con el PSOE. La coalición llegó a plantear incluso que había que pedir al Estado una compensación económica por no cobrar el IBI a los colegios concertados de la ciudad.

La normativa del municipio madrileño incluye también la elaboración y publicación de un censo de las propiedades «que figuren inscritas a favor de la iglesia católica mediante el sistema de inmatriculación». Así como la creación de una Oficina Municipal de Defensa de la Libertad de Conciencia, «como departamento especializado, adscrito a la Alcaldía-Presidencia o al servicio en el que ésta lo delegue».

No ceder suelo público Lee el resto de esta entrada »