Andrés Valentín: “Hablamos de legalidad y de patrimonio, no de creencias ni de fe ni de religión”

octubre 1, 2019

Antigua Escuela de Comercio, 30 de septiembre de 2019

1 de octubre de 2019

Ayer lunes, en la Antigua Escuela de Comercio de Gijón, tuvo lugar una charla-debate a cargo de Andrés Valentín, vicepresidente de la Plataforma Navarra para la Defensa y Recuperación del Patrimonio de Navarra, así como miembro de la ejecutiva de la Coordinadora estatal RECUPERANDO, centrada en las inmatriculaciones de la iglesia católica.

La presentación, así como la moderación del debate, corrió a cargo de José María Rosell, coordinador del Grupo Inmatriculaciones Asturias (integrante de Recuperando y del que forma parte Asturias Laica), es miembro de la ejecutiva de Recuperando y de la dirección de Asturias Laica)

El acto, organizado por el Grupo Inmatriculaciones Asturias, contó con la colaboración del Ateneo Obrero y de la Sociedad Cultural Gijonesa.

Concebida la charla con una finalidad divulgadora sobre lo que las inmatriculaciones de la iglesia católica han supuesto para nuestro patrimonio colectivo, privatizado sin más requerimiento que una simple autocertificación eclesiástica al amparo del artículo 206 de la Ley Hipotecaria de 1946, la conferencia cumplió ampliamente su objetivo, reflejado en el debate posterior, en el que Andrés Valentín también dejaría claro que las Administraciones, que por ley tienen la obligación de proteger y mantener los bienes públicos, tienen la responsabilidad de actuar contra las inmatriculaciones.

En la misma línea de divulgación, al finalizar la charla se repartió el texto recientemente publicado con el mismo título, ¡Inmatricula, que algo queda! escrito por Andrés Valentín y José María Rosell, así como un cuadro cronológico, resumen de las leyes que permitieron llevar a cabo este monumental expolio.

Audio

Andrés Valentín Lee el resto de esta entrada »


¡Inmatricula, que algo queda!

septiembre 30, 2019

La publicación detallada de todos los bienes inmatriculados y el conocimiento de la magnitud del expolio son un primer paso necesario para poder abordar la recuperación de lo indebidamente inmatriculado por la iglesia católica.

Resultado de imagen de San Miguel de Lillo

San Miguel de Lillo/ Fuente 

Andrés Valentín-José María Rosell. 30 de septiembre de 2019

Inmatricular un bien es inscribirlo por vez primera en el Registro de la Propiedad. Desde que se aprobó la reforma de la Ley Hipotecaria de 1946 la Iglesia Católica (artículo 206) ha tenido la prerrogativa de inmatricular bienes a su nombre en los Registros de la Propiedad sin aportar más justificación que una simple autocertificación eclesiástica. Sin publicitarlo, sin abrir un expediente de dominio, sin verificación ni control de tipo alguno. Por si esto fuera poco, la reforma de la Ley Hipotecaria realizada por el Gobierno de Aznar en 1998 permitió a la Iglesia inmatricular lugares de culto, algo que ni siquiera la anterior ley franquista se había atrevido a hacer. Es decir, que además de fincas, viviendas, locales, casas rectorales, viñedos, cementerios, murallas, parques… también pudieron poner a su nombre, con el mismo procedimiento, la Mezquita de Córdoba, el prerrománico asturiano, la Giralda de Sevilla y todo tipo de ermitas, iglesias y catedrales.

Lee el resto de esta entrada »


Asturias Laica en la Jornada laicista que Galicia Laica organizó en Ponteareas

marzo 24, 2019

IES Val de Tea / Jornada Laicista de Ponteareas / 22 de marzo

El viernes 22 de marzo, organizada por Galicia Laica-Europa Laica, tuvo lugar una Jornada Laicista en Ponteareas, (Lugo), en la que participaron, como ponentes, dos miembros de Asturias Laica.

La jornada se inició en el IES Val de Tera con una charla, dirigida al alumnado del Centro, sobre “Sexualidad, educación y laicismo” a cargo de José Luis Iglesias, (miembro de la directiva de Asturias Laica).  En ella participó alumnado preferentemente de primero de bachiller, pero también de otros cursos (120 aproximadamente), que demostró un ejemplar comportamiento, participó activamente y mostró alto interés ante temas como qué es el laicismo, las características de la democracia, la separación iglesia-estado o la sexualidad en la educación.

Por la tarde la jornada continuó en la sala multiusos del Auditorio Municipal. Allí, ante más de 50 personas, entre las que se encontraba la Concejala de Cultura en representación del Ayuntamiento, se celebraron dos conferencias, la primera a cargo de Román Alonso, licenciado en Filosofía y Orientador, sobre “Laicismo y religiosidad”; la segunda, “Inmatriculaciones, un monumental negocio inmobiliario”, a cargo de José María Rosell, miembro de la directiva de Asturias Laica y de la ejecutiva de la Coordinadora Recuperando, así como coordinador del Grupo Inmatriculaciones de Asturias.

José María Rosell analizaría el proceso histórico de las inmatriculaciones llevadas a cabo por la iglesia católica y el proceso necesario para la recuperación del patrimonio común de los pueblos que pasa necesariamente por exigir una información pública, completa y veraz de todos los bienes inmatriculados.

Auditorio Municipal / En la mesa, Román Alonso y José María Rosell


El Grupo Inmatriculaciones de Asturias reclama un listado “completo y veraz” de los bienes públicos inmatriculados por la iglesia católica

noviembre 6, 2018

Club La Nueva España de Gijón, 5 de noviembre de 2018

Charla en el Club “La Nueva España” de Gijón

En una sala abarrotada de público, José María Rosell y Luis Fernández hablaron de ese “expolio monumental de bienes públicos” que son las inmatriculaciones que desde 1946 fue realizando la iglesia católica. La presentación corrió a cargo de Luis Miguel Piñera, responsable del Club La Nueva España de Gijón.

Intervino en primer lugar José María Rosell, coordinador del Grupo de Inmatriculaciones en Asturias (en el que se integra Asturias Laica), de la Coordinadora Estatal Recuperando, además de miembro de la ejecutiva de Asturias Laica. José María Rosell llevó a cabo un breve y esclarecedor repaso de todo el proceso de inmatriculaciones desde que una norma franquista de 1946 permitió a la iglesia católica y a sus obispos actuar como notarios y registrar a su nombre bienes públicos que estaban sin registrar y sin necesidad alguna de presentar tíítulo de propiedad hasta 2015 en que la norma quedó anulada.

Previamente aclaró que no se está hablando de uso de los bienes sino de propiedad de los mismos, que el objetivo inmediato del Grupo de Inmatriculaciones y de la Coordinadora Estatal Recuperando es conocer con exactitud la magnitud de lo apropiado, objetivo que no tiene ningún carácter ni confesional ni anticlerical (de hecho en la Coordinadora Recuperando se integran colectivos como Cristianos de Base o Redes Cristianas), sino que se trata defender el patrimonio público, en la línea de la defensa de lo público como la sanidad, la educación o las pensiones.

Lee el resto de esta entrada »


¿Está cambiando algo con las inmatriculaciones?

octubre 23, 2018

El expolio del patrimonio público por parte de la Iglesia católica entra por fin en la agenda política española gracias al trabajo de las plataformas ciudadanas

Imagen, revista Contracorriente

La revista Contracorriente, #46, octubre de 2018, que publica la Corriente Sindical de Izquierdas, incluye un artículo de Andrés Valentín González (portavoz de la Coordinadora Recuperando) y José María Rosell Tous (coordinador del Grupo Inmatriculaciones Asturias y miembro de Asturias Laica), titulado ¿Está cambiando algo con las inmatriculaciones?:

Artículo

En el número de octubre de 2017 de Contracorriente, en un artículo titulado «El expolio de las inmatriculaciones de la Iglesia católica», denunciábamos lo que, a nuestro entender, ha supuesto la mayor apropiación privada de patrimonio público en nuestro país desde 1946 a 2015.

Como recordaréis, la Iglesia católica, en virtud del artículo 206 de la Ley Hipotecaria reformada en 1946, ha estado facultada para inmatricular bienes a su nombre, en los registros de la propiedad, sin necesidad de acreditar la propiedad de los mismos. Este privilegio se amplió en 1998 bajo el Gobierno

Aznar, mediante el Real Decreto 1867/1998, permitiendo también la inmatriculación de lugares de culto, hasta entonces expresamente prohibida. Así se ha mantenido hasta la Reforma de la Ley Hipotecaria de 2015 que elimina esta prerrogativa, tras la sentencia de 2014 del TEDH que condena a España a pagar una indemnización de 615.000 euros por una «violación continuada y masiva» de derechos garantizados por la Convención Europea de los Derechos Humanos.

Como ningún gobierno promovió la inconstitucionalidad de los privilegios contenidos en el citado artículo 206, todo el expolio que se ha realizado ha quedado consolidado. Pero, a lo largo del último año, la magnitud del escándalo, la sensibilización ciudadana y el trabajo realizado por asociaciones de todo tipo integradas en la Coordinadora Recuperando ha comenzado a dar sus frutos. Lee el resto de esta entrada »


El expolio de las inmatriculaciones de la iglesia católica

junio 30, 2017

Artículo publicado en la revista de la CSI, Contracorriente nº 43

Andrés Valentín, miembro de la Plataforma en Defensa del Patrimonio Navarro y de la Coordinadora Estatal Recuperando
José María Rosell, coordinador del Grupo Inmatriculaciones Asturias, miembro de la dirección de Asturias Laica

Contracorriente nº 43

Las inmatriculaciones son primeras inscripciones de bienes inmuebles en el registro de la propiedad. Pero, sobre todo, las inmatriculaciones son procedimientos franquistas que han permitido a la Iglesia Católica apropiarse de miles de bienes de valor incalculable.

La reforma de la Ley Hipotecaria de 1946 y su Reglamento de 1947 equiparaban a la Iglesia Católica con una administración pública y a los obispos con notarios. Un obispo decía: Inmatriculo este bien porque yo mismo certifico que Esto es mío porque me pertenece desde tiempo inmemorial en pacífica posesión. Con eso bastaba.

Además, todo ello se hacía en la más absoluta opacidad. Hace unos diez años se empiezan a detectar y denunciar estas privatizaciones de bienes de dominio público. Hoy es el día que la primera batalla de esta lucha consiste en conocer el volumen y detalle de los bienes inmatriculados.

La jerarquía católica ha inmatriculado entre 1946 y 2015 miles de bienes. Hace unos meses, en una entrevista en la Cadena SER Fernando Jiménez Barriocanal, responsable de asuntos económicos de la Conferencia Episcopal, reconoció entre 30.000 y 40.000 inmatriculaciones. Mucho nos tememos que se refiera a los que fueron inmatriculados después de 1998. Esto nos puede dar una idea del volumen, pero hay que añadir el valor de esos bienes: ¿Cuánto valen la Mezquita de Córdoba, la Giralda de Sevilla, docenas de catedrales, miles de iglesias y ermitas,…?

Pero la iglesia ha inmatriculado también casas del cura, cementerios, prados, viñas, montes, calles, frontones,… La voracidad no ha tenido límites.

Nos encontramos, por tanto, ante un escándalo monumental, ante la apropiación inmobiliaria más importante que ha conocido este país.

El soporte legal

Lee el resto de esta entrada »