La doble vulnerabilidad de José Carlos, víctima de pederastia con discapacidad, en el Centro Don Orione de Llanes: “Me decía: ‘No te chives”

mayo 17, 2022

El hombre acusa al exreligioso Jesús P. de abusar sexualmente de él en los años ochenta en el Centro Don Orione de Llanes, en Asturias. “Sentía asco y miedo”, recuerda

José Carlos Q., antes de su entrevista con EL PAÍS en Madrid / VÍCTOR SAINZ

________________

Emilio Sánchez Hidalgo, El País, 17 de mayo de 2022

José Carlos Q. sufre cuando oye pasos por la noche. Le recuerda a lo que, durante años, escuchaba antes de que Jesús P. entrara en su habitación para abusar sexualmente de él en el Centro Don Orione para personas con discapacidad en Llanes (Asturias). Lo gestiona la orden religiosa Pequeña Obra de la Divina Providencia, más conocida como Obra Don Orione. Esos pasos han acompañado a José Carlos durante toda su vida en sus pesadillas. “Cuando los escucho me despierto rápido, sudando”, cuenta. Su psicóloga, Belén Gutiérrez Bermejo, lleva años trabajando con él para que esas pisadas que le visitan por la noche evoquen otra emoción. “Ojalá pudiésemos borrar esos recuerdos. Para que mitiguen las pesadillas, como le gustan mucho los caballos, intentamos asociar el sonido con un caballo que se acerca a él. Que cambie ese condicionamiento”, explica Gutiérrez-Bermejo, que acompaña a José Carlos durante la entrevista. Apenas durmió en las noches posteriores a revivir la historia de su infancia para este periódico, pero no se arrepiente de haber dado el paso: “Quiero ayudar a otros que estén como yo”.

El exreligioso Jesús P. abusó de José Carlos en los años ochenta, desde que tenía unos siete años, según relata el afectado. Ahora, con 49, recuerda aquella época de su vida con “asco”. “Empezó un día que estaba en el patio con mi hermano. Me hizo sentarme en sus piernas, me preguntó cómo me llamaba, me dio 25 pesetas y me pidió un beso en la boca. Más tarde, empezó a subirme a su cuarto. Me mandaba tocarle y él me tocaba a mí por todo el cuerpo. Sentía asco y miedo. No sabía por qué pasaba”, relata, nervioso. Su voz se entrecorta. Denunció el caso ante la Guardia Civil en 2019, pero los delitos han prescrito.

Lee el resto de esta entrada »

La vida dentro de los Heraldos del Evangelio: “Se utilizaban mentiras para atraer a nuevos jóvenes”

mayo 17, 2022

Familiares y exmiembros de esta asociación investigada por el Papa e impulsora de un macrocomplejo religioso en la Comunidad de Madrid relatan su experiencia: “Se nos prepara mentalmente y físicamente para desapegarnos de nuestros padres porque podría costarnos la vocación”

_________________

Laura Galaup, El Diario, 17 de mayo de 2022

Una disciplina marcial, una vida pautada por los superiores y poca transparencia con la gente que no formaba parte de la asociación. Así resumen antiguos miembros su paso por los Heraldos del Evangelio, una polémica organización religiosa investigada por Roma y que pretende crear en la Comunidad de Madrid un macrocomplejo religioso. “Se utilizaban mentiras para atraer a nuevos jóvenes. La finalidad última de todas estas actividades no se revelaba”, recuerda el chileno Michael Ulriksen, que recorrió varios países latinoamericanos como miembro de la congregación.

La separación y el desapego hacia las familias biológicas es otro de los asuntos sobre el que alertan los entrevistados. “No les dijeron la verdad”. Esta es la conclusión de Víctor sobre la información que los Heraldos del Evangelio facilitaban a sus padres cuando él participó en la organización, siendo menor de edad. “Hay muchas cosas que mis padres no saben. Ellos no querían que yo fuese uno de ellos”, indica ya fuera de la congregación. Con 15 y 17 años fue seducido por esta asociación católica y se “compinchó” con ellos para conseguir que sus progenitores le autorizasen a viajar en dos ocasiones a los centros que esta organización tiene en Brasil. 

Como a la mayor parte de entrevistados por esta redacción, los Heraldos le fueron seduciendo con actividades lúdicas. Todo empezó con una visita a su instituto en el año 2005. En aquella época esta asociación daba clases en la Escolanía de Covadonga (Asturias) y a Víctor le gustaba cantar. Le ofrecieron formación en este campo. Los interesados tenían que rellenar un papel con sus datos. 

Lee el resto de esta entrada »