Un Estado laico, en el fondo y en las formas