Delito y pecado

julio 4, 2022

Cuando una moral determinada se impone jurídicamente, los conceptos de delito y pecado se confunden

Luis Chacón, Europa Sur / Vía Observatorio del Laicismo, 4 de julio de 2022

La sentencia del Tribunal Supremo de los EEUU sobre el aborto ha resucitado el viejo debate entre moral religiosa y ley. En la América de las libertades, la derecha cristiana desea imponer al conjunto de la ciudadanía estadounidense su visión del mundo. Pretensión inadmisible en una sociedad libre. Separar los conceptos de delito y pecado significó uno de los mayores avances a favor de la libertad individual. A partir de ahí, casi todo delito será a su vez pecado, pero no todos los pecados habrán de engrosar las leyes penales. Se puede pecar de pensamiento, palabra, obra y omisión. En cambio, las ideas no delinquen y no existe el delito de pensamiento; el de palabra es excepción, pues la libertad de expresión nos protege y solo en ocasiones muy concretas lo será la omisión, quedando el delito limitado a las acciones típicas, antijurídicas, culpables y punibles, como recoge su definición clásica.

Cuando una moral determinada -sea la cristiana o cualquier otra- se impone jurídicamente, los conceptos de delito y pecado se confunden. Durante siglos, el adulterio o la blasfemia conllevaron pena de cárcel. Que la infidelidad, para quienes viven una fe determinada, vulnere un sacramento no es óbice para entender que en una sociedad libre donde el matrimonio es un acuerdo de convivencia con repercusiones jurídicas y económicas entre dos adultos, tal pecado no será más que una causa justificada de rescisión contractual. Y la blasfemia, aunque nos disguste profundamente, estará siempre protegida por la libertad de expresión y así deberá combatirse. Más con la palabra que con el Código Penal.

Lee el resto de esta entrada »

Asturias Laica recuerda que una sentencia del Constitucional excluye a las autoridades de los actos religiosos

julio 4, 2022

__________

Una pancarta de Asturias Laica a las puertas de San Pedro | Juan Plaza

______________

Fuente: Marco Menéndez, El Comercio, 4 de julio de 2022

Gómez Cuesta: «La alcaldesa no conoce la dimensión social de la Iglesia en Gijón»

El borrador del reglamento de laicidad que elabora el equipo de gobierno y que fue dado a conocer el sábado por EL COMERCIO sigue dando que hablar. Además de la crítica general de la oposición municipal, publicada ayer en estas páginas, ahora es el párroco de San Pedro, Javier Gómez Cuesta, quien carga contra un documento que, en su opinión, «no es una separación, sino un divorcio». Considera que esta norma «no es necesaria» y le extraña que se esté elaborando porque «nunca hubo un conflicto».

«No sé por qué a esta señora -en referencia a la alcaldesa- se le ocurren tales cosas cuando hay unas necesidades mucho mayores. No hubo nada que lo provocara». En su opinión, la regidora puede estar «mal asesorada o es un capricho» y compara el contenido del reglamento con una ley de «Ortega, el de Nicaragua, o Maduro».

Gómez Cuesta piensa que el reglamento puede ser «aconstitucional» y critica que impida a los concejales participar en actos religiosos: «Se cree dueña de los concejales, que representan al pueblo y no son vasallos suyos. La representación va junto con la persona y los que vengan a San Pedro serán recibidos con honores», explica.

Lee el resto de esta entrada »