La Iglesia, pendiente del rendimiento económico que puede obtener de su patrimonio

agosto 19, 2019

El Estado tiene paralizada la venta de obras de arte de la Iglesia desde hace treinta años.

La torre de Los Almendros está integrada en la iglesia. :: Pepe Antolín/

Javier Otero, Moncloa, 19 de agosto de 2019

Inmuebles y patrimonio artístico pueden suponer una importante fuente de ingresos a la Iglesia, pendiente ahora de la lista de inmatriculaciones. La Iglesia católica española tiene varios frentes económicos abiertos con el Gobierno, entre el que se encuentra la inscripción de bienes inmuebles en los registros de la propiedad. El Ejecutivo cuenta ya con una lista con los bienes inmatriculados, es decir, que fueron inscritos a nombre de la Iglesia simplemente con la declaración del obispo de que el bien es efectivamente suyo.

La propiedad final de los inmuebles, muchos de ellos monumentales, tiene una fuerte repercusión económica, además de la meramente simbólica. Las actividades económicas que se realizan, tal como, por ejemplo, el cobro de entradas o los alquileres, podrían tener un sentido muy diferente si quien las cobra no es el dueño del lugar.

Pero es que, además, la Iglesia se juega si puede sacar rendimiento económico al extensísimo patrimonio que ya no usa, como el de cientos de parroquias que ya no se dedican al culto por los cambios sociales o demográficos. Ahí se podría abrir otro asunto complicado, como es si se podría utilizar para un beneficio económico bienes donados a la Iglesia con otra finalidad.

El Estado tiene paralizada la venta de obras de arte de la Iglesia desde hace treinta años.

El caso de los bienes inmuebles es el más conocido ya que la han puesto de actualidad las actuaciones de asociaciones contrarias a las inmatriculaciones. Sin embargo, la Iglesia tiene también otras riquezas, como son los bienes artísticos, a los que, en principio, no puede sacar rendimiento económico mediante su venta. Tanto inmuebles como obras de arte podrían mejorar las finanzas de las diócesis. Lee el resto de esta entrada »


El Gobierno reclamará a la Iglesia católica los bienes públicos inscritos a su nombre, que estima en unas 3.000 inmatriculacioes

septiembre 10, 2018

La Dirección General de Patrimonio decidirá sobre qué inmuebles tiene derecho el Estado.
El Gobierno estima que puede impugnar 3.000 inmatriculaciones de la Iglesia al considerarlas “bienes de dominio público (El Diario)

Interior de la Mezquita / CÓRDOBA / Archivo

Adela Molina, Cadena SER, 10 de septiembre de 2018

El Gobierno está dispuesto a reclamar a la Iglesia Católica “los bienes de dominio público” inscritos a su nombre amparándose en una la Ley Hipotecaria franquista y en la posterior reforma del Gobierno de José María Aznar de  1998. Esa ley, reformada en 2015, daba a los obispos la misma categoría que un notario y le ha permitido durante años registrar una propiedad sólo con decir que era suya. El caso más conocido es el de la Mezquita de Córdoba que el obispado de la ciudad puso a su nombre en el año 2006 pagando una tasa de 30 euros. El registro se hizo con total opacidad y no hay datos exactos de cuántas propiedades puso la iglesia a su nombre. Para saberlo el ejecutivo ultima un listado con esos bienes inmatriculados – inscritos por primera vez – por la Iglesia Católica entre 1998 y 2015. El ministerio de Justicia ya avanzó que la lista se haría pública y ahora añade que está dispuesto autilizarla para reclamar los bienes del Estado registrados irregularmente.

En una respuesta parlamentaria del pasado 5 de septiembre al diputado socialista Antonio Hurtado, a la que ha tenido acceso la Cadena SER, el ministerio de Justicia señala que “la Constitución española consagra los principios de inalienabilidad, imprescriptibilidad e inembargabilidad de los bienes de dominio público”. El ministerio recuerda que “este principio se desarrolla legalmente a traves de los 5,6 y concordantes de la Ley 33/2003, de 3 de noviembre, de Patrimonio de las Administraciones Públicas” y añade “queda prohibida la apropiación de los bienes de dominio público por parte de las personas jurídicas privadas, entre las que se encuentra la Iglesia Católica”. En base a eso Justicia advierte de que ” si a pesar del control por parte del Registrador, hubieran accedido a registro como bienes de propiedad privada bienes que efectivamente lo son de dominio público, deberá procederse a la correspondiente depuración física y jurídica“. La respuesta especifica que “correspondería a la Dirección General de Patrimonio del Estado y no al Ministerio de Justicia decidir si al Estado corresponde algún derecho sobre dichos inmuebles, sometido todo ello a la tutela judicial efectiva”. Lee el resto de esta entrada »


Feligreses reúnen firmas para exigir a los jesuitas los tesoros de la Iglesiona

noviembre 25, 2016
Piezas costeadas por feligreses en Gijón fueron trasladadas por los jesuitas cuando cedieron la iglesia al arzobispado asturiano. Los jesuitas rechazaron en tres ocasiones devolver el sagrario y la cruz a la Iglesiona El Comercio

19552288

Los jesuitas se llevaron el sagrario y el Cristo de la Paz de Blay, dos tesoros de la Iglesiona desde 1924, tras firmar la cesión de la basílica al Arzobuispado en 1998, y en la actualidad presiden un templo en Burgos. A la campaña de recogida de firmas se han sumado algunos comercios en los se puede apoyar la iniciativa., tal y como recoge hoy El Comercio

Adrián Ausín, El Comercio, 25 de noviembre

Fueron costeados con dinero de los gijoneses y durante 74 años, desde su inauguración en 1924 hasta 1998, se erigieron en los grandes tesoros de la Iglesiona. Hoy, sin embargo, presiden el templo de La Merced de Burgos a orillas del río Arlanza. La ‘mudanza’ del monumental sagrario y del Cristo de la Paz de Miguel Blay fue llevada a cabo por los jesuitas tras firmar la cesión de la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús al Arzobispado y, desde entonces, todas las gestiones realizadas para recuperar lo que se considera un patrimonio local han sido en vano. Ahora los feligreses han decidido dar un paso al frente y, para ello, acaban de iniciar una recogida de firmas para realizar un nuevo intento: dirigirse a la jefatura provincial de la Compañía de Jesús con el mayor respaldo posible. Lee el resto de esta entrada »