Enrique Ruiz del Rosal: Preguntas sin respuesta en la Memoria de la Conferencia Episcopal

septiembre 1, 2019

Ruiz del Rosal, autor del Informe sobre de la Memoria Anual de Actividades del ejercicio 2017 presentada por la Conferencia Episcopal Española, repasa las muchas cuestiones sobra las que la memoria no ofrece respuesta / Memoria en PDF

Enrique Ruiz del Rosal (miembro de la Junta Directiva de Europa Laica y socio de Asociación Laica de Rivas), Laicismo.org, 1 de septiembre de 2019

PREGUNTAS SIN RESPUESTA EN LA MEMORIA DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL (I)

Informe sobre de la Memoria Anual de Actividades del ejercicio 2017 presentada por la Conferencia Episcopal Española

1.- ¿Por qué no ofrece en la Memoria episcopal el importe del Fondo de Reserva acumulado, que se nutre también de las X del IRPF?

2.- ¿Por qué  ha desaparecido de la Memoria la referencia central al Fondo Común Interdiocesano (FCI), que se constituye con lo obtenido por las X del IRPF, y cuyo presupuesto aprueba anualmente la Asamblea Plenaria de los obispos?

3.- ¿Por qué se oculta en la Memoria la aportación de las diócesis al FCI?

4.- ¿Por qué se oculta el montante de la retribución de los sacerdotes con cargo a las X del IRPF, a cuántos afecta y por qué conceptos?

5.- ¿Por qué se omite la información sobre prestaciones sociales que recibe el clero con cargo a las X del IRPF?

6.- ¿Por qué no se informa la Memoria de la cantidad con que se retribuye a seglares, de las X del IRPF, toda vez que las diócesis se gastaron por este concepto 119 M€ en 2017?

7.- ¿Por qué ha desaparecido la retribución individual establecida para los obispos, así como se omite a cuántos se retribuye o su contribución a la Seguridad social o el IRPF?

8.- ¿Por qué se oculta la cantidad que procedente del FCI se dedicó en 2017 a actividades pastorales, que ya no está disponible ni siquiera en el Presupuesto del FCI?

9.- ¿Por qué se omite la información acerca de los medios a través de los que  se canalizan los casi 5 M€ de las campañas publicitarias?

10.- ¿Por qué estando obligada a presentar una Memoria de las cantidades recibidas a través de la denominada Asignación tributaria, dedica el 89,5 % de la Memoria a contarnos sus actividades de evangelización, enseñanza, caridad y asistencia social, que no tienen nada que ver con las X del IRPF? Lee el resto de esta entrada »


La Iglesia recauda 335 millones de euros anuales en donativos sin control fiscal, el 36% de su financiación

septiembre 1, 2019

“El importe es mucho mayor”, admite un eclesiástico consultado por eldiario.es “Nunca sabremos qué cantidad de lo que se recoge en todos los cepillos de todos los templos se envía a las diócesis, o se consigna en los libros de cuentas”

El presidente de la Conferencia Episcopal, el cardenal Ricardo Blázquez / EFE

Ricardo Blázquez, presidente de la CEE. / EFE

Jesús Bastante, El Diario.es, 31 de agosto de 2019

335 millones de euros. Esta es la cifra oficial del dinero que la Iglesia española recibe como donativos de parte de los fieles cada año, lo que supone el 36% de la financiación de las diócesis, según la Memoria Anual de Actividades de la Iglesia en España. Una cantidad sin control fiscal alguno -el dato ofrecido es de parte-, a la que hay que sumar otros 193 millones (el 20% de su financiación) en concepto de ‘Otros Ingresos Corrientes’, como por ejemplo pagos de expedientes matrimoniales, de bautismos o misas. Este dinero también está a salvo de impuestos y de investigación tributaria, en virtud de los Acuerdos Iglesia-Estado. Es decir, más de la mitad (el 56%) de los 933 millones de euros que supone el ‘presupuesto’ de la Iglesia española, está fuera del control del fisco.

¿Qué es un donativo? Es toda “aportación directa voluntaria de los fieles a las diócesis”, según explican desde la Conferencia Episcopal, que añaden que se trata “del modelo más deseable de autofinanciación de la Iglesia” y “la principal fuente de financiación de las diócesis, más de un tercio de los recursos disponibles”. Bastante más, en todo caso, que lo recibido en la polémica casilla de la Renta, y que en 2018 supuso 270 millones de euros.

Colectas, cepillos o herencias sin control

¿Qué se incluye en ese concepto? En primer lugar, las clásicas colectas en las misas, cada domingo o siempre que la Iglesia lo decida, ya sea para financiar unas obras, un proyecto solidario o un regalo para el seminarista que va a ordenarse sacerdote.

También las aportaciones a los cepillos de las parroquias. En este sentido, la Iglesia se está profesionalizando, y el clásico cajón con llave que sólo tenía el párroco está siendo sustituido, en decenas de templos, por ‘cepillos digitales’ promocionados por distintas entidades bancarias y que permiten cierto control del importe real, así como la posibilidad de aportar con tarjeta de crédito.

Legados, herencias y similares también forman parte del concepto ‘donativo’, al que hay que sumar la suscripción periódica (mensual, trimestral, semestral o anual), que permite a los gerentes de las diócesis “administrar el presupuesto de forma más eficaz para ir afrontando los distintos problemas que día a día van surgiendo en las distintas diócesis de nuestro país”. Lee el resto de esta entrada »


Enrique Ruiz del Rosal: Informe sobre de la Memoria Anual de Actividades del ejercicio 2017 presentada por la Conferencia Episcopal Española

agosto 31, 2019

Como en otras ocasiones, Enrique Ruiz del Rosal, miembro de la Junta Directiva de Europa Laica y socio de Asociación Laica de Rivas, elabora una minucioso informe de la Memoria  de actividades que presenta, a “bombo y platillo”, la Conferencia Episcopal. Esta vez la gala de presentación tuvo lugar el pasado 13 de junio  en el Auditorio Ángel Herrera de la Fundación Pablo VI. (Vídeo)

Blázquez y Berrocal en la “gala” de presentación de la Memoria

Enrique Ruiz del Rosal, Laicismo.org, 31 de agosto de 2019

Un año más la Conferencia Episcopal Española (CEE, en adelante) ha dado a la publicidad (pues de publicidad se trata, exclusivamente) su última Memoria Anual de Actividades correspondiente al ejercicio 2017, en relación con la renta declarada en 2018. Y lo ha hecho, como siempre, no sólo a través de los múltiples medios de comunicación y propaganda de que es propietaria (televisiones, radios, periódicos en papel o digitales), sino también contando con la inestimable colaboración de los medios de comunicación de las cadenas estatales y autonómicas públicas (radio y televisión), así como de la mayoría de los medios generalistas privados.

Y a la vista de los datos ofrecidos en dicha Memoria, tengo que volver a repetir, como lo hago cada año, el párrafo con que comencé el informe que realicé, allá por agosto de 2010, a propósito de la Memoria correspondiente al ejercicio 2008:

“Siendo Gonzalo Puente Ojea embajador de España ante la Santa Sede, solicitó al Gabinete de Presidencia del Gobierno socialista, en 1986, información sobre las partidas presupuestarias a favor de la Iglesia católica (Ic, en adelante). Dicho Gabinete, junto con la citada información detallada por Ministerios, adjuntó un párrafo que no tenía desperdicio: “Además de la financiación directa con cargo a los Presupuestos del Estado, la Ic obtiene una importante financiación indirecta mediante las exenciones de impuestos o gravámenes que debería abonar conforme a la Legislación Fiscal en vigor. No se ha todavía calculado la cifra a la que asciende este beneficio fiscal, si bien se procurará obtener una estimación aproximada de la misma.”

Han transcurrido 33 años y aún sigue pendiente que el Gobierno de España elabore una estimación de las exorbitantes cantidades de que se beneficia la Ic y todas sus sociedades e instituciones, como consecuencia de las exenciones y bonificaciones fiscales al amparo de los Acuerdos concordatarios con la Santa Sede de 1979. Y ello en sus tres niveles administrativos: central, autonómico y local.

Conviene recordar que estas cuantiosas sumas, que Europa Laica cifra en no menos de 11.600 M€ (más del 1 % del PIB de España) se hurtan a los Presupuestos de estas tres administraciones y, por tanto, no están disponibles para financiar servicios de interés general, que beneficiarían a tod@s l@s ciudadan@s, independientemente de sus creencias y convicciones. Todo ello en beneficio de los intereses de una creencia particular y de la Institución que dice representarla: la Iglesia católica.”

I) MEMORIA JUSTIFICATIVA DE LAS CANTIDADES RECIBIDAS DEL ESTADO A TRAVÉS DE LA ASIGNACIÓN TRIBUTARIA

INCUMPLIMIENTO DE UN COMPROMISO Lee el resto de esta entrada »


La Iglesia, pendiente del rendimiento económico que puede obtener de su patrimonio

agosto 19, 2019

El Estado tiene paralizada la venta de obras de arte de la Iglesia desde hace treinta años.

La torre de Los Almendros está integrada en la iglesia. :: Pepe Antolín/

Javier Otero, Moncloa, 19 de agosto de 2019

Inmuebles y patrimonio artístico pueden suponer una importante fuente de ingresos a la Iglesia, pendiente ahora de la lista de inmatriculaciones. La Iglesia católica española tiene varios frentes económicos abiertos con el Gobierno, entre el que se encuentra la inscripción de bienes inmuebles en los registros de la propiedad. El Ejecutivo cuenta ya con una lista con los bienes inmatriculados, es decir, que fueron inscritos a nombre de la Iglesia simplemente con la declaración del obispo de que el bien es efectivamente suyo.

La propiedad final de los inmuebles, muchos de ellos monumentales, tiene una fuerte repercusión económica, además de la meramente simbólica. Las actividades económicas que se realizan, tal como, por ejemplo, el cobro de entradas o los alquileres, podrían tener un sentido muy diferente si quien las cobra no es el dueño del lugar.

Pero es que, además, la Iglesia se juega si puede sacar rendimiento económico al extensísimo patrimonio que ya no usa, como el de cientos de parroquias que ya no se dedican al culto por los cambios sociales o demográficos. Ahí se podría abrir otro asunto complicado, como es si se podría utilizar para un beneficio económico bienes donados a la Iglesia con otra finalidad.

El Estado tiene paralizada la venta de obras de arte de la Iglesia desde hace treinta años.

El caso de los bienes inmuebles es el más conocido ya que la han puesto de actualidad las actuaciones de asociaciones contrarias a las inmatriculaciones. Sin embargo, la Iglesia tiene también otras riquezas, como son los bienes artísticos, a los que, en principio, no puede sacar rendimiento económico mediante su venta. Tanto inmuebles como obras de arte podrían mejorar las finanzas de las diócesis. Lee el resto de esta entrada »


Los negocios de la iglesia en Orense: el Obispado vendió tres casas rectorales y cinco pisos en 2019

agosto 14, 2019

Hay otras tantas propiedades acordadas para la venta y el destino es turismo rural y viticultura

Fachada de la casa rectoral de Parada de Sil, ahora alojamiento de turismo rural.

Fachada de la casa rectoral de Parada de Sil, hoy alojamiento de turismo rural

Elisabet Fernández, La Región, 14 de agosto de 2019

Los inversores extranjeros que compran edificios antiguos (rectorales, pazos, monasterios…) para montar negocios en el rural ourensano tienen en los bienes del Obispado de Ourense una oportunidad. Las casas rectorales en las que en el pasado vivía el sacerdote de la parroquia y que han quedado en desuso se reparten por centenas en Ourense. El destino es variopinto: hay propiedades en venta cuya rehabilitación tiene potencial para crear un proyecto (hostelería, principalmente); otras que se ceden a asociaciones y actividades vecinales y otras que están en ruinas y que suponen un quebradero de cabeza a la Diócesis de Ourense, que debe mantenerlas. La Iglesia ourensana intenta deshacerse de sus bienes inmobiliarios y el reto no es fácil. Con todo, en lo que va de año, el Obispado de Ourense ha conseguido vender tres casas rectorales, cinco pisos y seis o siete fincas, según la información aportada por el delegado de Asuntos Económicos, Raúl Alfonso González.

Turismo rural de lujo

La rectoral de Parada de Sil, que se estrenó el pasado mes de junio como casa de turismo rural de clase A (valora singulares características y valor arquitectónico),es uno de estos bienes a los que el Obispado de Ourense ha conseguido dar salida. Estaba casi en ruinas y un emprendedor de Mérida, con orígenes ourensanos, apostó por el proyecto. A principios de agosto, el establecimiento celebraba los buenos datos de ocupación y ya tenía un 95% reservado para este mes, esperando llegar al 100%. Es una previsión compartida desde el Consorcio de Turismo de la Ribeira Sacra, que espera un récord de visitantes en los hoteles y el resto de establecimientos. “Las casas rectorales que hemos vendido en lo que va de año están destinadas a ser bodegas, proyectos de viticultura. Otra es para el turismo rural”, explica el delegado de Asuntos Económicos.

Lee el resto de esta entrada »


Las inmatriculaciones, el gran negocio de la Iglesia

agosto 14, 2019

 

Contrainformación.es, 14 de agosto de 2019

El Vaticano reconoció la soberanía del dictador Francisco Franco tras el final de la guerra civil y lo condecoró reconociendo al fascista como un elegido de Dios. Por ello, y por la gracia de Franco, la Iglesia fue colmada de regalos y privilegios: las inmatriculaciones.

La reforma que hizo Franco de la Ley Hipotecaria para beneficiar al clero en 1946, incluía en su artículo 206 –y el 304 del Reglamento que la desarrollaba– la equiparación de la Iglesia católica con una corporación pública a la hora de inscribir un bien inmueble. De esta forma, únicamente era necesaria la mera firma de un obispo, que actuaba como funcionario público, para que una propiedad fuera inscrita a su nombre.

Mientras que para cualquier ciudadano, la inscripción de un bien en el Registro era un proceso complejo, para la Iglesia se trataba de un sencillo trámite sin necesidad de darle publicidad ni de aportar ningún título que acreditara la propiedad.

En la jerga administrativa, inmatricular es inscribir un bien inmueble por primera vez e incorporarlo al Registro Público de la Propiedad. La Iglesia encontró en esta acción, el instrumento perfecto para incrementar su patrimonio inmobiliario a base de cementerios, pisos, huertos, parroquias, catedrales y otro tipo de propiedades que hasta ese momento pertenecían al pueblo o a particulares.

Franco murió, pero su ley siguió adelante porque había quien continuase su legado. Las inmatriculaciones siguieron desde 1975 hasta 78, y del 78 al 98 también se inscribieron bienes contra esta prohibición. Años después, el primer Gobierno de José María Aznar aprobó un decreto en 1998 en el que reformaba la ley para ampliar el privilegio. De esta forma, extendió la posibilidad de que la Iglesia hiciera suyos mediante esta vía los lugares de culto, hasta entonces al margen de la norma. A partir de esa fecha, las diócesis comenzaron a inscribir a su nombre parroquias, ermitas e incluso catedrales.

Tras la ampliación llevada a cabo por Aznar, la Iglesia comenzó a inscribir templos, parroquias o incluso catedrales con el único coste del pago de la tasa de inscripción. De esta manera, se inmatricularon algunos lugares especialmente emblemáticos y que reciben millones de visitantes al año por apenas 30 euros, entre ellos la Mezquita de Córdoba en 2006, la Giralda y la Catedral de Sevilla en 2010 o la Catedral de Zaragoza –conocida como la Seo–. A esta lista hay que sumar la Catedral de Valladolid, la del Buen Pastor de Donostia, la de Granada, Jaca y Málaga.

Este precepto fue derogado mediante la reforma de la Ley Hipotecaria de 2015, cuando se puso fin a este privilegio tras décadas de inmatriculaciones –la mayoría desconocidas– y los recurrentes avisos de inconstitucionalidad de numerosos juristas.

En total, ha inscrito como suyas, en dos décadas, 30.000 propiedades que van desde templos a casas parroquiales, o incluso fuentes y parques infantiles. Sin la publicación del listado de bienes adquiridos por la Iglesia de esta manera, Ayuntamientos o particulares no pueden reclamar la titularidad de esos bienes.

La Iglesia logró inscribir a su nombre estos miles de bienes de forma opaca y sin ningún control, algo que diversas organizaciones han denunciado como una «apropiación ilegítima«. Muchos de estas propiedades fueron posteriormente vendidas, con sus correspondientes ingresos por una cuantía desconocida.


La Iglesia inscribió como propios 30.000 bienes en casi dos décadas

agosto 12, 2019

Los registradores enviaron al Gobierno el listado de propiedades inmatriculadas desde 1998 hace un año. Su publicación puede desencadenar un alud de pleitos

iglesia catolica

Un grupo de visitantes observa desde la macsura, espacio destinado al califa, el mihrab de la Mezquita de Córdoba / Paco Puentes

Elena G. Sevillano, El País, 12 de agosto de 2019

El listado de los bienes que la Iglesia ha puesto a su nombre en las últimas dos décadas asciende a 30.000 propiedades, según los datos que el Colegio de Registradores entregó al Gobierno de Pedro Sánchez hace justo un año. Ese listado, que se elaboró en cumplimiento de una proposición no de ley del Congreso de los Diputados, permanece desde entonces oculto. El Gobierno asegura que la relación de bienes inmatriculados a favor de la Iglesia Católica sigue “en elaboración” y aún no se ha enviado al Congreso porque se están corrigiendo posibles errores y ultimando un informe jurídico sobre las “posibles actuaciones” que se puedan llevar a cabo.

La cifra de 30.000 propiedades, que ha conocido EL PAÍS de fuentes conocedoras del encargo, responde a todo tipo de bienes: desde lugares de culto (catedrales, iglesias, ermitas…) a casas parroquiales o de maestro, plazas, fuentes, frontones y todo tipo de parcelas. Hasta ahora ningún Gobierno ha querido hacer público este listado, que entidades como la Coordinadora Recuperando [1], que agrupa a varias asociaciones de toda España que luchan por el patrimonio público, llevan años reclamando.

Su publicación permitiría iniciar el proceso de impugnación que el propio Gobierno anunció el verano pasado que emprendería en caso de que se compruebe que la Iglesia inscribió “bienes de dominio público”. El listado abriría la puerta también a que los afectados, sobre todo los Ayuntamientos, pero también particulares, recurran la titularidad de los inmuebles. La tan esperada transparencia de las inmatriculaciones daría paso a una complicada batalla legal en juzgados de toda España. Lee el resto de esta entrada »