¿Es Al Andalus paradigma de la convivencia religiosa?

octubre 9, 2020

La España musulmana, que sobrevivió ocho siglos en territorio peninsular, ha pasado a la memoria como marco de tolerancia con las minorías cristiana y judía. ¿Realidad o mito? Los expertos tratan de dilucidar la verdad histórica sobre un debate en continua revisión

Perspectiva actual del barrio de la Judería en Córdoba. (Abariltur / Flickr)

Aristóteles Moreno, El Correo del Golfo, 9 de octubre de 2020

Cinco meses después de proclamarse presidente de los Estados Unidos y en medio de una violenta espiral que aún incendiaba el corazón de Oriente Medio, Barak Obama se plantó en la Universidad de El Cairo. Era el 4 de junio de 2009 y el  flamante mandatario venía decidido a abrir un nuevo horizonte en las maltrechas relaciones de su país con buena parte del mundo islámico. Ante un auditorio expectante, Obama buscó un paradigma que simbolizara un marco histórico de entendimiento entre culturas. Y lo encontró. “El islam tiene una larga tradición de tolerancia. Lo vemos en la historia de Andalucía y Córdoba” durante Al Andalus, proclamó ante cientos de estudiantes egipcios.

Obama no hizo sino apoyarse en uno de los rasgos característicos más extendido del Califato omeya. Al Andalus como ejemplo universal de convivencia entre las tres culturas: la cristiana, la islámica y la judía. Pero, ¿qué hay de verdad histórica en un lugar común que desde hace décadas vincula tolerancia interreligiosa y período andalusí? ¿Fue la sociedad andalusí especialmente permisiva con las minorías en el rígido contexto medieval? ¿O es un mito infundado?

Los expertos, por lo general, huyen de toda mitificación e intentan circunscribir el debate a la realidad documental contrastada. ¿Y cuáles son los datos fehacientes? De entrada, la arabista e investigadora del CSIC Maribel Fierro hace una precisión terminológica. “Hay un fundamento histórico en la coexistencia”, puntualiza. “Hablar de convivencia ya plantea otros problemas”. Lo que es “indiscutible”, en su opinión, es que en Al Andalus existía un marco legal que dotaba de personalidad jurídica a las minorías. Los judíos y los cristianos estaban amparados por el estatuto de la ‘dimma’, que impedía que ambas confesiones -minoritarias a partir de un determinado momento- fueran perseguidas. Lee el resto de esta entrada »


Enseñanza del Islam en la escuela pública, ¿una medida inclusiva o provocativa?

octubre 4, 2020

La pandemia ha relegado a un tercer plano una noticia y un debate que, en otras circunstancias, sería protagonista: el plan piloto del Departament de Educación para incorporar la asignatura optativa de religión islámica. El conseller afirma que la escuela pública debería ser aconfesional pero que la ley no lo permite y por lo tanto hay que abrirla a todas las religiones.

Clase en una escuela de Granada / Foto: http://islamandalucia.blogspot.com

Víctor Saura, Catalunya Plural, 4 de octubre de 2020

Más de cuarenta años después, los Acuerdos firmados en 1979 entre España y el Vaticano (como continuación del Concordato de 1953) siguen generando una anomalía en el sistema educativo, como es el hecho de que todos los centros educativos, públicos o privados, estén obligados ofrecer la enseñanza de la religión católica «en condiciones equiparables a las demás disciplinas fundamentales», en primaria, secundaria y bachillerato, y que por si fuera poco el currículo la elabore la misma Conferencia Episcopal y el profesorado también el seleccione la Iglesia. Revertir esta situación pasa inexorablemente para España y el Vaticano modifiquen aquellos acuerdos, lo que no parece fácil porque la misma jerarquía católica española se opone, a pesar que hay otro sector que apuesta (y de hecho hace años que pone en práctica) por una asignatura sobre cultura religiosa que no sea confesional.

Ante este escenario, el mes de diciembre el conseller de Educació, Josep Bargalló, anunció que abriría la escuela pública al resto de confesiones religiosas, empezando por el islam, el evangelismo y el judaísmo. Finalmente, este curso sólo se ofertará la primera, en varios centros de Barcelona y Tarragona (en primaria) y Barcelona y Girona (en secundaria). Según ha publicado La Vanguardia, citando fuentes de la Unión de Comunidades Islámicas de Catalunya (UCIDCAT), alrededor de 2.000 alumnos catalanes han solicitado esta opción, los más de 80.000 que profesan la religión musulmana. Evidentemente, no todos podrán acceder, por lo menos este curso.

La comunidad islámica hacía años que amenazaba con denunciar Educación si no salía adelante la enseñanza del islam, también como materia optativa, ya que, de hecho, así está escrito en los acuerdos que España firmó en 1992 con las comunidades evangélicas , israelíes e islámicas. Otras comunidades autónomas no han esperado 28 años, sino que ya hace tiempo que ofrecen esta optativa. «En Andalucía hay 28 profesores contratados, cuando el número de alumnos musulmanes es inferior al que hay en Catalunya», explica Mohamed El Ghaidouni, presidente del UCIDCAT. En Madrid, Valencia, Aragón o Euskadi, entre otras, ya se imparte esta materia, apunta. Lee el resto de esta entrada »


¿Educación multiconfesional o laica? Catalunya ofrece clases de religión islámica y reabre un viejo debate

septiembre 24, 2020

Son ya doce las comunidades autónomas que imparten la asignatura en toda España. Mientras las organizaciones laicas lamentan la inclusión en el aula de nuevas materias de carácter dogmático, algunos expertos aplauden una medida que corrige parcialmente la secular discriminación escolar de la comunidad musulmana.

Cataluña empezará a impartir clases de Islam desde primaria en los colegios públicos

Cataluña empezará a impartir clases de religión islámica desde Primaria en los colegios públicos

A. Moreno, Público, 24 de septiembre de 2020

¿La programación de clases de religión islámica nos acerca a la igualdad o nos aleja de la laicidad? Esa es la pregunta que gravita sobre el sempiterno debate reactivado este curso nuevamente tras la implementación por parte de la Generalitat de la asignatura de religión islámica en la escuela pública. El alcance de la medida es muy reducido. Solo cuatro profesores para ocho centros de Tarragona, Girona, Bajo Llobregat y Barcelona. Pero tiene una importancia muy significativa por cuanto Catalunya es la comunidad autónoma con mayor número de musulmanes y su población escolar supera los 90.000 alumnos, casi el doble que Andalucía y Madrid.

El plan piloto se ejecuta en aplicación de los Acuerdos de Cooperación entre el Estado y la comunidad islámica firmados en 1992, así como del Estatuto de Autonomía. Llega, por lo tanto, 28 años tarde. “Tardísimo”, precisa Mohamed El Ghaidouni, presidente de la Unión de Comunidades Islámicas de España (Ucide) en Catalunya y secretario estatal. Con todo, El Ghaidouni expresa su “satisfacción” por una decisión política que “anteriores gobiernos autonómicos no tuvieron la valentía de adoptar” y que restituye “un derecho fundamental” de la población musulmana reconocido en la legislación española de forma reiterada.

Ucide ha mantenido numerosas reuniones con la Consejería de Educación para diseñar la puesta en marcha del proyecto, cuyo efecto es muy limitado en este curso. “Nos ha sido imposible dar respuesta a todos los alumnos. No tenemos capacidad”, admite el representante de Ucide Catalunya. La ley establece que los profesores serán designados por la Comisión Islámica de España conforme a criterios de capacitación académica y lingüística, exactamente igual que la Conferencia Episcopal elige a los docentes de religión católica, aunque sus nóminas son sufragadas por el Estado. “Hemos pactado iniciar el curso con cuatro profesores. Este año evaluaremos su funcionamiento para ampliar en el futuro la implantación de más clases de forma progresiva”, precisa El Ghaidouni. Lee el resto de esta entrada »


La batalla entre secularización y democracia en Turquía

agosto 13, 2020

La reciente reconversión en mezquita de la iglesia de Santa Sofía, mal recibida en Occidente, representa un pequeño pero simbólico paso adelante en el proceso de islamización de Turquía. Otros países de Oriente Próximo también se juegan su futuro en una viva colisión entre los valores islámicos y seculares.

Santa Sofía en Estambul. / EFE

Santa Sofía en Estambul. / EFE

Eugenio García Tascón, Público, 13 de agosto de 2020

Las llamadas primaveras árabes de 2011 trajeron un repunte islamista de distintas categorías que fue aplastado sin contemplaciones en países como Egipto o Siria, o que está siendo aplastado en Libia estos días, sin tener en cuenta que algo parecido sucede en países que no participaron en las llamadas primaveras árabes, como Arabia Saudí, Bahrein o los Emiratos Árabes Unidos.

Tras la debacle general del islamismo de las primaveras, la Turquía de Recep Tayyip Erdogan se ha erigido como el último baluarte de la religión musulmana. Erdogan cuenta con el apoyo de Qatar, y los dos países se esfuerzan por salvar los muebles en Libia y plantan cara a los regímenes que aplastan al islam, lo que ha dado pie a una lucha abierta que en ocasiones trasciende a las meras declaraciones públicas.

En este contexto, Erdogan reconvirtió en mezquita la iglesia de Santa Sofía, que fue museo desde 1934, una decisión a la que se ha respondido con disgusto desde la comunidad occidental, sin tener en cuenta, como ha recordado cierta prensa turca, que más de 300 mezquitas otomanas fueron convertidas en iglesias en su momento sin provocar ninguna condena occidental.

La conversión de santuarios de una religión a otra viene de antiguo. En los albores del islam, los musulmanes convirtieron la que hoy se conoce como mezquita omeya de Damasco, que hasta entonces había sido una iglesia. Un camino inverso siguió la mezquita de Córdoba, y la lista sería muy larga de enumerar en las dos direcciones.

En el caso de Santa Sofía es difícil decir qué es lo que ha movido al presidente turco a dar ese paso, quizás puedan encontrarse varios motivos. Uno podría ser la voluntad de Erdogan de sacudir a sus propios votantes, otro podría ser dar muestras de poderío ante sus rivales, incluso en Europa, y otro podría ser una muestra de fervor religioso, o simplemente el deseo de corregir lo que hace muchos años hizo el secularismo de Mustafa Kemal Ataturk. Lee el resto de esta entrada »


Caso Romina y 30 notas sobre el “feminicidio por honor”

junio 1, 2020

Actualidad_493461931_152699214_1024x576

Romina Ashrafi

Nazanin Armanian, Público, 1 de junio de 2020

Hacía unos meses, Romina de 13 años había pedido a su “amor” Bahman de, 32, que fuera a pedir su mano a su padre. Este lo rechazó, prohibiéndole a su hija volver a ver al hombre. La semana pasada, ella, harta de los malos tratos de su progenitor, que se había vuelto violento después de perder su trabajo y caer en las drogas, huye a casa de la hermana de Bahman. El padre pone una denuncia y la policía los lleva ante el juez, quien a pesar de los ruegos de la niña de que le matarían, le manda a casa y a él le pone en libertad. Horas después ella había sido degollada por su progenitor cuando dormía. La noticia conmocionó a Irán, obligando al presidente Hasan Rohani a condenar el asesinato y prometer endurecer las penas. No hubo manifestaciones feministas de rechazo, por estar prohibidas por la ley, y unas pocas mujeres se atrevieron a mostrar carteles que ponían “la mujer no es el honor de nadie”. Y ya está. Pronto será olvidada hasta que otro periódico sensacionalista saque el siguiente “caso”.

La verdad de cerca

1.- El concepto de honor, que en Europa hace referencia a la integridad, dignidad y honestidad, en Oriente Próximo significa virilidad, coraje y heroísmo para los hombres y modestia, fidelidad al esposo y tener hijos para la mujer. En su sentido más íntimo, los hombres colocan su honor no en su propio cuerpo, sino en el de la mujer: un grave error, ya que cuando una mujer sin derechos decide rebelarse ejerciendo su poder y utiliza su cuerpo-honor, estará apuntado al propio sistema social, destruyendo de paso el estatus de su opresor íntimo. En este caso, el crimen sucede en el marco de una teocracia totalitaria, lo cual significa que:

2.- No existe ninguna ley de protección de menores, ni un teléfono de emergencia para los niños maltratados, todo lo contrario: ella no es una niña ante las leyes vigentes desde 1979, sino una MUJER ADULTA a partir de 8-9 años: podrá ser casada y se le exigirá cumplir con las obligaciones maritales y maternales, pero no podrá ejercer su derecho al voto hasta los 16 años. De hecho, los 7-8 años son las edades de ponerle el velo, que en el islam marca el fin de la infancia y la etapa de fertilidad de su cuerpo: “Las mujeres que han llegado a la menopausia, que no esperan un nuevo matrimonio, no cometen falta al deponer sus velos de adultas.” (Corán 24: 59). La primera medida de la República islámica (RI) no fue el reparto justo de la renta del petróleo, paliando la pobreza, sino derogar la Ley de Familia que, gracias a la centenaria lucha feminista iraní, había fijado la edad nupcial en los 18 años, entre otras conquistas. Es imposible alguna mejora en los derechos de la mujer mientras esté prohibida la celebración del 8 de marzo, estén perseguidas sus propias organizaciones y estén sometidas a un apartheid sexual sin precedente en la historia moderna del país. Lee el resto de esta entrada »


Libertad de conciencia, apostasía e islam

mayo 25, 2020

Por Waleed Saleh, profesor de Estudios Árabes e Islámicos, Universidad Autónoma de Madrid. Miembro del Grupo de Pensamiento Laico, integrado por Nazanín Armanian, Enrique J. Díez Gutiérrez, María José Fariñas Dulce, Pedro López López, Rosa Regás Pagés, Javier Sádaba Garay y Waleed Saleh Alkhalifa.

Rezo / Mezquita / Iran | 2K Stock Video 914-418-762 | Framepool ...

Rezo en una mezquita, Irán / Fuente

Waleed Saleh, Público, 25 de mayo de 2020

Las religiones monoteístas, especialmente el cristianismo y el islam, han articulado desde sus comienzos medidas infernales para acallar cualquier oposición o crítica hacia sus creencias o sus prácticas. Una de las herramientas más letales ha sido la acusación por apostasía. Los actos inquisitoriales de la fe cristiana que duraron varios siglos son de sobra conocidos. La acusación por herejía era suficiente para arrojar a la hoguera a cualquier opositor: filósofos, escritores, científicos y pensadores.

El judaísmo en tiempos modernos ha inventado el término “antisemitismo”, perseguido internacionalmente y castigado con cárcel. Ha servido para cerrar las bocas críticas con el Estadio de Israel. El semitismo, concepto lingüístico, lo han convertido en sinónimo de judaísmo con un interés claramente político.

La historia del islam no difiere de las dos anteriores. A la muerte del profeta Mahoma en el 632 d.C. varias tribus que ya habían abrazado al islam comenzaron a revocar su conversión a esta fe. El sucesor del Profeta el califa Abu Bakr emprendió una serie de campañas militares contra ellas que se conocieron con el nombre de Guerras Ridda (apostasía) entre 632 y 633. El citado califa mandó aplastar a los renegados para dar ejemplo e intentar evitar futuros actos de anatematización. Esta reacción se estableció desde entonces como norma por las autoridades del islam y se convirtió en ley en la mayoría de los países musulmanes. Los exegetas se han basado también en una serie de versículos coránicos para justificar la condena a muerte de cualquier apostata. Éstos suelen recurrir especialmente al siguiente versículo para justificar su condena: “Retribución de quienes hacen la guerra a Dios y a su Enviado y se dan a corromper en la tierra: serán muertos sin piedad, o crucificados, o amputados de manos y pies opuestos, o desterrados del país. Sufrirán ignominia en la vida de acá y terrible castigo en la otra” (5:33) Lee el resto de esta entrada »


Coronavirus/ El velo y las mascarillas

mayo 18, 2020

Ilya U. Topper, Msur, 18 de mayo de 2020

El cacao que tienen algunos en la cabeza equivale a media cosecha anual de Costa de Marfil. Estoy hablando de James McAuley, doctorado en Harvard y Oxford y corresponsal en París del diario Washington Post. Dice:  “Muchos musulmanes, defensores de la libertad religiosa y académicos ven cierta ironía en que una sociedad que ha elevado a gran virtud no taparse la cara de repente exige a la gente taparse la cara”. Hablamos de Francia, la prohibición de llevar niqab —el velo salafista, también conocido popularmente como burka, que tapa a la mujer entera, salvo los ojos— y, por supuesto, la nueva norma de llevar mascarilla. Sí, han leído bien.

“Si eres musulmana y escondes tu cara por motivos religiosos, pueden multarte y mandarte a un cursillo de educación cívica donde te enseñarán qué es ser ‘una buena ciudadana’. Pero si eres no musulmana durante la pandemia, entonces te invitan u obligan, como ‘buena ciudadana’, a adoptar ‘gestos de barrera’ para proteger la comunidad nacional”. Esta vez es una cita, publicada en el mismo diario, de Fatima Khemilat, politóloga en Aix-en-Provence. Han leído bien.

El burka y las mascarillas, ¿qué diferencia hay? Si Francia puede obligar a los franceses a taparse boca y nariz en la calle ¿por qué no va a poder el islam obligar a las musulmanas a taparse boca y nariz?  Igualdad para todos.

El cacao no es culpa del corresponsal. Lo deja claro la frase con la que arranca el artículo: “Francia, origen de la prohibición del burka, ha hecho más que ninguna otra nación de Occidente durante la década pasada para resistirse al hecho de cubrirse la cara en público”. Efectivamente. Cuando se debatió la ley, en 2010, se hicieron esfuerzos para evitar lo esencial. Se habló de cascos de motorista, de pasamontañas, de máscaras de carnaval, de seguridad, de crimen y hasta de filosofía. La ley no menciona el niqab: prohíbe taparse la cara. ¿Islam? ¿alguien ha dicho islam? Lee el resto de esta entrada »


La Comisión Islámica recuerda a un instituto de Gijón el derecho de una alumna a llevar hiyab. Derecho que acaba de reconocerle el Principado.

noviembre 4, 2019

El centro le había comunicado hace un mes que el reglamento no permitía ir con una vestimenta que tapase la cabeza. Recibida la carta de la Comisión Islámica y remitida a la Consejería de Educación, el Principado reconoce su derecho a llevarlo.

IES Número 1 de Gijón

La Voz de Asturias, 4 de noviembre de 2019

El presidente de la Comisión Islámica de España, Riay Tatary, ha remitido una carta al director del Instituto número 1 de Gijón, Juan Ignacio Martín Flórez, en la que le recuerda que vestir hiyab en público es «una prescripción religiosa necesaria protegida por la ley orgánica de libertad religiosa».

La carta, que lleva fecha del 11 de octubre, es fruto de una petición que le realizó a la Comisión Islámica tras el caso de una alumna mayor de edad, ya adulta, que realiza sus estudios en el mencionado centro y que llevaba el atuendo religioso.

La mujer respondió que llevar el velo no era una simple costumbre, sino un requisito islámico religioso. Ante la falta de acuerdo, el director del centro pidió una carta sobre el asunto de la Comisión Islámica de España, que es la entidad representativa de las comunidades religiosas islámicas tras la negociación, para la firma y seguimiento del acuerdo Islam – Estado suscrito y aprobado en 1992.

«Cuando me pidieron la carta, inmediatamente se la he mandado, porque es el derecho de la alumna», ha comentado Riay Tatary. Considera que desde que envió la carta, la mujer ya tendría que poder volver al centro con normalidad con el velo.

En la citada misiva, Tatary recuerda que la Constitución española estipula la obligación de garantizar «la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley».

El director del instituto gijonés no ha querido realizar declaraciones sobre el episodio, al ser preguntado por lo ocurrido, y se ha remitido a la Consejería de Educación del Gobierno asturiano.

El Principado reconoce el derecho de una alumna a llevar el velo islámico

Elena Rodríguez, El Comercio, 5 de noviembre de 2019

La estudiante, egipcia y de unos 30 años, cursa un ciclo de Informática en el Instituto Número 1, cuya norma impide llevar la cabeza cubierta, por lo que fue apercibida por la dirección del Centro…

… El responsable del instituto, por su parte, también lo puso en conocimiento de Inspección Educativa de la Consejería de Educación. El objetivo era aclarar el asunto. Dicho servicio ya ha respondido e indica que «una correcta interpretación de la normativa permite concluir que la alumna del IES Número 1 tiene derecho al uso del velo islámico».

En su informe, acredita que la Comisión Islámica de España goza de pleno reconocimiento como representación de las comunidades de confesión musulmanas asentadas en España, tal y como se acredita en la Ley 26/1992, por la que se aprobó el Acuerdo de Cooperación del Estado con la Comisión Islámica de España. Añade que «el decreto por el que se regulan los derechos y deberes del alumnado recoge que los estudiantes tienen derecho a que se respete su libertad de conciencia, sus convicciones religiosas y morales, de acuerdo con la Constitución».

La mujer -madre de tres hijos, casada con un ingeniero electrónico y que lleva quince años residiendo en Gijón– confía en que, después de esta aclaración, pueda presentar con normalidad sus trabajos a final de mes, tal y como requieren sus estudios y que hasta la fecha es su principal preocupación. «Tendría que poder volver al centro con normalidad con el velo», apunta Tatary.

La Asociación Cultural Musulmán de Asturias recordó que «España es un estado aconfesional, pero con la libertad religiosa reconocida. Es un país multicultural y con un grado de madurez más que suficiente como para que sigan pesando más las apariencias que la forma de ser de las personas. No pongamos con esto una barrera al compromiso de integración de la sociedad». Según indicó, «la norma del centro solo hace mención a la prohibición de llevar gorra o similar. No dice nada de velo», mientras fuentes próximas al centro sostienen que, fundamentalmente, «no distingue entre hombre y mujeres».


Las tres religiones monoteístas (judía, cristiana y musulmana) se unen contra la eutanasia

octubre 28, 2019

En la ‘Declaración conjunta de las religiones monoteístas abrahámicas sobre la problemática del fin de la vida’, judíos, cristianos y musulmanes rechazan “categóricamente cualquier presión y acción sobre los pacientes para inducirles a terminar con sus vidas”

Jesús Bastante, Religión Digital, 28 de octubre de 2019

“La eutanasia y el suicidio asistido son moral e intrínsecamente incorrectos y deben prohibirse sin excepción”

“La eutanasia y el suicidio asistido son moral e intrínsecamente incorrectos y deben prohibirse sin excepción”. Así, tajantes, se muestran las grandes religiones monoteístas, en una declaración conjunta emitida este mediodía y que ha sido presentada en Roma por Vincenzo Paglia.

En la ‘Declaración conjunta de las religiones monoteístas abrahámicas sobre la problemática del fin de la vida’, judíos, cristianos y musulmanes rechazan “categóricamente cualquier presión y acción sobre los pacientes para inducirles a terminar con sus vidas”.

El texto además, defiende la objeción de conciencia de médicos, enfermeros y personal hospitalario a este respecto, subrayando que “ningún trabajador de la salud debe ser forzado o sometido a presión para ayudar directa o indirectamente a la muerte deliberada e intencional de un paciente por suicidio asistido o cualquier forma de eutanasia, especialmente cuando tales prácticas van en contra de las creencias religiosas”.

Consuelo y alivio del dolor

“Estamos comprometidos a crear conciencia sobre los cuidados paliativos a través de la capacitación adecuada y el despliegue de recursos relacionados con los tratamientos para el sufrimiento y la muerte”

A su vez, las religiones monoteístas “alentamos y apoyamos una presencia calificada y profesional de Cuidados Paliativos en todas partes y para cada uno”, y piden comprometerse “moral y religiosamente a proporcionar consuelo, alivio del dolor, cercanía, asistencia espiritual a la persona que está muriendo y a su familia”. Lee el resto de esta entrada »


Más religión en las aulas

abril 7, 2018

Bajo el pretexto del pluralismo religioso, se sigue fomentando la religión católica (mayoritariamente), islámica u otra en las aulas.

El Salto, 6 de abril de 2018

Carlos J. Ortega, El Salto, 6 de abril de 2018

El próximo curso escolar llegará con novedades curriculares a las aulas de Extremadura, La Rioja y Navarra, ya que la religión islámica será asignatura seleccionable en dichas comunidades autónomas. Se desconoce el modelo de implantación, aunque desde las diversas Consejerías de Educación se prevé una instauración paulatina de la asignatura desde los 3 a los 18 años. Además, solo se cursará si la demanda es de diez o más alumnos.

La religión islámica no es ninguna novedad en las aulas españolas porque esta asignatura ya se oferta en Andalucía, Aragón, Canarias, Castilla y León, Ceuta, País Vasco, Madrid y Melilla. En todas estas comunidades o ciudades autónomas se cursa, principalmente, en la educación primaria siempre que se supere el umbral mínimo de alumnos matriculados. Además, esta religión no es la única ofertada diferente a la católica, ya que también es posible seleccionar la evangélica en diversas comunidades autónomas.

Las diferentes administraciones públicas, así como la Comisión Islámica de España, hacen referencia a la ley 26/1992 para justificar la implantación de la religión islámica en el sistema educativo español. Esta ley reconoce el derecho de los padres a seleccionar la religión islámica en la enseñanza de sus hijos. En definitiva, se buscan argumentos legales desde la administración educativa para justificar un modelo que nada tiene que ver con la laicidad que propugnan diversos sindicatos, asociaciones de padres o mareas verdes para el sistema educativo español.

El sistema educativo español es prácticamente un antónimo de laicidad. ¿Por qué? Porque España está por debajo de la media europea en centros educativos de titularidad pública. Es decir, la media europea se sitúa en el 81%, mientras España apenas alcanza el 69%. Al contrario, el sistema educativo español siempre ocupa la lista de los países de la zona euro con más centros concertados (de titularidad privada, pero con financiación pública): el 28%. Estos centros, en el caso español, están en la mayoría de las ocasiones, en torno al 70%, en manos de congregaciones religiosas católicas. ¿Qué significa? Lectura de la Biblia antes del comienzo de la jornada escolar, celebraciones religiosas en el centro… A lo que hay que sumar las horas lectivas de la asignatura de religión católica. El 3% de los centros educativos restantes son privados. Lee el resto de esta entrada »