Al rescate de la enseñanza privada, vasca y eclesiástica

Escribe Mikel González, coordinador de Euskadi Laikoa

____________

Mikel González, Observatorio del Laicismo, 15 de marzo de 2022

La realidad de la Escuela Pública transferida desde el inicio del proceso autonómico a la Comunidad Autónoma Vasca (CAV) es original, con un 49% de enseñanza privada financiada con dinero público a la que se llama concertadasolo equiparable en España a la de Madrid y con Bélgica a nivel europeo.

Es decir, un sistema privatizado, discriminatorio según la clase social a que pertenezcan los niños.

Recordemos que fueron los gobiernos del PSOE los que instauraron el sistema de financiación concertada de la enseñanza privada con el argumento de que había muchos niños, en tiempos del baby boom, y según ellos la Escuela Pública no daba abasto.

Para entender la curiosidad vasca hay que sumar a las Ikastolas (palabra del euskera que traducida quiere decir escuela), centros perseguidos por el franquismo que se desarrollaron con fuerza hasta que en 1993 el 56% de ellos decidieron incorporarse a la red pública. Los que no lo hicieron formarán la Federación de Ikastolas de Euskal Herria.

Las patronales vascas de la enseñanza se dividen entre Escuela Cristiana (KRISTAU ESKOLA) con 130 colegios; Federación de Ikastolas con 111 centros en Euskadi, Navarra y sur de Francia y otros grupos menores.

En octubre de 2021 saltaba la alarma cuando algunos sindicatos de la enseñanza anunciaban que el PNV y Bildu negociaban casi en secreto una nueva ley de educación que entre otras cosas proponía que el 100% de los centros privados se financiaran con dinero público.

Evidentemente, como esa propuesta es demasiado brutal la esconden tras cuestiones como por ejemplo potenciar el euskera o incluso hablan de regular que los centros privados aumenten sus ratios de niños de familias con menos poder adquisitivo. Bastaría que los centros aceptaran esos cambios para ser financiados al 100% con dinero público, sin cambiar la titularidad de los centros.

¿Qué hay realmente detrás de esta prisa en negociar casi en secreto y aprobar cuanto antes esta nueva ley?

A mediados de este año se cerrará el plan de conciertos que será de aplicación durante seis años y el fortísimo descenso de la natalidad hace temer que muchos centros podrían no ser rentables y cerrarían. De hecho, casi todos los privadossi no fuera por la financiación con dinero público.

No nos engañaremos. Fue en 2008 cuando ya la Federación de Ikastolas de E.H. proponía esta forma de financiación que ha recuperado de nuevo ahora, convenciendo al PNV, a Bildu y al PSOE mientras la Iglesia Católica mueve todos los hilos en su papel de gran patronal del sector.

Quedamos en la oposición federaciones y asociaciones de padres, algunos sindicatos incluso mayoritarios en el sector y por supuesto los que defendemos el laicismo, la separación de la Iglesia y el Estado.

Rechazar esta ley, impedir su aprobación exige sumar muchas más fuerzas y en eso nos comprometemos.

Mikel González

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: