Diez cosas que probablemente no sabías sobre las cuentas de la Iglesia

febrero 21, 2020

La casilla del IRPF no es el único privilegio que tiene la Iglesia. Solo un tercio de los contribuyentes se declara católico en la Renta, pero todos los españoles pagamos

Reunión de la Conferencia Episcopal

Reunión de la Conferencia Episcopal / CEE

Iganacio Escolar, El Diario.es, 21 de febrero de 2020

1. ¿Cuántos católicos hay en España? La respuesta más exacta está en la renta: en los datos de la casilla de la Iglesia en el IRPF. Son bastante menos de los que algunos creen: apenas un tercio de los contribuyentes españoles. Solo el 32,3% se declara como católico ante Hacienda, según los datos más recientes. La inmensa mayoría, el 67,68%, se niega a apoyar a la Iglesia Católica con sus impuestos.

Esa mayoría de dos tercios paga igualmente a la Iglesia. Aunque no quiera.

2. La casilla del IRPF sale gratis a quien decide ‘donar’ parte de sus impuestos a la Iglesia. No supone ningún esfuerzo. En otros países, como Alemania, tachar esa casilla implica pagar más impuestos: entre un 8% y un 10% adicional, que el Estado recauda y entrega a la Iglesia que corresponda. No así en España, donde ‘escoger’ que el 0,7% de tus impuestos se destine a la Iglesia se paga con la caja de todos. Sale barato a los feligreses, y caro al resto de los españoles.

3. En 2018, la Iglesia recaudó 284 millones de euros por medio de la casilla del IRPF. Es el récord histórico en dinero, que no en el número de contribuyentes. La Iglesia gana más porque la recaudación total ha aumentado, pero está perdiendo fieles y peso en la sociedad española. En el año 2015, eran el 35,2% de los contribuyentes. Hoy son casi dos puntos menos: el 33,3%.

4. ¿En qué se gasta ese dinero? La mayor parte va a pagar los salarios de los curas y obispos, pero un pellizco importante se lo lleva Trece TV: esa televisión conservadora que apenas ven el 2% de los espectadores. En los últimos años, la Iglesia ha gastado allí más de 82 millones de euros recaudados con la casilla de la Renta.

Los obispos gastan en Trece TV unos 11 millones anuales de la Renta. Casi el doble de lo que emplean en Cáritas, donde solo invierten seis millones, según sus propios datos. Lee el resto de esta entrada »


El lío inmobiliario entre el cura ‘revolucionario’ del Opus y las monjas youtubers

febrero 11, 2020

José Pedro Manglano ha revolucionado la Iglesia y el Opus Dei con su asociación de jóvenes Hakuna. Su expansión le ha llevado a comprar un convento en La Rozas

José Pedro Manglano, líder de la asociación de fieles Hakuna

Dani Domínguez, La Marea, 11 de febrero de 2020

Dentro de la mítica discoteca Joy Eslava, en pleno centro de Madrid, el ambiente es el mismo que en cualquiera de los conciertos que se celebran cada semana. Es 2017, los jóvenes corean las canciones,tocan las palmas al ritmo de la música, graban con el móvil, beben, gritan a los artistas. Sin embargo, en cierto momento, los músicos piden a una persona que suba al escenario. Y ahí aparece él, vestido de negro y ataviado con su alzacuellos blanco. Es el sacerdote José Pedro Manglano, más conocido como ‘Josepe’, el artífice de todo lo que está sucediendo allí.

Manglano, sacerdote del Opus Dei en la parroquia de San Josemaría Escrivá, en el municipio madrileño de Aravaca, es el líder de la asociación de fieles Hakuna, un movimiento apostólico dirigido principalmente a jóvenes. La asociación primero fue un grupo de música religiosa llamado Hakuna Music Group, con un tinte muy actual, que en octubre de 2017 adquirió personalidad jurídica privada y fue reconocida por el arzobispo de Madrid Carlos Osoro. En la actualidad, la banda tiene casi 20.000 oyentes mensuales en Spotify, donde cuenta con tres discos, y un canal de YouTube con más de 8.000 suscriptores.

Pero Hakuna es mucho más que música. Tal y como explican en su web, la asociación imparte charlas y ofrece diferentes escapadas a las que denomina compartiriados –el nombre que dan a los voluntariados–, revolcaderos o God Stops –paradas de fin de semana–. Encuentros mixtos y dirigidos principalmente a jóvenes, lo que ha supuesto una revolución en la Iglesia y, sobre todo, en el Opus Dei. Ellos mismos lo dicen: “Bienvenido a la Revolución”. Lee el resto de esta entrada »


Los obispos ingresan por inversiones, alquileres y negocios 94 millones anuales

febrero 3, 2020

A lo recaudado se suma el ‘Fondo de Reserva’, que los obispos utilizan para sus inversiones de parte de los fondos derivados del IRPF. Parte de dicho fondo financia TRECE

inversiones obispos

Los obispos, reunidos en su Asamblea Plenaria anual. Foto: Conferencia Episcopal

Javier Otero, Moncloa / Jesús Bastante Religión Digital, 3 de febrero de 2020

Los negocios e inversiones de las diócesis españolas ofrecen una alta rentabilidad. Los obispos logran recaudar por sus inversiones financieras, alquileres de inmuebles y otras actividades económicas 94 millones de euros al año. Estas cifras las alcanzan cuando están a punto de sentarse con el Gobierno para tratar sobre qué edificios podrán seguir beneficiándose de la exención del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI).

La diócesis que consigue unos ingresos más altos por los rendimientos de su patrimonio es, con gran diferencia, Toledo, que casi alcanza los 12 millones de euros. Once de ellos son por actividades económicas, mientras que ingresa 241.000 euros por alquileres de inmuebles y 283.000 como ingresos financieros. Esta cifra es excepcional, como lo es el hecho de que suponga más de la cuarta parte del total de sus ingresos.

En las últimas cuentas presentadas por el episcopado, a la diócesis de Toledo le siguen las de Cádiz y Córdoba, que consiguen ingresar 5,1 y 4,8 millones de euros respectivamente como rendimientos de su patrimonio. Estas se encuentran incluso por encima de las de ciudades más grandes, como las diócesis de Barcelona, que alcanza los 3,2 millones de euros; Madrid, que llega a 2,7 millones; Sevilla, que ingresa 2,2 o Valencia, que ingresa por este concepto 2,1 millones de euros al año. Lee el resto de esta entrada »


Los privilegios que la Iglesia no quiere perder

enero 26, 2020

La institución episcopal mantiene aún privilegios en educación, tributos, financiación y registro de inmuebles 40 años después de su separación formal del Estado.

Visita del rey a la Conferencia Episcopal. / CONFERENCIA EPISCOPAL

Visita del rey a la Conferencia Episcopal. / CONFERENCIA EPISCOPAL

A. Moreno, Público, 26 de enero de 2020

La Constitución de 1978 representó de facto por primera vez en la historia de España la separación Iglesia-Estado, con el único paréntesis frustrado de la II República. Hasta entonces, durante al menos ocho siglos, la institución eclesiástica había sido un organismo incrustado en las entrañas del poder civil, que había asumido el catolicismo como religión oficial hegemónica. Esa realidad permitió a la Iglesia disfrutar de privilegios cuasi omnímodos en todos los órdenes sociales, políticos, económicos, jurídicos o educativos.

La Transición puso formalmente punto final a un sistema confesional incompatible con un Estado moderno, pero toleró a la jerarquía episcopal ventajas y prerrogativas, que hoy son discutidas por amplios sectores sociales y políticos. De hecho, los acuerdos entre el Estado y la Santa Sede fueron firmados el 3 de enero de 1979, apenas cinco días después de la ratificación de la Constitución, sometida a consulta popular el 6 de diciembre de 1978. Es decir: fue un Gobierno no constitucional quien diseñó y suscribió un acuerdo internacional de la trascendencia del suscrito con el Vaticano. Es evidente que la UCD se apresuró a amarrar ciertos privilegios eclesiásticos antes de que las elecciones de marzo de 1979 dictaran una aritmética parlamentaria menos complaciente con la Iglesia.

Las prerrogativas que la institución católica logró conservar en aquel acuerdo son muchas y notables. Empezando por una de singular calado histórico: el rey y jefe de Estado está obligado a jurar (no a prometer) la Carta Magna. No es un detalle menor en un país construido sobre la alianza centenaria entre el altar y el trono. Pero la Iglesia dispone de más prebendas.

Aquí reseñamos las más importantes:

La financiación y la casilla del IRPF Lee el resto de esta entrada »


Fondos buitre por la gracia de dios

octubre 22, 2019

La iglesia está en su derecho de pedir y yo en el mío de recomendar que no lo hagan, escribe Nieves Concostrina

El edificio de Fuencarral 112, uno de los 14 inmuebles que eran propiedad de Fusara.

El edificio de Fuencarral 112, uno de los 14 inmuebles que eran propiedad de Fusara./ VÍCTOR SAINZ

Nieves Concostrina, El País, 22 de octubre de 2019

Si deciden dejar toda o parte de su herencia a alguna organización humanitaria, fantástico. Seguro que destinarán el dinero a salvar vidas en zonas de conflicto, a crear hogares infantiles en países pobres, a fabricar prótesis para niños víctimas de minas antipersona, a hacer pozos de agua en aldeas perdidas… pero piénsenlo muy bien antes de dejarle ni un euro a la Iglesia. Ellos están en su derecho de pedirlo, sí; y yo en el mío de recomendar que no lo hagan.

¿Recuerdan el pisazo en el que se empadronó el arzobispo Rouco Varela cuando se jubiló? Era el octavo derecha de la Calle Bailén, 12, uno de los edificios con mejores vistas de Madrid. Casi 400 metros cuadrados, seis habitaciones, cuatro baños, pedazo de salón y gran terraza. Allí se fue a vivir el sibarita arzobispo Rouco con dos monjas que lo atendían como dios manda y otro cura a su servicio que le librara de dar palo al agua. Esa lujosa casa valorada en 1,3 millones de euros que dejó en herencia una particular, pasó a formar parte de uno de los muchos inmuebles exentos de pagar impuestos, como todas las residencias “de los obispos, de los canónigos y de los sacerdotes con cura de almas”. ¿Cura de almas? ¿En serio? ¿No hay otro eufemismo menos cínico? Quizás esa particular incauta pensó que su acto de generosidad se emplearía en dar de comer al hambriento, dar de beber al sediento, vestir al desnudo, alojar a los enfermos o dar techo al necesitado. Me parto. Lee el resto de esta entrada »


Europa Laica-Asturias Laica en jornadas de memoria histórica en Galicia

octubre 20, 2019

Días 18 y 19 en Redondela y Ribeira

En los extremos de la mesa Luis Fernández, presidente de Asturias Laica, y Karina Mouriño, coordinadora de Galicia Laica.

20 de octubre de 2019

Ribeira, 19 de octubre: ENCONTRO DE ASOCIACIÓNS DA MEMORIA HISTÓRICA

Por invitación de la “Comisión pola recuperación memoria histórica de Barbanza” a Europa Laica, el presidente de Asturias Laica, Luis Fernández, desarrolló una ponencia sobre “A usurpación de bens pola igrexa”.

Tras agradecer la invitación y pedir disculpas porque sus limitaciones lingüísticas no le permitían dirigirse a los presentes en su lengua, el ponente planteó la necesidad de interpretar con amplitud el concepto de “bien usurpado”

Consecuentemente señaló que el más importante bien usurpado fue la vida de las innumerables personas que habían sido asesinadas por la intervención delatora de la iglesia en la función represora.  Pidió que cuando en la ponencia siguiente se analizase el estado de las exhumaciones se recordase por qué estaban allí esos muertos.

Continuó reflexionando sobre la venta de vidas humanas: el negocio de los niños robados. Recorrió el periodo del 36 al 96. Primero las víctimas fueron las madres republicanas, después a las madres solteras, después a las mujeres desarraigadas. Pero siempre un negocio.

Se detuvo a continuación en el secuestro de la Educación (continuador de la masacre de maestros republicanos impuesta por el régimen) analizando el concordato de 53 y la sumisión absoluta del Sistema Educativo a la iglesia católica, así como la continuidad de este secuestro hasta el momento presente.

Finalizó analizando la usurpación directa de bienes inmuebles: el escándalo de la inmatricualciones. Tras un recorrido por el proceso y un análisis de las razones, presentó, para dimensionar el problema en Galicia, documentación que probaba que en el pequeño concejo de Ribadavia, en dos jornadas (18-02-2009 y 21-02-2009) se habían inmatriculado 34 bienes (iglesias, capillas, terrenos, cementerios, casas, locales, etc.). Lee el resto de esta entrada »


La Iglesia vende 14 edificios en el centro de Madrid: inquilinos a la calle

octubre 17, 2019

El patronato que gestiona Fusara, y que estudia destinar el dinero a un gran proyecto educativo de educación concertada, lo forman seis miembros: el Arzobispo de Madrid, Carlos Osoro; el alcalde, José Luis Martínez-Almeida; la delegada del Gobierno, Paz García Vera; el decano del Tribunal de la Rota, Carlos Manuel Morán, y dos sacerdotes de la capital. Para la operación se utilizaron 15 sociedades interpuestas

La vecina Maria Isabel Martinez, de 75 años, nació en una de las casas de Fusara.

La vecina Maria Isabel Martinez, de 75 años, nació en una de las casas de Fusara. “Sabiamos que estas fincas no se podían vender porque nos dijeron que las rentas iban para un orfanato” / VÍCTOR SAINZ

Manuel Viejo, El País, 17 de octubre de 2019

Hace dos semanas sonó el timbre de más de 200 hogares repartidos en 14 inmuebles en el centro de Madrid. Un joven trabajador de una empresa de paquetería se presentó con un burofax. “Vino un señor y me dio una carta sin más explicaciones”, cuenta María del Carmen Martínez, de 92 años, en el salón de su casa de la calle Angosta de los Mancebos 2, de La Latina. “Mi hija me explicó que igual nos echan de casa. ¡Y yo pensé que era propaganda!”. Lo mismo le contaron al cocinero Luis Fernández sobre su local de la calle Santa Teresa 9: “No entiendo qué está pasando”. Es el primer paso: los 14 bloques de viviendas pertenecían a Fusara, una fundación tutelada por la Iglesia que contaba con estos inmuebles en propiedad gracias a la herencia de dos familias adineradas. Hasta ahora. El 30 de julio se vendieron todos, pero Fusara no explica los detalles de la operación, la cuantía de la venta y tampoco confirma si el dinero irá en parte para crear un gran proyecto de educación concertada en Madrid.

Lo que parece claro es el negro futuro que les espera a los inquilinos. “Vine a esta casa con un año y ahora no nos quieren dejar morir a gusto”, dice la vecina María Teresa Alonso, de 79 años. Los receptores del burofax son inquilinos con contratos de alquiler en vigor: unos tienen rentas antiguas y otros, en su mayoría, por debajo del precio de mercado. Con sus mensualidades se mantenían los centros educativos con los que aún cuenta la fundación Fusara. Ahora los vecinos de los 14 bloques se están organizando. Su intención es denunciar a Fusara porque siempre les aseguró que sus casas no serían vendidas.

El patronato que gestiona Fusara lo forman seis miembros: el Arzobispo de Madrid, Carlos Osoro; el alcalde, José Luis Martínez-Almeida; la delegada del Gobierno, Paz García Vera; el decano del Tribunal de la Rota, Carlos Manuel Morán, y dos sacerdotes de la capital. La liquidación y venta de los 14 inmuebles se aprobó el 30 de julio. Los vecinos se preguntan ahora quién es el nuevo propietario y qué va a pasar con sus contratos. Lee el resto de esta entrada »